Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» Primeros pasos [Privado:Togata,Hepokomaru y Silver-chan]
Hoy a las 9:18 pm por Silver-Chan

» Fase de Pruebas [Priv. Silver-chan]
Hoy a las 2:36 pm por Silver-Chan

» [Agumon]
Hoy a las 2:14 pm por Scott Desaster

» Night of Dreams [Priv. Scott]
Hoy a las 3:14 am por Scott Desaster

» [Sistermon Blanc]
Hoy a las 2:31 am por Scott Desaster

» Petición de Lineas Evolutivas
Ayer a las 3:24 pm por Scott Desaster

» Shôryû — Priv.
Ayer a las 12:14 pm por Yukari

» El reencuentro [Priv. Etsu, Ryusuke, Yukari]
Ayer a las 11:20 am por Yukari

» Lullaby of Birdland [Priv. Kagura]
Sáb Oct 21, 2017 2:52 am por Kagura Tenshi


Click en los botones para ir a los respectivos temas
El descubrimiento de las ruinas del Monasterio Draco, tallado en lo alto de una desolada montaña en el valle de los dragones, ha despertado un gran interés por todo el Digimundo. Principalmente porque según los tallados de la pared exterior dentro de las ruinas se encuentra un obre mágico que contiene en su interior la data y poder del treceavo Royal Kinght, la cual sera dada a quien reclame dicho objeto. Según la historia grabada en los murales, el obre fue dejado allí por el mismo Royal Kinght en caso de que su poder sea necesario para derrotar al mal que se alce en el futuro...por desgracia semejante premio también a llamado la atención de quienes usarían el poder para sus propias metas egoístas. Por lo que esta aventura ahora se a vuelto una carrera por ver quien consigue el gran premio.
Luego de que un grupo de Digital Inc profanara unas ruinas con su tecnología, provocando la desaparición del mismo grupo; la famosa cueva de las profecías de Shakamon, First Cave, sufrió un terremoto y una nueva profecía se escribió en su pared…pero esta poseía un gran dilema puesto estaba incompleta:
“Fue nuestro padre quien alzo los muros. Fue nuestro Señor quien cubrió la cuna con el techo. Fue el todo poderoso quien tallo las inscripciones. Fue Yggdrasil quien puso a dormir al …[parte dañada]…Hijo de…[parte dañada]… en su interior la fuerza pura del caos crece…[parte dañada]… Witchelny…[parte dañada]… Su despertar traerá un gran cambio. Su despertar traerá caos y destrucción. Su despertar traerá la destrucción de los Royal Kinghts.”
Ante esta noticia los clanes se apresuran en actuar y llegar a las ruinas lo antes posible.
¿Quién está en línea?
En total hay 11 usuarios en línea: 3 Registrados, 0 Ocultos y 8 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Gaioumon, Garrod Ran, Scott Desaster

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 113 el Miér Mayo 23, 2012 12:27 pm.




Mejores posteadores
cadejo (2044)
 
Scott Desaster (1942)
 
Roku Ginshô (1051)
 
Fuji Raikomaru (1024)
 
Sigrun Vinter (917)
 
Kurai (909)
 
Rena Ryuugu (812)
 
Ed Elric (641)
 
Ralian (622)
 
Maxwell Miyamoto (548)
 





Tower Of God (TOG)One Piece Sea Crown
Road to Shinobi
Lost Soul



Crear foro

El robo del corazon, problemas de damas y caballeros [Priv: YatterwaAgain]

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El robo del corazon, problemas de damas y caballeros [Priv: YatterwaAgain]

Mensaje por Freddy el Dom Nov 24, 2013 3:39 am

Una mudanza… demonios… ¿Por qué tengo que mudarme?... aunque viva en la base de los Royal Knights… aunque ese sea mi hogar… tengo que mudarme legalmente en el mundo humano… bueno… al menos Máximo me encontró un buen departamento… aunque… también me dijo que este departamento era para poder localizar a un ladrón que se encontró en una misión… ¿un ladrón?... mmm… eso no tiene mucho sentido… pero bueno, ya encontrare la forma de encontrar a ese sujeto… por ahora tengo que preocuparme por desempacar cajas… y encontrar a Chaos… el siempre esta metiéndose en problemas… pero más que nada con los humanos… seguro fue a pasearse por las casas de por aquí cerca… dios… espero que no se meta en problemas con nadie… y también espero que no se coma a ningún gato… ya suficiente tuve con las quejas de el otro edificio.

Dios… bien… ¿Dónde quedo mi armadura?... mmm… dios… tengo que encontrarla rápido antes de que alguien venga o algo… -suspire y me levante- bien… si no está aquí, está en alguna de las cajas de afuera… mmm… veamos… -salí de la casa y pude ver a una chica con lentes, de cabello largo y oscuro- (vaya… que bonita… je… si Máximo me rento este departamento, espero que sea únicamente por el trabajo y no para que yo me ponga más platicador con alguna chica… dios) –suspire y comencé a revisar las cajas que tenia junto a mi puerta- armadura… armadura… ¿Dónde diablos quedo mi armadura esta vez?... dios… por esto odio las mudanzas…

Dios… ahora que lo pienso… no eh visto a Chaos en 20 minutos… y tampoco eh escuchado a ningún perro ladrar… ni a ninguna mujer gritando de pánico ni nada… sip… seguro ya no quedan gatos ni perros por aquí.

Desde el punto de vista de Chaos

Haaa… que buen día… dormí hasta tarde en el autobús que venía hacia aquí para la mudanza, me comí 7 pasteles, 10 tartas, 4 asados y 15 ensaladas en un lapso de 20 minutos y ningún perro o gato se atreve a hacerme ningún ruido raro, jeje, realmente esta mudanza está saliendo bien, lástima que no hay digimons cerca, sería divertido pelear contra alguien… aunque este parece un barrio tranquilo… seguro los digimons que pudieran haber por aquí son débiles o pacíficos… pfs, aburrido.

Mmm… ¿me comeré un gato o un perro primero?... mmm… mejor un gato, son mas crujientes y más feos, y los feos siempre merecen morir –me reí tranquilamente y levante las orejas y observe hacia otro lado rápidamente- … (¿Qué hay allí?... sé que sentí algo… o tal vez fue mi imaginación… pero… se que sentí algo) –suspire y continúe mi caminata por la calle y pude ver una casa y en la terraza vi a una… - ¿una Floramon?... vaya… ella si que es bonita… -suspire y continúe caminando- menos mal que ella esta allá y yo aquí o la atacaría para comer algunos datos de digimon planta

Desde el punto de vista de un desconocido

Ese BlackGuilmon casi me descubre… y además es el compañero inútil del alumno favorito de Máximo… demonios… ¿Qué hacen aquí?... bueno… como sea… no importa… yo conseguiré lo que quiero con o sin ellos en el camino… además… esa Floramon… jeje… cuando termine de prepararla… engañarla será lo bastante fácil como para que no se dé cuenta de que le robare… jeje… este plan es perfecto… ni siquiera Zereck y su lagarto color negro podrán detenerme… jeje… nadie puede evitar que yo robe.
avatar
Freddy
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 518
Cuentas : Scott Desaster (¡HERMANITO!)

Plasma Inazuma (¡ELEVEN!)

Ryu Paradox (¡JAJA! ¡PARADOJA!)
Ficha : Frederick ID
Relaciones : ¡Mis camaradas del terrorismo~!
Cronologia : Freddy's Chronicles:
NPCs : NPCs
Nivel On Rol : Ancient Spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Merry: Mega

Marlone: Ultimate
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El robo del corazon, problemas de damas y caballeros [Priv: YatterwaAgain]

Mensaje por Luna Kobayashi el Lun Nov 25, 2013 8:27 pm


Luna empujó la puerta del portón con los hombros caídos y gesto de cansancio. Al fin su primer día de universidad... y había sido agotador. No sólo por el día sino que la noche anterior estuvo tan nerviosa que apenas pudo dormir a pesar de las infusiones de Flora. Había mucha gente en la facultad, y eso la espantaba así que se había limitado a buscar un sitio cercano a la ventana, sola y tranquila entre el remolino de chicas guapas que habían acortado la falda de su uniforme y chicos que parecían sacados de revista. Le impresionaba que todos fueran tan perfectos, ella se sentía algo fuera de lugar, como si su aspecto se pareciera más al de una cría que el de todos ellos, de los cuales no se diría que eran primerizos. Las personas tan... "perfectas por naturaleza" le daban mucha desconfianza e incluso si se hubieran acercado a hablarle, habría respondido lo justo y necesario. Incluso en tamers que admiraba profundamente y eran sus amigos podía ver defectos, o al menos, no les veía hacer tanta gala de su perfección y parecían más confiables. Luna ya estaba advertida, le habían pasado cosas realmente serias que le habían causado depresiones por confiar en ése tipo de gente. Prefería estar sola, en ese caso. A veces se preguntaba si realmente era su culpa, si sólo era envidia, pero luego se decía que nunca fue y nunca sería igual que ellos.

Suspiró, de todas formas, tenía otras cosas en las que pensar, como en su nuevo vecino; según le habían dicho era joven por lo que le habían dejado a ella a cargo de darle la bienvenida... al fin de al cabo, era la única persona medianamente joven del edificio; la mayoría de los que allí vivían eran familias con hijos y ancianos que tenían una jubilación lo suficientemente buena como para permitirse vivir en aquel edificio de alto standing.

Cruzó saludos con un vecino, que llevaba a sus hijos de la mano cuando el ascensor llegó. Era el presidente de la comunidad, quien le había hecho aquel encargo. Luna se llevaba bien con la mayoría de las personas del bloque, en gran parte porque la habían visto vivir y cuidarse sola desde pequeñita. Nadie decía que les despertaba simpatía y lástima por el hecho de saber que su padre apenas la visitaba a pesar de pagar religiosamente las cuotas comunitarias.

-Vaya, así que hoy empezabas la universidad, ¡sí que llegas tarde de allí! Supongo que es por que te harán estudiar mucho
-le dijo el hombre alegremente parándose durante unos momentos. Era cierto, la hora del almuerzo había pasado hacía tiempo; ya casi eran las cinco de la tarde-Y pensar que no hace mucho, eras una niñita de instituto.

-Sí. Pero no pasa nada, estudio algo que me gusta
-Luna trató de sonreír. Supo que su vecino no comentó nada de su aspecto cansado por decencia. Los niños comenzaban a impacientarse, no querían paradas innecesarias puesto que ardían en deseos de ir al parque a jugar.

-Además, siempre fuiste una niñita lista, seguro que lo sigues siendo. En fin, me llevo a los bichos al parque. Decid adiós a la vecina
-les revolvió a ambos niños el pelo con una sonrisa, y los niños hicieron un gesto de la mano para despedir a Luna apresurado, querían llegar cuanto antes. Cuando Luna iba a apretar el botón hacia su piso, el vecino volvió a girarse y los niños patalearon de impaciencia-Otra cosa más, Luna, el nuevo chaval ya ha llegado. Le vi subir cajas hace poco, así que aún debe estar en plena faena... puedes echarle una mano y después llevártelo a que conozca el vecindario.

-Sí, le daré una calurosa bienvenida, no se preocupe
-fue lo que respondió Luna, haciéndole a los niños un gesto de despedida con la mano.

A pesar de que tenía en la cabeza el asunto de su nuevo vecino, la imagen de aquel padre llevando a sus hijos al parque la hizo entrar al ascensor sientiéndose fría y como un cachorro abandonado. Se miró al espejo del ascensor mientras éste ascendía al último piso y comprobó que también tenía aspecto abandonado; un uniforme de colegiala impoluto -no sabía qué tenían las universidades con eso de los uniformes últimamente, y de hecho eran muy estrictos con ellos; incluso según la facultad el color de alguna de las piezas era diferente pero al menos su facultad, la de filosofía y letra se distinguía por un bonito color aguamarina... no hubiera soportado el rosado de la facultad derecho, suficiente tenía con su cartera rosada- pero ya descolocado por el transcurso matutino de parcas presentaciones y de anotaciones de mil y un libros que tendría que adquirir además de las prácticas que consistían en ir cada viernes a la biblioteca para ordenar los libros y aprender sobre cómo se catalogaban, unas gafas ligeramente torcidas, hombros caídos, palidez cadavérica con ojeras a juego y como corona una mirada más distraída y nerviosa de lo normal si cabía.

Uniforme de Luna:

-Horrible-completó Luna con un susurro mientras que la puerta del ascensr comenzaba a abrirse. Luna se tomó unos instantes y esbozó una sonrisa, o al menos lo intentó. “No quiero espantarlo, al fin de al cabo, sino darle la bienvenida...”

Tal y como le dijeron, estaba algo atareado con la mudanza de hecho, parecía estar buscando algo dentro de sus cajas, y estaba bastante concentrado en encontrarlo. Luna se acercó un poco a él, sujetando su carteta rosada con ambas manos, tratando de no parecer un muerto viviente andante.

-Es lo malo de la mudanza, ¿no? Uno no sabe qué empaquetar y qué no, y ni mucho menos puede esperar encontrarlo fácilmente
-dijo con una risita nerviosa. No balbuceaba, pero era obvio que se le notaba un timbre tenso en la voz. Luna se dijo que teniendo en cuenta lo dicho, no debería mudarse más de lo necesario; con lo desastre que era, se le perderían la mitad de sus pertenecias en el camino-Tranquilo, puedo ayudarte a desempaquetar y encontrar las cosas un rato, vivo aquí al lado -señaló su apartamento y luego el uniforme- Sólo tendrías que dejar que me quitase esto y me pusiera algo cómodo, si quieres que te ayude.

Luna rió un poco y comenzó a buscar algo en su cartera mientras murmuraba: “¿Dónde lo puse? No puede ser, en el bolso sólo llevo mi cartera y una libreta. No llevo maquillaje ni todo eso que se supone que llevan las chicas en su bolso, así que ¡no entiendo porqué no lo encuentro! ¡Sólo un repentino portal extradimensional explicaría que lo perdiera...!” los dedos de Luna al fin encontraron lo que buscaba “¡Sabía que tenía que estar aquí!”

Luna sacó confeti, especiales para fiestas de los que con tirar del tubito una luvia de papelitos brillantes y serpentinas salían disparados hacia donde se apuntase.

-¡Bienvenido!
-exclamó. La idea era que cayera sobre su vecino a modo de saludo, pero no pasó nada. Por unos instantes el rosto de Luna se quedó congelado en una sonrisa, como si esperase que repentinamente el confeti decidiera salir. Pero al ver que no lo hacía, comenzó a tirar y a darle golpes mientras ahora sí comenzaba a balbucear, cada vez más nerviosa y tirando una y otra vez, con los temblores en las manos aumentando por segundos, igual que su sonrojo, que acabó por extenderse como un abanico por todo su rostro pálido-¿¡Eh!?¡Ueeeeee!

Luna comenzó a apretar más conciencidamente, mientras miraba si había algo atorado. Cuando se lo puso frente al rostro, se escuchó una especie de chasquido y al fin el confeti salió disparado, aunque no había pensado que lógicamente si lo apuntaba a su propio rostro, quedaría cubierta de confeti o más bien no esperaba que funcionase en un momento tan inesperado e inoportuno.

-Se...
-Luna escupió algo de confeti y se agitó el pelo para eliminar restos de papelillos brillantes con la mirada baja-Se suponía que eran... confetis para celebrar tu llegada al barrio, pero lo he fastidiado.

Luna ya no se atrevía a levantar la mirada. Había hecho un ridículo espantoso, y, además, seguro que estaba enfadado porque una torpe chica le hubiera destrozado la sorpresa. Se preguntó porqué había días en los que tenía tanta suerte y otros en los que le iba todo fatal. “¿Es que no puedo tener un día compensado? Sólo pido un día en el que, por una cosa u otra, no desee que me trague la tierra...”se lamentó, suspirando. Comenzó a mover las manos nerviosamente.

-Emm, puedo... enseñarte el barrio si quieres, para que conozcas un poco el lugar. Aunque había preparado una pequeña merienda, pastelillos y este tipo de cosas...si quieres pasar, claro
-le dijo señalando su apartamento.

* * *

La digimon observó la mesa, completamente lista para que Luna y su nuevo vecino tomasen una merienda de bienvenida. Había procurado que la fuente de pastelillos estuviera muy llena, su tamer había llegado muy tarde de la universidad. Era su primer día, y Flora sentía cierto miedo pero quería oírla, saber cómo le había ido en esa nueva etapa de su vida, que había arrancado además de con un nuevo centro, uniforme y entorno, con un nuevo vecino. Flora siempre disponía de mucho tiempo, así que no se apresuró en dejar la casa impoluta y tomar su tiempo para hacer unos dulces que realmente estuvieran deliciosos.

-Ya casi es hora
-dijo, acercándose a la terraza junto con una jarra de agua para regar sus plantas. La digimon llevaba además de un vestido blanco simple (puesto que, para Flora lo normal era vestirse como una humana, contrariamente a lo tradicional en los digimon), junto un manto beige de encaje de lana para combatir el frío, puesto que la brisa helada del invierno comenzaba a llegar.

Ropa de Flora:

Vestido

Manto

Cerró las cortinas y la puerta de la terraza, bastante amplia y que tenía el tamaño de una habitación pequeña, donde el verdor de las plantas en las macetas hacía del espacio una especie de paraje mágico: algunas de las plantas estaban en cestas de mimbre colgadas del techo, y caían hacia abajo. Todo el que miraba a aquella alta terraza podía ver aquel rincón de naturaleza que parecía querer desbordarse y extenderse. En primavera, se teñían de flores y era francamente lindo de ver, sobre todo en mitad de un paisaje urbano. Inclusive Flora había añadido decoraciones de mimbre, pequeñas mesitas y una mecedora.

La digimon se agachó junto a sus plantas, y comenzó a regarlas. Les pasó los pétalos por el reverso de las hojas para saber con exactitud las cantidades de agua que necesitaban según la rugosidad de éstas. Casi todas las flores se habían retirado, como decía Flora, a dormir durante el Invierno. Sin embargo, vio que en una maceta aún quedaba una flor. Le sorprendió que hubiera aguantado sin marchitarse ni morir a las inclemencias, era como si realmente no quisiera extinguirse incluso si se había quedado sola. También le sorprendió mucho la flor que era, puesto que no recordaba haberla plantado y no eran plantas usuales ni corrientes que pudieran crecer en cualquier lugar; era una rosa cherokee, que tenía en su centro esparcidos granitos de lo que parecía horo rodeados de pétalos blancos como la nieve.

Rosa Cherokee:



-Si ése es tu deseo te ayudaré a sobrevivir
-dijo, tomando la pequeña maceta y sentándose sobre la mecedora tras dejar la jarra ya vacía sobre una de las mesitas de mimbre. Acercó la flor a su pecho, tratando de transmitirle el calor de su propio cuerpo-Me recuerdas a alguien. Él tampoco se rinde nunca.

Flora cerró los ojos y siguió meciéndose mientras miraba hacia arriba con los ojos entrecerrados.

-Sólo espero que estés bien, Gaomon. Ése es mi deseo. Que te llegue algo de mi calor, incluso si estás en un lugar helado
-susurró al aire.

Flora siguió meciéndose, completamente arropada por el calor de las prendas y la esperanza de que una flor pudiera sobrevivir al Invierno. Estuvo a punto de quedarse dormida, realmente, incluso si se oían los sonidos de la ciudad, Flora sentía que el sueño o la atmósfera de su lugar favorito hacía que se sintiera capaz de poner la mente en blanco y crear silencio a su alrededor, sin embargo, algo hizo que sus ojos aguamarina se abrieran rápidamente. Sentía que le clavaban una mirada, y aunque giró la cabeza buscando la procedencia, no pudo encontrarla. Pero tenía la sensación de que ella no estaba sola en ese momento, que alguien estaba observando cómo se iba quedando dormida.

-¿Hay... alguien...?
-preguntó, temerosa.

La ciudad siguió su parloteo.

______________________
* * *
La verdad nos hará libres,
una mentira cruel,
no dejan de caer lágrimas,
ah, mi pequeña Remiel.
* * *
Fuiste importante, mi flor,
los recuerdos se marchitan,
¿o prefieres olvidar?
reina sin castillo, niña
¿a qué juegas? ¿a quién añoras?
* * *
Los débiles perecen,
es una triste realidad,
oblitera este cáncer.
* * *
-Muchas gracias, 6.

