Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» Obtención de Beneficio
Ayer a las 10:41 pm por Scott Desaster

» Sentimiento oculto [ Privado Ethrios]
Ayer a las 9:25 pm por Ethrios

» Petición de Inventario
Ayer a las 7:32 pm por KaguraGr

» Servir y proteger [Privado: Hibiki]
Ayer a las 7:06 pm por Hibiki Sanjō

» [Tapirmon/D'Arcmon Spirit]
Ayer a las 6:43 pm por Roku Ginshô

» Evoluciones
Ayer a las 4:13 pm por Hepokomaru

» Día en playa digital [libre]
Ayer a las 3:41 pm por Vlad

» Petición de evolución alterna
Ayer a las 2:45 pm por Scott Desaster

» Petición de Lineas Evolutivas
Ayer a las 2:32 pm por Scott Desaster


Click en los botones para ir a los respectivos temas
La fiesta por el aniversario de los Union Saver y por los mas de 10 años de paz en la Ciudad Central, se lleva a cabo en la misma, e inunda de felicidad y alegría a todos los habitantes y turistas que llegan a formar parte de esta celebración...pero las fuerzas del caos están dispuestas a arruinar la fiesta y cuentan con un sin fin de quimeras digitales, para llevar a cabo su tarea.
El descubrimiento de las ruinas del Monasterio Draco, tallado en lo alto de una desolada montaña en el valle de los dragones, ha despertado un gran interés por todo el Digimundo. Principalmente porque según los tallados de la pared exterior dentro de las ruinas se encuentra un obre mágico que contiene en su interior la data y poder del treceavo Royal Kinght, la cual sera dada a quien reclame dicho objeto. Según la historia grabada en los murales, el obre fue dejado allí por el mismo Royal Kinght en caso de que su poder sea necesario para derrotar al mal que se alce en el futuro...por desgracia semejante premio también a llamado la atención de quienes usarían el poder para sus propias metas egoístas. Por lo que esta aventura ahora se a vuelto una carrera por ver quien consigue el gran premio.
Luego de que un grupo de Digital Inc profanara unas ruinas con su tecnología, provocando la desaparición del mismo grupo; la famosa cueva de las profecías de Shakamon, First Cave, sufrió un terremoto y una nueva profecía se escribió en su pared…pero esta poseía un gran dilema puesto estaba incompleta:
“Fue nuestro padre quien alzo los muros. Fue nuestro Señor quien cubrió la cuna con el techo. Fue el todo poderoso quien tallo las inscripciones. Fue Yggdrasil quien puso a dormir al …[parte dañada]…Hijo de…[parte dañada]… en su interior la fuerza pura del caos crece…[parte dañada]… Witchelny…[parte dañada]… Su despertar traerá un gran cambio. Su despertar traerá caos y destrucción. Su despertar traerá la destrucción de los Royal Kinghts.”
Ante esta noticia los clanes se apresuran en actuar y llegar a las ruinas lo antes posible.
Han pasado ya varias épocas dentro del mundo digital desde que los Royal Knights, los caballeros de Yggdrassil encargados de proteger y vigilar el mundo digital, desaparecieron sin dejar rastro alguno. Por muchos años, fueron buscados por sus seguidores; pero nadie obtuvo ninguna pista de ellos, ni siquiera alguna señal de que pudieran seguir con vida… simplemente, desaparecieron de un día para el otro en la nada misma. Pero aunque la presencia de estos caballeros desapareció de la faz del mundo; sus espíritus siguen vivos en los corazones de los Digimons que transmitieron las grandes hazañas de los Royal Knights como leyendas con el pasar de los años; y tal es esta vitalidad memorial que al día de hoy, se celebra un gran festival en honor a los caballeros santos.
¿Quién está en línea?
En total hay 15 usuarios en línea: 8 Registrados, 0 Ocultos y 7 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Gaioumon, Hyoga Uzuke, KaguraGr, Lena Stevens, Roku Ginshô, Scott Desaster, Sigrun Vinter, Unsui Rikiya

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 113 el Miér Mayo 23, 2012 12:27 pm.




Mejores posteadores
cadejo (2067)
 
Scott Desaster (1827)
 
Kurai (914)
 
Sigrun Vinter (857)
 
Rena Ryuugu (853)
 
Roku Ginshô (779)
 
Fuji Raikomaru (665)
 
Ed Elric (649)
 
Ralian (639)
 
Elith (554)
 





Tower Of God (TOG)One Piece Sea Crown
Road to Shinobi
Legado NinjaLost Soul



Crear foro

Baile Enmascarado: Honor a los Antiguos Caballeros [Tema Libre]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Baile Enmascarado: Honor a los Antiguos Caballeros [Tema Libre]

Mensaje por Rony & Carlos el Lun Jun 13, 2016 11:47 pm

El discurso de los sub-lideres de los Royal Knight no tardo en llegar, llamando la atención de todos los presentes, en especial del joven Zephyr que prestaba mas atención a las palabras de Sigrun que de Ulforce, algo que se notaba en su rostro que se iluminaba mas cuando la joven tenia la palabra, y quienes le conocían sabrían que sus halagos, que se juntaban con los de todo el publico al final del discurso, eran únicamente para la joven. Por su llegada algo tardía, el joven estaba por detrás en la multitud, logrando adentrarse apenas un poco durante el discurso, pero no mucho. Cuando las palabras cesaron y todos se dispersaban para continuar con el baile, el Royal Knight, intento acercarse mas a su superior (aunque técnicamente por ser parte de los black knight solo rendía cuentas al líder); pero antes de poder llegar cerca del escenario donde ella había estado con su camarada digital, otra joven le detuvo y sin presentarse prosiguió a atacarle con un interrogatorio algo hostil "- Tú, ¿que cable se te cruzó para pedirle venir al baile a alguien que no fuera Sig?-".

- ¿¡heee?! - tomando un paso de distancia entre él y la chica enojada, al tiempo que su cerebro intentaba reaccionar por el repentino suceso y cambio de meta - ¡espera! ¿¡a que te refieres con que eso no se me cruzo?! desde el dia que supe del baile la anduve buscando pero siempre andaba ocupada con algo y no la encontraba nunca en ningún lugar ...- responde con el mismo tono atacante que la joven lanzo asía él, pero calmándose al final y apenándose un poco por revelar de esa manera que le gustaba Sigrun (algo que se mostraba por el rojo que le llegaba al rostro), algo que apenas si hablaba con su compañero digital pero por el repentino suceso soltó sin pensar - ...ademas... no vine con nadie mas que Yuyun... mi compañero digital - aclarando al final ya con tono calmado y desviando algo la mirada por pena del comentario anterior.

Mientras aunque también escucharon el discurso, teniendo a Carlos sin el mínimo interés, Rony dejándose llevar por las emociones en las palabras y Yuyun que por su fanatismo en el credo de Yggdrasil y las historias de los Royal Knight, era el mas emocionado por las palabras de ambas cabecillas de su clan. Una vez que terminaron y la multitud se disperso, Carlos fue directo a atacar el banquete de las mesas, mientras que Rony, luego de hacerle prometer a su camarada que se comportara, acompaño al Yuki Agumon a ver los telares y obras colgadas en una de las paredes, las cuales mostraban los logros y hazañas de leyendas, que habían realizado los Royal Knight en los tiempos de antaño.

-pulgoso no aparques todas las botanas - Dise Carlos a Blurr, mientras le obliga a corre se empujándolo un poco para poder alcanzar unas botanas de pezcado que estaban en la mesa - jam jam jam - come sin muchos modales - no esperaba ver los por aqui - luego de tragarse unas cuantas botanas.

- ese conmemora la primera batalla de los Royal contra los terceros Demon Lords. En realidad los enemigos no habían alcanzado el poder de los primeros, así que no fue una batalla muy dura, pero se supone que les dio a entender a los Royal que el mal aun no olvido las técnicas prohibidas....se podría decir que fue inicio para la siguiente aventura de los caballeros - le comenta con orgullo a Rony, mientras contemplan unas pinturas. El humano notaba la emoción y el orgullo en la voz del Digimon, lo que le daba mas emoción a las historias, aunque como Rony no sabia mucho de las leyendas del Digimundo, solía perderse en algunas cosas...pero daba algo de pena interrumpir al pequeño dragón blanco.
avatar
Rony & Carlos
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 232
Cuentas :
cadejo



Helgi y Yuyun

Ficha :
Aqua Digital Team

Cronologia : Nuestra Historia
Nivel On Rol : Ultimate
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Champion

Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Ronaldo Antonio Kooi
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon

Carlos Kooi
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon
Rango y Unidad Digi Aliado : Le-Amien Kooi
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon
Inventario :


Ver perfil de usuario http://cadejowhite.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile Enmascarado: Honor a los Antiguos Caballeros [Tema Libre]

Mensaje por YatterwaAgain el Mar Jul 05, 2016 6:39 pm

Luna se había girado para irse de allí, y en ese momento un tamer pasó por su lado como una exhalación, por lo que Luna tuvo que dar un pasito al lado para no chocarse de bruces. El tamer, apresurado, volvió la vista hacia atrás, a un pequeño digimon con forma de pelota que vestía una armadura. Caminaba a trote, agarrándose con las manos el fajín metálico y con aspecto igual de apresurado que el humano, aunque también más cansado, cosa entendible por el peso de la armadura. El bamboleo del digimon hacía que la armadura rechinase, “clonk, clonk”.  

-¡Venga, no seas lentorro!

-¡Esperame, yo también quiero ver el discurso de la sublíder!-lloriqueaba el digimon mientras se esforzaba por correr más y el ritmito del sonido se intensificaba. El pobre digimon se cayó de bruces al suelo, justo al lado de Luna, así que ella no pudo evitar tenderle la mano para que se pusiera en pie y reanudase su marcha. No le pudo dedicar más que una mirada excusándose, pues su tamer tamborilleaba el suelo con el pie, en señal de impaciencia.

-¡Si no te das prisa, no sólo nos perderemos el discurso, sino que además será imposible acercarme a pedirle bailar!-pataleó el tamer, esperando a que el Gladimon llegara hasta su lado antes de apresurarse de nuevo. "¿Discurso?". Ciertamente no era algo que extrañar en una ocasión como aquella, así que Luna bajó la cabeza y caminó hasta la muchedumbre que se había formado en torno al escenario. Aunque a pesar de su servicio prestado al clan sólo era una soldado raso en cuanto a lo que puestos se refería, irse no sería lo más correcto. También sería feo no ver el discurso de Sigrun, independientemente de los asuntos de diplomacia, así que no le quedaba de otra, lo cual no mejoraba su mal humor. Se sentía hasta agobiada, físicamente hablando, así que se quitó el antifaz antes de enfrentar a la muchedumbre que se concentraba delante del escenario por el que Sigrun y UlforceVeedramon subían.

Luna se dijo que Flora tenía que estar ahí, entre toda esa gente, probablemente en primera fila. La digimon, a pesar de la turbación inicial, se había encaminado hacia UlforceVeedramon al verlo, para saludarlo y hacerle la pregunta de que si ya tenía algún compromiso inicial para el primer baile, sin embargo un Grademon se acercó para decirles algo, por lo que prefirió no interrumpir. Flora supuso al ver que se encaminaban hacia el escenario que como las figuras principales de la fiesta debían decir algunas palabras en honor de esos caballeros que habían dado su vida por el digimundo, así que estuvo muy atenta a las palabras de todos los R.K que fueron invitados a dedicarlas, si bien prestó mayor atención a las de UlforceVeedramon. Recordaba la primera vez que lo había visto en las Tierras Flotantes, cómo su valentía la había impresionado. No estaba acostumbrada a sentir nervios o inseguridad, pero cuando él estaba cerca sentía un revuelo de emociones en su corazón tan plácido, oleaje en el calmo mar de sus emociones. Cuando UlforceVeedramon se giró, no pudo evitar reparar en sus anchas espaldas y Flora se ruborizó. Si Luna hubiera estado allí para notarlo le habría dado un codazo cómplice y dicho algún comentario que la digimon en su inocencia no habría entendido. La mirada de Flora estaba llena de admiración, al ver cómo UlforceVeedramon tenía ese algo para empujar a todo miembro del clan a superarse, a ser mejores. Incluso a ella, que no pertenecía al clan. Quería cuidarlo, y ayudarlo a resplandencer aún más. Y pedía que ojalá eso pudiera ser a su lado.

Cuando Luna pudo encontrar con la vista a su digimon, vio que su mirada relucía de admiración, lo podía notar incluso tras su visión irritada por las lentillas. Era precioso por un lado, pero a Luna sólo se le cruzó un pensamiento por la cabeza, provocando que palideciera: “Dios mío, que Leonardo no vea cómo Flora está mirando a Ulforce, por favor. Esto es demasiado cruel”. No podía evitar sentir conmiseración hacia Leonardo y preguntarse cómo se iba a sentir. Así que lo buscó abriéndose paso entre gente irritada por tener que apartarse levemente y perder algo de las palabras de la valquiria. No sabía exactamente qué podía hacer ni qué haría, pero no quería dejarlo solo. Pero no aparecía por ninguna parte. No sabía si sentirse aliviada ante el hecho de no encontrar ni rastro del cánido.

* * *

Leonardo no aguantó mucho oyendo a los R.K. Cuando UlforceVeedramon empezó a hablar sintió que toda la bilis se le subió del estómago a la garganta. Lo que más le enfadaba era pensar que él no iba a tener el privilegio de UlforceVeedramon, al que Floramon le guardaba celosamente su primer baile. Sólo había que verla para ver cuánta ilusión le hacía, y cómo sentía que el R.K era una suerte de dios que bajaba de los cielos. Se alejó de la plaza, buscando refugio en una calejuela, y dándole un fuerte puñetazo a la pared de un edificio, tan fuerte que se había hecho daño, pero no le importó. Le enfadaban muchas más cosas en cuanto a los R.K. Todo el mundo recordaba a esos “gloriosos” caballeros, pero nadie recordaba a aquellos que habían muerto bajo sus espadas. Era injusto, y todos parecían ignorar deliberadamente esto.

A Leonardo no le entraba en la cabeza que hubiera humanos en ese clan. Para él, era una contradicción. Si Yggdrassil decía que había que eliminar el mundo humano para proteger el digital, tenía que hacerse sin chistar. ¿Es que los humanos R.K no se preguntaban eso, o era otra cosa que ignoraban deliberadamente? ¿O es que simplemente estaban confiados que su estatus de caballeros haría que sus familias se librasen, como si estuvieran por encima?

Cuanto más lo pensaba, más furioso se ponía.

