Conectarse

Recuperar mi contraseña



Click en los botones para ir a los respectivos temas
La fiesta por el aniversario de los Union Saver y por los mas de 10 años de paz en la Ciudad Central, se lleva a cabo en la misma, e inunda de felicidad y alegría a todos los habitantes y turistas que llegan a formar parte de esta celebración...pero las fuerzas del caos están dispuestas a arruinar la fiesta y cuentan con un sin fin de quimeras digitales, para llevar a cabo su tarea.
El descubrimiento de las ruinas del Monasterio Draco, tallado en lo alto de una desolada montaña en el valle de los dragones, ha despertado un gran interés por todo el Digimundo. Principalmente porque según los tallados de la pared exterior dentro de las ruinas se encuentra un obre mágico que contiene en su interior la data y poder del treceavo Royal Kinght, la cual sera dada a quien reclame dicho objeto. Según la historia grabada en los murales, el obre fue dejado allí por el mismo Royal Kinght en caso de que su poder sea necesario para derrotar al mal que se alce en el futuro...por desgracia semejante premio también a llamado la atención de quienes usarían el poder para sus propias metas egoístas. Por lo que esta aventura ahora se a vuelto una carrera por ver quien consigue el gran premio.
Luego de que un grupo de Digital Inc profanara unas ruinas con su tecnología, provocando la desaparición del mismo grupo; la famosa cueva de las profecías de Shakamon, First Cave, sufrió un terremoto y una nueva profecía se escribió en su pared…pero esta poseía un gran dilema puesto estaba incompleta:
“Fue nuestro padre quien alzo los muros. Fue nuestro Señor quien cubrió la cuna con el techo. Fue el todo poderoso quien tallo las inscripciones. Fue Yggdrasil quien puso a dormir al …[parte dañada]…Hijo de…[parte dañada]… en su interior la fuerza pura del caos crece…[parte dañada]… Witchelny…[parte dañada]… Su despertar traerá un gran cambio. Su despertar traerá caos y destrucción. Su despertar traerá la destrucción de los Royal Kinghts.”
Ante esta noticia los clanes se apresuran en actuar y llegar a las ruinas lo antes posible.
Han pasado ya varias épocas dentro del mundo digital desde que los Royal Knights, los caballeros de Yggdrassil encargados de proteger y vigilar el mundo digital, desaparecieron sin dejar rastro alguno. Por muchos años, fueron buscados por sus seguidores; pero nadie obtuvo ninguna pista de ellos, ni siquiera alguna señal de que pudieran seguir con vida… simplemente, desaparecieron de un día para el otro en la nada misma. Pero aunque la presencia de estos caballeros desapareció de la faz del mundo; sus espíritus siguen vivos en los corazones de los Digimons que transmitieron las grandes hazañas de los Royal Knights como leyendas con el pasar de los años; y tal es esta vitalidad memorial que al día de hoy, se celebra un gran festival en honor a los caballeros santos.
¿Quién está en línea?
En total hay 15 usuarios en línea: 7 Registrados, 0 Ocultos y 8 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Gaioumon, Hibiki Sanjō, Roku Ginshô, Sebas Stelar, Togata, Unsui Rikiya, YatterwaAgain

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 113 el Miér Mayo 23, 2012 12:27 pm.




Mejores posteadores
cadejo (2067)
 
Scott Desaster (1818)
 
Kurai (914)
 
Sigrun Vinter (856)
 
Rena Ryuugu (853)
 
Roku Ginshô (778)
 
Fuji Raikomaru (665)
 
Ed Elric (649)
 
Ralian (639)
 
Elith (554)
 





Tower Of God (TOG)One Piece Sea Crown
Road to Shinobi
Legado NinjaLost Soul



Crear foro

Fire {Kagura}

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Fire {Kagura}

Mensaje por Alanna Tale el Dom Dic 18, 2016 11:37 pm

La invitación había llegado una semana atrás. La revista para la que solía trabajar como reportera gráfica había decidido celebrar una fiesta por la publicación de su número cien, que llevaba una foto hecha por Alanna de portada. Una bonita foto de un paisaje lluvioso sobre un prado de flores, lo que no sabían era que era una foto sacada del mundodigital, pero, aun así, era preciosa. Incluso ella misma lo deía reconocer, de un tiempo a esa parte había mejorado mucho, probablemente gracias a Cat y su pesimismo, que la obligaba a ver el mundo con más brillo aunque hubiera días que solo quisiera echarse a llorar. Se había hecho fuerte de nuevo, a fuerza de golpes.

Se miró en el espejo, era una gala de etiqueta en una discoteca del centro, habían reservado la sala y debían llevar la invitación, habían hablado de música de bailes de salón, de canapés y de vino en copas de cristal fino que, algunas de las mujeres de la revista, ya habían planeado cambiar pasadas unas horas por ritmos de hiphop y DJ famosos. Pero, aun así, debían vestir con ropa de gala. Saliendo de la ducha, con el pelo envuelto en una toalla. Subió sus medias hasta engancharlas con las pinzas del liguero y se miró al espejo. Con la ropa interior se notaba que había perdido algo de peso desde que había empezado a vagar por el Digimundo, como si de normal no fuera activa, le había faltado que le dieran algo nuevo que explorar.

Se dirigió a su dormitorio y miró la ropa extendida sobre su cama, había decidido hacerse con un vestido de color azul noche con un solo tirante y una ligera abertura a al izquierda, que se ataba con cintas a la espalda. Acarició la tela, aun dudosa, la habían invitado, pero sospechaba que había sido por cumplir, a penas pasaba por la oficina más que para entregar sus trabajos, y, en ocasiones, ni para eso, ya que podía darlos por correo. Pero, después de todo, ya estaba comprado y ella medio vestida, no iba a retirarse ahora.

Se fue al baño y se arregló el pelo y el maquillaje antes de volver al cuarto a ponerse el vestido, se aseguró que los lazos estuvieran bien atados, y lanzó un suspiro al ponerse los tacones, estaba lista y a penas quedaban 20 minutos para que empezara la fiesta. Pidió un taxi y cuando estuvo en su puerta se puso su chaqueta, cogió su bolso con el digivice, el movil y la cartera, y salió hacia la discoteca. Llegó a las puertas donde una cola de gente, algunos de, probablemente, su edad, esperaba para comprar una entrada para la sala normal. Ella sacó la invitación y pasó directamente al reservado. Una sala inmensa llena de luz con mesas alrededor y una pista de baile frente a una alta mesa de DJ que ocupaba la mayor parte del recinto. Una suave música de vals sonaba de fondo mientras camareros paseaban con bandejas.

Dejó la chaqueta y el bolso en el ropero y ató su digivice a la media, no queriendo perderlo de vista. Cat, tranquila, aun no había dicho nada malo esa noche a excepción de su elección, "enseñas demasiado la espalda" había sido el unico comentario que había hecho, y Alanna solo había podido reir, ya que, teniendo en cuenta que su evolución era Kazemon, no debería insinuar que nadie enseñaba demasiado. Tomó una de las copas de vino tinto que rondaban por la sala sobre bandejas que los camareros transportaban con elegancia y sonrió en agradecimiento a la joven que se la había ofrecido, antes de dirigirse a una esquina de la sala para no molestar. Dudaba que pudiera hacer mucho más que beber esa noche, no conocía a penas a nadie y las pocas personas que había visto habían acudido con pareja.

- Bueno, al menos te tengo a ti, Cat.- musitó esperando que la gata la escuchase desde el digivice, que vibró en su muslo en señal de afirmación.
avatar
Alanna Tale
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 0
Nivel On Rol : Rookie Spirit
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fire {Kagura}

Mensaje por KaguraGr el Mar Dic 20, 2016 12:42 am

Era la noche de una fiesta, la música sonaba por todo el lugar, los invitados bailaban, comían, bebían, hablaban, esta no era una fiesta cualquiera, era una fiesta de grandes jóvenes de élite, de las familias mas millonarias reconocidas por el mundo, probablemente en esta situación Kagura habría reaccionado con desagrado ante el deber de asistir a una fiesta como esta, debido a que es lo que hacia normalmente con sus hermanos hace mucho tiempo, cuando todavía estaban juntos como la familia que eran, pero las cosas ya no eran como antes, ahora estaba solo, por su propia cuenta, era justamente por eso que se veía la necesidad de hacer sus propios negocios en lugar de ser un chico de cara bonita mas, ya no era solo una imagen representativa de las grandes empresas que su familia manejaba, era algo mas, ahora tenia su propia mini-empresa, la cual estaba creciendo velozmente para convertirse en una gran empresa con un poco mas de tiempo.

Dejando de laso su situación actual como empresario e inversionista, tenia el deber de asistir a esa gran fiesta y tener que convivir con otros magnates, soportar sus ridículas anécdotas y tener que escuchar en que basuras despilfarran el dinero solo para satisfacer sus grandes egos, después de todo, eso es lo que hacían los niños ricos y bonitos, comprar, presumir y comparar, para ellos todo tenia una etiqueta de precio, el mundo es regido por el dinero, cuanto tienes te decía quien eras, cuanto gastas, te decía cuan cuanto ganas, el patético socializar de un mundo ignorante que no quería ver mas haya de las enormes montañas de oro, plata y diamantes, un grupo de personas que no le interesaba ver el otro lado del mundo u "otros mundos", para empeorar las cosas, tuvo que asistir solo, pues seguía solitario en este mundo o mejor dicho, no contaba con compañía humana, solo tenia a su Renamon quien lo seguía a todas partes a donde el fuera, siempre oculta entre las sombras.

Esa noche Kagura habia asistido entrando un poco mas tarde en la fiesta, esperando a que ya algunos invitados se hubieran ido para que no tuviera que lidiar con tantos saludos y tanta atención a su dirección, pues aun seguía siendo reconocido como el hijo de una de las familias empresariales mas poderosas, su apellido seguía sonando en varias partes de cualquier forma, la familia Tenshi, quienes se encargaban de desarrollo de tecnología y productos para la comodidad de millones de personas en el mundo, encargados incluso del desarrollo de los celulares mas avanzados de los cuales la mayoría de las personas usaban y el hecho de que su tecnología formaba parte de los sistemas satélites con varios fines, desde los de comunicación hasta los de uso confidencial para el gobierno japones. Había entrado solo por la puerta del salón, su pelo, el cual estaría normalmente hecho un desastre, se encontraba en esta ocasión bien cuidado y peinado elegantemente, su color seguía siendo un gris plateado siendo característico de el y el cual lo hacia distinguir ante todos los invitados siendo fácil de reconocer, usaba un traje negro elegante que resaltaba su cuerpo definido, ya que el suele entrenar ciertas artes marciales desde los 5 años de edad.

Su corbata color azul contrastaba con el rojo intenso de sus ojos los cuales se veían también llamaban la atención, sus zapatos negros bien lustrados y cuidados, la camisa carmesí que usaba debajo de la chaqueta negra del traje, todo el mundo sin duda puso atención ante su entrada, algunos hombres les molestaba la idea de que el estuviera en el lugar, pues acaparaba la atención de la mayoría de las chicas, y con justa razón, pues si habia algo que compensaba el tener que soportar estas noches, era el poder apreciar las bellezas femeninas, Kagura podría detestar la sociedad rica, pero su galantería y coqueteo con las chicas era un defecto clave para el.

Después de haber sostenido una corta platica con un grupo de chicas y de haber dejado en ridículo a otro chico quien intento dejarlo mal frente a todos con el hecho de que fue expulsado de su hogar por su propia familia, siguió su camino en solitario hasta llegar a un rincón donde vio a una hermosa chica quien bebía una copa de vino tinto, tomo otra copa y se acerco a ella interesado. -Espero no le importe si me uno a este lado tan aparentemente exclusivo mi hermosa dama... - Le hablo en voz un tanto coqueta mientras la miraba a los ojos y levantaba su copa con intención de chocarla con la copa de la joven chica en un brindis. - Se puede saber porque una joven tan hermosa ¿como usted esta tan sola en un lugar como este?, me extraña que ningún intrépido caballero se le acercara a hablarle siendo que todos por lo general con tal belleza que usted tiene harían cualquier cosa por llamar su atención, incluso yo no me atrevería a quitarle los ojos de encima. - Al terminar su dialogo tomo un sorbo a la copa de vino que tenia en mano.
avatar
KaguraGr
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 147
Ficha :
Nivel On Rol : Champion
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Kagura Tenshi
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon

Renamon (Mizuki)
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon
Inventario :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fire {Kagura}

Mensaje por Alanna Tale el Mar Dic 20, 2016 3:55 pm

Con la copa de vino pegada a los labios, contempló durante largo rato las conversaciones que iban y venían, que volaban por la sala y se elevaban hasta el techo. Fuera, la música, más ensordecedora, quedaba camuflada por las puertas, las conversaciones y el sonido del vals vienes que tenían de fondo. Probablemente los de fuera estuvieran bailando a ritmos latinos o de hip-hop, dejándose llevar por la música y dando golpes de cadera. Algo le decía que cuadraría más fuera que en ese lugar donde no conocía nadie.

Miró a los primeros bailarines, una de las chicas que tenía pensado cambiar la música y el que debía ser su novio y una par de chicas más que parecían querer que las sacasen a bailar y lo habían logrado. Sonrió ante la torpeza de las bailarinas. Era divertido ver como, a pesar de que parecían haber querido lucirse y vivir su momento cenicienta, no eran las princesas, si no que parecían los caballos que tiraban de la carroza y daban pisotones.

Si su profesora de ballet las viera bailar así, les daría un buen golpe en los tobillos con su bastón para que parasen y salieran de la pista, la mujer siempre había dicho “más bale irse de escena que quedar en ridículo” Y lo cumplía a rajatabla, capaz era de cerrar el telón en medio de una actuación si no la veía lo suficientemente buena. Los pies se le movían solos, prácticamente, mientras el ritmo de un tango comenzaba a rebotar por las paredes con el aire pasional que teñía su cadencia.

Si estuviera segura de que no la verían, probablemente habría comenzado a bailar en medio de la nada, pero allí, sin conocer a nadie, y siendo algo de trabajo, prefería pasar desapercibida a hacer gala de su usual torpeza, Cat la mataría como volviera a meter la pata, y no quería recibir una nueva bronca, no cuando había ido a divertirse, aunque el no recibir una regañina implicara justo que no p estar controlaudiera pasarlo bien.

Siguió con la espalda en la pared, las piernas cruzadas y los labios rozando el cristal de la copa sin dar un sorbo, observando la sala. Minutos antes había entrado una persona que parecía llamar la atención, ya que los murmullos se habían elevado cruzando de lado a lado la inmensa estancia. Ella aun no había visto a la persona que levantaba tantos murmullos y, en realidad, le interesaba poco, era más divertido mirar como actuaban algunas chicas, que parecían locas, por que un joven moreno las dedicase, siquiera, un guiño de ojos.

Sonrió contra su copa y sintió vibrar el Digivice, algo quería Cat, pero no era el momento de mirar su dispositivo, aunque no estuviera hablando con nadie, sería de mala educación, nadie tenía los móviles en las manos, ni siquiera los inversores, que probablemente deberían estar controlando la bolsa, suerte que existían los broquers, aunque, bajo su opinión, solo un idiota dejaría que otro arriesgase su propio dinero.

