Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» Eventos de Verano
Ayer a las 12:47 am por Runari Wildly

» Actualizacion De Digivice
Ayer a las 12:25 am por Runari Wildly

» Un Recuerdo De Verano (♦Ryu♦)
Sáb Jul 14, 2018 1:14 am por Ryu Paradox

» Lost in Wonderland (Libre)
Vie Jul 13, 2018 9:28 pm por Roku Ginshô

» Registro de Apariencia
Vie Jul 13, 2018 8:50 am por Scott Desaster

» Regla: Digivices y Objetos
Vie Jul 13, 2018 4:57 am por Scott Desaster

» Waterproof [Priv. Diana]
Vie Jul 13, 2018 3:20 am por Diana S. Bennet

» Mercado
Vie Jul 13, 2018 12:11 am por Scott Desaster

» Diana S. Bennet
Jue Jul 12, 2018 11:02 pm por Roku Ginshô


Click en los botones para ir a los respectivos temas
El descubrimiento de las ruinas del Monasterio Draco, tallado en lo alto de una desolada montaña en el valle de los dragones, ha despertado un gran interés por todo el Digimundo. Principalmente porque según los tallados de la pared exterior dentro de las ruinas se encuentra un obre mágico que contiene en su interior la data y poder del treceavo Royal Kinght, la cual sera dada a quien reclame dicho objeto. Según la historia grabada en los murales, el obre fue dejado allí por el mismo Royal Kinght en caso de que su poder sea necesario para derrotar al mal que se alce en el futuro...por desgracia semejante premio también a llamado la atención de quienes usarían el poder para sus propias metas egoístas. Por lo que esta aventura ahora se a vuelto una carrera por ver quien consigue el gran premio.
6 meses despues de la ultima carrera, un BanchoLeomon reune al viejo equipo de organizacion para dar un nuevo espectaculo, pero en esta carrera, el misterioso patrocinador ha enviado a un "Aspirante a Campeon" con un extraño y unico Digivice. ¿Que es lo que sucedera a lo largo del evento y como funciona este nuevo digivice?.
¿Quién está en línea?
En total hay 7 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Hibiki Sanjō

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 113 el Miér Mayo 23, 2012 12:27 pm.




Mejores posteadores
Scott Desaster (2180)
 
cadejo (2039)
 
Roku Ginshô (1212)
 
Fuji Raikomaru (1023)
 
Sigrun Vinter (1011)
 
Kurai (909)
 
Diana S. Bennet (819)
 
Ed Elric (641)
 
Ralian (622)
 
Luna Kobayashi (580)
 





Tower Of God (TOG)One Piece Sea Crown
Road to Shinobi
Lost Soul



Crear foro

Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Sigrun Vinter el Dom Mayo 22, 2016 4:18 pm

Una batalla entre dos megas era algo muy serio, sobre todo cuando el campo de batalla es una ciudad poblada de gente. Por ahora, ShadowSeraphimon únicamente se estaba dedicando a esquivar la espada de Ulforce, y eso era algo que preocupaba a ambos Royal Knights. Era un digimon que no dudaría en aniquilar la ciudad si podía, así que era raro que se estuviese “conteniendo” de esa manera. A Sigrun le dio la sensación que sólo les estaba probando o que simplemente jugaba con ellos.

Ulforce no prestó mucha atención en el momento en el que Gato evolucionó a LadyDevimon, ni siquiera cuando iba a dirigirse hacia él. Sabía que estaba evolucionada y sabía que aquello no era bueno, pero la prioridad era su batalla. De todos modos sabía que MetalPhantomon mantendría ocupada a LadyDevimon, por lo que el sublíder podría concentrarse en ShadowSeraphimon.

- Esperaba que esta fuese una batalla más emocionante- dijo Ulforce dando una estocada que el ángel oscuro volvió a esquivar- Pero me parece que voy a tener que ponerme serio y finalizarla ahora.
- Lo bueno se hace esperar…- murmuró.

ShadowSeraphimon lanzó un rayo oscuro desde su mano, pero no apuntó a Ulforce, si no a un punto aleatorio.

- ¡¡El ataque atravesará la niebla!!- advirtió Sigrun.

Ulforce batió sus alas con fuerza y aceleró todo lo que pudo para interceptar el ataque. Se situó delante y activó su escudo con el V-Bracelet izquierdo. El rayo oscuro impactó con fuerza pero el escudo pudo resistir. En cuanto el ataque cesó, Ulforce bajó el escudo para atacar con la espada, pero el ángel oscuro había avanzado hacia él mientras atacaba con el rayo. Así que en cuanto las defensas del caballero bajaron, ya lo tenía prácticamente encima y no pudo reaccionar.

ShadowSeraphimon le devolvió a Ulforce la patada de antes. Dio el golpe en una de las alas por lo que el Royal Knight perdió la estabilidad del vuelo y cayó con fuerza al suelo.

- ¡¡Ulforce!!- gritó su compañera.
- Estoy bien…- dijo mientras se levantaba de nuevo.

El golpe había sido fuerte, e incluso levanto algo de polvo alrededor, pero Ulforce no estaba dispuesto a que lo derrotaran.

- Un digimon domado por lo humanos se vuelve predecible y débil- dijo el ángel oscuro- Sabia perfectamente que intentarías interceptar el ataque. Es imposible que fracase, porque siempre vas a intentar pararlo, de lo contrario esta ciudad sufrirá daños.
- Maldito seas…- dijo Sigrun.

Mientras Sigrun trataba de pensar en algo para poder vencer, Maya levantó las orejas y miró hacia la niebla. Algo había llamado su atención. Olfateó el aire y pudo notar rastros similares a los de aquellas criaturas que estaban en aquella zona. ¿Habría alguien más fuera de la niebla?

Su instinto la empujó a ir para averiguarlo, con un fuerte tirón hizo que Sigrun soltara la correa, sin que pudiera hacer nada por volver a sujetarla. La husky salió corriendo hasta perderse de vista en la niebla.

- ¡¡Maya!!- la llamó pero no regresó.

Sigrun tuvo ganas de salir corriendo tras ella, pero escuchó un fuerte impacto y al volver la mirada hacia la batalla vio a Ulforce en el cielo, que había vuelto a interceptar uno de esos rayos oscuros de ShadowSeraphimon.

- Jajaja ¡Ni siquiera tengo que apuntar para acertar el disparo! – rió el ángel oscuro.

Mientras tanto, Maya se alejó del campo digital, corriendo y arrastrando la correa que Sigrun no había sido capaz de sujetar a tiempo. Seguía el rastro que había sentido, que terminó por llevarla a un parque en el que había un lago. Allí se ocultó tras unos arbustos, cerca de la orilla, para poder observar a aquellas dos criaturas luchar. Nunca había visto a esos seres en particular, pero el de la espada tenía un olor que le resultaba familiar. Se trataba del olor de aquel chico que escribía en la cafetería. Si era así, entonces el otro digimon debía ser enemigo.

Aún oculta entre los arbustos, se agazapó esperando el momento oportuno. En cuanto el gorila blanco se puso de espaldas a ella, salió de su escondite corriendo hacia el digimon sin dudar ni un instante. Maya no diferenciaba niveles de digimons, para ella aquel Gorilamon era sólo un animal grande como lo puede ser un caribú.

La husky saltó cuando estuvo lo suficientemente cerca, aterrizando sobre la espalda del digimon y mordiéndole en el pescuezo, aferrándose con fuerza como si se tratase de un lobo mordiendo a su presa. Naturalmente los colmillos de un perro no podrían hacer un gran daño a un digimon champion, pero seguramente debía de ser molesto.

______________________
Tu nombre clama:
“runa de la victoria”,
para lo que amas.

~Gracias por el haiku, Roku~



Sigrun Theme | Ulforce Theme | Draco Theme | Kara Theme
Battle Theme | Lost Theme


Agrégame:

avatar
Sigrun Vinter
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 642
Cuentas : Irina Giorgatos
Ficha : Ficha de Sigrun Vinter
Relaciones : Relaciones de Sigrun Vinter
Cronologia : Diario de Sigrun
NPCs : NPC's de Sigrun Vinter
Nivel On Rol : Burst Mode/Future Mode
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Draco: Ultimate [BlackMetalGreymon]
Kara: Rookie [Dorumon]
Icono : Royal Knight: Guardianes del universo digital. Con fe ciega obedecen las ordenes de Yggdrasil y realizan cualquier acto para proteger su mundo.
Rango y Unidad : Sigrun Vinter
Rango: Hand of the King y Holy Knight
Unidad: Todo el clan (Blue Thunder Dragons)

Ulforce
Rango: Hand of the King y Holy Knight
Unidad: Todo el clan (Blue Thunder Dragons)
Rango y Unidad Digi Aliado : Draco
Rango: Knight
Unidad: Dragons Destroyers
Inventario :


Ver perfil de usuario http://ladyrk.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Ashely_mellorine el Lun Mayo 23, 2016 7:06 pm


-STUN WHIP!!!-Me agarré fuertemente a los hombros y el cuello de mi compañera mientras manipulaba sus cadenas para lanzarlas contra el enemigo.

Sin embargo, las dos chicas cayeron en el juego de provocación de MetalPhantomon y este en cuanto tuvo cerca las cadenas de ladydevimon hizo un extraño movimiento con su guadaña atascándolas en la punta de la misma lo que hizo que con la  fuerza de la inercia empujaran a mi compañera para estamparse contra el suelo.

-Maldición, Ashe!! Gírate!!!-me urgió mi compañera para que no sintiera yo el golpe contra el suelo.

-Lady!!!-la obedecí antes de que chocara con el suelo por el impacto para evitar el golpe y que ella me aplastase, lo que no sabía que yo la aplastaría a ella.

-Jajjajaj! Estúpidas! Sois de muy fácil provocación y eso también puede ser un punto a favor para vuestro enemigo! jajajajjaja!-se burló MetalPhantomon.-Yo adoro todas y cada una de las damiselas pero no cuando estas son mi enemigo, en ese caso como si de otro ser se tratara no tengo piedad!

-Estás bien, Ladydevimon?-le pregunté al verla soltar el aire tan rápido en cuanto yo me estampe contra su pecho para protegerme del golpe.

-S..Sí...arf... tranquila, soy de nivel ultimate este golpe... no es nada para mi... lo importante es que tú estás bien y que mis encantos han valido para algo más que para que mis víctimas se fijen en mi jojojojojo-me dijo ayudándome a levantarme mientras ella se incorporaba y recuperaba sus cadenas.

-Lady... te apoyare desde aquí, esta claro q en el aire soy solo una carga para ti... además creo que es buen momento para... eso-le conté yo guiñándole un ojo.

-Ashely sabes que nunca serás una carga para mi, eres mi compañera y yo peleo junto a ti, lo sabes. Pero bueno me parece bien la idea.-me dijo ella.

-Además con "eso" puedes dar rienda suelta a tu amor y sabes que en tus acosos yo no me meto.-dije sonriendole

-Mmmm me gusta, jeje-voló alto y se encaró a MetalPhantomon.

-Vaya ahora, te quitas lastre? Aun así no me puedes vencer y lo sabes, monina.-se mofó MetalPhantomon.

-Acaso no sabes, atacar de otra forma qe no sea con tu bocaza metálica? Creo que si te robo esa guadaña tuya de fijo le doy más uso que tú. Además me estás haciendo perder un tiempo precioso en el que podía estar acosando a mi querido Ulforcín o a ese ShadowSeraphimon tan guapo...-dijo Lady.

-No temas no tardaré mucho más en asesinarte, SOUL PREDATOR!!!-MetalPhantomon cargó el ataque y se abalanzó sobre Lady pero en el momento en  que él enarboló la guadaña para cortar con ella a la digimon demonio algo pasó.

La fuerza del ataque de MetalPhantomon fue absorbida por Ladydevimon en forma de energía oscura y algo, dentro de sus limitaciones, de la fuerza de los ataques de Shadowseraphimon que lanzaba contra Ulforce.

-Pero qué...-decía MetalPhantomon.

Ladydevimon liberó la fuerza de los ataques de sus respectivos en forma de energía oscura y dijo.

-EMBRUJO DE AMOR!!-MetalPhantomon de pronto cayó prendado de Ladydevimon y supongo que shadowseraphy tb dentro de sus limitaciones por ser mega y tal.

-Oh mi bella dama! Me harías el honor de entregarme vuestro amor? en satánico matrimonio??-dijo de pronto MetalPhantomon con los ojos como corazoncitos.

-Jajajjajaj ahora se volvió un caballero!!! Qué bueno, Lady!!-reía Ashely espectante a ver si en ShadowSeraphy surtía el mismo efecto o similar.

Ladydevimon adoptó su pose más sepsy mordiéndose una uña y acariciando con la otra mano a su fantasmica q siempre le acompañaba y cuando MetalPhantomon se le acercó poniendo su boca sin labios como si fuera a darle un beso, la digimon súcubo movió la mano con la q mordía su uña y le arreó un bofetón que lo mandó fuera del campo digital.

-Iluso, y q sepas que yo soy fácil si yo quiero!! Y ahora a acosar a Ulforciiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiin!!!!-Ladydevimon emocionada voló hacia su adorado Ulforce con los brazos en posición de abrazo.

-Lady...-dijo sin más Ashely encogiéndose de hombros.
avatar
Ashely_mellorine
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 312
Cuentas :
Ficha :
Cronologia : Diario de Ashely Shirley
NPCs : NPC's
Nivel On Rol : Mega
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Ultimate
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Ashely Shirley
Rango: Oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Green Light Speed

Gatomon
Rango: Oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Green Light Speed
Rango y Unidad Digi Aliado : Blurr
Rango: Sub-oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: The Huntress Moon
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Roku Ginshô el Mar Mayo 24, 2016 9:06 pm

Lejos de la posición antes adoptada, Musyamon ahora peleaba de un modo más relajado bajo el agua. Tras la inmersión, simplemente soltó al digimon y se quedó parado a poca distancia de él quien, no queriendo darle la espalda, se giró preparando ya su cañón. Recordando el aviso de antes, sabía que su cañón solo dispararía un leve onda de calor en el agua, por lo que cambió de estrategia e intentó golpear con su cañón un directo, procurando así conseguir un disparo a quemarropa.

El samurai simplemente dio una rápida zambullida y se colocó en su lateral, colocando la hoja entre los cables. Antes de que el Gorillamon pudiera hacer algo dio una estocada rápida que cercenó una de sus preciadas conexiones. Esta vez intentó golpear con su brazo libre, evadiendo el ataque con una sacudida hacia atrás, colocando la espada esta vez en el pulgar del digimon, amputándolo con otro golpe. La escena se repitió varias veces, intentando conectar un golpe que nunca llegaba mientras cada vez su cuerpo se iba llenando de cortes, la mayoría de ellos superficiales ya que ahora Gorillamon intentaba evitar daños graves.

Cansado de que la situación fuera empeorando, el gigantesco gorila urgió una estrategia. De nuevo intentó propinar un puñetazo, que de nuevo no llegó al Musyamon, pero este solo era un señuelo. Aprovechando las manos de sus extremidades inferiores, agarró una de las piernas del espadachín, y colocando el cañón en la cara de su enemigo, abrió fuego. Una corriente de agua hirviendo se desplazó hacia Roku, que rápidamente colocó su espada para proteger al menos sus ojos. El dolor de sentir su piel abrasada fue grande, pero al menos no tendría que pelear a ciegas. Luego Gorilamon conectó un puñetazo en su estómago desprotegido, y sabiendo que sería su única oportunidad, escapó a la superficie, donde sabía que el combate se inclinaría hacia él.


