Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Lo que no fue...
Hoy a las 3:46 am por Scott-X

» -Crónicas-
Hoy a las 3:27 am por Roku Ginshô

» Ficha de Menta Suzushii [En Construcción]
Hoy a las 2:22 am por Vicius

» Registro de Apariencia
Hoy a las 1:52 am por Vicius

» Petición de Lineas Evolutivas
Hoy a las 12:21 am por Scott-X

» [Yatagaramon Spirit]
Hoy a las 12:20 am por Scott-X

» Hola a todos!
Ayer a las 11:42 pm por Fuji Raikomaru

» Evoluciones
Ayer a las 4:17 pm por Alanna Tale

» Una cita en el museo, la unión de 2 caminos [Privado: Alanna]
Ayer a las 4:14 pm por Alanna Tale


Click en los botones para ir a los respectivos temas
La fiesta por el aniversario de los Union Saver y por los mas de 10 años de paz en la Ciudad Central, se lleva a cabo en la misma, e inunda de felicidad y alegría a todos los habitantes y turistas que llegan a formar parte de esta celebración...pero las fuerzas del caos están dispuestas a arruinar la fiesta y cuentan con un sin fin de quimeras digitales, para llevar a cabo su tarea.
El descubrimiento de las ruinas del Monasterio Draco, tallado en lo alto de una desolada montaña en el valle de los dragones, ha despertado un gran interés por todo el Digimundo. Principalmente porque según los tallados de la pared exterior dentro de las ruinas se encuentra un obre mágico que contiene en su interior la data y poder del treceavo Royal Kinght, la cual sera dada a quien reclame dicho objeto. Según la historia grabada en los murales, el obre fue dejado allí por el mismo Royal Kinght en caso de que su poder sea necesario para derrotar al mal que se alce en el futuro...por desgracia semejante premio también a llamado la atención de quienes usarían el poder para sus propias metas egoístas. Por lo que esta aventura ahora se a vuelto una carrera por ver quien consigue el gran premio.
Luego de que un grupo de Digital Inc profanara unas ruinas con su tecnología, provocando la desaparición del mismo grupo; la famosa cueva de las profecías de Shakamon, First Cave, sufrió un terremoto y una nueva profecía se escribió en su pared…pero esta poseía un gran dilema puesto estaba incompleta:
“Fue nuestro padre quien alzo los muros. Fue nuestro Señor quien cubrió la cuna con el techo. Fue el todo poderoso quien tallo las inscripciones. Fue Yggdrasil quien puso a dormir al …[parte dañada]…Hijo de…[parte dañada]… en su interior la fuerza pura del caos crece…[parte dañada]… Witchelny…[parte dañada]… Su despertar traerá un gran cambio. Su despertar traerá caos y destrucción. Su despertar traerá la destrucción de los Royal Kinghts.”
Ante esta noticia los clanes se apresuran en actuar y llegar a las ruinas lo antes posible.
Han pasado ya varias épocas dentro del mundo digital desde que los Royal Knights, los caballeros de Yggdrassil encargados de proteger y vigilar el mundo digital, desaparecieron sin dejar rastro alguno. Por muchos años, fueron buscados por sus seguidores; pero nadie obtuvo ninguna pista de ellos, ni siquiera alguna señal de que pudieran seguir con vida… simplemente, desaparecieron de un día para el otro en la nada misma. Pero aunque la presencia de estos caballeros desapareció de la faz del mundo; sus espíritus siguen vivos en los corazones de los Digimons que transmitieron las grandes hazañas de los Royal Knights como leyendas con el pasar de los años; y tal es esta vitalidad memorial que al día de hoy, se celebra un gran festival en honor a los caballeros santos.
¿Quién está en línea?
En total hay 9 usuarios en línea: 3 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ethrios, Fuji Raikomaru, Roku Ginshô

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 113 el Miér Mayo 23, 2012 12:27 pm.




Mejores posteadores
cadejo (2217)
 
Scott-X (1717)
 
Rena Ryuugu (942)
 
Kurai (938)
 
Ed Elric (830)
 
Sigrun Vinter (742)
 
Ralian (647)
 
Elith (571)
 
Roku Ginshô (526)
 
YatterwaAgain (495)
 





Tower Of God (TOG)One Piece Sea Crown
Road to Shinobi
Legado NinjaLost Soul



Crear foro

Memorias

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Memorias

Mensaje por Elluka Clockworker el Miér Jun 22, 2016 10:48 pm

Capítulo I "¿Qué sentimientos?"