* * *

-¡Oshin! No tenemos todo el día... coge lo que sea que quieras y vamos. Ese tipo podría volver por su antifaz-una gaomon apremiaba a una blackgatomon, que revolvía lo cajones del caserón de un comerciante, mientras que su commpañera, simplemente sostenía su objetivo, un libro, mientras inspeccionaba la estantería. Las ladronzuelas llevaban los suyos, Oshin uno violeta con motivos felino y Diana uno dorado y negro, simple pero que cumplía su función; pasar inadvertidas por aquella mascarada.

-Relájate, apuesto a que está comiendo a más no poder mientras escucha los sermones de esos R.K-Oshin a menudo compartía trabajos con Diana, pues ambas eran mercenarias. Tenían caracteres muy diferentes, porque la cánida era reservada, pero se llevaban bien. La gata saltó al alféizar de la ventana, y siguió curioseando el arcón, que contenía joyas-Por esto podría sacar un buen dinero.

Oshin captó a través de la ventana a alguien pasar, y se agazapó, antes de emitir una expresión de sorpresa.

-¡Eh, Diana! ¡Ahí fuera está tu perrito!

-¿Qué?

-Lo que oyes, ahí está. Ya sabes, tu novio-Diana dejó caer un libro en gesto de disgusto por el calificativo, y se asomó con cuidado, viéndolo caminar a lo lejos-Es él, ¿verdad?

-Sí.

-¡Ja, has reconocido que sois novios!-dijo la gata, riéndose.

Diana entornó los ojos, con gesto molesto.

-Me refería a que sí es ese agente, no que se agente es mi novio
-Diana no pudo evitar preguntarse qué hacía ahí. Era donde menos se había esperado encontrarlo.

-Pues es una suerte. Si está pululando por aquí y me ve cargada puede sospechar. Y aunque pueda escapar fácilmente de la celda de los U.S, prefiero ahorrarme el viaje. ¡Usa tus dotes femeninas y distráele! ¡Así!
-Oshin bromeó haciendo una suerte de bailecito con la cola, y Diana tuvo que dejar de mirar por vergüenza-¿Qué tal, si de hecho bailáis?

-¡Deja de desvariar! Sabes que no puedo...

-Eh, ahora no estás en el templo, ¿no?-dijo la gata, encogiéndose de hombros. Diana le había comentado lo duras que eran las normal del lugar. Acto seguido tomó a Diana de los guantes mientras ponía voz de súplica-Porfa, porfa.

-¡Vale, vale!-accedió Diana para deshacerse del abrazo de su amiga-Nos reuniremos en una hora en la tab...

-¡Ah, no! ¡Ya te encontraré yo, tú diviértete!-dijo Oshin complacida, mientras hacía un gesto burlón y ponía morritos. Le gustaba ver a Diana molesta y refunfuñar, pero también quería que fuera más honesta con sus sentimientos-¡Recuerda, tienes que darle un besito! Ya me contarás cómo te trata. ¡Ah, y si es demasiado rudo, dale un puñetazo!

Diana suspiró y añadió que no había más remedio mientras se quitaba los guantes de boxeo y la gata los recogía, además de sacudir un poco el pequeño rizo que hacía de flequillo, así que salió sigilosamente de la casa, preparada para doblar la esquina como si simplemente estuviera paseando y cruzarse con Leonardo. Ensayó una cara de sorpresa, pero al verlo más de cerca Diana no tuvo que fingir. Hablar de Leonardo con un atuendo elegante hacía pensar que quedaría fuera de lugar por su aspecto de renegado. Pero resultaba que Leonardo tenía un aspecto presentable, si bien era una elegancia más propia de un militar vestido con sus mejores galas que un hombre de alta sociedad. Realmente con sólo añadir unos galones hubiera dado a pensar que Leonardo dentro de los U.S era algo más que un simple agente.

-¿A...gen...te...?-dijo eso en el hilo de voz que le quebada de la impresión que se había llevado.

-¡Diana!-la sorpresa era mutua, ¿qué tenía que hacer allí aquella mercenaria y digimon con tendencia de asceta?-¿¡Qué clase de crimen te traes!?

-Vaya, Leonardo, qué manera de saludarme-dijo, utilizando el sarcasmo para tratar de reponerse-¿Es que no hay día que no estés de servicio?

-Responde. No reaccionaría así si, literalmente, cada vez que nos cruzamos, no estuvieras delinquiendo.

-Simplemente, casualidad. Después de mi último viaje meditativo, esta era la ciudad más cercana. Tras de la época de ayunas y entrenamiento, necesitaba descansar, así que llevo hospedándome en una posada unos meses hasta encaminarme de nuevo a las montañas.

Leonardo se llevó la mano al mentón, dudando por unos instantes, como si procurase pillar alguna contradicción en lo dicho. Pero parecía que el rostro de Diana le distraía, porque procuraba no mirarla mucho, visiblemente nervioso a juzgar por como miraba a todos lados. Siempre era tan serio y recto que no podía imaginar que algo pudiera interferir en su concentración. En cambio, a Diana sí le desconcentraba la sombra de su amiga sobre el tejado, haciendo el signo de la victoria antes de escabullirse, tanto como señal porque había salido de la casa, como para incitarla a que las cosas iban bien con Leonardo.

-¿Por qué miras así?

-Nada.

Diana decidió proponer el baile, Leonardo parecía más sombrío que de costumbre.

-Sé que es repentino, pero podríamos bailar. Se supone que para eso es esta mascarada.

-No sé...

-Vamos agente, ¿no puedes tomarte el día libre y unirte a la diversión por una vez?-Diana cayó en la cuenta de que quizás él tenía ya compañera de baile, y que por eso le dio esa evasiva respuesta-Si es que no te espera nadie, claro, no quiero que te lleves un regaño por mi culpa.

Leonardo negó con la cabeza mientras decía: “No es eso”. Tras dudar unos segundos más, añadió:

-¿Segura? Quizás sea el muchacho que te acompaña esta noche el que se moleste.

-De hecho no me acompaña ningún muchacho. No pensaba bailar, al menos hasta que nos hemos cruzado. Creo que tú bailarás tan mal como yo, así que estás libre de espanto-luego añadió con timidez-Aunque... sorprendentemente no pareces fuera de lugar.

-Me siento muy fuera de lugar, créeme. No me gustan estas cosas pero tenía que venir. De hecho si me hubieran dicho que algún día llevaría guantes de lino, no lo habría creído.

Diana y Leonardo rieron porque ambos comprendían esto perfectamente. Ninguno de los dos estaban hechos a la opulencia.

-Bien, será agradable hablar. Si es que soy digno de acompañarte.

-Claro que sí, agente.

Leonardo levantó el brazo tal y como lo había visto hacer a los caballeros durante la velada. Diana no entendió esto, y Leonardo tuvo que mover la cabeza, señalando su brazo. Diana se avergonzó por no entender un mensaje simple de protocolo y se apresuró a engancharse del brazo de Leonardo. Caminaron por un rato mientras hablaban sobre la obra de Romeo y Julieta, a propósito de que ambos jóvenes se enamoraron en un baile. Diana se enteró de que la obra favorita de Leonardo era Hamlet.

* * *

Tras una infructuosa búsqueda, Luna decidió que de todas formas, se alejaría de allí, ya que apenas los otros R.K terminasen lo que iban a decir, todo el mundo se iba a poner a bailar. Notaba cada vez más dificultades para estar ahí, pues no estaba hecha para eso. Se tuvo que secar lágrimas de los ojos irritados, aunque estaba segura de que se colaba alguna por no tener pareja en el evento. Pensaba en lo diferente que podría haber sido todo. Sabía que esto era un desagradable detalle que jamás podría olvidar, incluso si fingía haberlo hecho. Tenía una colección de frases y gestos que aunque sus interlocutores tachasen de nimios, a ella se le habían grabado a fuego. “Incluso si es su padre, ¿cómo podría quererla, si fuera verdad eso?”. Luna se dijo que debía tranquilizarse, hacía tiempo que no era niña y esas mujeres sólo buscaban chismorrear sobre algo, así que sacó las gafas del elegante bolso de mano -por cierto, opinaba que era incómodo- y las abrió, con manos temblorosas. Su padre no tenía qué ver en todo aquello. Se arrepintió de no haberle pedido a Travis que la acompañase. Al menos se habrían divertido. Pero Luna tenía una lista de motivos para no hacerlo, una lista casi tan larga como la agenda de números de ex-novias de Travis, todas encantadoras y elegantísimas -y lo más importante, dispuestas a soltarse la melena-. Pensar en esto no fue buena idea porque -además de notar un agujero en el estómago que le quitó cualquier atisbo de hambre- se quedó parada y de pie entre una muchedumbre que se dispersaba tras oír el discurso, y eso hacía entorpecer el paso de aquellos que querían buscar la oportunidad de hablar con la sublíder, y con suerte, pedirle un baile, aprovechando que bajaba del escenario. Luna perdió de vista la melena rubia de Sigrun, por unos momentos hasta que se reunió con alguien más, aquel que se hubiera llevado el privilegio de bailar con la sublíder. "Vaya, le ha tocado el premio gordo, supongo"  pensó Luna para sí antes de notar un empujón de alguien que trataba de acercarse a ver las dotes de baile de la valkiria, empujón que hizo que Luna se encorvase un poco y se le cayeran las gafas al suelo.

-¡Ay, no!-exclamó con voz casi inaludible, al saber que lo más probable es que si se quedasen ahí en el suelo iban a acabar pisadas. Una oleada de furia le subió por el estómago, y tuvo ganas de gritarle a quien hubiera sido. "¡La calle es de libre circulación, pero diantres, si tiras a alguien discúlpate! ¿¡Es que esta gente no tiene modales!?" pensó, aunque en el fondo sabía que, probablemente, los tenía pero los reservaba hacia gente más interesante. Podría haberse tirado un rato maldiciendo, pero el horror le esperaba si se rompían, así que se agachó con rapidez, pasando de la ira al nerviosismo. ¡No aguantaría toda la noche con las lentillas, y bastante mala era la situación! E igualmente no quería que sus gafas fueran pisoteadas como basura.

-¿Luna?-reconoció la voz de Leonardo, que recogió las gafas y se las dio con mimo-¿Estás bien? Tienes mala cara.

La tamer se quedó descaradamente sorprendida al ver que Leonardo traía a alguien del brazo. Igualmente, una parte de ella se alegró. Se trataba Diana, una digimon con la que había trabado amistad. Luego Luna se dio cuenta de que era lógico; aparte de Flora, era una de las pocas digimon con las que aceptaría bailar, y no por propia iniciativa sino porque la otra lo pidiera. Luna se quedó estudiando a Leonardo, y percibió que a pesar de estar al lado de Diana, quedaba algo de tristeza en sus ojos y que de vez en cuando, miraba alrededor como esperando a ver lo inevitable.

-Sí... pero, ¿vosotros dos estáis...?-la verdad es que Luna no sabía exactamente qué preguntarle. O bueno, sí lo sabía, pero lo dijera como lo dijera era algo violento. Leonardo carraspeó al ver que Luna iba a juntar los índices de las manos, como tratando de hacer ver el resto de la pregunta, a la cual le faltaba un “saliendo juntos”.

-Nos encontramos por casualidad-añadió Leonardo, enrojecido por lo inadecuado de la pregunta. Diana tenía la misma cara de incomodidad, e hizo el gesto de llevarse la mano libre a la cara avergonzada.

-Oh. Hola Diana. Estás preciosa-saludó Luna, tratando de arreglar su metedura de pata.

-Gracias, Luna, tú también lo estás. ¿Estabas esperando a tu pareja de baile?-preguntó la digimon cánida. Luna se quedó callada ladeando la cabeza, incómoda, y Diana lo interpretó como un asentimiento, pero al no ver a nadie, añadió-¿Te ayudamos a encontrarlo? Es difícil ver más allá de tu propio morro con tanta gente.

-No, es que no va a venir porque no tengo pareja de baile-atajó Luna. Entre tres personas que no dominan muy bien el arte de la conversa, aquello estaba siendo desastroso, así que Luna intentó arreglarlo exclamando alegremente-¡Pero qué bien que hayas sacado a bailar a este gruñón! ¡Os veis súperlindos juntos!

-Yo también me alegro de haberlo podido convencer.

Leonardo, sabedor de cómo era Luna, le preguntó con el ceño fruncido de preocupación:

-Luna, puedo bailar contigo, si te hace ilusión participar en este baile inaugural. No es justo que seas la única que no bailes-Diana apoyó el ofrecimiento soltando el brazo de Leonardo, aún sintiéndose algo apurada por haber hecho que la chica se sintiera mal.

-¡No, no, no! ¡Ale, vosotros dos a bailar, y muy pegados! ¡Me vería ridícula, y además, ya que habéis coincidido tenéis que divertiros!-Luna movió las manos enérgicamente y añadió-No te ofendas Leo, lo de ridículo, es por el tamaño... tú estás muy guapo. Yo me buscaré algo que curiosear.

Al ver que todos se colocaban en posición, Luna insisitió.

-¡Venga, pasadlo bien!-aprovechó para alejarse de la pista de baile, y Leonardo la siguió con la mirada sin poder quitarse del todo la preocupación de encima, sabía que Luna no era precisamente el culmen de la feminidad, pero podía intuir lo mal que debía sentarle estar en un ambiente de cuento de hadas sin poder participar, y que se sentía arrastrada a estar allí, incluso si al principio parecía buena idea al pensar en Floramon. “Ha sido un golpe directo a su autoestima. Es lo último que ella necesita” se temió Leonardo.

-Discúlpame con ella, estaba tan guapa y es tan mona que me parecía imposible que estuviera sola. Hablé de más-le dijo Diana a Leonardo, que negó con la cabeza dando a tener que no había por qué disculparse-¿Sabes? Ella y tú os parecéis, al menos en lo que he visto. Tu niña estará bien, y de todas formas, si vas tras ella, se va a sentir responsable de que no bailes, salta a la vista. Si quieres hacer algo por ella, baila y diviértete. En serio.

Leonardo se repeinó el pelo hacia atrás, suspirando. No estaba seguro de si eso era bueno, él no se consideraba la mejor persona a la que parecerse, pero Diana llevaba bastante razón en lo que decía. Se fijó en el resto de bailarines, e intentó imitarlos, así que tomó a Diana de la cintura. Ella encarnó una ceja sorprendida preguntando:

-¿Sabes bailar, agente?

-No realmente, sólo me fijo en cómo lo hacen. Dudo seguirte bien el ritmo, ya que tú sí sabes. ¿Tu entrenamiento de sacerdotisa no incluye baile rituales?