-Jeh, por fin, aquí podré usar mi cañón, estúpido espadachín de tres al cuarto -decía recargando su energía-. Vamos, sal a la superficie, que te tengo un regalito...-pero antes de poder culminar su plan, él mismo fue sorprendido por un ataque sorpresa- ¿Pero qué, quién?

Maya, la perra husky de Sigrun, se encaramaba sobre aquel digimon clavando sus colmillos en su gruesa piel, y aunque la fuerzas de sus mandíbulas poco podrían hacer frente a la armadura natural constituida por la piel y músculos de aquel monstruo, la ferocidad hizo que hilillos de sangre comenzaran a manchar el pálido pelaje de ambos.

-¡¿Es que hoy nadie me va a dejar divertirme?! -gritaba el gorila cogiendo a la cánida- Bueno, al menos así tendré un aperitivo. ¡Ale hop!

Arrojándola a los cielos, el digimon abrió su boca esperndo la llegada de lo que iba a suponer su sustento. Cuando sintió la piel del animal depositarse sobre su lengua, y ya se disponía a masticar cuando sintió que algo se lo impedía.

-¡Oh, venga ya!

El samurai, habiéndose recuperado ya de los golpes recibidos antes, se encontraba ahora sobre él, impidiendo que cerrara sus mandíbulas usando su brazo y pierna como topes. Tenía la katana en su mano libre, podría atacar al digimon, apuñalarlo repetidas veces, y aunque no lo matara, lo debilitaría. Y a eso se disponía cuando vio que, empleando la lengua, ya se disponía a desplazar a Maya hacia su garganta para engullirla entera. Sin pensarlo, Roku soltó su espada para poder coger a la husky y sacarla de ahí de un tirón, y aunque seguro que la colisión contra el suelo la lastimaría, por lo menos seguía viva.

La presión que iba ejerciendo Gorillamon con sus mandíbulas provocó que los capilares empezaran a restallar, y Roku podía sentir cómo sus músculos comenzaban a desgarrarse por el esfuerzo de evitar que le arrancara las extremidades de un mordisco. Sin su espada, empleó la única arma de la que disponía. Con su mano libre, clavó su dedo índice en el ojo de su oponente, el cual gritó por el dolor de sentir cómo le destrozaban el globo ocular, y al abrir la boca permitió que el japonés escapara, recuperando su espada del suelo y reincorporándose a la batalla.


-¿Pero eres idiota o qué te pasa? Podrías haberme hecho más daño con la espadita, y en vez de eso usas un dedo. ¿Por qué?
-Necesitaba la mano libre para evitar que te comieras a un inocente. A veces hasta yo puedo actuar como un héroe.
-¿Inocente dices? ¿A quién te refieres, a eso?

Señalando con su cañón a Maya, rápidamente disparó, pero antes de que la colisión se produjera Roku ya se había colocado delante de ella, golpeando el proyectil para desviarlo a los cielos. Gorillamon siguió disparando mientras que Shiratorimaru seguía soportando los impactos, pero el no poder emplear las dos manos para blandirla empezó a hacer mella en el chico, y algunos disparos lograron explotar sobre él, machacando su hombrera derecha y quemando algunas partes de su cuerpo.

-Y esto te pasa por jugar al héroe... ¡Eso es un perro! ¿no? ¡No deberías perder tu tiempo en protegerlo, ni es humano ni digimon!
-Gracias por tu consideración, te voy a contar dos historias en compensación... La primera es sobre un pueblo de conquistadores, los hunos. ¿Sabías que cuando llegaban a un poblado, no solo lo destruían sino que además echaban sal en las tierras para que no brotara nada?
-¿Y qué tiene que ver conmigo?
-Pues que es una mentalidad muy “de conquistador”, pero aún no acabé. En ocasiones estos ejércitos enfermaban y debían perder a sus hombres, y esto era porque no tenían remedios para acabar con la enfermedad. A menudo era porque ellos mismos habían acabado con los remedios de la zona al no dejar vegetación ni nativos que pudieran tratar sus dolencias. Por eso mismo me niego a permitir que bárbaros como vosotros destruyáis lo que os venga en gana. Ni personas, ni animales, ni árboles.

Gorillamon se dio cuenta de que ningún disparo colisionó con los árboles del parque, y que por eso estuvo desviando sus proyectiles hacia arriba. Pero era estúpido revelar estos ideales a un enemigo, que podría usarlos para sentenciar el combate.

-Bueno, pues entonces acabamos aquí. No puedes atacarme a esta distancia ni desproteger a ese chucho, así que gano yo. Me lo pusiste difícil, pero ya se terminó, chico.
-No acabé mi segunda historia...

Cuando el Gorillamon disparó de nuevo, Roku golpeó el proyectil, pero esta vez no hacia arriba. En su lugar volteó la hoja y, acompañando esto con un paso lateral, comenzó a rotar él al mismo tiempo que su espada, e imitando la figura de un torbellino fue añadiendo fuerza centrífuga a la esfera de energía, hasta que finalmente, y con un golpe en seco, redirigió el ataque a su lanzador original, que sorprendido por aquel movimiento lo recibió de lleno.

-El estilo de esgrima que se creó para matar a los Deep Savers se basa exclusivamente en contraataques. Se inventó aprovechando las corrientes de agua que se producen en los combates submarinos, aprovechando esta y los músculos de las articulaciones y la espalda para posicionarse y poder dañar al enemigo empleando su propia fuerza sumada a la propia. Pero esto puede extrapolarse a un combate en tierra.

Mientras finalizaba con esto su segundo relato, se acercó a Maya para evaluar si estaba dañada. Hasta ese entonces Roku pensó que era otro perro, pero observando su mirada y su collar pudo identificarla. Empezó a pensar si Sigrun y los demás estarían bien, o por qué ella estaba allí, pero no había tiempo para ocupar su mente en preocupaciones, pues del humo levantado por el ataque emergió un malherido digimon.

-¿Pero quién demonios eres? ¿Esgrima para acabar con los Deep Savers? ¡Nunca he oído que exista tal cosa! ¡Y encima qué hace el emblema del Dragon roar en tu hombro! ¡¿Quién diablos eres?!

-...- el chico observó su hombro, desnudo por haber perdido antes la coraza que lo tapaba, y observó un extraño blasón grabado en su piel- Supongo que soy el de verdugo de dragones, pero puedes llamarme Benkei. Ya he demostrado que no puedes vencerme, devolveré cualquier ataque me lances, así que es mejor que te rindas y regreses a tu mundo.
-Jeh, ¿te crees que no guardo ningún as bajo la manga? Yo también tengo una sorpresita, y tú y ese perro sarnoso estáis muertos...

______________________



Méritos:
Avatar: Sigrun Vinter
Firma 1: Elluka Clockworker
Firma 2: Lena Stevens 
Firma 3: Hibiki Sanjo
avatar
Roku Ginshô
Tamer
Tamer

Faltas : Una por cada double.
Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 1042
Ficha : Mi origen
NPCs : Viejas historias
Nivel On Rol : Ancient spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Sven-Hyper Spirit
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Roku Ginshô (Adam Odysseum)
Rango: Holy General
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Turtle
Rango y Unidad Digi Aliado : Sven
Rango: Teniente
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Turtle
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Akira Kurusu el Jue Mayo 26, 2016 1:08 am

Devidramon antes de que Airdramon pudiese reaccionar, comenzó a generar de nuevo un poderoso torbellino. Este ataque, como antes había mencionado el Digimon gárgola de color azabache, se llamaba el Viento Demoníaco. El torbellino fue lanzado desde las alas de Devidramon directamente hasta donde se encontraba Airdramon que, con un nuevo Tornado de Dios, hizo impactar ambos ataques, haciendo que colisionasen y se autodestruyesen mutuamente en el acto. Sin embargo, todo esto se trataba de una treta trazada por el salvaje Digimon oscuro pues, antes de que el humo formado por ambos ataques se disipara, Devidramon se proyectó hacia el Digimon alado enemigo como si fuese un misil y le propinó un duro golpe con su cabeza. Sin embargo, Airdramon tuvo buenos reflejos y pudo escudarse con sus alas anaranjadas del ataque de Devidramon, no sin recibir un pequeño impulso hacia atrás en el aire y algo de daño en sus alas, dificultándole brevemente la estabilidad en el vuelo a ese ser de la familia Dramon sin extremidades que se quejaba con levedad del dolor y después miraba atentamente a su rival, Devidramon.

¡Un momento! ¡¿Dónde está tu asqueroso Tamer?!- preguntó el alado enemigo de la pareja, recorriendo el cuerpo del Digimon gárgola, buscando al muchacho que se suponía que debía de estar allí.

Ohhhh jojojojojo, hablando de ser temerarios...- Devidramon se rió traviesamente con su grave voz mientras veía al muchacho retorcerse en el aire. Resultaba que el chico, antes de que su compañero Digimon colisionase contra Airdramon, había saltado hacia donde se encontraba Airdramon y, en ese preciso instante se encontraba aterrizando en pleno rostro del Digimon serpentíneo.

¡Cucuuu! ¿Dónde está el Tameeeeer?- el muchacho intentaba reirse en la cara de Airdramon... nunca mejor dicho, porque era donde estaba situado en ese preciso momento, observando que el Digimon subordinado de ShadowSeraphimon lo miraba embobado... y parecía bizco intentando observar a Max que se situaba entre sus dos ojos- ¡Premio! ¡Estoy AQUÍ!- aunque sabía perfectamente que no podría hacerle daño... Si que podría molestar un poco, por lo que cerró ambos puños e impactó ambos con fuerza en los ojos del Digimon al que se estaban enfrentando en ese preciso instante, quien se quejaba enormemente del dolo que le ocasionaba, mientras Max, con una elegante voltereta hacia atrás, saltó y se posicionó en la garra derecha de Devidramon que se encontraba debajo de Airdramon para recibir a su Tamer, pues sabía que realizaría alguna maniobra para "quedar bien delante de las chicas". O al menos así le gustaba llamarlo a Devidramon. Max, por otra parte, prefería el término "tocar las narices al enemigo". Y lo habían conseguido. Desde esa posición y aprovechando su ventaja, se aseguró de conectar correctamente su próximo ataque sobre el Digimon que se encontraba temporalmente ciego, como si un poco de grava hubiese entrado en sus ojos, expulsando por los ojos lágrimas, un mecanismo natural para limpiar los ojos.

¡Ojos Rojos!- los cuatro ojos de Devidramon volvieron a iluminarse y desprendieron cada uno un destello láser de color carmesí, como las garras del Digimon gárgola. A pesar de que Airdramon era resistente contra los Digimon Virus, estaba pasándolas canutas. Sin embargo, el ataque terminó con un Airdramon rozando ligeramente la capa interior de la espesa niebla, por lo que el Digimon Virus voló raudamente y, agarrando de la cola a su enemigo, lo desplazó varios metros para que no dañase ningún edificio que hubiese fuera de la niebla- ¡Venga llorón! ¡Que aún no he acabado contigo, pollo sin brazos!- sin embargo y con algo de reflejos (y suerte) logró esquivar uno de los ataques perdidos de ShadowSeraphimon que éste utilizaba para provocar a Ulforce- ¡Eh tú! ¡Céntrate en tu combate! ¡Ulforce te va a patear el culo, angelito!- esa frase sirvió tanto para intentar distraer al Seraphimon oscuro como para animar a Ulforce.

Un día de estos te la vas a ganar...- le advirtió el chico de cabellos verdosos, escalando desde el brazo de Devidramon hasta la espalda de su compañero, mientras le daba toquecitos donde comenzaba su ala izquierda.

______________________


Are you ready for this? Fine. Let's do this!
avatar
Akira Kurusu
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 67
Nivel On Rol : Ultimate
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Yoko Littner el Jue Mayo 26, 2016 4:31 pm

La tensión del momento se respiraba. El aire que corría entre DemiDevimon y Gatomon era tal que se podía cortar con la mano y éste se oiría. Yo permanecía al lado de mi compañera felina mientras ambas mirábamos atentamente a aquél Digimon murciélago que, a pesar de haber recibido un buen puñetazo de parte de mi amiga, volvió a reírse con cara de granuja.

Juejuejuejue, bueno habéis tenido suerte. Pero ahora, en serio, no podréis detenerme- el malévolo murciélago voló realmente alto, a una distancia en la que nos podía observar bien sin correr peligro de que Gatomon saltase y le atacase.. Y claro estaba, con posibilidad de atacarnos, especialmente a mí, a quien veía como la más débil de las dos cosa, por otra parte totalmente normal- ¡Demi Dardos!- nuevamente una serie de jeringuillas con sus afiladas agujas cada una fue lanzada hacia mí, a lo que mi compañera tan sólo saltó hacia un lado y, en el aire, ejecutó su elegante ataque.

¡Patada de Gato!- dando un giro en el aire para posicionarse en una posición óptima, Gatomon se lanzó en picado contra las jeringuillas, dando una fuerte patada a una de ellas en uno de sus costados para no resultar herida, haciendo que ésta chocase contra el resto de las jeringas debido al fuerte golpe que había recibido, haciendo que éstas cayeran al suelo- Para lastimar a Yoko, primero tendrás que derrotarme a mí. Y como ves, no soy fácil de matar- una mirada de orgullo se dibujó en la gatita peleona que, aterrizando en el suelo, apoyó sus zarpas en sus caderas sonriendo pícaramente y esperando a que el DemiDevimon hiciese su próximo movimiento- adelante, intentalo las veces que quieras, el resultado será el mismo

¿Ah sí! ¡Pues toma esto! ¡Susurro del Diablo!- de los ojos amarillos del diablillo fueron lanzadas varias ondas de color violeta que avanzaban hacia Gatomon. No sabíamos el efecto exacto de ese ataque, pero desde luego que mi amiga no se quedo quieta en absoluto...

¡Ojos de Gato!- desde los ojos de color azul celeste de mi compañera unas ondas de energía de color rosa aparecieron también, haciendo frente a las del DemiDevimon y el ataque de dicho Digimon volador. Sin embargo el contraataque de Gatomon no acabó ahí, pues, en cuanto el Digimon que trataba de enfrentarnos dejó de emitir esas extrañas ondas, Gatomon, velozmente, avanzó hacia donde se encontraba el Digimon volando y, comprobando que de un salto podía atacarle, se preparó para su siguiente ataque- ¡Golpe de Gato!- mi compañera realizó un poderoso gancho ascendente contra el DemiDevimon, cayendo después al suelo con elegancia

¡Así se hace!- grité yo eufórica al ver el golpe que le había dado Gatomon directamente entre sus piernas a DemiDevimon, quien se retorcía de dolor y lagrimaba fuertemente.

¡Estáis muertas, malditas...! ¡DemiDevimon digievoluciona a! ¡Vilemon!- en lugar del demonio azulado allí se encontraba una especie de demoncito no muy grande, que tenía la boca abierta como si no la pudiese cerrar debido a que sus mandíbulas se lo impedían por el gran número de dientes que poseía- ¡Ahora me toca digievolucionar a mí!

Por dios, que ser más horrendo...

Estoy contigo
avatar
Yoko Littner
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 106
Cuentas :


Ficha :
Relaciones :
NPCs :
Nivel On Rol : Armadura
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Yoko Littner
Rango: Soldado
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: East Blue Dragons

Kate Littner (Gatomon)
Rango: Soldado
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: East Blue Dragons

Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Sigrun Vinter el Jue Mayo 26, 2016 8:55 pm

Ulforce vio de reojo como LadyDevimon se acercaba hacia él. ¿Es que ve que para un ultimate, meterse en medio de una pelea de megas es casi una muerte segura? Reaccionando deprisa, Ulforce usó su espada para realizar una estocada al aire, justo delante de LadyDevimon, para evitar que se acercara más.

