Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Lo que no fue...
Hoy a las 3:46 am por Scott-X

» -Crónicas-
Hoy a las 3:27 am por Roku Ginshô

» Ficha de Menta Suzushii [En Construcción]
Hoy a las 2:22 am por Vicius

» Registro de Apariencia
Hoy a las 1:52 am por Vicius

» Petición de Lineas Evolutivas
Hoy a las 12:21 am por Scott-X

» [Yatagaramon Spirit]
Hoy a las 12:20 am por Scott-X

» Hola a todos!
Ayer a las 11:42 pm por Fuji Raikomaru

» Evoluciones
Ayer a las 4:17 pm por Alanna Tale

» Una cita en el museo, la unión de 2 caminos [Privado: Alanna]
Ayer a las 4:14 pm por Alanna Tale


Click en los botones para ir a los respectivos temas
La fiesta por el aniversario de los Union Saver y por los mas de 10 años de paz en la Ciudad Central, se lleva a cabo en la misma, e inunda de felicidad y alegría a todos los habitantes y turistas que llegan a formar parte de esta celebración...pero las fuerzas del caos están dispuestas a arruinar la fiesta y cuentan con un sin fin de quimeras digitales, para llevar a cabo su tarea.
El descubrimiento de las ruinas del Monasterio Draco, tallado en lo alto de una desolada montaña en el valle de los dragones, ha despertado un gran interés por todo el Digimundo. Principalmente porque según los tallados de la pared exterior dentro de las ruinas se encuentra un obre mágico que contiene en su interior la data y poder del treceavo Royal Kinght, la cual sera dada a quien reclame dicho objeto. Según la historia grabada en los murales, el obre fue dejado allí por el mismo Royal Kinght en caso de que su poder sea necesario para derrotar al mal que se alce en el futuro...por desgracia semejante premio también a llamado la atención de quienes usarían el poder para sus propias metas egoístas. Por lo que esta aventura ahora se a vuelto una carrera por ver quien consigue el gran premio.
Luego de que un grupo de Digital Inc profanara unas ruinas con su tecnología, provocando la desaparición del mismo grupo; la famosa cueva de las profecías de Shakamon, First Cave, sufrió un terremoto y una nueva profecía se escribió en su pared…pero esta poseía un gran dilema puesto estaba incompleta:
“Fue nuestro padre quien alzo los muros. Fue nuestro Señor quien cubrió la cuna con el techo. Fue el todo poderoso quien tallo las inscripciones. Fue Yggdrasil quien puso a dormir al …[parte dañada]…Hijo de…[parte dañada]… en su interior la fuerza pura del caos crece…[parte dañada]… Witchelny…[parte dañada]… Su despertar traerá un gran cambio. Su despertar traerá caos y destrucción. Su despertar traerá la destrucción de los Royal Kinghts.”
Ante esta noticia los clanes se apresuran en actuar y llegar a las ruinas lo antes posible.
Han pasado ya varias épocas dentro del mundo digital desde que los Royal Knights, los caballeros de Yggdrassil encargados de proteger y vigilar el mundo digital, desaparecieron sin dejar rastro alguno. Por muchos años, fueron buscados por sus seguidores; pero nadie obtuvo ninguna pista de ellos, ni siquiera alguna señal de que pudieran seguir con vida… simplemente, desaparecieron de un día para el otro en la nada misma. Pero aunque la presencia de estos caballeros desapareció de la faz del mundo; sus espíritus siguen vivos en los corazones de los Digimons que transmitieron las grandes hazañas de los Royal Knights como leyendas con el pasar de los años; y tal es esta vitalidad memorial que al día de hoy, se celebra un gran festival en honor a los caballeros santos.
¿Quién está en línea?
En total hay 9 usuarios en línea: 3 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ethrios, Fuji Raikomaru, Roku Ginshô

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 113 el Miér Mayo 23, 2012 12:27 pm.




Mejores posteadores
cadejo (2217)
 
Scott-X (1717)
 
Rena Ryuugu (942)
 
Kurai (938)
 
Ed Elric (830)
 
Sigrun Vinter (742)
 
Ralian (647)
 
Elith (571)
 
Roku Ginshô (526)
 
YatterwaAgain (495)
 





Tower Of God (TOG)One Piece Sea Crown
Road to Shinobi
Legado NinjaLost Soul



Crear foro

Lo que no fue...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lo que no fue...