-Es un estilo abismalmente diferente, Leonardo, así que es como si tampoco supiera-Diana bajó un poco la voz por sentirse halagada ante el hecho de que lo recordase-Al menos, los dos haremos el mismo ridículo, agente.

Leonardo esbozó lo que parecía la sombra de una sonrisa, y la música dio comienzo. A pesar de que no eran expertos, no bailaban estrafalariamente mal, e igualmente el ambiente de armonía entre ambos relajaba cualquier tensión entre ambos. Ciertamente Leonardo sentía la tristeza como un eco, imaginándose a UlforceVeedramon estando así de cerca de Floramon, pero, ¿qué podía hacer para impedirlo sin que tuviera consecuencias en la felicidad de Flora? Nada. Así que nada debía hacer, incluso si le dolía. Era agradable bailar con Diana, eso no lo podía negar, y de algún modo se sentía algo mejor.

-No te metas en tantos líos, Diana. Sé que no vendrías hasta aquí por algo como un baile, ni siquiera para un baile conmigo. No te quedes sola y viaja siempre en grupo-le advirtió, ahora que tenía ocasión. Diana se sorprendió del hecho de que Leonardo no era tan ingenuo como le había parecido, así que no se molestó con intentar negarlo.

-Sé cuidarme, pero es un detalle, agente. Llevas razón. Pero no lo hago por que sí.

-No tienes que agradecerlo. Para proteger y servir, como dicen. Y sé que no eres así, debes tener una buena razón, pero eso no te justifica-a pesar de que eran palabras de regaño, las pronunció con suavidad. Luego, se quedó unos segundos callado antes de decir repentinamente-¿Quieres dejar de bailar? Sé que era una excusa para que no viera lo que esa gata ladrona y tú os traíais entre manos, y si no te apetece no tiene sentido seguir.

-...eso es verdad, que era una treta, pero también es cierto que estoy cómoda, Leonardo.

-Entonces está bien.

* * *

La desafortunada Flora, cuando estaba a punto de alcanzar a UlforceVeedramon tras que el dragón bajase del escenario, se percató de que alguien se había abierto paso con mayor rapidez que ella hasta el azulado caballero. Era una ladydevimon de vestido elegante pero una actitud de desparpajo y seguridad que la digimon flor no podía tener.

La ladydevimon le dijo algo a UlforceVeedramon, con mirada traviesa y alegre. No hacía falta ser muy listo para imaginar que le ofrecía un baile, y que parecía ilusionada con ello. La digimon hada se limitó a sonreír levemente con esa paciencia infinita que la caracterizaba, diciéndose que tratándose de UlforceVeedramon, se conformaba con al menos, verle, incluso si lamentablemente estuviera demasiado ocupado aquella noche como para poder dedicarle alguna palabra. Rechazó varias ofrecimientos para aquel primer baile lamentándolo mucho -pues ella, quería reservar el primer baile de la velada para UlforceVeedramon, incluso si él no lo hubiera querido-, y decidió acercarse a la zona donde la comida estaba siendo engullida por los invitados, aunque en su caso, simplemente para tomar una de las copas y servirse agua antes de tomar asiento y observar a su príncipe desde la lejanía, con una mirada cálida y amable, como si observase una estrella hermosa y lejana en el firmamento, mientras los veía bailar.

Flora se imaginó que ni Luna ni Leonardo habrían estado de acuerdo con eso en caso de estar en su situación. Leonardo se habría enfadado, muchísimo, y Luna se habría puesto infinitamente triste aunque fingiera que no le importase. Pero Flora, más ingenua que sus dos compañeros, tenía fe ciega en que UlforceVeedramon le ofrecería un poco de su amabilidad. Sintió que el corazón le palpitaba más rápido, esperando paciente sin dejar de admirar cómo UlforceVeedramon bailaba grácilmente, prácticamente hipnotizada.

* * *

Luna no pudo evitar entornar los ojos hacia arriba, rindiéndose en la tarea de buscar a Floramon con la mirada. Se llevó una mano al entrecejo, frotándoselo por la preocupación y la presión, y terminó diciéndose que Floramon iba a estar bien y que si debía compadecerse de alguien era de sí misma. En ese momento comenzó a tocar la música, y aquello más que llovizna era un chaparrón sobre el corazón, sintiendo una sensación muy desgradable que la volvía aún más al ser familiar, acompañado del ruido de las olas yendo y viniendo en la orilla. Se repitió a sí misma que no había agua cerca y que sólo estaba imaginándoselo. Trató de distraerse, pero sólo encontró a gente bailando. De reojo, pudo ver la melena de Sigrun, cuyo compañero de baile se había inclinado hacia su oído, pero pronto se perdió entre el resto de gente danzando. Dado al color de su pelo era la única a la que podía reconocer, el resto eran figuras desvaídas por las dificultades que le daban las lentillas.

Luna, por su parte sólo quería que la noche pasase rápido, volver a casa y ya. Pero sabía que no había pasado apenas tiempo, y que a ese paso, se le haría además de doloroso, eterno. Para que al menos no fuera tan eterno, se dijo que tenía que entretenerse de algún modo. No quería mirar. Podía haber optado por esconder su tristeza debajo de algo rico que comer, cualquiera de esos platos exhibidos en las brillantes bandejas parecían delicatessen dignos de reyes, pero había un problemita y es que la zona de la comida se había convertido en un circo romano; si se acercaba, saldría con un cuchillo o tenedor clavado en la frente. Además, tenía cerrado el estómago por el cúmulo de preocupaciones, al que ahora se le sumaba el sentimiento de desaliento que sentía.

Oficialmente era la peor noche que había pasado en el mundo digital, independientemente de lo que pudiera pasar luego. Nunca había palpado tan de cerca su propia soledad, ni su insignificancia como en esos momentos. Apretó los puños para guardar la compostura, era lo único que podía hacer, aguantar y distraerse. Sentía que si no, le iba a ser imposible seguir por más tiempo.

Se fijó en que en diversos puntos de la plaza había estandartes militares que colgaban de gruesos palos de digizoid pesado -lo cual hacía muy difícil levantarlos- y se movían al viento. Luna supuso que debía haber 13, como los R.K, aunque serían imitaciones de los originales los cuales eran guardados y cuidados por el clan como tesoros -y no se equivocaba-.  Se repartían por la plaza, y Luna comenzó a pasear por delante de ellos, mirándolos. Cada uno era diferente, pero descubrió elementos comunes, como la forma, que podía explicarse como un  rectángulo en posición vertical cuyas bases terminaban en picos triangulares que al ondear dejaban un etéreo rastro de píxeles que oscilaban entre tonos verdosos y azulados hasta volver de nuevo al mismo color de la tela. Otro ejemplo era que todos tenían bordado en su parte superior un triángulo escarlata -el símbolo de dorumon-, de cuyos bordes dorados salía el marco a todo el estandarte.

En un primer vistazo el que  más le llamó la atención cuyo marco dorado se unía al tallo de una rosa florecida y dorada, sobre una tela de un color rosa muy resultón y característico. “¿Rosa? ¿Hay un R.K rosa? ¿Será chica, como el power ranger rosa?” pensó, con curiosidad. No había visto a todos los R.K nunca. Sin embargo el estandarte que más le gustaba era uno de color blanco puro, pues su símbolo eran tres floretes cruzados bordados en hilo dorado, con el añadido de que las finas hojas de las armas eran abrazadas por líneas curvas que convergían en la silueta de un dragón rojo. Le había fascinado, y contenerse de tocarlo cada vez era más difícil. Primero se atrevió a pasar los dedos por las puntas del estandarte, que se deshacían continuamente como si estuvieran incendiadas por esa estela de píxeles, con precaución, mientras veía el espectro de colores blanco-azul-verde-blanco pasar e iluminar sus manos. Movió la mano debajo de las partículas, ahora con más soltura al ver que lo único que hacían era provocar una especie de cosquillas al colarse entre sus dedos. Luego, paseó la mano por la tela, de tacto suave e hilada a mano por alguna costurera con aguja y dedal maestros. Sin duda, aunque fueran réplicas de los originales eran piezas hermosas y debían valer mucho por sí mismas.

-Qué piezas de arte. Mola-dijo ella. De hecho hasta habría disfrutado más del momento si la voz que parecía destinada a desalentarla dentro de sí misma no añadiera, con mucha ironía y malicia: “Y por estas cosas, no estás bailando. Estás aquí sola. Seguro que prefieres esto al tacto de una mano viva.” Luna a veces consideraba de veras abrirse el cráneo a golpes para sacar a ese duende, a ver si así se callaba de una vez. Siempre tenía facilidad para que le acudieran esos pensamientos, incluso si deliberadamente intentaba echarlos. Pero Luna sabía que, como inmundos insectos, habían anidado e infestado cada rincón de su ser. Pululaban. Por un segundo hizo el gesto de rascarse el antebrazo, con gesto preocupado, como si los sintiera debajo de la piel.

______________________
* * *
La verdad nos hará libres,
una mentira cruel,
no dejan de caer lágrimas,
ah, mi pequeña Remiel.
* * *
Fuiste importante, mi flor,
los recuerdos se marchitan,
¿o prefieres olvidar?
reina sin castillo, niña
¿a qué juegas? ¿a quién añoras?
* * *
Los débiles perecen,
es una triste realidad,
oblitera este cáncer.
* * *
-Muchas gracias, 6.

Through many dangers, toils and snares, i have already come...//´Tis grace that brought me safe thus far, and grace will lead me home.


avatar
YatterwaAgain
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Faltas : Cómo diez millones
Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 378
Ficha : [url=http://digimonadventure-rol.superforo.net/t3453-luna?highlight=Luna]
Nivel On Rol : Rookie
Nivel On Rol de los Digi Aliados :
Leonardo

Champion


Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Luna Naitoenjeru
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule

Flora
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule

Rango y Unidad Digi Aliado : Leonardo
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile Enmascarado: Honor a los Antiguos Caballeros [Tema Libre]

Mensaje por Scott Desaster el Lun Jul 11, 2016 6:18 am

~[Scott]~

Ayudar a ese Grademon me ah mantenido distraído durante la corta estancia que llevo en esta fiesta pero aun así no ah servido para que quisiera quedarme… si, prometí quedarme hasta el final pero… a cada paso que doy, solo veo parejas… constantemente 2 personas hablando entre sí, tomándose las manos, riendo… cosas tan despreciables para mí pero que también quisiera sentir… cosas que desearía haber experimentado. Fuese como fuese, lo único que me quedaba por hacer en esta dichosa fiesta es deambular como tiendo a hacerlo en otros lugares… sin rumbo, sin objetivos, sin el gusto de quedarme quieto… simplemente caminar hacia el vacio, esperando a que algo ocurra… a que el tiempo avance… a que todo se termine para poder marcharme de nuevo a mi lugar de confort… a mi zona de paz y quietud… a esa pequeña habitación sin luces, cama ni ningún mueble, donde solo está el piso ligeramente limpio y al que llamo “mi habitación”. Suena deprimente que yo, siendo un mercenario con bastante dinero propio para hacer lo que quiera sin preocuparme demasiado, no tenga ni siquiera una cama donde dormir… pero, tampoco suena tan mal… durante mi infancia dormía en el mismo lugar, pero con la diferencia de que no pensaba… no tenia oscuridad para relajarme… siempre tenía esa molesta luz reflejada en aquellas paredes blancas impidiéndome pensar. Así de un momento a otro me di cuenta de que estaba vagando por la zona central de toda la celebración… cerca de la zona por donde llegaban los que parecían querer ser el centro de la atención llegando con carruajes y todas esas estupideces, así como también el lugar donde la gente se encontraba mas y mas reunida… seguramente porque allí se encontraba el escenario principal donde tocaba la orquesta más grande y donde esperaba un Slayerdramon a que se reuniera la gente… posiblemente seria la zona donde se iniciaría el baile.

Tan pronto como me percate de que me encontraba en ese lugar, me dispuse a marcharme porque siendo justo… odio tanta gente reunida… claro, debería de culparme a mí mismo por estar allí pero no puedo, porque no decidí venir… más bien fue algo forzado a lo que no pude negarme por más que quisiera. Ahora regresando un poco al presente mismo; me dispuse a irme del lugar, continuando mi caminata hacia lo que parecía ser una salida a una sección diferente de la celebración. Debía de pasar por mucha gente, teniendo que soportar sus charlas, intentando ignorar sus comentarios ególatras e irritantes… hablando del lugar, de cómo hubieran decorado ellos de estar a cargo… cosas que simplemente me hacían rabiar… me hacían querer gritar “si tanto les disgusta la decoración lárguense y dejen de fastidiar”… comenzaba a pensar que las plagas estaban trasladándose al mundo digital… ya no mas humanos… solo plagas… seres insignificantes… gente que no sabe apreciar lo bueno cuando lo tiene frente a sí misma… pero… si describo así a las plagas… yo también soy una. “Gente que no sabe apreciar lo bueno cuando lo tiene frente a sí misma”… si uso esa definición automáticamente me estoy tachando como una plaga… porque yo no supe apreciarla… no supe apreciar a Louise cuando la conocí. Algo broto con solo verla y tener que pasar un día con ella… y pude habérselo dicho… pude haberlo hecho y haber hecho que se brote floreciera mas… pude haber llenado el inmenso vacío que sentía en mi pecho… pero no pude por temor y ella se fue… desapareció… quizás esperaba que se lo dijera… quizás esperaba que no la dejara ir y se molesto… no lo sé… solo sé que ahora mismo me siento más… vacio que de costumbre. Mis pensamientos comenzaron a apoderarse de mi mente… nublándola como si quisieran destruirme por dentro pero antes de lograrlo, una voz me libero de ese extraño trance en el que me encontraba. Fue un muy simple “disculpa” con un tono elevado para demostrar que me estaban llamando de algún modo; y como no podía hacerme el oídos sordos a causa del tono elevado en mi dirección y que nadie más se podría dignar a hablar a alguien al que se nota su cicatriz sobresaliendo por su máscara… tuve que voltear para ver de quien se trataba. Tan pronto como voltee, sentí como esa misma persona toco mi hombro un par de veces, lo cual me hiso sentir cierto alivio ya que… al menos ahora tenía la certeza de que me hablaban a mi; pero cuando vi a esa persona, me sorprendí ligeramente… era una mujer de hermoso vestido blanco con decorados de oro, cabello rosado y portadora de una máscara blanca que no cubría muy bien su rostro pero combinaba bastante bien con el vestido. No sé porque pero mi corazón en cierto modo “latió”… en el sentido de que podía sentir su latido a diferencia del resto del tiempo donde había ocasiones en las que dudaba de si seguía latiendo.