- ¡Si quieres morir sigue avanzando, pero si valoras tu vida quédate dónde estás!- dijo el Royal Knight con voz firme y con el rostro serio.

No esperó su respuesta, porque además tampoco tuvo tiempo. ShadowSeraphimon volvió a lanzar un rayo oscuro en una dirección aleatoria. Por suerte, el Royal Knight fue lo bastante rápido para acudir allí y generar el escudo. Hasta ahora habían impedido que el ángel oscuro atacase a loa edificios y a los que estaban en tierra ¿pero cuanto más podrían durar? Debían de pensar en algo para dar la vuelta a la batalla, antes de que fuese tarde. Sigrun y Ulforce eran los únicos capaces de derrotar a ese mega. Ninguno de los dos dejaría que los demás corrieran riesgos innecesarios.

Sigrun quería terminar con aquella batalla cuanto antes, no dejaba de pensar en Maya y en la razón por la que había salido corriendo. ¿Se asustaría? ¿Habría algún digimon más fuera? La sublíder intentó tranquilizarse, llevaba el collar y la correa colgando. Cualquiera que la encontrase sabría que no está abandonada, además llevaba el chip puesto.

- No me quedaré tranquila hasta que la vea. Y no la veré hasta que hayamos acabado con esto- pensó antes de volver a centrarse en la batalla- ¡Ulforce! ¡Vamos a luchar en serio!

La sublíder llamó a su compañero, este se giró y voló  hacia ella, descendiendo rápidamente. Pasando a ras de suelo y, levantando algo de polvo, el Royal Knight agarró a su compañera con las manos y volvió a elevarse. Una vez de nuevo a la altura del rival, Sigrun se situó sobre el hombro de Ulforce. No era la primera vez que luchaban juntos, ahora Sigrun tenía suficiente dominio sobre su DigiSoul como para ser de apoyo a su compañero.

- Esto se va a poner interesante. ¡Una lástima que ya tenga la batalla ganada!- exclamó ShadowSeraphimon generando siete esferas oscuras a su alrededor.- ¡Podrás bloquear una, pero las otras seis impactarán sobre esta ciudad humana y quienes estén en ella! ¡SIETE INFIERNOS!

Las siete esferas oscuras se aceleraron en distintas direcciones, amenazando a los edificios fuera de la niebla y los que estaban en aquél campo de batalla. Ulforce no se movió, lo sublíderes tenían un as en la manga. La V del pecho de Ulforce empezó a brillar, tan rápido como su dueño su brillo aumentó.

- ¡¡Es hora de sacar nuestra carta del triunfo!!- gritó Sigrun.
- ¡¡LUZ DE YGGDRASSIL!! – gritó Ulforce al tiempo que disparaba trece rayos de energía que cruzaron el cielo, cubierto de niebla digital, como si se tratase de las raíces luminosas de un gran árbol.

Los  rayos impactaron en cada una de las esferas oscuras antes de que impactaran contra su objetivo. Un rayo para cada esfera. Los otros seis siguieron su camino y alcanzaron a ShadowSeraphimon al mismo tiempo que, impresionado al ver ese ataque, no pudo reaccionar a tiempo.

- ¿C-Cómo puede ser…? ¡Ese ataque no  existe! ¡No escuché nada sobre eso!

El ángel oscuro tenía su armadura dañada, y sus alas también recibieron algunos daños.

- Nadie lo sabía- dijo Sigrun en voz alta- No hay ningún otro UlforceVeedramon que pueda realizar esa técnica.
- ¡¿C-cómo dices?!
- “La Luz de Ygdrassil” es una técnica que he perfeccionado en base a mi propia experiencia- dijo el Royal Knight mientras enarbolaba su espada- ¡Ahora la balanza está a nuestro favor!

El caballero alado se lanzó como una flecha contra su rival, con la espada por delante. ShadowSeraphimon se posició y en el último segundo logro detener la hoja como antes, juntando las palmas de sus manos. Ulforce sonrió mientras forcejeaban.

- Has caído en la trampa.

El ángel oscuro no terminó de comprender a que se refería y cuando lo hizo ya fue tarde. Sigrun, rodeada de DigiSoul azul que ardía con intensidad, saltó del hombro de su compañero hacia la cabeza del rival. El ángel no podía hacer nada, si atacaba a Sigrun la espada de Ulforce lo atravesaría, así que decidió esperar el golpe de la tamer, creyendo que una humana no podría hacerle nada. Ese fue su error. El DigiSoul de Sigrun se había vuelto fuerte con el tiempo, al mismo tiempo que se fortalecía su compañero.

La sublíder de los Royal Knights dio un fuerte puñetazo en la cara al ángel oscuro, justo en el centro de la cruz torcida de su casco. El golpe, potenciado por el DigiSoul, fue lo bastante fuerte como para desequilibrar a ShadowSeraphimon y hacer que cayera, impactando contra el suelo.

Sigrun también cayó al vacío, aun rodeada de llamas digitales, pero Ulforce la agarró en el aire y la sujetó con su mano izquierda, mientras que con la derecha aún sostenía su espada. El ángel oscuro permanecía en el suelo, aturdido por el golpe, con la armadura dañada por la “Luz de Yggdrassil”. E incluso se le podía ver una pequeña grieta en la cruz torcida de su casco, provocado por el DigiSoul de Sigrun.

Ulforce aterrizó y dejó a Sigrun en el suelo, cuyas llamas digitales fueron desvaneciéndose hasta desaparecer. El caballero alado se situó al lado del digimon caído y le apunto con su espada. ShadowSeraphimon le miró, aún sin terminar de creerse que lo hubiesen derrotado, había tenido la victoria muy cerca. Sencillamente no podía creerlo.

- Como comprenderás no puedo dejarte con vida, después de lo que has estado haciendo por aquí- dijo Ulforce seriamente- Aun así te concederé el beneficio de tus últimas palabras.

Sigrun miró la escena sin decir ni una sola palabra, con la misma seriedad que su compañero. Si lo dejaban con vida, podría regresar más tarde para vengarse de la ciudad, nada garantizaba que no organizase otro ataque y que pusiera vidas en peligro.

- ¡No me arrepiento de haber atacado este patético mundo!- dijo el ángel oscuro.

Ulforce miró a Sigrun y ella asintió. Instantes después, la espada del Royal Knight descendió y atravesó el pecho del digimon que tras exhalar su último aliento se deshizo en datos. El caballero alado absorbió esos datos, pero solo los necesarios, por lo que ShadowSeraphimon tendría la oportunidad de volver a renacer en la Ciudad del Inicio del Mundo Digital.

- Con su líder caído los demás no deberían de tardar mucho en ser derrotados o rendirse- dijo Sigrun acercándose a su compañero- ¿Ayudamos a Max y los demás?
- Dejaremos que se encarguen de sus propios rivales.- dijo Ulforce, haciendo desaparecer su espada.



Maya fue arrojada lejos de la boca de Gorillamon, salvándose así de ser devorada, aunque se hizo daño en la pata delantera derecha al caer de lado contra el suelo. Por suerte no se rompió nada, sólo fue el golpe y una herida leve. Por otro lado, su hocico estaba manchado por la sangre digital del digimon. Maya permaneció tumbada en el suelo, pero cuando el samurái se acercó para ver si estaba bien, movió la cola.
Gorillamon aún tenía intención de seguir peleando, y parecía que el samurái tampoco se rendiría fácilmente. La husky se levantó, aunque sin apoyar la pata dañada, y mostró lo colmillos a Gorillamon. Aunque sin tanta fiereza como antes, porque ya había visto de lo que era capaz.

______________________
Tu nombre clama:
“runa de la victoria”,
para lo que amas.

~Gracias por el haiku, Roku~



Sigrun Theme | Ulforce Theme | Draco Theme | Kara Theme
Battle Theme | Lost Theme


Agrégame:

avatar
Sigrun Vinter
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 642
Cuentas : Irina Giorgatos
Ficha : Ficha de Sigrun Vinter
Relaciones : Relaciones de Sigrun Vinter
Cronologia : Diario de Sigrun
NPCs : NPC's de Sigrun Vinter
Nivel On Rol : Burst Mode/Future Mode
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Draco: Ultimate [BlackMetalGreymon]
Kara: Rookie [Dorumon]
Icono : Royal Knight: Guardianes del universo digital. Con fe ciega obedecen las ordenes de Yggdrasil y realizan cualquier acto para proteger su mundo.
Rango y Unidad : Sigrun Vinter
Rango: Hand of the King y Holy Knight
Unidad: Todo el clan (Blue Thunder Dragons)

Ulforce
Rango: Hand of the King y Holy Knight
Unidad: Todo el clan (Blue Thunder Dragons)
Rango y Unidad Digi Aliado : Draco
Rango: Knight
Unidad: Dragons Destroyers
Inventario :


Ver perfil de usuario http://ladyrk.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Ashely_mellorine el Vie Mayo 27, 2016 7:24 pm


Blurr

Al poco de recibir la llamada de su adorada amiga, Blurr se puso en marcha.

Meh... el Mundo Humano como lo detesto... todo lleno de olores que confunden mis sentidos... -pensaba mientras deambulaba por la base tomando unos folletos de información para el supuesto nuevo recluta de los US del que le había mencionado Ashely en su llamada, los cuales guardó en los bolsillos de su pantalón. Bajó a un sotanillo de la base donde tenían el acceso a portales que llevaban al digimundo, al menos era más rápido que tomar un trailmon.

-Buenas, Strabimon! Un viajecillo?-preguntaba el andromon encargado de los portales que reparaba una de las muchas maquinitas que los rodeaban.

-Recuerda que me llamo Blurr, amigo... siempre me llamas por mi especie jeje. Y sí, parece que tenemos un contrabandista en el mundo real Ashely me informó de ello y me decido a interrogarle un poco en nombre del clan.-dijo él.

-Ah, bueno eres un suboficial asique no soy quien para detenerte, eso si en el mundo humano es mejor pasar desapercibido, será mejor que lleves esto.-Andromon se levantó y se metió en una salita adyacente y le tendió una sudadera negra con forro de pelito que le ayudara a pasar más desapercibido.

-Meh... otra vez la manía de pasar desapercibido... con el calor que me dan  las sudaderas...-el strabimon se la puso de mala gana.

-Eso fue idea de Ashe, además da gracias que eres un digimon humanoide, creo que a un gizamon o a un tortomon les costaría más mimetizarse con los humanos jaja.-se rió Andromon y le dio finalmente tb unas esposas.-Por si el sospechoso de contrabando se pusiera tonto cuando le declares culpable, eso si. No lo traigas ni hagas nada hasta que no te digan algo Ashely y Gatomon eh?

-Vamos Andromon, soy suboficial no mero soldado, puedo detener a gente si lo deseo, no debo rendir cuentas a nadie-dijo Blurr.

-Rindes cuentas a tus superiores como todos y en vuestro grupo quien tiene mayor autoridad es Ashely, visto lo alocada que es su compañera asi que antes que hacer nada precipitado consulta con ella.

-De acuerdo! ¿Me dejas irme ya?-dijo el Strabimon ya algo cansado de tanto interrogatorio.

Tras eso Andromon no tuvo nada más que añadir y abrió el portal de Japón donde Blurr fue transportado de inmediato.

Al poco el strabimon ya deambulada por la ciudad, con la sudadera puesta con la capucha dejando solo libre su hocico.

Tengo entendido que si es contrabandista de alcohol olerá a esa sustancia veamos, según las indicaciones de Ashely, este portal me traería cerca del lugar donde ellas estaban... por lo que el contrabandista no debía andar muy lejos. El olor del alcohol solo le llevaba a tabernas y lugares cercanos pero.. habia un olor distinto... olor a alcohol mezclado con digimons....su olfato de strabimon no era bueno para rastrear tantas mezclas de olores e intentó discernir el olor de alcohol+ digimon. Si tan solo pudiera evolucionar a garurumon... mi olfato se agudizaría pero con tanto humano alrededor...-pensaba asique decidió mantener algo más su forma rookie. El olor le llevó a un parque donde vio unas ropas colgadas de un árbol, se acercó corriendo a ellas.

-Vaya... lo mismo se olió que ibamos a buscarlo y creía que así me daría esquinazo.. Ashely y esa maldita gata son de todo menos discretas... -de pronto un olor más claro a digimon y menos a alcohól se hizo más evidente en el entorno olfativo de Blurr.

Qué estarán haciendo digimons en el mundo humano? y huele a campo digital... eso no son digimon de incógnito o q vienen con misiones especiales como en el caso de tamers y digimons...-pensaba Blurr mientras otro olor desconocido mezclado con el anterior llamó su atención. Decidió seguirlo y pronto le condujo hasta un can... que parecía luchar contra un gorillamon y un... musyamon?

-En ellos se concentran todos los olores que yo rastreaba pero que es ese digimon extraño, no huele a datos ni tampoco a humano, q cosa es ese ser peludo, de 4 patas y que parece un gaogamon en miniatura?-dijo para si mismo Blurr maravillado y fascinado por el husky de Sigrun pues nunca antes había visto un animal.

A pesar de la curiosidad que le despertaba el perro, prefirió mantenerse oculto hasta que terminara el combate, pues para él le parecía algo deshonroso meterse en las peleas de otro. Asi que permaneció oculto tras unos árboles para ver como terminaba el combate.


Ashely y Ladydevimon

Ashely observaba con nostalgia como Yoko y su gatomon peleaban juntas, le traían recuerdos, cuando su compañera evolucionó por vez primera a Gatomon ante esa horrible de Mirtha e intentó salvar al youkomon de sus garras... y que luego ese youkomon renaciera de nuevo y se convirtiera en su aliado la llenaba de emoción y una lágrima de nostalgia y alegría de los amigos que había hecho en su viaje por el Digimundo, cayó de su mejilla. Ella siempre miraba para otro lado cuando su digimon acosaba pues no quería hacerse responsable de las locuras de su compañera, sólo si su vida estaba en juego o si necesitaba que su amiga le protegiera sacaba su lazo sagrado y la obligaba a hacerla caso.

Mientras tanto Ladydevimon estaba extrañada de que shadowseraphimon no cayera rendido a sus brazos tras su ataque "embrujo de amor" como lo hizo MetalPhantomon, supuso que sería por la diferencia de niveles, quizá a un champion y un ultimate pudiera hacerle efecto pero a un mega... ya era más difícil, aun así se olvidó del tema y fue a por su adorado Ulforcín.

Un rayo oscuro salió de shadowseraphimon y me giré instintivamente para ver a mi compañera.

-LADY!!!-grité pero mi digimon estaba demasiado lejos en el aire como para que le lanzara el lazo de mi digivice y la atrajera hacia mí. La sentí perder por un instante hasta que  Ulforce la detuvo.

- ¡Si quieres morir sigue avanzando, pero si valoras tu vida quédate dónde estás!-  le dijo el Royal Knight con voz firme y con el rostro serio.

Ulforce la protegió y la tez cetrina de LadyDevimon se tornó de rubor.

-Me... has... tu me has... protegido?-logró decir ella viendo como Ulforce generaba un escudo para protegerla del ataque.

De pronto me asusté porque mi compañera empezó a caer rápidamente manteniendo cerradas las alas.

