Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas

Click en los botones para ir a los respectivos temas
La fiesta por el aniversario de los Union Saver y por los mas de 10 años de paz en la Ciudad Central, se lleva a cabo en la misma, e inunda de felicidad y alegría a todos los habitantes y turistas que llegan a formar parte de esta celebración...pero las fuerzas del caos están dispuestas a arruinar la fiesta y cuentan con un sin fin de quimeras digitales, para llevar a cabo su tarea.
El descubrimiento de las ruinas del Monasterio Draco, tallado en lo alto de una desolada montaña en el valle de los dragones, ha despertado un gran interés por todo el Digimundo. Principalmente porque según los tallados de la pared exterior dentro de las ruinas se encuentra un obre mágico que contiene en su interior la data y poder del treceavo Royal Kinght, la cual sera dada a quien reclame dicho objeto. Según la historia grabada en los murales, el obre fue dejado allí por el mismo Royal Kinght en caso de que su poder sea necesario para derrotar al mal que se alce en el futuro...por desgracia semejante premio también a llamado la atención de quienes usarían el poder para sus propias metas egoístas. Por lo que esta aventura ahora se a vuelto una carrera por ver quien consigue el gran premio.
Luego de que un grupo de Digital Inc profanara unas ruinas con su tecnología, provocando la desaparición del mismo grupo; la famosa cueva de las profecías de Shakamon, First Cave, sufrió un terremoto y una nueva profecía se escribió en su pared…pero esta poseía un gran dilema puesto estaba incompleta:
“Fue nuestro padre quien alzo los muros. Fue nuestro Señor quien cubrió la cuna con el techo. Fue el todo poderoso quien tallo las inscripciones. Fue Yggdrasil quien puso a dormir al …[parte dañada]…Hijo de…[parte dañada]… en su interior la fuerza pura del caos crece…[parte dañada]… Witchelny…[parte dañada]… Su despertar traerá un gran cambio. Su despertar traerá caos y destrucción. Su despertar traerá la destrucción de los Royal Kinghts.”
Ante esta noticia los clanes se apresuran en actuar y llegar a las ruinas lo antes posible.
Han pasado ya varias épocas dentro del mundo digital desde que los Royal Knights, los caballeros de Yggdrassil encargados de proteger y vigilar el mundo digital, desaparecieron sin dejar rastro alguno. Por muchos años, fueron buscados por sus seguidores; pero nadie obtuvo ninguna pista de ellos, ni siquiera alguna señal de que pudieran seguir con vida… simplemente, desaparecieron de un día para el otro en la nada misma. Pero aunque la presencia de estos caballeros desapareció de la faz del mundo; sus espíritus siguen vivos en los corazones de los Digimons que transmitieron las grandes hazañas de los Royal Knights como leyendas con el pasar de los años; y tal es esta vitalidad memorial que al día de hoy, se celebra un gran festival en honor a los caballeros santos.
¿Quién está en línea?
En total hay 12 usuarios en línea: 7 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Gaioumon, Hibiki Sanjō, Keiko, Roku Ginshô, Runari Wildly, Silver-Chan, Vanderwolf

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 113 el Miér Mayo 23, 2012 12:27 pm.




Mejores posteadores
cadejo (2065)
 
Scott Desaster (1917)
 
Roku Ginshô (915)
 
Kurai (914)
 
Sigrun Vinter (869)
 
Rena Ryuugu (850)
 
Fuji Raikomaru (840)
 
Ed Elric (649)
 
Ralian (638)
 
Elith (554)
 





Tower Of God (TOG)One Piece Sea Crown
Road to Shinobi
Lost Soul



Crear foro

en busca del Templo maldito (Libre)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Vulpemon el Jue Jun 04, 2015 10:08 pm

Los días en el Digimundo pasaban lentamente para Koga que deambulaba por ahí siguiendo su instinto adentrándose en lugares cada vez más frondosos y seguramente peligrosos. Tomando caminos inciertos que acababan llevando a ninguna parte, en ningún momento se paró a buscar un mapa o pedir indicaciones a los Digimon con los que se topaba menudo lo hacía por temor y seguridad por si resultaban ser monstruos hostiles recordando lo sucedido poco tiempo atrás con los tres Mushroomon que a punto estuvieron de terminar con su vida. Por mucho que andada y que viajase no lograba desentrañas los hilos de su destino y que le resolvieran la duda de que si estaba destinado a tener compañero Digimon o un DigiSpirit. Las señales dejaron de estar presente en los caminos que de seguro nadie había pisado desde hacía mucho tiempo.
Al darse cuenta se había metido de lleno en una profunda selva desconociendo la ruta que debería de tomar continuo adentrándose cada vez más y más sin poder avistar ninguna señal de vida Digimon pacíficos o de Humano a la que poder acercarse. Tras horas de incansable viaje por la selva se encontró con un pequeño riachuelo que bajaba con escaso caudal, siguió por donde venía, con diversas casas en ruinas se encontró a ambos lados de la corriente de agua.  
Parecían tener muchos años, puede que siglos llevasen ahí abandonados. Cada vez habían más. Escucho unos pasos ligeros pasando por un arbusto.
-¿Quién va?-pregunto Koga
-qué raro eres-dijo una voz chillona proveniente de los arbustos. Es la primera vez que vemos a alguien como tú-. La copa de un árbol sobre él se movió cayendo hojas
-sería interesante llevarte ante el jefe de la aldea para que nos digas lo que eres-dijo la voz que provenía de la copa del árbol
-¿Quiénes sois?-pregunto Koga. De repente fue rodeado por un blanco hilo que le apretaron, cayó al suelo. Delante de el un Kiwimon hizo acto de presencia
-¿me has hecho tu esto?-pregunto Koga
-he sido yo-respondió un Wormmon que descendía por un hilo posándose sobre su espalda
-¡soltadme de inmediato!-grito Koga ejerciendo fuerza por todo su cuerpo
-no malgastes fuerza, este hilo es demasiado resistente para que puedas romperlo-dijo Wormmon.
-¡soltadme!-grito Koga una y otra vez
-mejor te callas-dijo Wormmon amordazándole con un hilo de seda. Otros hilos fueron tejidos por el Digimon oruga con los que este y su amigo Kiwimon le arrastraron por la selva parando en el centro de una pequeña y ruinosa aldea. Enseguida se le acercaron un par de Woodmon, un pequeño grupo de tres Kiwimon. De la casa grande delante de el un imponente Apemon salió a verle
-oh, nunca había visto uno tan adentro de esta selva-dijo Apemon
-¿sabes qué es esto Jefe?-pregunto Wormmon
-escuche rumores sobre una raza venida de otro mundo-respondió Apemon quitándole la mordaza de seda a Koga. ¿Qué raza eres?-.
-¡yo soy humano y me llamo Koga Savarín!-grito Koga enfurecido
-tienes carácter y en tus ojos no se ve rastro alguno de miedo, más bien de alguien que desea pelear pero que a saber tener un poder ridículo desea chocar sus puños-dijo Apemon. Eso me justa, pero son los ojos de alguien que tiene latente un verdadero espíritu guerrero que no puede sacar a lucir por el envoltorio en el que está cerrado-.
-¿Qué pensáis hacerme?-pregunto Koga
-nosotros no te haremos nada, nada más ver en lo más profundo de tu alma he intuido que he eres de fiar-respondió Apemon quitándole todo el hilo de su cuerpo y ayudándole a levantarse del suelo. Y algo más he podido intuí
-¿el qué?-pregunto Wormmon
-que al final puede que haya llegado la persona idónea para entrar en el templo maldito-dijo Apemon
-¿Qué templo maldito?-pregunto Koga
-ven conmigo-dijo Apemon. Le llevo por la aldea viéndola casi vacía en su totalidad con la mayor parte de los edificios derruidos por el paso del tiempo, pasaron por debajo de un arco griego y pararon en la mitad de un puente de piedra contemplando un enorme lecho. Hace siglos un gran rio recorría el ancho y profundo de este lecho que pasa por el centro de nuestra aldea-.
-¿y que le paso?-pregunto Koga
-hace muchos siglos, un enorme templo se construyó en honor de los grandes dioses, pero un día, un gobernante decidió parar el curso del rio convirtiendo el templo a su vez en una presa de enormes proporciones, todo eso se construyó justo frente al lago que a este rio daba vida parando su curso natural matando al imperio que una vez se alzaba por estas tierras por obra de la maldiucion lanzada por los dioses-explico Apemon
-no entiendo el motivo-dijo Koga
-cuenta la leyenda que ese templo guarda un gran tesoro que muchos Digimon a lo largo de estos siglos han intentado dar caza, ninguno hasta ahora ha logrado volver con vida de esa arriesgada misión-dijo Apemon. Pero en la historia cuenta que un ser de otro mundo llegaría para reclamar ese tesoro y devolver el curso del rio a tal y como estaba en los albores del tiempo, estoy seguro que tu Koga Savarín eres la persona destinada a lograrlo-. Koga se quedó mudo viendo el lecho del rio con los arcos construidos sobre el
avatar
Vulpemon
Tamer
Tamer

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 48
Nivel On Rol : Rookie Spirit

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Eun el Jue Jun 04, 2015 11:55 pm

No recuerdo cuanto tiempo llevaba hasta el día de hoy viviendo en la casa de una familia que definitivamente no es la mía. No quiero hacer entender que llevo más tiempo del deseado, tampoco es que me disguste en lo absoluto, aunque el sentimiento de que estoy fuera de lugar siempre está presente y me impide el disfrute total de la familia. Posiblemente se pregunten ¿Cómo fue que he llegado a acabar en este lugar en primer lugar? La historia es larga y posiblemente no les sea demasiado entretenida escucharla. Pero una versión resumida puede funcionar. Después de el incidente en la que se hacía llamar ''Isla File'' fui traída a otra zona en la que no tengo conocimiento alguno -no es como si existiera un área existente donde no me encuentre perdida, realmente-. Estuve deambulando por varios días sola; caminando, solo caminando. Mi estómago dolía, dolía muy fuerte, y los piquetes ''imaginarios'' en otras zonas de mi cuerpo como brazos y piernas seguían estando presente; sentía que poco a poco el hambre, el dolor y la duda me estaban consumiendo hasta el punto de casi perder control sobre mi misma -¿Control? ¿Control de qué?- Hay muchas preguntas que me hago, y lo peor de todo, es que ninguna han sido contestadas hasta el día de hoy.

Sin embargo había algo que mantenía mi cabeza en alto y era lo que ayudaba a que mi cordura no se fuera por un caño: la esperanza. Si, la fe de que un día podré recordar lo que ahora ''algo'' me impide ver. No podía permitir que el lado negativo se aprovechara de mi momento de debilidad, ''esa'' voz me lo advirtió, me dijo que habrían ocasiones en donde querré desistir pero que yo debía ser más fuerte que eso. Esa voluntad, esa curiosidad de saber más sobre mi, iluminaría la ''llave'' que encontré ese día y podré abrir una puerta hacia un nuevo yo. Y aunque pareciera lo contrario, aunque yo lo creyera obvio, en realidad no me encuentro sola. Cuando ya no tuve más fuerzas para mantenerme de pie después de días sin parar de caminar y sin un poco de alimento para recargar energías, caí desmayada. No sé cuanto tiempo pasó después de eso, en realidad no tengo el mas mínimo sentido del tiempo, pero cuando volví a abrir mis ojos me encontraba en un sitio mucho más confortable que antes rodeada de dos seres bastante parecidos, diferenciándose solo por el tamaño de uno y otro.

Se presentaron como una pareja de ''Derumon'': Derumon padre y Derumon madre, y claro, ambos tenían un hijo de una especie distinta a ellos: un Muchomon. Me explicaron que Derumon padre me había encontrado desmayada cerca del pueblo en el bosque donde ellos vivían así que, preocupado por mi bienestar y a la vez sorprendido por mi apariencia, me tendió una mano y me trajo hacia su casa para vivir. Por supuesto, Derumon madre me aceptó más que gustosa, pero a diferencia de los padres, Muchomon era el que parecía menos contento por mi presencia, su forma de hablarme siempre fue hostil y grosera siendo constantemente regañado por sus padres cuando se refería a mi como ''cosa de otro mundo'' -¿Porque me llamaría así? ¿Qué no soy de este mundo como ellos?-.

Vivo con ellos desde entonces, pasaban los días y las noches, pero a pesar de su confortable hogar y su deliciosa comida jamás acabé por sentirme del todo cómoda. Había noches en que antes de irme a dormir me quedaba observando ese artefacto ''digivice'' atentamente, preguntándome- ¿Tú también tienes secretos igual que yo, verdad? ... ¿Al menos tú conoces los tuyos, o al igual que yo, los has olvidado? -por supuesto que no había nada ni nadie que pudiera responder mis preguntas, pero resultaba extrañamente agradable mantener una conversación con mi propio digivice, como si fuese un ser viviente, como si pudiera realmente escucharme y comprenderme. Posiblemente, sea el único que en verdad pueda hacerlo.

Esta mañana, padre y madre Derumon salieron a recolectar frutos y bayas para los próximos días. Muchomon y yo limpiábamos la casa por mientras, pero el digimon anaranjado no se pudo sustraer al encanto de hablarme de un interesante tema sobre una leyenda que se escucha mucho por ''estos lares'' sobre un templo maldito- No quiero ser inoportuno, Eun-chan... ¿Pero tú has escuchado de la leyenda del templo maldito? -me preguntó, deteniendo el movimiento de su escoba. Yo no quise distraerme por lo que no detuve el tallar del trapo contra la madera del mueble mientras le respondía- En realidad no -la criatura pareció esbozar una sonrisa y giró su mirada lejos de la mía- Es de temas viejos de los que seguramente un alien como tú no debe estar nada al tanto. Pero ese lugar ha sido maldecido por los Dioses que antes vivían ahí, se dice que quedó inhabitable, pero que en el interior de esas ruinas reside un precioso tesoro. ¿Sabías que muchos digimon han intentado ir por él pero nunca han podido volver con vida? -mi piel se erizó al escuchar eso, logrando que me distrajera y dejara mi labor- ¿N-Nunca... volvieron? -negó con la cabeza, dando un toque más tétrico a la historia- Pero creo que ustedes los de otro humano puede ser diferente. ¿Porque no vas a dar un vistazo? -le miré de reojo y fruncí leve el ceño- No te creo -él rió con energías- ¿Qué? ¿Me dirás que ahora tienes miedo? Pero si tú me contaste la otra vez que hablabas con ese aparato tuyo que necesitabas algo... algo... ¿Qué dijiste que necesitabas? -supe precisamente de lo que estaba hablando así que solo guardé silencio y desvié la mirada- ¿Ves? ¿Porque no vas a comprobar el tesoro de ese sitio? ¡Quizá eso te ayude en algo!

