Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» Lecciones militares y días soleados [priv. Alanna]
Dom Jun 17, 2018 11:30 pm por Sigrun Vinter

» 01- El comienzo de un viaje. (Priv.Kagura-Freddy)
Dom Jun 17, 2018 12:26 am por Freddy

» 遺産 (Legado) [Priv. Erza Scarlet]
Sáb Jun 16, 2018 9:34 pm por Erza Scarlet

» Se buscan banners
Jue Jun 14, 2018 2:53 am por Roku Ginshô

» Petición de Lineas Evolutivas
Dom Jun 10, 2018 6:56 pm por Scott Desaster

» ¡Premios Lena a la Lenosidad!
Dom Jun 10, 2018 5:43 am por Roku Ginshô

» [Lunamon]
Dom Jun 10, 2018 1:36 am por Roku Ginshô

» 私の白鳥 (Mi cisne) [Priv: Sigrun Vinter]
Vie Jun 08, 2018 10:06 pm por Sigrun Vinter

» Tamers y compañeras [Privado Kagura Tenshi]
Jue Jun 07, 2018 9:54 pm por Guillem Telast


Click en los botones para ir a los respectivos temas
El descubrimiento de las ruinas del Monasterio Draco, tallado en lo alto de una desolada montaña en el valle de los dragones, ha despertado un gran interés por todo el Digimundo. Principalmente porque según los tallados de la pared exterior dentro de las ruinas se encuentra un obre mágico que contiene en su interior la data y poder del treceavo Royal Kinght, la cual sera dada a quien reclame dicho objeto. Según la historia grabada en los murales, el obre fue dejado allí por el mismo Royal Kinght en caso de que su poder sea necesario para derrotar al mal que se alce en el futuro...por desgracia semejante premio también a llamado la atención de quienes usarían el poder para sus propias metas egoístas. Por lo que esta aventura ahora se a vuelto una carrera por ver quien consigue el gran premio.
6 meses despues de la ultima carrera, un BanchoLeomon reune al viejo equipo de organizacion para dar un nuevo espectaculo, pero en esta carrera, el misterioso patrocinador ha enviado a un "Aspirante a Campeon" con un extraño y unico Digivice. ¿Que es lo que sucedera a lo largo del evento y como funciona este nuevo digivice?.
¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 113 el Miér Mayo 23, 2012 12:27 pm.




Mejores posteadores
Scott Desaster (2152)
 
cadejo (2039)
 
Roku Ginshô (1203)
 
Fuji Raikomaru (1023)
 
Sigrun Vinter (1009)
 
Kurai (909)
 
Rena Ryuugu (810)
 
Ed Elric (641)
 
Ralian (622)
 
Luna Kobayashi (574)
 





Tower Of God (TOG)One Piece Sea Crown
Road to Shinobi
Lost Soul



Crear foro

Encuentro en la ciudad antigua (priv. Ed Elric, Sigrun Vinter y Yatterwa)

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ir abajo

Re: Encuentro en la ciudad antigua (priv. Ed Elric, Sigrun Vinter y Yatterwa)

Mensaje por Sigrun Vinter el Dom Oct 20, 2013 11:54 am

Veemon

Volví a ser Veemon poco después de encerrar a la araña en su celda, menos mal que aguanté lo suficiente, no sé si Monodramon y yo hubiésemos podido arrastrar aquél digimon hasta allí. Era bastante pesada y grande. Monodramon comentó que habría que ganar tiempo hasta que Ed, Sigrun y el Gabumon llegaran, así que se acercó a la celda de aquella araña digimon y le preguntó que cómo se llamaba. ¿No se le ocurrió otra cosa mejor? Bueno, da igual de todos modos dudo que la araña tenga un nombre en sí que no sea KoDogumon, lo más común es que los digimons tengan el nombre de su especie, aunque siempre puede haber excepciones.

KoDogumon se despertó e intentó embestir a Monodramon o romper los barrotes pero lo único que consiguió que darse un buen golpe. Creo que ni siquiera llegó a escuchar la pregunta de Monodramon, eso o ignoró por completo su pregunta.

- No vas a salir de aquí así que no insistas- le dije seriamente.
- ¿Y que se supone que haréis?- dijo el digimon arácnido.
- Mmmm… podríamos torturarte hasta que nos digas lo que tus “amigos” y tú pretendíais robar- le dije.
- Jajajaja ¿Torturarme? ¿Dos Rookies? No me hagas reír- rió la araña pensando que bromeaba con eso.
- ¿No me crees? Muy bien- me volví hacia un Knightmon que vigilaba otra parte de los calabozos- ¡eh, Knight…!
- Vale, vale, vale. No bromeas pero no llames al Knightmon- contestó asustado el digimon, debía de asustarle la idea de ser torturado por un Ultimate, con razón- Escuchad, no sé exactamente lo que pretendíamos robar. Sólo sé que me dijeron que era algo valioso y que nos permitiría tener más poder.

Sigrun

Cuando Sistermon hizo ese comentario se confirmó que Gabumon fuese humano. Había oído hablar de los DigiSpirits pero nunca pensé que ese Gabumon sería humano, es curioso con lo que te puedes encontrar en ese mundo. Ed quiso preguntarle de dónde era y quién era, pero la manera en la que se lo dijo fue demasiado para mi gusto. No puede tratar así a un herido, da igual que tenga DigiSpirit o no.

- ¡Ed, déjalo ya o sus heridas acabarán empeorando!- le dije al ver que incluso llegó a agarrarle de la capa.

Luego de eso, Gabumon nos contó que venía de muy lejos pero no del Mundo Humano ni del Digital, si no de Witchenly. ¿Había otros mundos aparte de los dos que conocía? Era la primera vez que lo oía mencionar, supongo que no debe de ser un lugar muy conocido, o del que no se cree que exista, de lo contrario habría oído hablar antes de ese lugar.

Se me pasó por la cabeza la de digimons que querrían ir a conquistar nuevos mundos, algo valioso para muchos ladrones y saqueadores. En ese instante empecé a relacionar todo aquello con la reliquia, ¿realmente, los digimons de antes se tomarían tantas molestias por un objeto que luego tienen que vender y repartir beneficios? No tenía mucho sentido, esos digimons no parecían ser de los que comparten las cosas, de hecho dudo que se conozcan realmente. Sin embargo ir a otro mundo es otra cosa, no tienen que compartir nada, de hecho únicamente tienen que aliarse para llegar a allí y después cada uno sigue su camino. ¿Estaría pasándome un poco con todas aquellas suposiciones? Si me callo nunca lo sabré.

- Ed, se me acaba de ocurrir algo aunque tal vez sea un disparate, ¿Y si la reliquia no fuera un objeto corriente? Es decir, que fuera sólo un medio para llegar a otra cosa más “atractiva” para los ladrones, tal vez a un nuevo mundo - le dije- Ya sé que puede parecer una tontería, pero hasta ahora esos tipos no han encontrado nada, y puede que sea porque ni siquiera ellos sepan lo que buscan exactamente.