Through many dangers, toils and snares, i have already come...//´Tis grace that brought me safe thus far, and grace will lead me home.


avatar
Luna Kobayashi
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 407
Ficha : Luna
Nivel On Rol : Rookie
Nivel On Rol de los Digi Aliados :
Leonardo

Champion


Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Luna Naitoenjeru
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule

Flora
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule

Rango y Unidad Digi Aliado : Leonardo
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El robo del corazon, problemas de damas y caballeros [Priv: YatterwaAgain]

Mensaje por Freddy el Mar Nov 26, 2013 12:30 am

Mientras buscaba mis cosas, pude sentir una voz… ¿femenina?... dios… ¿no será la chica de lentes?... bueno… solo podre averiguarlo dándome vuelta y… ¿a quién engaño?, se que es ella… dios… estoy en problema… si ve mi armadura –si llego a encontrarla- podría creerme un subnormal… dios… estoy en problemas… pero tengo que calmarme… no tengo que seguir buscándola ahora… cierto… ¡Puedo buscarla después! ¡Así no me creerá un raro y yo podre dar una buena primera impresión! Esperen… ¿Por qué me importa tanto?... así, fue una orden directa de Máximo, “asegúrate de dar una buena primera impresión a todo el que se te acerque”… tsk… estoy en problemas… y de los grandes.
La chica se quedo un rato hablando de lo malo que eran las mudanzas, yo solo pude asentir porque tenía mis manos técnicamente atrapadas por las miles de cosas de Chaos… tsk… ¿Por qué tubo que empacar sus videojuegos y pesas?... ahora entiendo perfectamente el por qué me dolía la espalda al cargar estas cajas… dios, me las pagara. En fin, cuando termine de liberar mis manos, me levante, me sacudí la ropa y me di vuelta, curiosamente me sorprendí al ver que tenía un uniforme escolar, bueno, creo que solo me dedique a verle la cara y no me fije en su ropa cuando la vi llegar… bueno, cuando la observe, ella me grito “bienvenido” en un tono muy alegre, eso me agrada, parece energética, tal vez mi corta estadía aquí no sea tan mala si tengo una vecina como ella.
Cuando me grito la bienvenida, quiso “disparar” uno de esos mini cañones o petardos de confeti que usan para las fiestas, realmente sentí que uno de esos papeles brillantes estaban por caerme en la cara y de la sorpresa, caería de espaldas sobre las cajas, que justamente son las cajas con las pesas, pero antes de que ese sentimiento de caída se volviera realidad, no escuche nada, entonces observe el pequeño articulo para fiestas que tenia la chica y vi que no soltaba el confeti, eso me sorprendió, pero lo que más me sorprendió fue que al voltear el mini cañón a su cara, la chica fue bañada con papeles brillantes, al menos en la cara, jeje, es algo torpe, pero bueno, se le ve cansada y el cansancio siempre empeora el estado físico y mental de una persona.

Jajaja… eres graciosa y bastante agradable, creo que esta mudanza no será tan mala después de todo –suspire y le quite unos cuantos papeles brillantes que le habían quedado- y no has arruinado nada, siendo franco, me alegraste el día, nadie me ah dicho nada, o al menos, no los eh escuchado, estuve ocupado todo el día con estas cajas… que para mi… -observe la caja de pesas y se me hincho levemente una vena de la frente- son una completa tortura… pero bueno… -suspire y le estreche la mano- es un gusto conocerte, vecina, mi nombre es Zereck, Zereck Musahrahjy –sonreí levemente y le di un pequeño abrazo de cortesía- je… bueno… -ella me invito a enseñarme el barrio y tal, eso me sería útil, ya que seguro Chaos no me dirá absolutamente nada, pero antes de eso, me dijo que si quería podía acompañarla en una merienda… no tengo que pensar mucho para decir que…- claro, me gustaría acompañarte, y en verdad me sería útil que me dijeras como es el lugar… jeje… un amigo mío ya está explorando, me dejo todo el trabajo pesado y seguro no me dirá nada de nada cuando regrese aquí… jeje… bueno, después de usted señorita… esto… ¿Cuál es tu nombre? –la observe y me reí levemente- creo que se me olvido preguntarlo, lo siento mucho, con esto de la mudanza mi mente esta algo ida

Luego de decirle eso, suspire y entre las demás cajas que quedaban en el apartamento, y en la última que metí, pude ver mi armadura… ¿en serio?... dios… a veces creo que el destino me odia o algo así… bueno, como sea, ahora tengo que esperar a que Chaos regrese y… … que raro… acabo de sentir… ¿un relámpago?... pero… si no hay nubes en el cielo… ¿Cómo es que apareció un relámpago de la nada?... algo anda mal aquí… será mejor que tenga los ojos abiertos a cualquier situación extraña, como estos relámpagos misteriosos.

Desde el punto de vista de Chaos

Esto es… muy raro… se que ya está oscureciendo y todo eso pero… ¿Cómo puede haber relámpagos sin nubes en el cielo?... esto es muy extraño… tendría que tratar de averiguar que pasa pero… tsk… no puedo hacer mucho sin Zereck cerca… tsk… tendré que buscar al torpe y asegurarme de que hagamos este trabajo rápido, y con algo de suerte, haremos tan bien el trabajo aquí, que Sigrun podría darnos permiso de vivir aquí y no en esa ridícula base que tanto me causa problemas mentales… grrrr… sigo sin entender el significado de mis visiones… aunque… para entenderlo tendría que poder ver toda la visión y no simples fragmentos sin significado alguno.

… (Algo anda muy mal por aquí… ¿ah?... ¿pero qué demonios?... ¡¿Pero qué rayos es esa cosa?!) –No sé cómo, pero vi a un MagnaGarurumon volando mientras esquivaba los relámpagos que aparecían de la nada- (¡¿Qué hace un MagnaGarurumon aquí?! ¡Creí que esos digimons no se mostraban mas ante la gente! ¡Dios! ¡Esto parece un problema muy serio!) –Me dispuse a correr hacia el edificio donde seguramente Zereck estaría desempacando las cosas para avisarle, pero pronto vi un pequeño haz de luz en un árbol- (¿Qué es eso?...) –me acerque y vi a un tipo enmascarado lanzando rayos de sus manos… ¡¿Cómo es posible eso?!- (¡cómo puede un humano común lanzar rayos! Esperen… no está lanzando rayos el… está generando la energía potencial de un relámpago y la dispara… de sus manos… increíble)

Me quede unos segundos observando cómo disparaba rayos, pero en un segundo se volteo y me vio, y al verme, bueno, no se puso muy feliz que digamos… y lo sé porque me disparo un relámpago que apenas pude esquivar, tuve que ocultarme detrás de un muro, pero cuando volví para ver si seguía allí, aunque sea para seguir atacándome, no estaba… entonces vi que mas rayos continuaban siendo disparados al cielo… y uno impacto contra el MagnaGarurumon… directamente al pecho… justo donde estaría su corazón en términos humanos. Lo último que pude ver, fue al MagnaGarurumon cayendo a en picada, creo que se dirigía el edificio donde nos mudamos Zereck y yo… pero… no hacia nuestra puerta claro… espero que hacia otro lado… no sé donde… pero espero que haya una ventana donde sea que caiga.

Desde el punto de vista del desconocido enmascarado

Ese BlackGuilmon estuvo por descubrirme… que suerte que no vio hacia donde escape… jeje… bueno, no debo preocuparme por eso… si ese reptil de color negro intenta molestarme en mis planes, simplemente le disparare un rayo como a ese tonto hombre perro volador… jeje… creyó que podía escapar de su castigo pero no… ahora le enseñare que escapar de su destino es algo imposible… jeje… espero que le duela la caída… y mucho.

Desde el punto de vista de MagnaGarurumon

Hack… ¿así termina todo?... voy a… morir… ¿después de tantos años evadiendo la muerte… moriré hoy?... esto… no es justo… hack… maldito lanza rayos… algún día… hack… me voy a vengar de ti… hack… te voy a destruir… lo juro.

Tengo que… aterrizar… en… esa ventana… -observe una ventana de una pequeña “terraza” como dicen los humanos, llena de plantas y flores- hack… lo siento por las ventanas pero… haaa… hack… esto es una emergencia… -junte las alas de mi armadura destrozada y me di vuelta levemente, y de milagro logre estrellarme contra la pared sobre las ventanas y caí en el suelo de la terraza- hack… haaa… -levante la mirada levemente y vi a una Floramon- hack… haaa… -no pude articular palabra alguna porque creo que me desmaye-
avatar
Freddy
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 518
Cuentas : Scott Desaster (¡HERMANITO!)

Plasma Inazuma (¡ELEVEN!)

Ryu Paradox (¡JAJA! ¡PARADOJA!)
Ficha : Frederick ID
Relaciones : ¡Mis camaradas del terrorismo~!
Cronologia : Freddy's Chronicles:
NPCs : NPCs
Nivel On Rol : Ancient Spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Merry: Mega

Marlone: Ultimate
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El robo del corazon, problemas de damas y caballeros [Priv: YatterwaAgain]

Mensaje por Luna Kobayashi el Sáb Dic 07, 2013 12:35 am

Luna puso una sonrisa nerviosa al ver cómo le quitaba un papelito de la cabeza y le agradeció en sus pensamientos que fuera tan simpático, porque no habría sabido qué decir si le hubiera regañado por ser tan manazas. Al verlo mirar las cajas supo que debían pesar, aunque Luna se preguntó qué clase de equipaje debía llevar para eso. Luna sonrió algo más relajada cuando le estrechó la mano y se presentó, pero lo que no se esperaba fue el abrazo. Al parecer realmente parecía que le hacía ilusión la merienda, por lo cual Luna se alegró...

“Espero que los dulces que le gusten...¡Ay! ¿Y si no le gustan?”
pensó Luna, temiéndoselo. Pero al verle observándola se dio cuenta de que se le había olvidado algo peor...¡su nombre!¡No se había presentado! “Seguro que quedé como una maleducada...” pero lejos de ello, fue él quien se disculpó.

-No, si es que yo debí decírtelo pero mi mente anda algo dispersa...
-luego, intentó hacer una broma, aunque con ése nerviosismo no sonaba para nada natural. Y había mencionado un amigo, así que se sintió más nerviosa aún, le costaba lidiar con muchas personas-¡Mira, ya tenemos algo en común, vecino!

Al pensar en el mal chiste que acababa de hacer, decidió no alargar más aquello sin tener una silla donde descansar sus nerviosas piernas temblorosas así que se acercó a la puerta, buscando nerviosamente sus llaves en el bolso entre las libretas y demás.

-Yo soy Luna...
-mientras decía esto maldecía por dentro su bolso, puesto que no encontraba las llaves a pesar de que antes mientras buscaba el confeti las había tocado-¿Ah, es tu compañero de piso ése amigo tuyo? Si quieres, puedes decirle que venga a comer algo, o llevarte un poco de merienda para él-finalmente las encontró y las metió dentro de la cerradura-Debe ser guay compartir piso con un amigo.

“Bueno, si le enseñase a mi “compañera” de piso, seguro que flipa. En colores” pensó Luna, a la par que buscaba con la mirada a Floramon. Al alcanzar a ver las cortinas de la terraza cerradas, supo que estaría allí. La mesa, impecablemente puesta, debía ser obra suya, y los pasteles... tenían un aroma que hizo que a Luna le sonara el estómago...

-Disculpa es que
-dijo a la par que cerraba la puerta tras entrar con Zereck-Ni me dio tiempo a comer hoy en la facultad...

Esperaba que no le preguntase sobre cómo lo había preparado si no estaba. Tendría que inventarse algo si lo hacía. Luna dejó su cartera en la silla y le dijo a Zereck que tomase asiento y comiera cuanto quisiese antes de hincarle el diente a un pastel coronado con una fresa.

-¿Y que te trae por aquí?¿Tu amigo y tú vais al mismo instituto y por eso habéis tenido que mudaros algo más cerca?

Entonces se oyó algo, algo que hizo que por un instante todo el apartamento se estremeciera. Algo parecía haber chocado en una pared. Luna se levantó, por unos instantes creyó que era un terremoto y se le escapó una mirada nerviosa y un fuerte: ¡Flora!

* * *

Floramon agarró la flor con más fuerza aún, y emitió un chillido al ver cómo algo se estrellaba contra la pared y caía al suelo, aferrando la maceta con la rosa cherokee hacia su pecho, como si le fuera a proteger de todo mal. Pero parecía ser algo en problemas, pudo ver un amasijo de hierro en mal estado. “¿A...acaso será un avión...?” fue lo que se preguntó con temor. Al fin de al cabo, los aviones que avía visto en el cielo eran pequeñitos. “¡Si hay personas dentro, he de atenderlas!”

En cuanto al secreto sobre su existencia, no dudó; la prioridad era salvar a cualquiera que se hayase en peligro. Cogió la jarra de cristal, a la que le quedaba algo agua dentro, y se acercó al cuerpo que acababa de aterrizar forzosamente.

Se sorprendió al ver que no era un avión, sino un digimon con forma de lobo, con una armadura destrozada, como si le hubiera caído un gran rayo encima. Tenía una herida en el pecho que parecía grave

-Debo estabilizarlo...-
se dijo la digimon, tomando el jarro de agua y tomando el cuello del digimon con las manos para inclinarlo y que pudiera beber un poco. Luego, cogió el pico de su chal, lo humedeció y se lo puso en la frente-Por favor, despierta. No te preocupes, estás en territorio amigo, pero has de despertar.

Floramon temblaba. Oyó a Luna exclamar su nombre y supo que para el invitado tampoco debió haber pasado desapercibido todo el escándalo.

______________________
* * *
La verdad nos hará libres,
una mentira cruel,
no dejan de caer lágrimas,
ah, mi pequeña Remiel.
* * *
Fuiste importante, mi flor,
los recuerdos se marchitan,
¿o prefieres olvidar?
reina sin castillo, niña
¿a qué juegas? ¿a quién añoras?
* * *
Los débiles perecen,
es una triste realidad,
oblitera este cáncer.
* * *
-Muchas gracias, 6.

Through many dangers, toils and snares, i have already come...//´Tis grace that brought me safe thus far, and grace will lead me home.


avatar
Luna Kobayashi
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 407
Ficha : Luna
Nivel On Rol : Rookie
Nivel On Rol de los Digi Aliados :
Leonardo

Champion


Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Luna Naitoenjeru
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule

Flora
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule

Rango y Unidad Digi Aliado : Leonardo
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El robo del corazon, problemas de damas y caballeros [Priv: YatterwaAgain]

Mensaje por Freddy el Sáb Dic 07, 2013 4:26 am

La chica hiso una broma… o eso intento… fuera como fuera, se presento, y realmente tiene un bonito nombre, “Luna”, curioso, jeje, bueno al menos ya sé como referirme a ella y no tendré que decirle “la chica” o algo así de nuevo, realmente no me gusta llamar así a la gente… pero bueno, si no sé el nombre de la persona a la que me refiero o con quien estoy hablando, realmente nunca podre dejar de hacer lo que no me gusta. Luego de un momento, Luna me pregunto quién era mi compañero de piso, o más bien, me pregunto si mi amigo era mi compañero de piso… je… como me hubiera gustado decirle quien es Chaos en realidad… pero seguro se asustaría de ver a un reptil gigante súper desarrollado que habla de color negro… cualquiera se asustaría, y me sorprende que nadie haya gritado aun del pánico… pero bueno, seguro la gente de aquí es muy tranquila como para no darse cuenta de la presencia de Chaos.

Esto… si… mi amigo es mi compañero de piso… y realmente… -suspire y metí las ultimas cajas dentro del apartamento- te agradecería que no le invites nada… realmente… no quiero tener que pagarte una nueva despensa, comida y/o muebles… jeje… mi amigo es un completo bruto si le invitas algo como comida… -me reí levemente y suspire- pero si, es muy agradable compartir piso con él, después de todo… el me conoce bien y no hay por qué tener momentos incómodos, además, si algo le molesta a mi o a él, solo hay que esperar que él le meta los colmi… -me quede callado e hice una pausa para verla- los… los… los humos de enojo… jeje… mi amigo es muy bruto porque es muy enojón… jeje (dios… por poco y digo “colmillos”… eso si habría confundido a Luna, bueno, al menos no arruine esto)

Luego de un momento, Luna se fue a su apartamento conmigo detrás, y al abrir la puerta no le tomo mucho entrar e invitarme a pasar, realmente es muy educada, je, seguro seremos buenos amigos, pero lo que me sorprendió, fue que ya tenía lista una bandeja con pastelillos, galletas y otros postres varios, genial, con lo mucho que me gusta el dulce, jeje… aunque… hay algo raro… o más bien, hay algo que no entiendo… ¿Cómo los preparo tan rápido o como es que seguirán calientes luego de varias horas?. Me quise disponer a preguntarle como había hecho los pastelillos a tal velocidad para que no se enfriaran, pero antes de eso, Luna pregunto qué me traía al edificio… okey… esa pregunta si que era difícil. ¿Cómo le explico a Luna que soy un caballero que simplemente siguió una orden para mudarse aquí?... mmm… simple, no le digo nada y veo como mentirle por un rato hasta que encuentre la forma de decir la verdad… … okey… esa si es una mala idea… pero es la única que tengo, asique será mejor que hable de una vez.

Esto… realmente… otro viejo amigo mío me pidió que me mudara aquí… donde vivía antes mi vida era algo… lenta y tenía pocas amistades… solo me dedicaba a trabajar y no me divertida… asique pensó que venir a la ciudad y vivir aquí seria una experiencia gratificante, tanto para ver si puedo vivir solo y también para hacer amigos… je… -suspire levemente y sonreí- y creo que ya hice una… pero, igual, yo no voy a instituto, termine toda la educación primaria, secundaria, terciaria y universitaria hace unos años, donde vivía, la educación es lo de menos, aprendes cosas de universidad en primero de secundaria… je, y por lo de mi amigo… pues, el y yo ya vivíamos juntos pero nos pidieron a ambos mudarnos y… -no pude terminar de hablar porque hubo un gran estruendo, lo cual me preocupo, seguro era Chaos, pero en ese instante cuando estaba por salir corriendo a toda velocidad, escuche a Luna gritar “Flora”- ¿Flora?... ¿Quién es Flora?... ¿es amiga tuya Luna? –me levante observe las cortinas que llevaban a una terraza- oye, si esta allí deberíamos decirle que entre…

Sinceramente no se que pudo ser ese temblor, pero si una amiga de Luna está en la terraza, lo mejor es que entre y se ponga a salvo, no sabemos que causo el temblor y dudo que estar en un lugar como una terraza será buena idea ahora mismo, considerando los accidentes que eh visto de gente que cae con sus terrazas al haber terremotos y cosas así.

Desde el punto de vista de Chaos

¡El MagnaGarurumon cayó en una terraza! ¡Estoy bien seguro de eso! ¡Por el cálculo de su ángulo de trayectoria y la velocidad es imposible que pudiera girar a tiempo para seguir de largo y no estrellarse contra el edificio! ¡Bien! ¡Zereck tenía razón! ¡La física básica me ah sido de utilidad! ¡Otra cosa que anotar a las cosas pésimas del día de hoy! ¡AAAHHH! ¡Dios! ¡Como odio que tenga razón!
Bueno, tengo que calmarme… bien… tenemos a un psicótico que dispara relámpagos de sus manos corriendo por ahí y haciendo quien sabe que… muy malo… hay un MagnaGarurumon, una de las especies digimon de la familia “Garuru” más peligrosas por su gran cantidad de armas que seguramente se podrían disparar fácilmente con una armadura tan dañada… eso es peor… veamos… ¿psicótico o lobo armado?... mmm… es difícil la decisión pero mejor voy por el lobo, así evitare que Zereck se meta en algún lio.