No me sentía cómoda aceptando las palabras de alguien como Muchomon, nunca sentí comodidad con su forma de hablarme y de llamarme, ¿Y después decía querer ayudarme? ¡La verdad es que lo dudo mucho! Pero... A final de cuentas era algo así como mi hermano adoptivo, dudo que en verdad tenga malas intenciones para mi ¿O si? Quise hacer una excepción a lo que mi cabeza decía y seguir mi corazón, así que acepté su reto. Además, ¿Quien sabe? Tal vez tenga razón y logré encontrar la forma de abrir darle un uso a la llave que gané el otro día- A-Además... Si encuentro algo demasiado peligroso solo bastará huir -me decía en mis adentros en un intento de tranquilizarme. Mamá y papá Derumon aún no llegaban de su recolección de bayas, y no quería preocuparlos, aunque Muchomon me respaldara sé que no tengo permiso de salir sin compañía y debería regresar lo antes posible. Muchomon me señaló en donde se encontraba esa aldea así que no lo pensé mucho para partir. Ahora es cuando comienzo a preguntarme, ¿Que tipo de tesoro se encuentra resguardado ahí?
avatar
Eun
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 16
Nivel On Rol : Rookie Spirit
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Vulpemon el Vie Jun 05, 2015 11:59 am

-no sé qué decir señor Apemon-dijo Koga
-no te preocupes, está en esta pequeña aldea, si lo consultas con la almohada de seguro que tendrás una firme decisión-dijo Apemon
-está bien-dijo Koga. “no puedo rechazar lo que este tipo me ofrece, me da cobijo y comida después de tanto tiempo sobreviviendo a base de frutos silvestres y durmiendo al pie de los árboles” pensó Koga
-hay una casa libre al lado de la mida, usa esa como hogar-dijo Apemon
-Ok-dijo Koga
-si quieres saber algo más, solo tienes que hablarlo con Kiwimon y Wormmon que siempre han mostrado mucho interés en aprender sobre la historia de este lugar y el imperio que una vez por estos lares se alzaba orgulloso-dijo Apemon. El imponente Digimon se marchó a dar una vuelta por la aldea dejando a Koga en el centro del puente mirando el lecho de lo que en el pasado fue un caudaloso rio. Sobre el antiguo caudal se alzaban viejos pilares de piedra hacia donde la vista se perdía entre la frondosidad de la gran selva. Koga estuvo ahí pensativo durante un par de horas, se hizo tarde y la luz del sol sobre la selva disminuyo. Koga fue a la casa que dijo Apemon que le serviría como hogar para pasar la noche, al entrar realmente no era muy acogedora con todas las grietas que tenía y las numerosas plantas que habían crecido por sus paredes.
-esto es mejor que nada-dijo Koga.
La noche llego a la selva, todos los Digimon se fueron a dormir, Koga tenía como cama un montón de hojas secas algo incomodas. Por muchas vueltas y posturas que tomaba para intentar dormir resultaron inútiles “es lo peor sobre lo que he dormido, incluso aquella cama del pueblo fantasma del Oeste era más cómoda” pensó Koga. Media hora sí que logro mantenerse dormido despertado por inoportunas gotas de agua que caían sobre su nuca. Se presentó el amanecer, Koga con ojeras por la falta de descanso salió de la casa, Kiwimon y Wormmon estaban delante
-te estábamos esperando-dijo Kiwimon
-¿Qué queréis?-pregunto Koga
-venimos a ver si podemos convencerte de que marches hacia el templo maldito-respondió Wormmon. Para ello, intentaremos explicarte sobre la historia del antiguo imperio-. Le acompañaron a un enorme menhir del centro de la aldea con numerosas inscripciones en todos sus lados que a Koga le resultaban ininteligibles por estar escritas en el alfabeto de los Digimon.
-hace más de 1000 años se fundó el imperio del que esta aldea formaba parte-comenzó a contar Kiwimon. Se hizo grande prospero con grandes riquezas de sus conquistas de más territorio-.
-una enorme capital era la que mandaba sobre toda esa enorme nación-continuo explicando Wormmon. Al norte de ella el templo al honor de los dioses a los que consideraban artífices de su gloria fue edificada-.
-interesante historia-dijo Koga
-Baromon, el ultimo Digimon nombrado como emperador fue el que modifico la estructura del templo y construyo las altas y largas paredes que mancillaron ese templo al convertirlo también en una presa para secar al antaño gran rio-siguió Kiwimon. Los dioses enfurecidos maldijeron el templo y toda la selva a Kilómetros frente a la estructura, la orgullosa capital fue tragada por la selva al igual que Baromon que desapareció, el imperio pereció en cuestión de pocas semanas a causa de las continuas batallas de poder provocando la muerte y la marcha de más de la mitad de la población de la nación, los pocos que se quedaron fueron nuestros antepasados-.
-se quedaron con la esperanza del que llegaría para destruir la presa del templo maldito, devolver el rio a su estado normal para que todas las aldeas puedan reconstruirse a tal y como eran y ser tan prosperas y felices como en los tiempos de la edad de oro de ese gran imperio y eso es todo-termino de contar Wormmon
-increíble historia-dijo Koga cruzando los brazos “presiento que ese templo contiene algo muy importante para mi destino” pensó Koga
-¿y bien Koga?, ¿iras al templo maldito?-pregunto Wormmon
-mi respuesta, marchare al templo maldito y os devolveré ese rio-respondió Koga
-me alegra oír eso-dijo Apemon saliendo de su hogar. Una vez que estés ahí, si logras que el lecho de ese legendario rio vuelva a llevarlo, podrás quedarte con el tesoro que ese templo guarda pues con las aguas de nuevo cruzando ese seco caudal nos basta-.
-marchare cuanto antes-dijo Koga estirándose
-no tan rápido joven humano-dijo Apemon. Antes debes de desayunar para tener la energía y fuerza para marchar hacia el templo maldito, no creo que haga falta decirte que ese viaje no será un paseo de rosas-.
-me rugen las tripas por el viaje hasta aquí y comer algo bien consistente me vendría bien-dijo Koga. Enseguida le llevaron un bol lleno de diversas frutas de la selva que gustosamente devoro como si llevara incontables días en ayunas. Nada más finalizar se presentó frente al cauce del rio seco mirándolo con decidirá mirada
-recuerda seguir siempre el cauce arriba, eso tarde o temprano te llevara al templo maldito-dijo Apemon
-gracias, os prometo que cuando vuelva ya tendréis vuestro rio corriendo por este cauce-dijo Koga
-te tomamos la palabra-dio Apemon
-bueno, hasta la próxima-dijo Koga marchándose siguiendo los arcos de piedra como guía en su peligroso viaje. En solo minutos dejo de ver la aldea y a todos los Digimon escuchando alguna que otra palabra de ánimo hacia él.
-¡tú puedes!-se escuchaba. Koga sonrió sin llegar a pensar en que esa selva podría ser su tumba
avatar
Vulpemon
Tamer
Tamer

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 48
Nivel On Rol : Rookie Spirit

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Eun el Vie Jun 05, 2015 2:39 pm

Seguí el camino derecho usando de referencia única y exclusivamente las señales que Muchomon me había dado antes de que viniera hacia acá. En realidad, según lo describía, el camino no era demasiado complicado desde la casa hacia el templo; la selva no era demasiado frondosa en el camino tomado, no me sentía siempre observada como en situaciones anteriores- Me parece muy extraño que Muchomon me haya mandado tan sorpresivamente -opiné muy en mis adentros, dejando salir un leve suspiro- Bueno, a decir verdad, siempre sentí una intención suya de querer deshacerse de mi -miré mi digivice. Era un objeto grande, o al menos era grande si lo comparábamos con el tamaño de mi mano, y poseía un maravilloso color dorado que era el que predominaba mientras que los demás colores secundarios variaban entre el color rojo y el color blanco. Si no fuera porque no se siente como tal, incluso parecería que estaba hecho de piedras preciosas- Espero salir ganando después de este viaje, ¿Qué podría revelar la ''llave'' de la que me hablaste el otro día? -una vez más, como siempre, el digivice guardó silencio.

Posiblemente parezca algo fuera de lo normal encontrar hablando con un artefacto que es aparentemente inanimado, pero por mi parte puedo estar segura que la voz que he estado escuchando desde que desperté venía de este digivice; hasta el día de hoy sigo teniendo la curiosidad de saber la utilidad de este, pero según la voz, ''lo descubriré cuando el momento llegue y la llave sea iluminada para abrir una puerta al nuevo yo''. Esperaba que con el nuevo yo se refería a una parte de mis recuerdos, ¿Y quizás lo sea? En fin. Luego de haber caminado completamente derecho, era inevitable que el sentimiento de encontrarme perdida se hiciese presente- Debe estar por aquí -me decía- Muchomon no me pudo haber engañado... ¿O quizás si? -no me gustaba la idea de dudar de alguien a quien podría considerar como un hermano para mi, considerando que los Derumon me han tratado como parte de la familia. Él me había contado que yo misma me daría cuenta que voy por buen camino cuando ''pasara por el puente debajo del gran arco''. Pero por más que llevaba caminando, tanto que sentía como el sol se hacía más potente a cada paso, no llegaba al dichoso puente.

- Quizás... ¿Debería regresar? -dije sin esperar que nadie me respondiera. Me encontraba sola, o al menos eso creía, y quizás eso hubiese sido lo mejor. El silencio abrumador fue brutalmente interrumpido por el sonido de gruñidos. Sentí como mi cuerpo se paralizaba y mis ojos buscaban la ubicación de ese sonido vanamente, fue entonces cuando vi como un enorme animal cubierto en fuego aparecía de la nada de entre las hojas del bosque. El animal con aspecto de felino de fuego rugió con ferocidad y ese sonido fue el que me invitó a recobrar la consciencia y comenzar a correr en una dirección distinta a la que venía. Mi corazón latía muy deprisa, desde que me había adentrado en las inmensidades del bosque nunca había tenido la mala fortuna de que un depredador o digimon salvaje me apareciera para atacarme, pero no siempre se tiene suerte, mucho menos si se está solo y se hace ruido.

Digimon salvaje:

No importa que tanto intentara desviarme para hacer que la criatura se olvidara de mi, eso demostraba que era alguien demasiado terco -o quizás orgulloso- como para dejar huir a su presa. No tenía otra opción más que correr, por más que preferiría dejar de hacerlo e intentar calmar el fuego del animal con una pacífica charla, él no me daba esa opción. No obstante, llegó el momento en que me di cuenta de que él ya no quiso seguirme más, me di la vuelta y lo miré solo a un par de metros de mi mirándome atentamente; su rostro parecía ensombrecido, como si le hubiese invadido el miedo, y a pesar de que se lo pensaba muchas veces entre ir y lanzarse al ataque, viendosele rondando por el sitio un par de ocasiones antes de tomar la decisión de marcharse- Que... ¿Porque se regresó? -no comprendía la situación, o al menos no del todo. Me eché un instante al suelo para poder descansar mis piernas después de toda esa persecución y, cuando levanté la mirada para ver el cielo, me di cuenta del porque del cambio de opinión del digimon- ¿Eso... es el arco? -observé el suelo que me rodeaba- ¡Y esto es el puente! ¡Entonces el templo si existe! -sentía mis esperanzas recuperadas a pesar del cansancio, pero al menos eso ayudó a despejar mis ideas de dar la vuelta y regresar -sobretodo considerando que posiblemente el digimon siguiera por los alrededores esperando a que salga de mi ''zona segura''-. Me levanté de inmediato y seguí el camino que el puente proponía.
avatar
Eun
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 16
Nivel On Rol : Rookie Spirit
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Taiga & Artaud el Vie Jun 05, 2015 8:36 pm

Intentando regresar a su rutina normal como si nada relativo al Digimundo le hubiera ocurrido nunca, Taiga había ido a estudiar, dejando a su compañero Artaud (que continuaba en su forma de Pagumon) en casa, a pedido de él mismo, que decía querer dormir durante el día y estar activo durante la noche, como "buen vampiro" que era. En esta ocasión Taiga lo había encontrado conveniente, ya que llevarlo a la preparatoria sería un problema, pero tarde o temprano estas locas ideas de vampirismo les traerían algún que otro altercado. De momento, Artaud se divertía con su juego.

Artaud:

Pasado el mediodía, Taiga regresó a su casa. Día normal, quizás estuvo algo abstraída pensando en el Digimundo, o preocupándose por que Artaud no le ocasionara problemas a su padre mientras ella no estaba. Al parecer, nada fuera de lo común había ocurrido en la casa, puesto que cuando Taiga entró en su habitación, encontró a Artaud durmiendo sobre su cama. Aprovechó el momento para quitarse su uniforme y vestirse de forma más cómoda: su camisa púrpura, su pantalón holgado y sus botas negras...

Taiga Fukuoka:

En eso, un molesto sonido, similar al de la alarma de un despertador, rompió el silencio en la habitación. Artaud se despertó.
- ¡Taiga, ya llegaste!
Dijo alegre, mientras ella se ponía a buscar la fuente del sonido. Provenía del cajón del escritorio sobre el cual estaba su computadora. Temiendo encontrar lo que finalmente encontró, abrió el cajón y se quedó viendo, con expresión de fastidio, el digivice.
- Apaga esta cosa...
Dijo mientras le lanzaba el aparato a Artaud.
- ¿Y cómo hago eso? No sé usarlo, es tuyo...
Dijo él mientras tocaba todos los botones, sin éxito en la tarea de silenciar el artefacto. Taiga suspiró fastidiada y tomó el digivice en su mano. Nuevamente, ocurrió lo que la primera vez: la computadora se encendió y un destello de luz blanco iluminó toda la habitación hasta forzar a Taiga y Artaud a cerrar los ojos.
- ¡No, otra vez no!
Dijo Taiga, terminando la frase al tiempo que abría los ojos y comprobaba que definitívamente ya no estaba en su cuarto.
- Creo que volvimos al Digimundo...
Dijo Artaud, que ahora se encontraba sobre el césped húmedo.
- Vaya... Después de todo lo que nos costó regresar la última vez... Y en un segundo ya estamos aquí de nuevo...
- Lo siento...
- No es tu culpa... Ven...
Le dijo Taiga a su compañero, mientras guardaba el digivice en su bolsillo y abría sus brazos para llevarlo a Artaud en ellos. Él saltó hacia ellos y se acomodó mirando hacia adelante. Ambos examinaron el sitio en el que se encontraban: era una selva. Suelo húmedo, árboles frondosos, lianas colgando...
- Bueno... ¿Hacia dónde vamos?
Dijo Taiga resignada, cuando de repente ambos oyeron una voz algo aguda que intentaba inspirar miedo aunque no lo lograba:
- ¡Alto ahí! ¡No me engañarán! ¡Sé que son espíritus malignos!
Taiga se volteó con expresión de "¿Qué ridiculeces estoy oyendo?" y logró ver a quien los acusaba: era un pequeño digimon, de poco menos que la mitad de la estatura de Taiga, verde, con una especie de flor violeta en la cabeza, y los estaba señalando con su dedo índice.
- Es un Alraumon...
Dijo Artaud, oficiando de enciclopedia digimon para Taiga, que todavía no se había aprendido todos los nombres de los digimons.

Alraumon:

- ¡Váyanse! ¡Déjenme en paz!
Continuaba el digimon, molesto. Taiga notó que en realidad, parecía estar asustado, aunque quería disimularlo.
- No somos espíritus malignos, tampoco somos malignos... No queremos hacerte daño...
Dijo Taiga, que ya nada le sorprendía a esta altura.
- ¿No son espíritus malignos? Entonces deben ser caza-recompensas, ¡Lárguense de aquí, el tesoro será mío!
- ¿Qué le pasa a este digimon?
Dijo Taiga en voz baja, para Artaud.
- No tengo idea...
- Mira, no queremos ningún tesoro, no sabemos de qué hablas, de hecho, ya nos estábamos yendo, así que, adiós...
De repente, fue como si Alraumon hubiera cambiado totalmente su expresión a una de haber encontrado ventaja.
- Vaya, vaya... ¿Y qué están haciendo aquí entonces?
- Nada, aparecimos, ya nos vamos...
Dijo Taiga dándose la vuelta, sin paciencia.
- ¡Alto! Tengo una propuesta para hacerles...
Taiga volvió a suspirar, fastidiada, y miró por última vez al digimon planta.
- ¡Vengan conmigo al Templo Maldito!
avatar
Taiga & Artaud
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 98
Nivel On Rol : Champion
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Mirtha Blacksmith el Vie Jun 05, 2015 9:21 pm


En su habitual baño a la luz de la luna, Lunamon nadó por el río hasta llegar a una aldea fantasma donde el río cada vez era más ausente hasta dejar un hilillo de agua y luego nada y decidió salir del agua para ir a explorar cual era la causa de que se hubiera secado el río.