Ese día hacía mucho calor, el aire acondicionado estaba encendido y hacía mucho más fácil mi trabajo como bibliotecaria en el hogar que tenía en el mundo digital. Era una sala amplia, y había un par de mesas al frente de mi escritorio. Los chicos habían dejado libros abiertos en ellos, todos eran simpáticos pero ¡menudo desorden! Sabía que era mi trabajo el organizar el lugar, pero no lo hacían más fácil con cosas como esa.

Suspiré y me acerqué a los libros abandonados en las mesas, cerrándolos uno a uno. El silencio del lugar era acogedor de cierta manera, pero odiaba admitir que extrañaba hacer escándalo discutiendo con Scott de un lado a otro. ¿Quería verlo? ¿Por qué tenía que extrañarlo sí estábamos en el mismo edificio?

Mis sentimientos por él eran un tanto complejos, quería odiarlo por ser tan intransigente, tan desinteresado... Pero cuando veía ese lado tan amable que rara vez mostraba, era difícil controlar mis ganas por abrazarlo. Mientras pensaba en ello, tomé un libro en mis brazos y lo apreté con suavidad. No estaba practicando por sí se me presentaba la oportunidad, sólo sentía que debía apreciar un poco más esa textura tan fina de la cubierta del objeto.

Mientras más pensaba en el asunto, más deseaba que desapareciese. Me gustara o no, yo tenía un compromiso en el mundo humano con un buen amigo. Aún si no podía volver, me sentiría como una traidora al admitir mis sentimientos de amor por un sucio, grosero, desinteresado mercenario. ¿Qué sentimientos? ¿Admitir qué? ¡Todo era un error! Yo ya no podía estar más en un lugar con él a solas, ni siquiera sabía por qué había aceptado en primer lugar el vivir aquí.

Dejé el libro en la mesa con un gran estruendo que resonó en eco por toda la habitación.
-¿Louise? -Me llamó Lunamon al entrar en la biblioteca. Tenía su típica cajita con jugo en manos, pero no estaba bebiendo nada. -¿Ocurre algo? Escuché un ruido muy fuerte.
-Nada, linda. -Gruñí mientras me cruzaba de brazos. Mi cara estaría ardiendo en un rojo intenso de no ser porque la que entró era mi compañera digital, ella ya había visto todas mis facetas.
-¿Es por Scott otra vez? -Preguntó con unos ojos completamente inocentes y se apresuró a beber de la pajilla.
-¡Claro que no! ¡Qué va! -Protesté por inercia sin pensar mi respuesta. -¿Quién pensaría en semejante garçon assoiffé de sang? Si yo pensara en algún muchacho, tendría que ser elegante y repleto de clase. -Corregí y posé ambas manos en la cintura, ondeando mi capa al inclinarme a la altura de la digimon novata. -Alguien parecido a monsieur Fuji, poderoso y apuesto, un fino caballero. -Me inflé con orgullo de mi maestro. Sí, definitivamente él sería el tipo de persona con la que me gustaría salir algún día, no comprendía del todo por qué mis pensamientos se veían invadidos por alguien que representaba casi todo lo opuesto a ello.
-A mi me cae bien Scott ¡fue muy amable al dejarnos vivir aquí! ¿No lo crees, Louise? -La risa de Lune me calmaba de cierta manera. Esbocé una sonrisa después de ello, mi amiga tenía razón sobre eso. Scott tenía un lado muy bueno que quería sólo para mi, pero nunca habría de decirlo en voz alta. Tal vez, sólo tal vez, si asimilaba mis sentimientos por él desaparecerían poco a poco. Sólo era la novedad, ¿O no?

Terminé mi trabajo por el día y decidí salir a estirarme un rato. No pedí permiso esta vez, había acordado días atrás el reunirme con un querido amigo en la plaza central y no pensaba cambiar eso según el humor de mi queridísimo jefe.
-¿Estás segura, Lune? -Pregunté mientras caminaba al lado de mi compañera. -Creí que querías jugar con Nova esta tarde. -Nova, ese era el nombre del digimon oscuro con el que Lune se llevaba mejor en el lugar. Era cómo si se conociesen de toda la vida, me daba un poco de celos esa relación tan cercana.
-Cheshire también es muy divertido. -Dijo repleta de energía, pero no parecía muy convencida. Lo sabía porque apenas terminó de hablar y volvió a su cajita de jugo, la segunda del día. -Y el señor Julio también es muy lindo, a mi también me gusta venir. -Su aguda voz era tan adorable como siempre, pero sabía bien que ella venía para acompañarme y no para jugar con mis amigos. Parecía más empeñada en convencerse a sí misma de la idea que a mi. Le dediqué una mirada que reflejaba que no tragaba su engaño, pero decidí dejarlo pasar. No quería obligarla a quedarse en casa, a veces ella también necesitaba salir.