______________________
Tu nombre clama:
“runa de la victoria”,
para lo que amas.

~Gracias por el haiku, Roku~



Sigrun Theme | Ulforce Theme | Draco Theme | Kara Theme
Battle Theme | Lost Theme


Digimon Links:

avatar
Sigrun Vinter
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 642
Cuentas : Irina Giorgatos
Ficha : Ficha de Sigrun Vinter
Relaciones : Relaciones de Sigrun Vinter
Cronologia : Diario de Sigrun
NPCs : NPC's de Sigrun Vinter
Nivel On Rol : Burst Mode/Future Mode
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Draco: Ultimate [BlackMetalGreymon]
Kara: Rookie [Dorumon]
Icono : Royal Knight: Guardianes del universo digital. Con fe ciega obedecen las ordenes de Yggdrasil y realizan cualquier acto para proteger su mundo.
Rango y Unidad : Sigrun Vinter
Rango: Hand of the King y Holy Knight
Unidad: Todo el clan (Blue Thunder Dragons)

Ulforce
Rango: Hand of the King y Holy Knight
Unidad: Todo el clan (Blue Thunder Dragons)
Rango y Unidad Digi Aliado : Draco
Rango: Knight
Unidad: Dragons Destroyers
Inventario :


Ver perfil de usuario http://ladyrk.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro en la ciudad antigua (priv. Ed Elric, Sigrun Vinter y Yatterwa)

Mensaje por Ed Elric el Lun Nov 11, 2013 12:10 am

Mi mano era apartada de su capa con un rápido movimiento de su parte, sin dudas estaba dispuesto a hacerme frente a pesar de todo lo que había transcurrido. Lo notaba un tanto distinto, distinto a aquel Digimon que nos había ayudado sin decir antes ni una palabra contra Musyamon y luego a atrapar a la escurridiza araña que ahora debería encontrarse tras las rejas... eso espero. Ahora no resultaba muy amable como antes, y es cierto que mi actitud tampoco lo era, pero reacciono a base de las circunstancias, y en esta en particular me exigía que así lo fuera. Cualquiera que fuera la situación, no encontraría un modo fácil de pasarme por alto.
-No sé que diablos te ocurre ni que es lo que pasa por tu cabeza, pero me es extraño que ese Gabumon de antes, el que casi muere en una caída, ya no exista más. ¿O es que acaso te diste cuenta de que cometiste una estupidez y no lo aceptas? ¿De qué poder hablas? Apenas tienes la fuerza para mantenerte consciente -ignorando por completo las advertencias de Sig, seguí con mis asuntos-. -Ahora no sé si estás actuando o de verdad fuiste un completo necio desde el principio.
Perdí la mitad de las palabras que soltó cegado por mis propósitos, sólo se quedaron vagando en el aire hasta desaparecer, pero pude tomar y rescatar algo de todo; "tampoco del mundo digital" y "Witchenly". No hizo falta nada más para que en mi mente encajara todas las piezas y así lograr comprender su dicho.
Venía de mucho más allá de lo que alguna vez había conocido, si bien en mi cabeza guardaba conocimientos de lo de ciertos lugares ajenos a mi mundo y al mundo de los Digimon, pensaba que estaban completamente apartado a estos, sin interacción alguna, pero ahora mismo me encontraba frente a un Gabumon que decía provenir de estos lugares, y a pesar de su extraña apariencia y repentino cambio de parecer, es imposible que crea tales cosas, por más natural que fuera su forma de decirlo. Era algo extraño y sospechoso que se aferrara a ocultar su humanidad con esa poca fuerza que le quedaba pero al mismo tiempo, la soltura para afirmar aquello que era ignorado completamente por un alto porcentaje de todos los Digimon y humanos. Necesito más pruebas, y por ahora la única manera de encontrarlas es preguntando.
-Witchenly ¿eh? Déjame ver, eres un humano, transformado en Digimon, pero que no proviene de ninguno de los dos lugares en los que estos habitan. Dime ¿cómo es que llegaste hasta aquí? ¿Qué es lo que te impulsó a ayudarnos?
Me atrevía a sospechar incluso de que fuera al igual que los demás asaltantes, un ladrón de la reliquia. No veía ninguna objeción para eso, podría trabajar por su cuenta, así llamaría mucho menos la atención. Pero si eso fuera cierto, la reliquia tendría que ser muy valiosa en al menos uno de dos sentidos; poseer un valor inimaginable en dinero, o algo que para mi implica ser mucho más precavido, tener mucho cuidado al respecto, poder. Sea cual sea la finalidad de esta, sería capaz de atraer tanto a humanos como a Digimon de cualquier parte del mundo sólo para apoderarse de ella, y ahora que lo mencionaba ¿también a quienes vivían en otra dimensión?
Justo que lo pensaba, Sig, mencionó algo que completaba una idea.
Eso es interesante, Sig. Ya que lo mencionas abre la posibilidad a otras cosas a tener en cuenta. Podrían ser mapas con ubicaciones de tesoros, que bien podrían estar en este mundo o... no, y si acaso es como dices, da lugar a lo que yo tenía pensado, algo que otorgaría poder, en grandes cantidades. Si algo así puede llegar a existir, sería demasiado peligroso estando sobre manos equivocadas.
Oye, Gabumon
- dije pasando de estar pensativo y algo preocupado, a una forma más seria-. Ya que dices venir de otro mundo, ¿no tienes al menos una mínima idea de que pudiera tratarse? ¿Cómo es que llegaste aquí? ¿Sabes como volver? Necesito que respondas esto sí o sí, es de suma importancia, y no te lo pregunto por mi propio bien. Acaso no serás uno de los tantos ladrones que quiere hacerse con ella ¿no? -sin dejar demasiado tiempo para que respondiera, proseguí-. Agh, es cierto que tenemos ideas y muchas alternativas, pero eso no hace más que ampliar el rango de posibilidades lo que dificulta encontrar alguna respuesta, si es que la hay. Creo que lo mejor sería preguntar, y ya tenemos a quién hacerle un amplio cuestionario
Teníamos algo, pero no era lo suficiente como para seguir un único camio. Si bien cada alternativa daba vueltas en mi cabeza como en un remolino, mientras las repasaba una por una, creaba otras y las descartaba al instante, había algo que era peor, y a pesar de ser una única cosa, era mucho mayor que todos estos pensamientos juntos. Se abalanzaba como una enorme nube negra en mi mente, dejando todo en penumbras, era la posibilidad de que todo esto no fuera más que una burla que jugó con la mente de todos haciendo pensar que era real, algo que al final resultase nulo, en vano... una mentira.
Deseaba dos cosas, que paradójicamente se contraproducían una con otra. La primera era detener todo esto, expeler las fuerzas que querían en sus manos tal objeto para su propio beneficio, sin importar los demás ni el bien común, ya que como dije antes, si esto se encontraba a cargo de la persona equivocada, me faltaría el tiempo para imaginarme la cantidad de cosas que podrían hacer con ella.
Lo otro que quería, me dolía, sí, pero una parte de mi pedía que tal objeto no existiera, independientemente de su poder. Nos ahorraría dolores de cabeza y posibles desgracias si no actuábamos correctamente. Pero como todo tiene su lado negativo, todas aquellas muertes y desastres que causaron a causa de esta reliquia maldita... ¿será por nada? ¿así debía terminar todo?
-Al final de cuentas, no importaría cual de estos deseos terminaría formando parte del futuro ¿no? -comencé a hablar para mi mismo en voz baja-. De todas formas acabaré por hacer que paguen por lo que hicieron. Buscaré a cada uno de los que trajeron desgracia a estas personas y a cualquier otra, y haré justicia -volteé al darme cuenta de que había comenzado a hablar dirigiéndome a Gabumon-. En este momento no me interesa que apariencia tengas detrás del Spirit, sólo ruega que no descubra que hayas hecho algo malo, pues no habrá mundo capaz de ocultarte de mi.
Iré hacia la comisaría a interrogar a KoDogumon, no quiero que te muevas de ahí, no trates de escapar. ¿Sig, vienes?

