Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas

Click en los botones para ir a los respectivos temas
El descubrimiento de las ruinas del Monasterio Draco, tallado en lo alto de una desolada montaña en el valle de los dragones, ha despertado un gran interés por todo el Digimundo. Principalmente porque según los tallados de la pared exterior dentro de las ruinas se encuentra un obre mágico que contiene en su interior la data y poder del treceavo Royal Kinght, la cual sera dada a quien reclame dicho objeto. Según la historia grabada en los murales, el obre fue dejado allí por el mismo Royal Kinght en caso de que su poder sea necesario para derrotar al mal que se alce en el futuro...por desgracia semejante premio también a llamado la atención de quienes usarían el poder para sus propias metas egoístas. Por lo que esta aventura ahora se a vuelto una carrera por ver quien consigue el gran premio.
Luego de que un grupo de Digital Inc profanara unas ruinas con su tecnología, provocando la desaparición del mismo grupo; la famosa cueva de las profecías de Shakamon, First Cave, sufrió un terremoto y una nueva profecía se escribió en su pared…pero esta poseía un gran dilema puesto estaba incompleta:
“Fue nuestro padre quien alzo los muros. Fue nuestro Señor quien cubrió la cuna con el techo. Fue el todo poderoso quien tallo las inscripciones. Fue Yggdrasil quien puso a dormir al …[parte dañada]…Hijo de…[parte dañada]… en su interior la fuerza pura del caos crece…[parte dañada]… Witchelny…[parte dañada]… Su despertar traerá un gran cambio. Su despertar traerá caos y destrucción. Su despertar traerá la destrucción de los Royal Kinghts.”
Ante esta noticia los clanes se apresuran en actuar y llegar a las ruinas lo antes posible.
¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 3 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Roku Ginshô, Sigrun Vinter, Silver-Chan

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 113 el Miér Mayo 23, 2012 12:27 pm.




Mejores posteadores
cadejo (2044)
 
Scott Desaster (1982)
 
Roku Ginshô (1096)
 
Fuji Raikomaru (1025)
 
Sigrun Vinter (942)
 
Kurai (909)
 
Rena Ryuugu (812)
 
Ed Elric (641)
 
Ralian (622)
 
Maxwell Miyamoto (552)
 





Tower Of God (TOG)One Piece Sea Crown
Road to Shinobi
Lost Soul



Crear foro

Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Página 1 de 6. 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Maxwell Miyamoto el Lun Abr 18, 2016 9:08 am

OFF ROL: Bueno, la idea para este tema me la dio nuestra más reciente compañeroa Yoko, ayer por MP, así que decidí hacer un tema para ello (y ya de paso, ayudar a la novata a rolear xD). En principio el tema es libre, pero está "capado", por así decirlo a 4 personas, es decir, sólo pueden participar 4 personas (Una de ellas soy yo y otra es Yoko). La razón de esto es que, mientras más personas haya en un tema, más difícil resulta de avanzar. Sin embargo, quien quiera participar, no tiene que mandarme ningún MP, simplemente, postea tu respuesta y listo. El único requisito es que no pasen de 4 personas (si ya somos 3 Tamers & Digimon o Tamers de espíritu digital y hay dos personas, un usuario Digimon y otro Tamer que se quieran unir y van juntos, es posible que se pueda un tema de 5 personas). Sin más dilación, comencemos.

ON ROL: Por fin era esa fecha que toda persona esperaba una vez al año. El cumpleaños de Maxwell acababa de empezar ese mismo día. Se trataba de una mañana soleada, aunque no por ello calurosa. Desde bien temprano, Tsukaimon estuvo avisando a su Tamer para que despertara. Quería ser el primero en felicitar a su eterno amigo peliverde.

¡Felicidades Maxi!- felicitó la pequeña rata voladora de color violeta mientras movía el cuerpo del joven que se hallaba recostado en su cama.
`
Gñe... Dejame dormir un poco más, Tsukaimon...- el joven de cabellos verdosos aún se encontraba recostado, no tenía ganas de moverse de allí, por lo que intentó apartar a su Digimon de un manotazo.

Cada día te pareces más a Demyx y a Agumon, eres un maldito vago- la pequeña criatura mamífera intentó decirle eso para provocarle y que se levantara en el acto, aunque sólo consiguió que el Tamer abriera los ojos y esbozara una sonrisa.

Eso es exagerar demasiado, Tsukaimon...- el muchacho miró hacia el cielo sonriendo y se levantó de la cama de un fuerte impulso- ¡Está bien! ¡Tu ganas, enano! ¡Vamos a organizar una fiesta de cumpleaños!


OFF ROL 2: Bueno, la entrada es bien sencilla para no avanzar demasiado en el rol y que todos puedan introducir a sus personajes. ¡Les espero para rolear! ^^


Última edición por Max ``Kenku´´ el Miér Abr 20, 2016 11:40 pm, editado 1 vez

______________________


Gracias a Alanna por la firma


Gracias a Menta por la Imagen

avatar
Maxwell Miyamoto
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 263
Cuentas : Max:

Hepo:

Vali:
Ficha :

Relaciones :
Cronologia :
NPCs :

Nivel On Rol : Ultimate/Cuerpo Perfecto/MegaCampeón
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Argus/Minerva: Champion
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Maxwell Miyamoto
Rango: Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger

Xorem Miyamoto
Rango: Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger


Rango y Unidad Digi Aliado : Argus/Minerva
Rango: Sub-Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Yoko Littner el Lun Abr 18, 2016 3:47 pm

OFF ROL: Pues aquí llego yo con mi primer tema de roleo en este foro. Espero que no se me dé mal Embarassed


Una cálida mañana daba comienzo en la ciudad japonesa de Tokio. Miles de pájaros revoloteaban alrededor del hogar de los Littner, mi casa que, a su vez, también se trataba de un gran hotel de tres estrellas que había construido y regentaba mi madre Cristina a lo largo de los años gracias al trabajo de Yamato, mi padre, un militar del ejército japonés de la rama de inteligencia. Normalmente, era un hotel asequible para todos, tenía sus precios moderados-altos, pero siempre ofrecían descuentos a familias numerosas, con algún miembro discapacitado, etc. Era un hogar para cualquier turista que por allí pasase, pues el trato que otorgaban mi madre y sus trabajadores era excelente, habían sido calificados positivamente por numerosos expertos y nos faltaba un poco más de esfuerzo para llegar a ser un hotel de cuatro estrellas, siendo el máximo número de estrellas el cinco. Mi madre, poco a poco veía cumplidos sus sueños y yo, como hija suya que soy, estaba realmente orgullosa de la labor de mi progenitora.

Mi padre, por otro lado, es un genio informático que desde siempre ha trabajado en el ejército, salvo cuando decidió dejarlo con el permiso de sus superiores, hace ya 20 años, justo antes de que yo naciese en España, país que consideró mi primer hogar. Cuando cumplí la edad de los tres años, volvimos a trasladarnos a Japón, donde residimos actualmente y donde mi madre abrió el hotel. El motivo del traslado fue porque volvieron a contratar a mi padre sus antiguos oficiales, ya que habían hallado el descubrimiento del siglo: Signos de que existía vida digital, dentro de las computadoras, de las redes de Internet, etc. Años más tarde creería en ello, cuando mi padre me regaló un videojuego llamado Virtual Pet. En ese videojuego tuve que criar a una extraña criatura que fue creciendo, pasando por distintos estados: una bola de pelo, un gato, un hada...

Pero un malvado monstruo con aspecto de araña se coló en el ordenador de mi padre a través de dicho videojuego, robando toda la información del ejército que poseía mi padre, quien recibió todas las culpas, aunque le dieron una oportunidad para solucionar el problema, lo cual le llevó a trabajar horas extras en numerosas ocasiones, sin éxito. Veía a mi padre marchitarse poco a poco, agobiado, irritado, depresivo, dolido... Si esa información caía en manos de algún país hostil como Corea del Norte o de algún grupo terrorista como la Yihad, podría ser el fin de Japón tal y como lo conocemos. Por mi parte, cuando Kazemon, que así se llamaba la criatura a la que cuidaba en el videojuego, inesperadamente, comenzó a pelear contra ese monstruo arácnido... Pero fue vapuleada y derrotada con suma facilidad. Mis gritos frente al ordenador, junto a mis llantos, hizo que el aparato electrónico comenzara a irradiar luz, haciendo aparecer un extraño huevo del que nació una bola de pelo amarilla con cola llamada Nyaromon, que decía ser un Digimon. Iba acompañada de dos extraños dispositivos: uno de color rosa y el otro de color blanco. En ese momento, recordé el juego de cartas que habían lanzado a la venta un par de años atrás... Resultaba que los Digimons eran esas extrañas criaturas digitales que habían estado investigando mi padre y sus colegas informáticos del ejército... Naturalmente, mis padres ya conocen de la existencia de Nyaromon y han decidido acogerla como una mascota... Aunque, costó convencer a mi madre, todo hay que decirlo. Mi padre estaba encantado, porque podría investigar más a fondo (y cara a cara) a un Digimon.

Este suceso ocurrió hace aproximadamente 2 semanas del día de hoy, 18 de Abril. Me encuentro leyendo un manga del género comedia romántica que trata sobre un chico y una chica que se hacen pasar por novios debido a los problemas que tienen sus familias, aunque en realidad se odian a muerte... Una especie de versión alternativa de Romeo y Julieta, convertida en comedia... Estoy en mi cómoda cama, vestida con un pijama de color violeta de una sola pieza, mientras que Nyaromon, mi supuesta compañera Digimon, se encuentra dormida a mi lado. Echo un vistazo a mi amplia habitación y observo, primero, al lado de mi cama mi armario de Cosplayer, donde guardo mis disfraces de cosplay con los que trabajo, así como maquillaje, adornos y demás parafernalia. Junto a él, se encuentra mi armario donde guardo mis pijamas, mi ropa interior y mi ropa de vestir. En pleno centro de mi cuarto, se encuentra una televisión de plasma, situada encima de un mueble con ranuras donde guardo mis videoconsolas y una gran cantidad de videojuegos. En el otro extremo de mi habitación, se encuentra mi estantería repleta de mangas y DVDs con animes y peículas en general y, para acabar, en otra estantería se encuentra mi colección de figuras de distintos animes y videojuegos. Para acabar observo que, al lado de la puerta de mi habitación que da al exterior se encuentra mi rifle de francotirador que utilizo en paintball, donde soy una experta jugadora. La otra puerta que tengo da lugar a mi cuarto de baño particular. Oh sí, también poseo una pequeña nevera con algunos refrigerios y snacks para comer cuando me entra el hambre.