Mensaje por Scott-X el Jue Jul 14, 2016 3:50 am


[click en las imagenes pequeñas, son spoilers]


Lo que no fue, parte 1: La Reina


Musica para acompañar

Las cosas no siempre salen como son planeadas… el destino a veces escribe algo pero después, como toda entidad fuera de nuestra comprensión y cuyas ideas junto con pensamientos se contradicen día a día en busca de la “perfección”, terminan cambiando lo escrito en voluntad propia pero sin esperanzas de lograr nada. En estas reescrituras hay cruces que no debieron ser… situaciones difíciles que por X o Y motivo, no tenían sentido alguno y simplemente, estaban allí porque si… así como también, personajes que antes no estaba o que estuvieron, intercambiaron papeles… quien tenía un papel importante paso a segundo plano mientras que aquellos tímidos escondidos en el fondo del escenario, salieron a la luz del foco… arrebatando el protagonismo a los legítimos personajes principales. Al día de hoy son cientos, por no decir miles, aquellos personajes que sufrieron una reescritura en su destino por un ente más allá de su comprensión… o que quizás comprender es sencillo, pero satisfacer difícil. Este es uno de los reescritos… tachado como si se tratara de un mero boceto, cuando en realidad, era lo que tenía que ocurrir sin excepciones… pero, como ya se dijo: fue cambiado por un ente contradictorio e insaciable que, en busca de su propia satisfacción, creo un universo alterno donde esta escritura… no es más que una idea vacía y sin valor.

Hace muchos años… existió un reino alejado en una isla remota… sin ninguna playa ni montaña; aquella isla flotaba como un nómada, a la deriva por el mar, sin rumbo, sin guías… simplemente moviéndose por las corrientes marinas que la alcanzaban y forzaban a desplazarse en direcciones aleatorias. Aquel reino vivía de lo que el destino pudiese darles… vivía en una aleatoriedad constante donde, si no había suerte, no había suerte… la comida era fruto del destino que tuvieran sus habitantes en la mayoría de ocasiones, mientras que el agua o el dinero eran bienes con prácticamente ninguna importancia. Vivian por y para sí mismos… cuidándose unos a otros como podían, enfrentando de cara al destino cuando este no les sonreía y haciendo todo lo que estaba en sus manos para sacarle una sonrisa y vivir en paz nuevamente. Claro que lo que importaba de aquel reino, pese a lo importante que sonó aquel dato sobre el destino, no era otra cosa que los habitantes del castillo… y no, no de los reyes; ellos vendrán más adelante en cuanto al valor real. Quienes importaban realmente en ese castillo no eran otro que sus leales guardianes; un grupo de 4 caballeros entrenados para defender el reino y a la isla de cualquier peligro que el destino pudiera ponerles enfrente. Aquellos guardianes eran Marco, un Duftmon veloz y astuto, siempre capaz de encontrar el punto débil en todos sus adversarios; Blake, un Reapermon creativo y simpático, despierto y gran estratega; Samuel, un ChaosDukemon fuerte y valiente, dispuesto a dar su vida por su reino; y finalmente, Briny, una Renamon y líder de aquel grupo por su espíritu y habilidad nata para el combate. Aquel cuarteto siempre se mantenía unido, en sus entrenamientos, rondas de vigilancia o expediciones; los 4 siempre estaban juntos y por ello siempre salían adelante sin grandes problemas. No seria ninguna sorpresa el decir que aquel cuarteto siempre luchaba unido contra cualquier amenaza posible para la isla (Algo que prácticamente jamás ocurría), pero la única verdad es la contraria: luchaban por separado. Por luchar por separado, uno se refiere a algo más que “cada quien por su parte”, si no porque literalmente jamás conseguían luchar todos juntos. El poder que tenían era tan elevado que cuando una amenaza se presentaba; con que uno solo se presentase a la acción, era suficiente para alcanzar la victoria… algo triste para tan buen equipo, pero también resultaba en una ligera alegría; puesto todos tenían menos obligaciones y preocupaciones de las usuales.