Comencé a correr sin mirar hacia atrás, no sabía si ella me seguía o no, me mantuve todo el camino en silencio, sin decir ni una palabra y con la vista seria en todos lados buscando esa comisaría. Llegaba a las esquinas de las calles y me detenía un segundo a ver una dirección posible y sólo hablaba con algún que otro pueblerino para preguntar la localización del establecimiento. Como dato adicional tenía que un par de Digimon, llevaban a cuestas otro Digimon igual de llamativos que ellos, así que eso resultó facilitar el encuentro con mi búsqueda.
Al cabo de unos minutos, había llegado, estaba algo agitado y tuve valerme de palabras entrecortadas para que los guardias me dejaran entrar, aunque no fue tan difícil, sólo con mencionar que traía un cartel de "Se busca" y que querían que lo colocasen en toda la ciudad, me bastó para ganar su aprobación. Me escabullí entre los cuartos hasta dar con la escalera que llevaba al calabozo empedrado y lleno de barrotes que era el grupo de celdas. Allá, cerca del medio, estaba Monodramon y Veemon que ya había vuelto a esta forma.
-¡Ed!
-Hola muchachos, perdón por la demora, ¿cómo se comportó nuestro amiguito?
-Pues es algo agresivo, sí, pero los barrotes saben contenerlo bien ¿Tu te encuentras bien?
-Claro que sí, compañero ¿Lograron sacarle algo de información, Veemon?
avatar
Ed Elric
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 253
Nivel On Rol : Ultimate
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro en la ciudad antigua (priv. Ed Elric, Sigrun Vinter y Yatterwa)

Mensaje por Yatterwa el Sáb Dic 07, 2013 5:56 pm

¿En serio intentaba lo que intentaba? ¿Interrogarme, como un vulgar criminal? No se lo iba a permitir. Puede que aquí la gente no comprenda bien mi benevolencia, pero está claro que me trataba como si sospechase de mí y tengo mis límites. ¿Acaso estaba poniendome en duda?¡Qué insolencia!Lo cierto es que estuve a punto de levantarme e irme, a decir verdad, aunque apenas pudiera con mi cuerpo, pero al ver todo aquello lleno de gente, supe que no podía desentenderme del asunto a este punto, por mucho que piense que todos son idiotas. Incluso los idiotas tienen derecho a vivir relativamente en paz, sobre todo si no son incordiosos y permiten que los grandes trabajemos en nuestros asuntos. Ser superior obliga a, de vez en cuando, tender la mano al inferior, sobre todo si el enemigo te ha tocado en la dignidad, y eso era lo que me había hecho la maldita araña y su grupo de matones. La ofensa a cualquier siervo de un señor es algo castigable, incluso si no es por bondad sino por una injuria, y yo iba a reparar la mía.


-Lo único que te interesa saber de mí, es que no voy a atacarte por la espalda. Es lo que piensas que haré, ¿verdad? Pues déjame disiparte las dudas y decirte que yo siempre ataco de cara a cara, como un caballero y no como un vulgar ladrón de tres al cuarto, ¿oíste? Yo trabajo solo, no formo parte de esos inútiles
-incluso si se que puedo dar órdenes a cabezas huecas, prefiero trabajar sólo. No hay de quien cuidar ni que preocuparse por alguna idiotez inesperada; yo soy mi mejor socio, en ese sentido- Te dije que iba de frente, ¿no? No sé lo que es, pero no voy a correr el riesgo de que sea una puerta a Witchenly y se cuelen para que destruyan el reino donde crecí. Incluso si sólo es un objeto mágico de mucho poder, podrían querer reunirlo para abrir un portal interdimensional, o para cualquier otra cosa, pero como dije, no me voy a quedar mirando si es cierto o no como un simple botarare-no, no me sentía capaz de correr el riesgo, no quería a esos indeseables en mi hogar y haría lo que hiciera falta para echarlos, incluso si tenía que trabajar codo con codo con ése crío maleducado- Así que, si no lo has deducido ya, al menos de momento, vamos al mismo bando que es el de detenerles; puede que no pueda hacer mucho por esta maldita cárcel que esconde mi gran poder, pero defenderé Witchenly con mi vida y mi sangre y ten claro que si es una puerta, no me importará tomarla para no volver. Y ten claro que os ayudé, libre y voluntariamente...y si lo vuelvo hacer será por ése libre albedrío y mi amabilidad y no por tus amenazas, que no me importan lo más mínimo-lo siguiente fue error mío, no debí haber dejado deslizar mis emociones, y realmente aquellas palabras sonaron muy amargas-Odio esta dimensión. Incluso si esta ciudad se acerca a ser el reflejo de lo que recuerdo de mi hogar, ODIO estar lejos.

Finalmente, la discusión acabó ahí porque el chico parecía querer ir a por la araña para saber qué información había sacado. Esperé a que la chica se entretuviera, ya fuera en ir con el niño o en ayudar a los heridos para levantarme con un quejido de dolor ahogado. Pero yo no pensaba quedarme ahí, sin hacer nada como un vulgar tullido... me levanté, y gracias a la multitud que había allí nadie se percató de mi desaparición en un principio. No sabía si ella se percató, pero me aseguré de mirar si en el momento de irme estaba cerca y no la pude divisar.

Me acerqué hasta la entrada del laberinto, recorriendo calles y perdiéndome en varios momentos, pero finalmente, la encontré; supuse que normalmente estaría vigilado pero que el ataque había reclamado a los guardias que guardaban aquella gran puerta de piedra que debía dar a las galerías laberínticas. Estaba sellado, puesto que además de símbolos rúnicos que yo conocía no había ningún tipo de picaporte y realmente parecía una falsa puerta en un muro.

No se podía entrar, que yo supiera, así que me preguntaba si intentarían entrar con fuerza bruta o tenían algo para dejar la puerta abierta. Me acerqué hasta la gran puerta de piedra tallada que perfectamente parecía una escultura decorativa y le coloqué la palma de la mano.

-Está sellada con magia...
-susurré al notar las vibraciones de energía arcana dentro de la piedra. Puede que ellos no supieran que ése tipo de puertas podrían abrirte la cabeza si intentabas romperla a base de fuerza bruta... o peor aún, tenían una manera de anular la magia de la puerta.
avatar
Yatterwa

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 183
Nivel On Rol : Beast Spirit
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro en la ciudad antigua (priv. Ed Elric, Sigrun Vinter y Yatterwa)

Mensaje por Sigrun Vinter el Lun Dic 16, 2013 2:56 am

Veemon

¿Ya está? ¿La araña sólo sabe eso? O nos está mintiendo o es que hemos perdido el tiempo trayendo la araña hasta aquí. Esperaba algo más concreto que eso. En ese momento vi que llegaba Ed, me sorprendió no ver a Sigrun pero supongo que se habrá quedado con el Gabumon. Ed preguntó si le habíamos sacado algo a esa araña.

- Pues no mucho- le dije- Dice que no sabe lo que era, pero que le dijeron que era valioso y que se podría tener más poder.

Esperaba tener más detalles o una confesión más larga, pero si la araña realmente decía la verdad entonces es que ni los propios ladrones llevaban una idea clara de lo que buscaban.