De pronto, alguien golpea en la puerta de mi cuarto, preguntándome si puede pasar. Resulta ser mi madre que nos saluda a ambas con esa calida sonrisa que posee. Adoro a mi madre, tengo que decirlo. Cada vez que sonríe de esa forma, me hace creer que todo va a salir bien, mi espíritu rebosa de fé en ella y en mis seres queridos. Después de saludarme a mí y a Nyaromon, me pregunta:


Yoko, cariño, ¿puedes ir a decirle a tu primo Akira si puede traernos más verduras ahora mismo? Se nos están acabando las existencias- me pregunta mi madre con una sonrisa mientras extiende su mano y me da algo de dinero para pagar a Akira, mi primo, que es uno de los proveedores oficiales del restaurante de nuestro hotel.

Claro, no hay problema mamá- le contesto con una sonrisa mientras me dirijo hacia el armario de la ropa y comienzo a seleccionar la ropa interior que me voy a poner, llegando a la conclusión de que un color rojo puede ser una buena opción-¿Necesitas algo más?

No, tranquila, no te preocupes, cielo. Llévate a Nyaromon si quieres también y le enseñas un poco más de Tokio- se despidió mi madre mientras volvía a sus quehaceres y yo proseguía seleccionando mi ropa para vestir

¿Adónde vamos?- pregunta Nyaromon, curiosa mientras me observaba eligiendo mi ropa

¿No quieres dar una vuelta?- la respuesta de Nyaromon fue tan solo una afirmación con su cabeza-cuerpo. Me pregunto dónde acaba su cabeza y dónde comienza su cuerpo...

PD: Espero que la escena en la que elijo ropa interior no sea demasiado inapropiada, si lo es la elimino, pero no sangren de la nariz por favor (?)
avatar
Yoko Littner
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 106
Cuentas :


Ficha :
Relaciones :
NPCs :
Nivel On Rol : Armadura
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Yoko Littner
Rango: Soldado
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: East Blue Dragons

Kate Littner (Gatomon)
Rango: Soldado
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: East Blue Dragons

Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Roku Ginshô el Lun Abr 18, 2016 4:43 pm

Roku Ginshô caminaba por las calles de Tokio sin mucho ánimo. Llevaba gafas de sol y un traje con corbata. Quería pensar que se parecía a su uniforme escolar, pero ciertamente se asemejaba más a un mafioso. Y vestirse justamente como su “jefe” pretendía no le transmitía una sensación agradable.

-Si hasta llevo un borsalino...-protestaba.
-Te queda bien, pareces ese tipo que salía en el anime de Lupin III, ¿Nigen? ¿Muger? Cómo se llamaba. Daisuke nosequé, era.
-Ese sombrero no era un borsalino, Bakemono-farfullaba el chico hablando aparentemente solo-. Por primera vez en meses vuelvo al mundo humano, y me encuentro conque me siguen encargando trabajos estúpidos.
-Esta vez no lo es tanto, a ver, qué nos toca.
-La lista de la compra.
-¡Guau, menudo ascenso, chaval! Hemos pasado de asesinos en serio, secuestradores y terroristas a chico de los recados. ¡Tú sí que apuntas alto!-el diablillo reía sonoramente en la mente del chico-Ay, ay, Benkei, di algo tú también, va.

Pero el silencioso guerrero permanecía en su postura habitual de no pronunciar palabra. Ignorando el intento de pareja cómica que intentaba crear Bakemono, el chico leía el encargo. Solo eran bebidas alcoholicas. Era obvio que en el digimundo el arte de la fermentación aún distaba mucho de los descubrimientos humanos, pudiendo a lo sumo fermentar algo la fruta para beber algo. No entendía que a ningún digimon no se le ocurriera, aprovechando su inmortalidad, a desarrollar una destilería donde los años de maceración fueran un obstáculo sin importancia. Sería un negocio millonario.

-Vamos a ver: cerveza negra, cerveza importada, vodka, vino tinto, vino blanco, sidra, sake... ¿Pretende acabar con la ley seca del digimundo o es que su hígado tiene nivel megacampeón?
-Que yo sepa no hay ley seca en mi mundo-respondía Bakemono-. Igual nuestro jefecín tiene un problema con la bebida... Y extorsionando niños para no sentirse culpable de pulirse millonadas en su vicio.
-Será, “sake de melón”... ¿Esto existe?-de nuevo, abrió la cartera que le habían proporcionado para este trabajo- Creo que soy más feliz sin sabes de dónde ha salido este dinero. Bueno, vayamos a quitarnos ya este problema de encima...

El muchacho entró en la licorería y recitó la lista. El propio dependiente se sorprendió de la cantidad de bebidas encargadas y del precio total. Pidiendo el carnet a Roku, se negó a vendérselo, pues aún no alcanzaba la mayoría de edad japonesa. El muchacho sacó otro carnet y se lo dio. La reacción del dependiente fue tal que Bakemono no pudo aguantarse la risa, y aunque nadie lo oyera aparte de Roku, el ruido fue estridente.

-¿Esto es de verdad?
-Sí señor, mi padre nos llevó a vivir un año fuera de Japón, tengo doble nacionalidad-afirmaba Roku-. Y puede observar que, según este documento, alcancé la mayoría de edad a los 18. Aplicando la ley japonesa de extranjeros, puedo comprar bebidas alcohólicas.

A regañadientes, el dependiente fue a por las bebidas. Roku siempre pensó que ese año fue de los más raros de su vida. Al poco de salir del hospital su padre decidió “regalarles” la doble nacionalidad a todos los hermanos, aunque turismo hizo poco, por la rehabilitación y el hecho de que una cultura completamente diferente a la que se había acostumbrado solo lo desconcertaba.

Mientras pagaba pensaba otra cosa. Cualquier otro japonés, por regla general, no hubiera podido comprar nada, lo que habría dos opciones: o sabía que él era un caso especial, o que usaría la fuerza para conseguir las bebidas. No podía entender este modo de pensar, pero indagar en ello no traería nada bueno, por lo que simplemente avanzó por las calles de Tokyo.


-¿Volvemos ya?-preguntaba Bakemono-¿No podemos dar una vuelta?
-Claro que podemos dar un paseo-afirmaba Roku, que paró en una papelería para comprar unos materiales con lo que sobró del dinero-. Busquemos un lugar tranquilo, a ver...

Con la mirada fue buscando algún lugar donde poder escribir, decidiéndose definitivamente por un hotel que parecía lujoso y acogedor. Como no le habían dicho ninguna fecha, pensaba demorarse todo lo posible en regresar al mundo digital y volver a los trabajos cotidianos. Cogió sitio en lo que parecía una cafetería-restaurante y pidió café. Pensaba que, de entrarle sueño, se hospedaría ahí aunque fuera una noche. Poder ver las noticias de su mundo y dormir en una cama sin tener que alternar entre forma digital y humano le parecía el descanso que necesitaba. Ser por un día simplemente “Roku”, ni “Bakemono” ni “Benkei”.

Mientras tomaba el primer sorbo sacó lo que había comprado en la papelería: varios folios, un sobre, sellos, bolígrafos... Y comenzó a escribir. Lo hacía despacio, procurando elegir las palabras adecuadas, pero no era tan fácil. ¿Hace cuánto tiempo que no escribía nada?


-¿Qué es? ¿Qué es? No estarás pidiendo “socorro”, ¿verdad?
-Una carta a mi familia, diciéndoles que estoy bien, que no me busquen.
-Claro, para nada sospechoso... ¡Di que te han secuestrado y que has conocido a tu mejor amigo!
-No, contra más información revele mayor es el riesgo de ponerles en peligro. Además, mi familia en este aspecto es “especial”, son bastante abiertos.
-...¿Siendo japoneses? ¿No es eso raro?
-Bastante, pero mi hermano Sanjiro se fue por Europa sin escribirnos un año y mis padres ni se movieron. De hecho, lo de la doble nacionalidad era precisamente porque no veían justo que solo él la tuviera, y afirmaron que nos vendría bien ver mundo para “crecer” y esas cosas.
-¿Y no te parece correcto?
-Bakemono, accede a mis recuerdos, anda. Estuve en un hospital como dos años, y eso no frenó mi crecimiento. ¿Ver mundo para qué? Prefiero centrarme en mi contexto inmediato.
-Y pensaron que extorsionaban a un niño normal, y se encontraron con el hombre de hojalata del Mago de Oz...
-¿Y tú quién eres, el mono con alas?
-Maybe...-dijo juguetonamente mientras se reía de su propia reacción y de la situación en sí. Bakemono amaba el mundo humano y esas microvacaciones sin duda le hacían ilusión.

Y Roku simplemente, disfrutaba de ese contexto inmediato, con un café y una bonita vista. Solo esperaba que su foto no saliera en los periódicos como “Desaparecido”. Por otra parte, le daba curiosidad saber cómo los medios trataron los sucesos de su instituto.

Off-rol: Todos los que hemos visto obras de Hiro Mashima estamos inmunizados ante el fanservice. Y tranquilos, que para el cumpleaños yo pongo las bebidas.

______________________



Méritos:
Avatar: Sigrun Vinter
Firma 1: Elluka Clockworker
Firma 2: Lena Stevens 
Firma 3: Hibiki Sanjo
avatar
Roku Ginshô
Tamer
Tamer

Faltas : Una por cada double.
Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 957
Ficha : Mi origen
NPCs : Viejas historias
Nivel On Rol : Ancient spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Sven-Hyper Spirit
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Roku Ginshô (Adam Odysseum)
Rango: Holy General
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Turtle
Rango y Unidad Digi Aliado : Sven
Rango: Teniente
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Turtle
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Maxwell Miyamoto el Lun Abr 18, 2016 11:47 pm

Una vez que Max se vistió por completo y limpió su habitación, el muchacho salió de su habitación. Vestía su característica camisa blanca y sus pantalones verdes, además de calzado deportivo de color rojizo. Tsukaimon, como venía siendo habitual, estaba posado en el hombro derecho del joven, observando todo con ojos curiosos.