-Ay dios! que le ha dado! ay q me la han matao!! Ladyyy!!!!-corrí hacia ella esperando cogerla y logré llegar hasta el lugar donde ella caía y su peso cayó entero sobre mí, lo que antes había evitado ahora me lo había comido con patatas.... por suerte volvió a ser Gato. -Gatomon dime algo... ¿estás bien?-la cogí y le miré la cara estaba toda roja y sangraba profusamente de la nariz y tenía una extraña cara de felicidad... -Gatomon, oyéme! estás bien? dime algo!-le pregunté zarandeandola un poco entre deseando y temiendo su respuesta porque esa carita y ese sangrado de felicidad solo podía significar una cosa...

-Ul...Ulforcín me quiere Ashe... salvó mi vida... soy taaaaaan feliz!-dijo al fin.

-Y de verdad crees que sólo por eso, te va a jurar amor eterno...? -de pronto ella me miró seria limpiandose la nariz con su guante, casi me asesinaba con la mirada por ello. -Vale, vale... es asi lo que tu digas...-le dije sin más, pensando también que teníamos ahí 2 gatomons ahora... espero q no se junten mucho porque no se si sabría distinguir a mi compañera de la otra....
avatar
Ashely_mellorine
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 312
Cuentas :
Ficha :
Cronologia : Diario de Ashely Shirley
NPCs : NPC's
Nivel On Rol : Mega
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Ultimate
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Ashely Shirley
Rango: Oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Green Light Speed

Gatomon
Rango: Oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Green Light Speed
Rango y Unidad Digi Aliado : Blurr
Rango: Sub-oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: The Huntress Moon
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Roku Ginshô el Dom Mayo 29, 2016 10:08 am

Offrol: Soy plenamente consciente de que las dimensiones de este post exceden lo humanamente coherente, pero ya que los combates están finalizando, y ciertamente había planificado una batalla de dos post, he intentado (sin éxito) hacerla más corta, quedando el experimento en esta extensión de violencia y palabras. ¡P-pero tranquilos! ¡Al final hay un resumen! ¡Y notas offrol! ¡Así que es aún más largo! ¡Es lo que pasa cuando le dais un digimon que provoca explosiones!¡Bakas!

Aquel monstruo apuntó con su cañón al cielo, y acumulando energía, efectuó un disparo que se elevó varios metros y, una vez alcanzó una altura considerable, explotó, liberando varios lúmenes que descendían como pavesas incandescentes. Siendo aquel espectáculo a la vez hermoso y perturbador, Roku no comprendía muy bien sus intenciones, por lo que, y no perdiendo nada, preguntó a su enemigo qué estaba haciendo.

-Oh, muy sencillo -respondía, liberando otro ataque de igual manera-. Tras toda tu charla de proteger las vidas y tal, me imagino que has procurado que en este parque no haya nadie, ya sabes, para que no salgan heridos y esas chorradas típicas de los humanos. Pero aunque no lo parezca, soy muy listo, y he hecho mis deberes. ¿No llamáis a esto “fuegos artificiales”? Seguro que no tardan en venir gente para ver si es una fiesta o algo, y entonces no será tan fácil como proteger los arbolitos, y estaremos hablando de personas de verdad -decía, esbozando una sonrisa-, ¿ves como había un as bajo la manga?

Pensando que esa expresión estaba mal empleada por el hecho de no tener ninguna prenda, el chico empezó a liberar energía de su espada, despidiendo de nuevo al dragón negro para que interceptara los proyectiles, mas el plan de su oponente era otro. Imprimiendo ambos una cantidad diferente de energía en sus ataques, Roku estaba cada vez más agotado, mientras que Gorillamon se limitaba a lanzar pequeñas andanadas, más como cebo que otra cosa. En poco tiempo el samurai no podía realizar su técnica, y aquel primate, victorioso, se acercó a él.

-Ya no somos tan gallitos, ¿oh? -decía mientras su puño se clavaba en el estómago de Roku-. Créeme que voy a disfrutar mucho esto...
-¿Y qué tal el ojo? - respondía a la provocación el chico.
-¿Cómo que el ojo? -desde su ángulo ciego, e imprimiendo las fuerzas que le quedaban, la Shiratorimaru se clavó en aquella dañada cuenca, atravesando el párpado con violencia- ¡Pero serás hijo de...!

De un poderoso golpe arrojó a Roku a una considerable distancia, aprovechando para quitarse la molesta espada y lanzarla lejos, cegado tanto por la herida abierta como por la rabia. Con su único ojo sano, detectó a una víctima sobre la que descargar toda su frustración e ira, y su pupila se posó sobre la perra de Sigrun, a la que apuntó reuniendo una gran cantidad de poder en su cañón.

-¡Energy cannon!

Su arma regurgitó una gigantesca corriente de energía que amenazaba con extinguir al animal, pero aprovechando la fuerza del golpe y rebotando contra un árbol del lugar el Musyamon la recogió para que no encontrara su final en una pelea que no era suya.

-Tranquila, pequeña, no voy a dejar que te pase nada -le decía a la can- ¿Cómo podría decírselo luego a Sigrun?
-¡Creo que ese ha sido tu último error! -gritaba iracundo el monstruo- ¡Si en vez de salvar a esa estúpida bestia hubieras cogido tu espada habrías tenido un golpe limpio! ¡¿Es que vas de sobrado?!
-No, pero ya te lo he dicho: no voy a dejar que mates a nadie. Además, creo que he demostrado que puedo matarte con mis propias manos, sin olvidar otro estúpido detalle: ¿cuánta energía gastaste en ese último ataque?

Ciego de ira, Gorillamon sabía que en ese último golpe se había pasado, pues quería ver los huesos quemados de aquel animal que minutos atrás intentó abrirle la carne de la espalda. Ese ataque iba al samurai, pero este se encontraba en su punto muerto, por lo que simplemente quiso matar algo. Pensaba emplear el argumento de que, habiendo evadido el ataque, este chocaría contra alguna zona habitada, provocando muertos, pero cuando con su sonrisa burlona iba a emitir esta frase, observó la mirada que el guerrero mantenía en él. Con una frialdad extrema, acariciaba el lomo de la husky mientras le susurraba que estuviera tranquila, pero aquellos ojos eran los de un asesino, manteniendo una mirada calmada como aquel lago y afilada como la propia katana. Si no se iba de ir lo iba a matar en el próximo ataque, y sin poder responder con sus disparos, el digimon se imaginó cómo efectuaría la ejecución, temiendo aquellos extraños movimientos que le habían costado ya varias heridas. Básicamente, tenía miedo. Miedo a morir, miedo al dolor, miedo a no saber cómo sería su final... En definitiva, miedo a Roku.

-¿Cuánta energía? ¿Y si lo compruebas tú?

El Musyamon se giró viendo quién había pronunciado estas palabras, observando a un esqueleto sin piernas y metálico que, portando una guadaña que emanaba relámpagos violetas, estaba reteniendo la onda del ataque anterior de Gorillamon, proyectándola de nuevo sobre el samurai, que solo pudo cubrir a Maya del daño volteando su cuerpo y recibiendo la totalidad del ataque en su espalda, dejando escapar un alarido de dolor crudo.

-MetalPhantomon, ¿qué haces tú aquí? Se supone que de causar estragos me encargaba yo.
-Ya, ya, lo que tú digas -decía acariciándose con su mano una zona de su cara que, hundida, tenía la huella digital de quien le había derrotado-. El plan ha salido mal, Ulforce ha resultado ser más poderoso de lo que pensábamos.
-¿Estás diciendo que ha vencido a BlackSeraphimon? Se suponía que entre tú y él podríais ponerle freno, mientras los demás nos encargábamos de matar a sus seres cercanos y destrozar la ciudad. ¡¿Cómo ha podido ocurrir?!
-Pues resulta que sus aliados no han resultado ser los peleles que pensábamos, ni que el RK se había ablandado por proteger a los débiles. Si bien pensábamos jugar con ellos y matarlos delante del caballero azul, resulta que saben pelear y todo. Por suerte mi oponente se descuidó, propinándome un ataque que me arrojó fuera del campo de niebla, sin rematarme, y como te has dedicado a liberar energía tan libremente no me ha sido difícil localizarte...
-¿Y cómo pudo derrotarte? Me refiero, no conozco a nadie que se te acerque en fuerza y crueldad más allá de nuestro líder...
-... Prefiero no hablar de ello -decía mientras su mente recordaba a aquella LadyDevymon que le había seducido y humillado-. Simplemente ella usó una táctica extraña -decía amargamente mientras exhalaba un suspiro de amor no correspondido, recordando la sinuosa figura de la digimon diablo, y moviendo la cabeza a los lados intentó olvidarla a ella y al maleficio que aún le carcomía-. Esa maldita casquivana...
-...¿Te ha vencido una mujer? ¿A ti? ¿Que siempre dices que “la muerte equipara a todos, pero no al sexo débil”? -el digimon tenía que ahogar su risa sabiendo que esta supondría su muerte inmediata- Si siempre has defendido que las tamers mujeres son unas sentimentales, lloronas, sin ninguna capacidad de mando o dotes bélicas, y que todo digimon que adopta sus comportamientos se vuelve débil. Me cuesta creer que no hayas defendido tus ideales hasta el fin.
-Mantengo esos ideales, casi la derroto por el hecho de que tuvo que defender a esa niñata del digivice, pero luego usó sus encan... Una técnica extraña que me hizo apiadarme de ella y, antes de darme cuenta, ya tenía su puño en mi cara.
-Esa marca parece más un guantaz...
-¡A callar! -decía, con su cara metálica al rojo vivo- ¡Lo importante ahora es que aprovechemos que se están reagrupando para atacar el corazón de la ciudad y dejarles un recuerdo antes de escapar a nuestro mundo! ¡Así no será una derrota absoluta!

Mientras mantenían esta conversación, Roku se alegraba de que el grupo de tamers y digimons resultaran vencedores de aquella batalla, pensando a su vez que el género no era motivo de pensar en fortaleza o debilidad, pues ya había visto a mujeres humanas demostrar fiereza en la batalla o arriesgar sus vidas, capacidades que él, en el inicio de su viaje, carecía de forma absoluta.

Incorporándose a duras penas por el agudo dolor de su espalda, intentó ver si Maya estaba bien. Limpió la sangre del digimon que quedaba en su rostro y comprobó que no tenía ninguna quemadura del ataque, pero cuando ya pensaba decirle que regresara con su dueña, comprobó que tenía una de sus patas heridas, imposibilitándole la carrera.

-No...-decía, sin saber qué podría hacer- Creo que vas a tener que hacer un esfuerzo, yo intentaré distraerlos y...- pero la perra comenzó a emitir un gruñido lastimero, como si algo le preocupara o su condición estuviera empeorando- ¿Qué te ocurre? -decía Roku, como si el animal pudiera responderle, pero este simplemente se apostó en el suelo con una expresión de dolor en su rostro.
-Ah, quizás sea yo -decía la Parca mecánica-. Verás, una de mis habilidades es mover la electricidad de mi guadaña para que esta produzca profundos cortes, pero claro, a su vez emana un desagradable sonido... Y me estaba preguntando qué tal afectaría este a los animales del mundo humano. ¿”Ultrasonidos” los llamábais? Mi grave scream irá aumentando cada poco, hasta que todos los animales de esta zona estén muertos. ¿Esa no era la mascota de esa RK? Gorillamon, ya verás cómo su cara se contorsiona cuando la vez sin vida y con la sangre manándole de los oídos. Seguro que llora como un bebé.
-¿No seria más rápido que los matáramos ya? El samurai emplea extrañas habilidades y puede darnos un susto y...

Con expresión serena, el esqueleto le hizo callar con un gesto, yendo a coger la katana del Musyamon y lanzándosela para que la cogiera. Luego se acercó a este levitando sin ningún tipo de énfasis, y cuando ya estaba a escasos metros, simplemente dijo:

-Te doy una oportunidad. Voy a pegar con la guadaña desde tu hombro derecho. Intenta detenerlo, ¿de acuerdo? A la de tres: una, dos y ...-si bien Roku ya había adoptado una posición defensiva, su katana estaba quebrada, y su hombro derecho destrozado por una hoja que ya le había atravesado el torso-Tres... ¿Ves, Gorillamon? Esta es la diferencia que existe entre un Champion y un Perfect, que es como la de un hombre y una mujer. Unos nacen con el poder para evolucionar, y las otras están condenadas a extinguirse, ¿entiendes? Y ahora volvamos con el plan original, mientras te recuperas yo pongo la música -decía mientras de la guadaña empezaba a despedir alaridos y gritos-. Si este volumen ya empieza a hacerte daño imagina el calvario del chucho, ¿qué se siente al morir sabiendo que no eres nada?

Roku, que tras el ataque se había desplomado sobre sus rodillas, era consciente de la diferencia de poder, pero sabía que ya no podía hacer nada. Había perdido, y probablemente de su fracaso surgieran otras víctimas a manos de aquellos dementes. Especialmente lo sentía por los humanos y digimons que habían jurado proteger ese mundo, mientras que él no había sido capaz de lograr nada. Definitivamente entendía por qué él no era un tamer, por qué el mundo digital no lo había elegido, pero era tarde para lamentos. Sus brazos ya estaban entumecidos, estaba perdiendo demasiada sangre y su fin estaba cerca, pero antes de que se apagara la última ascua de su voluntad, sintió algo extraño. Era tibio, y nacía de la punta de sus dedos.

Cuando giró su cabeza con considerable esfuerzo, la vio. Maya le estaba lamiendo las heridas de la mano y el brazo, pese al infernal sonido que debía estar soportando. Podía ver como un hilillo de sangre empezaba a nacer de una de sus orejas, revelando que la presión era tal que afectaba ya a sus capilares, amenazando con empezar a reventar otros vasos sanguíneos más próximos al cerebro. Agarrando con su otra mano lo que quedaba de su hoja, se dijo a sí mismo “me da igual”, y esta frase lo llamó a él.

No sabía su nombre, pero no era la primera vez que lo convocaba. El Musyamon original, en forma de fantasma, permanecía inmóvil frente a Roku, sin pronunciar vocablo alguno. Era una figura que solo él podía ver, pero el muchacho empezó a hablarle como si de verdad estuviera allí.

-Me da igual lo que me pase, me da igual quedarme siempre en esa forma, me da igual que mi cuerpo no lo aguante... Como si tengo que hacer un pacto con el mismísimo diablo, ya me dan igual las consecuencias. Quiero poder, quiero poder para protegerla a ella, a Shibuya, a la humanidad... Pero sobre todo, quiero el poder para dejar de sentir que soy una carga. Y si no me lo das tú, tendré que arrebatártelo con la fuerza que me queda.

Cerrando los ojos, el Musyamon desenvainó la Shiratorimaru original y la clavó sobre el corazón de Roku. No era aquella la primera vez, pero la sensación no fue agradable. Pudo sentir de nuevo cómo varios seres intentaban arrancarle la piel, fantasmas del pasado del samurai, hasta que finalmente quedaron solo tres: un dragón despojado de sus alas, un can de tres cabezas y una sierpe descomunal, los cuales clavaron sus colmillos sobre la destrozada figura digital de Roku, que de nuevo, gritó. Y en ese grito expulsó sus miedos, su rabia y sus deseos personales, quedando solo un sentimiento.

-Párala -dijo una voz que retumbó en el parque como si miles de ánimas se agolparan en una sola presencia-. Párala ahora mismo.

MetalPhantomon y Gorillamon, que seguían planificando su próximo movimiento, se giraron para ver quién les hablaba, y se quedaron sorprendidos al ver a aquel digimon gigantesco que, portando dos espadas, andaba con calma hacia donde ellos estaban. Pese a que las hojas estaban guarecidas en unas curiosas vainas, sabían que estaban en peligro, que aquel ser iba a matarles.