-Mia bambina -Escuché exclamar a lo lejos. Aún no llegábamos a Ciudad Central, estábamos a los bordes de la población, pero parecía que nos encontramos con nuestros destinados antes de tiempo.
-Mon cher Julio. -Lo saludé con la mano y un movimiento lateral suave, como de bailarina. Nos acercamos mutuamente y nos saludamos tomando ambas manos, con mucho tiempo después de no vernos. Julio era como mi mejor amigo, nos conocíamos desde pequeños, así que ver sus desiguales ojos para mi era como estar de regreso en esos días en casa.
-Buen día, joven damisela. -El Pawn Chessmon blanco de Julio me dedicó una reverencia cual pequeño soldado de juguete. Cheshire era su nombre, y era un servidor muy leal a su tamer. La relación que había entre Julio y Cheshire era muy diferente a la que había entre Lune y yo, pero no comprendía el porqué debería ser diferente. Yo no era nadie para cuestionar lazos entre digimon y tamer, así que decidí callar sin más y responder a la reverencia del peón. Dirigí mis ojos a Lunamon para que saludase, pero parecía nuevamente tener un ataque de timidez. Julio se acuclilló hasta la altura de mi rookie y la saludó alzando la mano. Pude apreciar una risita salir de mi compañera, y el rubio se alzó de nuevo para verme con unos ojos llenos de emoción.
-¿Te apetece comer algo? -Me preguntó tomando suavemente de mi mano. Me incomodé un poco, y la alejé a la fuerza con una risa nerviosa. Julio se tomaba muy enserio el papel de ser mi prometido, pero yo no me sentía a gusto con ello. Él sonrió al suelo en respuesta a mi acto, no se enojó o me reclamó algo; apreciaba mucho eso de su persona.
-A decir verdad, un té y pastel no estarían nada mal. -Junté ambas manos para reafirmar mi propuesta, y posteriormente me acomodé el cabello que se descontrolaba con las suaves brisas que de vez en cuando se asomaban.

Caminamos por un rato en búsqueda de un café que satisficiera nuestras refinadas necesidades pero el tiempo comenzaba a hacernos presa, así que decidimos parar en el más cercano. Si bien, no era algo a lo que estábamos acostumbrados, el ambiente a cafetería americana de los años sesenta daba cierto aire acogedor.
-Louise. -Me llamó el rubio después de que la moza se alejase con nuestros pedidos. Me sorprendí un poco, era raro que Julio me llamara por mi nombre; la gran mayoría del tiempo yo era "mia bambina" o "cuore". Sonreí de manera amplia a mi acompañante como respuesta.
-¿Te incomoda el lugar? A mi me parece bastante soportable. -Traté de adivinar su pensamiento con cierta ironía. Lunamon y Pawn Chessmon se encontraban viendo las flores de los ventanales, a petición de la primera por supuesto. Así era Lune, le encantaba disfrutar de las pequeñas cosas de la vida; yo, por mi parte, siempre he sido muy exigente con mis comodidades, éramos como dos polos opuestos.
-No es eso. -Julio replicó con una curvatura burlona en sus labios y se cruzó de brazos, reclinándose ligeramente en su asiento frente al mío.
-Te ves nervioso, supuse que la cafetería te parecía poca cosa. Como aquella vez en el Champ de Mars, ¿Recuerdas? -Continué y Julio dejó salir una melodiosa carcajada de su boca. -"Mi acompañante pidió té negro, no té verde; y el pan está duro, la luz nos molesta y la ventilación no es nada cómoda. Yo mismo me haré cargo de informarle, no a su gerente, al dueño de las instalaciones que su servicio no es más que..." -Imitaba a mi amigo de manera histriónica. Me agradaba mucho escuchar su risa, nuevamente, era como estar en casa.  
-Basta, cuore, no voy a quejarme esta vez. -Me detuvo riendo a carcajadas, pero con ciertos aires de seriedad. Guardé silencio al notarlo. Quería preguntarle "¿Qué ocurre?" pero fui cortada inmediatamente por el mismo galante. -Quiero hablar con respecto a... Ese amigo tuyo.
-¿Scott? ¿Qué hay con él?. -Sabía que el primer encuentro entre Julio y Scott no había sido el mejor, pero no tenía idea de ahora a qué se refería Julio.
-¿Tienes sentimientos por él? -Julio preguntó, pero parecía que tenía dificultades al hablar. Sus ojos se mostraban un tanto sombríos, cómo en un funeral.
-¿Qué sentimientos? -Cuestioné de manera sarcástica y me crucé de brazos. Me hice la que no tenía idea de lo que preguntaba, pero no quería admitir las cosas directamente. Julio dijo algo, lo leí en sus labios, pero no escuché nada.