Un día próximo a la celebración de 100 años de reinado confiable por el Rey MagnaGarurumon y la Reina Sakuyamon; el cuarteto decidió reunirse en el centro de la isla para festejar, lejos de todo el escándalo que pudiera crear la gran fiesta que planeaban los reyes, y sobre todo: en buena compañía. Marco y Blake no se reunieron en todo el día con Samuel o Briny, ya que querían darle una sorpresa a ambos; Blake la noticia de la próxima elección de Líder de la Guardia Real, y Marco… bueno, el mas bien tenía una sorpresa para Briny; aunque no la revelaría ante nadie, ni siquiera a sus confiables amigos Blake y Samuel, ¿Por qué? Porque cuantos menos riesgos corriera, mayor seria la sorpresa para la líder de aquel equipo. Mientras tanto, Briny se mantuvo sola todo el día por primera vez en un largo tiempo… aunque sola en espíritu, puesto físicamente tenia literalmente todo un reino que la conocía, saludaba y admiraba en cierto sentido; pero la soledad interna era bastante amplia… no acostumbraba mantenerse alejada de sus compañeros y eso le causaba gran incomodidad… pero no podía ir con ellos; cada quien tenía su plan hasta que llegara la hora de la reunión, cada quien menos ella. El día paso muy lentamente para Briny, quien solo podía ver impacientemente cada reloj que se cruzaba esperando que el tiempo avanzara más rápido… pero no era el caso… el tiempo no avanzaría más rápidamente solo porque ella mirara cada reloj con desesperación… y esa realidad ciertamente no le ayudaba demasiado a seguir su objetivo de ignorar la soledad interna. La líder del cuarteto finalmente sucumbió a la presión e incapacidad para ignorar aquel sentimiento agobiante; suspiro con pesar y se dispuso a buscar a sus compañeros, pero antes de dar el paso, un zorro de color rojo se poso frente a ella y la miro fijamente. La Renamon no sabía exactamente qué hacer, y cuando quiso rodear al animal, este se paro nuevamente frente a ella… y así hasta que llego un punto en el que Briny solo observaba a la criatura rojiza con duda. Preguntarle que quería no era coherente para la digimon; para ella era claro que el animal quería bloquearle el paso, pero aun así se dispuso a hacer la pregunta. - ¿Qué quieres de mi, amiguito? – Con un tono ligeramente cansado y pesado, Briny observo al animal fijamente; y en respuesta a la pregunta, el animal se dio la media vuelta y apunto con la nariz al castillo. Ante aquello, Briny se froto los ojos confusa y vio correr al animal hacia el castillo. En su interior sabía que era mejor dejarlo ser y evitarse cualquier problema; pero algo dentro de sí la forzó a avanzar y seguir al zorro de color rojo sin pararse a pensar en el porqué lo hacía exactamente. Estaba claro que el animal la guiaba, pero ella no lo captaba en su mente… simplemente seguía su instinto y cuando finalmente alcanzo al animal… aquella Renamon se encontraba justo frente a su reina: Sakuyamon. Personalmente, Briny jamás había visto a la reina, solo al rey en el momento de su nombramiento como Líder del cuarteto; por lo que tan pronto vio aquella figura irradiadora de respeto y calma, se arrodillo bajando la cabeza esperando no haber ofendido a su majestad… y fue esa actitud la que le robo una ligera risa a la dama noble. Sakuyamon sonrió ligeramente y se acerco a la Renamon que tenia arrodillada frente a ella, agachándose para estar a su altura y entonces acariciar suavemente su cabeza. – Recuerdo que de niña, me gustaba que me acariciaran aquí… ¿a ti no? - - S-Si… ¿Su… majestad…? – Pregunto la guardiana temerosa. - ¿Si, querida? - - Na-nada… s-solo quería confirmar que se trataba de usted… - - Pues si… se trata de mi – Sakuyamon rio levemente, levantándose y haciendo un gesto para que la Renamon también lo hiciera.