Ver a esa mujer se me hiso tan… agradable… aunque no sentía conocerla de ningún lado… pero ese cabello suyo me hacía sentir extraño… era como conocer a quien nunca vi… como reconocer a alguien ajeno a mi vida… no entiendo el porqué pero tampoco me moleste en buscarle la vuelta… simplemente me deje estar. Ella estuvo por decir algo pero fue entonces cuando se llamo la atención de todos para que vieran al escenario, y ella hiso como todos los demás… observo al escenario fijamente. Yo no me moleste en mirar allí, simplemente incline la mirada levemente para intentar enterarme de que ocurría, y entonces me di cuenta de que allí estaba Sigrun… es aquí cuando uno se preguntaría “¿Cómo?”, pues es muy simple… dudo que dejaran subir a cualquier persona con un UlforceVeedramon de compañero al escenario para abrir el baile… estaba claro que era ella pero sin estarlo por la máscara… es bastante… curioso.

Es sorprendente como podemos reconocer tantos rostros en un baile enmascarado… -alcance a decir con la mirada aun inclinada hacia el escenario, pero sin verlo directamente-

Fue así como volví a sentir la voz de esa mujer… ¿no me había ido?... supongo que no… después de todo… los seres vivos, independientemente de si son plagas, humanos o demonios en mi caso, siempre buscaran la comodidad… y tener a esa mujer cerca me hacía sentir… cómodo de algún modo; algo que me hacia incapaz de irme por más que lo deseara aun cuando odiaba tanto la cercanía de las demás personas. Ella me hiso una pregunta bastante clara, “¿te conozco?”… ¿Qué clase de broma podría ser esta?... ¿no fue ella quien me llamo en primer lugar?... ¿Por qué no me conocía si me llamo?... yo debería de haber preguntado eso antes… pero supongo que el momento me lo impidió. Quizás me estaría confundiendo con alguien más… sería lo más probable… per bueno… supongo que este podría ser el momento idóneo para no “vivir solo esta noche”.

Es curioso que quien me haya llamado al principio me pregunte lo que yo debería preguntar… “¿te conozco?”… -dije levemente, observándola fijamente, manteniendo mi postura para mantenerme en “personaje anónimo”- lo lamento pero de conocernos, podría reconocerla con la máscara puesta señorita… así como eh alcanzado a reconocer a la señorita de cabello rubio del escenario… una presencia no se olvida, y aun con mascaras podemos reconocer las presencias… y yo… lo siento pero no reconozco la suya… -suspire de forma leve, llevando mis brazos a mi espalda, cruzándolos para tener un pequeño soporte en la espalda baja y poder continuar mi habla- sin embargo… quizás… podamos aprovechar este anonimato para conocernos… aunque sea, nuestras presencias y si así llega el día donde volvamos a encontrarnos… podre reconocerla…

Quería conocerla… quería saber quién era ella para hacer que mi corazón latiera de modo que pudiera darme cuenta de ello… pero… no podía hacerlo de forma directa… no podía exigir su nombre… no podía exigir nada porque el anonimato que era el sello del baile lo impedía. No obstante, aun así podría conocerla… por lo menos su esencia… intentar recordar… “¿Por qué me siento tan extraño junto a ella?”… quizás ya tengo algo que hacer aquí esta noche… y es conocer a esta mujer, y de forma simultánea que ella me conozca… quizás así podamos lograr responder la pregunta que ambos debimos haber dicho… “¿te conozco?”. Note como el baile había sido abierto ya… después de todo, casi todos los presentes comenzaron a bailar a nuestro alrededor, manteniendo distancias cortas y miradas fijas… es algo que me resultaba incomodo de ver pero bueno, era el objetivo principal de este evento… bailar… y supongo que ahora debería de intentarlo yo con esta dama… así al menos hasta que su pareja real llegue porque dudo seriamente que una mujer así pueda estar sola porque si.

… señorita… no soy nadie que usted conozca y dudo que desee conocer… ni yo desgraciadamente la conozco a usted… pero, ¿podría concederme esta primera pieza… hasta que su verdadera pareja llegue? –di un paso hacia atrás y estire mi brazo derecho, parándome ligeramente de perfil para mantener una postura apropiada para la ocasión- quizás así podamos responder nuestra duda… “¿Quién es usted?

La dama estuvo por tomar mi mano pero repentinamente un sujeto extraño apareció y simplemente se la llevo… y pese a que quería decirle lo que opinaba al respecto de eso, simplemente desistí. Flexione mi brazo poco a poco hasta recuperarlo por completo, apartando la mirada para simplemente alejarme de aquella pareja… honestamente me dejaba cierto mal sabor de boca el haber perdido un baile y una satisfacción de curiosidad pero… ¿Qué podía hacer? No iba a meterme en problemas ahora… lo mejor sería dejar las cosas como están; quizás algún día encontraría a esa chica… o quizás no… es el encanto de estas estúpidas mascaradas.

Fuese como fuese, continúe alejándome del lugar, ignorando prácticamente todo lo que ocurría a mi alrededor… y fue en esa indiferencia hacia todo y todos, que termine alejándome a una zona más desalojada de la ciudad. Estaba bien decorada como el resto del lugar, pero la cantidad de gente que allí paseaba era mínima… solo algunos miembros de la “alta sociedad”, hablando de cosas sin sentido o riendo por tonterías comunes… si… no encajaba en ningún lugar de esta fiesta, ni siquiera con los “solitarios” que se auto apartaban de todo para hacer lo que saben hacer: los tontos. Me dispuse a darme la media vuelta e irme por donde vine, pero en el giro me percate de una presencia bastante familiar y muy reconocible… pese a que el vestido no ayudo mucho a la primera vista, fue esa forma de apreciar los detalles tan insignificantes lo que me confirmo algo: Luna estaba presente allí. La observe mirando unos estandartes, completamente sola… ¿sería malo decir que no me sorprende…? Seguramente si, asique mejor me ahorro ese comentario. Me acerque con los brazos cruzados, para simplemente toser un poco esperando llamar su atención.

¿Apreciando los detalles menores en busca de distraer tu mente o haciendo tiempo para que el tío con el que hayas venido aparezca para apartarte de un viejo conocido? –Puede sonar mal pero estar con Luna es mejor que estar solo; no la considero como un plan B ni mucho menos… más que nada porque no sabía que ella estaba aquí, pero aun así, da gusto ver a un conocido- ¿Qué tal todo Luna? ¿También te obligaron a venir…? No espero que sea así pero… si es el caso, me alegra no ser el único…

~[¿BlackGabumon? – NPC de Freddy]~

¿Un Baile…? Nada de eso me sirve… ¿de los Royal Knights? Pfs, menos aun… ¿Qué han hecho por mí?, nada de nada… solo estar ahí promulgando la inaudible palabra de Yggdrassil como los testigos esos que tanto odian los humanos… ¿Qué razones tengo para asistir a esta fiesta?, realmente: NINGUNA. Pero, ¿Por qué voy entonces?, no lo se… supongo que es la dependencia de buscar más empleados y/o integrantes de mi red de trabajos… aunque si pienso bien las cosas, podría tener sentido. En fiestas de este estilo, suelen ir muertos de hambre o gente que agota sus últimos centavos en un traje mal cocido para comer gratis… podría encontrar material para trabajar, y si no… bueno, siempre puedo marcharme porque nadie allí se daría cuenta de mi así como nadie se percataría de si me voy. No tuve que hacer mucho para cambiarme… simplemente cambiar mi sombrero de trabajo por uno más elegante… nada de copa, sería sumamente estúpido y ridículo para alguien como yo… en cuanto a la máscara… mi propio abrigo cubre mi rostro, no debería tener problemas en principio pero… bueno, si debo usar algo forzosamente, siempre podre evolucionar a nivel Ultimate donde usar una máscara o antifaz es mucho más comprensible y olvidarme de todos los problemas. Parti de mi pequeña oficina en un pueblo montañoso para tomar el tren e ir hacia la zona imperial, esperando no demorar mucho… grave error el que cometi. El tren no solo se demoro cerca de 30 minutos, si no que al llegar tuve un ligero inconveniente con los guardias de seguridad… un inconveniente que me forzó a ponerme ligeramente agresivo.

¿A que se refieren con que “niños fuera esta noche”…? ¿Qué es esto una broma de mal gusto, caballeros…? –Si estos Knightmons fueran mis empleados, los despediría-
No nos engañas pequeño, se ve que eres un infante… anda, vete a casa, no pintas con los adultos aquí –El caballero rio junto con su compañero-
… ¿acaso por ser Rookie soy etiquetado como un niño…? Okey… -Respire profundamente y de un instante a otro, no solo alcance el tamaño de esos caballeros de hojalata… si no que lo duplique, así como pude enseñar un cuchillo de hueso en sus caras- ¿Sigo siendo un niño, mocosos insufribles? –Pregunte con un tono algo seco y directo, observando a los Knightmons temblar y negando con cierto temor- entonces… no fastidien –Dicho eso, regrese a mi etapa Rookie… odio ser Mega por asuntos personales- veamos… ¿Qué podría hacer…?

Observe el lugar con gran desinterés y como esperaba, no había prácticamente nada que hacer o ver allí. Algunos miembros actuales de los Royal Knights estaban dando discursos o cosas así… aunque eran humanos y realmente no comprendía porque… ¿no se supone que para Yggdrassil los humanos son intrusos y/o plagas…? Si la respuesta es “si”, entonces hay una contradicción en ese clan que supuestamente estaba dispuesto a destruir a la humanidad por el bien del mundo digital… y si la respuesta llegara a ser “no”, pues que dios más tonto se supone que tenemos los digimons. Aun así, tenía que darle una oportunidad a todo esto… por lo menos, encontrar algún muerto de hambre para ofrecerle empleo… pero, ¿Dónde podría buscar a ese muerto de hambre…? Ignorando la obvia respuesta de “en las mesas de comida”, cabe mencionar que “muerto de hambre” es un término que puedo utilizar para referirme a quien sea que parezca estar en problemas económicos… claro que en este lugar mucha gente no parece entrar en esa descripción pero mucha otra gente si cae… claro, debo rebuscar bien entre tantas personas, no me gustaría ofrecerle nada a nadie que no lo merezca ni que pueda serme de alguna utilidad. Comencé a deambular tranquilamente por la zona… observando a los humanos y digimons platicar… bailar… algunos incluso cantar como buenos despistados… nada de interés para mi, francamente… pero entre tantos objetivos vacios… vi algo que, pese a lo mal que pueda sonar, me hiso sentirme muy interesado a primera vista. Una Gaomon acompañada por un igual, solo que este vestido con un traje similar al de un militar en una ceremonia de condecoración o promoción/aumento de puesto. No puedo decir que fuera mero interés visual el que me capturo, si no un cierto interés… “dudoso”; sentía duda de quién era ella, tenia intriga por saberlo… ¿sería una conocida mía? Para nada, no suelo olvidar caras y menos la de una dama… ¿la habré conocido en mi vida pasad? Eso es posible pero poco probable… en mi vida pasada solo podía recordar el rostro de una sola dama… asique que ella me resulte tan… intrigante no tendría lógica.

Me quede allí quieto un momento, intentando analizar a esa Gaomon sin éxito alguno… lo único que podría hacer para sacarme aquella sensación de intriga seria ir y hacer preguntas directas pero… ¿debería hacerlo?, ella estaba acompañada y no pensaba meterme deliberadamente en una cita, tengo modales que si bien no suelo respetar en el campo del “respeto a terceros”, si hago caso cuando se trata de las relaciones publicas. Al final solo desistí para evolucionar a nivel Ultimate… la verdad es que caminar me resultaría más sencillo como BlackWereGarurumon, y me daría la oportunidad perfecta de usar el antifaz, uno negro por el ojo izquierdo y azul oscuro por el derecho; nada completo… aunque si debí alejarme un poco de tanta gente para ponerme algo encima; si bien el antifaz era el requerimiento mínimo… como nivel Ultimate no tenía prácticamente nada más que un par de pantalones puestos. Si bien la gente no se fijaría en eso por ser natural en mi especie, yo si lo haría y no podía simplemente quedarme así… para mi suerte, tener ropa para esta etapa siempre no es un desperdicio total. Salí de unos baños usando un traje más formal… nada del otro mundo realmente, un traje como los de varios humanos presentes en ese lugar… claro que ahora, no sabía qué hacer… después de todo, si me pongo a buscar gente, poco encontrare y si no… no tengo acompañante para bailar… egh…

¿Por qué decidí venir a este sitio…?

______________________




/


Regalos


avatar
Scott Desaster
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 756
Cuentas :



Ficha :

Relaciones :

Cronologia : (En Actualizacion)

NPCs :

Nivel On Rol : DNA Evolution (Super Ultimate)
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Nova: Mega

BR: Mega
Icono : Chaos Empire: Organización criminal con ideales indecisos y cuya única meta podría decirse que sembrar el caos, ayudando a cumplir las metas egoístas de sus miembros
Rango y Unidad : Scott Shadowest Musahrahjy
Rango: Hades Knight
División: Hades Titans
Unidad/Sub-division: Titans

Labramon
Rango: Hades Knight
División: Hades Titans
Unidad/Sub-division: Titans
Rango y Unidad Digi Aliado : Nova (BlackWarGreymon)
Rango: Hades Knight
División: Hades Titans
Unidad/Sub-division: Titans

BR (Renamon)
Rango: Soldado
División: D-Brigade
Unidad/Sub-division: Shadow Lizard
Inventario :


Ver perfil de usuario http://scott-desaster.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile Enmascarado: Honor a los Antiguos Caballeros [Tema Libre]

Mensaje por Plasma Inazuma el Lun Jul 11, 2016 8:03 am

~[Narrador]~

Mientras la fiesta proseguía, varias personas continuaron esperando las palabras de los Royal Knights que habían asistido al baile, ya fuera para disfrutar de la fiesta o para hacer acto de presencia y dar buena reputación al clan de caballeros. Varios invitados aparecían pese a que el baile ya había comenzado formalmente, siendo la Sublider del clan quien abrió el baile inicial; siendo seguida rápidamente por casi todos los presentes. No obstante, en las calles más apartadas de toda la celebración, varios guardias comenzaban a movilizarse secretamente en busca de problemas; Slayerdramon no era ningún tonto, y sabia que aquella fiesta seria la atracción de varios ladrones que se aprovecharían del evento para asaltar las viviendas y tiendas de los que hubieran asistido, que serian prácticamente todos los habitantes de la ciudad mas todos los invitados del exterior. Con ese dato obvio en mente, Slayerdramon aprovecho el haber mandado a Grademon buscar algunos miembros actuales de los Royal Knights para enviar a un grupo de Knightmons y Yaskamons a vigilar las zonas apartadas del baile… cualquier ladrón que quisiera aprovecharse del evento para conseguir dinero tendría muchos problemas para huir del lugar libre de problemas.