(Tsk… ¡Aguanta amigo! ¡Qué considerando la situación! ¡Soy el único que puede evitar que un hombre lobo armado te arranque las articulaciones!) –derribe algunos botes de basura pero no me importa, tengo que salvar a Zereck-

Desde el punto de vista de MagnaGarurumon

Hack… dios… ¿Qué me paso?... todo lo que recuerdo… es que… varios relámpagos me golpearon y después choque… pero… ¿con que me estrelle esta vez?... haaa… hack… dios… me duele todo… el pecho… las piernas… pero principalmente el brazo izquierdo… GRRRR… maldito lanza rayos… mi armadura evito que el relámpago golpeara mi digicore pero… hack… mi brazo no salió entero de esta “dura travesía”… dios… haaa… ¡AAAAHHHHH! ¡Esto duele en serio! Hack… dios… esto duele… y mucho. Estaba por optar por rendirme y que el dolor me consumiera cuando sentí algo correr por mi garganta… era un liquido frio y sin sabor… agua… si… definitivamente era agua pero… ¿Quién me estaba dando agua?... esperen… es verdad... me estrelle contra una especie de terraza y había una Floramon… ¿ella me estará dando el agua?... ¿Por qué le importa lo que me ocurra?... los datos de un digimon nivel Mega son algo que no se consigue fácil… ¿Por qué no intenta absorberme?

Haaa… du… duele… haaa… -abre los ojos de pronto y me sujete con mucha fuerza el brazo izquierdo que realmente, sentía que estaba por perderlo- ¡AAAAAHHHHH! ¡POR EL AMOR A LOS ANGELES! ¡AAAAAHHHH! ¡ESTO DUELE! –Comencé a gruñir como loco, estoy seguro de eso, estoy seguro que soné igual que un perro con sabia- grrrr… haaa… duele… haaa… -me retorcí un poco del dolor y vi a la Floramon, estaba abrazando una especie de flor que desconozco- hack… grrrr… aléjate de mi… grrrr… soy un… haaa… peligro para todos…

Apenas dije eso, quise volver a volar pero mi armadura estaba más que dañada, por lo que solo pude caer arrodillado frente a la digimon tipo planta, sujetándome el brazo del dolor mientras intentaba escupir sangre por las grandes heridas que tenia… sea como sea, se que en algún momento, escuche una puerta abrirse, por lo que levante mis orejas y pude oler… ¿humanos?.

¡¿Pero qué rayos?! ¡¿Un MagnaGarurumon?! –me voltee rápidamente para ver un humano extraño, creo que de género masculino- ¡¿ah?!... una… ¿una Floramon?... increíble… entonces… ¿Luna eres una Tamer?
Grrrr… humanos… grrrr… ¡Humanos! ¡Esperen a que les dispare! –intente acercarme al “chico humano” pero al dar dos simples pasos… caí, de nuevo, inconsciente- haaa… hack…
avatar
Freddy
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 518
Cuentas : Scott Desaster (¡HERMANITO!)

Plasma Inazuma (¡ELEVEN!)

Ryu Paradox (¡JAJA! ¡PARADOJA!)
Ficha : Frederick ID
Relaciones : ¡Mis camaradas del terrorismo~!
Cronologia : Freddy's Chronicles:
NPCs : NPCs
Nivel On Rol : Ancient Spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Merry: Mega

Marlone: Ultimate
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El robo del corazon, problemas de damas y caballeros [Priv: YatterwaAgain]

Mensaje por Luna Kobayashi el Vie Dic 20, 2013 6:01 pm


Luna se levantó entre balbuceos intentando responder a Zereck, para disuadir a Zereck antes de que abriera la cortina... pero lo que había tras ella, era de esperpento. No sabía cómo, pero las macetas estaban tiradas en el suelo, los muebles también y había un digimon con forma de lobo humanoide futurista arrodillado frente a Floramon, que tenía cara de sufrimiento al haber oído gritar de dolor al digimon.

-¿Qué...ha pasado aquí
?
-lo pensó, pero se le había quedado la boca seca como para decirlo en voz alta. Tras el susto de no saber qué hacer para explicarle a Zereck, él rebeló que era tamer.

-Qué suerte...
-musitó Luna con cierto alivio. Pero su suerte se acabó milinésimas de segundos después porque el digimon les apuntó a la cara con todas aquellas armas que llevaba encima. Llevaba un buen arsenal de ellas, todas muy peligrosas.

Luna dio un paso atrás agarrando inconscientemente a Zereck del codo para que también se echase hacia atrás. Flora se aproximó, intentando tranquilizar al digimon, que se había puesto muy nervioso con la presencia de aquellos dos humanos, inclusive les había dicho que dispararía.

Al ver cómo caía, Flora se acercó, a él, intentando sujetarlo, aunque no le era fácil puesto que su forma actual, era mucho más pequeña que el gran digimon lobo.

-Está inconsciente. Luna, sería conveniente recostarle en un lugar de mayor confortabilidad. ¿Podemos utilizar tu lecho para tal fin?
-preguntó Floramon mirando a su tamer, que aún estaba algo confundida con todo... y que Flora se pusiera a saludar a Zereck, que acababa decirle que era un tamer como ella, no la ayudó a centrarse-Oh, saludos, siento no poder recibirte como debería pero el curso de los acontecimeintos se ha precipitado. Soy Floramon, el digimon de Luna-al ver que Luna no respondía porque seguía sin creerse todo aquello, Flora insistió, y eso hizo que la tamer volviera en sí-¿Lu...Luna?

-Claro, eso no tienes ni que preguntarlo pero...
-Luna miró al digimon, su armadura parecía pesada-Tendremos que levantarlo las dos, todo lo que lleva encima no parece ligero...

Flora y Luna levantaron al digimon, y Zereck acudió a ayudarlas a tenderlo sobre la cama. Luego, Flora le pidió a Luna que trajera el botiquín que guardaban en el aseo para, además de vendarle el brazo izquierdo, sanarle y aliviarle las quemaduras. Se sentó por unos instantes en el sofá, con el boquitín en la mano, el dedo en la sien mientras se frotaba y se preguntó cuánto se podía complicar aquel día. “De hecho, no sé si decir que tengo mala suerte; no es muy grato que te caiga un digimon en la terraza, pero si Zereck no fuera tamer, esto sería simplemente catastrófico...” pensó, levantándose tras unos segundos con un largo supiro y llevaba el botiquín a Floramon. Ella, miraba preocupada al digimon mientras abría el botiquín y tomaba un algodón que mojó en agua oxigenada, pasándolo por encima de las quemaduras.

-Seguro que debes sentir un leve escozor, pero créeme, las quemaduras podrían formar pompas si las dejo ahí
- Floramon no sabía si podía oírla, estaba inconsciente.

Luna sacó su D-Arc, según Zereck era un MagnaGarurumon pero quería saber más de él.

Spoiler:

MagnaGarurumon
Se especializa en moverse a velocidad de la luz, y cuando su unidad de aviación está equipada es capaz de volar a velocidades infralumínicas. Posee un gran arsenal de armas con las que atacar a su enemigo.

-Pobrecillo, quizás los truenos le hayan impactado y eso haya tenido efecto en la maniobrabilidad de sus aparatos voladores. Y quizás por eso parecía estar tan irascible al veros, debía estar confuso y asustado...
-dijo Floramon, limpiándole con un trapito las partes de la armadura, aunque muchas de ellas estaban abolladas.

-Caramba, hay que reconocer que ha sido una suerte que no te cayese encima...ni que hiciera trizas la cristalera. Aunque eso último no importa, se compra otra y ya está... de todas formas, ¿qué hacía volando de día? ¿Sabes algo de él, Zereck?-
luego, le vino un aluvión de preguntas... si ése no era el digimon de Zereck, puesto que se había referido a él como “un Magnagarurumon”, ¿dónde estaba el digimon de Zereck?-¡Ah, Zereck! ¿Y tu compañero?


-Es cierto, si quiere tu compañero, puede tomar algún dulce de los que les dejé
-dijo Floramon, revisando el brazo de MagnaGarurumon con gesto preocupado. Finalmente, tras aplicarle una pomada en el brazo, se lo vendó; era la herida más grave, y Flora temía que pudiera desprenderse.
* * *

Gaomon miró hacia arriba, sorprendido por el repentino sonido de los truenos. Era extraño, no parecía un día de tormenta, pero no le prestó caso y siguió caminando por aquella calle. A lo lejos, veía el bloque de pisos de alto standing en el que vivía Luna... esas mismas calles, las había recorrido, no hacía mucho, ayudando a Floramon a volver a casa tras haber sido herida del combate, así que se dibujó un fantasma de sonrisa melancólica en sus labios. Realmente se sentía perdido. Sentía que sus culpas eran demasiado irreparables como para quedar sin castigo, y en su cabeza, ya había aparecido de vez en cuando la idea de entregarse... al fin de al cabo, era lo justo, era su deber. Pero antes quería verlas una última vez; se preguntaba si podría, tras captar aunque fuera un fugaz recuerdo, retratarlas en su mente para el resto de sus días en donde quiera que fuera. Aún no lo sabía. Sólo sabía que estar con Luna y Floramon, muy a su pesar, no era una opción.

-Realmente... no quiero estan tan solo siempre...
-pensó. No sabía si esa necesidad la había creado tener amistad con Luna y Flora, o si simplemente la había escondido durante toda su vida-Pero tengo que hacer lo que debo. No poner en peligro a nadie. Pagar por todo lo que hice...

Gaomon suspiró. Iba pensando en ésto cuando sintió unos pasos muy rápidos, como si corrieran, y vió una sombra doblar la esquina. Se preparó para saltar hacia algún poste de luz para esconderse si era un humano, no quería asustar a nadie de aquel tranquilo vecindario.

______________________
* * *
La verdad nos hará libres,
una mentira cruel,
no dejan de caer lágrimas,
ah, mi pequeña Remiel.
* * *
Fuiste importante, mi flor,
los recuerdos se marchitan,
¿o prefieres olvidar?
reina sin castillo, niña
¿a qué juegas? ¿a quién añoras?
* * *
Los débiles perecen,
es una triste realidad,
oblitera este cáncer.
* * *
-Muchas gracias, 6.

Through many dangers, toils and snares, i have already come...//´Tis grace that brought me safe thus far, and grace will lead me home.


avatar
Luna Kobayashi
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 407
Ficha : Luna
Nivel On Rol : Rookie
Nivel On Rol de los Digi Aliados :
Leonardo

Champion


Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Luna Naitoenjeru
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule

Flora
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule

Rango y Unidad Digi Aliado : Leonardo
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El robo del corazon, problemas de damas y caballeros [Priv: YatterwaAgain]

Mensaje por Freddy el Vie Dic 20, 2013 8:33 pm

Me sorprendí mucho al ver a ese MagnaGarurumon apuntándome con sus armas, fue algo… temible, realmente sentí miedo por un segundo, pero no quería retroceder dejándole saber que le tenía miedo, aunque Luna por otro lado pareció dejarse someter por el miedo y retrocedió un poco, aunque también quiso que yo me apartara sujetándome el codo para hacerme retroceder, aunque el digimon lobo humanoide cayo inconsciente al suelo, y no me sorprende, las heridas que tenia eran muy graves, en especial la de su brazo… parecía que estaba por perder el brazo si no se trataba rápidamente… bueno, soy un Royal Knight, debo ayudar a los digimons aun si estoy en el mundo humano. Luego de unos segundos, la Floramon no tardo mucho en identificar a MagnaGarurumon en un estado de inconsciencia, je, pero tampoco tardo mucho en preguntarle a Luna si podía usar su cama para recostar a MagnaGarurumon, realmente, era una buena idea, seguro sus heridas le debían doler como el diablo, y estar tirado en el suelo inconsciente no era muy buena idea que digamos para sanar rápido.

Debemos llevarlo a dentro… -murmure en voz baja y luego escuche la presentación de Floramon, lo que me saco una leve sonrisa, realmente no parece olvidarse de los buenos modales, je, hace buen equipo con Luna por lo que eh llegado a ver- je… saludos, Floramon, yo soy Zereck Musahrahjy, es un gusto concerté –hice una leve reverencia para mostrarle respeto- bueno… creo que si habría que meterlo –al decir eso, Luna le respondió a su compañera que no había que preguntar, pero luego dijo que tendrían que cargarlo las dos para poder levantarlo, y no me sorprende, pero era mejor que yo ayudara- oigan, déjenme ayudarlas, no sé qué tipo de caballero seria si no ayuda a dos damas con una tarea así de pesada –tome al MagnaGarurumon por los hombros y lo cargue hacia adentro junto con Luna y Floramon-

Luego de un rato, logramos dejar a MagnaGarurumon sobre la cama de Luna, parecía muy herido, realmente no puedo imaginarme bien que pudo pasarle, pero lo más probable sea que alguno de esos relámpagos impactaran contra el… aunque… el cielo estaba perfectamente soleado y sin nubes hace 10 minutos… y ahora parecía que un diluvio estaba por formarse… ¿Qué habrá ocurrido?... bueno, sea lo que sea, no debo preocuparme por eso ahora, digo… ¿Qué puedo hacer a estas alturas?, yo me respondo, nada… además, no sé nada del clima, aunque quisiera y pudiera hacer algo no podría. Luego de un rato, Luna le había dado un botiquín a Floramon, y esta inmediatamente comenzó a desinfectar y vendas las heridas de MagnaGarurumon, aunque este en varias ocasiones se retorció por el color, gruñendo con mucha fuerza, incluso estuvo por disparar un misil, pero le sujete el brazo para evitar que nos matara a todos.

Dios… en serio que este digimon tiene fuerza… -suspire y escuche lo que dijo Floramon sobre que el lobo humanoide estaba asustado y confundido por la furia que sentía por haber perdido el control de vuelo a causa de unos rayos- je… no creo… este no es de los digimons que se asustan con facilidad… no creo que este asustado… confundido tal vez, pero asustado imposible… -suspire y me senté en el suelo intentando calmarme- y realmente creo que la verdadera suerte aquí es que no disparara ninguna de sus armas mientras caía… pudo haber destruido el edificio entero… pero bueno, supongo que tuvimos suerte… -termine de escuchar lo que dijo Luna y suspire- realmente… no se que estaría haciendo este digimon volando de día… es un peligro… y por lo que dijo mi amigo, que a este punto es obvio que es mi compañero digimon, los MagnaGarurumon no suelen aparecer ante nadie desde hace siglos… -me di cuenta de lo que dijo Luna- y no sé donde este mi compañero… pero si escuchamos gritos de pánico, lo encontraremos pronto… y Floramon… te sugiero que ocultes toda la comida… mi compañero se la comería todo sin problemas y no nos dejaría nada sin culpa alguna

Desde el punto de vista de Chaos

Okey, han pasado 4 minutos y aun no hay explosiones, eso significa que el MagnaGarurumon debe estar totalmente noqueado, bien, eso me dará tiempo para salvar a Zereck de cualquier problema en el que se meta, pero mientras tanto tengo que pensar en quien era el humano que disparaba rayos… es algo… simplemente increíble y peligroso a la vez… además de que se fue en menor tiempo del que imaginaba… debe ser un humano muy rápido si puede escapar a tal velocidad. Luego de un momento llegue a una esquina y doble lanzando un bote de basura contra la pared mientras intentaba no perder velocidad.

(Zereck… espera amigo… estoy en camino para salvarte de ese lobo humanoide armado) –aumente el paso y comencé a notar que dejaba marcas de mis pies en el suelo, creo que estaba derritiendo el cemento de la calle dejando huecos con la forma de mis pies- tsk… ¡AAAAHHHH! –aumente el paso y salte sobre algunas paredes para evitar dejar mi rastro, y a los pocos minutos, comencé a correr por las escaleras del edificio-

Desde el punto de vista del desconocido enmascarado

MagnaGarurumon aun no ah muerto… de haber muerto sus datos se habrían esparcido por el cielo… algo ocurre… bueno… como sea… el no es una molestia en mis planes… solo vino por la Floramon y por nada mas… el rosto de las cosas son solo molestias insignificantes que puedo arreglar con facilidad… solo unos rayos, bolas de fuego, esferas congelantes y explosiones de luz y estaré en camino a las montañas para ir por lo que busco realmente.

Pronto me quitare esta maldición tan molesta… -suspire y baje del árbol donde me encontraba para ver como el BlackGuilmon corría por las escaleras del edificio- je… ese reptil está jugando a mi favor… bueno… no importa… eso es una ventaja… que siga jugando para mi aunque crea que juega para sí mismo
Amo, sus municiones están listas, la tormenta eléctrica se efectuara como dijo y tenemos garantizado el terremoto en 48 HS… ¿necesita algo más?, señor Zenit –me voltee para ver un pequeño Dracomon con un casco de caballero medieval y que tenía una venda en un brazo que tenia escribo el numero “2”-
No… estaremos bien por ahora… solo hay que esperar a que el Gaomon aparezca y haga las jugadas finales… después de eso… conseguir lo que vinimos a buscar será completamente fácil –observe a un Gaomon ocultando se de cualquier humano o ser vivo- jeje… él será nuestro as bajo la manga…
avatar
Freddy
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 518
Cuentas : Scott Desaster (¡HERMANITO!)

Plasma Inazuma (¡ELEVEN!)

Ryu Paradox (¡JAJA! ¡PARADOJA!)
Ficha : Frederick ID
Relaciones : ¡Mis camaradas del terrorismo~!
Cronologia : Freddy's Chronicles:
NPCs : NPCs
Nivel On Rol : Ancient Spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Merry: Mega

Marlone: Ultimate
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El robo del corazon, problemas de damas y caballeros [Priv: YatterwaAgain]

Mensaje por Luna Kobayashi el Miér Dic 25, 2013 5:16 pm


-Seguro que es agradable y caballeroso como tú, Zereck. Realmente no importa si debo atender su apetito, estaré encantada de ello
-fue lo que dijo Floramon con una sonrisa hacia Zereck. Iba a decir algo más, probablemente darle las gracias por la ayuda prestada, pero el rugido atronador de una  lluvia furiosa y repentina que golpeaba las ventanas como si quisiera traspasarla la interrumpió. Luna echó la cortina, observando cómo en cuestión de segundos se les había echado tal aguacero encima.

Floramon había comenzado momentos antes de hablar a quitarle la armadura al digimon con la idea de poder atenderlo mejor. Además, ahora había descubierto que en el pecho tenía una herida muy grande y que lucía muy mal. Le echó agua oxigenada, pero aún así en su gesto apacible se dibujó un poco de preocupación... ella no sabía tratar heridas a digimon, no estaba demasiado segura de que sirviera de algo, pero aún así, procedió a limpiar la herida y bajar la hinchazón con agua y demás. Luna se sentó sobre el escritorio donde tenía el ordenador, mirando hacia la ventana con gesto pensativo.

-Genial. Espero que tu digimon decida no caminar mucho bajo la lluvia...no sé si los digimon se resfrían, pero desde luego no tiene que ser agradable estar ahí. ¿Quieres que vaya a buscarlo?
-preguntó Luna. Realmente se imaginaba a un digimon lindo y noble para un muchacho de esas mismas características-Puede que esté perdido, y sinceramente no parece que el clima vaya a mejorar...

Tras la respuesta de Zereck las luces de toda la casa se apagaron. Luna sólo pudo exclamar visiblemente molesta y fastidiada por aquella racha:

-¿¡Y ahora, qué!?¿¡Cuando viene el digimon gigante a derribar el edificio!?


Debido a la penumbra que se había formado por las nubes, hacía falta mantenerlas encendidas para ver bien y a medida que pasara la tarde sería más y más dificil ver, así que se quedaron con poquísima luz. Luna sabía que Floramon no podría tratar bien las heridas de MagnaGarurumon casi a oscuras, así que buscó velas y las dejó encendidas por toda la casa.

-Quizás esos rayos hayan afectado a algún puesto de transmisión de la energía lumínica y esto sea la casuística que se esconde tras este fallo energético
-dijo Floramon con un hilo de voz.

-Iré a comprobar si es sólo en mi casa, o es a todo el edificio. No tardo... si no vuelvo es que ocurrió una desgracia, otra más aún...
- fue lo que dijo Luna a modo de broma, encaminándose hacia la puerta.

* * *

Gaomon se quedó inexpresivo y quieto como si fuera un peluche, al ver que quienes doblaban la esquina eran un padre y sus hijos, que decían entusiasmados que iban al parque, aunque el padre miraba hacia arriba observando el cielo tan nuboso y tormentoso que se estaba formando. El niño frenó en seco y señaló a Gaomon:

-¡Mira, papá, qué chulo ése peluche de perrito boxeador!-
exclamó el niño. Su padre hizo un gesto de disgusto y se limitó a responderle que se diera prisa-¡Cójámoslo!

-Es basura. Sólo es un juguete que han tirado porque está roto. Te compraré otro peluche si quieres, pero nosotros no cogemos basura
-fue lo que dijo el padre para disuadir al niño, que hizo un pequeño mohín, pero que no tardó en continuar su camino.