- ¿Sigrun se quedó a cuidar de Gabumon?- le pregunté a Ed.

Sigrun

Definitivamente a Ed no le gustan los tamers con digispirits, sólo hay que ver como se pone con el pobre Gabumon. Ahora que lo pienso, si es un humano tendrá un nombre que no sea “Gabumon”. Luego se lo preguntaré, creo que preferirá que lo llamen por su nombre y no por la especie, sería como si a mí me llaman humana en vez de Sigrun.

Casi sin darme cuenta, Ed se marchó a interrogar a la araña digimon pero yo decidí quedarme. Gabumon aún estaba herido y podría necesitar ayuda. Cuando perdí de vista a Ed, quise hablar con el herido y preguntarle si necesitaba algo, además quería disculparme por los modales de Ed, pero justo en ese instante vi que Sistermon Noir llevaba una caja bastante pasada de material médico: vendas, medicinas y cosas así. Me levanté para ayudarla.

- Deja que te ayude a llevar esto- le dije mientras sujetaba la pesada caja.
- Muchas gracias- me dijo mientras ambas la sujetábamos- Ayúdame a llevarla junto a esas camillas.

Aunque era bastante pesada, entre las dos logramos llevar el paquete junto a unas camillas donde había un Agumon y un Tentomon.

- Muchas gracias por tu ayuda- me dijo antes de volver a su trabajo.

Volví a donde estaba Gabumon, pero él ya no estaba. ¿Dónde se había metido? Miré a todos lados intentado localizarle, pero eso estaba demasiado lleno de digimons que iban de un lado a otro. Creí haberlo perdido cuando vi a un Gabumon alejarse entre la gente vestido con capa y botas, era él. Con esa vestimenta es fácil identificarlo.

Le seguí por las calles cada vez más vacías, quería saber a dónde iba. Llegó un momento en el que no había nadie en las calles ¿por qué se alejaría tanto? Vi que se detenía frente a una pared ¿una pared? Me fijé más y distinguí una falsa puerta. Eso no tiene sentido, ¿Por qué se detendría en un sitio así? Me acerqué a él sin detenerme mucho en el sigilo, no quería sorprenderle y asustarlo.

-¿Qué haces aquí?- le pregunté- Deberías estar descansando.

______________________
Tu nombre clama:
“runa de la victoria”,
para lo que amas.

~Gracias por el haiku, Roku~



Sigrun Theme | Ulforce Theme | Draco Theme | Kara Theme
Battle Theme | Lost Theme


Digimon Links:

avatar
Sigrun Vinter
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 642
Cuentas : Irina Giorgatos
Ficha : Ficha de Sigrun Vinter
Relaciones : Relaciones de Sigrun Vinter
Cronologia : Diario de Sigrun
NPCs : NPC's de Sigrun Vinter
Nivel On Rol : Burst Mode/Future Mode
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Draco: Ultimate [BlackMetalGreymon]
Kara: Rookie [Dorumon]
Icono : Royal Knight: Guardianes del universo digital. Con fe ciega obedecen las ordenes de Yggdrasil y realizan cualquier acto para proteger su mundo.
Rango y Unidad : Sigrun Vinter
Rango: Hand of the King y Holy Knight
Unidad: Todo el clan (Blue Thunder Dragons)

Ulforce
Rango: Hand of the King y Holy Knight
Unidad: Todo el clan (Blue Thunder Dragons)
Rango y Unidad Digi Aliado : Draco
Rango: Knight
Unidad: Dragons Destroyers
Inventario :


Ver perfil de usuario http://ladyrk.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro en la ciudad antigua (priv. Ed Elric, Sigrun Vinter y Yatterwa)

Mensaje por Ed Elric el Mar Ene 14, 2014 6:23 am

Momentos antes de llegar a la comisaría pensaba en aquello que me dijo Gabumon, que por cierto me hubiera encantado haberme quedado a discutir, pero no había tiempo. Todo aquello sobre dimensiones era tan nuevo para mi, y para ser sincero quería saber mucho más sobre el tema. Incluso con todo lo que había soltado ya sería suficiente para unas buenas horas de investigación.
¿Witchenly? Así era como se llamaba de donde él venía ¿no? Me cuesta imaginar que se tratase de un mundo completamente separado de este. ¿Acaso esas "puertas interdimensionales" son el método para ir de un lugar a otro? Puedo suponer que es como un típico portal al Digimundo, pero que en vez de eso te lleva a lugares alternos y no ciertamente distintos. ¿Sería como si existieran varios mundos humanos? Qué extraño.
Otra pregunta surgió en mi cabeza ¿por qué él no volvía? Decía odiar esta dimensión y hablaba de una cárcel que escondía su poder. No logro comprender, ¿estaría atrapado? Supongo que tendré que dejarlo para luego.

Una vez en la comisaría...
-Así es Veemon, pero estará todo bien, ella sabe cuidarse sola -cerrando los ojos con una sonrisa en dirección hacia él-. Aunque lo que más me preocupa es ese humano. Bien, entonces decías que ¿valioso y que podría tener más poder? ¿Nada más? -suspirando-. Maldita sea... Al menos veo que no tiene trabas para hablar.
-¿Qué ocurre, Ed?
-Al parecer nos dirigimos por la peor ruta que tenía en mente.
-¿Qué ruta es esa? Queremos saber -mirando a Veemon como buscando que esté de acuerdo con él.
-Se los explicaré del modo más sencillo posible. Consideraba tres finales posibles para esta reliquia, todas y cada una de ellas tienen ciertas ambigüedades me hacen cuestionar ¿cuál de ellas es más satisfactoria para que sea real? La primera es simple: la reliquia no existe, por lo tanto los invasores se basaron en relatos y leyendas, o incluso en su propia ingenuidad para llegar hasta aquí.
La segunda: es algo valioso que supone que posee un valor económico extremadamente alto o en su defecto una vía para llegar a esa especie de riqueza.
Y por último el peor de todos, el tercero: un objeto que otorgue cierto tipo de poder. Sin importar qué clase de poder sea, es algo que requiere una especial atención y se distingue del resto. Es mucho más peligroso, ademas, sabiendo que los que lo quieren están dispuestos a sacrificar vidas, inocentes o no, con tal de conseguirlo. Son aquel tipo menos indicado para poseerlo, y , también son el tipo que más detesto, aquellos que arrebatan lo que no merecen y no sólo por eso, sino pasando por encima a los que luchan por mantener la paz en todo momento. Pero lo que no saben es que si lo intentan nuevamente se encontrarán con una piedra muy grande como para rodearla o pasarla por alto, si quieren hacerlo tendrán que cavar a través de ella ¿no es cierto, chicos?