Briny observo maravillada a su reina, sintiendo una paz interna absoluta… no mas soledad, solo tranquilidad y paz; nada podía salir mal… nada podía arruinar aquel momento, y la misma reina lo sabia; fue por ello que no temió en hacer una pregunta directa a la líder del cuarteto - ¿te gustaría ocupar mi lugar, querida? - - ¿E-eh… su lugar…? No comprendo su majestad… - - ¿Te gustaría ser la nueva Reina…? – Aquella pregunta tomo por sorpresa a la Renamon, quien retrocedió impactada mientras su corazón se aceleraba enormemente. No sabía cómo responder a esa pregunta, y por alguna razón eso causaba cierta gracia a la reina, quien se acerco sonriendo y tomo la mano de Briny, haciendo que esta se sonrojara ligeramente, aunque también haciéndola sentirse extrañamente familiar… como si aquello fuese lo más normal del mundo – Tienes un alma bastante antigua, querida mía… un alma que solo una reina puede poseer - - Haaaa… es-esto es mucha… información que retener… - - No la retengas… solo… cierra los ojos y deja que tu alma, fluya… - - ¿Cómo…? - - El alma de las reinas necesita ser libre y fluida… no debemos tener preocupaciones ni retenciones… ya verás… cierra los ojos, respira profundamente y que tu mente deje de actuar… ahora solo interesa tu alma, nada mas - - De acuerdo… l-lo intentare… por usted, su majestad… - Renamon cerró sus ojos y de un instante a otro… dejo de sentir todo lo que había a su alrededor y… simplemente sintió como algo dentro de sí misma crecía. Por un instante quiso sentir pánico, pero lo cierto es que ya no había nada que sentir… no podía sentir pánico aunque lo quisiera… y no quería en ese momento por alguna razón. La sensación de “flotar” en el vacio le resultaba muy agradable, pero aun así, debía dejar de sentirla en algún momento… y fue allí cuando la digimon se dispuso a abrir los ojos nuevamente, pero lo que vio no tenia precio o razón de ser. Frente a si misma, no había nada más que un espejo… el cual reflejaba una figura igual a la de Sakuyamon, pero donde solía haber amarillo, ahora había morado. Briny había pasado de etapa; ya no era aquella Renamon habilidosa de antes… ahora era una Kuzuhamon, una Kuzuhamon destinada al reinado de aquella isla.

Por unos instantes Briny intento entender que ocurría, pero no hallaba problemas en su mente… simplemente, sabía que estaba en el lugar correcto. Fue allí cuando apareció el rey MagnaGarurumon, con un báculo en sus manos… un báculo dorado, perteneciente a Sakuyamon. El hombre lobo entrego el artefacto a Kuzuhamon y simplemente se retiro, dejando como únicas y últimas palabras las siguientes – Salve la nueva reina, Kuzuhamon… quien corregirá los errores de nuestros ancestros -. Briny no sabía qué hacer exactamente… pero tan pronto sintió el báculo de la antigua reina entre sus manos, una corazonada le dijo que hacer; y sin muchas más opciones, la digimon siguió aquella corazonada. Claro que antes tuvo que llamar a sus ex compañeros… Marco, Blake y Samuel; debía informarles de su retiro del grupo… pero cuando llego la hora de hablar con ellos, estos simplemente se negaron a todo. Se negaban a creer en la historia de Kuzuhamon y en su renuncia al grupo… para ellos, todo se trataba de una mentira, una historia falsa… historia que se negaron a aceptar. Blake y Samuel decidieron abandonar el grupo, indignados por aquella historia y sobre todo, heridos por tener que perder a una amiga y compañera de equipo. Marco por su lado intento aceptar que todo era mentira… pero no pudo y cuando llego la hora de la verdad, la hora de la despedida… Briny freno al Duftmon y le hiso una pregunta muy directa; pero que reflejaba la preocupación y disposición de la reina hacia su equipo… - ¿Te gustaría… ser el nuevo rey? -.

Lo que ocurrió después de aquella pregunta… no fue otra cosa más que una era de paz… tranquilidad y buena vida. El destino continúo encarando a aquella isla… pero esta no caería ante las cosas malas que llegaran; no solo porque sus nuevos reyes lo pararían… si no porque la disposición de la nueva reina era lo bastante poderosa, como para reanudar las cosas. “Reparar los errores de los ancestros”; esa era la misión de Kuzuhamon… y la única forma de cumplirla, seria guiando a su pueblo, aquel con el que había crecido y al que había protegido… hacia un continente, ¿Cuál…? Eso no importaba… mientras dejaran de estar a la deriva y confiar tan ciegamente en el destino, donde se asentaran, será perfecto.