-Ohh! siento oscuridad en este lugar, me gusta...-se dijo Lunamon mientras sus extraños ojos lilas escrutaban en lugar.

-Lunamon vuelve, al digivice, quiero sentir el poder de la oscuridad por mi misma-decía una voz en su cabeza.

-De ninguna manera Mirtha! Será mejor que yo esté presente, puede haber digimon peligrosos aquí-dijo en su mente

-Puedo defenderme por mi misma,Luna! y aquí mando yo!-Un destello de digicode rodeó a la lunamon para después ocultar su data en un D-scanner que apareció de repente para dejar paso a una joven de largos cabellos rubios, ojos púrpuras y un ajustado vestido gótico, tipo lolita..

-Vaya interesante debate interno que te traías jovencita...-dijo una voz en la baranda del puente de la aldea.

-Quién eres tú? Por qué me espiabas?-contestó desafiante Mirtha a un demidevimon que la miraba.

-Eras mas mona cuando eras Lunamon...-contestó simplemente el pequeño digimon aleteando con indiferencia.

-y yo era más feliz cuando había más agua en este río, no llueve a gusto de todos Demidevimon, ¿qué ha pasado con el agua?-contestó Mirtha

-Jijijiji te lo diré si me derrotas!-desafío Demidevimon.- Demi...!-se dispuso a atacar, pero la joven le pegó un puñetazo en la cabeza y lo derribó al cauce seco del río.

-Nunca me han gustado las charletas, bichejo! y ahora canta-soltó Mirtha.

-Joooo! yo quería ver de nuevo a Lunamon...- lloriqueó demidevimon con un chichón saliendole por la cocorota por el golpe.- En fin, tu ganas... Hay un templo maldito al final del cauce que se dice que tiene algo que causa la sequía del río pero nadie ha sido lo suficientemente valiente como para ir allí dicen que hay cosas tenebrosas, fantasmas y digimon oscuros muy maaalos-dijo Demidevimon intentando meterle miedo a la joven poniendo caras e intentando disuadirla de ir.

-Uy si que miedo! Como sigas poniendo esas caras tontas todavía te meto otra leche. Iré hacia allá y tú me guiaras!-dijo Mirtha cogiendole de una pata.

-¿Que? ni de broma me acerco yo allí!-dijo soltándose demidevimon

-Bueno, puedes venir de buenas maneras o bien puedo transformarte en digispirit y guiarme a través de mi digivice-le amenazó mostrándole su D-scanner.

-¿Cómo??!! Eso fue lo que le hiciste a Lunamon?-se asustó el digimon

-No exactamente, ella es mi aliada, tu también puedes serlo si me llevas hasta el templo-dijo Mirtha

-Y qué gano yo con eso?-preguntó Demidevimon- Más golpes?

-No, quiero convertirme en una emperatriz oscura de este mundo digital, es decir, alguien muy poderoso que podrá brindar protección a sus aliados frente a otros digimon más poderosos-explicó

-Mmmm no suena mal... pero si me lastimas, abandono!!-dijo demidevimon

-Hecho-le tendió la mano y Demidevimon le ofreció la pata.

Y juntos siguieron el cauce seco del rio hacia el Templo maldito.
avatar
Mirtha Blacksmith
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 164
Cuentas :
Ficha :
NPCs :
Nivel On Rol : Beast Spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Rookie
Icono : Chaos Empire: Organización criminal con ideales indecisos y cuya única meta podría decirse que sembrar el caos, ayudando a cumplir las metas egoístas de sus miembros
Rango y Unidad : Mirtha Mònique Blacksmith
Rango: Sub-oficial
División: Dark Angels
Unidad/Sub-division: The Unfari Scythe of Indifference

Rango y Unidad Digi Aliado : Meikuu o Meikuu-chan (Meikuumon)
Rango: Soldado
División: Dark Angels
Unidad/Sub-division: Damm Wings of Injustice
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Vulpemon el Sáb Jun 06, 2015 10:37 am

Koga con bastante dificultad avanzo por la frondosa selva siguiendo los pilares que estaban al lado del viejo caudal del rio. Todos los pilares algunos de pie y otros ya tumbaros eran por algún motivo de arquitectura griega antigua, algo muy raro siendo una selva tan parecía a la gigantesca amazonas. El paso de las horas causaban el aumento de las temperaturas de la jungla llegando aproximadamente a los treinta grados, la elevada humedad hacia que la sensación de calor fuera bastante mayor.
-yo me derrito-dijo Koga pasándose el brazo derecho por la frente quitándose el sudor que tenía por todo el cuerpo. Hasta tenía los sobacos chorreando. Salto la enorme raíz de un árbol aterrizando en lo que parecía ser un antiguo camino de piedra del imperio que por ahí se levantaba, de lo que fue una transitada ruta quedaba ya poco tragada la mayor parte por la frondosa jungla. Siguió el camino todo lo que pudo pero siempre teniendo los pilares griegos a la vista, árbol tras árbol parecía que esa selva no tenía fin. Tras un despiste de varios segundos tropezó con una piedra estampándose de cara al suelo
-que tropiezo tan tonto-dijo Koga con la nariz dolorida. Se dio la vuelta, la piedra estaba casi cubierta de musgo que el arranco. No era ni más ni menos que una lápida en la que se podía leer una inscripción
“esta selva se ha convertido en mi tumba, fui durante muchos años un gran caza tesoros del Digimundo que viajo logrando grandes tesoros del pasado que parecieron ser mitos, esta maldita jungla y mi búsqueda del legendario templo maldito y de la incontable cantidad de piezas de oro y joyas que contiene iba a ser mi mayor reto lo que me iba a ponerme en la historia como el caza tesoros legendario que alcanzo uno de los mayores tesoros que alberga este mundo, pero lo único que yo aquí he encontrado ha sido solamente mi perdición. Aconsejo al que este leyendo esto que se marche cuanto antes para que este lugar no sea donde muera y si aun así desea seguir adelante le aconsejo que se cuide de la furia de la salvaje naturaleza del lugar y de su maligno espíritu quien es que controla todo lo que hay en este valle viendo todo lo que en el sucede. Atentamente: el Arqueólogo IJ” termino la inscripción
-¿a qué se está refiriendo con lo de salvaje naturaleza?-pregunto Koga. No importa, seguiré adelante-. Echo una última mirada atrás, pero la lápida había desaparecido como si nunca hubiera estado ahí “habrá sido obra de mi imaginación” pensó Koga, además hay que tener en cuenta que él podía leer lo que ponía esa lapida y que apoyaba su opinión de que era una ilusión de su mente.
A pesar de toda la fruta desayunada el poco tiempo que paso durmiendo por la noche y el cansancio de andar por un lugar que agotaba físicamente comenzaron a pasarle factura. Se apoyó en un árbol a recuperar aliento, lentamente descendió al suelo para descansar un momento
-ya tomare la marcha dentro de media hora-dijo Koga exhalando aire. Cerró los ojos con la intención de ver si podía darse una siesta que le recuperase fuerzas. Le era difícil quitarse de la cabeza lo leído en la lápida que le mantenía bastante intranquilo sobre las trampas que le deberían estar deparando para detenerle en su camino al templo maldito. Sin esperarlo de todos lados sentía el crujir de los árboles. ¿Qué es eso?-. Koga miro a todos lados sin levantarse del suelo
-largo-dijo una profunda voz que parecía venir de todas partes
-maldita sea, ahora me parece oír voces-murmuro Koga.
-¡largo!-repitió la voz. Una rama como si tuviera vida propia rodeo y apretó la pierna derecha de Koga arrastrándole
-¡pero que!-grito Koga. Desesperado agarro la primera piedra que cogió y con la que golpeo repentinamente a la rama haciéndola quebrar obligándola a soltar su pierna. Se levantó, multitud de ramas y lianas serpenteantes se acercaban a el
-¡largo de esta selva!-grito la profunda voz
-parece que al final sí que hay una maldición en esta selva-dijo Koga. Se lanzaron hacia él. Buena idea será marcharme corriendo-. Koga prendió una huida a través de la profunda Jungla sin alejarse demasiado del lecho del rio. Una raíz gruesa se alzó y causo el tropiezo y caída de Koga hacia el suelo
-¡pagaras caro haber entrado en esta selva!-grito la voz como si estuviera enfurecida. Las lianas como si fueran látigos iniciaron un incesante y rápido ataque hacia la espalda de Koga. El joven sentía mucho dolor con cada latigazo contra su espalda, le resultaba prácticamente imposible levantarse, solo se arrastraba intentando ignorar el dolor.
-no me puedo rendir aquí-mascullo Koga logrando finalmente ponerse a cuatro patas y avanzar como si de un cuadrúpedo se tratara. Más de una liana le golpeo por los costados y alguna que otra justo en el estomago
-¡ríndete!-grito la voz, una rama cogió el brazo izquierdo de Koga, lanzo al joven por los aires aterrizando de espaldas entre los arbustos de más adelante
-¡¡jamás me daré por vencido, yo soy Koga Savarín y juro que llegare a ese templo maldito caiga quien caiga!!-grito Koga desde lo más profundo de su ser
-si con latigazos tu voluntad de acero no se puede llegar a ser quebrada ni doblada, tendré que usar métodos un poco más distintos para evitar que tú sigas adentrándote en las profundidades de este valle-dijo la voz. Koga difícilmente salió de los arbustos, apoyándose en los árboles se movió. Se levantó la camisa comprobando que su cuerpo tenia serias magulladuras y moratones junto a largas y finas marcas de latigazos que más dolor le hacían sentir
-no creo que aguante mucho más si sigue atacándome con esos látigos-dijo Koga. De la nada salieron a su alrededor unos misteriosos hongos rosados que expulsaron un polen brillante que entraron por la nariz del joven. Koga cayó al suelo, los parpados le pesaban, sus extremidades se dormían y no podía moverlos, era como si se hubieran vuelto de plomo
-duérmete joven, te sientes cada vez más cansado y soñoliento, tus parpados y extremidades pesan cada vez, tienes ganas de dormir y lo sabes-dijo la voz como si estuviera hablándole dentro de su propia cabeza tratando de hacerle caer. No has dormido lo suficiente, Koga se quedó en el suelo, boca arriba mirando a las copas de los árboles, a pesar de que el polen disminuía el sueño se le hacía casi imposible de evitar
-no puedo quedarme dormido aquí, no es el mejor momento y lugar para ello-mascullo Koga, un involuntario bostezo salió de su boca. La voz de la selva se reía profundamente viéndole dormirse poco a poco
-venga, duérmete, eso es lo que tú quieres  y no ir al templo maldito-dijo la profunda voz. Unas hojas flotaron poniéndose bajo la cabeza de Koga haciéndole un cómodo cojín
-no debo de dormirme, sea como sea yo debo de seguir hasta el templo maldito y devolver el agua al rio-murmuro Koga bostezando sonoramente, cerro los parpados durmiéndose tranquilamente entre las risas de la siniestra voz.
avatar
Vulpemon
Tamer
Tamer

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 48
Nivel On Rol : Rookie Spirit

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Eun el Dom Jun 07, 2015 2:13 pm

Más adelante del puente había más selva, o eso es lo que podía ver. La gran diferencia entre una parte y otra es que a la que estaba a punto de acceder tenía más rastros de civilización, una civilización perdida, todo lo que pudiera asemejarse a una estructura se le veía rota o en estados deplorables. Daba un toque demasiado tétrico y, a decir verdad, no me gustaba mucho; tampoco me hacía sentir segura y me daban ganas de regresarme... ¿Pero como me recibirían los Derumon después de enterarse que partí hacia un sitio ''prohibido'' sin que ellos siquiera lo supieran? No suena como algo lógico, y tampoco cuento mucho con el apoyo de Muchomon quien después de ver que no fui tras ese tesoro hasta el final podría delatarme o algo peor. No, me encontraba casi sin opciones, incluso hay posibilidades de que ya no pueda regresar a esa adorable casa nunca, eso me causaba un mal sentimiento, el sentimiento de que volveré a estar sola.

No llevaba mucho tiempo caminando cuando el camino comenzaba a perderse y todo se volvía selva pura, ahora caminaba meramente hacia delante sin saber a donde sería conducida o si saldría viva de esta -¡Podía perderme!- pero cuando lo tenía más inadvertido fue cuando sentí como algo se enredaba con fuerza en mi pie y, en cuestión de segundos, ya me encontraba de cabeza mirando todo desde un ángulo distinto. Todo pasó tan rápido que aún me costó un tiempo en reaccionar y mirar hacia mi pie en el cual se encontraba atada una liana que hizo resonar una campanilla a la que estaba ligada- ¿Qué es esto? -intentaba acercarme a la liana pero mi cuerpo no era demasiado fuerte como para hacer eso, de hecho, me considero alguien muy débil y torpe- ¡¿Estoy atrapada?! ¡Ayuda! -gritaba, esperando que alguien me escuchara y pudiera venir a mi rescate.

No, dudaba que eso fuese posible, esta selva parecía de lo más desértica. Es más posible que aquel que venga fuera un depredador quien aprovecharía mi situación tan desventajosa como para hacerse un platillo conmigo, ¿Pero que podía más hacer en estos instantes?- Ahora comienzo a entender porque decían que ninguno que venía aquí salía con vida... -hice un segundo esfuerzo por ayudarme a mi misma- Nngh... ¡Si recién voy llegando y ya estoy en problemas...! -desistí, suspirando con cansancio- ¿Qué haré...? -me quedé inmóvil por unos momentos intentando pensar en alguna idea.
avatar
Eun
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 16
Nivel On Rol : Rookie Spirit
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Taiga & Artaud el Dom Jun 07, 2015 6:13 pm

- ¿El Templo Maldito?
Taiga no pudo evitar estallar en risas. Cualquier cosa que involucrara las palabras "sagrado", "maldito" y similares era motivo de gracia para ella. Había olvidado que se encontraba en el Digimundo y las reglas podían ser diferentes.
- ¿De qué te ríes? ¿No conoces la leyenda del Templo Maldito?
Taiga continuaba riéndose, y Artaud empezaba a sentirse algo incómodo por no entender el motivo de la risa. "Vaya injusticia, se ríe y no entiendo de qué, pero con mis chistes nunca se ha reído", pensaba el pequeño digimon, aún en los brazos de Taiga.
- Ya, deja de reírte, estúpida humana.
Dijo el Alraumon enojado.
- ¡¿Cómo me dijiste?!
Exclamó Taiga, cortando de repente su carcajada. El Alraumon deseó poder irse diciendo que no los necesitaba, pero la realidad era otra: él creía que aquella selva realmente tenía una maldición, y ya había visto humanos tamers en su vida, grandes tamers que hacían cosas grandiosas, y creía que Taiga era así. Pensó que con ayuda de esa tamer podría llegar al templo, usarla de carnada para las trampas, y llegar sin un rasguño al tesoro. Desde luego, encontraría la forma de deshacerse de la humana en cuanto tuviera el tesoro en sus manos. Así que tomó aire, y explicó brevemente la historia del templo:
- Uf... Escuchen, hace muuuuuucho tiempo, aquí había un imperio, pero los dioses se enojaron y lo hicieron desaparecer, pero hay un templo que tiene la maldición de los dioses y dicen que ahí dentro hay un tesoro enorme!!!
Aquel digimon planta parecía tener muy poca idea de la historia que intentaba contar, pero su entusiasmo se encontraba únicamente en el dichoso tesoro, ya que terminó la frase casi a los gritos.
- ¿Te das cuenta de lo ridículo que suena eso?
Dijo Taiga, esperando hallar un pequeño resto de razón dentro de aquella cabeza florecida del Alraumon.
- ¡Que no es ridículo! ¡Vengan y verán! ¿O tienen miedo?
- ¡No tengo miedo! ¿Cómo podría tener miedo de semejante tontería?
- Yo no tengo miedo...
Taiga sonaba indignada, y Artaud sólo quería expresar que él no le tenía miedo a nada.
- ¡Entonces síganme! Ya debemos estar cerca, ya pasamos el puente...
- ¿El puente?
- ¡Claro! ¿O cómo llegaron aquí si no fue cruzando el puente?
- Ya te dije, "aparecimos"... Olvídalo, es difícil de explicar...
- ¿"Aparecieron"? Y luego dicen no ser espíritus malignos...
Dijo Alraumon con sarcasmo.
- ¡Ya te dije que...! Bah, ya cállate...
Dijo Taiga, fastidiada de explicarle cosas a esa criatura que en definitiva creía lo que quería creer.
- Como sea, síganme!!!
Dijo el digimon planta entusiasmado, liderando al grupo.