Notó, entonces, una presencia junto a ella y alzó la mirada con una sonrisa, era guapo, probablemente era el chico por el que suspiraba media fiesta. Curioso que se acercase a la única persona que no parecía haberle prestado demasiada atención, demasiado ocupada, como estaba, riéndose de las locas que lo perseguían.

- Adelante, creo que es el sitio más tranquilo de la fiesta.- comento amablemente dando un trago de su copa. Volviéndose a mirar al chico junto a ella cuando su voz volvió a sonar.- ah... es que no conozco a nadie, en realidad.- dijo algo sonrojada por tanto elogio, girándose a mirar al frente.- Solo conozco a un par de personas, pero están ocupadas y no quiero molestar.- comentó bajando la copa.- Soy Alanna, un placer.- se giró nuevamente a él, tendiéndole la mano para darle un apretón, como solía hacerse en las reuniones de trabajo.
avatar
Alanna Tale
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 0
Nivel On Rol : Rookie Spirit
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fire {Kagura}

Mensaje por KaguraGr el Mar Dic 20, 2016 9:15 pm

Un placer...  Soy Kagura, Kagura Tenshi. - Tomo su mano y haciendo una leve reverencia le besa la mano cual etiqueta de caballero, después de esto se pone nuevamente de pie. -Entiendo, estos eventos suelen ser algo mas fastidiosos que elegantes... pero descuida, solo piensa que sera por el resto de la noche, después tanto tu como yo podremos hacer otras cosas que queramos jeje. - Sonríe mientras la observa a los ojos. -Mientras tanto si gustas... podríamos bailar un poco si te parece? - Deja la copa a un lado mientras le ofrece la mano y con la otra señala al DJ para que cambiara de música, este apresurado cambia completamente el genero a uno mas tranquilo y menos movido, sonaba un agraciado y seductor Jazz. - ¿Acepta usted... señorita Alanna bailar conmigo?- Con una mano toma la de ella y coloca su otra mano en la cintura de Alanna, el lugar habia vuelto un poco mas silencioso y tranquilo, todos bailaban a la par con sus respectivas parejas mientras la noche avanzaba y las estrellas brillaban en el cielo, la luna resplandecía a través de las ventanas iluminando armoniosamente el interior del salón, todo pareciera ser una especie de show nocturno por lo fascinante que lucia el lugar, pareciera una especie de escenografía para alguna película, pero ambos estaban ahí y era real.

Kagura guiaba a Alanna en el baile, recorriendo todo el salón con cada paso de baile que daban, la mano que sostenía a la de la chica la sujetaba firme pero gentilmente, la mirada fija en la de Alanna, las incidentales leves caricias que los dedos de su mano daban a la cintura y la parte desnuda de la espalda de la chica daba un aire de jugueteo accidental, mientras ambos seguían danzando a la par de la música, los demás invitados los seguían con la mirada como si los estuvieran admirando a cada momento, pareciera como si la pareja principal de esta fiesta eran el chico de pelo gris y su compañera de baile, pues se habían robado la atención de todos. -Entonces... - Comienza con la charla en medio del baile. - Estas aquí por trabajo ¿no?, ¿que clase de trabajo?, espero que no me lo tomes a mal pero no pareces ser una de esas niñas ricas... mas bien yo diría que sabes apreciar hasta el mas pequeño detalle de las cosas... pero no estoy seguro de identificar cual es tu oficio. - Sonríe mientras aun baila observando a la chica.

Llega el momento donde la música jazz vuelve a un ritmo mucho mas lento y los demás comienzan a bailar pegados tal cual pareja son, Kagura solo queda mirando a la chica como si esperara alguna indicación que le permitiera continuar con aquel baile, esperaba la indicación de ella mas que nada por respeto, pues era alguien a quien acababa de conocer y no estaba seguro si se molestaría que bailaran asi de juntos de la nada.
Musica:
avatar
KaguraGr
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 147
Ficha :
Nivel On Rol : Champion
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Kagura Tenshi
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon

Renamon (Mizuki)
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon
Inventario :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fire {Kagura}

Mensaje por Alanna Tale el Miér Dic 21, 2016 11:22 pm

Se mordió el labio con una sonrisa leve, no esperaba ese trato, pocas veces la trataban como a una dama, siempre era, la fotografa, la chica torpe o esa de ahí que ha roto el escenario antes de salir a escena. Asintió cuando recuperó su mano, si, esa era la mejor descripción que podría haber dado nadie de ese tipo de fiestas, eran un fastidio cubierto de purpurina. Todos sonriendo, todos relacionandose con todos, cuando lo que querían era sacarle un ojo a alguien, desmelenarse o ir al baño a tirarse a alguno de los presentes mientras los demás brindaban, y no podían hacerlo por las apariencias. En el fondo, se sentía bien al saber que no era parte de ese mundo tan falso.

- Es una suerte que luego seamos libres.- sonrió divertida, era un alivio saber que no era la única que se aburría. La diferencia estaba en, como vio al instante, que él estaba dispuesto a apagar el aburrimiento y ella no se lo había planteado hasta ese momento.- Ahm... me encantaría.- Aceptó tras, a penas, un instante de duda, dejándo su copa a un lado y tomando la mano del que, parecía, se había convertido, por unos instantes, en su acompañante.

Llegaron al centro de la pista cuando la música pasaba de un vals a un sujerente ritmo de Jazz, que pronto les hizo moverse alrededor del suelo marmolado. Kagura era un buen bailarin, llevaba de forma firme pero suave, cubría cualquier error que pudiera llegar a cometer. Cierto era que nunca había bailado Jazz, pero no era difícil, parecía, casi, una mezcla de tango y claqué. Se dejó acercar rezando porque su Digivice no saliera volando y siguió los movimientos fluidos sin notar las miradas que se clavaban en su espalda, divirtiéndose, por fin, por primera vez en toda la noche.

Pasó una pierna por sobre la de él, cuando la música parecía marcar un ritmo más fuerte, y cruzó las piernas dando pasos antes de dejarse bajar medio cuerpo para subir con velocidad, como si no fuera la primera vez que bailasen. Podía parecer sencillo, pero no lo era, para nada, en los bailes de salon los ensayos y la compenetración eran primordiales. Sentía la tela elevarse y rozar sus piernas, flotando, chocando y acariciando el pantalón de su pareja de baile, mientras los demás baialrines se apartaban un poco para dejarsles espacio. De algún modo, se notaba que ese chico era de buena familia, no cualquiera es capaz de bailar con soltura con una persona a quien acaba de conocer, y en Alanna, se notaban las clases de baile que había recibido desde niña.

Sus piernas largas, se movían con velocidad a medida que su estrecha cintura se veía envuelta en los finos dedos de su guía y su cadera se balanceaba al ritmo de la música haciendo moverse la falda del vestido, que dejaba ver la piel hasta su muslo, ya habían cogido el ritmo, ya bailaban pegados sin mayor dificultad, cuando el ritmo se volvió más lento, dándoles un pequeño respiro. Lo miró y observó a su alrededor, sería raro parar en medio de la canción, por lo que, dando un ligero paso, giró para acabar frente a su pecho.

- Así es más fácil hablar.- sonrió tranquila, respirando hondo, notando como el aire entraba en su pecho, que se inflaba para llenar los pulmones, y lo soltó despacio.- Así es, me invitaron porque la portada del número 100 es una de mis fotos.- sonrió.- Supongo que me has calado.- rió un poco.- Soy fotógrafa, lo mío son los detalles, y encontrar belleza en la cosa más ínfima.- afirmó.- ¿y tu? ¿Trabajo o placer?- preguntó lanzándole una mirada curiosa con una media sonrisa.
avatar
Alanna Tale
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 0
Nivel On Rol : Rookie Spirit
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fire {Kagura}

Mensaje por KaguraGr el Jue Dic 22, 2016 10:23 am

Si, en eso concuerdo contigo jeje. - Sonrió galante respondiendo a su compañera, coloco sus manos en la cintura de Alanna dando leves caricias con sus manos y deslizando suavemente sus dedos al recorrer lentamente su espalda descubierta. -Ya veo... entonces estaba en lo cierto jeje, la verdad no me sorprende... solo tengo una queja, ¿como es que si tomas fotos de cosas preciosas, no haz publicado alguna foto tuya?, esa hermosura es un delito esconderla. - Cerro un ojo dando un guiño de coqueteo mientras seguía bailando con Alanna en el baile con movimientos lentos y sensuales, al ritmo y armonía de la música.

Mientras seguían bailando proseguía con la conversación. - Bueno... ¿que puedo decir?, digamos que es un poco de ambas, aun que si me lo preguntas... -acerca un poco su rostro a un costado del de ella y le susurra con una sensual y en tono un tanto grave. - En lo intimo... prefiero el placer... - Volvió a su posición anterior para seguir bailando con su pareja actual. - Oh, perdona tal vez debí decir mejor "en lo personal" en lugar de "en lo intimo" jeje. - Sonreía un poco travieso y seguía observando de manera picara a su compañía nocturna.

Seguían siendo observados por todos con gran asombro y los murmullos de las platicas personales no faltaban, chicas que se peguntaban "¿quien era ella?" chicos que se quejaban nuevamente de como les robaban la atención de nuevo, chicas celosas y varios asuntos mas, aun que lo principal es que estaban hablando de la pareja que se habia robado el papel de protagonistas de la fiesta con sus grandes pasos de baile. -La verdad.... solo estoy aquí para cumplir como deber... eso ya es algo que esta marcado en la vida de la familia Tenshi... nuestra carga supongo. Soy... - Dudaba un segundo en proseguir pero tras mirarla a los ojos, decidió confiar por segunda vez en una persona en quien apenas conoce. - Soy un empresario e inversionista que le hubiera gustado mas ser un músico, aun que....

Tomo la mano de Alanna y le hace dar una vuelta completa para volver a tomarla en sus brazos e inclinarla un poco hacia atrás en una posición donde resaltaba el atractivo frontal del pecho de la chica llamando mas la atención de los invitados. -También me ser divertir... y tengo otros pasatiempos que son un poco mas personales. - sin mas que decir termina dándole un leve beso en el cuello a la chica, un beso corto y rápido, pero un beso que pareciera un momento eterno para ambos, apenas habia deslizado sus labios por la piel de la joven, habia colocado una mano en la pierna de ella, esta recorría una parte de su muslo lentamente deslizando los dedos por la piel de ella, ya todos en el salón se habían escandalizado, le termino por darle un jalón atraiéndola de nuevo hacia él sin lastimarla.

Las chicas del salón comenzaban a bufar de lo celosas que estaban, mientras los chicos se quejaban por no haber visto los atributos de la chica con la cual su eterno rival (en general) bailaba, ciertamente ambos de alguna forma robaron completamente la atención de la fiesta dando incluso un tema escandaloso del cual probablemente hablarían por el resto de la semana o mes. La música paro de un instante a otro, tal parece habia llegado el momento de un descanso para todos, el joven de pelo gris hizo una reverencia cortes ante su hermosa acompañante en agradecimiento por hacerle de pareja y le extiende la mano para ver si gustaba seguir con el por el resto de la noche, ya fuera hablando o haciendo otras cosas. Se dirigía a un balcón del lugar solo para apreciar cielo nocturno en compañía de ella
avatar
KaguraGr
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 147
Ficha :
Nivel On Rol : Champion
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Kagura Tenshi
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon

Renamon (Mizuki)
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon
Inventario :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fire {Kagura}

Mensaje por Alanna Tale el Vie Dic 23, 2016 9:04 am

Notó las caricias en su espalda mientras seguían moviéndose con lentitud, la música suave envolvía la conversación mientras las miradas de los presentes perseguían a los dos bailarines que parecían ausentes de la sala. Tal vez por ser extranjera, tal vez porque en realidad le daba igual, Alanna no tenía ni idea de quien era su acompañante, ni de porque todas las miradas se posaban en ellos. Era guapo, cierto, pero... ¿tando como para provocar esas reacciones en las mujeres? Debía haber algo más que un cuerpo y una cara bonita para conseguir que Alanna sintiera, cuando le daba por fijarse, las miradas de las demás jóvenes clavadas en su nuca.

- No me gusta hacerme fotos.- explicó dando un giro para quedar de espaldas a él, y alzar el brazo acarciándole desde el pelo hasta el cuello, y volver a girar para quedar frente a él.- En cambio, prefiero fotografíar cosas que me gustan.- sonrió de medio lado con un ligero brillo en los ojos.

Las siguientes palabras le lograron sacar un ligero sonrojo, no tanto por lo que decía, si no por el modo. Estaba claro que el joven que tenía en frente no era alguien tímido, estaba acostumbrado a tratar con mujeres, sabía guiarlas, moverlas y manejarlas a su antojo. No le sería dificil, claro, solo con lanzar una media sonrisa, las tendría a todas comiendo de la palma de su mano. Lástima que se hubiera encontrado con la horma de su zapato. Ella no sabía manejar a los hombres, no era de esas que hace con ellos lo que le apeteciera, en cambio, era demasiado libre como para que pudieran hacer con ella lo que ellos quisieran.

Empresario e inversor, no sabía nada de su apellido, jamás le había interesado el mundo de los negocios y no pensaba que fuera algo que cambiara, no en ese momento, pero si su apellido era conocido, entendía más que antes esas miradas de odio que, después de todo, no le preocupaban, estaba acostumbrada a que la odiaran e iba a hacer que lo hicieran incluso más. Cuando él la invitó a dar un giro, se mantuvo sobre una pierna como cuando bailaba ballet, dejándo la otra recogida, permitiendo que el vestido dejase ver la liga que se unía a su cadera con las pinzas de lencería, y, de un paso, se acercó a él, que la dejó caer hacia atrás.

Con un brazo en su cuello, la mano enredándose en su pelo, una pierna alzada y la suave tela flotádo desde su cadera hasta el suelo, echó la cabeza hacia atrás para que su pelo callese en mechones desordenados, y, tras un susurro, sintió la caricia de unos labios en su cuello, no tenía claro si Kagura quería provocarla a ella, o a las demás mujeres de la fiesta. Enredó la pierna alzada en la de él, que subió con caricias hasta su muslo antes de, con un tirón suave, quedar de nuevo de pie, con una pierna al rededor de la sulla, sabiendo que con la fina tela de un pantalón de traje podría sentir perfectamente la suavidad de su piel, y los torsos tan pegados que podrían haberlos atado y habrían estado más lejos, dio unos pasos en cruz, notando volar la seda y el roce te la tela y, al acabar la música, ella estaba con los labios sobre la barbilla del joven.

Respiró hondo, llenando el pecho de aire, unos momentos, aun con las manos en el pecho de él. Se alejó con calma, para devolver la reverencia. Había sido divertido provocar un escándalo, aunque sabía que no había sido para tanto, los pasos habían sido, en realidad, sencillos, pero no es el movimiento lo que marca la diferencia, es el aura y el momento. Con una sonrisa leve, aceptó la mano que le tendía y lo acompañó al balcón tomando una copa de champagne en el camino, y bebiendo de ella para ocultar una sonrisa divertida al ver a una mujer abanicándose, roja como un tomate, y no era la única. Ahora, podían odiarla lo que quisieran, ya tenían razones para hacerlo. No había parecido un simple baile, si no, más bien, sexo en movimiento y solo había sido Jazz, si hubiera sido tango, tendrían que haberse salido del cuarto, demasiado escandalizados como para poder seguir viendo.