Bueno, ¿cuál es el primer paso? ¡Es el segundo cumpleaños que celebras desde que me conoces!- dijo Tsukaimon, quien estaba realmente animado, incluso más que Max, por el cumpleaños de éste.

Lo primero es comprar los ingredientes para preparar la tarta. Conozco a un buen comerciante que vive por esta zona- dijo Max, virando en una de las esquinas que estaban próximas a su casa, saliendo del transitado barrio de Shibuya.

A los pocos minutos la pareja llegó a la entrada de un pequeño establecimiento. Sin embargo, una pequeña perturbación hizo que Tsukaimon agitase ligeramente sus orejas-alas, comenzando a olfatear el ambiente cual perro... De una raza extraña, claro estaba.

¿Qué ocurre Tsukaimon?- Max sabía lo que eso significaba en la mayoría de los casos: "Problemas", por lo que comenzó a buscar hacia todos lados con su mirada, pero Tsukaimon negó entonces con la cabeza.

No, tranquilo, creí haber presentido una fuerza digital por aquí cerca... Quizás me haya equivocado- dijo Tsukaimon sin dejar de mirar con sus ojos entrecerrados, como si quisiera divisar algo en el horizonte de cada lado al que miraba.

¿Estás seguro?- el joven Tamer se tranquilizó un poco gracias a las palabras de su Digimon, quien asintió afirmativamente, pero, aún así, el monstruo digital de color púrpura seguía mirando hacia todos los lados.

Haciendo caso omiso de la alerta del Digimon volador que se encontraba posado en su hombro, aún escudriñando los alrededores, el peliverde entró en la tienda. Allí le atendió un muchacho que debía de ser ligeramente más mayor que él, quizás rondaría la veintena de edad. Ambos se conocían puesto que Max había ido a comprar allí suministros para su casa... Muchas veces a petición-obligación de su madre.

Buenos días Maxi, feliz cumpleaños, ya me ha contado tu madre que cumples años hoy- el dependiente, que se hacía llamar Akira le saludó con una mano mientras sonreía ampliamente

Calla Akira, no me lo recuerdes, me haces sentir viejo- la broma del peliverde hizo reir a los dos jóvenes, mientras que Tsukaimon se había quedado inmóvil, interpretando su papel de muñeco de peluche, aunque se había desplazado hacia los brazos de Max.

Está bien, ¿qué será esta vez?- la sonrisa de Akira desapareció en su rostro, volviendo a su puesto de dependiente de aquél comercio familiar.

Ponme chocolate blanco, chocolate con leche, chocolate negro, galletas, leche y demás ingredientes para hacer una tarta. Tengo pensado hacer una tarta de 3 chocolates. Me queda genial, puedes venir a comerla si quieres - una amplia sonrisa se mostró en el rostro del muchacho de cabellos verdosos, mientras las orejas de Tsukaimon volvían a moverse por puro instinto. Había notado otra presencia...

______________________


Gracias a Alanna por la firma


Gracias a Menta por la Imagen

avatar
Maxwell Miyamoto
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 263
Cuentas : Max:

Hepo:

Vali:
Ficha :

Relaciones :
Cronologia :
NPCs :

Nivel On Rol : Ultimate/Cuerpo Perfecto/MegaCampeón
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Argus/Minerva: Champion
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Maxwell Miyamoto
Rango: Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger

Xorem Miyamoto
Rango: Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger


Rango y Unidad Digi Aliado : Argus/Minerva
Rango: Sub-Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Yoko Littner el Mar Abr 19, 2016 1:09 am

Al final, después de unos largos veinte minutos, conseguí decantarme por la ropa que llevaría puesta. Mi elección fue una camiseta de manga corta de color negro que tenía una calavera blanca estampada en el centro de la prenda. Dicha calavera mantenía sus mandíbulas abiertas, dejando ver en el interior de la boca un gran corazón rojo roto con varias flechas clavándose en el mismo. Cubriendo mis piernas, así como mi ropa inferior, se encontraba un pantalón vaquero estrecho de color azul atado con un cinturón negro y rosa en mi delgada cintura. Unos mitones negros acompañan a mis manos como viene siendo costumbre y, para acabar, unas botas negras de cuero realmente cómodas con algo de tacón cubren mis pies. El dispositivo rosa lo colgué de mi cinturón, mientras que el otro dispositivo blanco, lo guardé en uno de los bolsillos de mis pantalones. En mis brazos, recostada contra mis pechos, se encuentra Nyaromon, que comienza a quejarse molesta, mientras camino con ella, cruzando mis brazos sobre ella para sujetarla bien, mientras nos dirigimos hacia la salida de mi habitación.

¡Maldita sea....! ¡Déjame respirar...!- Nyaromon se retorcía, intentando buscar espacio para respirar. Personalmente no creo que fuese para tanto, pero aún así, intenté convencerla... No me conviene que la gente sepa que existen los Digimones... Quiero decir, cundiría el pánico en la Tierra si se descubriera la existencia de extrañas criaturas con un enorme potencial... Como el que robó los datos de papá...

Vamos, Nyaromon... Tienes que hacerte pasar por un muñeco... ¿Cómo crees que podrás ocultarte de los ojos humanos si te ven saltando y botando mientras yo camino a tu lado? La gente se volvería loca...- espero que así lo entienda, debe de entender la situación esta pequeña... No todos los humanos están preparados para ver extrañas formas de vida... Mientras hablamos, nos dirigimos hacia el ascensor que nos llevará hacia el hall principal del Hotel Littner.

Sí, si eso lo entiendo... ¡Pero tus pechos no me dejan respirar! ¡Vaca Lecheraaaa!- las duras palabras de Nyaromon resuenan en mi cerebro "Vaca Lechera" "Vaca Lechera" Vaca Lechera"

¡¿Cómo has dicho, maldita bola de pelo?! ¡¿Qué tienes tú en contra de mis Oppais!? ¡Son hermosas tal y como son! orgullosa, me doy un pequeño golpecito en el hombro derecho con mi puño izquierdo. ¡Es cierto! ¡Considero que es una de mis mejores facultades! ¡Tengo un buen cuerpo al fin y al cabo, ¿no?!

Sí, sí, me parece muy bien, tan sólo... ¡Déjame respirar!- tras decir eso, Nyaromon se subió a mi cabeza, haciendo una imitación perfecta de un gorro amarillo- Ahh... mucho mejor...- mientras la pequeña Digimon se relajaba encima de mi cabeza, el ascensor ya había llegado a la planta baja del hotel.

Caminando hacia la salida, saludé al recepcionista, que era un conocido de la familia y llevaba trabajando allí desde los inicios del hotel. Al salir del hotel que regentaba mi familia, encontré a un buen número de personas tomando una taza de café o cualquier otra cosa que servían en el bar-restaurante que poseía. Sin embargo, hay un muchacho que parecía ser de origen japonés, que me llamó la atención. Vestía un traje y unas gafas de Sol... Dios, parecía el malo de una película de Yakuzas... O el bueno rebelde, según el punto de vista... Me fijé en que Nyaromon, se giraba para ver bien a ese joven, que parecía estar escribiendo una carta. De todas formas, no es nuestro problema, así que seguimos adelante, hacia la tienda de mi primo Akira... Hasta que Nyaromon me habla.


Había algo raro con ese tipo...- decía Nyaromon, removiendose en mi cabeza, volviendo a simular ser un gorro de lana.

¿Algo raro? ¿Cómo qué?- le pregunté a mi pequeña mascota digital mientras la acariciaba, asegurándome que estaba en la posición correcta para que no pudiera caerse

No lo sé...

Imaginaciones tuyas, Nyaromon- mientras me encogía de hombros y le contestaba eso a mi pequeña amiga, logramos llegar adonde se encontraba la tienda de mi primo Akira. Según entré lo ví. Allí se encontraba un chico con... ¿una especie de hámster mutante de colo violeta entre los brazos del chico? El chico tenía el pelo verde, algo que, sinceramente, me llamó la atención. No pude evitar gritar, impulsada por mis instintos, a pesar de que mi primo, que no sabía nada acerca de estas criaturas, se encontraba allí.

¡Un Digimon! ¡Eso es un Digimon, ¿verdad?!- apunté con el dedo índice de mi mano derecha firmemente hacia aquella criatura que tenía unas orejas que me recordaban vagamente a las alas que poseían los murciélagos para volar. ¡¿Qué está pasando aquí?! ¡¿No soy la única que tiene una de estas extrañas mascotas?!
avatar
Yoko Littner
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 106
Cuentas :


Ficha :
Relaciones :
NPCs :
Nivel On Rol : Armadura
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Yoko Littner
Rango: Soldado
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: East Blue Dragons

Kate Littner (Gatomon)
Rango: Soldado
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: East Blue Dragons

Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Sigrun Vinter el Mar Abr 19, 2016 6:50 pm

Con paso tranquilo Sigrun, la sublíder de los Royal Knights avanzaba por las calles, acompañada de una perra joven, de raza husky siberiano. La tamer llevaba la correa en la mano, pero esta no estaba sujeta al animal. Maya, que así era como se llamaba, era muy obediente a su dueña y ella no veía necesidad para llevarla con la correa.

Maya:

Sigrun no solía ir mucho por el Mundo Humano, puesto que sus obligaciones en el Mundo Digital la tenían ocupada, pero siempre buscaba tiempo libre para ir a visitar a sus padres y ver a su querida Maya. Su compañero Veemon, llamado Ulforce, también acompañaba a su tamer en aquellas visitas, ya que los padres de Sigrun ya conocían de la existencia de los digimons, desde que Sigrun empezó a ir a ese mundo. Fue ella misma quien tomó la decisión de hablarles a sus padres de estas criaturas digitales, para que supieran donde estaba en las largas semanas que podían estar sin verla.