Mientras caminaban por la selva, que se volvía cada vez más espesa, Taiga sacó su teléfono de su bolsillo (mientras sostenía a Artaud con el otro brazo) con la idea de enviarle un mensaje a su tío para avisarle que otra vez había caído en el Digimundo, y pedirle ayuda para que la saque de ahí, pero al mirar su pantalla, no tenía señal.
- Diantres, no hay señal...
Murmuró. En eso, se le ocurrió verificar la brújula de su teléfono, y observó que el puntero no se quedaba quieto, sino que oscilaba y giraba sin sentido.
- La brújula no funciona, el campo magnético de este lugar debe estar muy alterado...
- No sé qué estás diciendo pero seguramente sea por el templo...
Dijo el Alraumon, muy seguro de sí mismo, y luego volteó hacia atrás para verificar las reacciones de sus acompañantes, para ver que ellos ya no estaban allí.
- ¡¿A dónde se fueroooooon?! ¡Sabía que eran espíritus malignos, malditos!
Gritó desesperado.

- ¿A dónde se fue ese digimon?
Preguntó Taiga al levantar la vista y ver que quien los guiaba no estaba.
- No lo sé, estaba aquí hace un momento...
- Genial, se burlaba de nosotros...

Alraumon volteó de nuevo, para toparse con Taiga, que estaba justo delante de él.
- ¡Estaban aquí, dejen de molestarme!
Taiga volteó para ver al digimon planta.
- ¡¿Es broma?! ¡Eres tú el que desapareció de repente!
- ¡Yo estuve aquí todo el tiempo!
- Deja de hacerme perder el tiempo...
- Seguro es la maldición del templo...
- Sí, claro...
Dijo Taiga, con sarcasmo.
- Sólo no vuelvas a separarte...
- ¡Ustedes fueron los que se separaron!
Retrucó Alraumon, molesto.
- ¡Ya, sigamos!
Dijo Taiga, fastidiada.

Al cabo de unos pocos minutos caminando, todos oyeron un grito de alguien que pedía ayuda.
- ¿Oyeron eso?
Preguntó Artaud, preocupado.
- Sí, creo que alguien necesita ayuda, vamos a ver...
- ¡No! ¡Es una trampa, ingenuos! ¡Son los espíritus malignos que quieren matarnos!
- ¡Ya, cómo fastidias! ¡No te das cuenta? Tu estúpida obsesión con los espíritus malditos hace que no quieras ayudar a alguien que se encuentra en peligro... ¿Artaud, tu vienes conmigo?
- Claro, me gusta ayudar...
- ¡Que no! ¡Es una trampa!
Gritó Alraumon, aferrándose a las piernas de Taiga de modo que no la dejaba caminar.
- ¡Suéltame!
Taiga se esforzó por caminar, no sabía exactamente de qué dirección había venido aquel grito, pero intentó avanzar hacia la que creía era la dirección indicada...
avatar
Taiga & Artaud
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 98
Nivel On Rol : Champion
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Mirtha Blacksmith el Lun Jun 08, 2015 5:12 pm


Mirtha se adentró en la selva guiada por Demidevimon. Las plantas eran muy frondosas y había raíces, ramas por el suelo y zonas de fango. Aunque a la joven no le importaba pues siempre le han gustado los bosques y se manejaba bastante bien por ellos gracias a que su infancia la pasó correteando por ellos por lo que era muy díficil que se perdiera.

-Vaya... eso si que choca, con el carácter de la selva...-dijo al fijarse en los antiguos pilares que había erigidos en la selva o rotos por los suelos debido al paso de los años.

-Son calaveras...-dijo Demidevimon muerto de miedo al ver lo que coronaba algunos de los pilares.

-¡Por favor! ¿Cómo puede ser que un digimon oscuro como tú le asuste eso?-le preguntó Mirtha extrañada.

-Fuera de mi bosque!-dijo una voz que parecía proceder del interior de la selva.

-Tu bosque? Acaso tiene tu nombre escrito o que?-dijo Mirtha desafiante.

-¿Estás loca? no hables así al espíritu del bosque! Harás que nos mate!-le dijo demidevimon.

-Insolente! pagarás caro tu osadía!-le dijo la voz.

Mirtha escuchó con más atención su voz y decidió seguirla hacia la zona de donde venía, el interior de la jungla.

-¿Qué haces? no vayas hacia allí!-le pidió Demidevimon

-Si tanto miedo tienes, vuelve! No te necesito! Si encuentro al espíritu el me guiará hacia el templo!-dijo Mirtha antes de echar a correr.

El pequeño digimon dudó unos instantes, mientras Mirtha desaparecía en la oscuridad de la jungla. Iba a abandonar cuando escuchó un grito entre sorpresa y frustración.

-Mirtha!-gritó demidevimon antes de adentrarse en la selva tras ella.

La jungla se había revelado y la había atado con lianas y había subido a la joven a la copa de un árbol.

-Jajjaja no escaparás!-se mofaba el espíritu mientras apretaba más y más a la joven con las lianas contra el árbol.

-Suéltame!-gritaba ella

-Mirtha! espera te ayudaré!-se dispuso Demidevimon pero antes de que le diera tiempo a hacer nada al pequeño digimon, la joven dio con la solución.

-He dicho que me sueltes!!-Mirtha se envolvió en digicode y se transformó en lunamon justo antes de que su d-scanner cayera al suelo.

-LUNA CLAW!-sus garras oscuras cortaron la liana

-¡¿Cómo?!-se sorprendió el espíritu

-¡Oh Lunamon, eres tan fuerte y adorable...!-dijo Demidevimon con los ojos como corazoncitos.

A mí no me atraparás así como así!-Lunamon bajó al suelo y cogió su digivice y lo escondió en su pecho detrás del emblema de la luna que lo adornaba.

-Te atraparé!

-Ni lo sueñes! Demidevimon, déjate de tonterías y llévame volando hacia el interior del bosque, deprisa!-rogó Lunamon.

-Oh! será un honor!-dijo Demidevimon sintiéndose de pronto más valiente a su lado.

Lunamon se agarró a las patas de demidevimon y juntos sortearon por el aire las ramas y las lianas que intentaban atraparlos de nuevo.

Sin embargo no podían volar por mucho tiempo la selva se hacía cada vez más infranqueable y les costaba más volar y esquivar los embites del malvado espíritu.

-Voy a tener que bajar, no puedo volar más Luna-sama!-dijo Demidevimon.

Sin embargo, Luna no escuchó bien sus últimas palabras pues su D-scanner comenzó a brillar como alertándole de algo. Miró hacia abajo y vio a un joven dormido en la jungla.

-Baja allí Demi... Ah!-exclamó Lunamon al notar un pronunciado vaivén en la forma de volar de su compañero.

-¡Ay!! Mi ala!- una rama había atravesado su ala izquierda, haciéndole desiquilibrarse y caer.

-Jajajja- reía burlón el espíritu.

-Oh no! Demidevimon!!-los 2 rodaron por el suelo cerca del chico dormido.

Lunamon sin pensárselo dos veces fue corriendo a socorrer a su amigo y le quitó la rama del ala.

-Te sientes mejor?-preguntó Lunamon mientras le vendaba el ala con una hoja grande que había por allí tirada.

-Si, gracias Luna-sama. Siento no haber podido llevarte más lejos...-se disculpó demidevimon

-No importa, hemos avanzado bastante, conoces a este chico?-le preguntó a demidevimon señalando al chico durmiente.

-No lo había visto en mi vida, pero yo si fuera él no me echaría una siesta en un lugar como éste...-dijo Demidevimon.

-Bueno, habrá que despertarle, quizá el sepa algo sobre el templo maldito-Lunamon se acercó al muchacho hinchó sus mejillas y atacó.-HYDRO WATER!!-le mojó toda la cara con el agua de su boca esperando que eso bastase para despertarle, mientras su D-scanner seguía pitando y brillando sin parar.
avatar
Mirtha Blacksmith
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 164
Cuentas :
Ficha :
NPCs :
Nivel On Rol : Beast Spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Rookie
Icono : Chaos Empire: Organización criminal con ideales indecisos y cuya única meta podría decirse que sembrar el caos, ayudando a cumplir las metas egoístas de sus miembros
Rango y Unidad : Mirtha Mònique Blacksmith
Rango: Sub-oficial
División: Dark Angels
Unidad/Sub-division: The Unfari Scythe of Indifference

Rango y Unidad Digi Aliado : Meikuu o Meikuu-chan (Meikuumon)
Rango: Soldado
División: Dark Angels
Unidad/Sub-division: Damm Wings of Injustice
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Vulpemon el Lun Jun 08, 2015 7:52 pm

Koga afectado por el poder del polen somnífero que echaron las setas rosadas y por la comides del cojín de hojas ofrecida por el maligno espíritu le mantenían profundamente dormido soñando por primera vez desde que llego al Digimundo
-debo de despertarme cuanto antes-dijo Koga a si mismo estirándose las mejillas a ver si eso haca efecto
-ahora veras la pesadilla a la que yo sometí al imperio caído en la desgracia que antaño se alzaba hasta que yo hizo acto de presencia-dijo el espíritu maligno
Koga se encontraba de pie en una sala de suelo, paredes y techo echo de bloques piedra, al fondo una salida por la que entraba la luz mostrando frente a ella la silueta un Digimon humanoide de espaldas que salió de la sala, le siguió con paso acelerado, al acercarse a la salida la luz que esta emitía le cejo abriéndolos, el Digimon al que estaba siguiendo había desapareció pero ante él se extendía lo que parecía ser una ciudad maya tan magnifica como la mayor que se hubiera construido, Koga se asomó averiguando que estaba en lo alto de una pirámide escalonada tan grande como la mayor que pudiese haberse alzado en todo el imperio Maya, estaba en lo que era la viva imagen de una ciudad de dicho imperio en su gran esplendor antes de la llegada de los conquistadores españoles. Lo único que diferenciaba esta ciudad maya era que estaba construida en el Digimundo.
-¿Dónde estoy?-pregunto Koga Recorriendo el rio con la mirada, se vio en el fondo a lo lejos, un templo gigante, estaba demasiado legos como para saber cómo era pero si para intuir cual podria ser. Esto debe de ser el imperio en el pasado y aquello el templo maldito al que yo en la actualidad me dirijo-. Koga sabía que estaba metido de lleno en un sueño, un sueño que mostraba los recuerdos del lejano pasado.
Lentamente descendió la alta pirámide, las calles estaban llenas de Digimon que no mostraban ni la más fugaz mirada hacia él.
-¿es que acaso soy invisible?-pregunto Koga. Queriendo llamar un poco la atención tenía la intención tocarles pero todos eran completamente intangibles a su mano como si todos fuesen fantasma o ¿puede que el fuese el intangible?, tras andar llego a la plaza, la gran estatua de un Baromon echa completamente en oro con pose triunfal decoraba el centro, a los pies de la estatua el verdadero Baromon estaba dando un discurso a una nutria multitud que le rodeaba escuchándole atentamente
-¡ahora que la goya de la oscuridad en nuestro poder decora la sala norte del templo que recientemente fue modificado para convertirse en una presa, el poder que nos otorga la joya volverá nuestro imperio el más grande, poderoso y rico que jamás se halla visto en el Digimundo!-los Digimon estaban exaltados al escucharlo. Todo tembló, el cielo se oscureció por completo, la vista de Koga se emborrono, al volver a la claridad toda la ciudad estaba en llamas, vio como torres escalonadas se desplomaban una tras otra, las calles estaban plagadas de Digimon convertidos en estatuas. Baromon petrificándose desde los pies rodillada en el centro de la plaza contemplando la destrucción desatada parecía llorar, Koga se le acerco escuchando como mascullaba unas palabras
-la joya de la oscuridad, tendría que haberme dado un poder enorme al absorberla pero nunca espere que contuviese un espíritu maligno que pondría a la selva en nuestra contra, alzaría una torre oscura en el templo y que absorbería el alma de la mayoría de la población de esta ciudad para aumentar su poder secando el rio-el Baromon se quedó completamente petrificado con lágrimas saliendo de la mascara
-¿Joya de la oscuridad?-pregunto Koga algo asustado. Al caer una gota de lagrima de Baromon al suelo, Todo volvió a temblar desapareciendo todo lo que estaba a su alrededor. El grito de ayuda y desesperación de todos los Digimon de la gran capital se escuchaban en su cabeza repitiéndose una y otra vez
-¡¡destruye la joya de la oscuridad, vence al maligno, libéranos!!-el joven callo arrodillado siendo rodeado por los espíritus de los Digimon que fueron víctimas de la petrificación, en vano se tapó los oídos con las voces entrando en su cabeza
-¡¡por favor, callaos!!-grito Koga tirado en el suelo dando vueltas. Las voces repentinamente cesaron y los espíritus se desvanecieron, alzo la vista, la ciudad maya estaba desapareciendo con la sombra tragándosela. Frente a él se encontraba de nuevo la silueta del Digimon que vio en lo alto de la torre escalonada. Esta vez pudo deslumbrar mejor la figura del Digimon que a él se acercaba, se parecía a un zorro con un alto y delgado aspecto vislumbrándose su amarillo pelaje y sus verdes ojos con un negro iris, su visión parecía penetrar en la parte más profunda de su alma como si quisiera algo del joven Koga que sentía miedo
-¿Quién eres  tú?-pregunto Koga. El Digimon se mantenía profundamente callado con su mirada puesta en el joven, dio un sprint hacia el joven. ¡No alto!-. En ese preciso momento en el que el misterioso Digimon impacto con él se despertó bruscamente, puso la espalda contra el árbol más cercano con el sudor corriendo por su cara y su corazón yendo a más de cien por hora
-la joya de la oscuridad, en el interior del templo-mascullo Koga con las manos echadas a la cara sintiendo el miedo de la terrible pesadilla por todo su cuerpo. Como no la destruya, si alguien alcanza el templo y logra entrar en el penetrando hasta la sala en la que se encuentra, podría tomar un poder demasiado elevado si la absorbe-. Se quitó las manos, lentamente abrió los ojos y alzo la mirada, habían dos Digimon una Lunamon y un Demidevimon observándole fijamente
avatar
Vulpemon
Tamer
Tamer

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 48
Nivel On Rol : Rookie Spirit

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Eun el Mar Jun 09, 2015 2:47 pm

Estar en esa posición por mucho tiempo estaba logrando hacer que mi cabeza doliera y eso me dificultaba la forma de pensar en una buena solución- Quizás si me balanceo mucho pueda lograr alcanzar la cuerda, o... por lo mucho hacer que la rama que me sostiene se rompa, ¿No lo sé? -era la mejor idea que se me ocurría en estos instantes así que intenté hacerlo. Me balanceé por unos segundos, quizá un minuto, pero no lograba acercarme ni un poco a la liana que me sostenía ni mucho menos escuché ese característico crujir en la rama; no iba a detenerme de todas formas, quizás la constancia haría que el efecto funcionara, pero lo que me desconcertó e hizo que detuviera mi movimiento fue un grito ''¡Sueltame!''- ¿Huh? -miré hacia mi alrededor, no podía siquiera reconocer de donde venía ese sonido pero, próximamente, escuché unos pasos acercándose a mi posición poco antes de que la maleza al moverse le delatara- ¿Hola? ¿Quien está ahí?