- Es una lástima.- musitó cuando estuvieron, ya, en el balcón, apoyando los hombros en la balaustrada y cruzando las piernas mirando hacia la sala, de la que la música de una canción country suave sonaba y el viento movía las cortinas impidiendo que nadie los viera.- Que no pueda unir trabajo y placer, digo.- sonrió juguetona, mordiéndose el labio inferior.- es más divertido cuando esas cosas van de la mano.- Comentó acerándose unos pasos quedándo algo más cerca de él, a apenas dos centímetros de volver a estar en contacto.
avatar
Alanna Tale
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 0
Nivel On Rol : Rookie Spirit
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fire {Kagura}

Mensaje por KaguraGr el Mar Dic 27, 2016 11:44 am

Había apenas salido fuera del salón para posar sus manos en la misma balaustrada que lo mantenía seguro ante la altura del edificio, fijo su mirada al oscuro horizonte apenas iluminado por las luces de los demás edificios, dejo escapar un suspiro mientras bajaba la mirada decayendo un poco su animo, al notar la presencia de su compañera volvió a levantar la mirada y sonrió dulcemente. - Bueno... al menos esta noche tuve algo de placer en parte de mi trabajo señorita Alanna.- Respondió a lo que la chica dijo.

No lucia del todo convincente de estar bien, parecía tratar de ocultar algo ante su compañera de baile. -La verdad lo de hoy fue... bastante placentero para ser sincero, no suelo encontrar a tan hermosas compañeras todos los días, me atrevería a decir.... que usted es especial. - Recobro lo mas pronto posible la su actitud y la sonrisa mientras se acercaba a su compañera, la tomo de la mano y mientras hacia una reverencia, beso la mano de Alanna y la observo a los ojos. - La verdad... me atrevería a decir que hicimos una buena conexión y una gran pareja en cuanto al baile.... le agradezco que me brindara tan magnifica noche mi hermosa Alanna. -recobro su postura mientras aun sostenía delicadamente la mano libre de la chica.

Pasaron al menos unos 5 minutos antes que Kagura se diera cuenta que aun sostenía la mano de su compañera a lo que reacciono con un leve sonrojo en sus mejillas y después la soltó dejando salir una torpe risa que daba algo de gracia pues por un momento habia dejado el aire de galantería a un lado y le dejo ver a su compañera la verdadera personalidad de este. -Bien, espero perdones un poco mi atrevimiento, nunca pensé que conocería una chica como tu Alanna. - volvió a sonreír esta vez con mas sinceridad y felicidad.

Se descuido un poco y de un bolsillo habían caído un montón de cartas de colección al suelo, en un reverso color azul con una esfera color verde en el centro de esta, eran cartas que formaban parte del juego de cartas coleccionables de Digimon, la franquicia que todo joven que amara estas criaturas jugaba. - AH!!! mi mazo de cartas. - se inclino a recoger todas las cartas tratando de no descuidar ninguna y tratando de evitar que se ensuciaran. Pareciera que en verdad habia mucho mas en el chico de lo que Alanna pudiera observar al principio.
avatar
KaguraGr
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 147
Ficha :
Nivel On Rol : Champion
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Kagura Tenshi
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon

Renamon (Mizuki)
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon
Inventario :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fire {Kagura}

Mensaje por Alanna Tale el Sáb Dic 31, 2016 11:16 am

Giró un poco la cabeza mirándolo con curiosidad, parecía decaído, era como si toda esa aura que lo había rodeado en su momento, en la sala, cuando todos lo mirasen, hubiera comenzado a difuminarse junto con la música. Alanna relajó un poco la postura. Y sonrió dulcemente, como solía hacer. Parecía que comenzaban a caer los muros. Y es que, lo entendía. Mucha gente, como ella, construía alrededor de ellos muros de piedra, hielo o goma, lo que fuera con tal de que no se les hiriera. Y pocas eran las ocasiones en las que estos se derrumbaban.

Ella, por ejemplo, tenía sobre su corazón una pared elástica que permitía que todo le llegara al alma, pero que rebotase pronto, para que no le afectara. Pocas eran las ocasiones en las que dejaba ver esa parte de ella que se ocultaba tras su pared, pero, como ella, eran muchas las personas que lo hacían. Había quien se escondía tras su nombre, había quien lo hacía tras su ceño fruncido, y ella, tras sus sonrisas, que, no obstante, siempre tendían a ser sinceras.

Asintió, si, había sido realmente divertido, nunca, o casi nunca, sacaba esa parte provocativa que formaba parte de ella, como la tenía todo el mundo. No obstante, no podía considerarse especial. Especiales eran las personas que, como él, hacían que su sola presencia hiciera girar la cabeza para observarlo, eran quienes llamaban la atención sin pretenderlo, quienes lograban hacer enrojecer con una sola mirada o una media sonrisa. Ella no era nada, ni nadie, solo una chica que había acudido allí, por quedar bien, cuando lo que debería haber hecho era quedarse en casa sabiendo su lugar, y no aceptar una invitación que había sido solo por educación.

- Gracias.- murmuró con mirada gacha.- Sin embargo, te equivocas en algo, no soy especial, no nací para estar frente a las cámaras, si no tras ellas.- le guiñó un ojo intentando restar importancia a su comentario, cediéndole la mano, que el había tomado tan delicadamente.

Lo miró un instante, tal vez más, observando los cambios en sus gestos, y no pudo evitar sonreír mordiéndose los labios, esperando que no malinterpretase su gesto. Había desaparecido esa sonrisa de galán de fiesta, parecía un chico normal, que sentía timidez, preocupaciones y se ensimismaba en sus pensamientos hasta el punto de olvidarse del lugar, la altura, el viento y la fiesta a sus espaldas. Sin tener en cuenta que con un simple soplo de viento se abrirían las cortinas y podrían verlos, sin darse cuenta de que la luz reflejaba en sus ojos y su pelo gris haciendo que parecieran parte del brillo mismo de la luna.

“Ojala tuviera mi cámara”
pensó, porque realmente era una escena digna de fotografiar. Con medio rostro de ese joven tímido y sonriente iluminado en plata, y la luna a sus espaldas mezclándose con su pelo, presidiendo un cielo azul manchado de estrellas y antenas. No supo cuanto tiempo había pasado exactamente cuando notó que le soltaban la mano.

Sonrojada, se alejó un paso, apartando un mechón de pelo de su mejilla, mirando al suelo. Se había quedado tan sumamente absorta que había perdido incluso la noción del tiempo. Alzó la cabeza ante la risa torpe del chico, y sonrió abiertamente. Sintiéndose mucho más cómoda que antes, confiando más, al ver a ese chico que parecía tan inocente y tierno frente a ella, en comparación a la bomba de sensualidad que la había atacado en el interior de la sala. Le parecía, incluso, más atractivo con esa parte dulce que parecía mantener oculta, que con la máscara que había llevado durante los primeros momentos de su encuentro.

- No hay nada que perdonar.-
afirmó sonriendo en respuesta al gesto de él, pensando que la que había tenido suerte era ella.

Notó entonces algo que caía al suelo desde el bolsillo de Kagura, al verlo preocupado, se agachó para ayudarlo a recogerlo. A esa altura, era probable que se volasen con el viento. Tomó la primera carta y la observó sorprendida. Alzó la mirada hacia el joven que recogía las cartas con nerviosismo y lo miró nuevamente. Era un tamer. Tomó unas cuantas cartas más y se levantó para entregárselas en mano. Suspiró mordiéndose en labio inferior y le tomó una mano.

- Me alegro de encontrar a un compañero.- sonrió un poco.

Le soltó la mano y giró un poco la cadera para abrir un poco la abertura del vestido, donde, enganchado a su liga, se encontraba su digivice. Lo cogió con cuidado, y lo mantuvo en sus manos recobrando la postura para, seguidamente, dar un par de golpecitos a la pantalla. Una Gatomon enfurruñada la saludó en silencio.

- Cat, di “hola”.- le pidió girando el digivice para que lo viera Kagura.- Ella es mi gatomon, se llama Cat.- la presentó.- Cat, este es Kagura.
- Si, el ligón que te ha sacado a bailar.- murmuró tan quejicosa como era usual en ella.
- ¡Cat!- la reprendió con las mejillas rojas.
- Hola...- murmuró la gata rodando los ojos, ante el disgusto de su compañera humana, nunca se pondrían de acuerdo.
avatar
Alanna Tale
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 0
Nivel On Rol : Rookie Spirit
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fire {Kagura}

Mensaje por KaguraGr el Dom Ene 01, 2017 1:46 am

Sonrojado por la acción de la chica al abrir la abertura de su vestido pero guardando la compostura al ver que ella también es una tamer, respiro hondo mientras observaba a la chica y al dispositivo desde el cual se apreciaba una criatura en su pantalla. -Ammm... hola... - No sabia que decir exactamente, principalmente porque nunca imagino conocer otro tamer en una fiesta donde estaba seguro que no pasaría nada interesante como era costumbre, su mirada reflejaba interés en la chica de por si, pero se torno con mas interés ante la revelación de que era una tamer, su rostro aun seguía un poco rojo pues continuaba pensando inconscientemente en la acción que tuvo la chica, lo cual provoco que por un momento, desviara la mirada completamente rojo del rostro y casi echando vapor por los oídos de una manera cómica que dejaba en claro que tenia una personalidad mas compleja.

Es un placer...- Dijo en voz baja, agito su cabeza regresando al momento y ahuyentando el sonrojo de sus mejillas, de sus bolsillos saco un aparato que claramente era su Digivice, lo tenia oculta en un bolsillo en el interior de su chaqueta no era nada mas ni menos que un D-ARK,  un modelo de color negro con detalles en rojo, la luz que desprendía la pantalla era rojiza igual, casi semejante al Rojo de sus ojos. -Que pequeño es el mundo eh? - Miraba a Alanna sonriendo levemente. -Así que al final no estoy tan solo... -se puso de pie y prosiguió. -Supongo que no tiene caso que te sigas ocultando... o si Mizuki?- De las sombras de la pared cerca de las cortinas, un ente de figura femenina y esbelta, comenzó a salir procurando no ser vista por las personas que seguían bailando dentro del salón.

Lo siento... creí que las cosas se podrían poner interesantes en la fiesta... uno nunca sabe cuando un digimon o tamer maligno podrían atacar... la ultima vez corrimos con mucha suerte o mejor dicho... corriste con mucha suerte. -Decía con una voz muy femenina y elegante la hermosa Renamon con un pelaje plateado que claramente igualaba al tono del pelo de su tamer. - Tienes razón, pero eso no es una excusa para seguirme cuando claramente te pedí que te quedaras en el departamento... que hubiéramos hecho si un civil te ve?... te imaginas el escándalo que se hubiera armado?- Kagura lucia ahora un rostro un tanto molesto pero sus palabras eran mas de preocupación por su digimon que molestia por haberlo seguido, para el era diferente andar junto a su compañera de pelea, pues a diferencia de otros dispositivos de otros tamers, el no podía ocultar a su digimon dentro del dispositivo.

Un escándalo?, te refieres a algo como lo que provocaste con la humana que bailaste?- las palabras de Renamon pareciera ser de molestia o celos ante la actitud seductora de su tamer  ante Alanna, Kagura solo reacciono con un sonrojo en sus mejillas y una mirada, "como sea" pensaba en su mente mientras imaginaba darle un buen castigo a su compañera dentro de su mente, esto no duro mucho, pues recordó lo presencia de Alanna. - D-d-disculpa... ella suele ser un poco celosa conmigo, normalmente no le agrada que este con otras personas, creo que es algo territorial jeje - Camino hacia Alanna y la tomo de la mano para atraerla a la Renamon. - Ya que me presentaste ante tu digimon... lo justo seria que yo te presentara a mi digimon... ella es Mizuki... siempre esta acompañándome entre las sombras...  Mizuki... ella es Alanna, nuestra nueva amiga. - Renamon dio un cordial y elegante saludo con reverencia.

Es un placer señorita Alanna... - Su aspecto elegante y figura esbelta solo era comparable con el concepto del erotismo dentro del arte mismo y el pelaje plateado y brillante hacia resaltar aun mas la belleza bajo la luz de la luna, sus ojos eran azules cristalinos y con tal color frió se sintiera congelar el alma al tan solo mirarla, el rojo de los guantes combinaba con el rojo de los ojos de su tamer, en un principio pareciera que ambos hubiesen sido hecho el uno para el otro, como si la relación entre tamer y digimon fuera a llegar a ser mas profunda que cualquier otra dentro de lo que cabe mencionar, este pudiera ser que su unión matrix fuera a ser una de las mas poderosas por la fuerte unión que tienen.
avatar
KaguraGr
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 147
Ficha :
Nivel On Rol : Champion
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Kagura Tenshi
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon

Renamon (Mizuki)
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon
Inventario :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fire {Kagura}

Mensaje por Alanna Tale el Dom Ene 01, 2017 7:16 pm

Sonrojada por el comentario de Cat, se disculpó en un ligero murmullo. No había creído encontrar a otro tamer en el mundo humano, casi todos se movían principalmente por el mundo digital, excepto, pensaba antes, ella. Que no controlaba aun nada del digimundo y que no había logrado conectar todavía con Cat, no como para llegar a transformarse. No solo Alanna aun no había logrado abrirse, si no que la personalidad de Cat era tan difícil, tan complicada, tan sumamente compleja, que no lograban estar de acuerdo en nada. Las continuas protestas de Cat hacia su Tamer, sus quejas, sus correcciones y sus pullas, habían quebrado la confianza que Alanna había querido tener al principio.

- Lo siento.- musitó con una sonrisa diminuta.- Tampoco esperaba encontrar un Tamer tan cerca.- confesó, para, al poco mirar a su alrededor en busca de esa a la que él había llamado Mizuki.

Fijó su vista en una sombra que comenzó a salir de la pared, hablando con voz suave y seductora. Parecía ser el contrapunto perfecto para su tamer, era, en una palabra, imponente. Alanna nunca había visto a un digimon así, en realidad, desconocía mucho del mundo digital, pero ese zorro plateado era increíble. Parecía que la misma luna lo hubiera sacado de alguno de sus reflejos. Alanna se alejó un poco, dejándolos hablar, intimidada. Se notaba que estaban hechos de otra pasta. De algún modo, tenía suerte. Por complicada que fuera Cat, podía llevarla siempre consigo, aunque, en más de una ocasión, le gustaría dejarla en casa, silenciarla como si fuera un teléfono o simplemente olvidarla en el fondo de algún bolso. Pero sabía que no podía hacerlo, no era justo, la había buscado para pedir ayuda, y, por tonta que pudiera ser al ayudar a alguien que la trataba tan mal como Cat lo hacía, sentía que debía hacerlo.

El rojo volvió a subir a su rostro ante la declaración de la digimon, y apartó la mirada, justo en el momento en el que Cat, como siempre, abría la boca. Parecía que cualquier momento le parecía adecuado a esa Gatomon para dejarla en mal lugar, lanzarle una pulla o recordarle que no era la persona que ella había esperado que le tocase de compañera, pero el colmo era que lo hiciera frente a otros.