En aquellos momentos Ulforce se encontraba dentro del digivice, que a su vez estaba dentro del bolsillo de los vaqueros de su tamer. Era una característica de los digivice IC, que permitía a los tamers de este tipo de digivice pasar más desapercibidos al no tener que ir con sus compañeros en brazos, haciéndose pasar por peluches.

- Sienta bien un paseo así ¿verdad, Maya?- dijo al tiempo que acariciaba a la husky.

Su perra le respondió con un ladrido alegre, al tiempo que movía la cola con entusiasmo. En ese momento ambas pasaron cerca de un hotel, cerca del cual había un chico con gafas de sol, sentado a la mesa de la terraza de una cafetería y escribiendo algo. Sigrun no le prestó mucha atención y siguió con su paseo, pero Maya pareció interesarse y se acercó al chico, olfateando los folios y los bolígrafos, e incluso llegó a levantarse y apoyar las patas delanteras sobre las piernas del joven con gafas, como si quisiera observar mejor lo que había encima de la mesa.

- ¡Maya!- llamó Sigrun a su perra cuando se dio cuenta de lo que hacía.

La tamer se acercó y se apresuró a retirar a su perra tirando un poco de su collar para que comprendiera que debía alejarse. La perra lo entendió y retrocedió unos pasos para luego sentarse.

- Lo lamento mucho - se disculpó antes de ponerle a Maya la correa.- Espero que no le haya molestado.

______________________
Tu nombre clama:
“runa de la victoria”,
para lo que amas.

~Gracias por el haiku, Roku~



Sigrun Theme | Ulforce Theme | Draco Theme | Kara Theme
Battle Theme | Lost Theme


Digimon Links:

avatar
Sigrun Vinter
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 612
Cuentas : Irina Giorgatos
Ficha : Ficha de Sigrun Vinter
Relaciones : Relaciones de Sigrun Vinter
Cronologia : Diario de Sigrun
NPCs : NPC's de Sigrun Vinter
Nivel On Rol : Burst Mode/Future Mode
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Draco: Ultimate [BlackMetalGreymon]
Icono : Royal Knight: Guardianes del universo digital. Con fe ciega obedecen las ordenes de Yggdrasil y realizan cualquier acto para proteger su mundo.
Rango y Unidad : Sigrun Vinter
Rango: Hand of the King y Holy Knight
Unidad: Todo el clan (Blue Thunder Dragons)

Ulforce
Rango: Hand of the King y Holy Knight
Unidad: Todo el clan (Blue Thunder Dragons)
Rango y Unidad Digi Aliado : Draco
Rango: Knight
Unidad: Dragons Destroyers
Inventario :


Ver perfil de usuario http://ladyrk.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Ashely_mellorine el Miér Abr 20, 2016 6:33 pm


Mi tránsito por el Mundo Real había sido rutinario, si no estaba en alguna aventurilla, solía ir por la noche a descansar junto con mi familia, pues Gato y yo habíamos descubierto que, misteriosamente en cada lugar del digimundo se abría un portal a mi mundo. Mi compañera y yo siempre eramos inseparables asi que donde iba yo ella venía, en cambio Blurr era más reacio a abandonar el Mundo Digital y prefería permanecer en la base de los US, excepto en algunas ocasiones en las que mis padres le invitaban a cenar entonces si venía, le encantaban las chuletas asadas que hacía mi padre, pero Blurr y yo manteníamos el contacto por lo que le enseñé a llamarme a mi móvil si me necesitaba.

Ahora mismo deambulaba tranquilamente por la calle escuchando música con mi mp3 mientras Gatomon correteaba cerca de mi por las vallas o de árbol en árbol según el paisaje.

-Oye Ash... por qué la gente se me queda mirando?-comentó mi compañera en medio de un equilibrio sobre una valla que daba a la carretera.

-Miralos tu a ellos, no se que ven de raro en un gato con guantes y anillo en la cola...-comenté yo divertida, quitándome la música pues se me estaba haciendo repetitiva.

Gatomon se encogió de hombros, como diciendo, "lo que tu digas" y decidió corretear juguetona tras un gato normal que le había puesto ojitos.

-Gato!! No te alejes mucho...-le pedí cuando de pronto el aire me trajo un olorcillo rico y mis tripas protestaron por hambre. Miré a mi alrededor y mi compañera había desaparecido.-A dónde fue esa gata...? Espero que no haga cosas feas con ese gatillo... jeje, tengo una idea, ¡Gato! ¡Mira allí es Ulforcín!-señalé a un punto en el infinito.

-¿Dónde?-dijo saliendo como de la nada y mirando a todos lados con los ojos como corazoncitos.

-Jajaja! Por fin apareces, jeje, te apetecen unos bollos?-dije mirando el origen del olor y daba a una pastelería.

-Y Ulforcin??-me miró suplicante y detectó la malicia en mi sonrisa. -Ya entiendo te burlaste de mi, maldita!!-Gatomon se subió a mi cabeza y empezó a mordisquearme el pañuelo, una mala costumbre que aprendió cuando era Nyaromon y a la que a veces recurre cuando se frustra.

-Ay, para Gatomon! No me gusta que hagas eso.. Estooo-un abuelo se nos quedó mirando flipando en colores

-Euh... Miau?-dijo Gatomon soltándome por fin.
El hombre pasó por nuestro lado y se volvio mirandonos de nuevo raro.

-Es mi dulce gatita jeje...-la cogí rápidamente y en cuanto el tipo se largó la agarré y la miré a los ojos.-Compórtate de una vez y deja de morderme la cabeza cuando te cabreas!!-Gatomon tragó saliva  y se dejó llevar en brazos mirandome con una pequeña muestra de desprecio pero luego se acomodó en mis brazos en un ronroneo.-Tendrás morro...-dicho esto entré por fin en el establecimiento y me dediqué a mirar el escaparate mientras un chico con el pelo verde y un extraño peluche  charlaba con el dependiente.

-Buenas-Saludé yo con mi digimon en brazos.

-Miau? Eres un Tsukaimon?-dijo Gatomon en voz baja analizando el peluche del chico.

-Gatomon no molestes! Hummm a ver que elegiré? Qué te apetece a ti?-le pregunté a mi compañera.

-Pero es un tamer! Humm se ven deliciosos... No los conozco de sabor ni nada, tomaré lo que tu cojas, Ashe.-comentó mi compañera pero enseguida puso las patas delanteras en el escaparate de productos y empezó a babear.

-Humm que tal unas caracolas con frutas? tienen muy buena pinta!-comenté.

-Mmmm genial! se ven ricas! jeje-contestó Gatomon animada.
avatar
Ashely_mellorine
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 312
Cuentas :
Ficha :
Cronologia : Diario de Ashely Shirley
NPCs : NPC's
Nivel On Rol : Mega
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Ultimate
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Ashely Shirley
Rango: Oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Green Light Speed

Gatomon
Rango: Oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Green Light Speed
Rango y Unidad Digi Aliado : Blurr
Rango: Sub-oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: The Huntress Moon
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Roku Ginshô el Miér Abr 20, 2016 8:14 pm

Mientras el chico comenzaba a escribir se encontró con el “miedo a la hoja en blanco”. No sabía cómo empezar. Tampoco sabía muy bien qué temas recoger en la carta, pues la idea de que su clase fue irrumpida por terroristas parecía el inicio de una novela underground muy mala, y el hecho de que accediera ir literalmente a otro mundo para realizar trabajos de dudosa índole moral y acabara poseído por un cúmulo de ánimas que podían transformar su cuerpo... Contra más pensaba en estas cosas más certeza tenía de que pensaría que ha ingerido drogas nivel peyote.

-Empieza con un “hola”, en el principio poco más puedes decir-aclaraba Bakemono-, y luego les explicas que has conocido al tío más genial del mundo.
-Ah, ya, Benkei.
-¡Hablaba de mí! ¡¿Quién te estuvo guiando por el digimundo cuando solo lloriqueabas?!
-¿Quién accedió a mis memorias para manipularlas y hacerme ver a mis seres queridos muertos? ¿Quién me provocaba pesadillas para mantenerme despierto y debilitarme?¿Quién intentó comerme?
-... Lo siento, es que eras una presencia extraña... P-pero ahora somos “amiwitos”, ¿no?

Roku sonrió ligeramente. En su época de Jack fue, a ojos de los demás, un loco demente sediento de sangre, pero una vez te alejabas de ese lado, podías ver como en el fondo no era tan malo. “Bakemono”, una identidad falsa, ahora era la segunda oportunidad de este criminal, y simplemente procuraba demostrar su faceta más divertida, animando a quienes le caen bien y viviendo despreocupadamente (cosa bastante fácil cuando no tienes que comer o respirar).

-Sí, Bakemono, somos amigos.
-Un diablillo que quiere ser bueno... Me gusta más que Jack the Ripper. Tu tranqui y escribe lo que salga.

Y esto pretendía, pero mientras miraba al horizonte disfrutando del paisaje urbano que llevaba meses sin ver, vio algo que llamó su atención. Una chica pelirroja, un color no muy habitual en Japón, salía del complejo, ataviada con un curioso gorro. Roku pensaba que igual era la moda, algún tipo de movimiento mermaid (tras pensar en esto se avergonzó de haber leído revistas de moda) o algo así. Lo que sorprendió al chico fue que aquella prenda se volteó sola. Le parecía inverosímil que la ropa ahora tuviera esas funciones, y más cuando el gorro parpadeó. Los ojos de la chica se cruzaron con los de Roku, pero por suerte las gafas de sol ocultaron su expresión, pues esta era de una intensa rabia.

-¿Eso no es un digimon baby?-decía Bakemono- Quiero caféeee

Bakemono no conocía la impotencia de ver a aquel digimon entrando en el instituto, apuntando con armas de fuego a sus compañeros. De hecho, la piel de lobo con la que se vestía imitaba vestimentas humanas, igual que aquel digimon. Las experiencias del Ginshô con digimons en el mundo humano habían sido traumaticas, y casi por inercia quiso seguir a la chica y preguntarle si sabía algo de aquel tipo, pero antes de poder levantarse una opresión en las piernas limitó sus movimientos.