Fuese como fuese, cuando Grademon regreso junto con su señor, este se encargo principalmente de buscar sus lentes de repuesto para poder ver claramente en caso de que Slayerdramon diera otra orden directa; pero para la sorpresa del caballero, cuando este consiguió sus lentes de repuesto vio que tenia a un ente equivocado al que había pensado inicialmente. Grademon vio al humano con casco de Magnamon allí parado al filo del escenario, a punto de ser enviado para dedicar unas palabras al publico referente a los Royal Knights antiguos y actuales… ¡Pero no tenía idea de si era o no miembro del clan! Aunque era más probable que no lo fuera por las protestas que dio el humano mientras era llevado contra su voluntad por parte del guerrero con armadura dorada. Grademon en ese momento quería ser tragado por la tierra y no ser escupido jamás, haber cometido tal error en un momento tan importante como el inicio formal del baile era un acto imperdonable… y era más que seguro que Slayerdramon se lo remarcaría. Cuando el sujeto extraño de cabello verde termino de hablar (A los ojos de Grademon y Slayerdramon, ese humano no parecía saber ni siquiera que decía… y la reacción de la gente, bastante apagada a sus palabras, confirmo ese pensamiento), llego el momento del pobre humano ahora sin su casco puesto… y también llego la hora del juicio para Grademon, quien simplemente se quito sus lentes de repuesto y los colgó del cuello de su armadura, preparándose para el mayor de los castigos por parte de su señor… pero antes, las palabras del humano.

Bueno… debo ser sincero… yo no formo parte del clan de los Royal Knights actualmente… ni pensaba unirme a ellos… realmente, estoy aquí por un error… ¡Pero…! No significa que no pueda decir algo, quizás por parte del público a los Royal Knights… aunque sé que será mas de mi parte… je… como sea… en estos días no sabía prácticamente nada de estos héroes pero… luego de leer tanto, ver sus hazañas… aprender todo lo posible de ellos… debo decir que de estar todos presentes, seguramente apreciarían cada detalle de este evento tan bien preparado… pero no están… lo que es una pena pero… así como UlforceVeedramon, quien antes nos brindo unas palabras… deben estar todos vivos, esperando para volver… no puedo figurarme que podría hacerlos esperar pero… son caballeros… son héroes… son leyendas… siempre aparecerán cuando los necesitemos, asique no me preocuparía por esperar… porque lo creamos o no… ellos están con nosotros siempre, en nuestras memorias y corazones… eso, es lo que importa… o eso creo yo… … muchas gracias por escuchar mis disparates… je…

Aquel discurso no había sido la gran cosa, viniendo de un mero espectador que había sido llevado por error; pero si logro algunos aplausos en señal de aprobación, algo que logro hacer a Grademon colocarse sus lentes con una amplia sonrisa, aplaudiendo igualmente junto con varios espectadores mientras el humano se retiraba del escenario, colocándose nuevamente su casco. El caballero dorado suspiro con cierto pesar… aquello no había salido TAN mal, pero aun así había sido un error… pero para su fortuna, Slayerdramon lo dejo pasar debido a la honestidad del humano a la hora de hablar, aunque si dejo en claro que no quería más errores similares, puesto aquello pudo haber sido terriblemente mal.

Mientras tanto, en las afueras de la ciudad, 2 digimons observaban la gran celebración con cierta molestia; observando las grandes estatuas en honor a los Royal Knights… sintiendo que allí faltaban 2 estatuas realmente importantes. Ambos digimons abandonaron la vista de las estatuas para dar comienzo a un pequeño plan; un plan que podría arruinar la fiesta… pero aun quedaba para eso, de modo que podría dejarse para después… aunque no para muy después.

~[Plasma]~

Honestamente, no sé cómo es que sobreviví a hablar frente a tanta gente… sé que no fue Magnamon porque el guardo silencio al no saber tampoco que decir… supongo que todas fueron palabras puras, aunque realmente no pensé casi nada… simplemente… hable por hablar. Sea como sea… me siento ligeramente feliz de haber dicho todo eso… inclusive creo que me gustaría unirme a este clan… sería interesante… aunque… no estoy seguro, y Magnamon tampoco está del todo seguro aunque ninguno de los dos rechazamos esta idea… quizás… en algún futuro, pero ahora mismo, no lo creo… egh… ahora me doy cuenta de que… no tengo pareja y el baile ha comenzado ya…

Realmente tengo mala suerte…
avatar
Plasma Inazuma
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 305
Cuentas : Scott
Freddy
Ficha : Plasma Inazuma ID
NPCs : Plasmatic NPCs
Nivel On Rol : Hyper Spirit
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile Enmascarado: Honor a los Antiguos Caballeros [Tema Libre]

Mensaje por Sigrun Vinter el Jue Sep 29, 2016 1:04 am

La sublíder de los Royal Knights estaba disfrutando del baile, de la música y de la compañía de aquél misterioso enmascarado. Cierto que no se trataba de la velada que había imaginado, pero estaba comenzando a aceptar lo que tenía ahora. Pronto, Sigrun empezó a darse cuenta de que su acompañante cometía errores en el baile. Tal vez estaba nervioso o no tenía mucha habilidad con los bailes, por lo que Sigrun decidió llevar ella el compás de la danza.

Tras eso, el chico de la máscara acercó su rostro a su oído para poder hablarle sin que la música le molestara. Le preguntó por cómo llegó al Mundo Digital y por los méritos que hizo para entrar a los Royal Knights.

- En Noruega empezó todo, fue allí donde encontré mi digivice, pero no fue hasta que me mudé a Japón cuando descubrí lo que era realmente y al digimon que ocultaba en su interior. – le contó mientras seguía bailando- Al Mundo Digital llegué tras toparme con personas que no veían en los digimons mas que seres con los que experimentar. Fue mi compañero quien me guió a este mundo, pero yo ya entré con la idea de hacer lo posible por protegerlo. Y en cuanto a la razón de mi posición, fue tras una batalla contra un poderoso enemigo, en la que también participó el líder de nuestro clan. Él recompensó mi papel en la batalla y me ofreció ser su mano derecha.

Luego le preguntó sobre Ulforce, si realmente era hermano de los Antiguos Royal Knights o de los actuales.

- Ulforce es un Royal Knight antiguo, aquellos de los que tanto hablan las leyendas. Tanto él como sus compañeros y hermanos lucharon en una batalla por salvar este mundo. Se dice que el enemigo al que se enfrentaron estuvo a punto de destruirlo todo, y que era tan poderoso que tuvieron que sacrificarse para derrotarlo. Pasó mucho tiempo hasta que Ulforce consiguió renacer y convertirse en mi compañero. Claro que, como la mayoría de digimons perdió su memoria al volver a nacer, por lo que ambos nos unimos a los Royal Knights, sin saber que él era uno de los originales. Cosa del destino ¿no crees?- dijo con una sonrisa- A parte de mi compañero, únicamente Alphamon logró renacer, aunque se podría decir que ahora comparte el cuerpo con el tamer que lidera el clan. Puesto que Alphamon es el resultado de su evolución matrix.

Y llegó la última pregunta. Tras decir que admiraba su fortaleza preguntó si había alguien esperándola en el Mundo Humano.

- Gracias, aunque ser fuerte sólo es parte de mi deber- le contestó- Mi familia. El Mundo Digital ya se ha convertido en mi hogar, pero sigo teniendo contacto con ellos y mi mundo de origen. Siempre que mis obligaciones aquí me lo permiten, voy a visitarles.

Mientras tanto, Ulforce ya había terminado de escuchar el discurso de aquel humano y se dispuso a observar a su tamer bailar con aquél misterioso enmascarado. Puesto que él no tenía pareja, supuso que su velada se basaría en observar el baile y charlar con los digimons que se acercasen a él. Al igual que Sigrun, Ulforce se había hecho una idea bien distinta de aquella noche, una lástima que el destino no tuviese ganas de complacerlo.

De repente, escuchó una voz a sus espaldas. No le hacía falta girarse para darse cuenta de quién era, pero no tenía otro remedio. LadyDevimon, la compañera de Ashley estaba allí, y quería bailar con él. Si hubiese sido un baile normal, se las habría apañado para tratar de librarse, puesto que sabía que aquella Ladyevimon era “peligrosa”. Pero siendo él uno de los homenajeados, muchas miradas estaban centradas en él, por lo que no podía rechazar la oferta de una dama.

- Por supuesto, será un placer- dijo ofreciéndole su mano antes de llevarla hasta la pista de baile.

No se situaron en la zona central, porque el tamaño de Ulforce podría molestar a los humanos que bailaban allí. Con paso tranquilo, el sublíder de los Royal Knights empezó su baile con LadyDevimon.

...

Garudamon aterrizó a las puertas de las murallas y entró en la ciudad a pie. Mientras caminaba se sintió aliviado de que todo estuviera en orden. La última vez que acudió a una celebración fue a la fiesta de los Union Savers, y al llegar se encontró un campo de batalla. Pero por lo visto los Royal Knights estaban teniendo mejor suerte, aunque más que suerte podría deberse a la férrea seguridad que habían organizado. El tamaño de este Garudamon era similar a la mayoría de Royal Knights, por lo que no tenía problemas a la hora de caminar. Además las calles ya no estaban tan llenas, la mayoría ya estaría de fiesta en el centro.

El digimon ave acudió sin pareja aunque no le importaba en absoluto, no era muy bueno bailando y sólo acudió allí por ver si podía encontrarse a alguien conocido. Una vez llegó al lugar de la celebración vio que la mayoría ya estaba bailando, por lo vito llegó tarde para el discurso de los sublíderes pero pude verles bailar con sus respectivos acompañantes.

Se sentía feliz de ver que habían llegado tan lejos. Aún recordaba cuando los conoció en el Mundo Humano, siendo Sigrun una completa novata como tamer y Ulforce un recién evolucionado a Rookie. En ese momento jamás habría imaginado que aquella tamer terminaría por convertirse en la sublíder de los Royal Knights, ni que su compañero era en realidad uno de los Royal Knights Antiguos.

Garudamon decidió acercarse a las mesas para tomar algo, pero fue en ese momento cuando vio a alguien que conocía. Vio a Flora sentada en una silla, en su forma de Lilamon, parecía estar observando a Ulforce bailar mientras los ojos le brillaban. El ave se acercó.

- Me alegra verte de nuevo, Flora. Me reconoces ¿verdad? Soy Hawkmon. – le dijo sonriendo- Esta fiesta me pilló bastante lejos y como Garudamon llegaría más rápidamente, sin tener que evolucionar a Zhuquiaomon. Habría sido difícil aterrizar y habría llamado más la atención. – miró a su alrededor pero fue incapaz de localizar a Luna o a Leonardo, así que supuso que estarían bailando- ¿Estás esperando a alguien?


______________________
Tu nombre clama:
“runa de la victoria”,
para lo que amas.

~Gracias por el haiku, Roku~



Sigrun Theme | Ulforce Theme | Draco Theme | ??? Theme
Battle Theme | Lost Theme

avatar
Sigrun Vinter
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 553
Cuentas : Irina Giorgatos
Ficha : Ficha de Sigrun Vinter
Relaciones : Relaciones de Sigrun Vinter
Cronologia : Diario de Sigrun
NPCs : NPC's de Sigrun Vinter
Nivel On Rol : Burst Mode/Future Mode
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Draco: Ultimate [BlackMetalGreymon]
Icono : Royal Knight: Guardianes del universo digital. Con fe ciega obedecen las ordenes de Yggdrasil y realizan cualquier acto para proteger su mundo.
Rango y Unidad : Sigrun Vinter
Rango: Hand of the King y Holy Knight
Unidad: Todo el clan (Blue Thunder Dragons)

Ulforce
Rango: Hand of the King y Holy Knight
Unidad: Todo el clan (Blue Thunder Dragons)
Rango y Unidad Digi Aliado : Draco
Rango: Knight
Unidad: Dragons Destroyers
Inventario :


Ver perfil de usuario http://ladyrk.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile Enmascarado: Honor a los Antiguos Caballeros [Tema Libre]

Mensaje por Ashely_mellorine el Mar Nov 15, 2016 11:13 am

-Eh tú! Pescado! que yo estaba antes!!-protestó Blurr al ver como un digimon marino se encaraba con él a la hora de comer y empezó con él como una competición de a ver quien comía más ignorando ya a la Lilamon que parece que la iba a sacar a bailar un enorme garudamon.

Mientras tanto yo había dejado de comer para mirar con nostalgia a todas aquellas parejas felices y también porque empezaban a vaciarse los platos al llegar un montón de tamers y digimons glotones. Ladydevimon parecía muy entretenida al conseguir por fin su sueño y mientras les miraba a ambos y a otras muchas parejas no paraba de preguntarme: "Qué se sentirá al tener a alguien bailando contigo y que te mira de la forma en que se miran algunas de las parejas... tiene que ser algo precioso!". Así soñaba yo despierta cuando vi aparecer al enorme garudamon a la sala, el corazón me dio un vuelco pues por un instante pensé que mi padre también había sido invitado a esa fiesta. Pero enseguida me di cuenta de que no era él, no se cómo pero lo sabía y vi como se acercaba a aquella Lilamon que tampoco se por qué me parecía familiar. "¿No será que en este baile se hayan reunido entrenadores y digimons con los que ya me había topado antes?".Con eso en mente me acerqué al garudamon y a la lilamon pues parecían los mas formalitos cerca de mi entorno y también me apetecía socializar un poco.

-Disculpar que os moleste pero ambos me resultabais familiares y me alegra ver a gente conocida entre tanta mascarada, ¿eres Flora verdad?-pregunté a la lilamon pensando que si esta ella seguramente este también su tamer y el gaomon que les acompañaba a los que no me importaba saludar. -Hola!-saludé al garudamon al que iba a decir mi nombre pero recordé que había que mantener el aire de misterio. -Podéis llamarme Srta. Mellorine, vos me recordáis a un garudamon amigo mío y por un instante pensé que era él pero ahora veo me equivoqué. Aunque os veo igual de caballeroso jeje. Yo no se bailar pero aqui mi amigo, el perro con traje,-señalé a Blurr mientras el seguía picándose con el digimon marino. Hay que sacarle de alguna forma de la zona de comidas y a mi no me hace mucho caso, he pensado que... si querías bailar vosotros ahora, después en la siguiente pieza, ¿Querías bailar con mi amigo Blurr, Srta. Flora? Es muy tímido y lleva un ratillo mirandoos, si no os importa claro esta-pedí amablemente.