- Cierto, y eso que habíamos quedado en que hoy estarías tranquila.- la reprendió Cat.

Alanna suspiró y negó con la cabeza ante la disculpa de Kagura, no era culpa suya, estaba acostumbrada a ese tipo de comentarios, desde niña. Parecía ser que no le acababa de gustar a la gente, ni a los digimons, debía ser un don innato, si es que despertar el odio de los demás sin llegar, siquiera, a abrir la boca. Tenía las manos a la espalda cuando vio que el joven de ojos rojos le tendía la suya para acercarla a su digimon.

Le dio una mano algo temblorosa, más por estar aguantando la situación que por realmente estar nerviosa por conocer a Mizuki, y se dejó acercar con suavidad, para quedar cara a cara con esa Digimon tan alta que la hacía parecer aun más pequeña de lo que era. Si Kagura ya le sacaba cerca de dos cabezas, puede que más, la digimon no se quedaba, para nada, corta. Notó como, bajo la mirada acuciante de Mizuki, se le congelaba la sangre, parecía que se había ganado, ya, una enemiga, sin buscarlo siquiera. Debería haberse quedado en su rincón, con su copa de vino y su aburrimiento.

No obstante, no había llegado hasta allí siendo cobarde, la fría mirada azul de su madre parecía reflejarse en la de esa digimon de pelaje de plata, haciéndola encogerse, pero no era su madre, esa mujer endemoniada estaba bien lejos, y no la alcanzaría, ya no. Por lo que, recuperando la compostura, dejando de temblar ante el semblante educadamente frío y distante de la digimon y tomando con más fuerza la mano de Kagura, sonrió con calidez. Había aprendido, tiempo atrás, a derretir el hielo, no podía dejar que un recuerdo la amedrentase hasta el punto de perderse a si misma.

- Encantada Mizuki.- le sonrió.- Eres preciosa.- afirmó sin faltar a su opinión, realmente era un espectáculo ver a tamer y Digimon juntos.- Estoy segura de que nos llevaremos bien.- porque no, no iba a dejarse vencer por un primer juicio ni iba a permitir que esa relación rara que llevara Mizuki con su tamer impidiera que fueran amigos, tanto con su tamer, como con ella.

Le costaba conocer gente, era lanzada, pero más tímida de lo que parecía, lo que también era cierto era que, cuando encontraba a alguien que le caía bien, o le parecía merecer la pena, no permitía que detalles sin importancia impidieran forjar una amistad. Había pasado demasiado tiempo sola, había aguantado demasiado con su madre, como para aceptar que todo se pudiera ir al traste por nada, cuando ni siquiera había algo que tirar al traste.

- ¿Cómo os conocisteis?- pregunto soltando la mano de Kagura, esperando que Mizuki no siguiera con sus celos, notando el viento frío colarse por su vestido y las tiras finas de su espalda. No había planeado salir al balcón de un piso tan alto con un vestido tan fino, ni bailar, ni... bueno, no había planeado nada de lo que estaba pasando esa noche, para que irse con rodeos.
avatar
Alanna Tale
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 0
Nivel On Rol : Rookie Spirit
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fire {Kagura}

Mensaje por KaguraGr el Lun Ene 02, 2017 7:15 am

Ammm... es una historia un poco complicada... y a decir verdad, no creo que sea el lugar adecuado. - Decía Kagura mientras se mantenía atento por la ventana para procurar que ninguna invitado mas se les acercara y viera a tan enorme criatura hablando con ellos.- Si gustas en acompañarnos esta noche... - El chico le extendió la mano a Alanna una vez mas invitándola a que siguiera junto a el para ir a otra parte, su rostro esta algo rojo y sus labios estaban secos, estaba claro que seguía un poco nervioso por lo que habia pasado.

Claro... si no tienes nada mas que hacer... -esperaba la respuesta de Alanna atentamente mientras Renamon solo se quedaba mirándolos como si nada, para ser mas exactos pareciera como si solo estuviera divagando en su mente, pensando en otra cosa, posiblemente en si era buena idea aceptar como si nada a una tamer que apenas conocían, ya han tenido malas experiencia antes con tamer psicópatas que trataban de asesinar al pobre chico, pero ella sabe bien que no podía contradecir a su tamer, simplemente seria perder el tiempo, pues era alguien impulsivo y a veces bastante necio, soltó un suspiro y simplemente siguió observándolos.

La noche aun era joven, no habían pasado mas de 1 hora desde que comenzaron a bailar, los edificios iluminaban las oscuras calles con las luces, ya fuera un letrero de neón, la luz que saliera de una habitación a través de una ventana, las luces de postes en las calles o incluso las de los aparadores de un negocio, sin duda alguna hasta la ciudad tenia cierto encanto extraño en las noches mas oscuras, la naturaleza no se quedaba atrás, pues, la luna y las estrellas hacían competencia iluminando el cielo nocturno.

Era una vista que sin duda todos en el balcón pudieran apreciar desde esa altura, fue solo una escapada momentánea, una visión de todo lo que pudieran experimentar a futuro, todo un lugar por explorar, la invitación seguía en pie, Kagura seguía esperando la respuesta de la chica, noto el helado viento que pasaba y se quito la chaqueta, camino hacia Alanna y se la coloco amablemente mientras la rodeaba con ambos brazos por detrás, estaban juntos cual pareja acaramelada de enamorados, Kagura trataba de compartir su calor corporal con la joven chica, muy a pesar de lo que pensaran los demás que pudieran verlos a través de la ventana, paso su barbilla por sobre el hombro derecho de la joven.

Sabes... aquí afuera te congelaras mientras sigas usando un vestido tan revelador, vayamos a un lugar mas cálido donde podamos hablar cómodos y a solas... un lugar mas seguro. - Sonreía mientras hablaba en voz baja al oído de Alanna
avatar
KaguraGr
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 147
Ficha :
Nivel On Rol : Champion
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Kagura Tenshi
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon

Renamon (Mizuki)
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon
Inventario :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fire {Kagura}

Mensaje por Alanna Tale el Lun Ene 02, 2017 12:58 pm

Asintió comprendiendo, sí, sin duda hablar de esas cosas era peligroso teniendo a sus espaldas a tanta gente importante, gente importante y reporteros. Ya que, aunque ella no supiera nada de Kagura, parecía ser que era alguien importante, lo bastante, al menos como para poder provocar un escándalo, por lo que habían dicho Digimon y Tamer. ¿Le sentaría mal si le dijera que no tenía ni idea de quien era? Probablemente, o tal vez la tomase por idiota, o ambas, porque dedicándose al periodismo, y sin saber nada de alguien que parecía ser famoso, era de ser idiota. Antes de liarla, prefirió guardar silencio, y antes de que Mizuki la mirase con esos ojos helados, prefirió seguir abrazándose, lamentando no poder tomar la mano del chico que se la tendía tan amablemente, sin embargo, volvió a asentir.

- No tenemos nada que hacer, en realidad, pensaba dejar pronto la fiesta.-
explicó con una pequeña sonrisa, algo temblorosa por el frío, incluyendo a Cat.

Lo miró a la espera de que dijera algo más, de que propusiera marcharse o, sencillamente, diera media vuelta esperando que lo siguiera, en realidad, lo haría encantada, sobretodo si eso significaba entrar de nuevo a la sala, donde no alcanzaba el viento frío y la presencia de tanta gente haría que el lugar estuviera cálido, además de la calefacción que, seguro, habían dejado activada. Lo único que no le gustaba de dentro, era el olor. Los japoneses no solían usar perfumes, y eso hacía que muchos no tuvieran en cuenta que, al juntarse muchas personas, el aroma se enrarecía. Ella, en cambio, usaba siempre lavanda y azahar, lo que le había hecho ganarse unas cuantas malas miradas, pero se sentía mejor llevando unas gotas de perfume.

Por suerte, el bailarín que estaba frente a ella, no parecía ser un japonés usual, ni siquiera en cuanto a perfumes se refería. Lo observó quitarse la chaqueta y colocarla sobre sus hombros con suavidad. Algo avergonzada, sonrió, mientras un suave aroma a papel y madera llegaba a ella, no estaba acostumbrada a que nadie fuera así de amable con ella. Musitó un suave "Gracias" y observó el paisaje mientras cogía las solapas de la americana con sus manos frías. Notó que el chico la rodeaba con los brazos, y comenzó a ponerse algo nerviosa, pero procuró, con éxito, que no se le notase. Estaba más acostumbrada a los golpes que a las caricias, a los bofetones que a los abrazos, y eso era algo que, a pesar del tiempo, aun no había logrado solucionar. Seguía teniendo miedo del contacto, sobretodo cuando no había nadie más cerca. Cuando había gente delante, su madre nunca le había puesto un dedo encima, pero cuando la oscuridad las había cubierto, no se había cortado un pelo.

- Probablemente tengas razón.- asintió cuando escuchó el murmullo en su oído, notando un pequeño rubor en sus mejillas, tirando la cabeza hacia atrás, poniéndola en el hombro de él, sintiendo su barbilla en su propio hombro. Divertida, le dio un pequeño beso en la mejilla.- Ya hemos provocado un escándalo, así que... qué más da otro.- sonrió dando un ligero giro para zafarse de los brazos del joven, y, manteniendo sus manos unidas, sonrió.- cuando diga tres, corremos.- indicó juguetona mirando hacia la sala de baile.- ¡Tres!- Exclamó tirando suavemente de él para salir corriendo y cruzar la sala a la carrera, cogiendo la americana del chico para que no se le callera de los hombros.

Llegaron al guarda ropa, donde recuperó su propia chaqueta y su cartera. Salió de la discoteca entre risas, las caras de la gente al verlos cruzar la sala corriendo, como si fueran niños jugando al escondite, había sido un cuadro. No tendrían pruebas y nadie los creería si escribieran sobre ello, pero estaba claro que tendrían tema de conversación para el lunes.

- Alanna...- fue a regañarla Cat cuando se habían alejado un poco del lugar, en busca de la Digimon de Kagura en las sombras.
- No me regañes, ha sido divertido.- La acalló con una sonrisa.- Por cierto... no te lo tomes a mal, por favor, se que eres conocido y esas cosas pero...- dudó un poco mirando al chico.- No me suena tu apellido, lo siento.- arrugó un poco la nariz en señal de disculpa.- Aunque prometo que no olvidaré tu nombre.- aseguró sonriente, decidiendo confesarlo .
avatar
Alanna Tale
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 0
Nivel On Rol : Rookie Spirit
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fire {Kagura}

Mensaje por KaguraGr el Lun Ene 02, 2017 8:21 pm

Kagura la miro por un instante y guardo silencio por un momento, habían salido del salón corriendo, dejando atrás a su compañera Mizuki, probablemente se molestara nuevamente con el por lo que hicieron, pero el silencio no era por lo de su digimon, mas bien por la cuestión, ¿quien era?, hace tiempo que nadie le preguntaba eso, a decir verdad, hasta el le gustaría saber quien es en realidad, saber que camino seguir siempre le ah resultado difícil, era alguien que se metía de por si en muchos problemas por problemas de terceras personas.

Lamente del chico de pelo plateado vagaba en recuerdos crudos, si muchas personas cubrían sus corazones con murallas... la de el sin duda alguna estaba hecho de oscuridad... materia oscura... de manera en que muchas cosas pudieran entrar hacia el, pero jamas salir, que se perdiera todo lo que no tuviera un poco de luz, el chico seguía repasando recuerdos, pero reacciono nuevamente al llegar al mas reciente, el baile con Alanna. La observo nuevamente, camino hacia el elevador presionando el botón y subiendo a el esperando que Alanna lo siguiera.

Una vez dentro rompió el silencio para dar su larga explicación. -Soy Kagura Tenshi... mis padres eran dueños de Angelic Technology, de hecho era un negocio familiar... estábamos centrados en los avances tecnológicos por el beneficio de la humanidad, prótesis roboticas, celulares, cámaras de fotografía y vídeo, incluso computadoras... todo lo relacionado con la tecnología y sus desarrollo, por años fue así... hasta que una compañía rara nos compro y absorbió la compañía de mi familia... mi padre justo ahora es un ejecutivo para esa empresa. La empresa mejoro, obtuvo mas avances y actualmente todos los empleados están felices por ganar mas dinero, nadie tiene ninguna queja porque una compañía rara se adueñara de todo.

El rostro de Kagura se torno inexpresivo, aun cuando claramente algo le pareciera molestar, continuo su explicación. - Hace tiempo... mi padre quería que yo siguiera con lo suyo... volverme ejecutivo, yo por otra parte prefería seguir un camino diferente, quería ser un músico, me metí a una universidad de música, pero hubo un problema con unos chicos... tuve... una pequeña pelea, fui expulsado y mi padre decepcionado me hecho de casa, mis abuelos me brindaron un nuevo hogar, al menos hasta que murieron, pero para no dejarme sin nada, me pusieron como su único heredero en su testamento... así que me quede con una casi infinita fortuna que hicieron cuando eran jóvenes y estaban al mando de la empresa, actualmente, eh puesto otra empresa, algo simple como una cadena de cafetería especial.

Los chicos me detestan por ser independiente de mis padres y poseer una fortuna de tamaño colosal, las chicas... algunas simplemente les interesa conseguir un esposo con un futuro prometedor y de buen renombre, debo mencionar que casi nadie se ah enterado de lo que ah pasado entre mi familia y yo, así que para ellos sigo siendo un futuro Sr,Tenshi, ejecutivo de una gran empresa... Imagina lo que hubiera ocurrido si se enteraran que no tengo ya esa conexión con mi familia... -Termino su explicación con una gran sonrisa, que si bien era fingida para no preocupar a su nueva amiga, ocultaba un gran dolor, para él, un chico ahora solitario y una gran peso en encima, con la única compañía de su digimon, le era un grato alivio conocer a otro tamer.

El tiempo parecía avanzar lento mientras descendían por el ascensor, el ambiente se torno profundo tras la confesión de quien era, le era muy difícil hablar de estas cosas con alguien mas, básicamente porque no tenia a nadie mas con quien hablar de ello, Alanna era la primer chica, la primera persona con quien hablaba con sinceridad, para Kagura, Alanna se habia vuelto aun mas especial de lo que él ya pensaba.
avatar
KaguraGr
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 147
Ficha :
Nivel On Rol : Champion
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Kagura Tenshi
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon

Renamon (Mizuki)
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon
Inventario :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fire {Kagura}

Mensaje por Alanna Tale el Mar Ene 03, 2017 1:54 pm

En el ascensor, camino a la calle, el silencio tras su comentaiopesaba como una losa. ¿Se lo había tomado a mal? Debería haber guardado silencio, pero era demasiado impulsiva como para saber cerrar la boca. Cogió con fuerza su Digivice, que vibró un instante en señal de reproche. Alanna evitó rodar los ojos, Cat se lo restregaría por días, incluso semanas, lo sabía, pero, después de todo, era culpa suya. Sin embargo, cuando la voz del chico comenzó a sonar, nuevamente, en sus oidos, giró a mirarlo dejando caer su peso en la pared del ascensor.