Lo que no fue, segunda parte: El Guardian

...

______________________




/


Regalos



Scott-X
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 748
Cuentas :



Ficha :

Relaciones :

Cronologia : (En Actualizacion)

NPCs :

Nivel On Rol : DNA Evolution (Super Ultimate)
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Nova: Mega

BR: Mega
Icono : Chaos Empire: Organización criminal con ideales indecisos y cuya única meta podría decirse que sembrar el caos, ayudando a cumplir las metas egoístas de sus miembros
Rango y Unidad : Scott Shadowest Musahrahjy
Rango: Hades Knight
División: Hades Titans
Unidad/Sub-division: Titans

Labramon
Rango: Hades Knight
División: Hades Titans
Unidad/Sub-division: Titans
Rango y Unidad Digi Aliado : Nova (BlackWarGreymon)
Rango: Hades Knight
División: Hades Titans
Unidad/Sub-division: Titans

BR (Renamon)
Rango: Soldado
División: D-Brigade
Unidad/Sub-division: Shadow Lizard
Inventario :


Ver perfil de usuario http://scott-desaster.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que no fue...

Mensaje por Scott-X Hoy a las 3:46 am

Acier

Un valle desierto puede ser la perdición para los viajeros, pero aquel selecto grupo era la excepción... principalmente porque habían sido enviados a morir. Guiados por un monje acorazado, recitando las creencias de una cultura envuelta en acero, 4 caballeros custodiaban a una bestia dormida, transportándola hacia su destino final: la muerte. Claro que aquello tenía una explicación... porque esa bestia dormida tan plácidamente durante el viaje, sabiendo que la muerte le esperaba... porque aquellos caballeros aceptaban tan fácilmente su "final", pues simplemente no había otro camino. La bestia al morir se llevaría las almas de todo aquel que estuviera cerca... condenaría a todas las almas cercanas sin perdón; inocentes o culpables, a punto de morir o nacer, esa bestia se los llevaría a todos cuando su vida llegara a su final. Por eso era transportado, por eso esos caballeros fueron enviados a morir... a morir por acabar con esa criatura que dormía tan pacíficamente.

El pueblo al que pertenecían aquellos caballeros, junto con el monje, era uno guiado por el metal. Sus vidas eran artificiales y podían sobrevivir décadas sin alimentarse o descansar; capaces de superar a otros seres convencionales en casi todo, sus únicas debilidades eran su incapacidad para sentir con facilidad. El acero que cubría sus cuerpos en pesadas armaduras hacia difícil la tarea de sentir cosas, tanto física como emocionalmente. Pero no todo lo grande comenzó así, y aquel pueblo no era la excepción. Comenzaron como nómadas; liberados a un mundo que desconocían, incapaces de saber que les estaba esperando, aquel grupo de nómadas viajaba sin rumbo; sobreviviendo únicamente gracias a sus resistentes armaduras, pero por poco. Cada día era una batalla a sangre fría contra crueles e infernales desiertos, contra bestias primitivas pero que en número representaban una amenaza. Guiados por una reina de armadura negra como la noche y un rey vestido de frágil metal blanco, los nómadas llegaran a la máxima desesperación. Los seguidores de los reyes comenzaron a pensar que sus vidas no merecían seguir viviendo; que fueron sometidos a una prueba y que fallaron; algo que al menos su reina, no pudo tolerar, o más bien, no quería aceptar.

Movida por un orgullo ciego, la reina decidió crear un arma con la cual limpiaría un territorio digno de su gente, para comenzar a colonizar, pero aquella arma tenía un fallo muy importante: era incapaz de mantenerse con la energía suficiente para funcionar, y cada vez que se apagaba, una pieza se arruinaba. Su paciencia había llegado a los limites, y sin remedio alguno; una noche, aquella reina se reunió con un demonio, esperando que él le diera la clave del éxito; y para su fortuna así fue. El demonio le entrego la llave que volvería su arma totalmente funcional, pero claro, todo tiene su precio, ¿y que pidió ese demonio? Simplemente, algo que la propia reina no creía tener, por lo que acepto sin siquiera pensarlo. Con el pacto hecho, el demonio entrego a su majestad una llave para luego desaparecer, diciendo que cobraría la llave en algún tiempo. Una vez la reina obtuvo la llave, sin pensarlo la utilizo para encender su arma definitiva... y esta funciono mucho mejor de lo que la propia reina esperaba, quizás demasiado. Aquella arma no solo recibió energía, si no también una nueva forma... y una nueva vida.