Mientras tanto en la zona de baile...

A Ladydevimon casi le da un síncope al ver que su adorado Ulforcín aceptaba su propuesta, se detuvo un instante, aleteó algo emocionada y se abanicó con la mano su rostro que, cetrino como la muerte, parecía haber adquirido un tenue rubor de la emoción.

- Oh! Ulforcín! Me has hecho taaan feliz al aceptar mi baile...!!-Lady dijo esto mientras pegaba muy fuerte su voluptuoso cuerpo contra el del caballero, abrazando con su mano larga toda su espalda y sujetándose firmemente en el comienzo de su armadura y capa, al final de su cuello. Apoyó su cabeza en el hombro del caballero, controlando su instinto de vampiro al notar la calidez de su cuello tan cerca, después de colocarse así se dejo llevar y deseó con todas sus fuerzas que ese baile no acabara nunca...
avatar
Ashely_mellorine
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 312
Cuentas :
Ficha :
Cronologia : Diario de Ashely Shirley
NPCs : NPC's
Nivel On Rol : Mega
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Ultimate
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Ashely Shirley
Rango: Oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Green Light Speed

Gatomon
Rango: Oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Green Light Speed
Rango y Unidad Digi Aliado : Blurr
Rango: Sub-oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: The Huntress Moon
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile Enmascarado: Honor a los Antiguos Caballeros [Tema Libre]

Mensaje por Alanna Tale el Sáb Dic 03, 2016 8:59 pm

El chico pareció alterado en un inicio, pero, por suerte, no decepcionó las espectativas de la fotografa, que sonrió al escuchar su réplica. "Así que si quería ir al baile con Sigrun", pero tal vez la vergüenza o la timidez, le había impedido acercarse a la sublider de los R.K. Era curioso como la timidez podía afectar tanto a alguien, hasta el punto de impedirle lograr lo que quería realmente. En el fondo agradecía no ser, para nada tímida. Podía causarle problemas, podía hacer que se la malinterpretase, pero, al menos, siempre hablaría, siempre daría su opinión, y nunca podrían mantenerla en silencio. Podrían hacer muchas cosas, pero jamás permitiría que nadie le robase la voz. No otra vez.

Había mantenido silencio muchos años, demasiados, su infancia no había sido precisamente un camino de rosas, pero una vez fuera de ese hogar de aire pesado, que no le permitía alzar cabeza, no volvería a mantenerse callada, tendría secretos, por supuesto, pero diría lo que necesitase a gritos, bien por voz, bien por sus fotos.

- Pues vamos, ¿a qué esperas?- le preguntó al joven frente a ella.- ve y sácala a bailar, ¿o vas a esperar a que te le quiten? Vamos, ve.- le instó poniendose a su espalda y dándole un empujón flojo para animarlo.- Si sigrun te pregunta, di que es un regalo de parte de Aly.- le sonrió abiertamente antes de darse media vuelta y encenderm, nuevamente, su cámara.

Miró las fotos que tenía y a Gatomon, que, con cara de enfado, la miraba desde el digivice. Solo con mirarla sabía que estaba molesta por sus acciones, lo entendía, si no se la conocía, podía parecer una persona poco reflexiva, imprudente, podía llegar, incluso, a sacar a cualquiera de sus casillas. No se veía esa parte oculta, la que decía de ella que era un persona tranquila, dulce, y paciente, que cuando consideraba amigo a alguien, podía llegar a dar la vida.

Suspiró mirando a Cat de reojo mientra el objetivo de su cámara giraba buscando dónde apuntar. Miró através de la pantalla de su cámara y esperó a que la luz reflejase en las copas de cristal de algunos de los invitados, creando un levísimo arcoiris que cubría, en su objetivo, parte de los bailarines. Disparó hacíendo una foto y sonrió, ni siquiera necesitaría retocarla. Siguió fotografíando, creando paisajes y construyendo su mundo de magia a través de su objetivo. Y, al acabar, guardó la cámara y se dispuso a salir del recinto.

- No te enfades, Cat, mejor así, lo siento, pero me niego a mantenerme en silencio.- explicó saliendo de allí.

Tenía fotos de sobra de todos los presentes como para que, cuando las tuviera retocadas, Cat pudiera decirle a quien debía acercarse, podía parecer que simplemente había estado divirtiendose, pero había hecho mucho más. Con su grito, había llamado la atención de, sabía, más de una persona, que, si la encontrase, con algo de suerte reconocería su voz, y con su cámara, había logrado tener la imagen de todas las personas que necesitaba conocer. El plan de Cat tomaba forma, puede que no como la gata había pensado, pero, des pués de todo, acababan de empezar.
avatar
Alanna Tale
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 0
Nivel On Rol : Rookie Spirit
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile Enmascarado: Honor a los Antiguos Caballeros [Tema Libre]

Mensaje por Elith el Miér Dic 28, 2016 7:20 am

Aquel baile con ese chico tan extraño duro poco, pronto terminamos y me separe de él apenada diciéndole que tenía sed y debía ir por algo de tomar, a pesar de que se ofreció a servirme me negué de forma educada volviendo a donde se encontraba la comida y llevandome un poco de refresco a mi lugar inicial, el cual por suerte aun se encontraba desocupado

- me alegro de ver que avanzaste un poco -
escuche a mi digimon burlarse de mi

- Oh cállate, no hemos venido a divertirnos ni a conocer otros tamers... Bueno, no a conocerlos en el sentido de hacer amigos - nuestra tarea era sobretodo ver que todo transcurriera de forma tranquila, sin alertas ni contratiempos

- Insisto que deberias intentar divertirte -


- Bien bien, ire a ver con quien puedo hablar -
me levante nuevamente de mi lugar acercandome a la zona de comidas donde pude ver a un strabimon que parecia a punto de pelarse con alguien... sin dejar mi vaso continue caminando y evitando acercarme a esa area debido a la tension y a los otros digimons y tamers que parecian solo haber ido a llenarse los estomagos, suspire fastidiada, Vaal sabia que estaba a punto de un colapso de aburrimiento, me fui alejando lentamente de la pista de baile y las mesas y sillas cercanas, hasta poder sentarme en una de las bancas algo retiradas de aquel bullicio, mi digimon salio de inmediato, con un atuendo que parecia mas de un mosquetero que de mi pequeño mago, de igual forma contaba con un antifaz y vestimenta de traje con su tipica capa transformada en una de color negro

- Vaya cambio -
Vaal se rió por el comentario

- Tenia que estar acorde a la celebracion -
sin decir mas tomó asiento a mi lado - Es una velada muy tranquila -

- En el mundo humano evitaba estas celebraciones -
comente sin saber realmente de que hablar con él

- Era de suponerse... auch! -
se habia quejado producto de un pequeño golpe en su cabeza que yo le habia proporcionado - Nunca vi nada que reflejara esos gustos, a eso me refiero – suspire antes de volver a levantarme de mi lugar

- ¿A dónde vas? –


- A vigilar, quédate cerca –
lo deje en aquella banca mirando hacia donde me dirigía

Fui acercándome hacia donde se encontraba uno de los chicos que había alcanzado a escuchar, de no ser por sus palabras que parecían desentonar con las de todas las otras “celebridades” le hubiera prestado la misma nula atención que a ellos, aun con mi bebida en mano que empezaba a perder los cubos de hielo deshaciéndose lentamente me coloque a su lado

- Buen discurso –
le dije en tono de broma y sin permitir que me respondiera agregue – Al menos no sono tan ensayado como el de los otros presentes – di un pequeño sorbo a mi bebida observándolo de reojo, parecía alguien tranquilo con quien poder pasar el rato, además si la fiesta continuaba así de pacifica no tendría que quedarme hasta tan tarde – Y… ¿Tienes pareja?- solte de pronto, a pesar de ser algo timida y sentir levemente el rubor en mis mejillas debido a que nunca había hecho esta clase de preguntas me atrevi a formularla, quizá fuese el ambiente combinado con el hecho de que era poco probable volver a ver a muchos de los presentes del lugar, además de que nuestras identidades eran secretas hasta cierto punto, no estábamos obligados a revelar nada si no queríamos, jugueteando un poco con mis dedos en el vidrio de aquel vaso espere su respuesta “ni siquiera se bailar del todo correctamente, ¿y ahora planeo invitar chicos?”  ni yo misma me entendía…

______________________

              

Ficha de Elith |    Digialiado  |   Yuuki Kimura
avatar
Elith
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 515
Nivel On Rol : Mega
Icono : Chaos Empire: Organización criminal con ideales indecisos y cuya única meta podría decirse que sembrar el caos, ayudando a cumplir las metas egoístas de sus miembros
Rango y Unidad : Elith
Rango: Chaos general
División: D-brigade
Unidad/Sub-division: Blue Demons

Vaal
Rango: Chaos general
División: D-brigade
Unidad/Sub-division: Blue Demons

Rango y Unidad Digi Aliado :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile Enmascarado: Honor a los Antiguos Caballeros [Tema Libre]

Mensaje por Elluka Clockworker el Dom Ene 01, 2017 8:39 am

Elluka

La voz de ese muchacho fue como una bala atravesando mi alma. Sin poder responderle de manera adecuada, me encontraba perdida tratando de dibujar su rostro a través de la máscara para poder in dentífricas de dónde venía este sentimiento tan extraño. Mi respiración era un poco pesada y temblorosa, porque mientras más lo veía, más culpable me sentía. No lo comprendía del todo, pero me dolía escuchar su voz. Me dolía figurarme su cara. Me dolía estar cerca de él.

Comencé a pensar que fue un error haberle hablado, y estuve a punto de disculparme para retirarme, pero fui lenta. Me invitó a bailar de una manera muy poética, que sentía que no iba realmente con el chico por alguna razón. No, sí conocía la razón. Yo lo conocía a él, y quería saber por qué me inquietaba tanto. Tragué saliva, y estiré mi mano para dársela. Si permanecía más con él, sabía exactamente quién era.

Antes de poder cumplir cualquier intención, la voz de Fuji me hizo reaccionar. Parpadee varias veces, tratando de recuperar la cordura que se me estaba escapando, y seguí en silencio. Por su manera de hablar, me pregunté si se había puesto celoso. Dio un giro conmigo, y comenzamos a bailar por inercia. Esbocé una sonrisa ante ello, y fue como si nada hubiese ocurrido. El caballero había calmado mis angustias.

Aún así, mientras bailábamos, me encontré buscando con la mirada al chico de aquella cicatriz. No podía verlo, y me comencé a preocupar. Miré a mi amado nuevamente, con una expresión que trataba de ocultar mi malestar, y le respondí.
-En realidad, yo lo busqué. -Le comenté con una voz insinuante, y una sonrisa que buscaba moverlo de su lugar. Quería ver su expresión si le decía aquello ¿Estaba mal? Reí por lo bajo con una voz aguda, y volví a mirarle. -Se veía tan solo, que no pude evitar acercarme. -Confesé con un tono exagerado, que quería jugar a la tragedia. No había mentido, la primer razón que me hizo fijarme en aquel muchacho fue que estaba solo, cuando estaba resaltando tanto. Lo que después se desencadenó fue una serie de sucesos desafortunados.

Volví a buscar con la mirada al chico, pero no se encontraba en ningún lugar de mi rango de visión, y no quería incomodar a Fuji haciéndole creer que estaba pensando en alguien más, cuando deseaba estar más a su lado que nunca. Sus manos posadas en mi cuerpo me daban seguridad, y era lo que más necesitaba en el momento.
-La verdad es que me resultó conocido. -Continué hablando, esperando que mis acciones no fuesen malinterpretadas. -Pero con esa máscara no podía asegurar nada, así que decidí hablarle. -Proseguí, con la frente en alto, pero sin mirar al caballero a los ojos. No podía, la culpa me había vuelto a atacar. Sentía que acababa de traicionar a Fuji con solo haberle hablado al chico. Ya me había hecho una idea de quién era ese misterioso enmascarado.

Si era quién estaba pensando, debía arrancarlo de mi cabeza. Debía fingir que no había ocurrido nada por el bien de todos. Más que nada, por el bien del chico. Si era él, las cosas no serían sencillas. ¿Cómo podría decirle que no recuerdo nada de él? Scott fue una persona importante para Louise, estaba segura de ello, pero no lo era para mí. Si Scott también consideraba preciada a quien alguna vez fui, lo terminaría hiriendo. Además de todo, sólo tengo corazón para un caballero. Pensé, dirigiendo mis orbes azules hacia los de mi acompañante.
avatar
Elluka Clockworker
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 410
Cuentas :
Ficha :
Relaciones :
NPCs :
Nivel On Rol : Hyper Spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : (Ultimate)
(Champion)
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Elluka Clockworker
Rango: Demi God
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Venus Dove

Rango y Unidad Digi Aliado : Aleron
Rango: Oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Venus Dove

Lion
Rango: Cabo
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Venus Dove
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile Enmascarado: Honor a los Antiguos Caballeros [Tema Libre]

Mensaje por Roku Ginshô el Dom Ene 15, 2017 9:10 pm

Spoiler:


-Hum, llegan tarde, muy tarde, hum -iniciaba, apostado sobre una roca, el monólogo-. Ya empezó, ¡ya empezó! Muy tarde, muy tarde... -la armadura se quejaba, en un metálico eco, de la situación- Me perderé los discursos, hum...-por fin, se levantó al verles llegar, saludando con la mano- ¡¡Maese, maese, aquí!! ¡¡Vengan pronto!!

Cargando a la dama como una princesa en brazos, un gigante apresuraba el paso para apostarse justo delante del acorazado. Delicadamente, la dejó en el suelo, acomodando ella misma la falda de su vestido y suspirando, fingiendo un agotamiento más mental que físico. Ambos portaban máscaras que dejaban clara su asistencia al evento: él, con el acabado de un Sol, con aristas simulando sus rayos; ella, una máscara negra con pequeños adornos brillantes que aparentaban ser estrellas en una noche profunda.