-¡Vamos a derrotarlos cuantas veces sea necesario!
-Claro que sí. Aunque ese no es el problema ahora, por alguna razón deseo descubrir de una forma u otra esa reliquia y la verdad detrás de ella. Desafortunadamente, según lo que dijo KoDogumon, vamos por el peor camino, el tercero. Mirándolo de otro lado tiene algo positivo, descartamos la segunda posibilidad al menos, ahora podremos enfocarnos en las que quedan.
A pesar de que hablaba con cierta seguridad, no podía confiarme del enemigo, aquella araña podría estar jugando tranquilamente con nosotros, como cuando una araña juega con su presa antes de comérsela, tenía que ser precavido y no dejarme llevar por las palabras para terminar atrapado en su telaraña de mentiras. Debía aprovechar la calma, al menos momentánea de la situación, para exprimir lo que el prisionero sabía y llegar a una conclusión final, una conclusión que acabaría con toda esta desgracia. -Muy buen discurso. Se ve que el parloteo es lo tuyo, joven muchacho, jejeje.
Aquel que estaba encerrado en la celda había hablado por primera vez desde que llegué, y tanto en sus palabras como en su tono de voz podía notar que era capaz de escupir veneno a través de las palabras. Casi lo olvidaba, pero ahora era momento de tener una seria conversación con él. Aún no sabía qué tipo de personalidad tenía más allá de la primera impresión desagradable que me producía.
-Que te quede claro que soy capaz de muchas cosas más.
-Oye, oye, tranquilo, jaja. Yo también lo soy, pero vamos hace un rato eran cinco contra uno ¿no te parece un poco injusto?
-Tch...
-Digamos que esta jaula... limita bastante mis posibilidades, pero vamos, no te pongas así, de todos modos era un cumplido, no todo es acción en la vida ¿o sí? A veces, es bueno charlar un poco jeje.
Podía ver hacia donde quería ir ¿acaso estaría dispuesto a decirme más sobre lo que sabía? Tenía que intentarlo y para eso debería seguir su juego, el cual ya podía empezar a ver de qué trataba.
Cambié mi expresión seria a una mucho más relajada, necesitaba que KoDogumon se olvidara por completo de los barrotes que nos separaban, que en su mente se imaginara en una situación en la que sólo nosotros nos encontrábamos frente a frente, sin nadie más alrededor. Tomé una de las sillas que había pegada sobre una de las paredes y la acerqué lo más posible a la celda, acomodándola al revés y apoyando mis brazos sobre el respaldo.
-Entonces, ¿estás dispuesto a platicar? A ver si puedes seguirme el ritmo, entonces. Dime todo lo que sabes de la reliquia.
-Momento, momento, ¿qué clase de inicio de conversación es esa? ¿Acaso tus padres no te enseñaron modales? Jejeje, digamos que sé ciertas cosas, pero que para que mi lengua se mueva necesita algún jugoso incentivo.
-Ohhh, ya te entiendo, entonces eres como yo.
-¿En serio lo dices?
-Por supuesto, nunca trabajo si no hay una buena recompensa al final, y ya te digo, tiene que ser muy grande. Así que dime, ¿qué es lo que quieres? ¿Tu libertad?
-Vaya, muchacho, sobrepasas mis expectativas. Ahora hablamos el mismo idioma. Libérame y con suerte lograrás que te diga lo que sé.
-¿Cómo puedo tener garantía de que no me mentirás?
-¡¿Acaso crees que miento?! Lo que daría por poder hacer mi vida sin que el maldito de Mummymon esté ahí para molestarme. Si alguien llega a escaparse del ejercito o desobedece sus órdenes, manda a destruir al que lo hizo, ni siquiera los sobreviven.
-Ya veo... espérame un momento, iré para hablar con los guardias para que te liberen.
-Ohh, chico, serás grande algún día... poderoso jeje...
Dokugumon no parecía estar mintiendo, tenía la cara de un traidor y apuesto a que lo era, no le importaba traicionar a ese para quien trabajaba ni mucho menos a sus más cercanos. Podía notar eso sólo con la manera en que sus palabras eran expresadas y al mirarlo a uno de sus... uno, dos, tres... nueve ojos.
Ehm, como decía, no pasaron mucho minutos, sólo los suficientes, hasta que logre convencer a uno de los Knightmon para que abriera la celda. Luego de eso y de unos arreglos más, el arácnido Digimon se encontraba fuera de la jaula, pero aún en ese pasillo que conectaba a cada una de ellas. Yo estaba en la misma posición de antes sobre la silla, sólo que esta vez en medio de dicho pasillo del lado de la salida dando la espalda a esta, no quería que el Digimon se escapara, y de todas formas si lo intentaba, tenía un respaldo y Veemon con Monodramon detrás mío.
Aquel guardia que abrió la celda me preguntó para asegurarse si no quería que él se quedara, sólo para precaución y seguridad nuestra, para que aquel Dokugamon no intentara nada estúpido de su parte.
-No estoy completamente de acuerdo con liberarlo, pero por si acaso ¿estás seguro de que no quieres que me quede? Podría ser peligroso.
-No te preocupes, no es tan malo como parece serlo ¿cierto? -mirando a la araña con una sonrisa cómplice.
Por fin alguien que me entiende. Vamos, no te quedes ahí mirando grandulón, hazle caso al chico.
Knightmon contuvo el poco de ira que le había producido ese comentario, así que se limitó a apretar el puño y a salir del calabozo sin mirar atrás.
-Muy bien, muy bien, por fin estamos casi a solas, a excepción de esos pequeños renacuajos que están detrás tuyo, pero no importa, ellos no son... un problema mayor. Y dime humano ¿qué es lo que quieres saber de la reliquia?
-En primer lugar agradezco tu cooperación, de verdad parece que tienes ganas de hablar al respecto.
-Hablar es lo de menos, pero recuerda la recompensa.
-Ya estás libre ¿qué más quieres?
-Ah, ah, ah, aún no, pero ahí comienza la otra parte. Es una tarea un tanto complicada, pero estoy seguro de que ustedes la podrán llevar a cabo, se ven tan fuertes... Necesito que maten a Mummymon, una vez que lo hagan por fin seré realmente libre. Estoy cien por ciento seguro de que ese cobarde no murió aún, sólo entró a la ciudad para dar órdenes y luego se retiró. Yo sé perfectamente donde pueden encontrarlo. Es sólo ese pequeño favor.
-¿Asesinar a Mummymon? Es cierto que es un Digimon peligroso, pero con algo de ayuda será pan comido -dije con un tono altanero-. Pero sabes que primero tienes que hablar.
-Agh... qué insistente, me gusta, me gusta. Está bien, te lo diré -aclarando su garganta-. Hace años que encontramos en unas ruinas del desierto, los jeroglíficos que dictaban sobre la existencia de mundos alternos al Digimundo, fue en una de conquistas que hicimos sobre la ciudad de Ieb, más conocida como "La ciudad del oasis perpetuo". Todos pasamos de largo de ella, menos Mummymon, él se quedó días y noches en aquella ruina de la pirámide contemplando el inmenso grabado en la roca. Nadie sabe si fue por capricho o por otra razón, pero aquella historia no abandonó nunca más la cabeza del general. Desde ese momento se lo notó distinto y comenzamos a preguntarnos si de verdad él podía seguir dirigiéndonos, pero luego, algo cambió la visión que todos teníamos sobre aquellas inscripciones. Encontramos el mismo relato, no en uno, si no en varias ruinas y bibliotecas más. En una pequeña tribu casi extinta en la jungla, un Coatlmon también nos habló de lo mismo, pero cada vez que avanzábamos nos dábamos cuenta de que aquellos mundos alternos eran más y más. Libros, relatos, grabados, estaban en todos lados la misma historia, ya no podía ser una simple coincidencia.
Según las historias, eran portales los que servían como entrada y salida de estos mundos, se decía que el mejor lugar para encontrarlos o abrirlos era en ciertas locaciones que tenían cierto "poder mágico". Por ejemplo, si quisieras ir al mundo, aunque el nombre apropiado es "dimensión", medieval, lo mejor sería intentarlo en una ciudad como esta donde todo es tan similar, ya sabes, todo es mucho más factible cuando hay cosas en común. Cuanto más, mejor jejeje.