De algún modo, aquella llave termino por transformar lo que era un arma, en un dragón de acero puro, el cual al ver a la reina de armadura oscura identifico como su ama y señora. Claramente la reina comprendió eso, y no dudo en beneficiarse de eso, pensando firmemente en que ese dragón debía obedecerla, y que estaba bien usarlo para lo que había sido construido en primer lugar: como un arma. De ese modo, la reina utilizo al dragón para controlar territorios durante su travesía, recuperando la confianza de su gente y atrayendo a muchos otros. Divulgando que ella fue bendecida por su dios con aquel dragón, la reina creo 2 grandes ciudades; una para sí misma, y otra para el rey de blanco. Debido a todos aquellos que se habían unido a su grupo de viajeros, eran necesarias 2 ciudades para poder albergar a todos los habitantes; pero claro, 2 ciudades significaban distintos mandatos. En la ciudad del rey de blanco, las cosas eran más simples... alejadas de todo lo que la reina de negro creía. La noble desarrollo una nueva creencia: la guerra es la clave para todo imperio creciente. La reina conservo al dragón mecánico, aun cuando su pueblo ya no lo necesitaba... cuando ya había cumplido con su deber, la reina se mantuvo junto al dragón como si fuera un "igual" pero sin serlo... casi como una mascota. Un acto ilógico, una decisión irresponsable... pero aun así, ya estaba hecho; aquel dragón que en su momento destruyo y asesino a los antiguos pobladores de la tierra en nombre de la reina, se volvió un compañero fiel para la dama vestida de acero; y esta sin darse cuenta, comenzó a sentir algo que no había sentido por otra criatura: afecto.

La reina no tardo en darse cuenta de que tenia a ese dragón demasiado cerca en todo momento; que lo animaba y protegía de las amenazas de su pueblo, que exigían que esa bestia se fuera. Nadie salvo la reina creía que aquel dragón de hierro pudiera volverse una criatura dócil; todos lo veían como el arma que era, y el hecho de que este tuviera vida propia no ayudaba a que confiaran en el. De ese modo, la reina trato de buscar refugio de aquel cariño por el arma en cualquier cosa, pero nada parecía funcionar. Intento desesperadamente cambiar el cariño que sentía por el dragón usando a su propio marido, pero no hubo caso; ni siquiera su legitimo "amor" fue capaz de reemplazar a esa arma viviente. Sumergida en la desesperación, una solución llego a la mente de la reina, una quizás muy efectiva. En busca de una nueva arma, la reina consiguió atraer a un caballero sagrado, elegido por dios para acabar con las impurezas del mundo; vestido de una armadura blanca como el rey, pero firme, noble en toda extensión de la palabra, y por encima de todo: poderoso. Ese caballero cumplió su función... demasiado bien quizás. El dragón se fue del corazón de la reina y el caballero ocupo su lugar, pero el cariño fue mas allá, llegando al punto de despreciar a su propio marido... un grave error.

La "mascota" de la reina la seguía a todas partes, independientemente del cariño de ella; y es en una de sus muchas reuniones con el caballero de blanco, que el dragón pudo ver como la reina deseaba que su marido desapareciera, para así poder estar legítimamente con ese caballero sagrado. Ese fue su peor error. El dragón hiso su propia interpretación, y una vez llego la respuesta a su simple mente, entro en acción.

La reina despertó un día y vio la horrible escena que supondría el fin de su dominio si no hacia algo rápidamente: la ciudad correspondiente al rey, destruida por ese dragón. La dama de acero negro detuvo a la bestia con solo ordenarle que se detuviera, pero el daño ya había sido hecho... el rey fue asesinado. Rápidamente la señora del dragón comprendió porque este hiso lo que hiso, y aunque quería perdonarlo... no podía, su pueblo, el pueblo de su marido, no aceptarían que ese monstruo saliera absuelto de sus acciones. Al final, la bestia fue encerrada en un calabozo en la ciudad de la reina, mientras que la misma tuvo que afrontar una decisión que jamás habría pensado, seria difícil: el dragón o su gente. No quería perder a lo único que de alguna forma, era su "amigo", pero tampoco podía permitirse caer como traidora ante su gente; y después de mucho pensarlo... acepto la ejecución de su mascota.