-¿Que pare el qué?- antes de que el digimon respondiera a la interrogante, el brazo mecánico de Gorillamon, así como la parte inferior de su camarada, permanecían ya en tierra, amputadas de sus cuerpos originales- ¡¿Pero qué...?!
-”Rinkazan” -fue lo único que pronunció, habiendo despojado a sus espadas gemelas del metal que las aprisionaba-. Si quieres permanecer con vida treinta segundos más, detén ese molesto ruido. Si no, lo próximo que oirás será a tu amigo llorando tu defunción.
-¡Así que te crees muy fuerte por haber evolucionado antes de palmar! -gritaba el digimon- ¡Pues no te creas que eres el único con esa habilidad, idiota!

Clavando su guadaña en su compañero, empezó a inundar a este de la propia energía que generaba para efectuar sus ataques, y aunque el proceso era doloroso, aquel gorila regeneró su extremidad perdida, pero su piel empezó a arder. Siendo consumido hasta los huesos, las llamas modificaron su aspecto, dando lugar a un ser humanoide, más pequeño, pero que emanaba un aura intimidante. Rodeado de fuego y cadenas, su rostro lo cubría una máscara de metal que lo asemejaba a su benefactor

-Soy MetalPhantomon, manejas las almas y el poder crudo es una de mis habilidades, y aquellos a los que mato alimentan a mis aliados. ¡Si bien es cierto que con esto la esperanza de vida d emi compañero se ha reducido, el precio es poco para enseñarte quién manda aquí!¡DeathMeramon! ¡Quema este insulso bosque mientras yo aniquilo a quienes hayan osado entrar en este parque!

El plan del digimon era que, mientras su compañero exhalaba su fuego sobre los árboles, el samurai titánico intentaría detenerlo, y aprovecharía ese momento para reunir toda su energía en la guadaña y degollarlo de un único golpe, mientras seguía manteniendo alto su Grave Scream para que los animales y humanos del lugar murieran. Pero esto nunca se llegó a producir, pues simplemente apuntando con la punta de una de sus hojas al digimon ígneo, que se disponía ya a iniciar un incendio forestal, pronunció:

-”Gaia riakuta”.

Y una pequeña perturbación atmosférica sucedió ante el ataque de aquel que ahora se llama DeathMeramon, que pudo ver como sus propias llamas eran absorvidas por un vórtice que luego liberó una explosión frente a él, dañándolo seriamente.

-Vaya -decía el samurai-. Por lo que veo puedo emplear mi técnica de ignición en cualquier punto del espacio, eso no lo sabía... Solo deseaba detenerlo y mi cuerpo ha actuado solo.
-¡¿Crees que así lograrás algo?! ¡Tenemos el numerito de los fuegos artificiales, tenemos el sonido de mi arma y tenemos tu explosión! ¡Quieras o no, tendremos público, y va a haber heridos que serán TÚ responsabilidad! ¡Aunque nos mates eso te seguirá para siempre!
-Supongo -decía el humano saltando varios metros, impulsado por una explosión que dejó en la tierra su huella-. Veamos...-examinando con la vista el parque, evaluó que si era cierto que comenzaban a haber visitantes no deseados, a lo cual, concentrándose de nuevo, asustó con explosiones controladas cerca de estos para “guiarles” fuera del lugar- Sé que me sentiré fatal mañana tras esto, pero es lo que toca. Habrá que fustificar esas explosiones...

Arrojando una de sus espadas cerca de Maya, talló de nuevo con esta técnica un bloque de roca sobre el que permanecía el animal, dejando su arma como una especie de rampa para que pudiera bajar luego, para luego descender y clavar con fuerza su espada en la tierra hasta el mango, reuniendo una gran cantidad de energía en esta. Aprovechando los espacios existentes en la tierra por los que se movían pequeñísimas corrientes de aire, haciéndolas estallar con su técnica. Batiendo de este modo la tierra del parque, generaba nuevos espacios por los que repetir el proceso, haciendo que toda la tierra temblara y crepitara, empezando en el proceso a generar una enorme colada terrestre que el samurai limitaba a afectar con su habilidad, gastando todas las fuerzas adicionales de esta forma en este proceso, frente al cual sus enemigos solo podían temblar al igual que el suelo bajo sus pies.

Finalmente, la corriente de tierra incandescente se propulsó contra el punto inicial, simultáneamente a una gigantesca explosión que hizo que esta tierra ocupara todos los espacios que habían quedado libres por las detonaciones anteriores. Dando un golpe seco con la hoja en la tierra, un gigantesco bloque mazizo, resultado de todo el calor generado por los continuos ataques y sumado a la presión ejercida por el digimon, se separó del propio parque ante una única explosión, la más poderosa de todas las provocadas.

-¡Que el dragón devore a mis enemigos! -grito el digimon mientras aquella placa tectónica, tallada a modo de broma personal como unas enormes fauces, se desplomó sobre los desafortunados digimon, y fue tal  el tamaño de esta que su muerte fue instantánea, pues si el peso no acabó con ellos, la onda de choque producida por la colisión de ambas placas terrestres lo haría-Un “seísmo” es un fenómeno producido por el choque de dos placas tectónicas, es decir, dos grandes masas de roca que se desplazan por el manto terrestre. Con la técnica de Gaia he creado un “colchón de aire” a altas temperaturas que luego he detonado para desplazar la tierra del parque, la cual he condensado con las primeras explosiones para conferirle una mayor dureza. A este fenómeno se le llama también “terremoto” -explicaba el humano a su Bakemono, el cual estaba con la boca abierta tras ver el espectáculo que había provocado su compañero-. Todos los daños de la batalla, ya sean de aquí o de la ciudad. No creo que investiguen qué lo ha provocado, así que... -decía, clavando repetidas veces la espada en la roca y detonándola a partir de sus grietas para desmenuzarla, dejando la arenisca típica del parque.
-Te has cargado el parque... ¡Te has cargado el parque! ¡Tío, ahora seguro que vamos a la trena! ¡Y yo allí soy un caramelo! Espera, que no tengo cuerpo... ¡Te van a hacer yaoi del hardcore a la fuerza, y yo no quiero mirar eso! ¡Esta vez nos pasamos! ¿Qué digo? ¡¡Te pasaste tú!!
-Cálmate y respira -decía, observando cómo tras liberar la masa de arena sobre el parque podía ver los restos aplastados de aquellos digimons, descomponiéndose en datos-. Japón está exactamente sobre dos placas tectónicas, es normal que tenga temblores de una magnitud mayor a este artificial, sino mira -decía, señalando a Maya, que estaba a salvo en aquel montículo-. Lo mío solo habrá afectado un poco a Shibuya, nada que los refuerzos arquitectónicos no vayan a frenar. En cuanto al parque... “Esa es otra historia”.

Árboles arrancados de cuajo, desplazamientos de tierra, fallas que habían surgido tras el ataque... Definitivamente los daños no eran eternos, pero allí estaban. Por suerte había desalojado el lugar con violencia, pero estas personas no sabían que ese susto les había salvado la vida. Se acercó a Maya y con un silbido amistoso la ayudó a descender, evaluando su pata herida.

-Oye, lo que Japón está sobre dos fallas... Si bajaras a donde se cruzan y usaras esta nueva fuerza... ¿El terremoto se cargaría Japón?
-Técnicamente podría hacerlo, pues al desplazar algo tan grande la fuerza sísmica afectaría a toda la isla, no ya solo a nivel de tierra colisionando, sino también al volumen de agua que se desplazaría, ¿por?
-¿Crees... Crees que Benkei hizo algo así en el digimundo? Me refiero, igual su registro es incompleto por, ya sabes. Que no dejara supervivientes.
-Puede.

El digimon hizo leña de un árbol caído para tallar unas pequeñas tablas del tamaño adecuado para la pierna de Maya, y sosteniéndola, empezó a moverse por el derruido lugar. Aunque no le quedaban fuerzas para pelear, prefería aprovechar todo lo que pudiera esa forma, ya que desplazarse por el parque en ese estado sería un calvario. Finalmente llegó a donde había dejado su ropa, y cortando una de las mangas entablilló la articulación dañada. Evaluó además el alcohol perdido, que si bien no fue todo (casi parecía un milagro, pero las bebidas de lujo se conservaban en botellas resistentes precisamente para evitar que se desaprovechara en accidentes domésticos) una gran parte se había perdido, y aprovechando un charco que sumaba varios licores, desinfectó las heridas de Maya.

Tras esto, sintiendo que le abandonaban las fuerzas, se preparó una muleta con la abundante madera del lugar, pues sabía lo que pasaría ahora. Tras destransformarse, su cuerpo estaba destrozado: numerosos cortes, una enorme cicatriz que nacía de su hombro, probablemente algún hueso roto... Por suerte la capacidad de regeneración del digimon gigante superaba la de los demás, por lo que el daño que pasaba a su forma humana no era letal, pero sí era cierto que aumentaban las heridas talladas en su carne... Del súbito dolor acabó expulsando su parco desayuno, y limpiándose como pudo (incluida una gárgara con el alcohol, pues no quería ir oliendo a vomíto) se guardó su digivice en el bolsillo de su destrozada chaqueta, y mirando a Maya, le dijo, una vez más como si pudiera entenderlo:

-¿La señorita puede andar o necesita que la cargue?

-Resumen:

*MetalPhantomon, viendo como Ulforce ha barrido el suelo asesinado a su líder, ha buscado a Gorillamon para, por lo menos, asesinar algunos humanos y que los tamers se pongan tristes por eso de no defender a la gente.
*Entre los dos le han pegado a Roku la paliza de su vida (mentira, ha sido un disparo y un tajo).
*Roku ha evolucionado a Gaiomon, y como este digimon puede controlar la atmósfera para provocar explosiones... Ha provocado un seismo creando una detonación que ha creado una pequeña placa que, al caer sobre otra... Se ha cargado el parque.
*Como dijo antes, esto es rutina para los japos, que tienen los edificios a prueba de seísmos. Pero el parque no tiene esa seguridad, imaginen cómo ha acabado.
*El propio Roku asustó a los viandantes del parque para que se fueran del lugar con explosiones pequeñas. Esto no se aplica a los que se estuvieran escondiendo, que han experimentado de primera mano un terremoto.
*Por la ignición de gases y los temblores del lugar todo el parque huele ahora a ceniza, por lo que rastrearle va a estar difícil por los sulfuros y demás (recordemos que lo más letal del fuego son los gases, responsables del 80% de las muertes).
*He intentado no diosear y justificar el por qué de estas acciones (dos contra uno, le sacaban un nivel, aún no sabe qué es Gaiomon, este digimon puede EXPLOTAR la atmósfera...), si bien es cierto que parte del alcohol se ha salvado (por eso de que en una rama reventarían las botellas que chocaran contra el tronco, pero el resto en teoría se salvarían). De todas formas seguir este rastro es imposible por lo dicho en puntos anteriores.

AHORA tienen un motivo por el que detenerlo.

______________________



Méritos:
Avatar: Sigrun Vinter
Firma 1: Elluka Clockworker
Firma 2: Lena Stevens 
Firma 3: Hibiki Sanjo
avatar
Roku Ginshô
Tamer
Tamer

Faltas : Una por cada double.
Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 1042
Ficha : Mi origen
NPCs : Viejas historias
Nivel On Rol : Ancient spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Sven-Hyper Spirit
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Roku Ginshô (Adam Odysseum)
Rango: Holy General
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Turtle
Rango y Unidad Digi Aliado : Sven
Rango: Teniente
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Turtle
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Akira Kurusu el Dom Mayo 29, 2016 6:01 pm

¡Bwajajajajajah! ¡Te dije que ibas a morir angelito!- Devidramon estaba eufórico, al ver la manera en la que UlforceVeedramon había acabado con su enemigo, el ángel caído que lideraba el grupo de Digimons salvajes que planeaban destruir el Mundo Humano... O al menos Shibuya. Nada más presenciar ese espectáculo, volvió a encarar al Airdramon que acababa de recuperar la vista de nuevo, mientras jadeaba de dolor, intentando respirar dificultosamente.

Pero... ¿Por qué no consigo... Darte ni un sólo golpe...?- Airdramon se quejaba, dolorido, intentando aguantar el vuelo, mientras que Max se posaba, de pie, en la cabeza de Devidramon, cruzando sus brazos entre sí y mirando con una cara realmente seria al enemigo volador que se encontraba ante ellos.

Eso se debe a que... ¡Prometí a una persona a la que quiero que no perderíamos ni un solo combate hasta que despertase! Además, ¿¡Quién demonios te crees que somos?! ¡Hemos sobrevivido al Coliseo de la muerte de Summoner!-- a pesar de que Max solía ser un muchacho alegre y despreocupado... Pero en cuanto le recordaban el trágico destino de Natsuki, su ex-novia, a manos de Summoner, el espíritu combativo de Max se llenaba de un fulgor ardiente que le hacía sentir imparable, con una furia recorriéndole todo el cuerpo.

Además, ¡nos tocan las narices la gente que se cree con el poder para destruirlo todo! ¡¿Os creéis por encima de las leyes morales para hacer lo que os plazca?! ¡Estoy harto de los Digimons como vosotros! ¡Dais vergüenza ajena! ¡No sois mejores que los asesinos y violadores del Mundo Humano! - inmediatamente después de expulsar esas palabras por su boca, Devidramon se lanzó con rapidez hacia el Airdramon, estirando sus dos garras hacia el cuello de Airdramon, realizando un rizo en el aire y descendiendo velozmente mientras desplazaba sus garras, arañando en el proceso al Airdramon con fiereza, quien gritaba dolorosamente y Devidramon, se acercaba hasta quedar a escasos milímetros de la cara de Airdramon y comenzando a hablarle - El dolor que vas a experimentar no es ni la décima parte de lo que que mi amigo ha experimentado por culpa de gentuza como tú- Devidramon apoyó una de sus garras en la mandíbula inferior del Airdramon, mientras que con la otra la posaba en la mandíbula superior, comenzando a abrir la boca del Airdramon con fuerza, a pesar de que el Digimon que se encontraba atrapado en ese mismo momento, intentaba resistirse con todas las fuerzas que le quedaban. Sin embargo, el Digimon gárgola, agarrando con sus piernas y su cola el cuerpo serpenteante de Airdramon, desencajó completamente la boca del Digimon volador y, con sus ojos escarlatas que comenzaron a brillar- ¡Ojos Rojos!- cuatro rayos láseres fue lanzados desde el rostro del Digimon gárgola hacia el interior del Airdramon, quemándole y perforando sus órganos internos desde dentro, quemándolo vivo mientras Devidramon lo estrellaba contra el suelo, reventando todo el cuerpo del Digimon alado y convirtiéndolo en datos, dejando la silueta de Airdramon enmarcada en el suelo de piedra.

El DemiDevimon que se enfrentaba a Yoko y a Gatomon, que se había convertido en Vilemon, quien lo estaba observando con asombro al ver que Devidramon había derrotado de una forma tan bestial a su compañero volador. Max, quien había bajado de un salto al suelo y con una expresión totalmente distinta de la que le habían visto sus compañeras, agarró una de sus cartas junto al Digivice, cada una en una mano.

¿Y tú que miras? Bueno, supongo que puedo matar dos pájaros de un tiro. ¡Carta leída! ¡Stingmon!- rápidamente el muchacho pasó la carta que sostenía entre sus dedos por el dispositivo digital. En la carta aparecía un Digimon Insecto de color verde y negro, con largas antenas y ojos anaranjados.