-Entonces, es eso lo que ustedes están buscando.
-Claro, claro, estamos seguros de que este es el lugar indicado. La cosa se puso mucho más seria una vez que descubrimos sobre los humanos  y su mundo particular, claro que queríamos conquistarlo, pero para eso, primero teníamos que tomar el control de todas las dimensiones alternas al mundo digital. Para eso vinimos aquí, buscando el método para llegar al otro lado.
-Ahora dime, ¿qué hay que hacer para abrir ese portal? ¿Qué se necesita?
-¡Pues no lo sé con exactitud! ¡¿Cómo quieres que lo sepa?! Ehh, perdón, perdón, jeje -retractándose como si hubiera cometido un error-. -Recuerdo... recuerdo las palabras de ese chamán Coatlmon. Se necesitan tres cosas, él lugar, que se encuentra en algún lugar de esta ciudad; la reliquia; y lo otro ya viene por sí sólo, hablo del vínculo mágico.
-¿Vínculo mágico? ¿Qué es eso?
-Oye, despacio, y eso que todo esto lo sé por ser uno de los comandantes de Mummymon, él me obligó a tomar nota y guardar todos estos archivos. Se dice que el vínculo mágico surge una vez que el lugar del portal entra en contacto con la reliquia. No sé mucho más sobre eso, no sé si es necesario hacer algo con la reliquia o no.
-¿Y cuál es la reliquia? ¿Cuál es el lugar del portal?
-¡Si yo lo supiera no estaríamos hablando ahora mismo, de seguro estarías muerto! ...Oh, no, no, lo siento, disculpa, muchacho, pero es que es muy difícil saber alguna de las dos cosas. Hay cierta manera de saber sobre la puerta, cualquiera que tenga un poco de los conocimientos requeridos sería capaz de identificarla. El problema es la dichosa reliquia, que puede ser cualquier cosa, desde un objeto encantado hasta un Digimon, incluso un humano como tú, sólo es necesario que tenga relación con la dimensió...
Dokugumon se había quedado en silencio, porque a medida que avanzaba con la información, mi mentón se iba despegando de mis brazos cruzados que se encontraban sobre el respaldo de aquella silla de madera y llegó hasta tal punto que me paré de golpe tirando aquella silla hacia adelante.
-Witchenly...
-Exacto... ¡Oye! ¿Cómo sabes sobre eso?
-Se necesita una reliquia que tenga conexión con la dimensión ¿no? Cualquier cosa... Gabumon... ¡Un Digimon e incluso un humano que tenga conexión con Witchenly!
-¿Gabumon? ¡¿Es ese Gabumon que está contigo?!
-Gabumon proviene de esa dimensión que tanto habló, pero no puede regresar ¿por qué no? ¿Acaso será... su cárcel? ¡Él es la reliquia! Y si él lo es entonces le haría falta, la otra parte, la parte que falta que active el vínculo mágico. Es por eso que no puede volver ¡le hace falta la puerta! ¿Acaso ese portal será el que lo libere de esa cárcel? Tendré que ir a decírselo cuanto antes. Andando muchachos. -dándome media vuelta para mirar a Veemon y a Monodramon.
-¡¿A dónde crees que vas maldita sabandija?! ¡Stinger Poration!
-¡Ed, cuidado!
-¡Heaven's Charm!
La gran araña saltó hacia mis espaldas disparando un chorro de veneno en mi dirección, pero una cruz radiante de luz se interpuso en su camino haciendo que el veneno se disipara y el Digimon atacante chocara y saliera disparados un par de metros atrás.
-Así que después de todo estabas dispuesto a atacarme por la espalda. -sin voltearme a verlo-. Como supuse, eres un traidor con todas las letras. Angewomon, guerrera celestial y primera comandante del ejército de Ciudad Imperial, muchas gracias.
De las escalaras apareció la siempre imponente Angewomon, tan blanca y reluciente. Sus zapatos hacían chasquear el empedrado de las escaleras mientras bajaba por ellas, había estado ahí todo el tiempo.
-Por proteger el bien y la verdad haré todo lo que esté a mi alcance, no necesitas agradecerme, joven humano. Es un placer ayudar a aquellos que luchan por los valores y la justicia. Un honor luchar a tu lado.
-Tch... ks... bas... bastardo, jaja... ¿creíste que te ayudaría sólo por una falsa libertad? Hubieras estado muy equivocado si pensabas eso, pero repito, sobrepasaste mis expectativas, muy bien jugado, se ve que eres un digno oponente, pero cobarde.
-No me compares contigo, tus objetivos y los míos son muy distintos, eso es lo que nos diferencian. Lo admito, a pesar de estar en desventaja, trataste de escapar con lo poco que tenías, es admirable, yo hubiera hecho lo mismo. Pero aun así hay una gran diferencia entre tú y yo, la cual es que en mi intento por escapar... habría salido victorioso.
Fue tan simple como pedir que la comandante de los Knightmon que están en la entrada, cuidara por un momento mis espaldas. Eso lo hice cuando fui a pedir que te liberaran. Mientras que por mi parte, tendría que hacerte creer que estaba de tu parte. Pero mira... funcionó jaja
-girando mi cabeza para sonreír levemente con los ojos fruncidos.
-Tonto chico, de todas formas me revelaste el secreto, ahora sé que la reliquia es ese Gabumon que está contigo, yo también hice mi jugada como podrás ver jaja.
-Tch... ese Gabumon no está conmigo, digamos que sólo se extravió. En cuanto a lo otro, es una lástima, poco podrás hacer mientras estés entre las rejas. Kightmon, enciérrenlo, que no vea nunca la luz del sol.
Monodramon, Veemon, rápido, vamos.

-Cuídate mucho, Edward Elric, guardián de la justicia. El futuro espera, velaré por ti.
El comentario de aquel ángel hizo que me parara rígidamente mientras mi rostro se mostraba sonrojado.
-¡Sí señora, lo prometo! -haciendo la venia militar y luego echándome a correr con ambos Digimon por frente mío.

...

-No es necesario que salga de esta mugrosa celda, el Gran Señor Pharaohmon está en camino y nadie podrá detenerlo jejej... -diciendo esto en voz muy baja para él mismo. Luego fue interrumpido por los golpes de ambos Knightmon que lo empujaban nuevamente entre las rejas para cerrarlas una vez más.- ¡Au, agh! ¡Ahí no, maldito grandulón!
avatar
Ed Elric
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 253
Nivel On Rol : Ultimate
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro en la ciudad antigua (priv. Ed Elric, Sigrun Vinter y Yatterwa)

Mensaje por Yatterwa el Miér Mayo 14, 2014 10:54 pm

Me sorprendió la voz de la chica a mi espalda, así que giré la cabeza lentamente para responderle.