''No debí haber preguntado'' pensé poco después que desde la maleza saltó hacia mi el mismo digimon salvaje que antes me estaba persiguiendo. El susto me ayudó a impulsarme hacia arriba y así evitar que lograse arrancarme la cabeza de un zarpazo- ¿Necesitaba un susto para poder hacer esto? ¡Pues la situación no me gusta para nada! -lo único que necesitaba hacer ahora es desatar el nudo o lograr romper la cuerda pero ese ya no era todo el problema, el digimon se encontraba debajo de mi gustoso al verme en la situación en la que me encontraba, aún si lograba zafarme esa criatura iba a hacerme daño o algo peor- ¿Porque me tiene que pasar esto?... -lloriqueé en mis adentros.

Un nuevo sonido se hizo presente, algo similar a un grito de guerra; debido a que no quería prestarle mucha atención al digimon para no alterar más mis nervios no pude ver del todo bien lo que sucedió, pero después de un fuerte destello y el sonido de estática invadiendo el lugar el digimon del pelaje de fuego salió rodando por el suelo debido a un posible impacto. Mis brazos perdieron la fuerza y no pude sostenerme más en la rama, volviendo a la posición inicial. Aunque esto era desventajoso al menos me ayudó a poder ver quien era el que me había salvado... pero seguía sin saber que era en realidad- ¿Q-Quien eres tú? -la criatura, quien definitivamente no era un humano, frunció el ceño ante mis palabras y antes de responderme se dirigió al árbol que me atrapaba y lo escaló sin problemas hasta colocarse sobre mi rama- ¿Estás en esta situación de peligro y aún te tomas el tiempo de preguntar cosas poco importantes? Tch... -bastaron sus dientes para hacer un corte el nudo que me sostenía, lo que me hizo caer al suelo.

El golpe fue lo de menos cuando me di cuenta de que el digimon que me acosaba desde que llegué se había recuperado rápido del anterior ataque- ¡Ahí viene...! -quien me salvó aterrizó en el suelo y se colocó frente a mi- ¡Colorful Spark! -del cuerno que sobresalía de su cabeza emitió descargas eléctricas coloridas y lanzó una torrente eléctrica hacia el felino de fuego, logrando paralizarlo- Se recuperará en poco tiempo... -me volteó a ver- Tienes que salir de aquí ahora -me levanté del suelo, no sabía que responder, era obvio que yo no serviría para nada intentando detener a ese digimon pero no me sentiría bien dejándolo a él solo contra ese felino- Pero... -antes de poder hacer algo, el digimon de fuego rugió y nos miró a ambos consecutivamente, tomándome rápidamente a mi como objetivo y lanzándose contra mi. Me paralicé, no era tan rápida como para evitar un movimiento tan veloz como ese, pero aquel que me acompañaba si; una vez más se colocó en mi lugar y formó un hueso de colores entre sus manos, usándolo de escudo para evitar ser mordido por los afilados colmillos del felino- Nggh... ¿Qué estás esperando? ¡Solo me estás estorbando, vete de aquí ya!

No podía responderle, no tenía las palabras para eso, pero inconscientemente mis pasos solo me hacían retroceder- ¡Ahora! -sin detenerme a pensar salí corriendo del lugar, siendo presa del miedo y de la confusión al no saber que hacer o como reaccionar. Corrí tan rápido como podía, mi tobillo derecho dolía aún por la soga de antes pero eso era lo de menos; tanta era mi velocidad y distracción que no vi que alguien se ponía frente a mi, provocando un irremediable choque. Caí de espaldas al no saber aún bien como sostenerme y observé a mi a...- ¿Una humana? -no parecía ser una criatura distinta a mi como lo son los digimon, aunque ella no estaba sola, sino acompañada de otros que definitivamente no tienen similitud a mi, ¿Quizá ellos si eran digimon? Estaba sorprendida por ver a alguien que posiblemente era de la misma especie que yo pero antes de poder decir algo respecto a eso, la imagen de ese digimon atacando a quien me salvó pasó por mi mente y me hizo reaccionar- ¡T-Tienen que salir de aquí! -les advertí.
avatar
Eun
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 16
Nivel On Rol : Rookie Spirit
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Mirtha Blacksmith el Vie Jun 19, 2015 5:20 pm


-Una joya, en el interior del templo que da un poder elevado a quien la absorbe dices?-Mirtha embriagada por una nueva meta recuperó su forma humana.

-Wow! esa joya os puede hacer muy poderosa, Srta. Mirtha jaja-dijo Demidevimon

-Muchas gracias por la información chaval, nos vemos en el templo jajaj-dijo Mirtha entusiasmada echando a correr por la zona de la jungla donde antes había visto una luz

-Quizás la luz que viste antes sea una señal de que el templo anda cerca jeje-dijo Demidevimon siguiéndola

-¡Claro demidevimon, con esa joya en mi poder seré tan poderosa que lograré superar incluso a mi madre!-corrió entusiasta Mirtha sintiendo como su digivice cada vez brillaba más y más, se estaba acercando a algo.

-No te acercarás al templo Mirtha Blacksmith, no te lo permitiré- decía de nuevo el espíritu de la jungla poniéndole trabas en forma de raíces o ramas caídas intentaba apresarla con sus lianas pero la joven era ágil y ya estaba prevenida y a pesar de que el espíritu sabía su nombre siguió corriendo y saltando por la maleza ayudada por demidevimon que también atacaba las ramas o raíces que se aproximaban demasiado, hasta llegar a un pequeño altar donde reposaba una extraña figura alada.

-¿Qué es esto? Su brillo ha parado...-dijo Mirtha

-Lo mismo es un pasadizo secreto hacia el templo jaja-opinó Demidevimon

-Podría ser...-Mirtha fue a coger la figura pero antes de que pudiera hacerlo ésta fue absorbida por su D-scanner-Pero qué?-Mirtha examinó su digivice y allí aparecía la figura junto con el spirit de lunamon-Es un spirit!! y tiene alas.. jeje-dijo Mirtha

-¿Qué pasa en qué estás pensando, Mirtha?-se extrañó Demidevimon.

-Jeje, probemos una cosa... ¡Apártate!-le dijo a demidevimon mientras su mano izquierda se rodeaba de digicode-ESPÍRITU DIGITAL!-Mirtha se rodeó de una bola brillante y puso el círculo de digicode sobre su D-scanner-DIGIEVOLUCIÓN!-Sus ropas desaparecieron y enseguida su cuerpo fue cubierto por una mínima armadura y unas alas-KAZEMON!!

-Mirtha-san....-demidevimon no pudo evitar un mínimo sangrado de nariz al ver su protuberante delantera de mayor tamaño que el de una kazemon normal

-Deja ya de babear y vamos!!, llegaremos al templo maldito volando! jaja! Veamos las nuevas capacidades que este spirit me aporta jaja!-con un elegante salto extendió sus alas y voló a través de las copas de los árboles hasta sobrevolar por encima de la selva donde podía vislumbrar el templo con claridad oculto entre el denso follaje.

-¡hey, esperame Mirtha!!-gritó Demidevimon volando tras ella.

-Allí está, vamos!-señaló hacia el lugar y voló directa hacia el templo.
avatar
Mirtha Blacksmith
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 164
Cuentas :
Ficha :
NPCs :
Nivel On Rol : Beast Spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Rookie
Icono : Chaos Empire: Organización criminal con ideales indecisos y cuya única meta podría decirse que sembrar el caos, ayudando a cumplir las metas egoístas de sus miembros
Rango y Unidad : Mirtha Mònique Blacksmith
Rango: Sub-oficial
División: Dark Angels
Unidad/Sub-division: The Unfari Scythe of Indifference

Rango y Unidad Digi Aliado : Meikuu o Meikuu-chan (Meikuumon)
Rango: Soldado
División: Dark Angels
Unidad/Sub-division: Damm Wings of Injustice
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Vulpemon el Vie Jun 19, 2015 10:11 pm

Koga, con todo el cuerpo debilitado y dolorido, con la mayor parte de sus fuerzas ya mermadas trataba de andar por la selva queriendo llegar antes que aquella misteriosa chica a la que parecía que el poder de esa joya le estaba llamando con oscuras y maliciosas intenciones. El espíritu maligno parecía estar ignorándole, ninguna rama hacia el mas mínimo movimiento que no fuera por el viento.  
-¿acaso ese espíritu se estará burlando de mí, ignorándome y dándome como algo tan insignificante que no requiere que el intervenga para frenarme?-susurro Koga cayendo arrodillado exhalando aire. Bueno, no puedo rendirme por todo el daño que me ha ocasionado, debo de continuar hasta el final, ya no hay marcha atrás ahora que me estoy acercando tanto al templo maldito-. Koga con todas sus fuerzas se alzó decidido, apretando sus puños y dando fuertes pisadas en el suelo, media hora andando mirando al frente sin vacilar sin presencia alguna de las trampas del espíritu, pero lo mejor era no confiarse demasiado porque en cualquier momento podría ser blanco del perverso espíritu que con toda seguridad le estaría observando, viendo como con su voluntad de acero era lo único que le mantenía de pie a pesar de las numerosas heridas que cubrían su cuerpo y que con gran entereza soportaba. Las ruinas eran más comunes cuanto más avanzaba, el follaje que sobre él estaba se hizo un poco menos presente, en cuanto se fijó, vio los petrificados Digimon que 500 años atrás vieron sus placidas vidas truncadas y sus espíritus absorbidos por el maligno y oscuro ser que los convirtió a todos en tétricas estatuas que mostraban el miedo, angustia y desesperación del momento justo en que se convirtieron en la decoración esa zona de la selva. Frente a él una ruinosa pirámide escalonada comida por la naturaleza se mantenía en pie. Sin pensar lo más siquiera en rodearla, la subió escalón a escalón, ya en su cima contemplo como entre toda la maleza y arboles las ruinas todavía estaban visibles, en un punto visualizo una esfera de luz bastante misteriosa. Sintió un intenso dolor de cabeza y sus ojos vieron la visión pasada de toda la orgullosa capital envuelta en un mar de llamas que la convirtieron en un mortal buffet para que el maligno engullese sus almas. Tras la súbita desaparición del Flashback, una mala pisada le hizo caer escaleras abajo con duros golpes con los escalones de piedra, llego al suelo quedando boca abajo sintiendo como seguramente más de un hueso se le hubiese roto tras tales golpes.
-Koga Savarín, me estás haciendo tu solo mi trabajo de evitar que avances hasta el templo-dijo el espíritu maligno soltando una horrible carcajada que disminuyo hasta desaparecer. Koga estaba totalmente inmóvil sin poder moverse “no puedo hacer nada, con mi cuerpo en este estado me resulta totalmente imposible llegar hasta el templo ni siquiera soy capaz de ponerme de pie” pensó Koga estando prácticamente dándose por vencido ante esa situación que le estaba sobrepasando.
-estate alegre, dentro de poco, tú y tu madre os reuniréis en el mas allá-dijo el maligno
-¿Cómo sabe el?-pregunto Koga
-me adentre en tu mente para causarte aquella pesadilla y entonces pude ver todos tus recuerdos-dijo el maligno. Tu madre se sentirá tan decepcionada al ver cómo has perecido perdiendo la esperanza, algo que en su lecho de muerte pidió que no perdieses-.
“!es cierto, no puedo decepcionar a mi madre dándome por vencido¡” pensó Koga alzándose recuperando agigantadamente su voluntad de continuar al frente. Un tenue y palpitante brillo se hizo presente en su pecho recubriendo de fuerzas todo su cuerpo
“escúchame humano, ¿recuerdas el brillo esférico de hace un momento?, ¡pues yo te llevare hasta donde estaba!” grito una voz de su interior que era exactamente igual a la que tiempo atrás le ayudo contra los Mushroomon, teniendo su cuerpo ajeno a su voluntad corrió como si estuviera en plena forma
-¡tú no, una vez más sigues interfiriendo en mis asunto y esta vez usando ese humano!-grito el maligno. Las hojas eran lanzadas como afiladas cuchillas que grácilmente eran esquivadas
-¿Quién demonios eres y porque que me estas controlando?-pregunto Koga “una vez que estés en el corazón del templo lo sabrás pero solo te diré que la silueta de aquel Digimon que viste en el sueño, era yo” respondió la voz desde su interior. Tras columpiarse por las lianas y caer rodando en el suelo llego a donde minutos antes el esférico brillo se encontraba, un altar vacío estaba sobre unas ruinas cubiertas de hierba “ahora tu eres el que debe de continuar más allá de aquí, pero te dejare un poco de mi energía para que puedas seguir adelante hasta que ambos podamos volver a vernos las caras” le dijo la voz. El palpitante brillo se desvaneció y el joven volvió a tener total control de su cuerpo. El suelo debajo del altar se cayó dejando a la vista un túnel de piedra. Apresuradamente se metió dentro del pasadizo, descendió unas largas escaleras con el que tanto el techo como las escaleras eran de piedra, su descenso estaba iluminado por antorchas que a medida que se acercaban estas se encendían.
-aquel Digimon con forma de zorro-susurro Koga pensando en el último Digimon que vio en su sueño. ¿Qué tendrá que ver con el espíritu maligno?-. Por mucho que se comiera la cabeza no lograba descubrir que Digimon era el que se había metido dentro de su cuerpo y que afortunadamente le dio la energía de sobra para no sentir mucha fatiga. Llego ante un arco circular, en él lo alto había inscrito unas palabras
“gruta del destino hasta el templo, una vez que entres no habrá vuelta atrás, tras pasar sus pruebas abras demostrado ser digno de los dioses y de lo que te abrirá la puerta secreta del templo que en esta región se alza, esta es la primera prueba: Velocidad”. Tras pasar el arco, una pared cayo tras el dejándole como decía la inscripción sin poder volver. Dio unos pasos y la pared detrás de él le salieron puntiagudos pinchos, el muro de pincho se acercaba y la salida que al otro lado del pasillo se encontraba, estaba cerrándose. Koga corrió hacia la salida que rápidamente se cerraba al igual que la pared de pinchos que aceleraba cada vez más. Koga se deslizo por el suelo pasando la puerta antes de que se cerrara.
-no sé si ha sido muy buena idea entrar aquí-dijo Koga alzándose. Continuo su travesía por el largo túnel esperando a encontrarse con la siguiente prueba, poco tardo en toparse con el siguiente arco con la inscripción
“segunda prueba: fuerza y Voluntad”.
-bueno, esta debería de resultarme más fácil-pensó Koga. Pasó el arco y de repente se sintió mucho más pesado, como si la fuerza de gravedad se hubiera incrementado exponencialmente. Cada paso era agotador como si llevara casi el triple de su peso en la espalda. Por las paredes habían muchos agujeros, de ellos salió disparara una bola de piedra hacia el costado de Koga “vale creo que será más difícil de lo que esperaba” pensó Koga. Por cada paso, una bola de piedra impactaba contra él, hacia casi el final del túnel, docenas de piedras impactaban contra su indefenso cuerpo, podía esquivar algunas, pero ello le resultaba agotador. Supero la prueba notando como más de un hueso de su cuerpo está a punto de quebrarse. Esta vez, sí que necesito apoyarse en la pared con la energía ya agotada dificultando su continuación por la gruta que se estrechó bastante y que era realmente larga llena de caminos que llevaban a ninguna parte. Paso un tiempo para que Koga diese con el tercer arco con la inscripción del desafío que le aguardaba
“bien echo al que haya llegado con vida hasta aquí, esta es la última prueba que deberá pasar para completar la gruta del destino: equilibrio”. Dentro un largo y estrecho pilar de piedra conducía la salida sobre un oscuro vacío como si no tuviera fondo.
-venga, solo una más-dijo Koga estirando sus brazos hacia los lados. Con los pies bien juntos paso sobre el pilar, al llegar a la mitad, el dolor le hizo perder el equilibro precipitándose al vacío, afortunadamente se cogió al pilar con una mano y se puso de nuevo sobre él, ignorando el intenso dolor continuo hasta el final. Paso un último y largo camino hasta una amplia sala.
-eres digno de los dioses-dijo una femenina voz que le resultaba algo familiar. Su cuerpo envuelto en una dorada luz le tele transporto hasta el exterior. Estaba de nuevo en la jungla pero esta vez frente a él, lo único que se encontraba era el gigantesco e imponente templo maldito con unos muros de cincuenta metros que contenían los millones de litros de agua que tendrían que ir para el rio. El templo, tenía una apariencia totalmente griega, sobre los 8 estilóbatos las tres columnas en cada lado eran dóricas, el friso contenía imágenes de antiguos Digimon, su techo era suntuoso con oro decorándolo. La palpitante luz de su pecho volvió a hacerse presente con más intensidad causándole un fuerte dolor que recorrió todo su cuerpo obligándole a caer arrodillado, tras quitarse la camisa dejando incontables heridas y moratones a la vista, se sorprendió al ver como la silueta de su sombra cambio de apariencia tornándose igual que la del Digimon zorro que vio en sueños, soportando el dolor se acercó a la puerta y se apoyó en ella, habían dos huecos con apariencia de mano derecha y puso la suya en ella haciendo brillar unas líneas por toda la puerta pero hacía falta alguien más, una segunda persona era necesaria para que pusiera su mano derecha en la otra para que las puertas del templo se abriesen y dejasen paso a su interior
avatar
Vulpemon
Tamer
Tamer