Pero algo no podía evitarse, aun cuando la reina creía que si: quería al dragón, aunque fuera una mascota, lo quería como si de un hijo pudiera tratarse aun cuando no era posible. Entonces la reina entendió el precio que le había pedido el demonio en el momento que la llave le fue entregada. El demonio le había pedido su amor maternal como moneda de pago; y claramente la reina no pensaba tenerlo... pero el truco en ese pacto, es que ella ganaría dicho amor una vez el dragón cobrara vida. Se sintió débil... engañada pero sobre todo débil. Pensar que fue engañada desde el primer momento en que tomo la llave, le hacía rabiar, pero no tanto como el tener que ejecutar a su propio compañero; aunque algo bueno del amor maternal que había ganado, fue el egoísmo que vino con este. La dama de acero negro entro en el calabozo donde estaba su dragón, y dispuesta a correr el riesgo de ser abandonada por su pueblo, le dio una orden final:

-Escúchame... eres... eres más que un arma para mi, o una mera mascota... tu eres especial... el arma definitiva, que cobro vida propia... mi "petit ami"... y por eso... mañana cuando te lleven a tu muerte... escapa -respiro profundamente, mirando a los ojos de aquella bestia, la reina hablo con un tono firme y dolido por primera y única vez en su vida- no dejes que acaben con tu vida... no mueras de este modo... ¿entendido?

Después de eso, la bestia fue liberada pero enviada hacia el lugar donde fue creada: el desierto. Escoltada por el grupo de caballeros guiados por el monje, la bestia... el dragón... el "amigo" de la reina, entro en un profundo sueño; al menos hasta que llego la hora de enfrentar su destino. Los caballeros se prepararon, encadenaron a la bestia y alzaron sus armas, dando paso al monje para que este pudiera hablar.

-una bestia descerebrada que actúa bajo instinto... incapaz de comprender los problemas que ha causado, hoy te ofreceremos la misericordia de ser destruida, en el lugar donde te alzaste por primera vez... ¡Por la reina! ¡Morirás! Y nosotros, los héroes de su majestad, daremos nuestra vida para mantener tu patética existencia sellada -Alzando su bastón, el monje hablo de forma autoritaria- ¡Muere insignificante criatura!
- ... non...
- ¿Eh...? ¿quién ha dicho eso...? ¡Caballeros! ¡Ustedes no deben hablar!
- Nosotros... no hemos sido, pastor...
- Por favor, ¿quién mas pudo haber sido? ¿esta bestia? ¡JA! Esta cosa solo sabe gruñir y rugir
- ... non... vous pathétique... -la bestia alzo la cabeza, haciendo brillar sus ojos mientras miraba al monje-
- ¿Q-que rayos...? ¿e-esta bestia... puede hablar?
- vous... mourir -sin darle tiempo a responder, el dragón ensarto su garra en el pecho del monje, acabando con sus vida- ... vous... -cambio su mirada a los caballeros, impactados por lo ocurrido- ... mourir

______________________




/


Regalos



Scott-X
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 748
Cuentas :



Ficha :

Relaciones :

Cronologia : (En Actualizacion)

NPCs :

Nivel On Rol : DNA Evolution (Super Ultimate)
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Nova: Mega

BR: Mega
Icono : Chaos Empire: Organización criminal con ideales indecisos y cuya única meta podría decirse que sembrar el caos, ayudando a cumplir las metas egoístas de sus miembros
Rango y Unidad : Scott Shadowest Musahrahjy
Rango: Hades Knight
División: Hades Titans
Unidad/Sub-division: Titans

Labramon
Rango: Hades Knight
División: Hades Titans
Unidad/Sub-division: Titans
Rango y Unidad Digi Aliado : Nova (BlackWarGreymon)
Rango: Hades Knight
División: Hades Titans
Unidad/Sub-division: Titans

BR (Renamon)
Rango: Soldado
División: D-Brigade
Unidad/Sub-division: Shadow Lizard
Inventario :


Ver perfil de usuario http://scott-desaster.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.