-Ya lo dije:no me voy a quedar parado, no si mi pueblo está ahí esperándome. Lamentablemente, incluso si está ahí, por ahora, nada se puede hacer-respondí simplemente. Me dolía la cabeza. Por cómo se sentía, probablemente aquel lugar estaba lleno de magia, así que había bastantes posibilidades de que fuera algo relacionado con Witchenly por lo que me dije que debía encontrar una manera de entrar en el laberinto para encontrar el origen de toda aquella magia latente... quizás si me quedbaa con un poco de ella, incluso si no era un portal para Witchenly, mi poder aumentaría así que estaba decidido; tenía que entrar en cuanto me recuperase y en cuanto todo se calmara un poco porque no quería a nadie husmeando. Fruncí un poco el ceño por una especie de pinchazo. El dolor era en parte por el golpe, pero en parte también porque éste nivel no me permitía soportar tanta cantidad de magia, por lo que aparté mi zarpa de la piedra. De hecho la razón por la que mi cuerpo humano está tatuado es para no explotar si me pongo en contacto con mucha energía mágica, además de que me sirven para alcanzar mis spirit-Sólo quería comprobar algo, pero creo que seguiré tu consejo y pondré a descansar mi valiosa cabeza.

Era lo mejor que podía hacer. Estar herido no me ayudaba. Así que volvería con las Sistermon para que siguieran cuidando mi valiosa cabeza y mientras pensaría en algo.

-¿Sabes algo de qué ha dicho esa aberración arácnida, o todavía el rubito sigue tratando de sonsacárselo?-le pregunté a la chica. En realidad, ambos eran pipiolos... quiero decir, tengo muuuchos años y el mundo digital-¿Dónde está tu esclavo azulado? Deberías moverte con cuidado, niña, si él no está contigo.Obviamente, a mi lado estás segura por mi talento pero...
avatar
Yatterwa

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 183
Nivel On Rol : Beast Spirit
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro en la ciudad antigua (priv. Ed Elric, Sigrun Vinter y Yatterwa)

Mensaje por Sigrun Vinter el Jue Ago 21, 2014 1:30 pm

Sigrun

Me alegraba que Gabumon hubiese entrado en razón y estuviese dispuesto a regresar con las Sistermon. No sé en qué pensaba cuando aún no está recuperado. Aunque, por sus palabras, parecía dolido y no lo digo físicamente. Él parecía estar desesperado por regresar y me gustaría ayudarlo pero… ¿Qué podría hacer?

- No te preocupes, seguro que volverás algún día.- le dije tratando de animarlo.

No sé si aquello había dado resultado o no, pero por ahora lo mejor que podía hacer Gabumon era descansar. Íbamos a empezar el camino de regreso a la enfermería improvisada cuando me preguntó si había dicho algo esa araña.

- Lo sabremos cuando regrese Ed, fue a interrogarlo- le dije antes de que el preguntase por mi… ¿esclavo?- ¡Oye! ¡Veemon no es mi esclavo, es mi amigo!

No me gustaba la manera con la que lo había llamado. ¿Cómo se atreve?

Veemon

La conversación entre Ed y esa araña dio nuevos datos. Confesó cosas bastante interesantes que arrojaron luz sobre todo esto, aunque no podía creerme que Ed estuviera dispuesto a soltarlo.

- ¿No hablarás en serio? – pero vi como traía al Knightmon- ¡Hablas en serio! ¿Cómo se te ocurre? ¿Después de lo que hemos pasado esto es lo que se le ocurre a tu “brillante” cabeza?

Me crucé de brazos con gesto molesto. No me fio de esa araña, seguro que a la mínima tratará de escapar. Ni siquiera le dijo al Knightmon que se quedara por si intentaba atacar, y yo no se si podré evolucionar de nuevo y mucho menos sin Sigrun presente.

Me quedé callado mientras escuchaba, asi que buscaban esa reliquia para conquistar esa dimensión. Cada vez me caen peor estos ladrones. Al final de la conversación, nos enteramos de algo realmente importante. El Gabumon de antes… ¡era la reliquia! Hemos tenido la reliquia delante todo el tiempo. ¿Pero sabrá esto Gabumon? No, seguramente no.

Cuando íbamos a irnos, la araña atacó a Ed pero alguien intervino para ayudarlo. Una Angewomon. ¿Acaso estaba vigilando por si acaso ocurría algo? Tras una corta conversación, aquella Angewomon se despidió nombrando el nombre y el apellido de Ed. ¿Se conocen?

Corrí junto a Ed y Monodramon para regresar lo antes posible con Sigrun y Gabumon.

- Ed, ¿conocías a esa Angewomon de antes?- le pregunté mientras corría.

______________________
Tu nombre clama:
“runa de la victoria”,
para lo que amas.

~Gracias por el haiku, Roku~



Sigrun Theme | Ulforce Theme | Draco Theme | Kara Theme
Battle Theme | Lost Theme


Digimon Links:

avatar
Sigrun Vinter
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 642
Cuentas : Irina Giorgatos
Ficha : Ficha de Sigrun Vinter
Relaciones : Relaciones de Sigrun Vinter
Cronologia : Diario de Sigrun
NPCs : NPC's de Sigrun Vinter
Nivel On Rol : Burst Mode/Future Mode
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Draco: Ultimate [BlackMetalGreymon]
Kara: Rookie [Dorumon]
Icono : Royal Knight: Guardianes del universo digital. Con fe ciega obedecen las ordenes de Yggdrasil y realizan cualquier acto para proteger su mundo.
Rango y Unidad : Sigrun Vinter
Rango: Hand of the King y Holy Knight
Unidad: Todo el clan (Blue Thunder Dragons)

Ulforce
Rango: Hand of the King y Holy Knight
Unidad: Todo el clan (Blue Thunder Dragons)
Rango y Unidad Digi Aliado : Draco
Rango: Knight
Unidad: Dragons Destroyers
Inventario :


Ver perfil de usuario http://ladyrk.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro en la ciudad antigua (priv. Ed Elric, Sigrun Vinter y Yatterwa)

Mensaje por Ed Elric el Sáb Sep 27, 2014 9:57 am

Salimos del calabozo subiendo por las escaleras y atravesando la entrada principal de la comisaría, la cual estaba libre de la guardia de los Knightmon, ya que se encontraban encerrando a la araña nuevamente en su celda. Aunque tampoco sería nada extraño saber que ellos le harían otras cosas aparte de eso. Ahora debíamos volver con Sigrun y Gabumon, la supuesta reliquia. Creía recordar el camino que tomamos para llegar hasta aquí y por lo tanto sabía en qué dirección debíamos dirigirnos, así que tomar otras calles para hacer la ruta más corta, parecía una buena idea. Al menos en un principio.
-Muy bien muchachos, tomaremos otro camino. Creo que conozco una manera más rápida de volver a la enfermería -les dije a ambos Digimon que corrían a mi lado. De inmediato, oí la pregunta de Veemon, se refería a la Angewomon que había aparecido inesperadamente para evitar el ataque de DoKogumon-. Oh, ¿la señora Angewomon?Bueno, nos encontramos justo en el momento en el que fui a pedir a los Knightmon que abrieran la celda de nuestro cobarde enemigo. La intención en sí, era sacarlo de ahí para que se sintiera más cómodo con esa falsa sensación de libertad. Es obvio que no iba a permitir que se escapara, debe cumplir con el castigo por lo que hizo. Como sea, en cuanto le conté el plan a Angewomon, ella no estaba del todo de acuerdo a pesar de que le insistí de que era la única forma en la que el prisionero hablaría. Al final terminó aceptando sólo con la condición de que ella estaría oculta cuidando mis espaldas, algo que no fue una mala idea después de todo.
Y por cierto, Veemon, gracias por lo de "brillante cabeza"
-dije, mirándolo con una pequeña sonrisa en el rostro.