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 48
Nivel On Rol : Rookie Spirit

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Taiga & Artaud el Jue Jun 25, 2015 12:04 am

Alraumon insistía en aferrarse a la pierna de Taiga, que se dio cuenta de que diciéndole que la soltara no conseguiría nada.
- Artaud, ayudame con este loco. -
Dijo rápidamente, a lo que este pequeño digimon se dirigió a la pierna de Taiga y trató de poner sus raras "extremidades" entre ésta y los brazos del Alraumon. En medio de todo ese revuelo, Taiga sintió un golpe en su espalda, con lo que se volteó y vio a otra humana, como ella, bueno, en realidad, bastante distinta: tenía el cabello largo y muy claro, diría que blanco, y vestía lo que parecía ser un uniforme de preparatoria o algo así. Se había caído al suelo tras el rebote por el choque contra Taiga. Alraumon se soltó rápidamente y se separó de un salto, señalando con su dedo índice a la desconocida y exclamando:
- ¡Es un espíritu maligno!
Taiga lo ignoró, aunque por dentro tenía ganas de devolverlo al medio de la selva de una patada, sensación que se veía reflejada en una vena hinchada en su cuello, de rabia contenida. En cambio, se volvió hacia la chica y le tendió la mano, intentando ayudarla.
- No le hagas caso, está loco, vamos, te ayudo a levantarte... Soy Taiga... ¿Estás bien?
La indiferencia caracterizaba a Taiga, pero el Digimundo despertaba en ella una especie de cooperatividad, todo sea por la supervivencia... Artaud, en cambio, sí era naturalmente amable, así que se acercó dando brincos, poniéndose al lado de la chica y diciendo con una enorme sonrisa:
- ¡Hola! Yo soy Artaud, ¿y tú?
Entonces, la muchacha sólo alcanzó a decir algo que, al parecer desde su punto de vista, era más importante que cualquier presentación: les advirtió que huyeran. "Perfecto, otra loca como Alraumon", pensó Taiga, y su expresión se tornó de golpe en expresión de fastidio. Artaud, que parecía ser exageradamente optimista, se ocupo de responderle:
- Tranquila, nada malo pasará, soy un digimon muy poderoso y voy a cuidarlos a todos.
Mantenía su enorme sonrisa, a lo que Alraumon respondió arrojándose al suelo en una estruendosa carcajada, con sus manos en el abdomen, y agitando sus pies.
avatar
Taiga & Artaud
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 98
Nivel On Rol : Champion
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Mirtha Blacksmith el Jue Jul 16, 2015 5:02 pm


Mirtha llegó al templo maldito. Se maravilló con  el lugar, pero por precaución decidió mantener su forma digimon un poco más.

-Esas estatuas dan mucho yuyu, Mirtha-sama-decía Demidevimon al ver las expresiones de terror de las estatuas

-Mmmm me gusta la decoración... si algún día tengo un palacio me encantaría tener estas estatuas adornando mi jardín jaja.-observó Kazemon siguiendo las facciones de las siniestras estatuas con los dedos.

-Asi que este es el templo-aleteó Demidevimon observando la gran pirámide escalonada que se erguía ante ellos repleta de golpes y vegetación que indicaban el paso del tiempo.

-Jep! se creerán que tantos escalones me impedirán llegar a su centro y a esa joya poderosa muahahha!.-Kazemon extendió sus alas y voló hasta la cúspide de la pirámide.

-¡Hey! Espérame!-la siguió demidevimon

En su cúspide un brillo oscuro destacaba entre la densa vegetación

-Ohh! esa debe ser la joya! mmm demasiado fácil...-dijo Kazemon pero cuando fue a tocar la esfera de luz que irradiaba la intensa luz algo extraño pasó: en su mente vio a una niña pequeña y asustada que acababa de entrar en el digimundo y un siniestro mammothmon se arrancó a correr hacia ella, una mujer de largos cabellos negros se interpuso en medio, era su madre, que intentó parar al mammothmon con sus manos desnudas. Tras eso la mujer estalló en un destello de luz ante los morados ojos de la pequeña Mirtha, su madre había desaparecido.

Mirtha gritó de dolor desde las más profundas entrañas de Kazemon sus ocultos ojos lloraban profusamente. No dejaba de gritar.

-Mirtha-sama, Mirtha-sama! que pasa? que habéis visto?-intentó calmarla demidevimon pero ella seguía debatiéndose ante ese horrible recuerdo, hizo un movimiento extraño y una compuerta oculta se abrió haciendola caer al vacío y separandose de su amigo, entre las llamadas de éste.

-Jajajaja! que tal fue eso de ver a tu madre en el último hálito de su vida, joven Mirtha?-dijo el espíritu maligno.

Kazemon se incorporó recoponiéndose con la cara llena de lágrimas.

-Maldito seas! Como te encuentre te juro q te mataré con mis propias manos!!-le dijo a la voz mirando en todas direcciones en busca del causante.
-Jajaja muchas palabras para una mocosa con tan poco poder, si no llega a ser porque te salvó Lilithmon de aquel mammothmon tras la muerte de tu madre, hace mucho que ya estarías muerta-decía el espíritu maligno.

-Hijo de...-Mirtha intentó serenarse y no caer en su juego, estaba claro que la estaba provocando al indagar entre sus recuerdos.-Te atraparé!!-enfurecida se adentró en uno de los pasadizos que ante ella se presentaban se enjugó las lágrimas y voló desesperada entre un pasadizo de piedra con escaleras donde las antorchas ya estaban encendidas y se apagaban a medida que avanzaba impidiéndole volver atrás.

Al final del pasadizo llegó hasta un arco circular con una inscripción: “Gruta del destino hasta el templo, una vez que entres no habrá vuelta atrás, tras pasar sus pruebas abras demostrado ser digno de los dioses y de lo que te abrirá la puerta secreta del templo que en esta región se alza, esta es la primera prueba: Velocidad”

-Qué chorrada! ¿Acaso pensabas que me iba a echar atrás maldito espíritu? Digna de los dioses, yo soy mi propia diosa, no necesito la aprobación de nadie, solo quiero destruir a ese maldito espíritu!-se quejó Kazemon.

Tras pasar la puerta unas pared bloqueó su vuelta y de ella salieron pinchos y delante de ella un pasadizo dejaba ver la puerta de salida que empezaba a cerrarse a medida que la pared de detrás de ella se acercaba.
Kazemon extendió sus alas y voló hacia la salida atravesándola antes de que se cerrara.

-Je! Pruebas de velocidad a mi...- deambuló por otro pasadizo aprovechando para descansar, pues estaba gastando mucha energía y ya pronto tendría que volver a su forma humana para recargar su spirit.

-Fuerza y Voluntad...-leyó Mirtha en otro arco al final de ese pasadizo--Cuántas pruebas más me harás maldito espíritu?-tras decir esto atravesó el arco.

Se sintió pesada, como en un sueño donde no podía avanzar, vio unas piedras que querían impactar sobre ella acercarse peligrosamente.

-Puede que yo esté pesada pero mis ataques no! ROSEO TEMPORALE!-Kazemon en un esfuerzo se puso boca abajo y empezó a girar lentamente por el túnel pateando las piedras y haciendolas estallar en mil pedazos de una forma lenta pero eficaz.

Atravesó la sala que daba pasó a la última prueba, dejando la prueba de fuerza y voluntad atrás.

-Equilibrio... espero que esta sea ya la última...-rogó Kazemon haciendo más acentuado su cansancio y viendo que su cuerpo se comenzaba a tornar digicode.--Tengo que darme prisa...-atravesó la última puerta y ante ella se extendió un largo y estrecho pilar bajo el cual se extendía un abismo de lo más siniestro.

-Ya, claro...-Ignorando las premisas de la prueba Mirtha extendió las alas y quiso pasarla volando pero unas fuerzas misteriosas se lo impedían solo permitiéndole el paso andando.-Maldito... al menos si caigo mis alas me ayudarán a sostenerme, espero...-decía mientras caminaba por el pilar y entre el digicode empezaba a apreciar su brazo humano.

Mirtha aceleró el paso, y logró pasar el pilar con cierta dificultad porque en mas de una ocasion pareció perder el equilibrio y precipitarse al vacío, por suerte logró recomponerse a tiempo. Cuando pasó la prueba se precipitó sobre el suelo de la sala final con las ropas hajadas y una gran fatiga. Una voz de mujer le dijo.

-Eres digna de los dioses- mención que Mirtha ignoró y quiso sumirse en un sueño reparador pero unas extrañas fuerzas la teletransportaron y llevaron a una zona donde se erguía un templo griego que contrastaba enormemente con el anterior.

Mirtha levantó la vista y vio que en la puerta del templo había apoyada una persona, esperando que al otro lado hubiera un baño reparador, una cama calentita y un buen banquete, se lanzó con sus últimas fuerzas a la puerta y apoyó su mano diestra sobre ella, algo extrañada pues ella era zurda y siempre iba con la izquierda delante pero en ese momento, todo le daba igual hasta el chico que estaba a su lado.
avatar
Mirtha Blacksmith
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 164
Cuentas :
Ficha :
NPCs :
Nivel On Rol : Beast Spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Rookie
Icono : Chaos Empire: Organización criminal con ideales indecisos y cuya única meta podría decirse que sembrar el caos, ayudando a cumplir las metas egoístas de sus miembros
Rango y Unidad : Mirtha Mònique Blacksmith
Rango: Sub-oficial
División: Dark Angels
Unidad/Sub-division: The Unfari Scythe of Indifference

Rango y Unidad Digi Aliado : Meikuu o Meikuu-chan (Meikuumon)
Rango: Soldado
División: Dark Angels
Unidad/Sub-division: Damm Wings of Injustice
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Vulpemon el Jue Jul 16, 2015 9:25 pm

Koga mantenía su mano derecha en la puerta del templo cuando de repente la chica que vio momentos antes en el bosque se presentó y puso su mano en la parte izquierda. Las líneas de eran exactamente similares a las de la derecha, ambas líneas de luz se aguantaron en el centro y las puertas del templo se abrieron. Él había caído de cara a su interior, se puso enseguida de pie y corrió hacia el interior, el largo camino de piedra iluminado por antorchas de azuladas llamas que se encendían a medida que el avanzaba, estaba bordeado por canales de agua. El camino se agrando gradualmente y montañas de oro y joyas cubrían los lados, pero él los ignoraba siguiendo su instinto, el camino se dividió en dos pero la pared que había entre ambas ascendió dejando paso a un nuevo camino que él siguió y que la entrada se cerró nada más pasar el dejándole sin opción de dar marcha atrás. Se encontró en una amplia sala de forma rectangular con columnas jónicas sosteniendo el amplio techo, en el fondo una estatua de Mervamon que parecía ofrecer una esfera de yin yang le llamo poderosamente la atención
-¿Qué será eso?-pregunto Koga. Se acercó sintiendo la necesidad de tocar la esfera de la que una voz de tono grave surgió
-hace mucho que no te veía Koga, has crecido mucho desde que eras un bebe-dijo la voz tomando la forma de un Renamon
-¡tú eres!-exclamo Koga
-así es, yo soy el que viste en el sueño por el que te hizo pasar el espíritu y también el que te dio fuerzas para poder venir hasta aquí-dijo Renamon.-yo hace 15 años vine al Digimundo a enfrentarme al espíritu maligno pero por toda la energía usada acabe al borde la derrota, me convertí en un DigiSpirit con la única esperanza de que algún tamer viniera, pero nunca espere que fueras tu
-¿Por qué hablas como si me conocieras?-pregunto Koga
-hace 15 años, yo conocí a tus verdaderos padres-respondió dejando a Koga sorprendido con los ojos como platos
-¡estas mintiendo!-grito Koga
-no estoy mintiéndote Koga, yo me encargue de que te encontrara con la que fue tu madre adoptiva, me asegure que sus pasos la llevaran a las callejuelas de la ciudad humana llamada Atenas-dijo Renamon
-¿porque lo hiciste?-pregunto Koga
-la última voluntad de tus padres antes de que ambos fueran asesinados por un Digimon odioso, fue que te encontrara una persona que pudiese educarte-respondió Renamon.- pero no puedo hablarte sobre quienes eran ni sobre su asesino, ahora tú debes de hacerle frente al espíritu maligno, destruir la gema de la oscuridad para que la presa se destruya dejando así libre al rio terminando de una vez con la maldición que desde hace siglos azota esta región.
-pero antes quiero que me respondas a todo-dijo Koga
-no hay tiempo para ello debes de recibir mi DigiSpirit-dijo Renamon entrando disparado en el cuerpo de Koga que arrodillado fue envuelto en rayos que penetraban en el obligándole. Este sintió un dolor intenso, el más grande que el que sintió gamas por todas partes de su cuerpo pues todo su ser estaba sufriendo drásticos cambios. Se cubrió casi por completo de un hermoso pelaje dorado, los pies y manos, le sufrimiento como si sus huesos se estuviesen rompiendo al cambiar de estructura teniendo en cada una tres dedos con afiladas garras, mientras todo de rodillas hasta el cuello se estaban tornando la de un Renamon su ropa se desmaterializo dejando paso a la masa de pelo blanco del pecho de Renamon y su larga cola, su cráneo empezó a reestructurarse completamente tomando forma de cabeza vulpina igual a la de un Renamon, parecía que sus ojos hervían creyendo que se le iban a fundir cesando de repente. Los brazaletes purpuras con los emblemas del Yin y yang se materializaron finalizando así la dolorosa transformación que el joven Koga sufrió. Estaba a cuatro patas dejando un charco de sudor, se acercó al canal de agua para refrescarse la cara, en el líquido elemento vio su reflejo, su sorpresa fue sonora al ver que dejo de ser humano, se había transformado en un Renamon de cabo a rabo “que te parece tu nueva forma Koga” le dijo la voz de Renamon desde su interior
-¿Qué es lo que me ha pasado?-pregunto Koga con una voz que era la combinación de la suya con la de Renamon. “DigiSpirit, te has convertido en mí, ahora podrás luchar contra el espíritu maligno sin morir en el intento” dijo Renamon
-¿estás seguro de que podre ganar?-pregunto Koga
-es algo que no puedo prometerte-dijo Renamon.-pero no te preocupes, estaré presente durante el combate para ayudarte, ese será lo último que yo llegare a hacer por ti.
En el fondo de la sala, la pared se derrumbó dejando libre un nuevo camino. Koga con su cuerpo nuevo se alzó y salió por ella, tras andar un rato se encontró en una enorme sala con una torre oscura alzándose imponente emitiendo una fuerte cantidad de energía oscura, a los lados habían canales con el agua cayendo en cascada desde lo alto por figuras con la apariencia de la constelación de acuario, enorme columnas jónicas sujetaban el techo en cuatro filas de cinco columnas en cada una, sin duda alguna estaba al final en el corazón del templo maldito
-¡al fin!-grito el espíritu maligno
Descendió las escaleras un pedestal descendió con la gema de la oscuridad sobre ella, se podía sentir la gran oscuridad que emitía desde su interior. La oscuridad se materializo asemejándose la figura a la de un guerrero hoplita armado con una larga lanza y un escudo, cubriéndose la cabeza con un casco corintio
-nunca pensé, que tú, usaras el DigiSpirit de Renamon para convertirte en el-dijo el maligno
-al fin nos vemos ambos la cara-dijo Koga
-incluso vuestras voces están combinadas-dijo el maligno riéndose.-me impresiona que vuestra unión haya sido posible con la torre de oscuridad, pero bueno, con la gema de la oscuridad aquí, no se puede llegar a la etapa adulta por ningún método de Digievoluciono, pero bueno al nivel principiante sí, no me preocupa pues no seréis rivales para mí, ni tu ni la otra humana que ha entrado en el templo
-¡te derrotare!-grito Koga
-¡vuestras almas serán mías!-grito el maligno. esto era el inicio del combate final contra el maligno ser
avatar
Vulpemon
Tamer
Tamer