Gaomon se recompuso, y por unos instantes se preguntó si estaba roto. Su cuerpo comenzaba a romperse pero se preguntaba si su alma también lo hacía, o ya lo estaba. ¿Era irreparable...? “Demonios, ¿qué hago poniéndole tanta carga a unas simples palabras sobre un peluche?” fue lo que pensó para reprenderse a sí mismo mientras el edificio donde vivía Luna estaba más y más cerca. “¿Qué hago haciendo esto? ¿Por qué vuelvo allí? Yo no debería dudar, ni vacilar en mis decisiones...”

Pero aquella necesidad le superaba. Superaba a su disciplina, a su estoicidad, simplemente le superaba.

“¿Con quién espero ecnontrarme al final de este camino? ¿Con Luna? ¿Con Floramon? ¿O... con mi corazón...?”

Repentinamente comenzó a llover torrencialmente. Como una manta de agua, cayó pesadamente, y en menos de un minuto, Gaomon ya estaba empapado. Cerró los ojos por unos instantes; era fría, pero al menos aquella lluvia no estaba llena de arena como la del desierto. Se quedó unos instantes así, intentando encontrar el susurro de las respuestas que buscaba en el sonido de las gotas al caer.

Más pasos apresurados lo hicieron salir de ésto. Se escondió en una esquina y observó que el padre junto a sus hijos se habían tenido que volver por la inminente y fuerte lluvia. Iban tan apresurados que ni se percataron de que el peluche no estaba. Gaomon se fijó en que se dirigían hacia el edificio de Luna... se preguntó si serían sus vecinos, así que los siguió, y no le faltaba razón. Fue lo suficientemente sigiloso como para sujetar la puerta del portal con la pata mientras aquella familia subía por las escaleras apresuradamente sin darse cuenta de que les seguían.

“Debería... camuflarme un poco, por si alguien me encuentra. Sería un escándalo si ocurre” empujó un poco la puerta, lo suficientemente suave como para que quedase entreabierta. Se encaminó hacia unos cubos de basura cercano.

-Ugh, maldita sea...
-no pudo evitar decir esto ante la bofetada que le dio el olor del contenido.

* * *

Luna salió a comprobar si el corte de luz era en todo el edificio. Atender a MagnaGarurumon con sólo la ayuda de las velas sería difícil y si el corte sólo se había producido en su casa, podían utilizar el ático de Zereck. Al salir, linterna en mano, Luna se tropezó. Al principio Luna pensó que eran sus propios pies, pero oyó un lamento -por un instante le sonó al chillidito agudo que hacen los perros cuando les pisan- así que llegó a la conclusión de que había alguien más allí. Ella cogió rápidamente la linterna, y apuntó directamente hacia donde había venido el gemido, bastante alarmada. La linterna iluminó a una figura envuelta en ropa muy vieja y gastada, completamente cubierta.  “¿Acaso es un vagabundo?” pensó. Todo parecía apuntar a que sí, a que era alguien sin casa que había buscado refugio en un día de lluvia. Se preguntó cómo había entrado, pero estaba segura de que podía haberlo hecho silenciosamente tras algún vecino... podía llamar a seguridad y lo echarían a patadas. En una ocasión un drogadicto también se coló y estuvo a punto de acuchillar a alguien; desde entonces, contrataron seguridad.

-Disculpa por asustarte...ya me voy...
-dijo la figura. Gaomon intentaba por todos los medios sonar diferente y que no se le vieran los ojos dorados, así que se ajustó aún más el gorro de lana y se subió más la bufanda.

Luna se quedó extrañada por lo pacífico que era. La joven encarnó una ceja, ¿cómo iba a llamar a seguridad para que lo echasen de mala manera? Podía morir de frío en la calle. Luna sintió que se le encogía el corazón al pensarlo. Aunque se sentía incómoda, casi culpable de ser afortunada en tener casa donde resguardarse, acabó diciendo tímidamente.

-Quédese. No llamaré a seguridad. Con esa lluvia se calará hasta los huesos...
-se levantó, y volvió hacia el apartamento, sin siquiera comprobar que no era cosa de su apartamento, aunque supuso que sí porque las luces de emergencia estaban encendidas-Yo no he visto nada, ¿vale?

-¿No se enfadará tu familia?


-No... no les importará-
no se atrevió a decir que estaba sola en casa. Iba a desearle suerte, o decirle que en lo sucesivo le fuera bien pero se sentía muy incómoda así que cerró fuertemente la puerta del apartamento.

“Me alegro de que esté Zereck aquí. Aunque que me de miedo un sin techo cuando tenemos en mi cama tendido un digimon con un arsenal que el propio Rambo envidiaría es ridículo...”
pensó, apoyándose en la puerta. Pero el nudo de incomodida seguía alojado en su pecho, así que suspiró y sacó un cuenco que llenó con leche, cereales y miel y que comenzó a calentar en la hornillla -se alegraba de que funcionase a gas, puesto que el corte de luz no parecía algo pasajero con aquella lluvia torrencial fuera- mientras acudía a su habitación donde Floramon seguía postrada sobre el herido y le aplicaba un trapo con agua templada en la frente.

-Al parecer es en todo el edificio
-respondió, intentando sonar lo menos nerviosa posible, pero le salió la voz temblorosa como un flan. Buscó un par de cojines y mantas en el armario.

-¿Ha ocurrido algún hecho que te haya perturbado, Luna?
-preguntó Floramon preocupada.

-Bueno, para más complicaciones, tenemos a un vagabundo en la puerta. Ha escogido entre tantísimos edificios y rellanos el nuestro para refugiarse de la lluvia...
-suspiró, realmente era mala suerte que hubiera escogido su edificio como refugio, aunque era afortunada porque no parecía violento-Aunque, fue muy educado. No parece un yonki...sólo alguien que no tiene dónde ir en una tarde de frío...

-¡Debemos invitarle a pasar! Pobre, es una injusticia que no tenga donde ir. No... no le echarán, ¿no? No en un día tan frío como hoy
-fue lo que dijo observando cómo sobre la ventana las gotas seguían muriendo al estrellarse. Igual que Gaomon, esa persona no tenía dónde estar. Se sintió muy triste, tanto por el vagabundo como por Gaomon... ¿qué le pasaba a toda la gente que no tenía donde ocultarse de las inclemenciad del tiempo? ¿Cuántas veces Gaomon habría tenido que aguantar frío o dormir a la interperie?

"Realmente no quiero eso para nadie, y mucho menos para Gaomon..."
pensó, dejando escapar una lágrima que pasó desapercibida para Luna y se estrelló también en el pecho del digimon

-Floramon, incluso si Zereck está con nosotros, no puedes meter a un edesconocido en casa, es peligroso
-le explicó Luna, señalando las mantas y los cojines-Tranquila, le voy a dar esto y un tazón de leche caliente para que esté cómodo y no pase frío.

-Si así lo crees... pero es como si dejásemos a Gaomon a su suerte
-Luna miró a Floramon por debajo de sus gafas, poniendo gesto de seriedad intentando decirle que en esto no iba a ceder.

-Es distinto. Gaomon es un amigo, le conocemos, sabemos que no nos haría daño incluso si estuvo metido en líos extraños. Además, ¿cómo le explicamos todo esto?
-añadió, señalandolos tanto a ella como al MagnaGarurumon.

-De... de acuerdo... ¡pero por favor, dile que si necesita algo, estaremos a su disposición de facilitárselo!
-pidió Floramon con vehemencia. Luna asintió y fue hasta la cocina.  
Luna cogió una bandeja y puso, además del cuenco, una vela para que pudiera ver. Luego salió para dárle todo ello al "invitado sorpresa". Por unos momentos pensó que se había ido, no era muy grande de estatura, eso, o realmente estaba encogido de frío. Seguía ahí, y la miró nerviosamente, y es que Gaomon estaba muy nervioso por temer que le descubriera.

-To...tome
-dijo Luna, acomodando los cojines y las mantas mientras dejaba la bandeja con el cuenco y la vela en el suelo-Si tiene frío o algo, puede llamar y le traeré mantas o le haré algo de comer.

-No te sientas incómoda. No debí colarme aquí. Es bastante que me des mantas y un cuenco de algo caliente en una noche de frío
-fue lo que dijo Gaomon, tratando de sonar con una voz más grave y anciana para que no le reconociera, aunque bajo la chaqueta y el gorro sonrío. Luna seguía siendo la misma niña buena que siempre.

“Aunque si yo hubiera sido peligroso, esto podría costarle caro y la situación podría ponerse peligrosa para dos niñas que viven solas”
pensó Gaomon, con gesto de disgusto mientras veía a Luna cerrar la puerta del apartamento. Cogió el tazón de leche y cereales y comenzó a tomarlo, pensando que incluso si no lo había hecho Floramon aquello era perfecto para un día de lluvia que cada vez era más torrencial.

-Gracias, Luna
-fue lo que susurró.

______________________
* * *
La verdad nos hará libres,
una mentira cruel,
no dejan de caer lágrimas,
ah, mi pequeña Remiel.
* * *
Fuiste importante, mi flor,
los recuerdos se marchitan,
¿o prefieres olvidar?
reina sin castillo, niña
¿a qué juegas? ¿a quién añoras?
* * *
Los débiles perecen,
es una triste realidad,
oblitera este cáncer.
* * *
-Muchas gracias, 6.

Through many dangers, toils and snares, i have already come...//´Tis grace that brought me safe thus far, and grace will lead me home.


avatar
Luna Kobayashi
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 407
Ficha : Luna
Nivel On Rol : Rookie
Nivel On Rol de los Digi Aliados :
Leonardo

Champion


Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Luna Naitoenjeru
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule

Flora
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule

Rango y Unidad Digi Aliado : Leonardo
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El robo del corazon, problemas de damas y caballeros [Priv: YatterwaAgain]

Mensaje por Freddy el Miér Dic 25, 2013 11:11 pm

Escuche lo que dijeron Floramon y Luna sobre Chaos… jaja… dios… realmente quería reírme en voz alta por que según todo lo que dijeron, Chaos es todo lo contrario… jaja… realmente me habría reído de sus palabras pero como caballero no podía permitir eso… realmente es de muy mala educación reírse de otras personas sin una razón aparente, y aunque tenga una buena razón, reírme seria lo peor que podría hacer, asique simplemente lo dejare de lado con una pequeña explicación, porque siendo sincero, ni yo me creo que Chaos sea lo que dijeron las chicas… jaja… me sigue causando mucha gracia… je, pero bueno, tiene sus momentos.

Floramon… je… créeme… mi compañero… es todo lo contrario a mi… en lugar de ser un caballero, es un bandido, en lugar de ser agradable, es grosero… je… -suspire levemente y escuche lo que dijo Luna sobre que Chaos podría enfermarse- Luna… créeme… si mi compañero está afuera con esta lluvia… no dudara en caminar, le gusta sentir la lluvia… je… además nunca lo eh visto enfermarse, creo que tiene un sistema inmunológico perfecto… jamás lo eh visto estornudar, solo cuando se queja del frio que hace… y no hace falta que vayas a buscarlo… él puede volver, solo tiene que seguir su olfato y regresara pronto… en todo caso, causaría un gran desastre para que vaya a buscar y como aun no veo o escucho gritos, seguro esta en camino…

Lo siguiente que ocurrió fue algo que ya me esperaba, un gran apagón de energía, algo típico de estas tormentas, aunque a Luna no pareció hacerle gracia por que comenzó a quejarse rápidamente, y no la culpo, parece ser una persona pesimista que ve antes lo negativo… je… me recuerda a Scott en algún sentido… bueno, sea como sea, lo mejor era tener algún tipo de luz para que Floramon pudiera curar las heridas de MagnaGarurumon, por lo que ayude a Luna a buscar velas y ponerlas por toda la casa. Seguido de eso, Luna y Floramon hablaron un poco y Luna decidió ir a ver si el apagón era en todo el edificio… dios, este tipo de apagones afectan varias casas en un radio amplio, el que no afectara a otros vecinos debió ser un milagro, o tienen generadores eléctricos de emergencia. Fuera como fuera, luego de unos minutos, Luna volvió con la noticia que de había traído a un sin hogar aquí… realmente me da pena ese tipo de gente, sin casa… sin familia… sin nada… así me eh sentido muchas veces en mi entrenamiento pero… ahora tengo a Chaos… y a mis hermanos… aunque no seamos unidos… son familia.
Luego de una pequeña platica, Luna se fue a atender al invitado inesperado mientras Floramon cuidaba del otro invitado inesperado, mientras que yo solo podía esperar un poco a que viniera Chaos para hacer algún plan para cuidar la casa o lo que sea… un momento… tengo mi armadura aquí junto… solo tengo que ir, ponérmela y tomar mis cosas… si, con eso bastaría para cuidarnos bien por si viene algún ladrón o si el sin hogar resulta ser peligroso.

Floramon, vigila a MagnaGarurumon, ten cuidado con sus brazos, no te acerques a su armamento y si despierta dile que se calme y que está en estado crítico… seguro te hará caso porque 1, las Floramons son digimons que saben de medicina en varias partes del mundo digital, y 2, eres una digimon y parece que el solo tiene problemas con humanos… regresare pronto… -me levante del suelo y salir hacia la sala donde estaban Luna y el sin hogar- saludos… señor –hice una leve reverencia al sin hogar para mostrar respeto- regresare en pocos minutos… solo voy a cambiarme de ropa que este está mojada y no quiero pescar un resfriado… -abrí la puerta y salí del apartamento- (creo que había traído una jabalina y bastón para dar descargas eléctricas… solo espero que estén con mi armadura)

Luego de un rato, había logrado recoger mi armadura, para mi suerte tiene una pequeña linterna en la banda de la cabeza que uso como casco, asique encontrarte la jabalina y el bastón eléctrico no fue mucho problema, para mi suerte, ambas armas fueron hechas especialmente para poder guardarse y que parezcan una escoba y una linterna, jeje, eh de admitir que estas cosas son geniales. Luego de recoger mis cosas, regrese al apartamento de Luna, obviamente con la linterna de mi cabeza encendida, justo antes de entrar, Chaos apareció de quien sabe donde empujándome como si nada y corriendo hacia la habitación de Luna.

¡Ah! ¡Chaos! ¡¿Qué demonios estás haciendo salamandra súper desarrollada?! –me levante y corrí hacia donde estaba Chaos, y cuando llegue a la habitación, me sorprendí bastante de lo que ocurría- ¡¿MagnaGarurumon?! ¡¿Cómo es que esta levantado?!
GRRRR… ¡Eres un enemigo y no dejare que ataques a Zereck! ¡FIRE GRANADE! –Chaos disparo una bola de fuego que tuve que bloquear con mi propio cuerpo, para mi suerte, la explosión que formo no fue tan grande- ¡¿Zereck?! ¡¿Qué rayos haces idiota?! –se dio cuenta de MagnaGarurumon que le dio una patada lanzándolo contra la pared- hack… ¡FIRE GRANADE!
GRRR… ¡AAAAHHHHH! –sujeto al esfera de fuego y la deshizo en unos segundos, algo natural viniendo de un nivel mega- hack… maldito… ¡GRRRRR! –pareció que iba a dispararle a Chaos pero antes de poder disparar un solo misil, MagnaGarurumon cayó al suelo inconsciente- hack… haaa…
Demonios… realmente está herido… parece que recupera la conciencia de a momentos… tsk… -observe a Chaos- ¡¿Qué te pasa amigo?! ¡No tienes por qué atacar! Dios… -suspire levemente y recosté a MagnaGarurumon en la cama- Chaos, no lo ataques… está muy débil para pelear… y si evitamos problemas no nos matara… -suspire y salí de la habitación para ver a Luna y luego al sin hogar- … Luna… ten cuidado… dudo que este sin hogar sea lo que aparenta… si no se fue espantado… significa que sabe más de lo que parece… -prepare la “escoba” para lo que sea- … ¿Quién y que eres?
avatar
Freddy
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 518
Cuentas : Scott Desaster (¡HERMANITO!)

Plasma Inazuma (¡ELEVEN!)

Ryu Paradox (¡JAJA! ¡PARADOJA!)
Ficha : Frederick ID
Relaciones : ¡Mis camaradas del terrorismo~!
Cronologia : Freddy's Chronicles:
NPCs : NPCs
Nivel On Rol : Ancient Spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Merry: Mega

Marlone: Ultimate
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El robo del corazon, problemas de damas y caballeros [Priv: YatterwaAgain]

Mensaje por Luna Kobayashi el Lun Dic 30, 2013 5:43 pm

Spoiler:

Plano del edificio.
Al ver que alguien salía del apartamento de Luna, Gaomon procuró observar quién era sin llamar la atención. Era un chico de aspecto adolescente. No pudo evitar poner un gesto de molestia se sentía ciertamente intranquilo de que Luna cometiera la temeridad de traer a un chico a casa, y más teniendo a Floramon. Probablemente, ella estaba escondida.Quizás era exageradamente protector, pero las desgracias estaban a la orden del día y no quería que Luna fuera víctima de ningún malhechor... y ella era tan confiada que se la podía engañar fácilmente. "Al menos es educado, incluso me ha saludado".

Luna, al ver a aquel dinosaurio negro entrar con Zereck, se extrañó de no oír al sin techo gritar alertando a todos que un dinosaurio andaba suelto, así que exclamó tras decirle a Floramon que la dejaba al cargo: ¡Yo iré a evitar que nos traigan a la policía! Pero se sorprendió al verlo allí sentado, sin extrañarse de nada. Deseó que no lo hubiera visto, pero el digimon de Zereck no era "pequeñito" precisamente. Y sí, Zereck tenía razón, había sido una entrada de bandido que había tenido poco de caballeroso, pero al parecer el digimon estaba preocupado por su tamer.

-Esto...


-Estoy acostumbrado
-atajó Gaomon. Luna estaba pálida sin saber qué tipo de excusa inventarse-Solía acompañarme un digimon.

Fue lo primero que se le ocurrió. Luna no preguntó, el "solía" sonaba a que aquel digimon había sufrido una desgracia.

-Lo...lo siento. Pasara lo que pasase...
-dijo, mirando hacia abajo. Realmente no quería hacer recordar cosas malas a alguien que ya tenía suficientes desgracias sobre sus hombros.

-No te preocupes
-fue lo que respondió el sin techo. Gaomon sintió algo de pena por haber hecho sentir mal a Luna, pero no quería que le descubrieran. Enseguida oyeron adentro un grandísimo escándalo incluido un grito de Flora. Gaomon se contuvo de ir él mismo. Por un momento temió que aquel tamer hubiera atacado a Floramon con su digimon así que le dijo muy seriamente-Si necesitas ayuda porque estén atacando a un digimon, ¡dímelo! No intentes ocuparte sola de algo peligroso.

Luna asintió. Cuando llegó a su habitación la escena era caótica. Floramon estaba escondida en un rincón de la habitación, puesto que el compañero de Zereck había lanzado una bola de fuego que el propio tamer había parado con su cuerpo. Luna emitió un grito.

-¡Zereck!¡Floramon!¿¡Estáis bien!?
-en ese momento el digimon de Zereck fue lanzado contra la pared, haciendo que la estantería con los libros se tambalease. Por suerte, no le cayó encima al pobre digimon, que se levantó como un huracán y lanzó otra bola de fuego que el MagnaGarurumon absorbió sin problemas. Y estaba a punto de pasar lo que más se temía; el MagnaGarurumon apuntaba con las armas al compañero de Zereck.

"Si dispara, estamos perdidos"
pensó. Se acordó de las palabras del sin techo, y se planteó pedirle ayuda pero las piernas le temblaban y apenas se podía mover. El cansancio pudo de nuevo con él, y Zereck tuvo que recostarlo. Luna sintió tanto vértigo que salió fuera de casa, su corazón seguía a mil por hora. El sin techo le preguntó si las cosas estaban más calmadas y ella asintió, temblorosa y con un sudor nervioso en la frente.