Parecía que el pasado lo perseguía y que la soledad lo había tragado, hundiendolo en la osucridad como había hecho con ella tempo atrás, pero no podía dejarse caer, no podía dejar que una mala situación lo hiciera aislarse. Porque aunque la soledad no es igual cuando uno la busca, que cuando se la encuentra de golpe, se debe entender que no es malo estar solo, lo malo es sentirse solo y eso es una elección. Ella misma podría estar llorando por las esquinas. Su padre la había abandonado a los tres años, su madre, culpándola había sido la persona más cruel del mundo con ella, hasta el punto que, en ese momento, la fotografa se había dado cuenta de que habría preferido que la dejase en un orfanato, aunque, por supuesto, una niña no entiende eso.

De pequeña, Alanna había querido, simplemente, que su madre la quisiera, no quería que la golpease, pero le importaba poco que lo hiciera mientras estuviera con ella, porque los niños, como los perros, dan su amor incondicional a pesar del dolor que se les cause. A medida que crecía, lo comenzó a entender, no era solo que su madre no la quisiera a ella, era que no se quería a si misma, y a los diecisiete entendió que, la mujer, para darse cuenta de sus errores, necesitaba soledad, porque ella no era la culpable, en realidad, de su estado, y tampoco tenía porque seguir aguantandolo. Fue entonces cuando se mudó sola a un piso compartido para acabar sus estudios en fotografía y comenzar los de arte. Pero aun estaba lo bastante cerca como para que la sombra de la mujer la alcanzase, el volar a Japón había sido la salvación que había buscado.

Sola, en un lugar desconocido, sin nadie que la quisiera cerca, al final, había encontrado paz, se había llegado a convencer, con los años, de que no necesitaba a nadie mientras tuviera su cámara. Y aunque sabía que no era más que un engaño, toda la situación había vuelto a ella con la llegada de Cat y ese caracter que, por desgracia, tanto le recordaba al de su progenitora, porque, al final, aunque esa mujer la había dado a luz, no había sido su madre. No lo había pasado bien de niña, ni en casa ni en la escuela, pero había salido de eso, sola, y sabía que podía mejorarse.

- No se nada de dinero, ni inversiones, ni I+D, ni... bueno, nada, solo se de arte, tampoco me interesan esas cosas, mientras tenga mi cámara, puedo ir a cualquier sitio.- murmuró.- pero si que conozco lo que es tener una mala situación familiar, tu tuviste a tus abuelos, que te querían y apoyaron todo lo que pudieron, fuiste afortunado, da gracias por eso, es mejor centrarse en lo bueno. Tuviste, y estoy segura, tienes, a gente que te quiere, aunque no sea de tu familia, no le restes importancia a esas cosas, te lo digo desde la experiencia.- sonrió un poco en respuesta a su sonrisa triste.- Yo soy extranjera, vengo de Noruega, vine sola, sin apoyo alguno, ni nadie quisiera ayudarme, pero aquí estoy, y estoy bien, tu tuviste la fortuna de contar con personas maravillosas que te querían, disfruta lo máximo que puedas, por ellos, no puedes dejar que su cariño por ti caiga en saco roto. afirmó mientras se abría la puerta del ascensor y les permitía salir a la calle.- ¿Vamos?- le tendió la mano tras dar un par de pasos para salir, esperando que la tomase para seguir su camino.

Era la primera vez que hablaba de su situación, ni siquiera Sigrun sabía sobre estas cosas, y el silencio que había desde su Digivice le decía que Cat había estado atenta y parecía rumiar algo en su mente. No había querido entrar en detalles, las profundas heridas cubiertas por maquillaje de su cuerpo, las marcas de cigarrillos de su estómago, las de correa de su espalda, la cicatriz que tenía en la cabeza, cubierta por su pelo, había milheridas físicas que no desaparecerían nunca, la que llevaba e su hombro, quemado, y ya con la piel recuperada, pero que siempre tenía que cubrir con base para que no se notase el tono rosado, tenía planeado taparla pronto para siempre con un tatuaje, pero era algo que debía plantearse bien, porque, aunque odiaba verlas, eran parte de ella, y le daban fuerza para enfrentarse a lo que se acercase.

- ¿A dónde vamos?- le preguntó, por fin, en la calle.- ¿Dónde podemos encontrar a Mizuki?- lo miró con curiosidad, temblando u poco al sentir el viento elevar la falda de su vestido y colarse entre la tela.
avatar
Alanna Tale
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 0
Nivel On Rol : Rookie Spirit
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fire {Kagura}

Mensaje por KaguraGr el Mar Ene 03, 2017 9:46 pm

Kagura escucho a la chica atentamente, guardo silencio por un momento hasta que ella terminara.- Tal vez tengas razón. - respondió mientras tomo la mano de la chica. - Descuida... Mizuki siempre esta conmigo... desde las sombras. - Volteo la mirada a un callejón desde donde se podían ver unos ajos color azul brillantes, como si algo los asechara desde lo mas profundo de aquel oscuro lugar.

Las calles oscuras le brindarían un buen escondite a cualquier digimon tamaño humano o mas pequeño, por ello para una Renamon que puede viajar entre las sombras seria un juego de niños seguir a su tamer a la chica que lo acompaña, después de todo siempre lo ah hecho de esa manera cuando su tamer sale. -A cualquier lugar que quieras... - seguía un poco afectado por recordar su pasado, era inevitable, con su hermano mayor desaparecido y una hermana menor atrapada en su habitación cual princesa en la torre mas alta, era difícil para él, pues era precisamente por ellos el motivo por el cual se sintiera mal, era precisamente el tener a personas que lo quisieran y que el quiera el porque se sentía así de mal, el saber que no podía hacer nada al respecto para ayudar.

Era inevitable para el sentirse así, era una impotencia enorme, por ello es que él comenzó a buscar la forma de ganar poder, pues quería hallar la manera de recuperar la poca familia que le quedaba, sus hermanos. Miro a la joven, sonrio de una manera mas tranquila olvidando por un  momento todo aquello que lo hacia sentir mal, tal vez por ahora no pueda hacer nada, pero definitivamente algún día lo lograra, por ahora solo quería disfrutar de la increíble compañía de tan hermosa chica con la cual sentía una especie de conexión especial, ¿pudiera ser el "click" que su abuelo le habia mencionado hace mucho tiempo?, no entendía mucho esa sensación pero le agradaba.

Fijo la mirada en la chica nuevamente, al ver sus ojos y su rostro le fue imposible ocultar el rojo de sus mejillas, nuevamente trato de recobrar la compostura sin quitar la mirada sobre Alanna. - Entonces... ¿a donde te gustaría ir? - Suavemente acariciaba la mano que sujetaba de Alanna, las caricias eran dulces, y podía sentir la suavidad que tenia la piel de su mano, pareciera que Alanna no solo fuera una princesa en apariencia, si no también en textura o eso pensaba, ciertamente Kagura estaba maravillado por ella, el hecho de que le diera consejos quería decir que en verdad le importaba, cuantas personas le darían un consejo de esa forma a un desconocido? , la mayoría ni siquiera se habría tomado la molestia de estar con el sin las apariencias, sin las mascaras que cubren la verdad de su ser.

¿Aun te interesa saber como nos conocimos Mizuki y yo? - Pregunto curioso a la chica a quien aun observaba con una sonrisa mas sincera. -En ese caso creo que te lo contare. Fue una noche Helada en New York, las calles estaban repletas de nieve, estaba completamente solo pues mis abuelos acababan de fallecer hace unos días, estaba... molesto con el mundo, también estaba un poco hambriento así que fui a un negocio de comida rápida, estaba alimentándome ahí como si nada cuando llegaron unas chicas y se sentaron en la mesa cercana a la mía, comenzaron a divertirse jugando esto -Saco una de las cartas de digimon y se la muestra a Alanna. - me dio bastante curiosidad... fui a hablar con ellas y terminaron mostrándome como jugar, por un momento me divertía como nunca, me habia olvidado de todo problema en mi vida... desgraciadamente las cosas acabaron en otra cosa.

Hubo un apagón, el clima comenzó a empeorar, ahí fue cuando el apareció... y me dejo claro que existen tamer´s malvados... pues un tamer apareció con su digimon y ataco el lugar, solo para eliminar a otra tamer que era una de las chicas, hubo un enfrentamiento... la chica tamer quedo incapaz de combatir, su compañera digimon me pidió que las ayudara y eso hice, tome las manos de esa chica entre las mías, las manipule para que tomara su digivice y con ayuda de las cartas comencé a darle apoyo a su digimon... fue una batalla increíble... no todos los días se ve un digimon Rookie derrotando a uno nivel mega.
-Sonrió al recordar esos momentos como si una de las cosas que le apasionara fueran las batallas.

Desgraciadamente aun que derrotáramos a su compañero él estaba decidido a asesinarnos a cualquier costo, y fue cuando pelee contra el mano a mano, estaba en desventaja, el tenia un cuchillo en mano y estaba a punto de incrustarlo en mi pecho. Me cubrí con lo que pude y lo termine derribando y lo desarme, tome distancia, ahí fue cuando un rayo de luz ilumino el cielo y fue cuando esto cayo en mis manos. -Kagura mostró su Digivice, un D-ARK de un color peculiar, era negro con detalles rojos, la pantalla brillaba en una luz rojo claro. - y poco después llego ella, juntos, derrotamos a ese tamer y logramos escapar junto a la chica y su digimon, hasta ahora no sabemos que es de ese tamer, pues quedo noqueado en el suelo, quien sabe si vuelva a aparecer para acabar conmigo. -Termino concluyo su historia con una sonrisa y guardo la carta y su digivice.
avatar
KaguraGr
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 147
Ficha :
Nivel On Rol : Champion
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Kagura Tenshi
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon

Renamon (Mizuki)
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon
Inventario :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fire {Kagura}

Mensaje por Alanna Tale el Jue Ene 05, 2017 12:24 am

Se lo pensó por un momento, un sitio donde la digimon no diera el cante, donde pudieran hablar con calma, no tuvieran mucha gente alrededor y fuera cómodo. Miró el cielo de la calle, parecía que comenzaría a nevar, por lo que necesitaba que estuviera, también cubierto. Se mordió el labio mientras caminaba, abrazándose los brazos y sonrió, tenía el lugar idoneo.

Caminó escuchando la historia de cómo se habían conocido él y esa digimon de pelaje de plata, interesada en el funcionamiento de las cartas. Soltó vaho soplando contra sus manos frías, mientras se planteaba la enorme diferencia de como se habían conocido él y su digimon. Parece ser que ambos habían conectado al instante, y habían sido capaces de luchar como uno sin mayor problema, en cambio, ella y Cat no eran capaces ni siquiera de decidir una película, mucho menos habían logrado transformarse.

Recordaba aun la primera vez que había oído la voz de Cat, no, en realidad, no había sido la voz de Cat, la voz de su Digimon era aguda, estridente, cansina, la que había escuchado tiempo atrás en su cuarto, en cambio, se había asemajado más a la voz de un ángel. Aun andaba en busca de algo de esa voz dulce y vibrante en la de Gatomon, pero ni la amabilidad que esta había reflejado, ni la dulzura, ni la madurez estaban patentes. Alanna comenzaba a dudar de que, en realidad, fueran la misma. Suspiró mientras comenzaban a acercarse al parque, su historia había sido tan larga e interesante que el camino se había pasado volando.

- Es tan genial, suena como si fuera una pelicula de acción.- afirmó sonriente.- yo solo me colé sin saberlo en una carrera y me dieron su estatuilla como premio, y el digivice... bueno, un día me lo encontré tirado en el parque, por la noche se iluminó y me dio tal susto que me caí de la cama y salí corriendo hacia comisaría, me mandaron a casa como si estuviera loca.- rió un poco, podía ver a Cat darse un golpe en la frente intentando cubrir sus ojos y negar con la cabeza.- Vamos a ir a mi sitio preferido de la ciudad, siempre que quiero estar tranquila, es allí donde acudo.- comentó cambiando de tema.- promete que no te reirás, ¿vale? puede que parezca algo infantil.- le pidió tirando de él, volviendo a cogerle la mano, para llevarlo hacia el interior de un pequeño parque cubierto de árboles y sombras.

Comenzó a andar por el lugar, solitario como estaba, por un camino rocoso bordeado por setos y parterres del flores que parecían haber crecido aun más fuerte a pesar del frío del invierno. Llegaron a una verja metálica, que se abrió con un sencillo chirrido, abierta tiempo atrás por alguien, y, al final, caía en el olvido. Soltó su mano y detuvo su avance poniéndose frente a él, con las manos sobre sus hombros para, al instante, alejarse en busca del tendido electrico, bajar una gran palanca y ver como se iluminaba un tiovivo viejo pero que seguía girando. El parque era poco conocido, había sido abandonado ya mucho atrás y pocos eran los que se atrevían a acercarse, temerosos de que algo se rompiera, pero ella lo había descubierto tiempo atrás y se había vuelto su lugar preferido de todo Japón.

- Este sitio lo encontré un día paseando, llevaba a penas unos días en la ciudad, estaba sola y había tenido un mal día en el trabajo, solo quería desaparecer, estar tranquila, y llegué a este tiovivo, de algún modo... sentí paz, volvía a tener dos años y estaba en los hombros de mi madre.- era uno de los pocos recuerdos felices que tenía junto a esa mujer.- simplemente... me calmé, está abandonado, y nunca viene nadie, así que Mizuki puede salir, no la verá nadie, ni siquiera hay guardias.

Se acercó a los caballos que giraban con una suave música de fondo, y subió a la madera antes de agarrarse a uno de los postes, y sonrió invitándolo a subir mientras iniciaba la primera vuelta, mirando el techo acristalado del tiovivo con una pequeña sonrisa. Caminó rodeando los caballos y carrozas como si fuera un laberinto, jugando a esconderse, estar allí era tan relajante, que no parecía parte del mundo real, ni del digital, las luciérnagas se levantaban a su alrededor mientras la atracción seguía girando y girando.

- Este sitio es mágico.-
musitó dejando que su voz se perdiera entre las figuras que subían y bajaban, tendría que buscarla si quería encontrarla.- es la nada en medio del todo, la paz en la tormenta, el silencio en medio del ruido, me permite desaparecer.- lo vio por la espalda, y le cogió la mano, girándolo para que la mirase.- si quiero desaparecer, claro.- sonrió, dando un traspie con un movimiento un tanto brusco del tiovivo que, como hacía en ocasiones, había cambiado la dirección de sus giros.- lo siento.- se disculpó, algo sonrojada, separándose lentamente del pecho de él, que había detenido su caída. Gatomon seguí extrañamente silenciosa, ¿qué estaría rumiando?
avatar
Alanna Tale
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 0
Nivel On Rol : Rookie Spirit
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fire {Kagura}

Mensaje por KaguraGr el Jue Ene 05, 2017 10:31 am

La oscura noche continuo, a pesar que el camino habia gastado ya unas cuantas horas, faltaba bastante para que amaneciera, Kagura escucho atentamente la historia de Alanna, no habia entendido mucho, ¿como es que una estatuilla se pudiera convertir en un digimon?, mas raro aun, no le cuadraba la idea de que se la ganara en una especie de concurso, demasiado rara era esa situación para el, pero, ¿que podía decir?,  a que se supone que le pudiera decir "normal" cuando ah visto cosas que superaban todo lo que el conocía del mundo, vaya,incluso comenzó a conocer cosas de otro mundo.