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 48
Nivel On Rol : Rookie Spirit

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Eun el Miér Jul 22, 2015 12:31 am

Su mirada me lo decía todo, casi podría jurar que mis palabras eran vanas para ella, como si hubiese querido contarle de alguna broma o chiste malo y lo único que tenía que dar como respuesta era ese gesto que terminó haciéndome. No me molestaba, ni siquiera me ofendía, solo hizo que dudara un poco de las palabras que dije- ¿Lo habré dicho bien, o quizás fui muy rápida? -mis agitados ojos, resultado de un corazón aterrado por lo que acababa de presenciar, pasaron a observar a los otros dos compañeros que la seguían. Uno de ellos, ese con un aspecto floral y que si no fuese por esos grandes ojos negros que tenía en su rostro posiblemente lo hubiese confundido con alguna flor del bosque más, me apuntó amenazadoramente con una de las lianas que conformaban sus dedos y me acusó de ser algo que él llamaba como ''Espíritu maligno''. Me cubrí de hombros, presa de la duda y confusión que su voz y palabras ahora provocaban en mi. Antes de poder responder algo en mi defensa, si es así como puede ser llamado, la chica humana pidió que le ignorase mientras me hacía el amable favor de ayudarme a ponerme de pie.

Acepté su ayuda gustosa, aunque no tuve tiempo de agradecerle, antes de decir otra palabra más dejé que el segundo compañero, el de apariencia pequeña y redonda, me saludase y se presentase. Tenía una forma de ser muy simpática a mi parecer, tanto que sumado a su sonrisa y ojos divertidos me provocaban ganas de abrazarle, pero solo demostré mi gusto con una cálida sonrisa- Gracias por la ayuda -dije primeramente a la chica humana antes de continuar- No sé a que se referirá su amigo sobre un ''espíritu malvado'', pero si no estoy confundiendo palabras, puedo asegurarles de que no soy una mala persona -aún estaba aprendiendo un poco a diferenciar términos y palabras que no son muy comunes de escuchar en una conversación normal. Esta vez, mi mirada se volvió hacia los tres presentes pues sería mi turno de presentarme- Mi nombre es Eun, no soy de este lugar, he venido porque se me ha pedido encontrar un tesoro -me cubrí de hombros y bajé la mirada- Pero después de tantos peligros que me he topado apenas entrando a este lugar maldito... creo que lo más sensato sería retractarme y salir de aquí -volví mi mirada hacia ellos una vez más- Al menos que de verdad sean tan fuertes como lo asegura Artaud, les sugeriría marcharse también -sugerí de la manera más atenta, por su bien, aunque sentía una sana curiosidad por saber su decisión y, también si era posible, su razón de haber entrado a un lugar tan peligroso como este.
avatar
Eun
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 16
Nivel On Rol : Rookie Spirit
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Taiga & Artaud el Miér Jul 22, 2015 4:36 am

- Que quede claro, esa planta parlante no es nuestro amigo, Artaud y yo llegamos aquí por métodos accidentales difíciles de explicar, y ese Alraumon se nos cruzó y nos está molestando desde entonces con que quiere que lo llevemos a un supuesto templo maldito.
Dijo Taiga, queriendo deshacerse de toda responsabilidad por lo que el Alraumon pudiera decir.
- Taiga, parece que no tiene ni idea de dónde está...
Dijo Artaud con tono preocupado. Taiga asintió con la cabeza y volvió su mirada hacia Eun, dispuesta a explicar con amabilidad:
- Mira, como veo que eres humana, o al menos eso pareces, sospecho que vienes de la Tierra, del mismo lugar del que yo vengo. Pero ahora mismo no estamos en la Tierra, estamos en un sitio llamado Digimundo, es un mundo digital donde existen criaturas extrañas y con poderes casi mágicos diría, que son los digimons... Sé que puede sonar ridículo, créeme que yo misma no lo creería si no fuera porque ya he estado aquí y he visto que no puedo juzgar las cosas del mismo modo que mi sentido común me dicta según mis vivencias en la Tierra... Veamos... Dices que buscas un tesoro, sospecho que hablas del mismo tesoro del supuesto templo maldito del que nos habló Alraumon...
- ¡El tesoro será mío! Vamos de una vez, ¡nos estamos retrasando! Tú no puedes venir.
Dijo Alraumon con la expresión de un niño caprichoso y egoísta. Taiga no quería perder la paciencia adelante de la chica nueva para no asustarla, pero le resultaba muy difícil, dadas las actitudes de la "planta parlante".
- ¡Callate! Si quieres que te ayudemos a buscar ese tesoro tendrás que cooperar. Si es cierto que el templo es tan peligroso como dices, será mejor que vayamos todos juntos, cuantos más seamos, mejor. ¿Cómo puedes perder la cabeza por un estúpido tesoro? ¿Es que no tienes nada más valioso en la vida?
- Taiga, tranquilízate...
Dijo Artaud, con su tono preocupado. No le gustaba que Taiga se molestase.
- Lo siento, es que me saca de quicio...
Luego, se dirigió a Eun:
- Mira, creeme que ya hemos luchado antes contra otros digimons, tal vez sea peligroso que andes tú sola y sin ayuda de un digimon en este lugar, si aceptas, podemos ir todos juntos al templo...
En eso, Taiga sintió que Alraumon tironeaba de su pantalón, intentando decir algo y logrando sólo balbucear entrecortadamente. Taiga se volteó con rabia, harta de las interrupciones de aquel digimon:
- ¿Y ahora qué quieres?
- Creo que no será necesario ir hasta el templo...
Dijo Artaud con su boca abierta de asombro: bastó que Taiga girara un poco la cabeza para quedar igual de asombrada observando lo mismo que los dos digimones habían visto: el templo se alzaba a apenas unos pasos de ellos, enorme, imponente, y con un aire de desasosiego que perturbaba a cualquiera que se atreviera a mirarlo. Un escalofrío recorrió la espalda de Taiga: ¿Cómo se explicaba que semejante templo se hubiera movido hacia ellos sin que lo notaran? Porque ellos no se habían movido desde que apareció Eún... Claramente el Digimundo funcionaba con reglas físicas muy distintas a las del mundo real. Parecía ser que la maldición del templo de la que hablaba Alraumon quería tragárselos a toda costa, y el camino de regreso parecía no ser una opción. Todos eran conscientes de que una vez que entraran allí, nadie sabía qué desgracias les esperarían, ni si lograrían regresar sanos y salvos...


Off Rol:
Disculpa que tuve que adelantar tan abruptamente, es que todo el mundo ya entró al templo y nos perderemos la acción, espero que no te moleste :/
avatar
Taiga & Artaud
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 98
Nivel On Rol : Champion
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Eun el Miér Jul 22, 2015 5:21 am

Observaba con sorpresa a las reacciones que la chica tendría tan de repente, posiblemente por mi culpa o por de la planta a quien había rechazado como amigo, posiblemente a esa situación no sabría bien corresponderla pero si hubo algo entre sus palabras que llamó por completo mi atención y destacó fue su mención al ''Templo maldito''. No es que lo conociera, incluso creo que antes apenas y lo había escuchado nombrar por parte de Muchomon, pero también podría casi asegurar que la razón por la que esta selva sea tan peligrosa y provocara que los mismos digimon salvajes le tuviesen miedo como fue el caso del que me atacó recientemente. Si eso era cierto, si ''Alraumon'' -como ella le llamaba- tuviera razón y resultara que los ''espíritus malignos'' fueran resultado de ese sitio maldito entonces era normal que cualquiera se sintiera atraído con la idea de investigar.

Por mi parte, claro, me provocaba un poco de miedo el hecho de que existiera un lugar tan peligroso, pero si había algo que había llegado a desarrollar hasta el día de hoy era la curiosidad. Taiga, como se había presentado previamente, también me hizo una explicación un tanto interesante sobre el sitio en el que viene- Tierra... -repetí en mis adentros pero, en realidad, el lugar no me sonaba en lo más mínimo. La única definición de ''Tierra'' que tengo es eso que está comúnmente esparcido por todo el suelo, pero no tendría sentido si usara esa definición en su explicación, muy posiblemente exista un lugar que tenga esa palabra como nombre. Tuve que callar las miles de dudas que pasaron por mi mente ante esa respuesta que daría lugar a muchas preguntas más debido a que una vez más se había puesto a discutir con Alraumon.

- ¿De verdad? -fue lo único que alcancé a responder después de su clara invitación para que los acompañara a su expedición al templo prohibido. Miré de reojo el sitio en el que me encontraba, me constaba el peligro que este significaba, y parecía ser que no era la unica que buscaba encontrar ese tesoro del cual Muchomon me había hablado- Aunque realmente no necesite quedarme con el tesoro... ¡Tal vez sea la clave para saber quien soy! -sonreí ampliamente y asentí, respondiendo su petición. Una vez abriese los ojos de nuevo notaría que tanto Taiga como sus acompañantes se encontraban mirando hacia cierto punto- ¿Que miran? -pregunté antes de girar mi vista hacia el mismo lugar que ellos- ¿Eh? ¿Eso es...?

No podía explicarme como, pero un enorme edificio había aparecido a solo unos metros de nosotros como por arte de magia, o al menos podía asegurar que no lo había visto antes. La sorpresa de ellos era la que me aseguraba que ese sitio se trataba nada más ni nada menos que el sitio maldito al cual habíamos todos venido a buscar. Miré un momento a los tres esperando a que reaccionaran, pero al no haber respuesta, decidí ser yo la que daría el primer paso- Esto nos facilitará las cosas, creo -comenté con cierta inocencia ¿Que podría salir mal si estabamos todos juntos?

Después de acercarme a las paredes, inspeccioné estas con intención de encontrar una entrada pues a simple vista no se veía ninguna- ¿Por donde podremos entrar? El tesoro debe estar adentro. ¿Eh? -me percaté que justo en el centro de la pared, casi a la altura de mi cabeza, había lo que parecía ser un símbolo que destacaba de los demás al diferir del patrón que estos parecían seguir. Por simple coincidencia, casi como si fuese resultado de un impulso, toqué el símbolo en espera de que algo ocurriese- ... Nada -murmuré con decepción. No pasaron ni diez segundos antes de que el suelo comenzara a sufrir una especie de temblor que me hizo perder el equilibrio y obligarme a sostenerme de la pared que estaba frente a mi, pero... ¡La atravesé!- ¡Ahh...! -caí de lleno. Por suerte el golpe no había sido tan duro, eso o ya me estaba acostumbrando a los tropezones y caídas- ¿Dónde estoy...? -miré a mi alrededor, ahora me encontraba en lo que podría jurar se trataba del interior del templo. Me levanté y limpié mis rodillas de la tierra que se encontraba acumulada en el suelo, el sitio estaba muy sucio. Miré hacia mis espaldas, a simple vista había una pared plana, pero una vez más la atravesé para volver a donde estaba- Vengan, por aquí -les indiqué haciendo una seña para que me siguieran antes de entrar por ultima vez.


Off rol:
Para nada, incluso lo agradezco, yo no sabía como hacer para llegar al templo rápido ^^
avatar
Eun
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 16
Nivel On Rol : Rookie Spirit
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Mirtha Blacksmith el Jue Jul 23, 2015 3:44 pm


Mirtha se derrumbó sobre el templo agotada como estaba y durmió allí lo que le parecieron horas. Ella estaba inconsciente y sin su amigo demidevimon pero su digispirit si que permaneció alerta y escuchó todo lo que sucedía a su alrededor, por fin el odioso espiritu maligno dio la cara.

-Mirtha, Mirtha! tienes que despertar! Te necesito!-decía la voz de lunamon en su cabeza.

-Lu...Lunamon?-se preguntó Mirtha abriendo los ojos.

-Algo hizo que mi forma Kazemon se anulase, pero oigo agua cerca, ve hacia ella, ella nos sanará!-le rogó Lunamon.

Mirtha logró incorporarse y caminó pesadamente hacia el camino que se abrió para Koga. Mirtha cayó al arroyo que corría por los lados del camino, se sintió algo mejor y miró a su alrededor: cerca de él descubrió a un Renamon que no había visto antes y pensó "¿Qué habrá sido del chico de antes y ese renamon? No será que..."

-No hay tiempo para analizar, Mirtha. El espíritu maligno está ahí puedo sentirlo-dijo Lunamon en la mente de la joven.

-Ahi estás maldito! conozco tu voz! Te mataré!!-dijo Mirtha, envolviéndose en un haz de digicode, revelando su forma de Lunamon, la única que podría utilizar ahí.

-Veo, que tu también quieres eliminarlo, Renamon. ¿Te importa si te hecho una mano?-dijo Lunamon.