Floramon seguía en el rincón, aunque se acercó lentamente hacia MagnaGarurumon mientras Zereck lo recostaba, pensando en que debía tener gran poder si era capaz de deshacer bolas de fuego. Aún seguía temblando del miedo que había pasado. El fuego era lo que más temía porque lo destruía absolutamente todo a su paso. Eso y por una mala experiencia. Floramon se presentó ante el compañero de Zereck, tras que éste le dijera que no siguiera atacándolo, algo asustada:

-Yo... soy Floramon. Siento mi reacción, pero el fuego me intranquiliza mucho. Encantada de conocerte
-le dijo con una reverencia. Zereck se marchó, parecía sospechar de la persona que se había alojado en el pasillo. Floramon sintió un repentino mareo, y se vio temblando como una hoja, así que sonrió al digimon y añadió-Dis...discúlpame. Necesito...unos momentos para serenarme. Cuida de él mientras tanto, por favor...

Floramon salió de la habitación sin dar ninguna explicación más, respirando fuertemente tratando de calmarse. Sentía que necesitaba aire, estaba muy asustada. Se acercó a la puerta para ver a aquella persona que Luna había comentado que no tenía hogar. Hacía muy poco Zereck había salido y pudo oír cómo le preguntaba al sin techo quién era o qué. Ella se quedó algo preocupada con esto, así que se quedó escuchando tras la puerta.

El sin techo se quedó unos instantes mirando a ambos. Gaomon ni siquiera se puso de pie, sabía que se darían cuenta de que era demasiado bajito, así que se limitó a decir:

-No sé de qué me hablas, niño
-siguió tomando el cuenco de cereales, tratando de mirar justo hacia delante. Los ojos dorados no eran usuales en los humanos-Sólo quiero dormir sin pasar frío hoy.

A Gaomon le pareció que había sonado muy convincente. Luna susurró a Zereck: "Según dijo, fue tamer...". Poco a poco vio que la puerta se entreabría tras Luna, muy poquito, y vio unos ojos aguamarina que le resultaban muy familiares. Intentó ocultar su nerviosismo y ajustarse más el sombrero y la bufanda, Floramon tenía una intuición muy fina. Pero bastó un segundo para que la digimon pusiera expresión de reconocimiento y abriera la puerta del todo.

-¿Señor?¿Acaso no hemos tenido el gusto de conoceros anteriormente?
-Floramon se acercó a él, con una sonrisa amable y tendiéndole la mano. Luna juraría que oía palpitar el corazón aceleradamente del “desconocido”.

Gaomon decidió marcharse. Tuve que controlarse para no jadear un poco al verla, y sintió que cuando le habló su corazón recibía tan ansiosamente aquellas palabras envueltas de dulzura como cuando bebía agua tras un largo tiempo de sed. Salió corriendo como un cohete escaleras abajo, sujetándose el gorro y la bufanda fuertemente.

-¡Floramon!¡No debes mostrarte ante otros humanos!
-la regañó Luna. Se cruzó de brazos, mirando cómo corría-Pobre, sí que le has dado un susto.

-Le conozco. Él es uno de nuestros aliados, pero no me ha dejado discernir quién es. Apenas he podido mirarle un segundo...
-dijo Floramon que tras mirar el suelo y quedar en silencio un instante, hizo algo que Luna jamás se habría esperado; salir corriendo tras él. Mientras corría escaleras abajo, viendo cómo estaba a pocos metros, Floramon dijo con tono de ruego-¡Por favor, espere!¡Yo sé que nos conocemos, no debe esquivarme!

Gaomon siguió corriendo escaleras abajo, sin creer lo que oía. ¿Floramon, corriendo tras él? Pero se dijo que no debía ilusionarse, ni siquiera ella sabía que era él. Salió del portal, y al mirar al lado, decidió saltar por el muro del parking al edificio contiguo. Así Floramon no podría seguirle. Ella corrió bajo la lluvia que seguía siendo torrencial, pero se tropezó y cayó hacia delante justo cuando Gaomon estaba a punto de saltar la valla. Dudó unos instantes, y finalmente se acercó a Floramon con un largo suspiro; no se sentía capaz de dejarla tirada así bajo la lluvia. Le tendió la mano para que se pusiera de pie, y ella con ver el brillo especial de aquellos ojos dorados pronunció un nombre:

-¿Gaomon?
-su rostro se iluminó con una amplia sonrisa-Me alegra en sobremanera saber que eres tú.

Eso le arrancó a Gaomon un sonrojo importante mientras musitaba que no era para tanto como para que sonriera así. Pero se la veía tan feliz que a Gaomon le arrancó también una sonrisa. Aunque no sólo parecía feliz de verle, sino que además a eso se le sumaban otras cosas. La digimon había cerrado los ojos, dejando que la lluvia le cayera sobre el rostro, y es que Floramon se sentía renovada y alegre al respirar aire puro. Incluso si le hubieran ofrecido un paraguas no lo habría aceptado; las gotas eran frescas y simplemente se sentía en una nube de felicidad, tanto que le arrancó una risita sincera más parecida a la de una niña disfrutando de correr bajo el sol que la de la mujer adulta que solía ser. “Pobrecita...” pensó Gaomon Ella apenas puede disfrutar del aire libre si no es en su terraza, así que no me extraña que se sienta tan bien disfrutando de algo tan... corriente, por así decirlo, como puede ser la lluvia...aunque no pienso que sea para nada simple, disfrutar de regalos que pasan desapercibidos como los amaneceres, los atardeceres y la brisa...”

-...demuestra que tienes una gran sensibilidad
-acabó completando en un susurro. Ella le había dicho algo parecido cuando le habló de cómo el cielo se coloreaba en el desierto.

-¿Sí?
-preguntó ella con gesto apacible.

-Nada. Sólo no es para emocionarse tanto que esté aquí. No debería estarlo, de hecho, es peligroso
-se explicó, mientras se quitaba el gorro y la bufanda y sonreía. Aún llevaba la chaqueta, pero estaba bastante calentito con ella así que no se la quitó.

-Es que justamente temía por tu bienestar debido a las inclemencias del tiempo...
-comenzó a decir ella tomándolo de los guantes. Una voz robótica los interrumpió.

-Entrégalo. Sabemos que lo tienes
-Floramon miró la muñeca derecha de Gaomon, probablemente lo tenía bajo el guante escondido. Ése dispositivo. Al parecer podía otorgar poder a un digimon, pero era algo malo y antinatural, o al menos así lo sentía Floramon y por eso producía tanta desgracia a su portador.

“Sería tan fácil entregarlo... pero Gaomon es tan bueno que él prefiere quedárselo para ahorrar el sufrimiento a otro digimon. Yo sabía que no me equivocaba; su corazón rebosa amabilidad. Puede que haya recibido reveses y cometidos errores, pero él es bueno”
pensó, al ver cómo el guardomon repetía de nuevo la orden.

-No
-fue lo que dijo él, poniéndose en guardia y gruñendo como un perro a punto de atacar. Floramon captó que le susurró muy bajito-Me encargaré. Huye. En cuanto se aparten de la puerta, huye. Maldita sea...justo... lo que me temí...

-ALERTA. IGNORA NUESTRAS ADVERTENCIAS. PASANDO A PROTOCOLO DE ADVERTENCIA SEVERA
-de los ojos del guardomon salió una especie de luz roja, que se concentró en un fino haz de luz roja que comenzó a pasar por el suelo, destruyéndolo. Gaomon empujó a Floramon hacia atrás, al verla observar confundida aquello-SI VUELVE A NEGARSE, EL LÁSER PASARÁ POR SU CUERPO Y TENDRÁ EFECTOS PARECIDOS A LOS DEL SUELO DADO LAS FORMAS EN LA QUE ESTÁIS.

-Por favor, no...no hagáis caso a quien os mandó esto. Ése aparato que queréis recuperar hace daño a los digimon...
-pidió Floramon.

-SE ESTÁ NEGANDO.


-Cabeza de hojalata, está intentando hacerte entender que esto no merece la pena
-fue lo que dijo Gaomon. Por un instante el Guardromon se quedó con una mirada confusa.

-ENTIENDO. ES UN NIVEL MÁS BAJO DE NEGACIÓN. MUY BIEN.


Los searchmon hicieron que sus patas entrechocaran entre sí. Gaomon no oyó nada, pero al ver a Floramon arrodillada y tapándose los oídos supo que algo ocurría. Eran ondas de sonido, ajustada a la frecuencia, que para Gaomon eran inofensivas pero que dañaban a Floramon por el gran chirrido.  

-¡Parad!
-Gaomon tapó con sus manos los oídos de Floramon, seguía de rodillas.

-¿TE VAS A NEGAR?


-¡Ya he dicho que no!
-la levantó, dejando que se apoyara en él-¡No os lo daré!No dejaré que nadie se aproveche de mi dolor...¡ni que se lo hagan cargar a nadie más!

Gaomon se preparó para dar un salto y usar un coche como protección al ver que los kokuwamon reunían electricidad en sus antenas superiores y la lanzaban, y aunque arrastró consigo a Floramon ella se deshizo de su abrazo y dejó que los rayos la impactasen. Emitió un grito.

“Muchos...digimon... lograban llegar a la capacidad de la evolución mediante el dolor físico. Si pudiera evolucionar como aquella vez...podría proteger a Gaomon...”
pensó, sin poder evitar emitir un chillido de dolor. Sintió quemaduras brotar en su cuerpo, puesto que ella estaba llena de agua de lluvia y esto incrementaba la efectividad de la electricidad. Sin embargo, con un esfuerzo pero consiguió permanecer de pie.

-¡Floramon!

-Si nos cubrimos con el automóvil... podría explotar y provocar unos efectos parecidos a esos horribles noticieros cuando hablan sobre bombas
-dijo Floramon, jadeando.

-ATACAD-
Gaomon se preparó para sacar a Floramon de ahí, pero vio que los kokuwamon y los searchmon pasaban de largo de Floramon e iban directamente a buscarle, los primeros con sus metálicos salientes rezumando chispas y los otros preparando sus boquitas de hierro; Gaomon se deslizó ágilmente bajo el coche, y acabó junto a Floramon. “¿Es que... tienen órdenes de no matarla expresamente a ella?”. Se temía que así fuera, y que no se tratase de que simplemente la habían subestimado. Floramon por su parte, lanzaba chorros de polen hacia el guardomon.

-Son máquinas, no funcionará. Te abriré paso
-le dijo. Ella le aferró de la mano fuertemente-¿Qué...?

-¡Dirás que como no quieren atacarme te deje! ¡Probablemente me empujarás para que lo haga!
-Gaomon se sorprendió al ver cómo había adivinado qué planeaba hacer. Floramon parecía bastante alterada por no ser capaz de digievolucionar-¡Pero me quedaré a tu lado, no importa cuánto empeore la situación!

No tuvieron tiempo de hablar más, porque un rayo les cayó casi a los pies... con aquella lluvia y el ambiente húmedo, los rayos eran más efectivos. Gaomon, al ver que tenía a un kokawamon cerca, dio un gancho alto que dejó al digimon noqueado en el suelo, echando chispitas y atrapado en un charco de agua. Floramon, tras susurrar un leve “lo siento”, alargó los estambres para tomar al otro y tirarlo al suelo, con la suerte de que al estar húmedo acabó electrocutándose. Pero al tomarlo de las zonas por donde conducía la electricidad, ella emitió un gritito al sentir un fuerte calambre y tuvo que soltarle, por lo que sólo lo atontó unos instantes. Las ondas de frecuencia esta vez sí las escuchó Gaomon, que cerró los ojos, dolorido por el chirrido pero que aguantó y corrió junto con Floramon.

-Es...importante para mí...
-fue lo que oyó Floramon mientras corría. Sintió una gota muy diferente a las de lluvias caerle en las mejillas.

-¿Gaomon?

-Que estés aquí... es muy importante para mí...


Vio que Gaomon giraba un poco la cabeza, y tras poner gesto de sorpresa, dio un ágil salto hacia arriba arrastrando a Floramon consigo, mientras aguantaba los continuos chirridos de los searchmon. El mundo se quedó silencioso por unos instantes y sintió que de sus orejas brotaba un hilito de sangre, pero aún así, saltó, observando cómo los misiles que guardomon había sacado de la abertura en sus muñecas impactasen en el suelo. Los searchmon aprovecharon para lanzarse hacia ellos en mitad del salto, pero Gaomon se quitó con una mano la chaqueta que le había servido de camuflaje y la lanzó sobre los digimon, que se quedaron enredados en ella y cayeron al suelo. Esta vez el guardomon volvió a lanzar más misiles que se dirigían hacia ellos, y Gaomon no encontró más salida que usar un contenedor de basura, que se encontraba pegado a la fachada del edificio, como escudo. Los searchmon ya consiguieron salir de la tela del abrigo y zumbaban hacia ellos, con las fauces abiertas.

-¡Floramon, detrás del contenedor, en ése hueco!¡Rápido!
-le instó Gaomon. Ambos se refugiaron a tiempo, y sólo pudieron tomarse unos instantes para jadear del esfuerzo mientras las gotas de lluvia goteaban del pelaje de él y los pétalos de ella.

-Siento no haber sido capaz de evolucionar
-acabó por decir ella débilmente entre resuellos. Gaomon comprendió entonces porqué se había dejado electrocutar antes.

-¿¡Dejaste que te hirieran para forzarte a ti misma a evolucionar!?¡Para empezar, necesitas a Luna, y para terminar, eso puede hacerte tomar una forma que no puedes controlar!
-la riñó él, agarrándola de los hombros. No podía dejar de jadear ni siquiera diciendo esto. Luego, arqueó las cejas con gesto culpable... si había cometido esa imprudencia era por su culpa-Floramon...con todo lo que has hecho es más que sufi...

Oyeron unos pasos pesados. Entonces sintieron que el contenedor se movía. Los hacía pegarse a la pared, cada vez con menos espacio. Al otro lado, el guardromon empujaba el contenedor.



-¿Pre...pretenden aplastarnos?




-¡Maldita sea!
-sabía para qué hacían eso. Esperaban que Floramon y él salieran por lugares distintos, o que ella saliera sola para poder emboscarla. Gaomon puso las palmas de las manos en el contenedor y se puso a hacer resistencia con ellas empujando hacia el lado contrario. Floramon intentó ayudarle, pero sus brazos eran débiles y temblaban mucho-¡Te sacaré de aquí, Floramon, no importa qué!

Si no tenían salida por arriba porque los kuwagamon estaban vigilando, sólo se le ocurría la posibilidad de atravesar el contenedor. Pero era de metal... si conseguía abrir un agujero, no sería con las piernas, su fuerza residía en sus puños. Las utilizó para intentar frenar el inexorable avance del contenedor hacia la pared y comenzó a darle puñetazos al contenedor. Sintió que su ánimo se evaporaba al sentir que las piernas le fallaron y apenas había hecho una abolladura.

-¡Nghhn!-pudo poner los brazos a tiempo cuando le fallaron las piernas. Pero ya no tenía espacio para extenderlos siquiera. Floramon se colocó pegada contra la pared cuando sus brazos cedieron. Gaomon sabía que era lo que querían, que les seguirían el plan, pero, ¿qué quedaba? Era eso, o que Floramon fuera aplastada con él-¡Floramon, tienes que deslizarte fuera de aquí!¡Estás a tiempo de hacerlo!¡Sé que los otros bichos están vigilando y que es lo que quieren, pero me niego a que mueras aplastada!Yo no aguantaré mucho haciendo fuerza contra ése cúmulo de hierros mecanizado....

-¿Y tú?-al ver que se quedaba en silencio y miraba hacia abajo Floramon dedujo la respuesta, por lo que su rostro se llenó de angustia-No... ¡No, no,no!¡Eso no!¡Gaomon, no! Yo...

Floramon le escondió la mirada y se llevó una mano al pecho. Tras unos instantes, dijo, repuesta de toda angustia y con mirada afable.

-No quiero dejarte solo. No ahora. Has estado suficiente tiempo haciendo las cosas por tu cuenta y completamente solo... ahora, somos un equipo...-Floramon intentó hacer fuerza también con los brazos de nuevo a pesar de que su fortaleza física era ridícula-en las buenas, y en las malas situaciones. No saldré de aquí y presenciaré cómo te aplastan, yo no quiero ver morir a nadie, y menos a ti. Si... si no tengo fuerza para evolucionar y proteger a mis seres queridos, entonces, me iré con ellos.

-¡Eso no tiene nada que ver!¡No me discutas en una situación así, Floramon!¿¡Crees que será bonito sentir cómo se quiebra todo tu cuerpo!?
-a Gaomon comenzaron a fallarle los brazos, y cada vez la abertura era más y más pequeña-Floramon, por favor... no puedo llevarme a nadie conmigo a la tumba. No debo hacerlo. Evolucionaré. Sé que podría costarme la vida, esa cosa me drena, pero si tengo que hacerlo para salvarte, lo haré.

Floramon negó con la cabeza, aferrándose a Gaomon al oír un crujido y al escucharle gritar un poco. Estaba segura de que si seguía haciendo fuerza, sus brazos no lo aguantarían, así que le tomó de las manos para que bajase los brazos.

-Que evoluciones no es una opción. No quiero verte agonizar dolorosamente, incluso si es para salvarme a mi, y además, sabes que podría ocurrir algo e inesperado que podría causar más muertes que las nuestras. No. No lo hagas. Será lo que tenga que ser, incluso si es el final para ambos...
-al ver que Gaomon tenía los ojos brillantes por las lágrimas, Floramon lo abrazó. Se estaba derrumbando mentalmente por momentos, y ella no quería verlo así. Gaomon dejó que la sensación de calor en su corazón emitida por Floramon lo arropara... por una vez, se sentía respaldado por alguien más que no era él-Tranquilo, yo sé que nadie quiere enfrentarse a ése trance sólo. Pero ya no estás solo. Estás conmigo-el hueco se hizo demasiado pequeño como para pasar por él. Ya no había salida. Gaomon miró hacia aquella rendija de luz que se apagaba, emitiendo un suspiro culpable y tragándose las lágrimas.

-¿Cómo puedes decir eso...? Debiste haberte ido, Floramon. ¡Tenías que haberte ido cuando podías!
-dijo él. Por primera vez en mucho tiempo, tenía miedo, así que se encontró estrechando con fuerza la mano de Floramon y mirando cara a cara a aquella mole metálica que les venía encima-No, para empezar no debí venir. Falté a mi deber... sabía que os podía meter en problemas, y aún así, vine. Lo siento. Lo siento tanto...

-Yo me alegro de que hayas vuelto a casa
-fue lo que respondió tranquilamente Floramon con una sonrisa agradable. Gaomon se la devolvió como pudo.

Entonces en el brazo derecho de Floramon se formó un filo violeta, que flotaba sobre su antebrazo a modo de espada. Ambos se miraron, ¿acaso era un milagro? Floramon exclamó muy alegre que sólo podía ser Luna prestándoles socorro. Gaomon sonrió enternecido al ver que Floramon no estaba sola. "Pensé que nadie cuidaría de mí. Pero Floramon no me ha dejado solo. Y Luna ha venido a ayudarnos cuando más lo necesitábamos...yo estoy encantado de que ellas confíen en mi... pero quizás... yo quiero pensar que cuando algo me pase, ellas vendrán." fue el pensamiento que le vino a su agitada mente.

-¡Vamos, Floramon, sólo tienes que cortar la zona que ya está abollada!
-la animó, al ver que Floramon no salía de su asombro al observar aquello.

Floramon asintió e hizo un corte diagonal que quebró parte el contenedor. Gaomon se encargo de doblar el hierro que Floramon había cercenado utilizando sus puños hasta que tuviera una anchura razonable para meterse dentro. Se alegraba de que no fuera el que había rebuscado para sacar su disfraz y que éste estuviera vacío, así que se metieron dentro del contenedor y vieron cómo enseguida la pared se comió el poco espacio que quedaba libre.

Floramon temblaba un poco. Gaomon sonrió un poco, sabía que le asustaba pensar en utilizar cualquier arma porque le horrorizaba herir a alguien.

-Tranquila-
le dijo con tono suave-Nos has salvado la vida. No debes asustarte. Ahora sólo tenemos que repetir el proceso para salir de aquí... con suerte una amenaza podría servir para asustarles...

Al ver que Floramon le miraba preocupada, él añadió:

-De no ser así, nos veremos obligados a herirlos.


Ella asintió, y volvió a realizar un corte en el contenedor. El guardromon se apartó al ver cómo una espada estaba a punto de cortarle por la mitad a él también, y así, Gaomon y Floramon volvían a estar fuera del contenedor. El guadromon y los searchmon se quedaron muy sorprendidos de verlos, además de vivos, armados. Ambos buscaron a Luna con la mirada y vieron cómo unos sujetos trajeados la cogían y le daban un puñetazo.

