Conectarse

Recuperar mi contraseña



Click en los botones para ir a los respectivos temas
La fiesta por el aniversario de los Union Saver y por los mas de 10 años de paz en la Ciudad Central, se lleva a cabo en la misma, e inunda de felicidad y alegría a todos los habitantes y turistas que llegan a formar parte de esta celebración...pero las fuerzas del caos están dispuestas a arruinar la fiesta y cuentan con un sin fin de quimeras digitales, para llevar a cabo su tarea.
El descubrimiento de las ruinas del Monasterio Draco, tallado en lo alto de una desolada montaña en el valle de los dragones, ha despertado un gran interés por todo el Digimundo. Principalmente porque según los tallados de la pared exterior dentro de las ruinas se encuentra un obre mágico que contiene en su interior la data y poder del treceavo Royal Kinght, la cual sera dada a quien reclame dicho objeto. Según la historia grabada en los murales, el obre fue dejado allí por el mismo Royal Kinght en caso de que su poder sea necesario para derrotar al mal que se alce en el futuro...por desgracia semejante premio también a llamado la atención de quienes usarían el poder para sus propias metas egoístas. Por lo que esta aventura ahora se a vuelto una carrera por ver quien consigue el gran premio.
Luego de que un grupo de Digital Inc profanara unas ruinas con su tecnología, provocando la desaparición del mismo grupo; la famosa cueva de las profecías de Shakamon, First Cave, sufrió un terremoto y una nueva profecía se escribió en su pared…pero esta poseía un gran dilema puesto estaba incompleta:
“Fue nuestro padre quien alzo los muros. Fue nuestro Señor quien cubrió la cuna con el techo. Fue el todo poderoso quien tallo las inscripciones. Fue Yggdrasil quien puso a dormir al …[parte dañada]…Hijo de…[parte dañada]… en su interior la fuerza pura del caos crece…[parte dañada]… Witchelny…[parte dañada]… Su despertar traerá un gran cambio. Su despertar traerá caos y destrucción. Su despertar traerá la destrucción de los Royal Kinghts.”
Ante esta noticia los clanes se apresuran en actuar y llegar a las ruinas lo antes posible.
Han pasado ya varias épocas dentro del mundo digital desde que los Royal Knights, los caballeros de Yggdrassil encargados de proteger y vigilar el mundo digital, desaparecieron sin dejar rastro alguno. Por muchos años, fueron buscados por sus seguidores; pero nadie obtuvo ninguna pista de ellos, ni siquiera alguna señal de que pudieran seguir con vida… simplemente, desaparecieron de un día para el otro en la nada misma. Pero aunque la presencia de estos caballeros desapareció de la faz del mundo; sus espíritus siguen vivos en los corazones de los Digimons que transmitieron las grandes hazañas de los Royal Knights como leyendas con el pasar de los años; y tal es esta vitalidad memorial que al día de hoy, se celebra un gran festival en honor a los caballeros santos.
¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Elluka Clockworker, Roku Ginshô

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 113 el Miér Mayo 23, 2012 12:27 pm.




Mejores posteadores
cadejo (2078)
 
Scott Desaster (1781)
 
Kurai (914)
 
Rena Ryuugu (853)
 
Sigrun Vinter (836)
 
Roku Ginshô (750)
 
Fuji Raikomaru (659)
 
Ed Elric (651)
 
Ralian (639)
 
Elith (554)
 





Tower Of God (TOG)One Piece Sea Crown
Road to Shinobi
Legado NinjaLost Soul



Crear foro

Relatos de aprendices

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Relatos de aprendices

Mensaje por Garrod Ran el Sáb Nov 12, 2016 10:00 pm

Sitio: Monte Bancho
                 
Conociéndonos mejor (Historia en progreso)


Habían pasado casi dos meses desde que Garrod tuvo que regresar al mundo real para ponerse al corriente con sus estudio, y para no causarle más preocupaciones a sus padres con su ausencia. Este cambio no había sido nada sencillo para Gaomon, pero gracias a la ayuda de Leomon y Bearmon, había logrado sobreponerse a la ausencia de su compañero y amigo humano, pues los entrenamientos le permitían mantener la mente ocupada y así no tener pensamientos tristes.