¡Ataque Punzante!- del brazo derecho del Digimon gárgola apareció una cuchilla láser de color violeta que, sin darle tiempo a reaccionar al Vilemon y acelerando raudamente, le atravesó de adelante hacia atrás, matándolo en el acto y convirtiendo su pequeño cuerpo en datos. Max estaba de pie, impasible ante la violencia y la sangría demostrada por su compañero Digimon. Sin embargo, algo extraño ocurrió. Sus ojos se cruzaron con los de Yoko, la Tamer novata que acababa de conocer ese día. Sus dorados ojos hicieron que el odio y la rabia del muchacho de cabello verde desapareciese.

¿Qué demonios...?- el muchacho pensó de pronto sin comprender cómo aquellos dos ojos podían haberle calmado de una manera tan repentina. Devidramon quién volvía de exterminar al enemigo, deshaciéndose de su hoja de color violeta, convirtiéndola de nuevo en datos.

Ohhh... Vaya vaya, esa mirada lo dice todo, Maxi- decía el Digimon gárgola burlándose de su Tamer, quién lo miraba con una ceja levantada mientras suspiraba.

Cállate de una vez, maldito sádico...- en cuanto el Digimon gárgola se acercó hacia Max, éste le dio un golpe en la cabeza.

¡Au! ¡¿Pero qué haces bestia?!- Devidramon se acarició la cabeza debido al coscorrón que había recibido de parte de su amigo, mientras éste reía con levedad, sin que se notase mucho. Sin embargo, un temblor en la tierra se oyó. Se sentí cerca, aunque no parecía que esa zona fuese peligrosa. En cuanto la espesa niebla que rodeaba la zona se disipó, pudieron ver, a lo lejos, justamente donde se encontraba el parque de Shibuya, una espesa cortina de humo.

¿Qué narices es eso...?- Devidramon se posó sobre sus brazos y sus piernas, como si fuese un perro gigantesco con alas de color negro y endemoniado.


PD: Perdón si ha salido el post muy endiosado, necesitaba derrotar ya a ese enemigo y creí que Gatomon no iba a ser capaz de matarlo... Además, alguna secuela le tiene que quedar a Max tras lo ocurrido en el Coliseo ¿no? xD

PD2: Se supone que Ashely, Gato, Kate, Yoko, Ulforce y Sigrun oyen lo que Max y Devidramon le dicen a Airdramon y ven el salvajismo con el que Devidramon destroza a sus dos enemigos xD

______________________


Are you ready for this? Fine. Let's do this!
avatar
Akira Kurusu
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 67
Nivel On Rol : Ultimate
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Yoko Littner el Mar Mayo 31, 2016 11:32 am

A mi alrededor comenzaban a terminarse las numerosas peleas que se habían ido sucediendo. UlforceVeedramon había derrotado exitosamente a ShadowSeraphimon, mientras que Devidramon estaba peleando duramente contra Airdramon. LadyDevimon, por otra parte, había sacado a MetalPhantomon del campo de niebla digital. Un momento.... ¿Cómo demonios ha salido? Y lo que es más importante, ¿quién detendrá a ese Digimon? Si le da por acabar con la gente de fuera del campo... Será culpa nuestra... ¡Tenemos que acabar rápidamente con los otros dos!

Aunque era más fácil decirlo que hacerlo, la verdad. Nos encontrábamos ante un Vilemon, un Digimon que, aunque no pareciese muy fuerte, estaba en el nivel Champion, un nivel por encima del nuestro. Aunque en ese momento no lo sabía, nosotros teníamos la ventaja del tipo: Kate era un Digimon de Tipo Vacuna, mientras que Vilemon era un Digimon Virus, que era debil contra los Vacuna. Sin embargo,la diferencia de nivel podría jugar en nuestra contra... Aunque sabía perfectamente que mi compañera Digimon no se rendiría tan fácilmente. Ya la había visto luchar anteriormente... Bueno en el V-Pet, pero el caso es que ya la había visto pelear.


¡Dardos Demonio!- el ataque de Vilemon se trataba, básicamente, del mismo ataque que DemiDevimon pero mejorado. Una nueva andanada de dardos, esta vez láser,  se dirigió hacia Kate, quien los esquivó de un salto hacia delante mientras se encaraba contra el Digimon.

¡Golpe de Gato!- mi compañera le propinó un fuerte puñetazo entre ojo y ojo a aquél pequeño demonio, que me recordaba a los Imp de la mitología, quien, quejándose del golpe, contraatacó sin pensárselo.

¡Dardos Demonio! ¡Dardos Demonio! ¡DARDOS DEMONIO!- el Digimon demonio de baja estatura seguía lanzando esos dardos láseres que mi veloz y ágil compañera esquivaba rápidamente, mientras buscaba la mejor oportunidad para volver a atacar, encontrándola rápidamente.

Tsk, nunca podrás acertarme con esos ataques tan cutres. ¡Patada de Gato!- mi compañera felina intentó darle una patada, pero el Digimon demonio lo esquivó y, por si fuera poco, interceptó a mi amiga, agarrándola de su fina y larga cola.

¡Kate! ¡Suéltala maldito!- dije llena de furia mientras cogía una piedra y se la lanzaba a la cara.

¡Me estás tocando las narices, niñata! ¡Deja que absorba con gusto a esta gatita! ¡Dardos...!- el Digimon demonio se dispuso a lanzar de nuevo esos dardos láseres... ¡Salvo que esta vez me estaba apuntando a mi! Sin embargo, el anillo que poseía mi compañera en la cola comenzó a brillar con una luz dorada, haciendo que el Vilemon la soltase inmediatamente a la vez que se agarraba la mano y gritaba de dolor- ¿Qué demonios ha sido eso?

Vaya... Parece que mi anillo es como si fuese ácido para los Digimons demonio... Oh, ¿tampoco lo sabías? Cierto, eres idiota, ¿cómo vas a saber eso? No conoces ni tus propias debilidades- Kate comenzó a burlarse cruelmente del Digimon Champion que se encontraba ante nosotras, quien comenzaba a enrojecer de furia.

¡Gyaaaaaak! Sí, puede que no conociese ese dato. Pero sé TU debilidad- sin que me diese tiempo a reaccionar, el Vilemon me apuntó directamente a mi, riendo maliciosamente- ¡Shock de Pesadilla!- una onda sónica fue disparada desde su boca hacia mí. Estaba aterrada ante el ataque que venía hacia mí, imparable. Como si fuese a pararlo, puse mis brazos delante de mí, para protegerme del ataque. Sin embargo, quien recibió el impacto del ataque fue Kate, quien se había puesto entre él y yo, recibiendo la mayor parte del daño, cayendo entre mis brazos volviendo a transformarse en su forma anterior, Nyaromon y haciendo que yo me desplazase con ella en brazos hacia atrás durante varios metros hacia atrás, cayendo al suelo- ¡JAJAJAJAJAJAJ! ¡Los Digimons domesticados por los humanos sois TAAAAAAAAAAAN débiles y predecibles. Ponemos en riesgo a vuestro querídisimo camarada y ya estáis dispuestos a morir por ellos. ¡Sois patéticos!- Mientras eso ocurría, Devidramon y Max estaban por finalizar su combate contra Airdramon.

Pero... ¿Por qué no consigo... Darte ni un sólo golpe?- decía el rival del muchacho de pelo verde y su asombroso Digimon de color negro, más negro que la noche misma.

Eso se debe a que... ¡Prometí a una persona a la que quiero que no perderíamos ni un solo combate hasta que despertase! Además, ¿¡Quién demonios te crees que somos?! ¡Hemos sobrevivido al Coliseo de la muerte de Summoner!- ¿Una persona a la que quiere? ¿Prometió que no perderían hasta que esa persona despertase? ¿Han sobrevivido al Coliseo de la Muerte de Summoner? ¿Qué significaba todo eso? ¿Quién era esta gente? Eran algunas de las preguntas que me inundaban la cabeza tras las palabras de Maxi, que estaba en una posutra desafiante frente al Airdramon. Devidramon, entonces, intervino...

Además, ¡nos tocan las narices la gente que se cree con el poder para destruirlo todo! ¡¿Os creéis por encima de las leyes morales para hacer lo que os plazca?! ¡Estoy harto de los Digimons como vosotros! ¡Dais vergüenza ajena! ¡No sois mejores que los asesinos y violadores del Mundo Humano!- no, en serio, ¿se suponía que eran una especie de justicieros?

Justo después, Devidramon, de una manera salvaje y, diría yo, casi descontrolada, agarró con rapidez a Airdramon y, mientras descendían hacia el suelo, el Digimon de Maxi le rompía las mandíbulas y lo llenaba de agujeros producidos por los láseres de sus ojos y comenzaba a oler a carne quemada en toda la zona. Después de un sonoro impacto, el cuerpo de Airdramon, antes de desaparecer, dejó un dibujo de su figura dibujado en la piedra que componía el suelo de la zona.


¡Gaaaaaagh! ¡Acabaré con vosotras y luego huiré!- se dirigió hacia nosotras Vilemon volviendo a generar los Dardos y mirando de nuevo hacia el Tamer de Devidramom después de que oyera los pies de éste tocar el suelo de un salto sobre la piedra rota del suelo. Sin que pudiera evitarlo, Devidramon, gracias al poder de las cartas de Max, ganó una cuchilla que atravesó de lado a lado a Vilemon antes de que él pudiese dañarnos a mi o a mi herida e inconsciente compañera, eliminándolo en el acto.

Me levanté, dolorida en el trasero por el impulso que me había hecho perder el equilibrio debido al ataque del Vilemon y miré al joven cuyo Digimon acababa de salvarme. Me notaba sonrojada, no lo podía evitar. Pero su mirada parecía distinta a la que había visto anteriormente. Si la de antes era alegre y despreocupada, ahora los ojos que estaba viendo en Max eran completamente distintos: estaban llenos de furia y rabia en su interior. Sin embargo, no entiendo qué fue lo que pasó, ya que, después de verme, su mirada volvió a ser la que yo había conocido en un primer momento. Incluso parecía un poco sonrojado... Como si quisiera esconder esa faceta suya.

De hecho, algo debió de decirle Devidramon que su Tamer le dio un fuerte coscorrón en la cabeza. Con Nyaromon aún en brazos me acerqué adonde ellos se encontraban y, con una sonrisa agradecida, miré a ambos, tanto al Tamer como al Digimon gárgola.


Muchas gracias por salvarnos, no sé cómo puedo recompensaros...- mientras miraba cómo el campo de niebla que hasta ese momento nos rodeaba, acariciaba la cabecita de mi amiga Nyaromon y le susurraba- Tú también lo has hecho muy bien Kate... Ahora descansa, por favor...- tras mis palabras, una fuerte sacudida terrestre nos alertó a todos y, tras disiparse completamente el banco de niebla, pudimos ver, a lo lejos, una espesa y gran humareda. Parecía que provenía del parque de Shibuya...- ¡Es el parque de Shibuya! ¡Debemos ir a ver qué ocurre! ¿Habrá sido el MetalPhantomon que salió de la niebla...?
avatar
Yoko Littner
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 106
Cuentas :


Ficha :
Relaciones :
NPCs :
Nivel On Rol : Armadura
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Yoko Littner
Rango: Soldado
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: East Blue Dragons

Kate Littner (Gatomon)
Rango: Soldado
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: East Blue Dragons

Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Sigrun Vinter el Vie Jun 03, 2016 9:19 pm

Sigrun y Ulforce observaron la batalla de Max y Devidramon, pero era el caballero alado quien prestaba más atención. Sigrun sólo quería salir corriendo y buscar a Maya, pero con toda esa niebla no iba a poder ir muy lejos, antes la batalla debía terminar.

A Ulforce le sorprendió esa brutalidad a la hora de derrotar a Aidramon, no era algo común que un tamer demostrara esa actitud. Al menos solía verla más a menudo en tamers pertenecientes a clanes y con algo que proteger. Algo que, por los gritos del peliverde, Ulforce comprendió que estaba en ese segundo grupo. No le habría importando tener a un tamer así en sus filas, todo lo contrario, pero aquél no era el momento ni el lugar para ello. Seguramente ese momento no llegaría nunca. Aquella actitud demasiado “justiciera” del tamer y su compañero hacían al Royal Knight echarse atrás en una posible decisión.

Devidramon también derrotó al digimon que faltaba, sólo que para este solo necesito un parpadeo para eliminarlo.

- Por lo visto aquí hemos terminado- dijo el caballero alado antes de mirar a la tamer pelirroja y a su compañera- Para ser vuestra primera batalla lo habéis hecho muy bien. Os felicito.

En ese momento la niebla empezó a desvanecerse, y Ulforce se desmaterializó, regresando al digivice de Sigrun, como un pequeño rayo de luz. Sin la protección de la niebla, él era muy visible ante el resto de humanos, al menos en su etapa de UlforceVeedramon.

Un fuerte temblor  y la visión de una columna de humo que provenía del parque, hizo a Sigrun preocuparse aún más de lo que ya estaba.  Ni siquiera escuchó a Yoko decir que deberían ir allí, solo empezó a correr hacia esa dirección, mientras rezaba porque Maya estuviera bien.



La husky lo había pasado muy mal, pero con los primeros auxilios de aquél tamer se encontraba mejor. Cuando le habló, Maya se levantó y caminó hacia él. Lo hacía con algo de lentitud y sin apoyar la pata dañada, pero eso parecía no importarle. Una vez estuvo a su lado le lamió la mano, limpiando las heridas que iba encontrando.

Pero no pudo seguir con su tarea mucho tiempo. Maya movió las orejas al detectar algo, y al olfatear un poco el aire, empezó a mover la cola con energía.

- ¡¡¡Maya!!!- gritó la sublíder mientras se acercaba corriendo.

La sublíder se tiró de rodillas al llegar y abrazó el cuello de la husky, mientras esta la saludaba con algunos lametones.

- Menos mal…- murmuró la Royal Knight aliviada, mientras alguna que otra lágrima escapaba por sus ojos.

Cuando se separó del abrazo se percató del estado de Maya, notó que tenía algo de sangre en los oídos y una de las patas entablillada. Pero estaba bien, estaba viva y eso logró aliviar toda esa preocupación que había acumulado. Después miró  a Seimei, ignoraba la clase de tamer que era pero a la vista estaba que si Maya estaba viva era gracias a él. Lo demás no le importaba en absoluto.

Sin decir palabra, se levantó y abrazó al tamer, procurando tener cuidado con sus heridas. Se había dado cuenta de su estado y no quería hacerle daño.

- Gracias. Muchísimas gracias- le agradeció, de nuevo con su sonrisa.