-¡Oh, Dios mío, Luna!
-exclamó Floramon con las manos en los labios al ver sus gafas caer y notar que también le brotaba sangre de la boca.

-¡DEJADLA EN PAZ!
-Gaomon corrió hacia ella, pero la gran mole que era el guardromon se interpuso, atacándole con el láser en un brazo y arrancándole un quejido-¡Apártate!

Pero el guardromon no parecía querer hacerlo. Gaomon comenzó a atacarlo con los puños, enzarzándose en un intercambio de golpes con él. Floramon se dispuso a correr hacia Luna, pero un sonido le taladró los oídos y la hizo postrarse de nuevo de rodillas mientras chillaba. Los searchmon frotaban sus patas, sin dejar que Floramon pudiera levantarse para defender a Luna de un hombre de blanco.

-¡LUNA!-
Gaomon intentaba por todos los medios atajar la lucha, pero el guardromon, aunque no pelease cuerpo a cuerpo demasiado bien, se había propuesto entretenerlo-¡LUNA!

***

Luna bajó corriendo las escaleras ; mientras bajaba se alertó al escuchar miniexplosiones, como si fueran petardos. ¿Quién era ése ser? ¿Acaso quería algo de ellas y esperaba el momento oportuno para atacar?. Trastabilló varias veces pero llegó sin caerse hasta la zona del parking. Al ver pequeños cráteres en el suelo, y ver un gran digimon con aspecto de tanque empezó a atar cabos.Un enjambre de digimons insectos se arremolinaban alrededor del contenedor, y el digimon tanque comenzó a acercarse hacia el contenedor, pero por más que miraba no veía a Floramon por ninguna parte. La lluvia dejando los critales de sus gafas perlados no le ayudaban demasiado a vislumbrar bien la escena, aunque vio algo que identificó como el abrigo del sin techo. Luna sacó el digivice para saber de aquellos digimon que habían aparecido repentinamente, no los había visto nunca:

Guardromon:

La única parte remotamente orgánica son los ojos, que asoman por una ranura parecida a la de un búnker. Sus potentes brazos y piernas están conectados por tubos mecánicos al tronco.n su espalda posee unos cohetes propulsores con los que es capaz de volar.

Kokuwamon:


Debido a que descarga 100 MV de electricidad a partir de la cabeza y los brazos en forma de táser para defenderse, puede resultar peligroso. Utiliza la electricidad como fuente de nutrientes, y se carga de energía eléctrica utilizando sus dos piernas intermedias en forma de enchufe.

Searchmon:


Es un digimon escarabajo que es capaz de controlar ondas de frecuencia cuando hace fricción con sus patas.

Luna vio que los dos searchmon acompañados junto a un kokuwamon eran los que se asomaban sobre el contenedor. Otro de ellos estaba tirado en el suelo echando chispatas en un charco...parecía estar tan nervioso que no paraba de descargar energía que se incrementaba con el agua, y como un acto reflejo ante el calambrazo lanzaba más. “A éste paso se va a freír él solo” pensó Luna, acercándose al digimon. Lo primero que pensó era que el sin techo era alguno de aquellos digimon, un humano con un digi-spirit, aunque no sabía qué intenciones podía tener. Cogió la chaqueta del sin techo para evitar tocarlo directamente, y la tiró sobre él, dejando un extremo en sus manos e intentando sacarlo del charco moviendo la chaqueta como si fuera una manta mientras el digimon ponía de su parte evitando producir más descargas y rodando en la misma dirección que tiraba Luna. Finalmente lo consiguió y aunque sentía calambres fuertes y tenía un par de quemaduras en las manos, al menos no se había quedado “pegada” o lo que es lo mismo, no había sufrido una muy fuerte electrocución. Sin embargo estaba muy preocupada. No veía a Floramon por ninguna parte, y parecía haber signos de lucha, al juzgar por cómo habían dejado al kokuwamon.  “¿Dónde está Floramon?” se preguntó  muy preocupada “¿Habrá sido esa... persona o cosa la responsable de que estos digimon estén aquí? Y lo más importante, ¿es una embosacada para Floramon? Pero no la veo por ninguna parte...”



-¿Qué ha pasado? ¿Has visto a una Floramon por aquí?
-el digimon aletéo, muy asustado y con pérdidas de equilibro, sin duda estaba herido. Señaló el contenedor añadiendo un “detrás”.



-Ella y el lobo azulado están ahí
-dijo, señalando el contenedor. Luna vio cómo el guardromon estaba empujando el contenedor contra la fachada.



-¡La aplastará!
-quiso vociferar Luna, temblando. Pero estaba bloqueada, no sabía qué hacer así que ni siquiera pudo decirlo en alto. Ni siquiera se preguntó por el lobo azulado. Los otros digimon vigilaban la salida, para apresarla si lo hacía-¿Qué hago, qué hago, qué hago...?

Luna cogió una carta azulada, para intentar hacerla evolucionar a Sunflowmon. Supuso que sería menos difícil que intentarlo con la carta roja para pasar a Angewomon. Pero por mucho que pasaba la carta, ni Floramon ni ellas estaban preparadas para una digievolución, así que el D-Arc no hizo nada. Su pantalla seguía gris opaco.



-¡No puedo hacerla digievolucionar!
-musitó muerta de miedo. Trató de respirar profundamente, mientras cerraba los ojos-Incluso si no puede evolucionar, hay otras maneras de escapar de eso. Tengo que... tranquilizarme. Si estoy asustada, lo empeoraré. Tengo que elegir una carta, ya.



Luna vio una carta cuas propiedades era equipar a Floramon con una espada sagrada llamada Excalibur. “¡Le daré armamento para que pueda salir y defenderse!” pensó, tomando la carta y pasándola por el D-Arc.



-¡Carta leída!
-esta vez, si sintió el chisporreo de D-Arc, materializando los datos de la carta. Luna sonrió, no lo podía creer, por un momento había pensado que tampoco funcionaría-¡Excalibur!



“Con esto debería...”
su pensamiento fue cortado cuando oyó al digimon que había salvado gritar y ver que se daba a la fuga. Dos hombres con pintas de matones se acercaron a Luna, y vio a alguien con un paraguas bajo la lluvia. Vestía completamente de blanco, incluso el pelo, y llevaba gafas. Luna ni tuvo tiempo de alarmarse porque aquellos humanos habían visto la escena porque en cuanto se acercaron lo primero que hicieron fue darle un puñetazo en el estómago que la dejó de rodillas en el suelo, con las gafas a varios metros y escupiendo sangre. Se había quedado sin aliento sin gritar del puñetazo. Igual de rápido la agarraron de los brazos, la levantaron y le taparon la boca con la mano. Le llevó otro puñetazo y empezó a llorar de cómo le dolía aquel “repaso” que le estaban dando aquellos matones. Mientras tanto, el hombre de blanco, que para ella sin gafas apenas era un borrón fastasmagórico y amenazante, se acercaba.



-Vamos, este trabajo tiene que ser rápido, limpio y discreto
-Luna se asustó al oír eso y empezó a patalear, tanto que oyó cómo las costuras de la falda del uniforme se quejaban emitiendo una especie de rasgido. Sus pensamientos iban tan rápido como todas aquellas acciones que habían sucedido en escasos segundos. “Me van a matar... me van a matar a golpes... y no sé siquiera quiénes son...tengo que gritar, no me importa que vean a los digimon, pero alguien tiene que saber que me van a... no sé qué me van a hacer, pero no quiero comprobarlo...que alguien me ayude, por favor, que alguien me ayude...papá... mamá, donde quieras que estés y quien quiera que seas...Floramon...Gaomon...cualquiera de mis amigos o conocidos... alguien...¡quien sea!...por favor... no quiero que me hagan nada malo...tengo miedo...”



Mordió la mano que le tapaba la boca entre lágrimas. Incluso creyó oír que la llamaban desesperadamente, pero le dolían las manos muchísimos, también el estómago y no veía absolutamente nada así que no sabía si era su imaginació o no. No sabía qué más hacer para resistirse. Consiguió emitir un grito corto que en seguida otra mano tapó.



-Hacedla callar. A este paso alertaremos a todo el edificio
-oyó decir al de blanco, que había tirado el paraguas al suelo, mientras sacaba un trapo y un bote que al destaparse olía realmente fuerte. Mojó el trapo, y tras acercarse a Luna se lo puso en los labios. Luna se quedó inconsciente al instante por el efecto del cloroformo. Su mano se abrió y tanto el D-Arc como las cartas cayeron al suelo antes de hacerlo ella con un golpe pesado.



-Viene alguien. Traédmela al nido, tanto a la chica como a la digimon, sanas y salvas. A él, si hace falta, habrá que matarlo, pero procurad por vuestro bien que los digimon le traigan vivo
-a pesar de que “nadie” escuchaba, el de blanco habló en clave para no cometer ningún tipo de error y caminó con el paraguas de nuevo en la mano y se perdió en la lluvia.


Última edición por YatterwaAgain el Lun Mar 03, 2014 3:59 pm, editado 1 vez

______________________
* * *
La verdad nos hará libres,
una mentira cruel,
no dejan de caer lágrimas,
ah, mi pequeña Remiel.
* * *
Fuiste importante, mi flor,
los recuerdos se marchitan,
¿o prefieres olvidar?
reina sin castillo, niña
¿a qué juegas? ¿a quién añoras?
* * *
Los débiles perecen,
es una triste realidad,
oblitera este cáncer.
* * *
-Muchas gracias, 6.

Through many dangers, toils and snares, i have already come...//´Tis grace that brought me safe thus far, and grace will lead me home.


avatar
Luna Kobayashi
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 407
Ficha : Luna
Nivel On Rol : Rookie
Nivel On Rol de los Digi Aliados :
Leonardo

Champion


Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Luna Naitoenjeru
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule

Flora
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule

Rango y Unidad Digi Aliado : Leonardo
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El robo del corazon, problemas de damas y caballeros [Priv: YatterwaAgain]

Mensaje por Freddy el Lun Dic 30, 2013 8:10 pm

Todo lo que ocurrió paso demasiado rápido, primero el sin hogar se fue diciéndome que no sabía de que hablaba… tsk… ni Chaos se tragaría eso, estoy seguro que ese sin techo es o un digimon o un humano con digispirit, no se inquieto al ver entrar a Chaos de la nada y dispararle bolas de fuego, tampoco se inquieto al ver a Floramon o a MagnaGarurumon… si… tiene que ser un digimon, pero debe ser un digimon que Luna y Floramon conocen por que al momento en que Floramon le dirigió la palabra, nuestro invitado sin hogar se fue corriendo rápidamente. Yo no entendí absolutamente nada, solo decidí dejar a Luna, Floramon y el extraño sin hogar con sus asuntos… esto parece algo de lo que solo ellos pueden arreglarlo, por lo que cuando Luna se fue corriendo tras Floramon y el sin techo, yo me quede vigilando a Chaos y a MagnaGarurumon para que no se mataran ni destruyeran la casa de Luna mientras ella no estaba.
Luego de un rato, MagnaGarurumon estaba despierto de nuevo, pero más tranquilo, aunque aun tenía su lanza misiles preparado para disparar en cualquier momento, mientras que Chaos estaba listo para saltarle encima, y yo, como todo intermediario, no podía hacer nada más que observar cómo se observaban fijamente el uno al otro con una gran rabia incontrolable… pero, no se… quería hacer algo más que estar sin hacer nada, y fue entonces cuando escuche explosiones, por lo que tome las armas que tenia para defender la casa, y apenas salí, pude ver como unos tipos golpeaban a Luna en el estomago, lo que no solo me hiso crear mi aura de sangre, si no que literalmente salte desde el balcón y cuando estuve cerca del suelo, use el bastón retráctil para usar otro balcón como freno, y así poder aterrizar sobre un tipo y darle unos cuantos puñetazos en la cara.

¡DEJEN A LUNA BASTARDOS MALNACIDOS! ¡DEJENLA EN PAZ! –le proporcione a uno un puñetazo lo suficiente como para dislocarle la mandíbula y lanzarlo contra la pared del edificio que debía estar a unos 10 metros desde donde estaba- ¡No perdonare a quien ataque a una dama! ¡Y menos si esa dama es mi amiga! –Saque la “escoba”, que rápidamente perdió el cepillo para mostrar leves descargas eléctricas- ¡SUELTENLA! –golpee a otro sujeto en el cuello y con solo presionar un botón le di la descarga eléctrica de su vida- ¡Chaos! ¡Ayuda a Floramon! ¡Y luego trae tu trasero aquí y ayúdame! –continúe golpeando a todos los que se me subían enzima como podía, aunque teniendo 10 años de entrenamiento en 7 diferentes tipos de artes marciales, estaré cubierto- ¡FIST BLOOD DRAGON OF THE KNIGHT! –Envolví mi puño con toda mi aura de sangre y le di otro gran puñetazo a un sujeto que trato de sujetarme- se han metido con el caballero equivocado… malditos bastardos…
¡AAAAAHHHHH! ¡ROCK CRUSHER! –Pude ver como Chaos saltaba sobre un Guardromon mientras le proporcionaba un poderoso golpe en la cabeza para desorientarlo- ¡JAJAJA! ¡FLORAMON! ¡SI TE ASUSTA EL FUEGO! ¡YO SERE EL CABALLERO DE TUS PESADILLAS!
¡Ah! ¡Cambio de carta! –Saque dos cartas y las pase por mi lector de cartas- ¡AH! ¡THE KING’S SWORD! ¡BLUE CARD! ¡Acábalos Chaos! –me voltee y le di una patada a un tipo justo en sus partes nobles, jeje, hasta a mi me dolió- patético…
¡Ah! ¡BlackGuilmon Shinka…! –Chaos aumento completamente de tamaño mientras su cuerpo sufría una serie de cambios físicos, ya la par, fue tan grande que su tamaño lanzo a Guardromon y a los demás digimons que lo acompañaban fuera del edificio, incluso Chaos tuvo que salir y al aterrizar en el suelo, creo un gran temblor por su enorme tamaño- ¡BLACKGROWLMON! –Lanzo una llamarada al cielo y después sujeto dos espadas que aparecieron en sus manos- ¡AAAAHHHH! ¡CODIGO DE CABALLERO! ¡NUNCA ABANDONES A UNA DAMA EN PELIGRO! ¡Y NUNCA ABANDONES A TUS CAMARADAS!
¡Así se habla! –Me subí a la espalda de Chaos, e inmediatamente este golpeo el suelo con su cola mientras atacaba a los digimons con sus espadas- ¡No los destruyas! ¡Necesitamos saber para quienes trabajan! ¡Concéntrate en detener el auto! –Señale el vehículo al que habían subido a Luna- allí está el maldito que la quiere secuestrar… él es quien merece todos mis puñetazos de caballero…

Desde el punto de vista de MagnaGarurumon

No sé qué ah pasado mientras estaba inconsciente, pero esa Floramon me ah cuidado, lo sé, su voz me ah dicho cosas para que me recupere rápido, y eso es algo que debo agradecer… si tan solo tuviera algo que poder darle… pero… ¿Qué puede darle un lobo humanoide armado hasta los dientes a una flor posiblemente pacifista?... tsk… esperen… la humana… la cobarde de lentes… no puedo verla en todo este lio… ¿se la habrán llevado?... si… definitivamente se la llevaron, huelo sangre humana del género femenino, seguro le hicieron algo pero… ¿Qué puedo hacer?... seguramente esa humana cobarde es amiga de Floramon pero… ese BlackGrowlmon y el humano con armadura ya se están encargando de todo… pero… ¡¿Qué hago?! ¡¿Qué se supone que haga en un momento así?!
Esperen… claro… mis armas… tsk… suena loco y desesperado por que estoy loco y desesperado en estos momentos… tsk… bien… ¿Qué potencia y ángulo de disparo uso?... desde una simple terraza no puedo hacer mucho… aunque… volando… podría disparar un misil de forma perfecta pero… ese tipo… ese lanza rayos me daría con total seguridad… y sin mi armadura… no puedo hacer nada… ni modo… tendré que arriesgarme y disparar desde el balcón pero tiene que ser uno de más abajo si quiero tener un buen ángulo de disparo… tsk… bien… es hora de mover las patas y hacer algo para ayudar por una vez en mi inútil vida.

Tsk… hack… tengo que… apresurarme… -pise el borde del balcón y me deje caer hasta aterrizar de milagro junto a la Floramon y a lo que parecía un Gaomon- hack… tsk… demonios… -temblé levemente por el peso de mi cuerpo contra mis piernas en un solo impacto- dios… bien… tengo que apuntar y estar seguro… -estire mi brazo y prepare mi lanza misiles mientras respiraba profundamente, realmente tengo que quedarme centrado para esto- bien… ahora si…
¡¿Ah?! ¡¿Qué haces MagnaGarurumon?! ¡No puedes disparar un misil! ¡No tienes idea de la destrucción que podrías causar! –El BlackGrowlmon trato de interponerse en mi camino, pero para cuando llego a medio camino… ya había disparado- ¡Con el demonio! ¡Si Luna sobrevive te voy a matar perro sin adiestrar!
Hack… jeje… el ángulo de disparo indica que… podre derribar ese vehículo… hack… dios… -no de nuevo… ¡¿Por qué no puedo recargar energías de una vez?!- por el… colmo de los… ángeles… -caí al suelo inconsciente de nuevo-

Como odio esto… espero que el vehículo no avanzara mucho… con algo de suerte, se estrello… jeje… dios… y pensar que hace unos años… mate a muchos humanos.

Desde el punto de vista de Zenit

Oh… esto es muy… inesperado… ¿asique alguien más quiere algo de estas chicas?... tsk… eso arruinara completamente mis planes… je… pero bueno, tendré que corregir los errores yo mismo jeje… Draco B ya está preparando el terremoto y Draco A prepara las trampas… pero no debería estar todo listo hasta dentro de 48 horas… bueno… creo que si alguien quiere meterse a mi juego tendré que aceptarlo… pero si se meten… se meterán bajo mis reglas… y mis reglas no aceptan que se lleven a los demás jugadores. Luego de un momento, pude ver al cuarto jugador… jeje, me gusta su estilo de ropa, blanco… nada como la simplicidad para remarcar una mente compleja y sin duda brillante… jeje, será difícil ganarle en este juego.

Vaya, vaya… ¿con que metiéndose en mis juegos?... jeje… señor… usted no tiene idea de lo que ah hecho… meterse en el juego de un ladrón de almas… meterse en los planes de un asesino… pfs… jajaja… me da risa… -lo observe levemente mientras apretaba mis puños con cierta rabia- escúchame… si quieres jugar bien… pero respeta las reglas del juego… no me interesa que quieras hacer con Luna… pero no la tocaras hasta que termine esta partida… y si tratas de hacerle algo, yo mismo te disparare un relámpago al corazón para dejarte en un profundo coma…

Luego de decir eso, me acerque lentamente y saque el digivice y las cartas de Luna, je… es sorprendente lo que puedes hacer cuando sabes trucos de magia clásicos como el de desaparecer y reaparecer… jeje… bueno, como sea, una vez que obtuve los aparatos, me acerque a la chica de cabello oscuro que estaba semi inconsciente por culpa de los golpes de esos matones que la atraparon. Sentí algo de pena por ella, entonces me voltee para ver al sujeto de blanco mientras mis manos creaban y expulsaban pequeñas corrientes eléctricas.

Señor… hagamos un trato… usted deja en paz a esta chica por un tiempo… sigue las reglas del juego y evita caer en un coma por relámpago al corazón o… -levante levemente mi mascara mostrando mi ojo izquierdo, el cual estaba totalmente rojo y negro como el de un demonio- sentirá la rabia de un monstruo como yo… y morirá… ¿tenemos un trato?

Off: si algo te molesta avisame y lo cambiare de inmediato
avatar
Freddy
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 518
Cuentas : Scott Desaster (¡HERMANITO!)

Plasma Inazuma (¡ELEVEN!)

Ryu Paradox (¡JAJA! ¡PARADOJA!)
Ficha : Frederick ID
Relaciones : ¡Mis camaradas del terrorismo~!
Cronologia : Freddy's Chronicles:
NPCs : NPCs
Nivel On Rol : Ancient Spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Merry: Mega

Marlone: Ultimate
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El robo del corazon, problemas de damas y caballeros [Priv: YatterwaAgain]

Mensaje por Luna Kobayashi el Miér Feb 05, 2014 1:34 pm


El hombre de blanco ni siquiera giró el cuello para mirar al invitado que había aparecido en los asientos traseros del coche, donde habían metido a Luna. Los matones sí parecían intimidados y el chófer procuraba conducir ignorándolo, pero debía tener un aspecto bien extraño porque los matones estaban inquietos y no dejaban de parlotear. Él se llevó la mano al frente, harto de tanto ruidito.