Off: perdón por la brevedad, no se me ocurría nada más.
avatar
Mirtha Blacksmith
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 164
Cuentas :
Ficha :
NPCs :
Nivel On Rol : Beast Spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Rookie
Icono : Chaos Empire: Organización criminal con ideales indecisos y cuya única meta podría decirse que sembrar el caos, ayudando a cumplir las metas egoístas de sus miembros
Rango y Unidad : Mirtha Mònique Blacksmith
Rango: Sub-oficial
División: Dark Angels
Unidad/Sub-division: The Unfari Scythe of Indifference

Rango y Unidad Digi Aliado : Meikuu o Meikuu-chan (Meikuumon)
Rango: Soldado
División: Dark Angels
Unidad/Sub-division: Damm Wings of Injustice
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Taiga & Artaud el Sáb Jul 25, 2015 3:54 am

Taiga, Artaud y Alraumon se miraron entre ellos con asombro al ver a Eun traspasar la pared. Se acercaron cautelosos y todos se sobresaltaron cuando ella reapareció para decirles que la siguieran. Alraumon, que quería que ese tesoro del que había escuchado fuera suyo, se adelantó y traspasó la pared. Taiga y Artaud le siguieron, y una vez del otro lado, pudieron ver un estrecho pasillo.
- Avancemos con cuidado, todos juntos, si le dicen maldito por algo será...
Apenas Taiga terminó de decir eso y Alraumon dió varios pasos adelante, separándose del grupo y tocando una baldosa trampa, con lo que el suelo se abrió y todos cayeron a un piso inferior cuyo suelo estaba cubierto de agua sucia de tierra y algas. Taiga cayó de rodillas y quedó con su ropa embarrada casi hasta la cintura. Al levantarse, observó que el agua le llegaba hasta las rodillas. Artaud había caído sobre la espalda de Taiga, por lo que ella lo tomó en sus brazos.
- ¿Todos están bien?
Preguntó preocupada al grupo, y luego recordó que quien los había hecho caer había sido Alraumon. Enojada, le dijo:
- ¡Y tú, deja de ir por tu cuenta, ves lo que haces!
El pasillo inundado en el que se encontraban ahora parecía no tener fin. Parecía ser una especie de camino rápido al centro del templo, quizás una vía de escape en su momento. Pero en un lugar así mejor no suponer. Además, con el agua turbia en el suelo no podían ver por dónde caminaban. Tendrían que correr el riesgo de avanzar en esas condiciones.
- Como decía, avancemos con cuidado, todos juntos, y por favor tengan cuidado donde pisan.
Entonces, de las profundidades el pasillo, creyeron escuchar unas voces.
- Parece que alguien más está en el templo...
- ¡Es el espíritu maligno! Estoy seguro de eso, su voz me eriza por completo...
- Te aseguro que no hay tal espíritu, vamos de una vez...
Dijo Taiga para que Alraumon no se acobarde, pero lo cierto era que ya ni ella podía asegurar con certeza que en aquel extraño mundo no existieran realmente los espíritus malignos...
avatar
Taiga & Artaud
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 98
Nivel On Rol : Champion
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Vulpemon el Sáb Jul 25, 2015 11:09 am

Renamon mantenía una posición firme con el brazo izquierdo a la altura de la cara teniendo la palma de la mano al revés, abierta, señalando con sus dedos al perverso ser, el brazo derecho a la altura de la pelvis con el puño cerrado, estaba mirando fijamente al espíritu maligno con el sudor recorriendo su rostro sin intentar mostrar en su rostro algún parpadeo o resquicio que mostrara miedo por el inevitable choque que entre los dos acontecería dando rápidos vistazos a la sala para analizar el escenario de combate por si pudiera haber cualquier elemento arquitectónico que le pudiese llegar a dar ventaja en ese combate.
Una inesperada Lunamon hizo acto de presencia ofreciéndose a luchar también con el espíritu maligno
-¿así que tú también te unes a la fiesta?-pregunto Renamon a Lunamon con la voz combinada de Koga y Renamon–te daré un consejo, yo luche hace 15 años contra este tipo y en ningún momento y repito, en ningún momento llegues a confiarte ni a despistarte un solo segundo en este combate porque sería desastroso para ti.
-hace 15 años te derrote Renamon, si entonces no pudiste contra mí, será un anhelo meramente inútil que puedas derrotarme en esta ocasión pues como entonces estamos en el corazón del templo en el que puedo usar el 100% de mi poder, ha llegado la hora de que esto termine contigo ensartado por mi lanza-dijo el maligno. Renamon sin decir nada respecto a ello, cargo contra el espíritu maligno, salto para lanzar una rápida patada giratoria que el espíritu rápidamente bloqueo con su escudo, trato de ensartarle con rápidos movimientos de su lanza, Renamon sin quitarle el ojo de encima al espíritu podía difícilmente esquivar cada golpe de su arma por tan solo milímetros de distancia entre su cuerpo y el acero del filo. Al mínimo segundo que vio que el espíritu maligno vago la guardia, agarro con la mano izquierda su lanza para que no pudiera moverla y con el puño izquierdo lanzo varios golpes a su cuerpo y rostro haciéndole mínimos daños debido a su armadura
-¡buen intento!-grito el Maligno soltando una patada en el costado derecho de Renamon seguido de un rodillazo en la tripa seguido de un cabezazo en su frente haciéndole soltar caer al suelo
-no puedo dejarme vencer-murmuro Renamon
-¡te ensartare!-grito el espíritu maligno alzando su arma arremetiendo contra Renamon que tirado en el suelo daba volteretas para esquivar sus ataques. Se puso tras el espíritu y salto para dar una doble patada en su espalda y dejarle en el suelo. Renamon se levantó dando unos saltos hacia atrás
-¿eso es todo, maligno?-pregunto Renamon
-ya basta de jueguecitos estúpidos-dijo el maligno -¡venga ataca y veras hasta donde alcanza mi oscuro poder!
-¡tú te lo has buscado, te dare la del pulpo!-grito Renamon cargando contra el maligno espíritu “no espera, es una trampa” dijo el espíritu de Renamon.
-¡ahora veras!-dijo el maligno, hizo girar en el aire su lanza concentrando energía oscura que rodeaba toda la sala. En cuanto Renamon estuvo lo suficientemente cerca golpeo al suelo con su arma y docenas de rayos oscuros cayeron a su alrededor alcanzando a Renamon causándole severos daños, el Digimon zorro cayó al suelo mientras una gran cantidad de agua se estaba reuniendo bajo el. Esta agua vibro convirtiéndose en una torre de agua de alta presión que salió disparada hacia el techo teniendo a Renamon dentro. Al desvanecerse la torre Renamon estaba entre el agua mojado y gravemente herido teniendo graves dificultades hasta para ponerse de rodillas. El maligno se acercó a el
-no puedo rendirme-murmuro Renamon
-15 años despues, te he vuelto a superar Renamon-dijo el maligno golpeándole con un costado del escudo en el brazo derecho lanzando a Renamon contra la pared cayendo al suelo con el brazo alcanzado por el escudo, metido en el agua del canal
-tengo… que… levantarme-mascullo Renamon siéndole casi imposible ponerse de pie por los numerosos daños de todo su cuerpo
-a ti te dejare para el final Renamon-dijo el espíritu maligno
avatar
Vulpemon
Tamer
Tamer

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 48
Nivel On Rol : Rookie Spirit

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Mirtha Blacksmith el Sáb Jul 25, 2015 5:09 pm

-No te preocupes, Renamon. Estoy acostumbrada al combate, sé lo que tengo que hacer. Se de lo que es capaz y pagará por ello-Lunamon clavó sus ojos púrpuras en el espíritu maligno manteniendo su poder cautivador y la mirada penetrante que solía tener con Mirtha, lo que indicaba que no era un lunamon normal solo un digispirit.

Mientras Renamon se ensañaba en el combate cuerpo a cuerpo con el espíritu maligno, Lunamon prefirió utilizar ataques de apoyo, para facilitarle el camino a la victoria al renamon.

-DARK CRUSHER!!-Lunamon lanzó una flecha oscura hacia la frente de su enemigo

Y mientras Renamon sufría de sus daños, Lunamon aprovechó que el espíritu centraba su atención a ella, para lanzar su ataque más potente.

-LOP EAR RIPPLE!!!-giró sobre sí misma con las orejas extendidas creando un vórtice de burbujas que atrapó a su oponente.

off: sorry por la brevedad no sabía que mas hacer sin manipular demasiado al espiritu
avatar
Mirtha Blacksmith
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 164
Cuentas :
Ficha :
NPCs :
Nivel On Rol : Beast Spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Rookie
Icono : Chaos Empire: Organización criminal con ideales indecisos y cuya única meta podría decirse que sembrar el caos, ayudando a cumplir las metas egoístas de sus miembros
Rango y Unidad : Mirtha Mònique Blacksmith
Rango: Sub-oficial
División: Dark Angels
Unidad/Sub-division: The Unfari Scythe of Indifference

Rango y Unidad Digi Aliado : Meikuu o Meikuu-chan (Meikuumon)
Rango: Soldado
División: Dark Angels
Unidad/Sub-division: Damm Wings of Injustice
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Vulpemon el Vie Ago 21, 2015 8:58 pm

Renamon seguía tirado en el suelo junto al canal de agua con la mitad de su mano derecha sumergida en ella, luchaba por tratar de mantenerse consciente siéndole realmente duro tratar de moverse con el insoportable dolor de su maltrecho cuerpo “no te rindas, todavía puedes levantarte y seguir luchando, ¿acaso me estas escuchando Koga?”Decía Renamon dentro de él animándole a seguir con el combate contra el espíritu maligno
-lo siento Renamon, no soy capaz de hacerle frente-mascullo Koga. “!escúchame, a tu nuevo cuerpo todavía no le estas sacando el máximo partido¡” grito Renamon .”Recuerda las últimas palabras que te dijo tu madre adoptiva Koga, pase lo que pase nunca pierdas la esperanza”
-¿Cómo sabes tú eso?-murmuro Koga. “fácil, al ser los dos uno solo, podemos compartir nuestros recuerdos y dentro de ti he visto todo tu pasado, sé que has sufrido pero no debes de decepcionar a esa mujer que tanto dio por ti, para darte una vida mejor, no debes de decepcionarla, eso sería lo peor que podrías hacer, estoy seguro que su espíritu está viéndote ahora y de seguro que no le gustara que te estés rindiendo así como así, sin luchar hasta el mismisimo final”. Koga abrió los ojos contemplando la pared con un grabado de la diosa Mervamon que parecía estar mirándole fijamente
-tienes razón… yo no debo de rendirme-mascullo Koga alzándose duramente pues el brazo derecho en el que recibió el golpe de escudo estaba doliéndole intensamente y que le dejo una marca. Vio al maligno deshaciéndose de un simple movimiento de unas burbujas que le estaban rodeando
-¿eso es lo mejor que tienes?, me estáis haciendo que esto sea muy aburrido-comento el maligno terminando con una macabra risa
-yo todavía no me he rendido bellaco ser-dijo Koga tratando de ponerse bien equilibrado
-parece que tendré que asegurarme de que no puedas levantarme más del suelo-dijo el maligno poniéndose en posición de combate lanzándose contra Renamon que salto sobre su escudo, con un impulso le dio una patada en la espalda del soldado hoplita aterrizando el digo Zorro tras el cayendo arrodillado. El hoplita viro rápidamente golpeándolo con la parte baja de la lanza, una rápida patada lo estampo brutalmente contra una columna que se desquebrajo por la magnitud del golpe, su escudo y lanza se desmaterializaron y le cogió por el cuello
-maldición-dijo Koga
-te, mataría pero deseo querer verte sufrir-dijo el espíritu
-¿Cómo?-pregunto Koga
-uno que ha hecho una unión con un DigiSpirit comparte sus recuerdos con el Digimon y viceversa, ese Renamon tiene un turbulento pasado y esos recuerdos que el conserva son visibles para ti, lo que yo hare será obligarte a ver sus recuerdos más horribles-explico el maligno hoplita emitiendo por sus brillante ojos rojos una luz que entro por los de Renamon que por un motivo u otro le era imposible cerrarlos e intentar resistirse. Quería zafarse con todas las fuerzas de la que disponía, sin embargo el espíritu maligno le apretó cada vez más fuertemente hasta que un crujido indico el dislocamiento del brazo derecho dejándoselo inoperable causando a Koga emitir potentes gritos de dolor que retumbaban por todos los rincones del templo
Horribles imágenes del pasado de Renamon pasaron ante sus ojos, eran sucesos traumáticos que hicieron que todo el cuerpo de Renamon se agitara violentamente. En sus ojos el fuego destruyendo una aldea y la muerte de incontables Digimon inocentes, eran la causa de que el terror recorriera todo su cuerpo. El espíritu se reía sabiendo lo que su oponente estaba viendo
-¡por favor que termine!-gritaba Koga por la tortura mental que estaba sufriendo, “trata de aguantar, no dejes que esas cosas del pasado te afecten negativamente “pedía Renamon. ”Sé que mi pasado es totalmente aterrador para ti pero debes de contraatacar”
-no puedo hacer nada para repelerlo-murmuro Koga. Una última imagen del pasado de Renamon paso frente a él, el Digimon llevaba un bebe en brazos en el interior de la acrópolis dejándolo a los pies de la imponente estatua de la diosa Atenea. Koga no tardo en percatarse de que ese bebe era el siendo dejado donde fue encontrado por su madre adoptiva. Cesaron los recuerdos, cansado, todo su cuerpo se quedó inmóvil emitiendo débiles jadeos
-oh, veo que al fin te rindes y desistes de seguir luchando en vano en un combate contra un ser como yo que te supera tanto en poder-dijo el maligno. Renamon alzo su rostro pasando lentamente su mirada a lo largo del brazo que le estaba sujetando hasta los ojos del villano que dio sonoras carcajadas
-te diré, que tu madre adoptiva debió de ser realmente estúpida de acogerte, tú le costaste una buena fortuna que quien sabe, podría haberla salvado la vida de esa horrible enfermedad que le llevo a la tumba, era una mujer realmente descerebrada que seguro que tenía la cabeza llena de paja mojada-dijo el hoplita insultando descaradamente a la amable mujer que tan honorablemente acogió a Koga como si fuera su propio hijo, tal ataque a la memoria de que fue la madre de Koga hizo que en el interior de este empezara a surgir la ira abriendo enormemente los ojos exhalando un visible aliento
-no… no te tolerare que hables de ese modo de ella-dijo furioso Koga agarrando el brazo del maligno
-oh, ¿furioso?
-puedes golpearme, puedes machacar todo mi cuerpo hasta dejarlo completamente destrozado, puedes insultarme sobre lo débil que soy, pero nunca, permitiré que hables mal de la que me crio durante casi 15 años-mascullo Koga apretando la mano izquierda teniendo la boca abierta, mostrando los colmillos de su boca dando canidos gruñidos como si estuviera a punto de perder el control del cuerpo de Renamon. El maligno le soltó, Koga se quedó en el suelo con la espalda apoyada en la dañada columna
-veamos si muestras ahora todo tu poder-dijo el maligno que de un chasquido de dedos hizo aparecer golems de piedra que se acercaban a Koga al que la ira le estaba invadiendo hasta el último bit del cuerpo del Zorro digital dejando su cuerpo inmóvil por la lucha para evitar que la furia fuese la que tomase el timón
avatar
Vulpemon
Tamer
Tamer

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 48
Nivel On Rol : Rookie Spirit

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en busca del Templo maldito (Libre)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.