Suena a que fue lo mas raro de tu vida. -Rió levemente- La verdad no me puedo imaginar en esa situación. - Siguió a la chica hasta un extraño parque aparentemente abandonado y puso atención a lo que decía. - Vaya... entiendo... - su mirada ante el lugar era de fasinacion, no porque le gustaran las cosas tétricas y oscuras, si no porque él sabia apreciar aquello deteriorado por el tiempo, la soledad era su única compañía y la oscuridad siempre fue el manto que lo protegió, siempre fue así desde niño,mientras cualquier pequeño preferiría dormir con las luces encendidas, él prefería mantenerlas apagadas.

Escucho atentamente a la joven Alanna y sonrió calidamente mientras se acercaba a ella, Alanna habia subido a una de las atracciones y Kagura la siguió, observo como la chica jugueteaba escondiéndose entre las figuras de los caballos y decidió seguirle el juego, buscándola de lado a lado,  hasta topar con ella. Pareciera una escena donde 2 niños jugaran pero el lugar tenia un encanto bajo el oscuro cielo nocturno, el aire fresco que los rodeaba, y la luna de fondo brillando con tan esplendor, incluso las luciérnagas ponían de su parte al brillar al rededor de la atracción, como si estuvieran danzando, acompañando a los 2 jóvenes quienes se aventuraban en ese lugar bajo el manto de la noche.

Al sentir la mano de Alanna sujetar la suya nuevamente, se sonrojo incluso mas de lo que ya lo habia hecho, sonrió dulcemente al volverla ver, simplemente mirarla a los ojos era suficiente como para que él quisiera... tomarla en brazos, pero seguía nervioso por lo que sentía en su interior, inseguro de su futuro y de las cosas nuevas que pasaba por su vida, ahora también sentía una calidez, un gran impulso, una gran explosión en su pecho con tan solo poder estar cerca de esta chica, cualquier otra de su "clase social" o así las definían sus padres, le hubiera hecho una charla sobre el dinero, negocios o solo alagos inútiles sin sentido tan solo para poder ganar un futuro anillo en su dedo. Definitivamente para Kagura, Alanna era muy especial.

Una vez que la tuvo cerca, la mantuvo entre sus brazos, se habia sonrojado igual por el descuido pero reuniendo su valor trato de expresar lo que sentía a través de sus palabras.- A veces no son los lugares los que tienen magia... si no la magia de uno quien encanta los lugares... y esa misma magia puede también encantar a una persona... depende como quieras ver las cosas, y como quieres sentirlas... o... como quieres que sean. - La volvió a acercar apegando de ella cuerpo al de él. - La verdad... yo creo que tu eres quien posee mucha magia... me atrevería a decir... que me has encantado.- acerco su rostro al de ella, sus mejillas estaban rojas, se mantuvo lo suficientemente cerca como para poder observar cada detalle de los ojos de la chica, incluso su nariz casi topaba torpemente con la de ella. Era una escena casi sacada de una película, la luna brillando en el fondo, las luciérnagas danzando a su alrededor, el agradable silencio de la noche, el fresco viento que los invitaba a compartir calor corporal en medio del lugar, si tan solo pudiera aclarar su mente. Tomo la mano de Alanna, la coloco en su pecho y le dejo sentir cada latido de su corazón, su ritmo cardíaco era acelerado, el calor de su cuerpo habia ascendido, se quedo en silencio, abrazándola, admirándola, viendo a tra vez de sus ojos, como si trata de hurgar en su interior, nervioso pero armado de valor.

El silencio seguía, permitiendo que se escucharan sus latidos, sus labios se abrieron muy lentamente, se acercaban a los de ella, varias veces lo dudo en su mente pero pareciera como si su cuerpo solo se dejara guiar por lo que sentía, sus labios casi se rosaban mutuamente, a penas y pareciera que estuvieran en una atracción en movimiento, el tiempo pareciera detenerse, cada luz a su alrededor era como si los iluminara en un gran escenario, ya habia colocado una mano sobre la mejilla de Alanna, sus dedos se deslizaron suavemente sobre su piel, dando leves caricias, su mirada seguía fija en la de Alanna, solo acompañados por el sonido de la atracción y las viejas figuras de caballos testigos de la escena, la cual culmino con un pequeño beso en los labios y un enrojecimiento extremo. Kagura oculto su mirada bajo el fleco de su pelo plateado, sonreía pero a la vez pareciera estar tan nervioso como un niño pequeño a punto de llorar de los nervioso, inseguro de si hizo algo bien o mal, no sabia como reaccionaria Alanna, a quien aun mantenía entre sus brazos.

No se dieron cuenta que en la oscuridad del lugar, en otra atracción, Mizuki los miraba desde las sombras, con un rostro inexpresivo quedo en silencio y cerro los ojos, dio un suspiro y se mantuvo al margen, sus brillantes ojos habían pasado desapercibidos gracias a las luces del lugar. Había decidido permanecer en las sombras para proteger a su tamer de cualquier peligro, ella no era buena socializando después de todo, al igual que Kagura le gustaba la soledad, aun que le agrada pasar tiempo con su tamer.
avatar
KaguraGr
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 147
Ficha :
Nivel On Rol : Champion
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Kagura Tenshi
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon

Renamon (Mizuki)
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon
Inventario :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fire {Kagura}

Mensaje por Alanna Tale el Jue Ene 05, 2017 9:02 pm

Los brazos de él se convirtieron en una celda que la aprisionaba cerca de su pecho. Alzó la vista con timidez, algo sonrojada, con la mente en blanco. Su cabeza parecía negarse a pensar, como si fuera consciente de que, en cuanto volviera a tener algo de lucidez, la separaría de golpe de ese joven que la sostenía entre sus brazos. Tomó aire notando como el corazón se le aceleraba a ritmos desorbitados, mientras las manos le temblaban un poco, nerviosa como estaba, mientras las palabras del chico se volvían susurros que casi rozaban sus labios.

Magia, era una palabra tan vana y tan fuerte al mismo tiempo. Estaba claro que la magia de verdad no existía, eran pequeños detalles, pequeños momentos o situaciones, que provocaban esa sensación de mariposas en el estómago. Era pasear una tarde cálida de primavera por un parque y que una mariposa atravesara tu camino con la luz correcta golpeándole las alas, era una luna invernal iluminando un paisaje nevado en la ciudad de Nueva York, era el puente de Londres una madrugada clara mirando el Big Ben, era un baile con un desconocido que te absorbía hasta el punto de olvidarte de dónde te encontrabas, era un parque abandonado, donde solo el tiovivo funcionaba, con las luciérnagas jugando alrededor de dos desconocidos a los que parecía envidiar incluso la luz de la luna.

El tiempo se detuvo un instante, como si de veras hubiera algún extraño tipo de poder rodeando el parque, y Alanna dejó de sentir el frío, dejó de ver a las luciérnagas, dejó de sentir a los caballos de madera y pintura a su alrededor, la música se quedó muda en sus oídos. Solo podía notar el calor que le subía a las mejillas, los pómulos rosados, el latido de su corazón nervioso, que parecía haberse acompasado con el de él, notaba una mano posada en su mejilla, suave como una pluma, y, finalmente, mientras su cuerpo se movía como por inercia, se puso de puntillas y acortó lentamente la distancia que los separaba, con labios algo temblorosos y los ojos brillantes, como si hubiera llorado.

La soledad y la noche sería su confidente, su celestina y su amiga, guardando el secreto de un beso que muchos mirarían con malos ojos, pero que, por suerte, solo la luna y un espejo roto reflejarían en sus recuerdos, mientras los caballos guardarían silencio durante décadas de todo lo que habían contemplado en su mudo devenir. Porque, si les preguntasen, hablarían de niños que veían a sus padres tras largo tiempo alejados, de peleas de barrio, de primeros amores, y de amantes pasajeros, si les preguntase, dirían que esa había sido la noche perfecta para conocerse, para pasear, para volver a ser niños, para un primer beso.

Con las manos aun sobre el pecho de Kagura, notando los fuertes latidos, creyendo que se trataba de su propio corazón, comenzó a alejarse, después de un tiempo que le pareció eternamente efímero, y efímeramente eterno, lentamente, temerosa de despertar de golpe y caer de su cama, de descubrir que seguía en una pesadilla y que solo los sueños le servían de escape. Se llevó una mano a los labios, cálidos en contraste a sus dedos finos y helados, intentando retener la sensación del beso, ese cosquiello que quedaba atrás, esperando que no desapareciera en la nada. Se atrevió a alzar la mirada, cerrando la mano en un delicado puño, con ojos brillantes y mejillas de color, ¿qué podía decirle? Sentía que, si hablaba, rompería el momento, y no quería estropearlo. Estuvo a escasos segundos de dar un paso más hacia él, y poner la cabeza en su pecho, intentando esconderse, avergonzada, cuando un súbito temblor sacudió el tiovivo, haciéndola trastabillar.

- ¿Qué es eso?-
preguntó sosteniéndose de Kagura, insegura ante un segundo temblor que llegó a ellos.
avatar
Alanna Tale
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 0
Nivel On Rol : Rookie Spirit
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fire {Kagura}

Mensaje por KaguraGr el Sáb Ene 07, 2017 9:42 am

El temblor en esa zona fue inusual, pues alerto a Renamon quien preocupada por la presencia que sentía acudió rápido a donde estaba su tamer. Kagura quien estaba con Alanna escucho un sonido de su dispositivo, alertado por esto soltó a Alanna y saco su dispositivo. El rostro de Kagura paso de un estado de nerviosismo, timidez y un sonrojo en sus mejillas a uno de preocupación seriedad y con un aura de instintos asesinos, pareciera como si su personalidad hubiera cambiado de un momento a otro, claramente lo que pasaba no le agrado para nada. -Un salvaje... - Murmuro en voz baja mientras su mano libre se deslizaba entre sus ropas en busca de su mazo de cartas.

Todavía existen cosas que Kagura no ah compartido con Alanna y no sabia si compartirlas o no, una de tantas cosas es que tiene cierto resentimiento ante los digimons que entran al mundo humano siendo salvajes, es decir, digimons sin tamer y descontrolados que por lo general causan desastres a su al rededor, los recuerdos de ese supuesto accidente en el local de comida rápida, la "explosión del tanque de gas" o al menos así se referían los medios de comunicación al incidente que Kagura presencio, recordar ese color rojo infernal de las escamas de aquel lagarto de los infierno, el calor de las llamaradas que salían de su hocico, el ver una y otra vez en su mente como muchas personas fueron heridas, esos son los recuerdos que justamente le provocan un cierto dolor y sentimiento de impotencia como en aquel entonces, claro, en ese momento todavía no tenia a Mizuki para enfrentar a ese temible digimon y su tamer homicida, pero ahora, contaba con ella, y con las cartas que gano en aquel raro evento, el sabia que podría hacer algo, hacer lo que nunca pudo hacer por si mismo antes, poner un alto a la destrucción y un orden, hacer que, quien sea que este amenazando la seguridad de las personas pague caro por sus acciones.

Mientras Kagura divagaba en recuerdos en su mente, la pantalla de su dispositivo se ilumino y proyecto un holograma del mapa del lugar, habia un par de puntos rojos enormes, al ver esto Kagura mordió su labio inferior, se habia provocado una lesión menor, comenzaba a sangrar. Definitivamente aun guardaba muchas cosas que posiblemente no pudieran comprender los demás, miraba ansioso a todas partes como si buscara algo, mientras que con una mano seguía sosteniendo su dispositivo, con la otra deslizaba sus dedos por la contra parte de las cartas esperando solo un movimiento en alguna parte del lugar para deslizar las cartas por el lector del dispositivo y comenzar con su "juego" favorito, "aplastemos escorias".

De un momento a otro, ocurrió un nuevo temblor, pero esta vez de mayor magnitud, con la suficiente fuerza como para que Alanna tuviera la necesidad de apoyarse en el brazo de Kagura, este temblor fue mas duradero, la zona se habia vuelta mas tensa, una gruesa capa de niebla cubrió el lugar por completo de tal manera que si antes fuera una película de romance, ahora era mas bien una de terror, las luciérnagas que una vez danzaban al rededor de los jóvenes, habia huido y las luces que de la atracción que estaba encendida se habían apagado, el aparato se habia detenido, ¿un apagón?, no, Kagura podía distinguir unas luces brillantes a lo lejos, eran las luces de la ciudad, lo mas probable es que fuera un corto circuito lo que provocara que la atracción se detuviera de una manera tan brusca.

Contando solo con la luna como única fuente de luz fiable, Kagura tomo de la mano a Alanna para bajar de la atracción, se preocupaba por la seguridad de ella, pues como le habia relatado que no se llevaba muy bien con su digimon, pensó que tal vez no estarían en condiciones para batallar o defenderse. -¿Estas bien?. - pregunto el joven de pelo plateado mientras aun sostenía la mano de Alanna. - Bueno... la cosa es esta.. hay por lo menos 2 digimon aparentemente salvajes cerca... así que posiblemente podrías salir herida... si te soy sincero no me gustaría eso, si quieres puedes esconderte o ir a otra parte, yo me encargare de eliminar esos estorbos... - Le dijo mientras la soltó y le dio la espalda para salir corriendo en busca de los digimon que salían en su mapa. - TRATARE DE VOLVERTE A ENCONTRAR!!!- Grito mientras corría ya a cierta distancia de la chica,su condición física era excelente, su resistencia parecía casi sobre humana, pues corría sin parecer cansado y a una gran velocidad, una velocidad que se desarrolla con el pasar del tiempo en practicas de distintas disciplinas deportivas.

Mizuki paso corriendo a un lado de Alanna con una velocidad aun mayor a la de su tamer, pareciera darse prisa para alcanzar a Kagura, sin embargo, se dio el lujo de alzar a falda de Alanna como una pequeña travesura de tal manera en que se alcanzara a ver un poco su ropa intima, afortunadamente para ella, Kagura ya no estaba ahí para ver ese momento donde posiblemente pasara por un poco de vergüenza, le habia alzado la falda a Alanna con la rafa de viento que habia creado al correr aprisa. No paso mucho tiempo antes de que Mizuki alcanzara a Kagura. -Amo... hay dos... - Fue interrumpida por su tamer. - Lo se Mizuki... dos salvajes por esta zona, vamos a encontrarlos y acabarlos como lo hemos hecho con el resto, así te volverás mas fuerte y estaremos preparados para enfrentar cualquier amenaza.- Kagura seguía con un rostro serio, con una mirada que muy pocos pudieran ver en el alguna vez, pues reflejaba en parte sus ansias de acabar con todo lo que le arruinaba sus motivos para sonreír.