-¿Juego? ¿Qué clase de juego?-hacían más preguntas por el estilo a medida que Zenit hablaba, pero lo que más les asustó fue el chisporreo de energía que creó entre sus manos y el cambio de color en sus ojos. Ya habían tenido bastante con la paliza que aquel niño les había dado como para tener que recibir más descargas y golpes. En cuanto el chico se había centrado en combatir a los digimon, dieron alcance al coche, completamente asustados y deseando dejar atrás al crío que les había dado una soberana paliza.

El hombre de blanco había escuchado todo lo que dijo Zenit, pero antes debía ocuparse de algo. Tan discreta y silenciosamente como hacía todo, sacó una pistola y les pegó un tiro a ambos matones, por lloricas. “Las armas del mundo humano son muy efectivas contra ellos” pensó, guardando la pistola y viendo cómo el cuerpo de ambos matones caía hacia delante. Luego, sin girarse ni inmutarse, le respondió a Zenit:

-No sé qué te traes entre manos. No sé si lo que pretendes es asustarme, pero yo no soy tan cobarde como ellos. No me impresionas, ni tampoco me asustas con tus amenazas, criatura. ¿Crees que me intimidas con esos poderes tuyos? No haré tratos contigo. Haz lo que quieras, pero en lo que respecta a mí, olvídate.

Le indicó al chófer que parase el coche, se levantó y se fue con paso tranquilo. Lo que no vio el chófer era el misil que se dirigía hacia el automóvil. Zenit fue más rápido, y enseguida había desaparecido del coche dejando a Luna a un lado de la calle junto a su dispositivo y cartas, a salvo del misil que redujo a amasijos el automóvil y mató al chófer al instante.

* * *
-¿Qué crees que haces?
-preguntó Gaomon desesperado al ver cómo magnagarurumon apuntaba con sus misiles. No sabía quién era ése digimon pero estaba seguro de que aquellas armas podían hacer trizas al automóvil y todo lo que estuviera dentro. Sin embargo, no le dio tiempo a nada más; el digimon disparó.

Al ver que había llegado la ayuda necesaria para derrotar a los otros digimon, él decidió salir corriendo hacia el coche. "Que no le haya pasado nada" se decía una y otra vez. Gaomon fue el primero en salir corriendo en la misma dirección que el misil para comprobar el estado de Luna. La vio en un rincón, en el suelo encharcado, completamente empapada porque las furiosas gotas de lluvia le caían encima, con sus cartas y dispositivo, ajena al fuego y a lo que había pasado con el automóvil y el chófer. Creyó ver tres cuerpos, pero no podía acercarse a comprobarlo.

-¿Luna?
-ella parecía sólo inconsciente, aunque poco a poco se movía. Floramon junto con Zereck llegaron también a comprobar cómo estaba y al ver el gesto de preocupación de Floramon, Gaomon añadió-Está bien e incluso se está despertando.

Floramon asintió, y miró con temor el fuego que se había apoderado del coche, y caminaba algo lejos de Chaos. De no ser porque la situación era crítica estaría en un rincón asustada por el pánico, pero no sabía cómo, su preocupación por Luna era mayor así que guardó la compostura. Esto no impedía que estuviera temblando bajo la lluvia, no de frío sino de miedo.

Enseguida comenzaron a oírse las sirenas de los bomberos acercándose, seguramente esa explosión había llamado la atención, por lo que Gaomon añadió:

-Vámonos de aquí.


* * *

Floramon suspiró. Tras recostar a al MagnaGarurumon y dejarles tanto a Zereck como a Chaos un par de toallas -puesto que la lluvia era torrencial y en los momentos que habían estado fuera, habían quedado empadados-, ella comenzó a preparar una infusión; estaba segura de que Luna despertaría con los nervios disparados por completo, así que necesitaba calmarla un poco.

-Realmente estás empapado
-le dijo a Gaomon el flequillo le caía sobre el ojo izquierdo, y el pelo de alrededor de su morro, normalmente vertical y puntiagudo, ahora trazaba un arco hacia abajo por el agua. Sonrió y le peinó el flequillo hacia atrás, sujetándoselo con la banda-Así, no estarás tan incómodo.

Gaomon sonrió un poco. Cuando Floramon se alejó de él, notó que caminaba con dificultad y que de vez en cuando hacía un gesto leve de dolor.

-Parece dolerte. Y parece que ya vas tolerando un poco más el fuego.


-Estará bien... y bueno, tuve mucho miedo al ver ése coche entre llamas, pero sé que no era el momento propicio para ceder. En realidad sólo quería abrazaros a ti o a Luna
-dijo ella cogiendo el taburete que utilizaba para ser capaz de llegar a la altura de la encimera de la cocina y subiéndose en él.

-Ya
-Gaomon se sentó en una silla, con la mirada pensativa y preocupada por lo de las heridas. Aún así, no pudo evitar desviar la mirada al oírla decir que quería abrazarles, pero se sintió aliviado de que no se hubiera percatado de los cuerpos carbonizados, porque entonces, todo intento de controlarse hubiera sido inútil.

Floramon utilizó sus estambres para abrir la alacena y tomar una botella de agua. Gaomon se llevó una mano a la frente con gesto culpable, algo que Floramon pudo ver.

-No deberías culparte, Gaomon. No es culpa tuya
-intentó tranquilizarlo. Puso la tetera sobre el fuego, esperando a que el agua se hirviera,  y mirando a Gaomon, que seguía con la mano en la frente y la mirada hacia abajo.

-Nunca pensé que ése monstruo llegaría tan lejos...no contra ella...
-susurró Gaomon con la voz tirante, como si se estuviera conteniendo-Ha sido capaz el muy miserable de mandar a que le dieran una golpiza y a saber qué más si hubieran podido. Mi pobre Luna...debe haber pasado tanto miedo...y yo ni siquiera estuve ahí.

-Estoy segura de que Luna se alegrará de verte, independientemente de lo que ha ocurrido. Yo... también me alegro de que estés aquí...incluso si dices que puedes cuidarte sólo, realmente me gustaría que... no importa
-Gaomon encarnó una ceja, Floramon no solía dudar cuando hablaba de cosas serias-En realidad, es que no quiero que estés solo, es sólo eso. Yo teniendo a Luna me siento algo sola a veces... pero tú, debes sentirte aún más solo. Sé que es un sentimiento poco agradable. No pertenecer a ningún lugar, estar en tierra de nadie... - Floramon negó con la cabeza, más para sí misma que para Gaomon, estaba hablando de más.  

-Siempre he estado solo. Es cierto que me siento mejor estando a tu lado, pero, tampoco me siento tan mal cuando estoy solo porque en cierta medida estoy acostumbrado
-Gaomon sonrió, se sentía afortunado de que Floramon le hubiera escogido a él para compartir inquietudes. Probablemente, no lo hacía con nadie, ni siquiera con Luna para no preocuparla. "Pero, Floramon no es perfecta. Ella no es perfecta, y por eso tiene inquietudes como cualquier otra persona. Estoy seguro de que muchos no llegan a esta conclusión y que por eso está tan sola."

Gaomon iba a decir algo pero Floramon le interrumpió con un "está bien, sólo era una tontería". Luego, preguntó:

-De todas maneras, ¿porqué te extraña que alguien de tal crueldad use el método de tomar rehenes? Tactimon ya lo hizo en aquella ocasión
-muy aguda estuvo ahí Floramon, por lo que Gaomon la miró, temiéndose descubierto. No quería contarlo. A Luna le podría dar algo, literalmente. Recordaba aquella ocasión, y de hecho, Floramon tenía los pétalos algo más cortos que de costumbre.

-No es lo mismo
-acabó por responder rápidamente.

-¿Porqué?
-preguntó ella, de nuevo, ladeando la cabeza un poco, como cuando se sentía confusa.

La tetera comenzó a echar vapor y a emitir un pequeño pitido. Gaomon se dijo que acababa de tener suerte, pero estaba seguro de que Floramon no era tan distraída como para no pensar en ello y atar cabos. Pero sí lo suficientemente amable para no decir nada al ver que a Gaomon le incomodaba el tema. Aún así, el dijo:

-El té ya está listo.

Floramon cogió una bandeja sobre la que puso varias tazas y en las que fue sirviendo té. Seis, en total. Gaomon se ofreció a llevarlas, no quería correr el riesgo de que se cayeran sobre ella y se quemase. Después de todo aquello, lo que menos quería es que Floramon corriera más peligros. Cuando entraron a la habitación de Luna, ella tenía los ojos abiertos, aunque seguía con expresión algo desorientada y tenía el pelo completamente empapado.

-Ya estás despierta
-dijo Gaomon, acercándose a ayudar a Luna a sentarse en su silla de escritorio. La digimon agradeció a Zereck que la hubiera dejado apoyarse sobre su hombro, y tomó el botiquin con el que había estado tratando al MagnaGarurumon.

-¿Gaomon...?¿Qué haces aquí...?¿Floramon?¿Estás bien?
-preguntó Luna, aún algo desubicada, pero con un tono de voz cansado y tirante por el miedo.

-Calla y toma un poco de ésto
-dijo Gaomon, tendiéndole una de las tazas de infusión de la bandeja-Te han golpeado mucho, y estás asustada, así que tienes que dejar de estar histérica.

-Te ayudará a calmar tus nervios, Luna
-Floramon comenzó a sacar algodones del botiquín, y a mojarlos en agua oxigenada.

-Muchas gracias, Flora. Bueno, a todos más bien, si no hubiérais aparecido quién sabe qué me hubiera pasado
-Luna abrazó a Flora, con toda la fuerza que tenía, que era la misma que un muñequito de papel pisoteado una y otra vez-Eso pretendía ser un abrazo fuerte por cuidarme. Pero...ellos me han dejado sin fuerza...

-Lo siento
-Gaomon tuvo que decirlo, era demasiado fuerte en su pecho.

-¿Qué?¿Por qué te disculpas?
-preguntó Luna.

-Me perseguían a mí. Si no fuera por mi... mi tonta idea de querer veros...pero ahora entiendo que es imposible. Esto es la prueba que necesitaba para saber que no puedo estar cerca vuestra, a mi pesar y que por lo tanto éste no puede ser mi hogar
-dijo con cierta melancolía. En las últimas palabras, Gaomon miró directamente a los ojos aguamarinas de Floramon-Mi... mi ansia... por poco nos mata a Floramon y a mi. Y a efectos prácticos, he sido yo quien te hizo todo eso.

-No seas exagerado. Pero es lo menos que debería preocuprte ahora mismo
-Luna se quedó mirando hacia abajo-Si llegan a cogerte te habrían hecho algo como esto, Gaomon. O peor. Si te atrapan...

-Tómate la infusión antes de que se te enfríe
-eso sonó bastante rudo, y parecía una orden. Gaomon lamentó haber sonado así. Luna asintió algo asustada por el tono de voz del digimon y se bebió de golpe un largo sorbo de humeante tila. Luna hizo un gesto de que se estaba quemando, y Gaomon exclamó-¡Pero sopla un poco, bruta!

Luna se golpeó un poco el pecho y jadeó.

-Es que como me dijiste que bebiera...


Gaomon suspiró de resignación, pero sonrió un poquito. Echaba aquello de menos. Hogar. Nunca lo había tenido, pero ahora que lo experimentaba, necestiaba más y más, aunque se hiciera débil. Porque cuanto más tiempo pasaba en aquel "hogar" más color tenía el mundo.

-Realmente, esta casa vuelve a estar llena de vida
-susurró Floramon con una cálida sonrisa mirando a Gaomon y Luna, llena de alegría. Miró hacia el MagnaGarurumon, al ver que estaba aunque débil, más o menos despierto-Esto...señor Magnagarurumon, ¿se encuentra mejor?Gracias por ayudar a Luna, a pesar de su falta de fuerzas por el accidente. ¿Requiere alguna cosa?

Floramon cogió una de las tazas de tila y se la dio a Magnagarurumon.

-Beba esto, por favor. Le ayudará a entrar en calor tras esa lluvia torrencial. Si no puede hacerlo por sí mismo, puedo darle de beber
-le dijo, sujetando la taza delicadamente-Zereck, Chaos, por favor, tomen su infusión. Si prefieren alguna otra cosa que les sea más al gusto...

Luna estaba sentada, ahora soplando la tila para no volver a quemarse, con Gaomon utilizando una de las toallas para secar el pelo de Luna, mientras que ella bebía el té mirando instintivamente hacia los lados, como si aquellos matones fueran a salir de las paredes.

-Por ejemplo, Gaomon, sé que tienes más preferencia hacia el café. ¿Te preparo un poco?Siento no haber preguntado antes a todos qué preferían, pero estaba asustada por el estado de Luna.

-Déjalo, está bien así
-respondió él. Al ver que Luna estaba con los ojos entrecerrados, mucho más relajada y tranquila, siguió moviendo la toalla para secarle el pelo con una sonrisa tímida pero sincera-¿Te sientes mejor?

Luna relajó los hombros. Se suponía que así mimaban los padres a sus hijas. Ella siempre había tenido envidia de ello, el único calor que conocía antes de que llegase Floramon era el calor de sus videojuegos y amigos imaginarios. De pequeña tenía mucha más imaginación, y era más alegre incluso si sus amigos no eran de verdad y sólo estaban en su cabeza.

“Pero de algún modo me siento bien con Gaomon”
pensó.

-¿Quiénes sois vosotros?
-preguntó Gaomon con cierta desconfianza, sobre todo hacia el magnagarurumon.

______________________
* * *
La verdad nos hará libres,
una mentira cruel,
no dejan de caer lágrimas,
ah, mi pequeña Remiel.
* * *
Fuiste importante, mi flor,
los recuerdos se marchitan,
¿o prefieres olvidar?
reina sin castillo, niña
¿a qué juegas? ¿a quién añoras?
* * *
Los débiles perecen,
es una triste realidad,
oblitera este cáncer.
* * *
-Muchas gracias, 6.

Through many dangers, toils and snares, i have already come...//´Tis grace that brought me safe thus far, and grace will lead me home.


avatar
Luna Kobayashi
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 407
Ficha : Luna
Nivel On Rol : Rookie
Nivel On Rol de los Digi Aliados :
Leonardo

Champion


Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Luna Naitoenjeru
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule

Flora
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule

Rango y Unidad Digi Aliado : Leonardo
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El robo del corazon, problemas de damas y caballeros [Priv: YatterwaAgain]

Mensaje por Freddy el Miér Feb 05, 2014 9:36 pm

Desde el punto de vista de Zenit

Je… este hombre… definitivamente tendré muchos problemas con el… si no quiere aceptar un trato justo… ni modo… tendré que esperar a que llegue el momento para dispararle un relámpago o mejor… quitarle el corazón con un cuchillo. No es que me irrite lo que hace o dice, si no que tengo ese presentimiento, como con Zereck, se que tendré problemas con él, y que cuando me quite mis problemas de encima… será él quien me mate… o no… ambos somos enemigos subconscientemente… si él no me mata yo lo matare… al igual que si yo no lo mato él lo hará conmigo… es un circulo vicioso que no tiene fin pero eso no me importa… ahora tengo que ver como quitar de esta partida a este… “hombre de nieve”, por su gusto al blanco.

Jeje… usted señor… no comprende… lo que traigo entre manos es un simple juego… no deseo asustarlo si no hacer que entienda que como todo jugador, no me gusta de que alguien se meta de la nada y arruine mis jugadas… -suspire y observe al chofer del vehículo aterrado- je… ¿Por qué querría intimidarlo con mis poderes?... yo prefiero hacer demostraciones… es mas practico y menos cansador que tener que fingir una actitud mala para intimidar… ¿no cree? –escuche que él no quería hacer tratos conmigo, eso me basto- bien… como guste… “hare lo que quiero”…

En ese instante, pude escuchar el sonido de un misil, pese a la lluvia que había, pude escuchar un misil… je… sabía que MagnaGarurumon seguiría con vida… bueno… entonces tengo que moverme antes de perder. Apenas escuche el misil, tome a Luna, rodeando su cintura con mi brazo, y acto seguido desaparecí con ella, aunque fue más bien un… movimiento rápido de patear la puerta, saltar y cerrarla antes de que alguien se dé cuenta, jeje. Cuando aterrice en la calle, usándome como colchón para que Luna no sufriera daño alguno, pude ver como el misil de MagnaGarurumon impactaba directamente con el auto del Hombre de Nieve, jeje… seguro el no murió pero sé que el conductor si… bueno, luego de ver eso, vi como el Gaomon, la Floramon, Zereck y su compañero se acercaban hacia mi posición rápidamente, seguramente rogaban el que Luna estuviera bien, y así es.

Je… que responsables son… me ayudan con mis jugadas… bueno… hermosa dama de nombre nocturno… -me acerque a Luna y le susurre levemente, intentando llegar a su corazón para que me pudiera escuchar correctamente- cuídate… y vigila que MagnaGarurumon no muera… jeje… el pobre debe sufrir antes de morir…

Con solo decirle eso, me daba igual que logro escucharlo o no, ya dije lo que quería, por lo que antes de que las 4 siluetas que conocía llegaran, desaparecí en un acto de pies rápidos para correr hacia otra calle.

Desde el punto de vista de Chaos

Apenas llegamos al lugar donde cayó el misil, Zereck y yo vimos como el auto estaba envuelto en fuego, yo me acerque para ver quién pudo haber muerto, y solo había 3 cuerpos… 2 de ellos eran los matones que Zereck humillo, el otro estaba frente al volante del auto, seguramente era el chofer que murió sin remedio… tsk… al menos… Luna estaba a otro lado de la calle, con su digivice y sus cartas en sus piernas… ella estaba sentada, con la mirada caída, y no la culpo pero… ¿Cómo llego allí si estaba dentro del auto?... ¿la habrán salvado?... y si fue así… ¿Quién tuvo la destreza para meterse al auto de un tipo como ese y sacar a Luna sin pro…? Si… el sujeto que vi esta tarde disparando rayos… tsk… debió ser el pero… ¿Por qué querría salvar a Luna?... dios… no entiendo a los humanos. Como sea… cuando regrese con Zereck y los demás, escuche como el Gaomon decía que era hora de irse, y lo apoyaba, no quiero más problemas con humanos, menos con unos que tienen hachas… ¿Cómo se llamaban?... ¿bomberos quizás?, tsk, no se casi nada de esas cosas y no quiero saberlo.
En fin, apenas Gaomon dijo que debíamos irnos, Zereck cargo a Luna en sus brazos, de un modo raro, era como si fueran recién casados, jaja, igual se que Zereck no se casara hasta dentro de unos años cuando se sienta listo… igualmente parecían una pareja de recién casados por el modo en que Zereck cargaba a Luna. Luego de que llegáramos al departamento de Luna, Floramon nos ofreció unas toallas, yo rechace la mía por que el calor natural de mi cuerpo me permite cercarme rápidamente… además de que no quiero gestos de amabilidad por ahora. Luego de un momento, Floramon pareció “agradecerle” al MagnaGarurumon por su ayuda… ¡¿Qué ayuda nos dio?! ¡Casi mata a Luna con disparar ese misil!