-¿Pero que...?-rápidamente miró hacia abajo y se percató del perro que estaba allí, a escasos centímetros de los folios-¿Pero de dónde has salido?

Su acto reflejo hubiera sido empujar al perro para poder seguir a la chica, pero recordó el amor por los animales de Iniko, y se tranquilizó, a diferencia de Bakemono que entró en pánico. Probablemente esa fue la primera vez que veía un animal del mundo humano tan cerca.

-¡Un dobermon, un dobermon en el mundo humano!¡Quiere comernos, rápido, activa a Benkei!-decía desesperadamente en la cabeza de Roku.
-Exagerado, que es un perro-afirmaba el chico mientras acariciaba la cabeza del animal, buscando con la yema de los dedos la zona que más disfrutara el animal. Sabía que según el grosor del pelaje, la constitución y demás, los puntos sensibles del perro cambiaban, por lo que iba buscando por las orejas, el morro o la barbilla-. No es una especie japonesa, ¿a que no, peque?-se percató del collar-Al menos no es un animal abandonado, pero nos tenemos que despedir, tengo trab...

“¡Maya!” profirió una voz conocida. Ya no pensaba en la perra que confundió con un macho, ni en la misteriosa chica del digimon, sino en aquella voz y, por supuesto, a la persona a la pertenecía. “No, no puede ser, ella debe estar en el digimundo”, se intentaba tranquilizar a sí mismo, “gestiona a los RK, ¡no puede estar aquí!”. Pero cuando la chica llegó, disculpándose por el comportamiento de su mascota, Roku Ginshô pudo identificarla: Sigrun, la tamer de Ulforce, el caballero real que defendió el digimundo hace años.

-Aaaanda, tu amiguita del baile-reía Bakemono en la cabeza del chico- ¿Será el destino?Aprovecha este milagro chaval, que vas presentable y tienes dinero. Igual te la camelas o, por lo menos no acabas convertido EN MÍ. Qué recuerdos aquella noche... Tú gimoteando, yo con el control, más o menos... Ains...

Mas estas provocaciones y burlas no afectaban a Roku, pues estaba pensando en otras posibilidades. ¿Un digimon en el mundo humano y la presencia de un RK en la zona? ¿Qué estaba pasando? ¿Simplemente estaba de vacaciones y le había reconocido? No, aquella vez por la máscara solo podía verse su pelo y el ojo que no tenía hinchado, además de que ahora llevaba un sombrero. Lo más probable era que estuviera en su tiempo de ocio, pero aquel digimon andaba suelto, y ciertamente no sabía qué hacer.

Recogió sus enseres apresuradamente mientras ella retiraba a Maya para colocarle la correa. Con la vista siguió a la pelirroja, por suerte sus cabellos brillaban al sol y era como seguir una bengala. Aunque solo fuera una sospecha, de no hacer nada la culpabilidad iría a peor, por lo que Roku hizo algo que, sin duda, no era típico de él. Actuó de forma impulsiva.


-Disculpa, no tengo tiempo para explicaciones ni presentaciones. Si sabes acerca del “otro mundo” debes venir conmigo-fue la única “forma encubierta” de decir “digimundo” que se le ocurrió-.Si no lo haces algo podría ocurrir, y no sé de qué dimensiones se trata. Por favor, acompáñame-decía mientras cogía la mano de la chica- Sigrun.

Mientras prácticamente arrastraba a la muchacha por aquellas zonas siguiendo a la muchacha, se giró brevemente y le pidió a Sigrun que guardara silencio, procurando seguir sigilosamente a la pelirroja. Aunque claro, el grupo conformado por una perra de gran tamaño, una chica de rasgos nórdicos y un pseudoyakuza podía ser muchas cosas, pero discreto no precisamente.

Finalmente llegaron a una tienda donde la perseguida se adentró. Mirando por el cristal del escaparate pudo ver a los clientes que estaban dentros, y a no ser que fuera la moda ir con peluches de talla extragrande por la calle, esos eran digimons: un gato que ya había visto en otras ocasiones y una especie de almohada con pezuñas y alas de murciélago.


-...¿Esa no es Gato de los US?-dijo Roku, sorprendido-El pañuelo verde de su tamer es inconfundible, y ese peliverde es...-aquí Roku calló, pues el único contacto que tuvo con el muchacho fue fingiendo ser un Musyamon-. Perdón por traerte hasta aquí, pero si tantos digimons se reúnen en un mismo punto-decía, haciendo una pausa para buscar la expresión exacta- ¿no es que  algo malo va a ocurrir? Me refiero, sino, qué hacen en un mismo punto.

______________________



Méritos:
Avatar: Sigrun Vinter
Firma 1: Elluka Clockworker
Firma 2: Lena Stevens 
Firma 3: Hibiki Sanjo
avatar
Roku Ginshô
Tamer
Tamer

Faltas : Una por cada double.
Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 957
Ficha : Mi origen
NPCs : Viejas historias
Nivel On Rol : Ancient spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Sven-Hyper Spirit
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Roku Ginshô (Adam Odysseum)
Rango: Holy General
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Turtle
Rango y Unidad Digi Aliado : Sven
Rango: Teniente
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Turtle
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Maxwell Miyamoto el Jue Abr 21, 2016 12:18 am

OFF ROL: Bueno pues con Ashe ya estaríamos todos. Sé que ya lo sabéis, pero lo pongo por si acaso. El orden de posteo es Max -> Yoko -> Sigrun -> Ashe -> Roku-> Max. Un gusto rolear con todos vosotros ^^

ON ROL: Max se fijó en que Tsukaimon lo miraba con ojos suplicantes, antes de volver a ponerse alerta. Parecía que había percibido otra extraña presencia digital. Sin embargo, el peliverde hizo caso omiso de la alerta de Tsukaimon y miró a Akira sonriendo un poco nervioso.

Hehe... Disculpa, te he engañado. En realidad no es un muñeco de peluche, es un...- Max comenzó a pensar rápidamente en una respuesta ante la extraña cara que había puesto Akira al verse mover al hámster-murciélago. Entonces, se acordó de un anime que vio hace ya tiempo sobre robots que peleaban, uno de ellos incluso era capaz de lanzar disparado sus puños como si fuesen proyectiles similares a misiles o cohetes- ¡Es un robot! ¡Si eso es! ¡Me lo regaló mi tío que trabaja en Silicon Valley jajajajajaj!- una risa demasiado forzada mientras le daba un coscorrón en la cabeza a su "robot digital", pero creía que Akira se lo había creído por lo que asintió con un "Okeeeey" con el acento típico que poseían los japoneses cuando intentaban pronunciar una palabra en inglés- Ah, sí, por cierto. Dame un paquete de esas galletitas que me diste el otro día, esas con pepitas de chocolate- eso era lo que Tsukaimon, con sus grandes ojos amarillentos, le había suplicado momentos antes. Después de que Akira le dio las cosas, el muchacho peliverde le pagó lo correspondiente.

Tras realizar las compras, el Tamer de vestimenta sencilla estaba a punto de irse cuando, de repente, una atractiva joven de cabello rojo y peinado de cola de caballo acababa de entrar en la tienda. Si se prestaba atención a sus rasgos, se podría dar cuenta de que era una mestiza. Tenía rasgos japoneses pero también poseía ciertas características que se podrían encontrar en el sur de Europa... Quizás algún familiar suyo fuese de países como Portugal, Italia o España. Entonces la joven, señalando a Tsukaimon, comenzó a preguntar mientras alzaba la voz, si el hámster que se encontraba en los brazos del muchacho de cabellos verdosos era o no un Digimon. Tras una breve pausa, el muchacho se fijó en que había una criatura en la cabeza de la hermosa joven que se hallaba ante él. Pretendía ser un gorro, pero el muchacho sabía perfectamente que era un Digimon en su etapa de Bebé II también conocida como In-Training.

Nyaromon- dijo simplemente el joven, señalando con su dedo índice a la bola de pelo amarillo, mostrando una cara de indiferencia ante la pregunta de la muchacha... Últimamente se había acostumbrado a ver tanta gente con compañeros Digimon que, aunque fuese sólamente un poco, le parecía hasta normal. Aunque, lo cierto, es que se veía como un auténtico bobalicón si alguien viera desde fuera la escena, en la que una mujer le preguntase algo y él cambiase de tema con esa cara de indiferencia mientras señalaba un extraño gorro amarillo.

Por detrás de la pelirroja, apareció una nueva chica que llevaba un pañuelo verde encima de su cabello castaño y llevaba consigo un gato... O mejor dicho, un Digimon Gato llamado Gatomon. Lo cierto es que tanto el joven como su amigo digital estaban familiarizados con la forma evolutiva anterior de Gatomon (y también la posterior a Nyaromon) llamada Salamon. La muchacha pidió unas caracolas con frutas al dependiente que, se metió en el almacén a buscarlas mientras que la Gatomon miraba curiosa a Tsukaimon y le preguntaba si era quién parecía.

Sí, soy un Tsukaimon... Aunque a alguien se le ha metido en la cabeza que he pasado de ser un muñeco de peluche a un robot...- suspiraba desconsolado el pequeño Digimon mamífero.

¡Oh vamos! ¡Hay que cambiar de estrategia, cabezón!- entonces, mientras reía levemente, los ojos del muchacho extravagante, al menos por su peinado, se cruzaron con los de la muchacha pelirroja, que parecía ser novata, y asintió- Así es, se llama Tsukaimon y yo soy Maxwell Miyamoto, pero me podéis llamar Max o Maxi - entonces, el muchacho agarró el Digivice que tenía colgando de sus pantalones- Seguro que tú también tienes uno de éstos. Este extraño dispositivo, aunque los hay de muchos modelos, nos convierte en Tamers o Entrenadores de nuestros Digimons. El modelo de mi Digivice se llama D-arc, que me permite dar poderes extra a mi Digimon con estas cartas- mientras Max explicaba la lección, agarró una de sus cartas, la que tenía a Stingmon, un Digimon Insecto de nivel Champion o Campeón y se la tendió hacia la chica- Las cartas son como los Digimons: Cada una es distinta de las otras- entonces el joven se volvió hacia la muchacha que venía acompañada por Gatomon- No hay que ser muy observador para saber que tú también eres una Tamer ¿verdad?- entonces, antes de que pudiese darse cuenta, Akira ya estaba volviendo con el pedido de la segunda chica, haciendo suspirar a Max- Habéis venido a por un recado a esta tienda ¿no? Si queréis, cuando terminéis, podemos seguir hablando fuera- lo cierto es que al joven le hacía siempre mucha ilusión conocer a nuevos Tamers, por lo que las invitó a hablar después sin ningún problema... Pero por el momento, agarró las dos bolsas en las que tenía los ingredientes para la tarta y las galletas de Tsukaimon y salió afuera, sin saber que estaba siendo observado.