______________________
Tu nombre clama:
“runa de la victoria”,
para lo que amas.

~Gracias por el haiku, Roku~



Sigrun Theme | Ulforce Theme | Draco Theme | Kara Theme
Battle Theme | Lost Theme


Agrégame:

avatar
Sigrun Vinter
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 642
Cuentas : Irina Giorgatos
Ficha : Ficha de Sigrun Vinter
Relaciones : Relaciones de Sigrun Vinter
Cronologia : Diario de Sigrun
NPCs : NPC's de Sigrun Vinter
Nivel On Rol : Burst Mode/Future Mode
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Draco: Ultimate [BlackMetalGreymon]
Kara: Rookie [Dorumon]
Icono : Royal Knight: Guardianes del universo digital. Con fe ciega obedecen las ordenes de Yggdrasil y realizan cualquier acto para proteger su mundo.
Rango y Unidad : Sigrun Vinter
Rango: Hand of the King y Holy Knight
Unidad: Todo el clan (Blue Thunder Dragons)

Ulforce
Rango: Hand of the King y Holy Knight
Unidad: Todo el clan (Blue Thunder Dragons)
Rango y Unidad Digi Aliado : Draco
Rango: Knight
Unidad: Dragons Destroyers
Inventario :


Ver perfil de usuario http://ladyrk.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Ashely_mellorine el Lun Jun 06, 2016 7:42 pm


Recogí a Gatomon y la llevé en brazos a ver como estaban mis demás acompañantes. Vi como Max asesinaba salvajemente a un airdramon y no pude menos que callarme. Me acerqué a los dos compañeros como mi digimon en brazos y les dije:

-Ese salvajismo es propio de los Chaos Empire, en los US no solemos atacar con tanta crudeza a nuestros enemigos y menos si se trata de un digimon sagrado. Por lo general los digimon sagrados tienen buen fondo a menos que les corrompa la oscuridad como supuse q le ocurrio a ese Airdramon. Pero bueno, también entiendo que los digimon tipo virus son algo... incontrolables lo se por propia experiencia jeje.-dije mirando a mi compañera que acabó acurrucandose en mis brazos y empezando a adormecerse al ver que Ulforce había desaparecido y ya no tenía a nadie a quien acosar.

Después de eso me acerqué a Yoko y su compañera que parecía ser igual que la mía.

-¡Vaya! Tenemos las mismas compañeras jeje y no me he podido fijar mucho pues yo tenía mi propia batalla pero, en lo poco que he visto, peleais bastante bien a pesar de ser vuestra primera batalla intuyo, mis felicitaciones!-dije yo.

En eso que Gato se desperezó y estiró para bajar al suelo frente a Kate.

-Mi madre! Es como si me viera en un espejo! Ah no, espera... tu no tienes mi flequillo pro! y... ah! yo soy mas alta y más fuerte jajajja! Lo que me extraña es como no pudiste vencer a un cochino vilemon siendo una Gatomon? Yo con un Neko Kick lo hubiera dejado KO...-dijo Gato sintiendose superior.

-Gato!! No te metas con las novatas... tu tienes más experiencia que ellas y llegas a Ultimate, no seas mala con ellas!-dije tirandola del rabo aunque... realmente me costaba distinguir a mi Gatomon del suyo sin tener en cuenta las pequeñas diferencias que apreció Gato...

De pronto el pelo de Gatomon se erizó y su rostro se transformó en una mueca de enfado.

-Ocurre algo, Gatomon?-le pregunté a mi compañera.

-Nah... creo que solo me pitaron los oídos... Alguien habló mal de las mujeres-tras decir eso bufó muy enfadada.

-Metalphantomon....-pronuncié su nombre con rabia -Grr! Me ponen enferma aquellos que muerden el pecho que les da de comer con cosas asi de sexistas...¿No lo mataste, Gato?-le pregunté.

-Estaba segura de que sí...-dijo ella.

-Grr! Vayamos a ver, no me quedaré tranquila hasta que  vea a ese tipo convertido en data... Gatomon! Puedes shinkear de nuevo?-dije apareciendo en mi mano la Carta Azul de nuevo.

-Por supuesto que sí! Cuando quieras, Ashe!-dijo Gato.

-Bien! discúlpanos Yoko, Gatomon. Tenemos un asunto pendiente que hacer-dicho esto pasé la Blue Card por mi D-power.--CARD SLASH! CARTA AZUL! DIGIEVOLUCIÓN!-Grité mientras mi compañera se envolvía en un huevo de luz.

-GATOMON SUPERDIGIEVOLUCIONA EN....LADYDEVIMON!!-gritó Gatomon mientras del haz de luz salía su forma súcubo.

-Lady, acuérdate de volar lo suficientemente alto para que los humanos no te vean! No es muy normal ver diablesas volando por ahí en el Mundo Humano.-le advertí mientras me tomaba en sus brazos.

-Ni siquiera si hay un humano buenorro al que acosar??-preguntó mientras extendía sus alas para alzar el vuelo.

-¡Lady!-la espeté.

-Vale, vale! pillado... nada de acosos...-dijo esto último con cierta pena.

Volamos muy alto, por encima de los edificios mientras yo oteaba cada palmo del suelo, gracias a dios tenía muy buena vista... humildemente lo digo.

-Hacia donde vamos, Ashe?-me preguntó Lady.

-Vayamos a donde fue Sig, supongo que ella y su perro se dirigiran hacia las explosiones que oímos antes...-dije yo.

Ante nosotros apareció el panorama desolador del parque y una gran nube de cenizas se extendía hacia donde nosotras volabamos.

-Ashely! Intenta no respirar eso! A mi no me afecta porque puedo ver cuando la luz se desvanece pero no se como te afectará a ti, aun así intentaré disiparla.-Ladydevimon me lanzó hacia su espalda para realizar un ataque cuando sentí su cuerpo bajo el mio y me agarré fuerte a sus hombros, me quité el pañuelo de mi cabeza y me lo puse a modo de mascarilla para no respirar el humo.

-¡Loca! No vuelvas a lanzarme asi! ya sabes que detesto las alturas aunque me cojas!!-la reñi agarrandome fuertemente a ella.

-Ashely... no seas desconfiada! Jamás te dejaría caer, me oyes? Y ahora agárrate fuerte! ¡MELODÍA MORTAL!-Las hordas de murciélagos de Lady, con sus alas batieron el aire y disiparon la columna de humo para poder ver las dos el parque en su totalidad. y de pronto vimos una silueta tendida en el suelo, parecía un adolescente... lila? con sus ropas hechas jirones y un aspecto bastante lamentable.

-Lady! alli! Hay alguien herido allí abajo! desciende!-le ordené.

-Es el perro! Inútil seguro q fracaso en la simple misión que le encomendamos...-protestó Lady en cuanto reconocimos la silueta.

-Lady! por favor! parece muy malherido! Blurr!!-llegamos al suelo junto a él y Lady me ayudó a bajar de su espalda, enseguida corrí para socorrer a mi aliado.-Blurr! Estás bien? dime algo, Blurr!-dije tomándole la cabeza y observé como con cierta dificultad abría los ojos para mirarme.

-Ashely... bejj! la súcubo! Me agrada que te preocupes por mí solo estoy algo aturdido nada más...-contestó Blurr.

-Aturdido solo? si estás hecho un cristo! y da gracias que tus pantalones no se rompieron más y taparon lo justo...-dijo Lady cruzandose de brazos a nuestro lado pero sin tener el minimo interés por el malherido strabimon.

-Ay, Lady! tu siempre pensando en lo mismo! no ves que está mal? Dime Blurr, qué pasó?-le pregunté.

-¿Dónde está Metalphantomon?-preguntó Lady.

-Vine en pos del contrabandista como me dijiste Ashe y cuando creía haberlo encontrado al ver a un musyamon pelear contra un gorillamon, apareció un MetalPhantomon y con un extraño ataque me aturdió los oídos a mi y a un dulce animal cuadrúpedo similar a mi forma garuru pero mas pequeño...-comentó Blurr

-La perrita de Sigrun!-dije yo.

-Je! Mira tú que gracia un perro que no sabe lo que es un perro... si cuando yo digo que el chucho es idiota...-se mofó Lady.

-Lady! ya vale! ¿qué fue del contrabandista y de MetalPhantomon, Blurr?-le pregunté yo.

-Musyamon evolucionó a Gaiamon y comenzaron las explosiones y temblores, yo perdí el conocimiento y cuando desperté ya no había nadie, ni siquiera esa dulce perrita como la llamáis vosotros a la que me hubiera gustado conocer... poco despues aparecisteis vosotras-finalizó Blurr.

-Preciosa historia, y no pudiste evolucionar a garurumon y hacer algo útil? Encima me quedé con ganas de machacar a ese esqueleto machista!-protestó Lady mientras volvía a ser Gato al frustarse de haber shinkeado para nada.

-Lo habría hecho de buena gana si esos ruidos horripilantes que hacía Metalphantomon no me hubieran aturdido!!-protestó Blurr encarándose a Gatomon para luego caerse de dolor a sus pies.

-Blurr! Cálmate, no estás para disgustos y tú Gato, no le provoques!-le cogí y le hice apoyarse en mí para caminar.

-Perro inútil...-masculló Gato sin más.

-Será mejor que regreses a la base, Blurr... casi no estás ni en condiciones de andar... te acompañaremos a la estación de los Trailmons-le dije mientras continuaba la marcha mientras Gato nos seguía poniendo sus patas tras la cabeza y miraba a Blurr con rencor.

-Siento no haber sido de utilidad para capturar a ese rufián que además de hacer contrabando se cargó ese parque japonés...-dijo Blurr.

-No temas Blurr, doy fe de que hiciste lo que pudiste y que no esperabas encontrarte con eso... Gracias igualmente-intenté animarle mientras miraba de soslayo a Gato que parecía totalmente indiferente a que la gente nos miraba mientras caminamos hacia la estación.-Gato! camina como un gato normal!-le dije en voz baja a mi compañera y ella me miro extrañada por suerte por unos cubos de basura cercanos saltaba un gato para luego deambular por las tapas lo que ella pudo seguir de ejemplo para caminar a 4 patas.

Caminando, me encontré con la perrita de Sigrun, con ella misma y con el muchacho llamado seimei.

-Oh, Sig! tu perro! parece tan maltrecho como mi amigo! ¿Quién le hizo esos vendajes?- dije examinando al animal--Quién la vendó de esa manera, fuiste tu?-le pregunté a Seimei.-Me gustaría que, si fuiste tu, atendieras también a mi amigo, se llama Blurr por cierto, él es mi aliado del clan jeje-Blurr miró enternecido al husky y luego al chico, olfateó el aire y le echó una mirada asesina.

-Ho.. hola... Ashe...-intentó llamarme la atención de que había reconocido al contrabandista pero yo le dije con los labios "Ya lo sé". Pero antes de que mostraramos nuestra sospecha ya además quería tranquilizar a Blurr para que se dejara curar, el pobre tenía los brazos amoratados y una pata que le dolía al apoyarla, además de la sangre que le salía por los oídos, Gato se mostró amistosa.

-Blurr... olvidemos eso por ahora, en este momento lo que más importa es que has de curar tus heridas-dije intentando hablar en clave mientras seguía mostrandome amistosa con Sigrun, Maya y Seimei.

-Oi, Sig! Ulforcín está bien?-dijo ella acariciando la cabeza de Maya para despues mirar a su dueña con preocupación hacia su amor platónico.
avatar
Ashely_mellorine
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 312
Cuentas :
Ficha :
Cronologia : Diario de Ashely Shirley
NPCs : NPC's
Nivel On Rol : Mega
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Ultimate
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Ashely Shirley
Rango: Oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Green Light Speed

Gatomon
Rango: Oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Green Light Speed
Rango y Unidad Digi Aliado : Blurr
Rango: Sub-oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: The Huntress Moon
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Akira Kurusu el Mar Jun 07, 2016 1:51 pm

Max seguía cruzado de brazos mientras observaba el extraño fenómeno que tenía lugar en el parque de Shibuya, el parque de su barrio. Yoko, por una parte, sugirió que todos debían dirigirse hacia ese lugar. Sin embargo, Sigrun ya había volado hacia la zona del suceso, no sin antes felicitar a Yoko por defenderse tan bien tratándose de su primer combate, a lo que el peliverde, con un pequeño vistazo hacia la pelirroja asintió.

Es cierto, lo hiciste muy bien. Tienes potencial para ser una gran Tamer.- tras decir esto, suspiró descansando brevemente... No podía creer que aún hubiese más problemas después de los combates en los que había participado. En ocasiones, se encontraba demasiado cansado y agotado de combatir el mal. Sin embargo, Devidramon intervino en los halagos de Max hacia la exuberante pelirroja.

Seguro que Max está pensando "puedes contar conmigo siempre que te veas en problemas" o algo por el estilo. Cuando quiere puede ser muy romanticón, el pequeño, pero no dice nunca estas cosas. Créeme, lo conozco mejor que nadie- dijo Devidramon en un tono que denotaba diversión y parte de su lado travieso, volviendo a recibir un coscorrón en la cabeza por parte de su Tamer, algo que le hizo quejarse como si fuese un niño pequeño mientras el muchacho sonreía y volvía a cruzarse de brazos, observando a la hermosa sublíder de los Royal Knights dirigirse apresuradamente al parque de Shibuya.

Antes de que Max pudiera decirle lo más mínimo a Devidramon acerca de su comportamiento con Yoko, Ashely y Gato se acercaron a ellos, hablando la primera con el muchacho.

Ese salvajismo es propio de los Chaos Empire, en los US no solemos atacar con tanta crudeza a nuestros enemigos y menos si se trata de un digimon sagrado. Por lo general los digimon sagrados tienen buen fondo a menos que les corrompa la oscuridad como supuse q le ocurrio a ese Airdramon. Pero bueno, también entiendo que los digimon tipo virus son algo... incontrolables lo se por propia experiencia jeje- el joven supuso que esas palabras de la Tamer eran una especie de advertencia ya que había oído de boca del peliverde que quería pertenecer a los Union Savers.

Entiendo... No solemos ser tan agresivos, pero... Bueno, supongo que no es excusa, pero si alguien se mete con mi ciudad o con nuestros seres queridos, no tendremos piedad con nuestros enemigos, sean Digimons sagrados como ese Airdramon o demoníacos como el ShadowSeraphimon al que se enfrentaron Sigrun y Ulforce... El mal es el mal y si se debe combatir contra él, lo mejor es erradicarlo de raíz- decía el muchacho con un matiz serio en su mirada y echando un vistazo hacia el área por donde se encontraba el hospital en el que se hallaba Natsuki, suspirando. Lo cierto es que, si ese Airdramon y el resto de enemigos hubiesen derrotado al grupo, la muchacha que se encontraba en coma, así como la familia de Maxwell y el resto de sus seres queridos, hubiesen corrido peligro e, incluso, hubiesen muerto. Sin embargo, y volviendo a sonreír hacia Ashely mientras la miraba, dijo lo siguiente- No me arrepiento de nada, nuestra filosofía es que hay que hacer lo posible para proteger a la gente que amas y si ello implica lanzarse de cabeza hacia cien Digimons malvados y hacerles pagar por sus crímenes, estamos dispuestos a hacerlo. Quizás nuestro sentido de la justicia y nuestras ganas de proteger lo que consideramos valioso sean demasiado extremos, incluso para los Union Savers, por lo que, a veces, dudo que me acepten entre sus filas... Pero bueno, supongo que nos hemos descontrolado un poco ¿no? Intentaremos que no vuelva a pasar- decía el chico tranquilamente mientras suspiraba, siendo consciente de que todo ese rollo que había soltado podía aburrir a la muchacha de cabellos cobrizos, percatándose luego de las palabras anteriores de Ashely, a la par que el chico arqueaba una ceja- Espera, ¿has dicho antes "en los US no solemos atacar con tanta crudeza a nuestros enemigos"? ¿Eres un miembro de los Union Savers?- dijo el peliverde mientras se rascaba la mejilla algo avergonzado por las palabras que acababa de decir mientras sonreía.

Me parece que sí, Maxi- dijo Devidramon osbervando a Gato que se transformaba de nuevo en LadyDevimon y la volvía a silbar... Siendo golpeado nuevamente por Max en la cabeza.