Spoiler:




-Ya, ya, lo siento... Taria no sabía qué ponerse y claro, no iba a dejarla sola -reía-. ¿Vamos entrando?
-¡Me niego! -dijo la muchacha- Sabes que si hemos llegado tarde es porque no te estudiaste la lista que te dejé. ¡¡Es un evento importante, debemos afianzar lazos!! -protestaba, enérgica- No debemos dejar mal a los RK's, hermano.
-Oh, ¡¡también vas a hablar con la gente!! ¡¡¡Hurra!!! -la alegría no tenía connotación irónica, verdaderamente le entusiasmaba ver que su hermana iba a socializar.
-No, no lo haré. Por eso te obligué a memorizar a las cabezas visibles de los US, para que puedas reconocerles pese a las máscaras y establecer vínculos con nosotros, con el clan -su hermano le miraba mal, decepcionado por esa actitud- ¡¿Qué?! ¡¡Eres un coloso, es imposible no verte!! Por eso, es mejor que te encargues tú de esa tarea, ¿no?
-Lo que tú digas, pero te has puesto muy guapa.
-Bobo.

Entre risas, el peculiar trío decidió entrar en un ya iniciado baile, observando a quienes ya habían empezado a danzar y a otros que disfrutaban de placeres más hedonistas, como los manjares expuestos, o intelectuales como las obras de arte que, basadas en los RK originales, se presentaban para el conocimiento del vulgo. Ellos ya las conocian, y no podían distraerse en satisfacer sus apetitos, sabían qué tenían que hacer, ¿verdad?

-Anda, mira, la sublíder, ¡¡HOLA VINT...!! -una patada en la pierna hizo que dejara de hablar, aunque la música ya impedía que su mensaje llegara- ¡Auch! Vale, lo he entendido, “máscaras”. Bueno... ¿Bailamos?
-Aún no, debe haber acabado el discurso, y ya se están repartiendo las parejas de baile... Pero queda el del sr. Raikomaru. Es una falta de respeto -protestaba, cruzando los brazos-, es una falta de respeto que lo ignoren. Ahora mismo es el Holy Knight más poderoso tras el líder. En combate incluso podría ponérselo difícil a Lord Ulforce...
-¡¡Menuda insolencia!! -decía el mayor admirador del sublíder- Ulforce es el digimon más rápido, no podría perder... A ver a qué dama va a tener EL HONOR de danzar con su gallarda figur... No, no, no, no... ¡No! ¡¿Qué hace con una diablesa?! -casi parecía echar humo por el casco- ¡Desde siempre los de las familias demoníacas han sido enemigos jurados de nuestro clan! -abría los brazos, exasperado-¡¿Nadie tiene memoria histórica?! ¡¿La guerra contra los Señores Demonio?! ¡¡Voto a brios!! -la situación fue peor cuando deparó en quién bailaría con la sublíder- ¡¿Y quién es ese zagal?! Podría ser cualquiera, ¡¡incluso ese detestable mocoso que lidera el Caos!! Miren esa máscara, sin duda quiere esconder su origen...
-Agloval, amigo mío, pequeño, flor de mi corazón...-bromeaba el chico- Eres una cucaracha de metro cincuenta, deberías ser más... Comprensivo -por su altura, ya estaba deparando en el público, y pude ver como un muchacho, queriendo ocupar las primeras filas, embistió a una doncella- Oh, vaya...
-Bueno, comportaos. Ya sabéis que debemos dar una buena impresión del clan y...-enseguida se dio cuenta-... Y estoy hablando sola...

En primer lugar, el muchacho avanzó sin necesidad de placar a la gente, pues sus dimensiones invitaban a apartarse. Con pocos pasos, llegó a quien le interesaba, el chico que cometió tal grosería. Apretando su hombro, sugería que le prestara atención. Tuvo que hacerlo, y con el primer vistazo ya deparó en que iba a tener problemas. Ostrava, con su sonrisa habitual, apretó su mano en un falso saludo, apretando hasta escuchar el “crack” que esperaba. Tras esto pisó, descargando todo su peso, el pie del chico, para luego decirle, simplemente.

-He visto cómo has tirado a la muchacha. Los RK damos ejemplo, ¿sí? Y por ello en vez de aplastarte como el insecto que eres, te lo voy a decir una sola vez: largo.

El digimon quería defender a su tamer, pero Ostrava mostró su digivice, con una mirada que dejaba claro que destrozarles allí le importaba bien poco. Era su peculiar forma de hacer justicia, una justicia individual y subjetiva. Buscó a la chica de pelo negro para disculparse en nombre de aquel energúmeno, y se lamentó de la imposibilidad de esto. Derrotado, miró los estandártares luminosos, y la luz de estos contrastaban a la perfección con la oscuridad que componía los cabellos de la muchacha. Sin pensarlo mucho, se acercó a ella.

-Disculpa, pero... ¿Te ha dolido el empujón? -no le importaba buscar al tipo y acabar lo empezado- ¿Te gustan los banderines? Yo soy de ese -dijo, apuntando al del dragón blanco- ¿Y tú?

La aventura de Agloval no fue tan discreta ni sutil, pues gruñendo, se dirigió a su venerado, casi dignificado, superior. Bueno, antiguo superior, pues ya no estaba en su división, pero seguía estando por encima en el escalafón al dirigir todo el clan. Sabía que interrumpirle podría ser considerado un insulto o una insubordinación, pero debía hacer algo. Ignorar los protocolos le hacía sentirse sucio, más que normalmente por ser, bueno, un insecto que habitualmente vive en la basura.

-¡Señor! -no le importaba que todos los ojos dispuestos en su superior y la dama se centraran ahora en él- El primer baile, según el protocolo, debe reservarse a quien demuestre el poderío de nuestro clan. Dedicárselo a una diablesa es... Improcedente. ¿O acaso ahora establecemos lazos con el CE?

Sabía que la acusación era grave, pues no tenía prueba alguna del origen de aquella digimon, pero en sí, el argumento iba dirigido a la historia RK, a sus enemigos jurados, y al hecho de que, siendo la institución más antigua, debían procurar mantener una imagen pública intachable. Para evitar el caso, alzó su mano en un ofrecimiento.

-Si no es osado, puedo disponer de carabina -en sí, él bailaría con ella-. Si gusta, claro.

“Así que es noruega”, pensaba el chico, asociando la impresión inicial que le había causado aquella RK con los mitos que conocía del folclore norteño. Las “valquirias”, las enviadas de Odín, transportaban a los caídos en la batalla desde Midgar hasta el Vallhala, el descanso eterno de los guerreros. En sí, no podía evitar el paralelismo de esta historia con su historia, habiendo accedido ella también dos mundos.

“Digimons como sujetos de investigación”, lo decía como algo malo. ¿No era lo más normal? Nada garantizaba una idílica coexistencia entre ambos mundos, y como dejaba claro varias películas de ciencia ficción, el más simple de los patógenos de un mundo podría destruir a su vecino. Esto sin contar otros problemas como la crisis energética o de materiales. Si en el mundo común de ambos la “paz” se consiguió al ver la potencia del armamento nuclear... De saber de aquellos dragones, demonios, máquinas y demás, los gobiernos no dudarían en atacar con todo lo que tuvieran. Y los digimons igual. Sería la III Guerra Mundial, y por parte de ambos lados. No veía mal “experimentar” con los digimons para conocerlos mejor... Y más sabiendo que no había garantía de que esos monstruos no hicieran lo mismo.

“Cosas del destino”, no, esa era una expresión que no podía reconocer. Era admitir la existencia de un poder superior que determinaba a la gente que valía, como ella, como el resto de tamers, y negaba el proceder en otros, como él, como sus compañeros. Un mundo de luz, de gente que dispone del poder de salvar a otros, y otro de oscuridad, de quienes no valen, los que son una molestia o deben ser salvados. Un don Nadie, como él. Sin saber qué era su digivice, ni qué contenía, aún evocaba esa desagradable pesadilla. ¿Se había convertido en tamer? ¿Un eclipse entre ambos bandos? ¿O algo aún más oscuro?

El brazo le ardía, y su mano, apostada en la cintura de la muchacha, se mecía, nervioso. Esperaba que ella entendiera este comportamiento como una torpeza nacida de sus escasas habilidades de baile o del rubor de bailar con una dama de alta cuna como ella (entendido esto por su pertenencia a lo que parecía ser la realeza digital). ¿De dónde nacía ese dolor? No lo sabía, y eso, sumado a un inesperado zumbido, empezaba a causarle un malestar general. Malestar del que nació, por supuesto, otro mal. Una voz, resonando en su cabeza, que solo dijo:

“¿Te diviertes, amigo?”
avatar
Roku Ginshô
Tamer
Tamer

Faltas : Una por cada double.
Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 671
Ficha : Mi origen
NPCs : Viejas historias
Nivel On Rol : Ancient spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Sven-Hyper Spirit
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Roku Ginshô (Adam Odysseum)
Rango: Holy General
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Turtle
Rango y Unidad Digi Aliado : Sven
Rango: Teniente
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Turtle
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile Enmascarado: Honor a los Antiguos Caballeros [Tema Libre]

Mensaje por Helgi Z.Y. el Jue Ene 19, 2017 3:08 pm

-¿¡he?! - sorprendido por el regaño y pregutna de la joven - ¡estaba en eso cuando me detuviste de golpe! - mientras esta le va empujando con ganas para que fuera hasta donde estaba Sigrun, la cual ya había dado el primer baile a otro...cosa que le molesto y deprimió un poco, pero bueno mientras sea un baile con ella le bastaría, aun si fuera el ultimo de la noche. El amor por la joven valquiria, llevaba a Zep a ver en la pareja de baile de Sigrun, cualidades que quizá superaban las suyas, llenando se de duda ¿que pasaba si al joven se había enamorado? quizá era alguien que ella ya conocía... muchas eran las preguntas que le alimentaban su miedo al rechazo..pero ya estaba allí en el baile, no podía simplemente quedarse en una esquina...aunque sea debía arriesgarse, aun si fallara podría estar seguro de que al menos había probado....aunque en serio él esperaba no ser rechazado, después de todo nadie quiere ser lo.

Hubiera sido rudo ir a pedir a Sigrun un baile en medio de la canción, él no quería quedar como controlador o posesivo, quería tener el amor de Sigrun, pero solo si ella se lo daba, tomar lo a la fuerza no es lo mismo. Mientras esperaba se acomodo el traje que había sido algo arrugado por el encuentro por aquella aparente amiga de Sigrun. Realmente no entendía todavía que había pasado, ella salio de la nada para echar le la culpa de no invitar a Sigrun al baile, cuando él intento todo los días pero ella siempre andaba ocupada, ya se le estaba haciendo un lió en la cabeza - ya es suficiente - dice en voz baja para si mismo, mientras cierra los ojos y respira profundo para calmarse y despejar la mente, sino seguro diría alguna tontería cuando le pida un baile a Sigrun. En fin para cuando esa canción estaba llegando a  su fin, Zephyr no perdió tiempo y se fue acercando a la pareja - disculpe- ya con la canción finalizada, pidiendo como permiso al chico, puesto era un clásico de cortesía que recordaba de algunas películas con bailes de ese tipo, que había visto. Tragando su temor y nervios para emitir un aire de confianza, extiende su mano hacia Sigrun - ¿me concedes el siguiente baile Sigrun? - no parecía, pero le costo soltar esas palabras, tan concentrado estaba que no llego a decir Sig, como solía llamar le por la confianza ganada luego de tanto tiempo como amigos y compañeros. La espera ni siquiera se acercaba al segundo, igual el alma del joven sufría por la espera de la respuesta.
avatar
Helgi Z.Y.
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 318
Cuentas :
Chaos Emperors



Rony & Carlos

Ficha : White Dragon Team
Nivel On Rol : Mega
Icono : Royal Knight: Guardianes del universo digital. Con fe ciega obedecen las ordenes de Yggdrasil y realizan cualquier acto para proteger su mundo.
Rango y Unidad : Helgi Zephyr Ygdra
Rango: Maestre
Unidad: White Sword Dragon

Yuyun Ygdra
Rango: Maestre
Unidad: White Sword Dragon
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile Enmascarado: Honor a los Antiguos Caballeros [Tema Libre]

Mensaje por YatterwaAgain el Sáb Mayo 20, 2017 1:00 am


Al ver al alto enmascarado ir hacia ella, por un momento se quedó temiendo que fuera alguien que le iba a regañar por ponerse a manosear los banderines. Además, al verlo acercarse, lo primero que pensó fue que de qué película de romanos había salido ese chico, más que nada por sus dimensiones. No le costaría mucho imaginarlo en armadura romana luchando en un coliseo, aunque por lo que le transmitió su cara, probablemente sería de los buenos.

—¿Dolido? ¿El qué...?— la verdad es que todavía estaba algo sorprendida por que no fuera a llamarle la atención por tocar lo que no debía... luego, supo a qué se refería. Se sorprendió de que alguien se hubiera fijado, aunque probablemente debía verse completamente nerviosa: socializar nunca había sido su fuerte. Siempre terminaba diciendo algo inadecuado o que la hacía ver como una boba—Oh, eso. Fue mi culpa, quien estaba distraída era yo así que... e igualmente no me hice mucho daño. Pero gracias, no me imaginaba que nadie hubiera visto lo torpe que fui.

Luna no pudo evitar reír un poco, mezcla de que la confundieran con algo tan importante y talentoso como un R.K, mezcla de ansiedad social. ¿Ella? ¿R.K? No, eso era para cierto tipo de gente. Y lamentablemente, ella no era ese tipo de persona de la élite... sino alguien mediocre, y siendo muy generosos.

—Ah, no, no—movió las manos para dar énfasis a su negación—Sólo soy un soldado raso de los U.S, nada especial, así que no soy de ninguno...—así que él pertenecía a la brigada del banderín blanco. Era bonito—Es sólo que...

“¿Cómo digo que me gustan las cosas de caballeros y de la edad media sin quedar como una friki?”

—...me gustan las manualidades...—se dijo en su fuero interno que las manualidades eran lo que los niños hacían en el colegio y que había sonado ofensivo y tonto—¡m-me refiero, que me gusta el arte!—¿pensaría que estaba como una cabra por elevar lo textil a categoría de arte?—¡Los banderines...!

“Dios, no estoy dando ni una... no me acordaba de que hablar con otro ser humano fuera tan difícil” pensó Luna, sonriendo muy nerviosa. No podía ocultarlo, y podía llegar a ser hasta angustioso. Como último recurso, y con bastante rigidez en el movimiento señaló su propia máscara -la cual llevaba en la mano a esas alturas del baile-, que tenía una luna como ornamento.

—C-curioso, ¿no?—por supuesto, se refería a que él llevaba la de un sol, lo cual hacía un contraste peculiar con la suya propia.

En ese momento Scott se acercó. Se sorprendió de verlo, y se dijo que... bueno, no tenía en la mente qué tipo de situación le haría venir.