¿Qué piensas de esas dos muchachas y sus Digimons, Kenku?- preguntó Tsukaimon, mientras se volvía a subir al hombro de Max cuando éste se apoyó en la pared que se encontraba en frente del establecimiento, mientras apoyaba, además de su espalda, una pierna también.

Aún no nos hemos encontrado con ningún Tamer malvado... Pero eso no quiere decir que no existan...- dijo Max mientras abría la bolsa de galletas y le daba una a Tsukaimon, como si Max fuese un capitán pirata que alimentaba al loro que tenía en el hombro...- Sin embargo, de momento, confío en ellas. No se ve que sean malas personas.


Última edición por Max ``Kenku´´ el Jue Abr 21, 2016 9:48 am, editado 1 vez

______________________


Gracias a Alanna por la firma


Gracias a Menta por la Imagen

avatar
Maxwell Miyamoto
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 263
Cuentas : Max:

Hepo:

Vali:
Ficha :

Relaciones :
Cronologia :
NPCs :

Nivel On Rol : Ultimate/Cuerpo Perfecto/MegaCampeón
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Argus/Minerva: Champion
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Maxwell Miyamoto
Rango: Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger

Xorem Miyamoto
Rango: Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger


Rango y Unidad Digi Aliado : Argus/Minerva
Rango: Sub-Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Yoko Littner el Jue Abr 21, 2016 9:41 am

Aún estaba esperando la respuesta del chico, quien nos miraba tanto a mi como a Nyaromon con una mirada inexpresiva. Lo cierto es que el muchacho no estaba nada mal, no se podía decir que fuese un Casanova o un Don Juan, pero si que tenía su atractivo, incluso, teniendo un cabello de un color tan extraño como era el verde... Aunque claro, tampoco es que fuese muy normal ver pelirrojas como yo en Japón...

Entonces, con un movimiento de su mano y aún con su rostro inexpresivo, señaló a Nyaromon, quien se encontraba encima de mi cabeza. ¿Qué? ¿Ha descubierto que Nyaromon no es un simple gorro? Bueno, no es que yo sea la persona más discreta del mundo, al fin y al cabo, hace unos segundos le acabo de preguntar en voz alta si lo que tenía en sus brazos era un Digimon...


Nyaromon- es lo que dijo el muchacho mientras señalaba a mi compañera bola de pelo-gorro. Entonces, sí que había deducido que Nyaromon era una Digimon... Bueno, supongo que él conocerá más sobre estos monstruos que yo... De hecho, al menos de manera física, conozco a los Digimons desde hace relativamente poco... Sin embargo, creo que puedo sacar provecho de la situación y que éste chico me enseñe, por lo que coloco parte de mi cabello de color del fuego detrás de mis orejas y, con una dulce sonrisa me dirijo hacia el muchacho de cabellos verdosos.

Oye...- comienzo a establecer contacto con el chico pero, sin previo aviso, llega otra muchacha detrás de mí, acompañado de un gato un tanto... extraño. Parecía un gato normal y corriente, de color blanco y ojos azules, muy bonito.... Sin embargo, poseía un par de guantes realmente extraños en sus patas delanteras y un anillo dorado en su cola.

Mientras la muchacha que acababa de llegar, que, por cierto, era también bastante atractiva, pedía un encargo a mi primo y éste iba hacia el almacén a por lo que le habían pedido... ¡El gato comenzó a hablar! ¡Estaba hablando con el peluche que tenía el chico de la camisa blanca entre sus brazos! Para colmo y, confirmando mis sospechas, el hámster mutante del muchacho comenzó a hablar y se llamó a si mismo Tsukaimon. No puedo negar que es un nombre algo extraño, la verdad... Aunque, bueno, Nyaromon no se queda atrás... Sin embargo, tanto el muchacho como el tal Tsukaimon parecían bastante amables, pues bromeaban con que ahora el monstruo volador se hacía pasar por un robot en lugar de un muñeco... Entonces, mis ojos se encontraron con los de ese chico. Tenía unos ojos de color verde que podían derretir a cualquiera si se lo propusiera... Pero parece que no es muy propenso a ligar con todas las chicas bonitas con las que se encuentra...

El chico se hacía llamar Maxwell Miyamoto, pero nos dio permiso para que le llamasemos Max o Maxi. Es raro que un japonés dé esas confianzas nada más conocer a una persona pero, a decir verdad, éste era un tipo peculiar... También me mostró un extraño aparato electrónico parecido a los dos que yo tenía, pero ligeramente diferente. Según él, este tipo de aparato se llamaban Digivice y los había de distintos modelos. El suyo era un D-arc. Me pregunto qué modelo serán los míos... A su vez, me explicó que el modelo de Digivice suyo le permitía otorgar poder a su Digimon con distintas cartas y me enseñó una en la que aparecía una especie de Digimon con apariencia de Mantis Religiosa Humanoide llamado Stingmon. Tras observarla detenidamente entre mis dedos, se la devolví gustosa. Sí, creo que este muchacho puede ayudarme a comprender lo que aún no entiendo...

Entonces, Max se dirigió hacia la otra chica, diciendo que, seguramente, también se trataba de una Tamer. De hecho, ya era lo suficientemente raro que el gato que acompañase a esa muchacha hablase... ¿Podría ser que existiesen Digimons con forma de gato? Sin embargo, Akira volvió enseguida con lo que esa chica había pedido, por lo que el chico salió afuera, invitándonos a salir con él. ¡No puedo perder esta ocasión para saber más! Sin más dilación, le entrego un papel a Akira con todos los productos que me había pedido mi madre y salí fuera de la tienda, buscando con la mirada a aquél muchacho, encontrándolo apoyado en una pared. Parecía estar hablando con su Digimon, mientras le alimentaba con algunas galletas, pero da igual, tengo que saber más...


Hmmm vaya, no sabía que una vaca lechera como tú pudiese sentirse atraída por alguien...- me dijo en voz baja Nyaromon mientras se reía maliciosamente, haciendo que mis nervios se disparasen.

¡Idiota! ¡No es eso! ¡Necesito comprender aún mejor tu mundo! ¡Y deja de llamarme vaca lechera!- le digo yo mientras me sonrojo. La verdad es que, no lo había visto de esa forma, pero puede que sí, a simple vista, me vea atraída por ese chico...

Si tienes dos misiles en lugar de Oppais no es mi culpa, vaca lechera...- me dice Nyaromon riéndose aún mientras yo apretaba mis dientes, pues ya habíamos llegado hasta donde se encontraban Max y Tsukaimon. Intentando olvidar lo que me había dicho esa maldita bola de pelo, comienzo a hablar con la pareja

No me he presentado antes. Me llamo Yoko Littner y ésta es Nyaromon, como bien has dicho antes... Es un placer conoceros- vuelvo a sonreír al chico dulcemente... No será el primer chico que me camelo para conseguir información, la verdad...Entonces le muestro los dos dispositivos que tengo, el rosa y el blanco- Cuando nació Nyaromon, recibí estos dos Digivices, ¿de qué modelos son?- pregunté abiertamente mientras le mostraba los dos extraños dispositivos al muchacho.
avatar
Yoko Littner
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 106
Cuentas :


Ficha :
Relaciones :
NPCs :
Nivel On Rol : Armadura
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Yoko Littner
Rango: Soldado
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: East Blue Dragons

Kate Littner (Gatomon)
Rango: Soldado
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: East Blue Dragons

Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Sigrun Vinter el Sáb Abr 23, 2016 7:57 pm

El chico empezó a recoger sus cosas sin decir nada, y Sigrun empezó a pensar que tal vez se había molestado. Tal vez fuese una persona que no le gusten los perros, o tal vez les tenga alergia y no quiera estar cerca de ellos. Sobre todo de una raza como la de Maya que suelen tener una buena mata de pelo.

Aunque lo siguiente logró desconcertarle un poco, dijo que si sabía del otro mundo, Sigrun debía ir con él, si no lo hacía algo podría ocurrir. Antes si quiera de que la sublíder de los Royal Knights pudiera si quiera pensar en lo que se refería, el chico la sujetó de la mano y pronunció su nombre.

- ¿Me conoce? – pensó la tamer mientras tiraban de ella obligándola a correr.

En el Mundo Humano Sigrun era una chica cualquiera, no era famosa ni hacia nada que llamara demasiado la atención. En el Mundo Digital era todo lo contrario, la gran mayoría había oído hablar de ella o la habían visto en batalla, además solía mantener un trato cercano con la gente, patrullando ella misma la Ciudad Imperial o simplemente paseando por alguna ciudad en su tiempo libre.

Sólo había una opción, ese chico debía de conocerla del Mundo Digital, eso tendría sentido con lo que dijo del otro mundo. Por el momento decidió seguirlo y tratar de averiguar a qué venía todo eso. Maya por su parte ladró entusiasmada con la repentina carrera, amaba correr.

Se detuvieron frente a un escaparate, pero no por los productos allí expuestos, si no por varias personas que estaban dentro. Aquél chico estaba siguiendo a un par de tamers con sus digimons. A la sublíder aquella escena no le parecía nada extraño, ¿digimons haciéndose pasar por peluches? Muchos tamers pasaban la gran parte de su tiempo en el Mundo Humano y de alguna manera debían de apañarse.