Pues si que empezamos bien- resopló el joven, subiendo de nuevo a la chepa de su Digimon demoníaco, quien se estiró hacia delante para que Max le extendiese la mano hacia Yoko, viendo que Ashely y LadyDevimon ya se habian dirigido hacia el Parque de Shibuya- Supongo que tu Digimon aún no puede llevarte volando y menos aún si se encuentra durmiendo, ¿te vienes a ver qué es lo que pasa en el parque?

Nada más comenzar a volar Devidramon, lo suficientemente alto para que los ciudadanos no lo vieran y contactasen con el ejército japonés acerca de la presencia de una gárgola viviente en pleno Tokio, pudieron ver cómo LadyDevimon había logrado disipar la niebla de humo que recubría el parque con su ataque que consistía en invocar murciélagos. Maxwell, nada más ver el parque, mientras su cabello verdoso ondeaba al viento junto a su camisa, maldecía por lo bajo ante el destrozo que podía presenciar. También pudo ver al tal Seimei, que habían visto anteriormente y que había desaparecido de la batalla, acompañado de Sigrun y su perrita, Maya, quien había salido huyendo del combate. Mientras Devidramon descendía con cuidado hacia un lugar en el que no pudiese ser visto, también presenció que Ashely y LadyDevimon, quien había vuelto a ser Gatomon iban acompañados de un lobezno con pantalones, que parecía ser conocido suyo, llegaban también. Tan sólo quedaban ellos dos, Yoko y la Digimon de esta, por lo que, nada más llegar a suelo firme, Devidramon rápidamente volvió a su forma de Tsukaimon, volviéndose a colocar entre los brazos del muchacho, adoptando la forma de un muñeco de peluche. La gente que había alrededor de ellos estaban más preocupados por el destrozo del parque que por otra cosa, por lo que tampoco les prestaba atención a los muchachos. Nada más llegar hacia donde se encontraba el grupo y ver a la perrita de Sigrun herida, comprobando después que se encontraba bien, aunque dolorida, se dirigió hacia el resto del grupo.

¿Sabéis que ha podido pasar en el parque?- especialmente el muchacho miró al llamado Seimei, quien, al no haber estado en la pelea, podría saber más que los demás.

¿Y este Strabimon de dónde sale?- preguntó Tsukaimon mientras miraba al lobo humanoide con los pantalones rasgados y que parecía también herido.

Tengo la sensación de que se me olvida algo...- dijo el muchacho peliverde mientras se acariciaba con suavidad su propio mentón.

¿Dónde has dejado lo que compraste por tu cumpleaños?- ante las palabras de Tsukaimon, el muchacho no pudo hacer otra cosa que abrir mucho los ojos.

¡AAAAAAAAAH! ¡NO ME FASTIDIEEEEES! ¡¿DÓNDE DEMONIOS LO HE DEJADOOOOO?!- el chico se llevó las manos a la cabeza, dejando caer sin darse cuenta a Tsukaimon al suelo mientras gritaba. No se había percatado de que le faltaba la bolsa con los ingredientes que había comprado para su tarta de cumpleaños. Lo cierto es que aquél muchacho era realmente despistado con ciertas cosas. Pero en esa escena parecía realmente idiota. Parecía mentira que aquél muchacho hubiese sido el que, minutos antes, había derrotado de una manera tan salvaje a Airdramon y Vilemon. Sin contar que había un grupo de personas y Digimon observándoles, Tsukaimon suspiró.

No tienes remedio... ¿Y tu quieres que nos unamos a los Union Savers? Van a denegar nuestro acceso pero porque eres un completo desastre- Tsukaimon se acariciaba el chichón que se había producido al caerse al suelo tan repentinamente desde los brazos de su Tamer.

______________________


Are you ready for this? Fine. Let's do this!
avatar
Akira Kurusu
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 67
Nivel On Rol : Ultimate
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Roku Ginshô el Vie Jun 10, 2016 12:24 am

Viendo como cojeaba el can yendo hacia él, Ginshô le acarició con cuidado la cabeza y el lomo, buscando alguna posible herida que hubiera olvidado tratar, pero por suerte no había más. Sí recordó limpiar la sangre de sus oídos con cuidado, evaluando su condición como estable.

-Te pondrás bien, eres una buena chica -decía mientras seguía acariciando su pelaje-. Jeh, me sé de alguien que si te viera te abrazaría para no soltarte, pequeña.
-¿Su dueña, tal vez?
-No, me refería a uno de mis hermanos. Le encantan los animales, pero no sé si al verla así me diría que le enorgullecen las atenciones que le he prestado o si me partiría la cara por no hacer más...
-Pues si él ya estropearía tus asiáticas facciones imagina lo que hará Sigrun. ¿No deberías cambiar a Benkei y activar la coraza? Igual así salvamos algún diente.
-Como si pudiera... Déjame respirar unos minutos, quizás así pueda transformarme para cargarla.

Sin embargo, mientras pensaba en esto le sorprendió la llegada de la RK, quien se abalanzó sobre Maya para proferirle un cariñoso abrazo. Sin lugar a dudas el poder verla de nuevo tranquilizó su espíritu, y esto alegró a Roku, hasta que vio como la dueña se percataba del estado en el que se encontraba la husky. Esperando un ataque o insulto por no haberla defendido, Roku permaneció inmóvil, habiendo decidido asumir la responsabilidad de esta acción, pero lo que no pudo esperar fue aquello que se produjo.

Ella lo abrazó también, sonriéndole.

Al sentir el contacto, “algo” surgió fugazmente en su cerebro. Una serie de imágenes inconexas, borrosas, con un sonido estático de fondo. En ese recuerdo había “alguien”, pero, pero no podía identificarlo. La persona, como un cúmulo de interferencias, se giraba hacia Roku y, sonriendo igual que Sigrun, le decía:

-¿Has sido un buen chico, ******?

Y antes de poder responder, la presencia abrazaba al Roku del pasado. ¿Quién era? ¿Cómo sabía su verdadero nombre? ¿Existió, o era solo un truco de los espíritus del digivice? ¿Por qué se sentía tan mal? ¿Eso era antes del accidente? Por inercia, el ojo izquierdo de Roku empezó a verter un torrente de lágrimas. Qué era ese recuerdo. Y por qué le dolía tanto.

Sintiendo que su amigo estaba a punto de colapsar, Bakemono tomó cartas en el asunto. Recordaba un caso parecido donde al ser abrazado Roku vomitó sin control, y para evitar que la bonita escena que vivían ahora acabara con una dama mancillada por los jugos gástricos del chico y probablemente un RK exterminando el cuerpo de Roku, el Dracumon pasó a dominar el cuerpo, reprimiendo las náuseas. No le gustaba hacer eso, pensaba que traicionaba a Roku, pero debía hacerlo.

“¿Y ahora qué? ¿Cómo actúan los japos cuando alguien los abraza? Ella es europea, ¿no? A ver, los asiáticos hacen reverencias para todo, ¿no? Pero si lo hago ahora le daré un cabezazo, Roku es más alto. ¡Piensa Bake, piensa! ¡Pero no la mires tan fijamente, que pensará que Roku es un pervertido! ¡Que complicadas son las relaciones humanas! ¿No has aprendido nada de los humanos, tonto? ¡Deja de hablar, actúa, eres un hombre de acción! ¡A lo europeo, vamos!”

Aprovechando la mayor altura, y recordando que en el continente vecino lo habitual era saludar con un beso, el digimon hizo que Roku acariciara la cabeza de Sigrun, presionando sus labios en la frente de la muchacha. Con esto pretendía deshacer poco a poco el abrazo, utilizando la mano para crear distancia paulatinamente.

-No hay de qué, peque -decía Bakemono, intentando imitar a Roku-. Solo hice lo que mi honor me dictaminaba... ¿Está bien dicho “dictaminar” o se dice “dictar”?

La interrupción del momento por parte del grupo de la tamer de Gatomon hizo que Roku se reincorporara mentalmente, recuperando el control. Pero el shock experimentado por la paranoia que generó aquel recuerdo hacía que no supiera qué había pasado, guardando Bakemono el recuerdo y esperando poder explicarle el porqué de sus decisiones luego.

Como se dirigió a la sublíder, Roku pensó que no debía intervenir, y ciertamente debía empezar a moverse, pero aquella chica le pidió que tratara a su compañero. Evaluándolo determinó que o le había asaltado un enemigo o que se encontraba en el punto cero del terremoto. Rasguños y contusiones era lo que más presentaba, deduciendo que aquel digimon no se sumó al combate que libraron Sigrun, Max y los otros, pues teniendo superioridad numérica no habría acabado así.

El hecho de que cuando lo vieran saludara a su tamer incrementó sus sospechas. ¿Sería el refuerzo solicitado para su caza? ¿Habría más? Rápidamente ideó un plan de huida. El terremoto haría que acudieran los servicios de emergencia, y por supuesto un grupo vistoso no debía llamar la atención, y un chico-perro entraba perfectamente en la concepciónde “vistoso”. Si lograba ganar tiempo, la llegada de estos y los voluntarios generarían una multitud suficiente para escapar. El plan B sería aprovecharse del enfermo y cogerlo como rehén, pero no le gustaría tener que amenazar a un indefenso digimon. De todas formas, fue claro con su respuesta.

-No voy a tratarlo, es un digimon -mantenía con tono firme-. En el caso de que muera regresará a su mundo de origen. Ni tengo materiales para intervenirle ni ganas. No es mi amigo, y yo no soy una hermana de la caridad -señalaba a Maya-. Ella es una civil, y de mi mundo. Si muere se acabó, sin posibilidad de regresar, ergo, tuve que atender sus heridas para garantizar su supervivencia -su dedo apuntaba ahora al digimon-. Él en cambio es un ser digital, su resistencia es más amplia que cualquiera de los aquí presentes, incluso los hay que disponen de habilidades curativas. Solo le aplicaré primeros auxilios si se cumplen mis condiciones: quiero saber si estaba en el parque cuando ocurrió el accidente, y que cuando lo esté tratando nadie observe ni esté cerca de mí. Van a llegar los humanos, y no quiero quedarme a ver qué piensan de que trate a un perro humanoide. Necesitaría telas y madera, yo no pienso perder más ropa para tapar al muchacho. ¿Ha quedado claro? -intentando sonar lo más serio y solemne, esta atmósfera se estropeó al ver como Max vociferaba algo a lo que no prestó atención-. Y decidle a ese que baje el volumen, ¿qué acabo de decir de la discreción?

“Roku, te he hecho besar a la chica para que no te abrazara y dejaras de llorar por un ojo... No, si le digo eso se enfadará conmigo fijo y no quiero perderlo de amigo. Leñe, ¿qué hago ahora?” era la preocupación de Bakemono.


______________________



Méritos:
Avatar: Sigrun Vinter
Firma 1: Elluka Clockworker
Firma 2: Lena Stevens 
Firma 3: Hibiki Sanjo
avatar
Roku Ginshô
Tamer
Tamer

Faltas : Una por cada double.
Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 1042
Ficha : Mi origen
NPCs : Viejas historias
Nivel On Rol : Ancient spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Sven-Hyper Spirit
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Roku Ginshô (Adam Odysseum)
Rango: Holy General
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Turtle
Rango y Unidad Digi Aliado : Sven
Rango: Teniente
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Turtle
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Yoko Littner el Lun Jun 13, 2016 5:42 pm

Nada más reunirme con Ashely, Sigrun y Max, así como con sus compañeros digitales, tanto mi inconsciente compañera Kate como yo fuimos felicitadas por los Tamers más veteranos que yo. Sin embargo, rápidamente Sigrun terminó marchándose hacia el Parque de Shibuya, que parecía estar en grave peligro debido a la intensa humareda que provenía de la zona. Sabíamos que no estaba ardiendo puesto que era una zona relativamente cercana y notaríamos algo del calor que un incendio desprendía. Sin embargo, por allí había peligro... O al menos se trataba de las consecuencias de una batalla similar a la que habíamos presenciado y participado momentos antes.

Por otra parte, Ashely parecía estar echándole la bronca tanto a Maxwell como a Devidramon debido a la brutalidad con la que habían atacado al Airdramon. Sin embargo, aunque se disculparon por parecer tan salvajes en combate, dieron su punto de vista frente a la justicia que ellos defendían y que, si algún ser querido para ellos estaban en peligro o incluso su ciudad, los defenderían utilizando cualquier método que estuviesen en sus manos. Tras esto, Ashely se marchó y Maxwell se subió encima de Devidramon, invitandonos tanto a mi como a Kate a subir encima del Digimon demonio que estaba allí esperando. Agarrando la mano del muchacho y sonrojándome levemente aún por ser él quien nos salvó la vida del Vilemon, me subí encima de la espalda del enorme Digimon. Sin avisar, desplegó las alas y comenzó a volar. La brisa que golpeaba en mi rostro mientras nos encontrabamos en el aire era realmente agradable y hacía bailar mi cabello pelirrojo de manera elegante. Sin embargo, aunque me fiaba de Max y de Devidramon, me agarré con mis manos fuertemente a la cintura del chico que se encontraba delante de mí, sentado en su compañero Digimon. Lo cierto es que era la primera vez que volaba encima de un ser vivo, pero era realmente agradable y liberador. Me hacía sentir realmente bien esa sensación. Ojalá que Kate digievolucione alguna vez en un Digimon volador...


Estoy de acuerdo contigo, Maxi... Si mi familia, mis seres queridos o mi ciudad estuviesen en peligro... Creo que haría todo lo posible para protegerlos y que se encontrasen a salvo...- aunque no quise preguntarle acerca del Torneo de la Muerte en el que participaron él y Devidramon, puesto que aún no teníamos la suficiente confianza... Tal vez en otro momento...

En cuanto vimos a LadyDevimon, la compañera de Ashely, descender hacia el parque, nosotros le seguimos, reuniéndonos con Sigrun, su perra Maya, Ashely, Gato y el chico que conocimos anteriormente, Seimei. además, también les acompañaban un Digimon extraño, que parecía ser un lobo bípedo con pantalones. Parecía estar herido, la verdad...

Nada más aterrizar, Devidramon volvió a su forma anterior, Tsukaimon, y ambos Tamers nos dirigimos hacia el grupo, cada uno con nuestro compañero en brazos. Kate, en su forma de Nyatomon, se comenzó a despertar poco a poco, abriendo tímidamente los ojos.


¿Dónde... Estoy...?

Ese Vilemon te derrotó cuando me protegiste, Kate... Pero luchaste valientemente. Max y Tsukaimon nos protegieron... Así que, ya puedes darles las gracias- le dije yo a mi compañera pequeña, mientras esta les agradecía a sus amigos, estando aún algo adormilada. Sin embargo, Max se encargó de despertarla, gritando que se había olvidado de sus pertenencias, a lo que yo, cuando oí el plan de Seimei para curar a Strabimon y pasar desapercibidos corrí a taparle la boca con una de mis manos mientras decía "Ssssshhh"

Demonios, Max, calla un poco, no pueden saber el resto de personas acerca de los Digimons... ?¿Tan despistado eres?- le retiré la mano de su boca después de decirle esas palabras mientras suspiraba pesadamente y volvía a atender al contrabandista de licores


PD: Lo hemos hablado Max y yo y se supone que ni él ni yo llegamos aún cuando Roku ha besado a Sig, así que por eso no hablamos acerca de ese suceso
avatar
Yoko Littner
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 106
Cuentas :


Ficha :
Relaciones :
NPCs :
Nivel On Rol : Armadura
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Yoko Littner
Rango: Soldado
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: East Blue Dragons

Kate Littner (Gatomon)
Rango: Soldado
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: East Blue Dragons

Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños que se tuerce [Priv. Max, Yoko, Roku, Sigrun & Ashe]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.