—No tendría con quién venir, pero... bueno, Floramon quería venir por su caballero, no pude negarme. ¿Y tú? ¿Cómo acabaste aquí?—señaló a Ostrava para presentarlos—Él es alguien amable que se ha fijado en que tuve un pequeño tropiezo, ya sabes, no soy ágil entre tanto gentío... así que charlábamos...

“No, no, no, tú balbuceabas, difícilmente puedes decir que hablábais”

* * *

Floramon se sorprendió al ver a un Garudamon acercarse a ella. Se preguntó si aquel invitado buscaba pedirle bailar, sin embargo, el timbre de la voz del digimon hizo que el brillo del reconocimiento se encendiera en la cabeza de Flora, que abrió los ojos sorprendida, sin poder evitar decir: “Oh, Hawkmon-san”. Se levantó e hizo una reverencia para disculparse por no haberlo reconocido a simple vista:

—¡Discúlpeme Hawkmon-san! Nunca le había contemplado en esa forma pero ciertamente, Zhuquiaomon habría sido una entrada bastante triunfal.

La digimon rió lemente.

—Tan sólo esperaba que se diera la situación propicia para poder aproximarme a Ulforce sin interrumpir o entorpecer sus deberes protocolarios de hoy. Quería felicitarlo por esas alentadoras palabras de su discurso—respondió Floramon, encogiéndose levemente de hombros—Aunque me temo que hoy podría no ser posible. Actualmente Ulforce es una de las caras visibles del clan, así que estará ocupado por toda la velada. ¿Vos habéis venido a felicitar a Sigrun y a Ulforce en esta especial velada, Hawkmon?

* * *

Leonardo y Diana no pudieron evitar reírse un poco, resultaba que no era tan desagradable bailar... Leonardo siempre pensó que era una tontería, o simplemente algo que no estaba hecho para él. Pero al menos, sentía que su mente se distraía de la imagen de Floramon y Ulforce bailando; él era el tipo de persona que, a pesar de todo, era difícil que si estaba haciendo algo, se desconcentrase de ello, y en ese momento estaba centrado en bailar lo menos ridículamente posible. Diana no estaba tan concentrada, de hecho tenía una mezcla de emociones en el estómago que le hacían algo parecido a la presión, pero sin esa connotación desagradable. Leonardo no parecía más nervioso de lo que se ponía usualmente si su interlocutor era de género femenino y Diana no sabía decir si eso era bueno o malo...

—Bueno, hemos hecho suficiente el ridículo, agente... además, empiezo a tener sed y hambre—tuvo que decir cuando Leonardo se atrevió con hacerla girar con cierta torpeza. Sin embargo Diana nunca había estado tan cerca del cánido y cada vez estaba más desconcentrada.

Leonardo frunció el cejo al mirar la mesa. Había toda una batalla campal por los canapés, y acercarse ahí era lo más peligroso de la fiesta... Leonardo se dijo a sí mismo, como un mal chiste, que era más peligroso que la ira de Yggdrassil. Luego, volvió los ojos hacia Diana, y preguntó con cierta sorna mientras inclinaba la cabeza para señalar el caos:

—¿Irás ahí?

—No dejaría que una muchedumbre me apartase cuando decido que algo me apetece—para Leonardo tenía bastante sentido: si la tónica normal de Diana era vivir en un templo en el que la austeridad era una norma férrea, y con estrictas reglas, valoraba y luchaba más por esos pequeños placeres mundanos.

Leonardo terminó diciendo entre dientes y con más rudeza de la que debía que iría él. Era lo apropiado para una ocasión así, ¿no?, se había dicho a sí mismo. Diana se quedó sorprendida, pero tras unos segundos, asintió, bastante animada para su seriedad habitual. Leonardo sonrió un poco, como cuando veía a Luna disfrutar de algo.

—Si puedes, me gustaría uno de esos... parecen muy sofisticados. Y un poco de ponche...—Leonardo entornó los ojos hacia arriba, al ver a lo que tendría que enfrentarse, pero suspiró y se dirigió a por ello, mientras se sorprendía sobre aquella faceta de Diana. Probablemente la vida en el tiempo la hacía alguien curiosa en cuanto a ambientes y cosas “sofisticadas”. “Al final de cuentas, incluso si podría tumbar a un montón de tipos, ella es una jovencita adorable” pensó.

Se alejaron de la pista de baile, y tras buscar un sitio para que su improvisada acompañante se sentara, Leonardo se lanzó a la carga. Le hubiera gustado ver cerca a Luna para llevarle algo -apostaba a que ella tenía hambre pero que sería incapaz de acercarse a buscar nada-, pero aunque la buscó con la mirada, no la encontraba. Siendo honestos, tampoco escuadriñó porque tenía miedo a aquella imagen que su imaginación elucubraba: el ejemplar caballero dragón tomando la cintura de Floramon mientras que ella lo miraba absorta, y mientras que él, sólo era... una mota de polvo en la lejanía que deseaba haber tenido ocasión de bailar con Floramon.

Le dolía, y mucho. Creía que podría soportarlo. “Pero resulta, que no soy tan fuerte”. Sólo de imaginarlo se sentía muy desdichado, como el peor de los bandidos, como si sus actos como agentes fueran una simple nimiedad... como si, realmente, siguiera siendo el mismo hombre indigno.

Se había quedado quieto, pensando en ello, y repentinamente se percató de eso: Diana probablemente lo había visto quedarse quieto sin razón aparente, y por eso la digimon, con toda su buena fe hizo el ademán de levantarse para acompañarlo. Leonardo se apresuró a hacerle un gesto para que no se preocupase.

Era difícil hacer algo contra su propia tristeza así que prefería invertir sus esfuerzos en que alguien se lo pasase bien esa noche.

______________________
* * *
La verdad nos hará libres,
una mentira cruel,
no dejan de caer lágrimas,
ah, mi pequeña Remiel.
* * *
Fuiste importante, mi flor,
los recuerdos se marchitan,
¿o prefieres olvidar?
reina sin castillo, niña
¿a qué juegas? ¿a quién añoras?
* * *
Los débiles perecen,
es una triste realidad,
oblitera este cáncer.
* * *
-Muchas gracias, 6.

Through many dangers, toils and snares, i have already come...//´Tis grace that brought me safe thus far, and grace will lead me home.


avatar
YatterwaAgain
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Faltas : Cómo diez millones
Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 378
Ficha : [url=http://digimonadventure-rol.superforo.net/t3453-luna?highlight=Luna]
Nivel On Rol : Rookie
Nivel On Rol de los Digi Aliados :
Leonardo

Champion


Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Luna Naitoenjeru
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule

Flora
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule

Rango y Unidad Digi Aliado : Leonardo
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile Enmascarado: Honor a los Antiguos Caballeros [Tema Libre]

Mensaje por Scott Desaster el Lun Jun 19, 2017 4:42 pm

~[Scott]~

Ver que Luna se encontraba bien y que tampoco había venido con nadie, me dio cierta “confianza” como para querer preguntarle si le gustaría pasar el resto de la noche hablando aunque sea… pero la presencia de otra persona solo me hiso desechar esa idea. Si bien el sujeto que estaba con ella no era su pareja legitima y solo era un encuentro por mera casualidad de la vida; era suficiente para querer borrarme de la escena de cualquier forma posible. No obstante la pregunta de Luna sobre mi presencia en el baile… me resulto bastante complicada; ¿Cómo decirle que Labramon me obligo a venir solo para tenerme fuera del papeleo del clan…? ¿Cómo decir eso sin decir que pertenezco al Chaos Empire…? Realmente no estoy seguro, y tampoco creo que vaya a estarlo nunca. Mi única salida seria inventarme una excusa, como de costumbre… y después… supongo que borrarme nuevamente y marcharme de esta estúpida fiesta.

Termine aquí por una apuesta que tuve con algunos de mis mercenarios… pero ya iba a retirarme, no quiero molestar a nadie… asique… he… hasta otra ocasión –termine despidiéndome y dándome la media vuelta, dispuesto a marcharme de una buena vez- que pases buena noche, Luna…

Ya con su pregunta respondida, deje a Luna con su amigo/conocido/lo que fuera; más que nada porque no quería molestar. Si bien no pareciera que pudiera molestar… algo me decía que eso haría si me quedaba, y para interrumpir una fiesta, creo que Cadejo o Freddy están mejor calificados. Honestamente, pensé que en este sitio quizás podría divertirme, como dijo Labramon… pero ahora me doy cuenta de que fue un terrible pensamiento. Solo puedo pensar en mis problemas; en que Louise ya no está… después esa chica de antes que se me hacía conocida y ahora que encuentro a alguien conocido para mínimamente poder entablar una conversación, esta con otra persona… egh… definitivamente… esto no ha sido más que una pérdida de tiempo.

Creo que solo me queda enviarle un mensaje a Night para que venga a buscarme, o en su defecto, localizar alguna estación de Trailmons para irme a la zona árida.

Creo que ya no necesitare esto… -retire la máscara de mi rostro y la arroje a un contenedor de basura- espero que Giga no se enfade porque deseche su máscara… aunque dudo siquiera que le interese

~[Narrador]~

La fiesta continuaba su curso con naturalidad; los invitados danzaban o comían lo que pudiera quedar en las mesas tras la “guerra” que se generó casi al comienzo de la celebración. Mientras algunos invitados seguían el ritmo de la música, otros permanecían inmóviles; casi temerosos de seguir el ritmo del ambiente; otros se quedaban alejados de la pista por el mero hecho de no tener pareja. En la mayoría de los casos, era la segunda opción la que impedía la participación de esta gente; pero eso no importa del todo ahora mismo.

Conforme avanzaba la noche, varios de los invitados comenzaron a retirarse; ya fuera por temas personales o porque se les pedía que se retirasen por causar problemas, como a los principales acaparadores de las mesas de comida. Algunas mascaras eran dejadas de lado y otras simplemente eran usadas por otras personas, que se aprovechaban del momento para “cambiar de identidad”. Un BlackWereGarurumon deambulaba por el lugar inspeccionando a los invitados que se retiraban; ¿Por qué? Quien sabe realmente… simplemente hacia eso, y llamaba la atención porque solo hacia eso. Pero de cualquier forma, no era nada relativamente preocupante… simplemente extraño y algo incómodo. El verdadero problema llego justamente cuando el reloj marco la media noche; dejando ver en la frontera de la ciudad 2 figuras de gran tamaño aproximarse a la fiesta.

La música paro, los guardias de la puerta quisieron frenar a las 2 inmensas figuras que se aproximaban pero sin éxito; Slayerdramon abandono su asiento por primera vez en la noche para ver que ocurría y varios invitados sencillamente tuvieron que apartarse del camino mientras todo ocurría. Las 2 figuras atravesaron los muros de la celebración como si de arietes se trataran; varios digimons las arrastraban, todos de nivel Ultimate, y sobre estas se encontraban otros 2 digimons bastante… preocupantes. Riendo con bastante arrogancia, mezclada con alegría, una esfera dorada con capa y corona, junto a un mono amarillo con los mismos accesorios, descendieron de las grandes figuras solo para caer sobre el escenario principal.

Muchos dijeron que se trataba de un ataque del Chaos Empire, seguramente por la peculiar entrada que decidieron utilizar aquellos 2; pero lo cierto es que era algo mucho peor: eran PrinceMamemon y KingEtemon. 2 digimons de la “realeza”, al menos según ellos mismos, que simplemente entraron por la fuerza con aires de gloria. Muchos de los invitados que no habían huido al creer que sería un posible ataque del Chaos Empire, simplemente comenzaron a abuchearlos y gritarles que se fueran, aunque el dúo ahora presente hacia oídos sordos a quienes exigían que se marcharan y simplemente se llenaban así mismos de gloria inmerecida.

¡Han llegados los verdaderos anfitriones de la fiesta! –Grito el mono, tomando su capa y abriéndola hacia los lados, intentando lucir imponente- ¡Arrodillaos ante la verdadera realeza!
No puedo creer que hicieran esta fiesta y esas estatuas sin las figuras más importantes de los Royal Knights… ¡Nosotros! –Afirmo PrinceMamemon- pero no se preocupen, los perdonamos, seguramente se olvidaron de nosotros, aunque eso es muy difícil ciertamente
¡Exacto! ¡Por eso trajimos las estatuas que olvidaron fabricar! –Sin perder demasiado tiempo, el mono destapo las 2 figuras que habían usado como arietes para entrar. Eran 2 estatuas de los intrusos, hechas de Chrome digizoid dorado- ¡Ahora esta fiesta esta verdaderamente completa! ¡Podemos empezar de verdad!
¡¿Qué creen que hacen par de tontos?! ¡Ustedes no tienen nada que ver con los Caballeros Reales! –Slayerdramon hiso acto de presencia al instante, con su espada preparada para lo que fuera- largo de mi ciudad antes de que los rostice como a un Minotaourmon ¡YA!
¿Nada que ver? Nosotros somos los reyes, la auténtica realeza, los monarcas –PrinceMamemon se sentó sobre su estatua- los caballeros reales son nuestros sirvientes por lógica pura, eso dijo KingEtemon
¡Exacto! ¡¿Desde cuándo un rey es menos importante que un simple caballero?! –Aun regodeándose de sí mismo, KingEtemon se cubrió con su capa, por algún motivo- ¡Deberías disculparte! ¡Tú falso rey!
Tsk… les juro que aplastare sus cabezas contra el suelo si no se marchan ahora mismo

Y así llegamos a la recta final de este peculiar baile. Se han presentado los verdaderos “invitados”, y solo queda ver como se desenvuelve esta situación.

Off: Ultima ronda para el baile. Oficialmente Scott ha abandonado el tema.

______________________




/


Regalos


avatar
Scott Desaster
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 756
Cuentas :



Ficha :

Relaciones :

Cronologia : (En Actualizacion)

NPCs :

Nivel On Rol : DNA Evolution (Super Ultimate)
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Nova: Mega

BR: Mega
Icono : Chaos Empire: Organización criminal con ideales indecisos y cuya única meta podría decirse que sembrar el caos, ayudando a cumplir las metas egoístas de sus miembros
Rango y Unidad : Scott Shadowest Musahrahjy
Rango: Hades Knight
División: Hades Titans
Unidad/Sub-division: Titans

Labramon
Rango: Hades Knight
División: Hades Titans
Unidad/Sub-division: Titans
Rango y Unidad Digi Aliado : Nova (BlackWarGreymon)
Rango: Hades Knight
División: Hades Titans
Unidad/Sub-division: Titans

BR (Renamon)
Rango: Soldado
División: D-Brigade
Unidad/Sub-division: Shadow Lizard
Inventario :


Ver perfil de usuario http://scott-desaster.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile Enmascarado: Honor a los Antiguos Caballeros [Tema Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.