A Sigrun le sorprendió reconocer a Ashely y Gato en la tienda, realmentre el mundo es un pañuelo. Agradeció tener a Ulforce en ese momento en el digivice, de lo contrario seguro que Gato se habría olvidado que los felinos de este mundo no hablan y habría causado un alboroto.

- No veo nada raro en ello- respondió Sigrun sin dejar de mirar a los tamers cuando el chico preguntó- Muchos tamers prefieren pasar más tiempo en este mundo y no les gusta tener que dejar a sus compañeros todo el día encerrados. No es algo agradable, así que deben adaptarse.

La sublíder miró al chico, ya había quedado más que claro que él también debía de ser un tamer, así que decidió informarse. Además había algo en él que le resultaba familiar, ya había oído su voz en alguna ocasión.

- Si sabes mi nombre debes de ser un tamer- le dijo con amabilidad- Dime ¿nos conocemos? Tu voz me resulta familiar.

______________________
Tu nombre clama:
“runa de la victoria”,
para lo que amas.

~Gracias por el haiku, Roku~



Sigrun Theme | Ulforce Theme | Draco Theme | Kara Theme
Battle Theme | Lost Theme


Digimon Links:

avatar
Sigrun Vinter
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 612
Cuentas : Irina Giorgatos
Ficha : Ficha de Sigrun Vinter
Relaciones : Relaciones de Sigrun Vinter
Cronologia : Diario de Sigrun
NPCs : NPC's de Sigrun Vinter
Nivel On Rol : Burst Mode/Future Mode
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Draco: Ultimate [BlackMetalGreymon]
Icono : Royal Knight: Guardianes del universo digital. Con fe ciega obedecen las ordenes de Yggdrasil y realizan cualquier acto para proteger su mundo.
Rango y Unidad : Sigrun Vinter
Rango: Hand of the King y Holy Knight
Unidad: Todo el clan (Blue Thunder Dragons)

Ulforce
Rango: Hand of the King y Holy Knight
Unidad: Todo el clan (Blue Thunder Dragons)
Rango y Unidad Digi Aliado : Draco
Rango: Knight
Unidad: Dragons Destroyers
Inventario :


Ver perfil de usuario http://ladyrk.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Ashely_mellorine el Dom Abr 24, 2016 11:04 am


Parece que la pastelería se concurría jajaja, además de gente como yo y sus compañeros, que majos^^.

-Un gusto en conoceros, chicos. Yo soy Ashely Shirley y ella es mi compañera, Gatomon-dije pagando mi compra y dándole una caracola a Gato.

-Hola. Lol! esa chica tiene más delantera que yo cuando soy Ladydevimon!-soltó de pronto Gatomon mirando a Yoko. Lo malo de mi compañera es que decía las cosas tal como las pensaba sin tener en cuenta sus consecuencias y a veces directamente actuaba sin pensar.

-Gato!! No digas esas cosas!-le di una colleja--Disculpa, no la hagas mucho caso, a veces es muy burra-le tiré del moflete disgustada

-Auuu!-protestó ella cuando de pronto empezó a olfatear el aire.

Gatomon se bajó de mis brazos con la caracola en su zarpa y olfateó más el aire como si hubiera detectado un olor familiar o sabroso o qué se yo.

-¿Qué te pasa, Gato? Ven ahora mismo y discúlpate ante Yoko!!-le ordené yo.

De pronto su cara cambió y sus ojos se volvieron corazoncitos.

-Ul-for-cíiiin!!!! No me engañaste, Ashe! Ulforcín está aquí puedo olerle!!!!-en esto que entró Sigrun con... su mascota? Posiblemente, era un husky precioso. De pronto como una autómata agarré a Gatomon, pues si la hubiera dejado seguro que se había lanzado sobre Sigrun arañandola y hurgando hasta encontrar a su amado Ulforcín pues era ella, según Gato quien irradiaba a aroma de Ulforce.

-No, no tenía ni idea... Qué casualidad jaja! Hola Sigrun! Tu perro es precioso por cierto. Y por enésima vez, disculpa a mi compañera... Gato estáte quieta de una vez!! No se cuantas veces he de agachar la cabeza por ti!!-Gato quería zafarse de mi abrazo con tal de ir a buscar a su Ulforcín.

-Déjame Ashe, quiero abrazar a Ulforcin!!!-Para Gato Sigrun sólo era "la que iba con Ulforcín" y cuando la veía sólo veía a su amor platónico.

-Ya vale, Gatomon! Compórtate, esto no es el digimundo y no puedes hacer lo que te plazca!-la solté y la tiré del rabo impidiendo que fuera a por Sigrun.

-Grr... Si, mi tamer...-dijo a regañadientes sin dejar de mirar a Sigrun pero al menos estaba quieta comiendose la caracola a disgusto, mirandome con rencor y en silencio.

-No sé que voy a hacer  contigo...-le reproché a mi digimon-Yoko, un consejo, veo que tienes un Nyaromon, Gato era así también cuando la conocí, edúcala bien a la tuya... espero que tu compañera no se vuelva tan incontrolable como la mía... cada vez que ve un digimon guapo, pierde la cabeza...-comenté.
avatar
Ashely_mellorine
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 312
Cuentas :
Ficha :
Cronologia : Diario de Ashely Shirley
NPCs : NPC's
Nivel On Rol : Mega
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Ultimate
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Ashely Shirley
Rango: Oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Green Light Speed

Gatomon
Rango: Oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Green Light Speed
Rango y Unidad Digi Aliado : Blurr
Rango: Sub-oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: The Huntress Moon
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Roku Ginshô el Dom Abr 24, 2016 6:59 pm

Cuando Roku paró en la tienda empezó a pensar en lo que había hecho. Había cogido la mano de una chica, usado el hecho de que la conocía pero ella a él no para llevarla a un sitio donde supuestamente iba a ocurrir algo (pero que finalmente no) y se negaba a darle informaciones sobre él. Todo esto hizo que pensara seriamente en qué estaba haciendo, y fue Bakemono quien llegó a la conclusión más obvia:

-¿No estás comportándote como “ese tipo” de criminales? Ya sabes... Un comportamiento que no es muy ejemplar según la ONU...-decía mentalmente Bakemono, que cuando se callaba era porque accedía a recuerdos del chico-Te ha faltado lo de “¿te huele este paño a cloroformo?”

Ignorando las provocaciones, pues sabía que el diablillo solo quería que le respondiera y, viéndole la gente hablar solo, pensaran que estaba loco, Roku empezó a pensar en cómo darle las explicaciones pertinentes a Sigrun, obviando toda la parte de “trabajo para un tipo que dirige el crimen organizado del digimundo”. Ya bastante tenía con tener que vestirse como un mafioso para encima reconocer que de hecho era uno.

-No veo extraño que los humanos quieran que los digimons vean “el otro lado”, pero el riesgo está en que técnicamente son gaijin, “extranjeros”-decía, repasando las normativas internacionales-. Más que eso, son seres de otra dimensión. Si para los inmigrantes según el país puede haber represalias serias, como la expropiación de bienes, menor calidad de vida o la expulsión del país, en su caso se añade que serían visto como “nuevas formas de vida”-al decir esto recordó la historia de la especie felina que se descubrió hace unos años- ¿Te sabes la historia de la pantera nebulosa? Se descubrió hace poco y su número descendió a los pocos meses por la caza masiva. El patrón extraño de su piel atrajo a muchos comerciantes y comenzó su lenta extinción. Si se deja que los digimons llamen tanto la atención ocurrirá lo mismo y, en el peor de los casos, la invasión al digimundo para su asimilación y explotación -tras esto hizo una pausa pensando-. No creo que a ninguna parte le convenga una guerra abierta, pero ahora mismo es imposible una conveniente relación. En el digimundo hubo una paulatina presencia de humanos con la llegada de los tamers, pero aquí es diferente, habría que buscar otra forma de presentarlos y convencerlos de que no son una amenaza...

-Guau, todo eso para decir, “¿queréis que hagan del digimundo un área 51?”-aplaudía Bakemono- Te has superado...

Pero antes de poder seguir humillando a su “amiwito” se sorprendió al notar que Roku estaba inclinando la cabeza ante la muchacha. Bakemono sabía que en Japón las disculpas eran algo típico, y que según el grado de inclinación esta suponía una menor o mayor humillación para el efectuante. Su anfitrión humano estaba efectuando el “keirei”, la inclinación de segundo grado que indicaba que se reconocía el propio error y, a su vez, implicaba la promesa de no volver a cometer dicha falta.

-Al menos no estás haciendo un “dogeza”...-suspiraba Bakemono.

-Lamento, pues, haberte hecho perder el tiempo por una simple paranoia. Pensé que en caso de que alguien atentara contra la identidad del digimundo debía ser informado a las pertinentes autoridades para que tomaran medidas. De veras que lo siento... Y a tu pregunta...-ciertamente, y siendo un hecho que siempre le afectó, sabía que no era un tamer, solo una persona que usaba un digivice “prestado”-. No, no soy un tamer.

Ante el grito de “Ulforcín” el chico dirigió su vista hacia la fuente de este extraño nombre, y viendo una figura más que conocida, y ya fuera por aviso de Bakemono (¿¡Otra vez la loca de los golpes!?) o por la actitud animal que mostraba, queriendo saltar sobre Sigrun y limitada únicamente por los esfuerzos de su tamer, Roku se interpuso entre el digimon y la RK.

-Si conocéis un poco la forma en que tiene Japón de tratar a los extranjeros sabréis que no es conveniente montar un escándalo. Puede que Shibuya sea un destino turístico y esté siempre transitado, pero esta hospitalidad no se aplica a gatos que hablan.