Tsk… (No se qué hiso ese perro sin adiestrar para ayudar…) –vi como Floramon me dio una especie de infusión, yo la rechace y me aleje- no necesito nada, ni que esas basuras me lograran tocar… además si me lo bebo seguramente tendré que calentarlo y te asustaras –me senté junto a una pared- que Zereck se beba la mía, el si debe tener algún dolor…
Je… perdónalo, Floramon… Chaos es algo… grosero por que aun no se acostumbro a ser un caballero… pero lo hará con el tiempo –Zereck se rio levemente y se bebió la infusión sin protestar, por sus hábitos de caballería, nunca rechazaría algo que le ofrezcan de buena voluntad- bueno… es una alegría y alivio el que estés bien Luna… por un momento sentí que… bueno… para no entrar en detalles… sentí que enloquecería por perder a una gran amiga como tu… -suspiro y después escuchamos la pregunta del Gaomon, tsk… se que desconfía de nosotros- … mi nombre es Zereck Musahrahjy… soy miembro de los Caballeros de Sangre Dragonica… un grupo lleno de caballeros medievales, que en su época, defendimos el mundo de cualquier amenaza… también soy miembro de los Royal Knights del Digimundo… soy el hermano del medio en un grupo de 3… también soy aprendiz de un gran maestro que me enseño que mi vida no vale nada comparada a la vida de mis amigos… por eso me arriesgue para ayudar a Luna… no desconfíes de mi…
Y yo soy BlackGuilmon… aunque actualmente me llamo Chaos… antes fui un bandido… uno reconocido por muchos pueblos de casi todo el digimundo… mi objetivo era vivir como pudiera… ya fuera robando o matando, aunque nunca me vi dispuesto a matar… -suspire levemente y me cruce de brazos- me volví el compañero de Zereck porque él fue el “policía” que logro arrestarme después de mil intentos… y ambos somos Royal Knights por dos razones… porque él quiere ser el mejor caballero del mundo y yo porque quiero demostrarle a los idiotas que los digimons del tipo “Black”, somos buenos y tenemos honor… -observe a MagnaGarurumon- que quiere o quién es el… también es algo que quiero saber

Desde el punto de vista de MagnaGarurumon

Hack… poco a poco me fui sintiendo mejor… hack… aunque fue doloroso… cuando dispare el misil… recupere la conciencia mas rápido… e incluso pude pararme por mi propia cuenta… aunque la Floramon pareció no estar satisfecha y quiso ayudarme de algún modo… hack… ¿Por qué es tan amable conmigo?... hack… ¿Qué no vio que pude haber matado a su humana?... hack… dios… nunca entenderé a los digimons con Tamers… hack… pero no me importa. Cuando llegamos al hogar de la humana… la Floramon me ayudo a recostarme en la cama donde estaba antes… pero me levante y la acompañe al lugar donde estaba la humana algo inconsciente… hack… aunque no me intereso mucho la forma en la que me observo el BlackGuilmon… bueno… como sea. Luego de un momento, Floramon –quiero omitir él “la” porque ella me ah tratado también que no puedo tratarla como una persona mas- me agradeció… no sé el por qué precisamente… solo eh causado problemas desde que llegue por lo que solo guarde silencio… aguantando el dolor de mis heridas… realmente no deseo discutir con ella… pero tampoco quiero que me agradezcan cuando no eh hecho nada que lo merezca.

Estoy bien… -tome una taza que me ofreció con anterioridad pero la deja sobre una especie de mesa- la lluvia no me enfrió… solo me… refresco… -suspire y baje la mirada- no entiendo por que me das las gracias… yo no eh hecho nada que valga un agradecimiento… y solo quiero una cosa… y esa cosa es morir de una vez… -me senté en el suelo, quitándome el lanza misiles que aun portaba en mi brazo izquierdo, aun tenía un misil pero me sería inútil- no soy merecedor de tan buen trato… solo… eh causado desgracia… casi mato a la humana llamada Luna… por poco y destruyo el edificio… y el apartamento cuando tuve el pleito con el BlackGuilmon… ¿Qué “gracias” ni que gracias?... solo eh causado desastre… -apreté los puños mientras algo de sangre brotaba de ellos pero no me importo en lo absoluto, después escuche al otro humano y a su compañero… ¿caballeros?... interesante, finalmente me di cuenta de que el Gaomon me repitió su pregunta de “¿Quién eres?”- … yo soy… “Ryuketsu”… la traducción al japonés es “Sangriento”… -observe la sangre de mis manos- siempre estuve rodeado de muerte… a diferencia de otros MagnaGarurumons… a mi me da igual la justicia y los hábitos de la luz… yo… soy solo un asesino… aunque no quiero matar a nadie… siempre termino asesinando… -mantuve mi mirada baja- yo no quise terminar aquí… yo solo quería escapar de mi muerte… vi algo que no debí ver y ahora… un lanza rayos me busca… soy solo un animal escapando de su depredador… a diferencia de ustedes… yo escapo de mi muerte aunque deseo que me llegue pronto…

Lo siento pero… es cierto que soy un ser sangriento… por eso me acabo de auto nombrar… “Ryuketsu”… je… soy un sangriento… y pronto mi sangre será la que corra por el suelo.
avatar
Freddy
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 518
Cuentas : Scott Desaster (¡HERMANITO!)

Plasma Inazuma (¡ELEVEN!)

Ryu Paradox (¡JAJA! ¡PARADOJA!)
Ficha : Frederick ID
Relaciones : ¡Mis camaradas del terrorismo~!
Cronologia : Freddy's Chronicles:
NPCs : NPCs
Nivel On Rol : Ancient Spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Merry: Mega

Marlone: Ultimate
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El robo del corazon, problemas de damas y caballeros [Priv: YatterwaAgain]

Mensaje por Luna Kobayashi el Vie Feb 14, 2014 12:06 am

Gaomon asintió oyendo a Zereck hablar y no dijo más. Royal Knights. Incluso alguien como él, un habitante del desierto había oído algo, e incluso había oído más cuando tomó la vida de mercenario. En teoría ellos protegían el mundo digital, así que se preguntó qué tenían que hacer allí. Recordaba que Veemon también lo era. Luna miró a Floramon, con una sonrisa, al acordarse de Veemon y Sigrun.

-Habíamos oído hablar antes de ellos porque tenemos amigos en los R.K.Sigrun y Veemon
-dijo Luna alegremente-Alguien tan bueno como tú, Zereck, sólo podía ser un royal knight  y tener una ascendencia tan asombrosa. Aunque...-Luna se llevó una mano al pelo con una risita nerviosa-¡seguro que si algo me pasara el mundo no se detendría, así que no te preocupes por mí! Aunque te lo agradezco.

-Por favor, si ves a Sigrun y Veemon, dales recuerdos de nuestra parte. Y de paso, quisiera presentaros mis gratitudes formalmente por ayudar a Luna, tanto a Zereck como a Chaos
-pidió Floramon con una profunda reverencia.

Gaomon suspiró, pensando en lo que les había contado el magnagarurumon bautizado como Ryuketsu. Realmente Gaomon se decía que no había nada que agradecer teniendo en cuenta cómo había peligrado todo, y él, parecía ser consciente de esto. Floramon tranquilizó a magnagarurumon dirigiéndole una mirada agradable y dedicándole unas palabras comprensivas:

-Independientemente de eso, tu intención era socorrer a Luna, y yo realmente lo aprecio también.


Sin embargo Gaomon añadió:

-Sea como sea, debes tener más responsabilidad. Si realmente no quieres causar asesinatos, tienes que aprender a controlar y medir tus fuerzas. La muerte no sigue a nadie, y todo lo que te ocurra, lo provocas tú mismo. Por eso debes disciplinarte a ti mismo, para jamás volver a sentir culpabilidad
-el tono de Gaomon era serio-Es tiempo de que empieces a pensar en cómo levantarte y dejar de lamerte las heridas y tomar la situación, antes de que la situación te tome a ti, porque en ese caso, todo irá a peor.

Luna se quedó mirando a Gaomon por decir todo aquello tan directamente. Realmente no querría recibir una regañina suya. Aún así, le preocupaba el hecho de que alguien tan peligroso estuviera rondando por allí en busca de un digimon tan fuerte... eso significaba que debía ser más poderoso y estar más armado que el propio magnagaruruumon.

-¿Y qué hacemos?
-se atrevió a preguntar Luna.

-Debemos asegurar la integridad física tanto de Ryuketsu como de Gaomon
-dijo Floramon muy convencida, sentándose en la cama de Luna con las manos sobre las rodillas y gesto sereno-Entre todos, podremos protegernos, estoy segura.

-En cuanto a mí, dudo que después de eso decidan seguirme, al menos, durante un tiempo
-dijo Gaomon, dejando la toalla húmeda sobre la cama y dando un largo suspiro.

-¿Creéis que ése “lanza rayos” esté aquí?
-preguntó Luna.

-Ciertamente las heridas de Ryuketsu parecen tener la naturaleza de las quemaduras, que es lo que provocan los rayos en el cuerpo
-respondió Floramon.

-Eso explicaría la extraña y repentina tormenta
-añadió Gaomon con la mano en el mentón. Floramon sonrió al ver la expresión pensativa de Gaomon y él se sonrojó un poco.

-¿¡Ése señor, digimon o lo que sea puede hacer algo como eso!?¿¡Qué le impide hacer explotar el edificio con un súper-rayo!?
-preguntó Luna, bastante nerviosa, mordiéndose la muñequera de su abrigo de nervios y recorriendo la habitación con pasos rápidos-¿¡Qué hacemos!?

-Con mayor razón si cuenta con tal poder no sería correcto dejar a Ryuketsu
-respondió Flora, algo turbada por la idea. Aún así, no parecía a estar dispuesta que tal poder la amedrentara. Gaomon sonrió un poco.

-Tranquilízate Luna. Puede que maneje los rayos, pero ni Zeus mismo podría borrar este gran edifcio con un rayo
-respondió Gaomon, soltando un leve suspiro y agarrando a Luna de las manos para sentarla de nuevo en la silla.

Floramon, al observar el creciente nerviosismo de Luna, bajó de la cama con un pequeño salto y le tomó una mano:

-Pero, por ahora, no parece haber peligro; de hecho incluso puede que él no sepa que Ryuketsu está en este lugar, así que si no le ve, estará bien. ¡Incluso podemos cenar todos juntos! ¡Haré una gran cena para todos esta noche! ¿Quieres que antes de ponerme a cocinar te prepare un baño de espuma, Luna? Incluso si Zereck, Chaos o Ryuketsu necesitasen la relajación de un baño, pueden tomarlo en cuanto Luna termine.

Luna asintió. Sólo sentía ganas de cambiarse y relajarse.

-Yo vigilaré y avisaré si hay alguna novedad. Y de paso, arreglaré el desorden.

Gaomon no esperó a que Floramon le ofreciera el baño o se prestase a ayudarlo. Parecía que tendría bastante qué hacer.


Última edición por YatterwaAgain el Vie Feb 14, 2014 2:50 pm, editado 1 vez

______________________
* * *
La verdad nos hará libres,
una mentira cruel,
no dejan de caer lágrimas,
ah, mi pequeña Remiel.
* * *
Fuiste importante, mi flor,
los recuerdos se marchitan,
¿o prefieres olvidar?
reina sin castillo, niña
¿a qué juegas? ¿a quién añoras?
* * *
Los débiles perecen,
es una triste realidad,
oblitera este cáncer.
* * *
-Muchas gracias, 6.

Through many dangers, toils and snares, i have already come...//´Tis grace that brought me safe thus far, and grace will lead me home.


avatar
Luna Kobayashi
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 407
Ficha : Luna
Nivel On Rol : Rookie
Nivel On Rol de los Digi Aliados :
Leonardo

Champion


Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Luna Naitoenjeru
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule

Flora
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule

Rango y Unidad Digi Aliado : Leonardo
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El robo del corazon, problemas de damas y caballeros [Priv: YatterwaAgain]

Mensaje por Freddy el Vie Feb 14, 2014 1:20 am

Desde el punto de vista de Ryuketsu

Ese Gaomon… no dijo nada útil… ¿ser más responsable?... ¿aprender a controlar y medir mis fuerzas?... ¿Qué la muerte no sigue a nadie?... pfs… jaja… realmente… quise reírme en ese momento… pero no de felicidad… quería reírme de locura… realmente… este Gaomon… no entiende mi situación… y aunque la entendiera… sabría que lo que dice este empeorándolo todo… ¿pero qué importa?... je… en serio… ¿Qué importa lo que me ocurra?... el lanza rayos me busca a mí y a nadie más… no importa que me pase… ¿Por qué sigo aquí si solo atraigo a la muerte?... pfs… soy un monstruo.

Tsk… no entiendes... no entiendes nada… -suspire y baje la mirada mientras intentaba evitar que mis manos derramaran más sangre- je… ¿pero qué se puede esperar?... nadie me entiende… solo soy el blanco de todos los ataques… -levante la mirada al Gaomon- ¿crees que no eh tratado de levantarme?... realmente… siempre que me levanto alguien como tú me vuelve a empujar… ¿crees que no soy responsable?... vivo una vida donde debo recordar todos los días las vidas que eh acabado… solo para torturarme y castigarme por mis pecados… -sonreí de forma forzada, realmente no quería disimular nada, quería que viera y entienda mi situación- la situación que vivo… este problema sin fin que sufro… me tomo hace años… y no me dejara ir hasta que termine de torturarme… soy solo un peón que pronto será sacrificado…

Después de eso hubo un pequeño silencio, no me sorprende… cuando hago ver la verdad… solo hay silencio de por medio… aunque la humana Luna lo rompió preguntando que hacer… en eso Floramon pareció preocuparse por mi igualmente, diciendo que la prioridad era “asegurar mi integridad física” junto con la de Gaomon… claro que yo no iba a hacer nada… ya no importa lo que me pase… hoy es mi último día con vida… y si quiero que valga la pena… tendré que hacer lo que tenga que hacer. Luego de un momento Luna pregunto si el Lanza Rayos seguiría por aquí, ciertamente se que lo está… él sabe que estoy vivo… si no mis datos se habrían visto por todo el cielo… tsk… también dijeron algo realmente útil al explicar el origen de esta gran tormenta eléctrica… tsk… estamos muertos si no me voy pronto. Bueno… Luna dijo algo de que si ese sujeto tenía el poder para provocar una tormenta, ¿Qué le impedía destruir el edificio en mil pedazos?, realmente no lo sé… pero sé que puede… eh visto a sus bestias.

Te equivocas… Gaomon… -me levante pese a mis heridas y apreté mis puños en señal de desgano, o derrota… no se… creo que fueron ambas- Zeus no es capaz de destruir un edificio o montaña con un rayo, es verdad… pero… no hablamos de Zeus ahora… este Lanza Rayos dispara rayos… pero tiene bestias que destruyen la tierra… -suspire levemente- escúchenme… déjenme herido… cuanto más rápido me muera más rápido los dejaran en paz… estoy seguro que el Lanza Rayos se irá en cuanto sepa que morí… y ustedes… bueno… con 2 Royal Knights –observe al humano Zereck y al BlackGuilmon Chaos levemente- dudo que puedan hacerle daño a Luna… -escuche lo que dijo Floramon sobre que no estaba muerto a la vista del lanza Rayos- Floramon… te equivocas… la tormenta acompaña a su creador… él sabe que sigo con vida… y no se irá hasta que pase lo contrario… tomare mis cosas… y hare un último vuelo antes de partir al otro mundo… fue… un gusto haber podido hablar con alguien sí que este… muriera antes…
¡Espera! –escuche la voz de Zereck, me quise voltear para ver que tenía que decirme, pero solo vi un puñetazo a mi cara que me hiso caer al suelo- no te iras de aquí sin que yo lo diga… -suspiro y se crujió los nudillos mientras yo me sobaba el golpe, ¿Qué tanta fuerza tiene?, realmente me dolió- lamento haberte golpeado pero… ¡Mírate! Eres un MagnaGarurumon, un digimon que se mueve a la velocidad de la luz, un guerrero noble que no muere sin dar batalla… ¡¿quieres morirte?! ¡Adelante! ¡Pero regresa a tu etapa Rookie si quieres eso! ¡NO dejare que el MagnaGarurumon Ryuketsu muera! No… ¡No dejare que Ryuketsu muera! –este humano… ¿acaba de prometer que me dejara vivir?- escúchame… desde que tengo memoria tengo un gran sentido de la justicia y no tolero que la gente de honor lo pierda… asique…
Zereck no dejara que te escapes, perro sin adiestrar… -observe a Chaos mientras este suspiraba- si ese tipo sigue por aquí, deberías darle pelea ahora que tienes apoyo, escúchame, no me agradas, incluso creo que te odio –eso no me ayuda- pero… si Zereck dijo que te protegerá yo igual, como todo caballero, Zereck defenderá a los inocentes y como Royal Knight, vera que los digimons en peligro de aquí, sigan vivos, porque lo creas o no… eres parte del digimundo que Zereck juro proteger a toda costa

Realmente… ¿realmente estos Royal Knights… se arriesgarían por ayudarme?... realmente… no puedo entenderlo… ¿esto será una muestra de verdadero sacrificio?

Desde mi punto de vista

Siento que fui rudo con Ryuketsu pero… no puedo dejarlo morir… el es un guerrero, y como tal no debe morir sin honor… si no puedo protegerlo, por lo menos morirá con el poco honor que debe quedarle… aunque por lo que más ame Yggdrasil… no deseo que eso pase… este digimon me agrada mucho… quisiera que fuera un Royal Knight, seguramente tendría de que enorgullecerse y así podría dejar esas ideas de morir de una vez… tsk… ojala pudiera hacer algo por él. Bueno, luego de todo esto, escuche lo que dijo Flora sobre que todos tubieramos una cena, realmente me gustaba la idea… pero antes… teníamos que ir a un lugar con luz eléctrica y con espacio interior sin ventanas para que nos vigilen.

Me gusta la idea ciertamente pero… que sea en mi departamento, tengo un generador eléctrico y equipos médicos profesionales para curar todas las heridas de Luna, Gaomon y Ryuketsu –suspire y detuve a Floramon antes de que hiciera nada- vayamos allí, y lo haremos, cuando todo esto termine les ayudaremos a limpiar este desastre, por ahora, tomen todas las cosas que necesiten sin contar la ropa para bañarse y vamos
Yo iré preparando el baño de nuestra casa –Chaos observo a Ryuketsu como si fuera un digimon mas, o pasando un poco las la línea, un digimon de su desagrado- tu ayuda a Luna a moverse a nuestro apartamento ya que puedes pararte por ti mismo, también lleva bolsas de comida, Zereck llevara lo que quede de tu equipamiento, y Gaomon –lo observo y suspiro- ¿podrías traer también lo que quede de comida?... dudo que el perro sin adiestrar –refiriéndose a Ryuketsu seguramente- pueda traer la comida suficiente… -se fue sin decir nada mas-

Luego de eso, Ryuketsu ayudo a Luna para ir a nuestro apartamento, creo que debía seguir aturdida o mareada por todo lo que ocurrió, y no me sorprende, como sea, Floramon pareció no tener dilemas en cocinar en nuestro apartamento, eso fue una alegría y alivio, bueno… como sea, cuando llegamos, Chaos le mostro a Luna el baño que ya debía estar listo, Chaos no es bueno en casi nada cotidiano, pero cuando debe tomar un baño, sabe cómo prepararlos, jaja, es gracioso, pero bueno… Ryuketsu se quedo en un rincón con sus armas preparadas, seguramente le afecto lo que le dije… bien, eso quería… que esté listo. Antes de que Floramon se pudiera a cocinar algo, conecte el generador eléctrico al cableado del departamento, je, esta cosa le daría energía eléctrica a todo el apartamento por unos 8 años creo.

Bien… y como medida de seguridad… -active un par de trampas en la puerta y ventanas- mi maestro compro el departamento completo, jeje –sonríe levemente- y como esperaba, mando a instalar sistemas de seguridad especiales para que ningún intruso entre…
Eh de admitir que Máximo hiso algo útil por una vez –al escuchar eso le di un puñetazo a Chaos en la cabeza, no dejare que insulten así a mi maestro- ¡Auch! ¡Eso dolió!
¡Pues no te metas con Máximo! ¡El compro el departamento! ¡Pago los boletos de avión! ¡Le pago a los pilotos para que te dejaran quedarte en la cabina de vuelo! ¡El siempre nos ayuda como si yo fuera su hijo y a ti te tiene mucho respeto pese a tu actitud! ¡Asique has como haces conmigo y tenle respeto! –Realmente, Chaos sabe sacarme de quicio-

Off: perdona el cambio de lugar, pero en un departamento desordenado y sin luz, me siento mas seguro en el mio (?) XD
avatar
Freddy
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 518
Cuentas : Scott Desaster (¡HERMANITO!)

Plasma Inazuma (¡ELEVEN!)

Ryu Paradox (¡JAJA! ¡PARADOJA!)
Ficha : Frederick ID
Relaciones : ¡Mis camaradas del terrorismo~!
Cronologia : Freddy's Chronicles:
NPCs : NPCs
Nivel On Rol : Ancient Spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Merry: Mega

Marlone: Ultimate
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El robo del corazon, problemas de damas y caballeros [Priv: YatterwaAgain]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.