Muchos hubieran interpretado mal las acciones de Kagura al besar a una chica y luego abandonarla en un lugar oscuro y tétrico, pero en realidad el se preocupaba mucho por ella, ya habia tenido malas experiencias antes, situaciones donde todos aquellos a su alrededor, todos sus seres queridos, son heridos debido a lo que pasa constantemente en su vida, muchas veces Kagura se considero un emisario de la mala suerte, infortunio o la desgracia,después de todo eso era para sus padres, una desgracia, un muñeco con defectos que nunca debió haber sido aceptado, la deshonra para su familia. Él simplemente ya no quería que los demás salieran lastimados o les ocurriera algo mucho peor por su culpa, simplemente no le gustaría tener una carga mas en sus hombros, por ello decidió abandonarla ahí, con la promesa de ir de nuevo en su búsqueda, aun si tuviera que escuchar los reclamos de la chica, el solo quería su seguridad.
avatar
KaguraGr
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 147
Ficha :
Nivel On Rol : Champion
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Kagura Tenshi
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon

Renamon (Mizuki)
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon
Inventario :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fire {Kagura}

Mensaje por Alanna Tale el Dom Ene 08, 2017 10:42 pm

¿Salvaje? ¿a qué se refería con eso? le sonaba haber odio hablar de ellos en alguna red de comunicación del mundo digital, pero no se había interesado demasiado, recordaba algunos detalles de un comunicado, lo había mirado por encima, entre broncas de Cat y ediciones de fotografía, sabía que eran digimons descontrolados que habían escapado del digimundo de algún modo, y aparecían en ese, dedicándose a destruir todo lo que tenían a su paso, sabía que en el artículo los había tachado de monstruos, peligro y otros sinónimos no mucho más alagüeños. En ese momento Alanna había pensado que tl vez, sencillamente tenían miedo, ella sabía lo que era esar en un lugar desconocido, solo y asustado, volverse agresivo no sería tan raro, ella se había encerrado, pero no todo el mundo actuaba de igual manera.

Miró su dispositivo, Cat, con aire nervioso, le devolvió una mirada significativa que no necesitaba palabras para entenderse, quería luchar, entrar en batalla, pero tenía tanto miedo que prefería no hacer nada, no estaba dispuesta a, por nada del mundo prestarle su poder. Alanna le devolvió una mirada triste, ni con toda la ciudad en peligro sería capaz de confiar en ella. Apartó su mirada apretando el dispositivo con los dientes apretados tras unos labios de expresión dolida. ¿Tan poca confianza inspiraba como para eso? Suspiró dispuesta a hablar, a convencer a gatomon, pero una nueva sacudida la obligó a sostenerse del brazo de Kagura, que miraba ansioso su digivice y las cartas que le había comentado.

Unas chispas seguidas de una niebla profunda y espesa apagaron las luces, el sonido y el movimiento del tiovivo, mientras los tacones de Alanna la hacían tambalearse sobre sus piernas. Estar allí era peligroso, si hubiera un cortocircuito grande podría provocarse un incendio. Tomó agradecida la mano que le tendió el chico de pelo de plata, bajando de la atracción a esa niebla húmeda que se le colaba en los huesos y parecía poder cortarse con un dedo, mientras, a unos metros, dos sombras altas se veía acercarse por el parque. Se giró a mirar a Kagura, y asintió a su pregunta, estaba bien, pero quería luchar, hacer algo, aunque no contase con la ayuda de Cat.

Suspiró apretando su digivice, notaba un ligero pinchazo en el tobillo izquierdo, parecía que se lo había torcido en uno de esos movimientos bruscos del tiovivo. Alzó la cabeza al oir la explicación de lo que parecía suceder, e intentó negar con la cabeza y decir que ella ayudaría, cuando Kagura salió corriendo sin dejárle meter baza. Suspiró quedándose plantada, indecisa. Tenía miedo de molestarlo si acudía a ayudar, parecía tan seguro de ocuparse solo, pero no estaba solo, ni quería dejar que se enfrentase a dos enemigos por su cuenta, podría ser peligroso, y si por el miedo de su digimon o su desconfianza en ella otra persona salía herida, no se lo perdonaría jamás.

Sintió el viento frío alzarle la falda, y soltó un ligero chillido sorprendido mientras intentaba mantenerla baja con sus dos brazos, el frío se le coló hasta la espalda haciéndola temblar, y, al abrir los ojos y alzar la vista, vio a Mizuki, el digimon de Kagura, sonreir con cierta malicia. Suspiró y se decidió. Se agachó desatando las tiras que subían hasta su muslo desde el zapato y las dejó caer al suelo, bajó de sus tacones y rompió la falda del vestido, acortándola, para conseguir más libertad de movimiento. Asintió para si, mirándose el tobillo del pie descubierto, parecía algo inflado, pero mientras estuviera en movimiento, no sentiría el dolor.

- Alanna, ¿dónde vas? ¿qué haces?-
preguntó Gatomon, alterada.
- Voy a ayudar, quieras colaborar conmigo, o no.- dijo comenzando a correr, sintiendo los pinchazos del tobillo y el frío en las piernas.
- Pero, ¿estás tonta? ¿qué vas a hacer tu sola?- le recrimino la gata malhumorada.

Tenía razón, ¿qué podía hacer ella, que ni siquiera podía cuidar de si misma? probablemente, poco, pero no pensaba quedarse de manos cruzadas, dejar que, nuevamente, como cuando era niña, el miedo le impidiera actuar, no iba a permitir que la impotencia la venciera ni que la dejasen atrás. Por poco que pudiera hacer, menos era nada, y por muchas trabaCat quisiera ponerle, por mucho que el miedo la quisiera paralizar, no iba a detenerse, no mientras pudiera ayudar a una buena persona que le había prometido buscarla, no mientras pudiera defender a la ciudad que la había acogido en su huida. No podía sostener el peso del mundo sobre sus manos, pero podía ayudar a quienes parecía que querían hacerlo. Solo era una chiquilla que acababa de empezar a andar, pero le daba igual mientras sus pasos sirvieran de algo.

- Ayudar, que tu seas una cobarde no implica que yo deba serlo.- le recriminó.- se que no soy lo que esperabas ni querías, pero no pienso dejar que tu estupidez e infantilismo le cueste la vida a nadie, madura, acepta lo que se te ofrece y aprovechalo, deja de llorar, porque no eres la unica que ha sufrido, pero solo tu escoges superarlo o que te supere.- le soltó, enfadada mientras la carrera adormecía el dolor de su tobillo.

No supo nunca que se le pasó en ese momento a Cat por la cabeza. Pero alguno de sus datos, o circuitos debió hacer click, porque mientras llegaba a vislumbrar a Kagura y a su Digimon, Alanna sintió un tirón en el cuerpo y un cosquilleo en las manos. Detuvo su avance, mirándo los datos que rodeaban su diestra con incredulidad, respiró hondo y lo escaneó en silencio. El calor le subió hasta la reiz del cabello y comenzó a sentir como su cuerpo se empequeñecía, y desaparecía su ropa. Cuando quiso darse cuenta, era ya una gatomon de color blanco impoluto, suaves orejas, una cola con un anillo dorado y unos guantes rosados en las manos.

"Lo logramos"
pensó."Si, pero no cantes victoria, vamos a por ellos" respondió Cat en su mente, haciéndola alzar la cabeza hacia sus enemigos. Con una sonrisa seria y el silencio por bandera, comenzó a correr nuevamente, con más velocidad que antes, sin el dolor en el tobillo y el entusiasmo recorriéndole las venas. Por primera vez en su vida se habían puesto de acuerdo, por primera vez en su vida, habían logrado transformarse. Los recuerdos de Gatomon le corrían por la cabeza, una guerra santa, su estancia en Digital inc, tanques llenos de liquido y cables enredados en su cuerpo, si ella veía eso, Gatomon debía estar viendo también sus recuerdos, pero más tarde habría tiempo para pensarlo, en ese momento, era tiempo de presentar batalla.

- No creas que me puedes dejar atrás.-
sonrió desde su baja estatura al llegar junto a Kagura.
avatar
Alanna Tale
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 0
Nivel On Rol : Rookie Spirit
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fire {Kagura}

Mensaje por KaguraGr el Lun Ene 09, 2017 10:23 pm

Había llegado a la zona en la cual indicaba el mapa de su dispositivo, era cercano al parque al cual Alanna lo habia llevado, Kagura se acerco con cuidado con la esperanza de dar el primer ataque, Mizuki se coloco junto a el esperando alguna orden o una señal de los digimon, escucho un extraño ruido volteo a tras creyendo que lo atacaría un digimon, alcanzo a ver un destello intenso, fue entonces cuando se dio cuenta que provenía del lugar donde habia dejado a Alanna, por un momento pensó que algo le pudo haber ocurrido pero no escucho ni un grito, se quedo observando hasta visualizar un pequeño Gatomon. -Alanna?... -no se podía creer que la chica con la cual habia bailado antes se habia transformado en una pequeña gatita color blanca, Mizuki observo a Alanna y con una simple seña le hizo burla a su altura en silencio mientras estaba a espaldas de su tamer para que este no le regañara.

El momento fue un tanto cómico, hasta que el dispositivo de Kagura volvió a sonar señalando 2 enormes puntos rojos en la zona donde se encontraban, al menos eso mostraba la proyección holografía, por un momento Kagura pensó que su dispositivo se descompuso y le dio una pequeña sacudida, pues los puntos estaban justo donde se supone que ellos estaban, momentos antes de que Kagura soltara una maldición de su boca por no entender que pasaba con el aparato, se volvió a sentir otro temblor esta vez fue lo suficientemente fuerte como para derrumbar unos cuantos edificios viejos, abandonados y deteriorados que estaban en el lugar, el derrumbe ocasiono que disminuyera la visión, entre polvo de escombros y niebla espesa.

Kagura volvió a observar su dispositivo,los puntos rojos aun estaban ahí, prosiguió a buscarlos junto a Mizuki hasta que hubo aparentemente una replica, el temblor tuvo la fuerza suficiente como para derrumbar el edificio cercano a Alanna y Kagura. El chico al escuchar el derrumbe, no le quedo de otra mas que tomar una de las manos/patas delanteras  de Alanna y mantenerla cerca, afortunadamente el edificio, hecho añicos por del derrumbe, no los aplasto, aun que Kagura quedo herido por un trozo de escombro que le golpeo tanto espalda y parte de la cabeza provocando una herida sangrante al tratar de proteger a Alanna, abrazándola y cubriéndola con su cuerpo, Kagura era cociente de que Alanna era un digimon, pero actuó por instinto, él no la veía como un digimon, él la veía como la chica dulce a la que habia conocido, cierto era que Kagura podría llegar a ser algo estúpido y algo cabeza hueca, pero el simplemente no soporta ver heridos a quienes quiere y el definitivamente la quería a ella.

Mizuki por otra parte no tuvo de otra mas que alejarse, no le habia dado tiempo suficiente como para acercarse y sacar a ambos de la trayectoria del edificio, simplemente evadió por instinto pensando que Kagura haría lo mismo y no cometería la estupidez de quedarse parado en el lugar, desesperada sacar a su tamer atrapado entre los escombros del edificio junto a la "chica gato", se acerco y retiro piedra por piedra lo que podía, estaba segura de que el estaba ahí, podía sentirlo, su conexión era fuerte.

¿Estas bien?. - Por la frente del chico de pelo plateado corría un rojo carmesí que manchaba el hermoso color plata de un mechón de su pelo, seguía recorriendo su rostro y terminaba en su barbilla, en una gota que caía al suelo. Tenían un edificio en  sobre ellos y él aun así se preocupaba por que la chica no fuera dañada, era fácil ver que él se preocupaba mas por ella que por su estado actual, en verdad esta vez se descuido. Con el fino traje de etiqueta arruinado por completo, desgarres en la tela por todas partes, manchada de polvo sangre y una que otra cortada por vidrios rotos. era una gran fortuna que pudieran seguir vivos aun que eso no mejoraba la situación de que estuvieran atrapados.el espacio era suficiente como para moverse, pero no tanto como buscar una salida, el lugar les quedo como un domo de escombro, vidrio y varios objetos personales dejados atrás por sus antiguos dueños.

Afortunadamente el aire se filtraba por los escombros, lo cual indicaba que no morirían asfixiados, pero también indicaba que la estructura podría desmoronarse en cualquier momento y quedar aplastados por el montón de pertenencias, roca, vidrios y todo de lo que estaba compuesto el edificio. Tenían que buscar la forma de salir del lugar sin que se les viniera todo abajo, nuevamente el dispositivo sonó anunciando que se acercaban los 2 puntos rojos, el rostro de Kagura fue de preocupación, si habia otro temblor podrían morir aplastados.

Las preocupaciones se volvieron realidad, hubo otro temblor y mientras la sacudida provocaba que pequeños trozos de escombro cayesen del techo que cubría a la pareja, se escucho el crujir del suelo, una enorme grieta se abrió poco a poco y tanto Kagura como Alanna cayeron en el, se salvaron de ser aplastados pero su caída los llevo al subterráneo, una vieja vía que no se usa desde hace mucho pero mucho tiempo. Ambos cayeron en medio de las vías inactivas, y así como el temblor habia abierto la grieta donde cayeron, fue el mismo temblor quien la cerro, literalmente parecía como si la tierra se los hubiera comido.

Mizuki habia sentido el temblor y escucho los gritos de su tamer, apresuro sus movimientos en retirar algunos escombros abriendo un agujero donde apenas y alcanzo a ver como su tamer y la "chica gato" caían por un hueco en la tierra, trato de agradar el huevo para ir con ellos, pero no pudo lograrlo. Decidió continuar su camino buscando a su tamer en el único lugar donde sabia que estaba bajo la tierra en el mundo humano, el subterráneo.

Kagura se puso de piel aun malherido, el lugar esa sumamente oscuro, pues estaba bajo tierra, era una estación muy antigua, inactiva, llena de telarañas y huesos de aparentemente las Ratas que habitaban ahí, Kagura a penas e iluminaba el camino con la luz de la pantalla de su digivice, se libraron de una trampa para caer en un laberinto oscuro, húmedo y posiblemente con 2 enormes digimon persiguiéndolos, definitivamente esto era cada vez mas parecida a una historia de terror  y el silencio de Kagura no ayudaba, solo reflejaba la preocupación que sentía.
avatar
KaguraGr
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 147
Ficha :
Nivel On Rol : Champion
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Kagura Tenshi
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon

Renamon (Mizuki)
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon
Inventario :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fire {Kagura}

Mensaje por Alanna Tale el Mar Ene 10, 2017 2:56 pm

Rodó los ojos, ignorando la burla de Mizuki y se centró en el momento, intentando buscar a los digimon que estaban causando los problemas. El digivice de Kagura volvió a brillar, mostrando un holograma de la zona, con dos puntos rojos donde debían encontrarse los Digimon. No era posible que estuvieran tan cerca, los deberían ver, pero para nada, no había siquiera una sombra, en cambio, los temblores se hacían más fuertes a cada momento.

Junto a ellos, un edificio abandonado se tambaleaba peligrosamente, los árboles se bamboleaban y el suelo crujía, hasta que escuchó un crack a su derecha, sintió un golpe en un costado y unos brazos que rodeaban su diminuto cuerpo mientras el edificio a su lado se caía sobre ellos. Mantuvo la boca y los ojos cerrados mientras sus garras, retraídas, se agarraban al cuerpo de Kagura que, sobre ella, recibía la caída de todos los fragmentos y escombros. Abrió los ojos cuando pensó que todo había pasado, no sentía tener rasguño alguno. Habían quedado enredados en un hueco de aire, para su suerte.