Doblamos en la primera esquina que llegamos en lugar de seguir recto y desde allí continuamos hasta la primera entrada que vimos entre dos edificios. Creí que de esta manera acortaríamos mucho camino y por lo tanto llegaríamos en muy poco tiempo. ¿Por qué rodear los edificios si podemos ir a través de ellos? Eso es lo que tenía en mente, pero a medida que avanzábamos, creía más y más que no había tomado una buena decisión. En un momento a otro nos encontrábamos en una especie de red de callejuelas que parecían conformar ni más ni menos que un laberinto. Las paredes de roca llegaban hasta lo alto, tanto que ni la poca luz del sol que comenzaba a quedar, podía llegar hasta ahí. A causa de esto, la temperatura dentro de esos pasadizos era notablemente menor que la que se podía sentir fuera. Ni hablar de la humedad en el aire y de los charcos estancados en el suelo que parecían llevar días ahí.
Creí por primera vez que tal vez estábamos perdidos, cuando el camino que llevábamos comenzaba a dividirse en varios otros, o incluso cuando había uno sólo, pero se dirigía a una dirección a la que no se supone que debíamos ir.
-Ed, ¿crees que deberíamos volver?
-Sería una buena opción... si supiera por dónde vinimos. ¿Cómo pude ser tan descuidado para no ver el camino correcto? Supongo que la prisa por contarle a ese necio de Gabumon la verdad, me nubló la vista. Si tan sólo pudiera ver el sol, al menos sabría en qué dirección nos dirigimos -guardé silencio por unos momentos tratando de buscar alguna solución para el problema que no sólo me había traído a mi, sino a mis dos compañeros, cuando oí un pequeño susurro que en un principio no pareció más que solo mi imaginación.
-Oye, Veemon, algún día deberíamos probar nuestras fuerzas. Tú también evolucionas a un dragón, yo pensaba que te convertirías en una lagartija más grande o en una serpiente...
-Shh, silencio amigos, creo que oí algo -dije, cerrando los ojos para tratar de concentrarme. Una vez más, noté esa misma voz-. Sin dudas hay alguien por aquí cerca, debemos encontrarlo y preguntarle cómo salir de aquí.
En total habían tres caminos por los cuales seguir, el que estaba detrás nuestro era por el cual habíamos llegado hasta ese lugar, el segundo, giraba hacia la derecha un poco más adelante y el tercero seguía un tramo más hasta doblar, esta vez a la izquierda.-¿Pueden oírlo? ¿De donde viene?
-Hmm -Monodramon frunció un poco el ceño y tras unos segundos, abrió grande sus ojos-. Ya lo oí, parece una conversación de algún tipo. Viene por la derecha, ¿cierto, Veemon?
-Muy bien, confío en ustedes, muchachos. Andando.
Nos adentramos por esa calle y retomamos la velocidad que habíamos perdido por completo tras detenernos en esa encrucijada. Por primera vez desde que entramos, el sendero era completamente recto por un largo tramo hasta giraba cerradamente, otra vez hacia la derecha. Más adelante vimos a dos Digimon de quienes eran las voces que seguimos, pero no estaban hablando entre ellos, sino, a alguien más que seguramente se encontraba en el callejón contiguo.
-Oigan, ¿acaso saben cómo salir de este laberinto? -pregunté, acercándome a ellos. Podía reconocer a uno de esos Digimon, era un Arbormon. El otro, que estaba de espaldas a mi, se dio vuelta al escuchar mi voz lo cual me provocó un pequeño susto con la mascara que llevaba puesta, parecía el rostro de un demonio.
-¿Qué quieres? Vete de aquí.
-Créanme que si supiera como, ya lo habría hecho hace bastante tiempo.
-Sólo sigue derecho por aquí y saldrás. Ahora, déjanos solos.
-Ahh, como digan -miré a Veemon y a Monodramon, y les hice una seña con la cabeza para que me siguieran para luego comenzar a caminar. Mientras pasábamos por las espaldas de esos Digimon, giré mi cabeza para observar el interior de ese callejón que se cruzaba por nuestro camino, y allí estaban-. ¡Sig, Gabumon! -dije, pasando por el medio de Arbormon y el otro Digimon-. ¿Qué... que hacen aquí? Nosotros nos dirigíamos hacia la tienda de enfermería para buscarlos. Por fin lo descubrimos, sabemos de qué se trata todo esto.
-¡¿Qué?! ¿Ustedes se conocen? ¡Entonces prepárense para morir luego de que nos cuenten todo lo que saben! -dijo el Digimon que usaba máscara, parándose en la entrada y bloqueando la única salida de aquel pasadizo.
-Ed, creo que sé de qué bando son ellos. Estoy listo para evolucionar una vez más.
-¡Así será! ¡Monodramon, digievolucio...! -deteniéndome antes de chocar las palmas de mis manos.
-¡Baromon, Arbormon, retirada! ¡Él ha llegado!
-¡¿C-cómo... cómo es posible?! ¡¿Él?!
-¡Tenemos que irnos de aquí! !AYAYAYAY!
Junto con mi compañero, nos quedamos mirando un momento luego de que esos dos salieran corriendo llenos de miedo, hasta que Monodramon frunció sus hombros a la vez que levantaba sus garras a la altura de estos en señal de que no tenía idea de qué había ocurrido.
-¿Quién demonios es "él"? -a continuación, se sintió un golpe tan fuerte contra el suelo, haciendo que este temblara y resonara fuertemente-. Creo que tendremos que averiguarlo. ¡Rápido, en marcha!
Nos dirigimos a toda velocidad por el camino que nos habían señalado antes, el que se suponía que era el correcto. Decidí aprovechar el tiempo que nos tomaba en salir de allí, para contarles todo lo que habíamos descubierto.
-Muchachos, hicimos que Dokogumon hablara y nos contó lo suficiente para poder unir todas las piezas sueltas. Esa reliquia que estaban buscando, no es en realidad un objeto ni mucho menos. Gabumon, no sé quien eres, si eres alguien importante o no, pero por alguna razón, tú eres lo que los invasores querían. Tú eres la reliquia. Nadie más lo sabe, sólo nosotros sin contar a la araña prisionera, pero no hay que preocuparse por ella. Aparentemente tú tienes algo en especial...
Sin prestar mucha atención al recorrido, habíamos salido nuevamente a la parte de la ciudad que conocíamos, en donde las calles eran mucho más anchas y para nada comparadas con el laberinto que habíamos dejado detrás.
-Ed, mira...
-¿Qué ocurre? -giré mi cabeza nuevamente hacia el frente y detuve mi carrera casi de inmediato tras dar unos pasos más adelante-. No puede ser...
No tenía forma de saberlo, pero algo me hacía estar completamente seguro de que quien se encontraba delante de nosotros, con una mirada seria, pero a la vez penetrante, llena de paz y furia al mismo tiempo, era al que los Digimon de hace un instante, se referían como "él". Slayerdramon.


Off: Bueno, se me ocurrió que mientras Sig seguía a Yatte por los pasadizos, ese par de Digimon que aparecen por ahí, los estuvieron siguiendo desde hacía un momento. Claro que pueden haber tenido una conversación "amistosa" con ellos antes de que yo llegará ahí. Ustedes ya verán. No sé qué les parece la idea, pero cualquier cosa me lo dicen por chat y veo si lo cambio en caso de ser necesario. Chao ^^
avatar
Ed Elric
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 253
Nivel On Rol : Ultimate
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro en la ciudad antigua (priv. Ed Elric, Sigrun Vinter y Yatterwa)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.