Comencé a sentir frío por mi cuello y me enderecé desde mi cama inmediatamente. La oscuridad podría ser dueña de toda la habitación de no ser por una pequeña lámpara nocturna. Todo había sido un sueño al parecer. Me toqué la nuca desnuda, mi cabello estaba acomodado en una coleta y probablemente eso provocó mi escalofrío. Sin embargo, mi cabello se sentía diferente. Era lacio y mucho más sedoso. Acerqué unos mechones a mi nariz, y me di cuenta que el olor de mi shampoo también era distinto.
-¿Lune? -Llamé a mi compañera, pero no respondía. Analicé el cuarto con detenimiento ¿Dónde estaba? Mi cuerpo se sentía diferente también. El pánico comenzó a correr por mis venas, acelerando mi ritmo cardíaco. -¡Lune! -Mi respiración comenzó a agitarse y me cubrí con las sábanas cual si me fuesen a proteger de lo que estaba ocurriendo.
-¿Qué ocurre, niña? -Al otro lado de mi cama se encontraba una especie de conejo digital, no podía ser más que un rookie.
-¿Quién eres? -Le cuestioné a todo pulmón, alejándome de él y poniéndome en pie. Traté de invocar a mi digisoul para estar lista a combatir, pero no sentía nada fluir de mi cuerpo. -¿Qué está pasando? -Me sentía desesperada, quería regresar a casa. Quería ver a Lune y a Scott. Quería acariciar las orejas de Labramon. Quería hablar con BR y Nova. Lágrimas comenzaron a fluir de mis ojos en respuesta a mi impotencia. -¡Scott! -Grité esperando a que me escuchara y viniese por mi.
-No, no llores Luka. Sólo soy yo, tuviste un mal sueño. -El digimon se talló los ojos con una de sus orejas, aún parecía adormilado. No podía ser hostil, así que decidí calmarme.
-Mi nombre es Louise. -Corregí al digimon de manera calmada, y fue ahí cuando recuperé la cordura. Como cuando tomas una ducha fría y terminas por acostumbrarte, la consciencia regresó a mi. Elluka, ese era mi nombre. Una miembro de los Unión Saver, pareja de Fuji Raikomaru. Dirigí mis ojos a Terriermon, pero parecía mucho más asustado que yo.
-Luka... T-tú has... -Lo escuché al borde de las lágrimas. La gravedad del asunto cayó a mi como granizo, doloroso y frío.
-Ni una sola palabra a nadie. -Ordené a mi amigo como su oficial. -Soy Elluka Clockworker, y Louise ya no está aquí. -Por un momento muy largo me perdí a mi misma, ya había dejado de saber si Louise fue mi salvadora o si se estaba convirtiendo en mi enemiga mortal. Tenía mucho miedo ¿Esto ocurriría de nuevo? Me aterraba pensar que en algún momento yo desaparecería y esa niña volvería. Miré mis manos, estaba temblando como si fuese un día de invierno y yo anduviese en tirantes. Tragué saliva y regresé a la cama. -Vamos a dormir.
-Pero Luka... Esto que acaba...
-Vamos a dormir, dije. -Lo corté de la conversación y me acomodé de lado, cubriéndome con la sábana hasta el hombro y dándole la espalda al conejo.

Desconozco si Aleron durmió esa noche, pero yo no lo hice. Permanecí despierta hasta el amanecer. Tenía miedo de volver a recordar algo y desaparecer. Por un momento sentí como si hubiese muerto y regresado a mi cuerpo instantáneamente, la verdadera pregunta caía en exactamente en qué momento lo sentí ¿Cuándo Louise regresó o cuando Elluka se fue? Ya no sabía quién estaba invadiendo a quién, y eso también me aterraba.







Capítulo II "¿No soy suficientemente bueno?"



Elluka Clockworker
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 316
Cuentas :
Ficha :
Relaciones :
NPCs :
Nivel On Rol : Hyper Spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : (Ultimate)
(Rookie)
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Elluka Clockworker
Rango: Oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Venus Dove

Rango y Unidad Digi Aliado : Aleron
Rango: Sub-Oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Venus Dove
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.