Alzó la mirada hacia el rostro de Kagura, que tenía la frente y un ojo cubierto de sangre, se la limpió con su mano, o lo que fuera, enguantada, pero pronto volvió a cubrirsele. ¿Por qué? ¿Por qué la había apartado? Estaba en forma de Digimon, no le habría pasado nada, no habría corrido peligro. Había sido un idiota, tendría que haberse apartado solo, era tan pequeña que no habría tenido problemas para salir, incluso en ese momento, podía ver un hueco por el que cabía, pero él, no, no iba a dejarlo solo. Si tan solo pudiera comunicarse con Mizuki, esa Digimon parecía dispuesta a hacer lo que fuera por su Tamer, estaba segura de que lo habría apartado cuando se desmoronó el edificio, si tan solo él no se hubiera movido para sacarla de allí, para cubrirla, él estaría bien.

Un nuevo temblor hizo que los escombros temblaran, un pitido hizo palidecer a Kagura y el suelo, que se abrió bajo su espalda, la hizo lanzar un grito asustado. Cayó de pie, como buen gato, y se apresuró en acercarse al chico de mechones plateados, preocupada. El silencio que inundaba el lugar, era tan fuerte que la hacía ensordecer, y su preocupación no ayudaba. Estaba demasiado oscuro, tenía miedo, un miedo tan fuerte que la ahogaba. Suspiró y tragó saliva, empujando a Kagura para que se sentase en el escalón que separaba las viejas vías del andén, la luz de su dispositivo mostraba la preocupación de la cara del chico, y de la gata.

Dentro de la mente de la gatomon, había una pequeña lucha interna.”Cat, ¿qué hago? Eres muy pequeña no puedo taponarle la herida.” pensó nerviosa y preocupada. “Calma Alanna, está bien” Le contestó Cat con frialdad. “No, no lo está, está sangrando, devuélveme mi cuerpo” le pidió. “No puedo, si vienen los digimon será peligros...”intentó protestar. “¡Devuélveme mi cuerpo Cat!” pidió nerviosa. “No, no tendrías que confiar tanto en él, ¿y si es todo una treta?” replicó ella. “Él ha confiado en mi, nos ha salvado y tiene menos razones que yo para confiar ¡Devuélveme mi cuerpo!” exigió con los ojos encharcados.

No tardó en notar como su cuerpo volvía a crecer, su ropa volvía a cubrirla y una lagrimilla le resbalaba por la mejilla. Rompió parte de su vestido, que le llegaba en ese momento hasta las rodillas, dejándolo algo por encima de estas, y, haciendo una especie de trapo, presionó la pequeña brecha que se había hecho el chico al protegerla del derrumbe. Ella, casi ilesa, solo con el tobillo algo torcido, se acercó despacio y dios suaves golpes intentando limpiar la sangre del rostro de Kagura.

- ¿Por qué lo has hecho?- preguntó con voz suave, algo enfadada.- No me conoces, deberías preocuparte más por tí mismo, no deberías haberte arriesgado tanto por alguien a quien acabas de conocer, te has herido, además, yo estaba en forma de Gatomon, no tendrías que haberme protegido, estaba bien...- aseguró regañándole un poco- y encima no me preguntes como estoy... eres tu quien ha salido herido.- le volvió a regañar con suavidad.-¿te duele mucho?- le preguntó con preocupación genuina, dando ligeros toques, aun retirándo la sangre de su cara, mientras con la otra mano tapaba la herida..- ¿dónde más te has hecho daño?- se acercó a mirarle la brecha, que no parecía demasiado grande. Suspiró recuperando parte de su calma.- parece que cerrará sola...- murmuró aliviada, ella, mejor que nadie, sabía de heridas, de como cerraban, de si dejarían o no marca, de si sería necesario que interviniera un médico o bastaba con limpiarlo, las palizas que su madre le había dado de niña le habían valido, al menos, para aprender eso.- Gracias.- dijo por fin, más tranquila.- por salvarme.- se explicó.
- Alanna.- la llamó Cat desde el Digivice, poco desupués que el silencio siguiera a su frase.- Alanna, está cerca.- advirtió.
- ¿Quién?- le preguntó alzando el digivice.
- Yo.- respondió misteriosa, mirando hacia el lugar del que provenían los temblores.- estoy dentro de uno de ellos, tienen mi data.- le explicó.- Vuelve a transformarte, corre, no tardarán en llegar, los noto acercarse, estoy cerca.- Alanna asintió dando un apretón a la mano de Kagura y le plantó un beso suave en la mejilla.
- Me has protegido, ahora es mi turno.- murmuró suavemente en su oído alejándose rozándole la mejilla con los labios. Le regaló una sonrisa diminuta antes de alejarse corriendo, dispuesta a devolver la preocupción que él le había demostrado.

Corrió hacia las vías y volvió a cubrir su mano con los datos escaneándolos y adquiriendo, nuevamente, el cuerpo de gatomon. “Un tajo” le dijo la voz de Cat, “solo necesitas hacerle un corte y mi data saldrá como si fuéramos un imán, podré digievolucionar” Alanna asintió en silencio y se lanzó a la oscuridad. Tenía que proteger a Kagura.
avatar
Alanna Tale
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 0
Nivel On Rol : Rookie Spirit
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fire {Kagura}

Mensaje por KaguraGr el Miér Ene 11, 2017 9:22 am

¿Necesito decirlo en verdad?. - con la poca luz que iluminaba el lugar y que provenía de su dispositivo, la miro a los ojos. - Es cierto... tal vez no te conozca del todo... pero dime que hubieras hecho tu si vieras a alguien en peligro... ¿te le quedarías solamente viendo?, las razones... hay muchas para empezar... como el hecho de que aun que te hayas convertido en un digimon de alguna forma... no quiere decir que no vayas a salir herida o peor...

Bajo la mirada y casi hablo casi en un susurro imperceptible para Alanna. - Simplemente no me gustaría verte herida o lastimada... - Prosiguió con un tono de voz mas elevado para que Alanna pudiera escucharlo. - De acuerdo , lo siento. -habia desviado la mirada con un poco de pena, pues sinceramente lo que él trato de hacer fue salir a tiempo de la trayectoria del edificio, sin embargo no habia reaccionado a tiempo por la falta de visibilidad, aparentemente el subterráneo no fue afectado por la niebla, lo que si es que no se podía ver casi nada debido a la profunda oscuridad.

Kagura se habia sonrojado nuevamente al observar el repentino acercamiento de Alanna, afortunadamente, gracias a la oscuridad del lugar, su enrojecimiento no se notaba mucho, terminando el momento y después de que Alanna diera su diagnostico sobre la herida, se animo a responder su ultima pregunta esperando que no fuera escuchada. - Herido en muchas partes... pero ya me acostumbre. - Asintió ante el agradecimiento de ella y se separo un poco de la chica, el campo de visibilidad era poco, no lograrían llegar lejos usando solo la luz de su dispositivo, tenia que hallar una forma de iluminar el camino. Con ayuda de la poca luz que la pantalla de su digivice le brindaba busco por el suelo algo que le fuera de utilidad, se habia alejado de Alanna un poco como para apenas escuchar su voz.

Kagura habia encontrado algo que le pudiera ser de ayuda, una vieja silla de madera, dos rocas, rocas que reconocía porque forman parte de sus recuerdos, la ida de campamento con su abuelo claro, eran dos piritas, rocas que se podrían usar para encender fuego, pero aun necesitaba algo que pudiera quemar, recordó que su ropa se habia estropeado después de todo, se quito las antes elegantes y finas chaqueta y camisa, quedando con el torso de su cuerpo completamente descubierto, los coloco en forma de muñón en un extremo de una pata rota de la silla de madera y con las rocas creo una chispa que al caer en las finas telas, creo fuego,habia improvisado una antorcha para iluminar el lugar.

A penas y habia regresado al lado de Alanna notando que estaba hablando con la criatura que se resguardaba en el interior de su digivice, curiosamente se acerco a tratar de escuchar hasta que fue sorprendido por la chica, quien le dio un apretón de manos y un beso en la mejilla, no le dejo ni hablar, ella simplemente se marcho corriendo en la oscuridad, Kagura quedo un tanto confundido por su acción pues lo mejor era ir juntos ya que el tenia una fuente de luz para no perderse, decidido a continuar, corrió tras ella siguiéndola sigilosamente, guiado por el sonido de sus pasos.

En otra parte, Mizuki se habia adentrado por medio de la alcantarilla hacia el subterráneo, seguía el aroma de su tamer, tenia la esperanza de encontrarlo antes de toparse con los digimon que causaban todo este caos, pues ella ya no podía detectar su presencia. Mizuki sabia que si se enfrentara sola contra 2 digimon que tuvieran esa clase de poder, estaría en graves problemas. Kagura sin saberlo se habia vuelto la clase de cada victoria en cada batalla que han tenido, es verdad que sola era muy ágil y fuerte, pero eran las tácticas, las estrategias y hasta los planes de Kagura lo que la mantenían sin ningún rasguño, era claro que era lo mas importante que ella tenia, era el verdadero futuro héroe y salvador de su pueblo en el digimundo, la sombra de la guerra aun asechaba sobre el aquel poblado digimon de donde Mizuki provenía.

Kagura continuo siguiendo a Alanna, hasta que hubo otra gran sacudida, se escuchaba ruido de una especie de maquina que era fácil de identificar, claro, era el sonido que un taladro hacia al ir penetrando el concreto, la roca o cualquier solido rocoso, el ruido iba en aumento como si se acercara, de la nada un muro de aquel túnel subterráneo se derrumbo y apareció un enorme digimon, pareciera ser un enorme topo con varios taladros por garras y nariz, aun que su apariencia no pareciera ser de ferocidad, este ataco inmediatamente a Kagura intentando aplastarlo con una de sus enormes patas delanteras, Kagura estando tan solo a unos escasos metros detrás de Alanna, no le quedo de otra mas que tratar de evadir el pisotón, gracias a su agilidad evito ser aplastado, pero resintió las heridas de aquel incidente con el edificio y rodó por el suelo quejándose del dolor.

La antorcha habia quedado tirada en otra parte cercana a la escena donde se encontraba la enorme y agresiva criatura, seguía encendida, iluminando e lugar, fue gracias a su luz que, Kagura lograba evadir los torpes pisotones de aquella bestia, se movía lo mas rápido que podía para burlar cada intento de ser aplastado como insecto, pero era evidente, estaba cansado y como no habia consumido nada antes de la fiesta esperando ir a cenar saliendo de esta, se encontraba ya un poco cansado y débil, el digimon dio un gran pisotón que fallo por poco, pero habia logrado aturdir a Kagura como para dejarlo tirado en el suelo unos momentos, estaba apunto de hacerlo papilla de un solo pisotón.

Al otro extremo del túnel, donde empezaban las nuevas vías que por o general estaban activas y por donde pasaba seguido el metro, se encontraba Mizuki, quien escucho a lo lejos en lo profundo de un túnel olvidado, aquel sonido de taladro, y seguido una especie de pisotones, logro reconocer la voz de su tamer entre quejidos y gritos de dolor, apresuro el paso para llegar a tiempo esperando que no fuera tarde.


Última edición por KaguraGr el Jue Ene 12, 2017 6:20 am, editado 1 vez
avatar
KaguraGr
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 147
Ficha :
Nivel On Rol : Champion
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Kagura Tenshi
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon

Renamon (Mizuki)
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: East Blue Dragon
Inventario :




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fire {Kagura}

Mensaje por Alanna Tale el Miér Ene 11, 2017 11:47 pm

La pregunta que él le había hecho seguía rondando en su mente mientras avanzaba a paso rápido, como Gatomon, por el pasillo, a sus espaldas, escuhaba correr a Kagura, quería girarse y detenerlo, él estaba mal herido, no podía permitir que se hiriese más, no por ella. Tragó saliva intentando acelerar el paso, parecía que su regañina lo había molestado, probablemente esa fuera otra de las razones por las que corría tras ella, su confianza debía haber disminuido de forma notable. En ningún momento había querido enfadarle, pero estaba preocupada, si luchaban, temía que fuera a volver a interponerse, que volviera a herirse, y no podía permitir que algo así sucediera de nuevo.

"Deja de pensar esas cosas" le dijo gatomon con voz serena "si quiere entenderlo, que lo haga, si prefiere enfadarse y no ver por qué lo has hecho, es su problema, ahora hay cosas más importantes" decretó. Alanna, no demasiado convencida, asintió y volvió a acelerar el ritmo, dispuesta a interponerse con tal de que él no sufriera más daños. Una nueva sacudida la obligó a detener su carrera, y mirar a su alrededor mientras Kagura la alcanzaba sin demasiado complicación y soltaba lo que parecía una antorcha de sus manos. Miró hacia atrás, esperando poder interponerse entre lo que fuera y Kagura, no estaba allí su Digimon, era él quien necesitaba más protección.

"Alanna" le llamó la atención Cat, al notar que la chica se avergonzaba al haber visto al chico sin camisa. Tenía razón, no era momento de sentir vergüenza, sonrojarse, ni de nada. No podía dejar que su mente se desbocase, no era el momento ni el lugar, y lo fue menos cuando el temblor apareció casi bajo sus pies, dejando salir a un digimon con taladros. La voz de gatomon volvió a resonar "Es Digmon, de elemento tierra, un insecto digimon con armadura, que usa los taladros para atacar." le explicó Cat a Alanna como si fuera una enciclopedia "nos busca, esta siendo atraido por mi data" Alanna tragó saliva entendiendo lo que eso significaba, ese digimon iría a por ellas, como Cat había dicho antes, eran un imán.

Esquivó por poco los pisotones que daba el bicho, que no parecían estar controlados, era como ver a una marioneta intentar moverse mientras el que la manejaa sufría un ataque al corazón, era grande y pesado, pero lento y algo torpe, si tan solo no tuviera esas cosas en las manos, sería sencillo darle un golpe que lo hiciera detenerse, pero no, no era tan sencillo, debían alcanzar su espalda. Mientras corría, intentando deshacerse de la persecución de esa cosa, vio como sus movimientos afectaban, por desgracia, a Kagura, que, malherido, se veía obligado a esquivar los pisotones que el digimon andaba en su busca.

Alanna se detuvo, esperando el siguiente ataque, si seguía esquivando probablemente Kagura volvería a salir herido, ella ya tneía muchas marcas, poco importaban una o dos más en el cuerpo. Cat, previsora como era, aprovechando su diminuta estatura, las hizo moverse, pasando bajo el cuerpo de ese digimon tan lento para llegar a su espalda, y saltar golpeando la armadura con sus garras. Por desgracia, no bastó para abrir una brecha, solo le hizo una magulladura en su coraza. Fue entonces cuando lo vio, al girarse, Digmon empujaba a Kagura, y a punto estaba de rematarlo. No lo pensó, se movió con toda la velocidad de la que disponía y sacó de allí a Kagura, apartándolo de la trayectoria del pie para, al instante, dar un empujón al diguimon que, con una pierna aun en alto, trastabillo llendose al suelo, doblando uno de sus taladros. Volvió junto a Kagura

- ¿Estás bien?- preguntó preocupada. Escuchó el sonido del digimon alzándose y se movió, nuevamente.- Me sigue a mi, tiene data de Cat dentro, lo atraeré, tu descansa, por favor.- le pidió mirándolo a los ojos antes de salir corriendo nuevamente, perseguida por el digimon, seria más fácil plantarle cara si no debía preocuparse porque Kagura saliera más herido.
avatar
Alanna Tale
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 0
Nivel On Rol : Rookie Spirit
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fire {Kagura}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.