______________________



Méritos:
Avatar: Sigrun Vinter
Firma 1: Elluka Clockworker
Firma 2: Lena Stevens 
Firma 3: Hibiki Sanjo
avatar
Roku Ginshô
Tamer
Tamer

Faltas : Una por cada double.
Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 957
Ficha : Mi origen
NPCs : Viejas historias
Nivel On Rol : Ancient spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Sven-Hyper Spirit
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Roku Ginshô (Adam Odysseum)
Rango: Holy General
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Turtle
Rango y Unidad Digi Aliado : Sven
Rango: Teniente
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Turtle
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Maxwell Miyamoto el Lun Abr 25, 2016 11:51 pm

Tras salir fuera de la tienda, el joven de cabellos verdosos observó que la novata fue la primera en salir de la tienda. Pero había algo extraño en ella y en su Digimon, parecía que estaban discutiendo hasta que... Vio que la chica lo miraba enrojecida y volvía a apartar su mirada para seguir discutiendo con Nyaromon. La única reacción que tuvo Max fue la de arquear una de sus dos cejas, incrédulo. De hecho, la cara del muchacho era la típica que solía denominar la gente de hoy en día como: "WTF?"

¿Qué crees que estarán diciendo?- preguntó Tsukaimon, estirándose mientras alargaba sus patas delanteras para coger más galletas que llevarse a la boca.

Creo que prefiero no saberlo Tsukaimon...- suspiró el muchacho con una sonrisa irónica, mientras veía caminar hacia él a la muchacha bien dotada físicamente.

Seguida de ella, salió la otra chica acompañada de su Gatomon de la tienda. Ambas parecía que ya habían hecho sus recados, por lo que comenzaron a presentarse. La primera, la novata, se hacía llamar Yoko Littner y le mostró dos dispositivos electrónicos, uno de color rosa y blanco y el otro enteramente blanco, salvo algunas características como los botones que eran rojos. Entonces, ella le preguntó cuáles eran esos dispositivos.

Éste es un Digivice D-3-- dijo el peliverde un poco con reservas, mientras señalaba el Digivice de la muchacha... Lo cierto es que la pelirroja le estaba mirando de una forma un tanto extraña, como una mirada demasiado dulce, artificial... Por lo que, quitando sus ideas de la cabeza con un suspiro, el chico prosiguió con su explicación- Ese Digivice permite a tu Digimon, entre otras cosas, digieovlucionar de una forma especial con unos Digihuevos que representan características como el Valor, el Amor o la Amistad. A esta evolución especial se le llama la Armodigievolución o Evolución Armor. Ademas, ese Digivice también te permite entrar al Mundo Digital, el hogar de los Digimons, desde cualquier computadora- mientras Max explicaba lo que sabía de ese Digivice, se llevó una de las galletas de Tsukaimon a la boca, a lo que el pequeño Digimon, que seguía comiendo de las mismas galletas, le miraba enojado- En cuanto al aparato blanco ese que tienes ahí, si no recuerdo mal, es el complemento del D-3. Se llama el D-Terminal y te sirve para contactar con otros D-Terminales, guardar los Digihuevos que consigas, entre otras cosas... Lo mejor es que lo vayas descubriendo por tí misma- las clases magistrales de Max habían acabado... Al menos así lo llamaba Tsukaimon cuando se ponía en plan maestro de escuela... Aunque no era algo que disgustase al joven a decir verdad...

La otra chica se llamaba Ashely Shirley. Por alguna extraña razón, la Tamer más experimentada de las que se encontraban allí estaba ordenando a su Gatomon que pidiese disculpas a Yoko. ¿Será por eso que la pelirroja le miró antes a Maxi enrojecida? No quería saber qué es lo que le había dicho, la verdad... Preferiría ser aún puro de mente...

Entonces, Gatomon se "escapó" de donde se encontraba su Tamer... y se fue donde estaban dos personas con un gran perro Husky Siberiano. Al ver al perro de esa raza, la raza de perro favorita de Max, el muchacho tuvo que reprimir su impulso de ponerse a jugar con el animal, aunque no conociese en absoluto a los sujetos que estaban parados al lado del can... Entonces, desvió la mirada hacia Ashely que intentaba apartar a Gatomon de encima de la chica de cabello rubio puesto que quería abrazar a "Ulforcín". El muchacho imaginaba, por ese nombre, que se trataría de un UlforceVeedramon...

Wow, ¿tan poderosa es esa chica para ser la Tamer de un Ulforce?- se preguntó Max mientras observaba que la chica de pelo castaño se disculpaba con... ¿Sigrun?- ]¡Espera! ¡¿Sigrun?! ¡¿ESA Sigrun?!- dijo Max alterado mientras miraba de arriba a abajo a la muchacha y la observaba detalladamente. Ahora que caía, se parecía demasiado físicamente a Sigrun Vinter: Un largo pelo rubio precioso, unos ojos azules que recordaban al vasto océano, sus rasgos y su tez pálida características de los países nórdicos... ¡Y encima era la Tamer de un UlforceVeedramon!-¡Mi maestro Jijimon me ha contado grandes historias de ti, Sigrun...! Claro, eso si es en el caso de que seas la Sigrun que yo estoy pensando, de los Royal Knights...- dijo Max, sonriendo abiertamente mientras se cruzaba de brazos volviendo a confirmar sus sospechas- ¡Oh! ¡Por cierto! ¡Yo me llamo Maxwell Miyamoto y mi compañero Digimon es Tsukaimon!

______________________


Gracias a Alanna por la firma


Gracias a Menta por la Imagen

avatar
Maxwell Miyamoto
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 263
Cuentas : Max:

Hepo:

Vali:
Ficha :

Relaciones :
Cronologia :
NPCs :

Nivel On Rol : Ultimate/Cuerpo Perfecto/MegaCampeón
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Argus/Minerva: Champion
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Maxwell Miyamoto
Rango: Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger

Xorem Miyamoto
Rango: Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger


Rango y Unidad Digi Aliado : Argus/Minerva
Rango: Sub-Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Yoko Littner el Mar Abr 26, 2016 5:39 pm

Después de que la otra chica se presentase como Ashely Shirley, su Digimon compañero, la criatura con aspecto de gato, mencionó algo de mi busto... Según ella, yo "tenía más delantera que ella en su forma de LadyDevimon"... No sé quien será esa tal LadyDevimon, pero creo que puedo sentirme orgullosa de ganarle a otra chica en eso... ¿no? Aunque fuese una chica que perteneciese a una forma alternativa de vida, pero bueno... Aunque la chica le dio una colleja a su compañera Digimon, ordenando que se disculpase conmigo... Bueno, ¿cómo decirlo? No es que me molestase, a decir verdad.

Volviendo a la conversación que estaba teniendo con Maxwell, él me explicó todo lo que sabía de mis dos aparatos electrónicos. Uno de ellos, el de color rosa, era un Digivice D-3 y podía dar a Nyaromon más poder con unos objetos llamados Digihuevos. Estos Digihuevos representaban ciertos aspectos como el Valor o el Amor... Me pregunto dónde se encontrarán... El dispositivo blanco era un D-Terminal, algo así como un añadido o un complemento del D-3, con más funciones, como la de almacenar esos Digihuevos. También me dijo que el D-3 me permitiría entrar al Mundo Digital, que era el hogar de los Digimons... Pero eso me había generado aún más dudas... Comprendía que ahí era donde vivían los Digimons pero... ¿acaso era un mundo paralelo al nuestro? ¿dónde estaba exactamente? ¿Y por qué Nyaromon nació de mi ordenador? Antes de que pudiese preguntar, el Digimon felino de Ashely estaba jugando con otra chica, una belleza rubia, que había aparecido por ahí, acompañada de un perro de la raza Husky Siberiano y de un muchacho japonés... Que sinceramente... Parecía un Yakuza... ¡Espera! ¡¿No es el mismo sujeto que he visto en la cafetería del hotel de mi madre? ¿Me está siguiendo acaso? ¿O tiene interés en Nyaromon? Pero si hay muchos más Digimons aquí... ¿Nos ha seguido a todos?

Antes de todo, Ashely se disculpó con la muchacha rubia que se hacía llamar Sigrun. La chica de cabello castaño y peinado recogido con un pañuelo me advirtió después de que educase con cuidado a Nyaromon, pues decía que su Gatomon era igual que Nyaromon pero que perdía la cabeza con Digimons guapos y se vuelve incontrolable... Así que entonces Nyaromon se convertirá en Gatomon, tal y como ocurría en Virtual Pet... Por lo que, más allá de esa transformación, estaba Kazemon, el Hada Guerrera que peleó con la araña Digimon ¿no?

Tras esto, oí a Max gritando de asombro mientras preguntaba a la muchacha rubia si era Sigrun Vinter, de los Royal Knights. ¡Un momento! ¡¿Qué demonios son los Royal Knights? ¡¿Más preguntas en mi cabeza?! ¡¿Cuánta información desconozco acerca de estas cosas llamadas Digimons?! También, mientras yo permanecía callada, con más preguntas que respuestas en mi cabeza, vi que el Yakuza se interpuso entre Gatomon y la muchacha de rasgos nórdicos, alegando que en Japón tenían una forma peculiar de tratar con los extranjeros... Y más si era un gato que hablaba, por lo que no convendría montar escándalos. En eso tenía que darle la razón... Pero había algo que me seguía carcomiendo por dentro, por lo que pregunté con una sonrisa dulce a la par que despistada


Esto... perdón, hace poco tiempo que llevo metida en este mundo pero... ¿Qué es el Mundo Digital? ¿Quiénes son los Royal Knights? Y ¿por qué todos vosotros tenéis o conocéis de la existencia de los Digimons, como yo?- esto último se lo pregunté más a conciencia a Ashely y a Max, pues no sabía si los otros dos tenían Digimons con ellos... Aunque el hecho de que ni el chico ni la chica salieran huyendo al ver a un gato parlanchín era de suponer que algo sabían... ¿Por qué soy la última en enterarme de todo? ¡Que alguien me explique qué está pasando aquí!

Sigo diciendo que el chico ese trajeado tiene algo raro- dijo Nyaromon en mi cabeza sin preocuparse si aquél chico le oía o no... ¡Definitivamente si que tengo que educarla! ¡Maldita bola de pelo...!

avatar
Yoko Littner
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 106
Cuentas :


Ficha :
Relaciones :
NPCs :
Nivel On Rol : Armadura
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Yoko Littner
Rango: Soldado
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: East Blue Dragons

Kate Littner (Gatomon)
Rango: Soldado
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: East Blue Dragons

Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 6. 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.