En un principio, Gaomon no pensaba que su maestro, y su aprendiz pudieran ser personajes tan agradables. Leomon había demostrado ser todo un gran maestro con ambos digimon rookie, pues además de exigir disciplina durante las sesiones, también se tomaba muy en serio su responsabilidad de velar por el cuidado de los dos y nunca dejaba de estar al pendiente de ellos en caso de cualquier inconveniente. Es por ello que Gaomon había comenzado a tomarle aprecio a su mentor, incluso disfrutaba de su estadía con él. Aunque con Bearmon era algo totalmente diferente, pues el osezno permanecía en una actitud neutral hacia su nuevo compañero de entrenamiento pese a que ya habían interactuado hace algunos meses durante los incidentes de los ogros. Era como si éste pusiera una muralla con todos aquellos que le rodeaban o trataban de hacer plática con él, siendo Leomon la única excepción a esta regla; con quien parecía ser mucho más abierto todo el tiempo. Aún así, el digimon oso le simpatizaba.

Con el paso de ese lapso de tiempo, Bearmon había comenzado a ponerle aún más entusiasmo a los entrenamientos matutinos con la llegada de Gaomon. Pues el sólo hecho de tener un nuevo acompañante abordo había avivado su interés, ya que no esperaba que el nuevo integrante pudiese seguirle el ritmo con los pocos meses que llevaba en el monte y eso le alegraba bastante; aunque no lo denotaba abiertamente, pero esto no lo había pasado por alto Leomon, puesto que comenzaba a darse cuenta de ello y le alegraba bastante observar que Bearmon hubiese encontrado a un posible camarada; que en aquellos momentos ahora lo veía como un simple rival de combate.

Una noche, después de un extenuante día de entrenamiento, Gaomon y Bearmon se tomaban un muy merecido descanso, aprovechando que Leomon había salido para ayudar a un digimon que solicitó su apoyo. Gaomon se había quedado profundamente dormido a causa del esfuerzo; pero Bearmon en cambio, se encontraba observando la pared de la cueva ya que se sentía sumamente aburrido al no poder acompañar a su maestro para poder disfrutar de la acción, puesto que eso le servía como práctica para poner a prueba lo que aprendía con él. El osezno detestaba estar horas sin poder hacer nada entretenido, pero el estar viendo los muros le permitía olvidarse de algunas visiones que le venían en algunos momentos de lucidez y que llegaban a ponerse peor durante las noches; mismas que a veces no le dejaban dormir muchas veces.

La divagación de Bearmon, pronto se vio interrumpida cuando escuchó un suspiro y un bostezo a su derecha. Se trataba de Gaomon, quien ya había despertado después de una larga y profunda siesta que le devolvió las fuerzas para moverse.


-Si que dormiste mucho, enano.-comentó el digimon ursino, mientras colocaba sus manos detrás de la nuca y se reclinaba contra la pared de la cueva para tratar de ponerse cómodo-Este lugar se había puesto demasiado aburrido con tanto silencio. Pero al menos no estuviste haciendo tanto ruido como hace varias noches.-

-Lo sé, pero aún me cuesta acostumbrarme a estar entrenando casi todo el día.-respondió Gaomon, haciendo de cuenta que no había escuchado el último comentario de Bearmon-Aún siento muy adolorido el cuerpo con todas las rutinas de ejercicio y combate que tenemos durante el día.-replicó el cánido azul mientras se sobaba el brazo izquierdo al momento de moverse un poco. Las molestias aún no habían logrado desaparecer del todo.

-Te terminas por acostumbrar a este estilo con el tiempo.-replicó Bearmon con algo de seriedad.-Cualquier otro digimon hubiera dejado el entrenamiento por lo riguroso que es. Me sorprende estés resistiendo tanto durante todos estos meses.-
avatar
Garrod Ran
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 44
Ficha : Garrod y Gaomon
Nivel On Rol : Rookie
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.