Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» Lecciones militares y días soleados [priv. Alanna]
Dom Jun 17, 2018 11:30 pm por Sigrun Vinter

» 01- El comienzo de un viaje. (Priv.Kagura-Freddy)
Dom Jun 17, 2018 12:26 am por Freddy

» 遺産 (Legado) [Priv. Erza Scarlet]
Sáb Jun 16, 2018 9:34 pm por Erza Scarlet

» Se buscan banners
Jue Jun 14, 2018 2:53 am por Roku Ginshô

» Petición de Lineas Evolutivas
Dom Jun 10, 2018 6:56 pm por Scott Desaster

» ¡Premios Lena a la Lenosidad!
Dom Jun 10, 2018 5:43 am por Roku Ginshô

» [Lunamon]
Dom Jun 10, 2018 1:36 am por Roku Ginshô

» 私の白鳥 (Mi cisne) [Priv: Sigrun Vinter]
Vie Jun 08, 2018 10:06 pm por Sigrun Vinter

» Tamers y compañeras [Privado Kagura Tenshi]
Jue Jun 07, 2018 9:54 pm por Guillem Telast


Click en los botones para ir a los respectivos temas
El descubrimiento de las ruinas del Monasterio Draco, tallado en lo alto de una desolada montaña en el valle de los dragones, ha despertado un gran interés por todo el Digimundo. Principalmente porque según los tallados de la pared exterior dentro de las ruinas se encuentra un obre mágico que contiene en su interior la data y poder del treceavo Royal Kinght, la cual sera dada a quien reclame dicho objeto. Según la historia grabada en los murales, el obre fue dejado allí por el mismo Royal Kinght en caso de que su poder sea necesario para derrotar al mal que se alce en el futuro...por desgracia semejante premio también a llamado la atención de quienes usarían el poder para sus propias metas egoístas. Por lo que esta aventura ahora se a vuelto una carrera por ver quien consigue el gran premio.
6 meses despues de la ultima carrera, un BanchoLeomon reune al viejo equipo de organizacion para dar un nuevo espectaculo, pero en esta carrera, el misterioso patrocinador ha enviado a un "Aspirante a Campeon" con un extraño y unico Digivice. ¿Que es lo que sucedera a lo largo del evento y como funciona este nuevo digivice?.
¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 113 el Miér Mayo 23, 2012 12:27 pm.




Mejores posteadores
Scott Desaster (2152)
 
cadejo (2039)
 
Roku Ginshô (1203)
 
Fuji Raikomaru (1023)
 
Sigrun Vinter (1009)
 
Kurai (909)
 
Rena Ryuugu (810)
 
Ed Elric (641)
 
Ralian (622)
 
Luna Kobayashi (574)
 





Tower Of God (TOG)One Piece Sea Crown
Road to Shinobi
Lost Soul



Crear foro

Aigu {Priv. Fuji, Scott}

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Re: Aigu {Priv. Fuji, Scott}

Mensaje por Elluka Clockworker el Jue Ene 12, 2017 4:04 am

Elluka

Cada movimiento que daban me provocaba dolor. Era como si cada que me percatara que se estaban enfrentando uno al otro, alguien me apuñalaba en el estómago. Todo era para un bien, ¿verdad? Dakunaito estaba tratando de agotarlo, no matarlo. Dakunaito no quería matar a Fuji. Me lo repetía una y otra vez mientras les observaba.

Salté del lomo de Cheshire y aterricé lentamente sobre el suelo, haciendo gala de mi tenue levitación. Apenas mis pies tocaron tierra, clavé mi Cross Barbée en el suelo, perforando el mosaico que tanto caracterizaba al centro de la ciudad. Alcé la voz, y comencé a cantar una pieza de aria. Con ello, las grietas del suelo comenzaron a brillar, y aquella energía de oro rodeó por completo a Daku, cubriéndolo con un aura que lo protegería. Era mi Protect Wave, mi bendición.

En cuanto me quedé sin aliento, el aura se había debilitado un poco. Aspiré nuevamente y volví a hacer mi plegaria. Era un poco difícil el cantar, puesto estaba nerviosa. Temía que alguien saliera herido. Los digimon que habitaban la ciudadela comenzaron a huir ante la batalla de los titanes, y yo no tenía la oportunidad de cumplir mi deber.

¿Cómo lo sacaría de la ciudad? No podía discutir con Daku sobre ello, si dejaba de cantar debilitaría mi poder. Debía seguir cuidando su espalda.

Un dardo gigante pasó por encima de mí, y se clavó más allá del caballero al que estaba protegiendo. Se había clavado en la corrupción de Fuji. Bajé el volumen de mi aria, para encontrarme con que Cheshire, con Julio y Shunsuke montándolo, y Calico sentado plácidamente en su forma de Captain Hookmon, buscaban la atención del hombre de oscuridad.
-¿Ahora lo odiarás más a él? -Se burló el italiano. -¡Serás cobarde! ¡Solo a ti se te ocurre dejarle ganar de una forma tan estúpida! ¡Imbécil! -Los gritos de Julio volvían a adornarse de un tono fúnebre, y ya no pensaba que estuviese fingiendo. Si bien, la intención era centrarlo a él para huir de la ciudad, sus palabras tenían el tinte de honestidad.

Dejé de cantar en cuanto Julio se cubrió de flamas tan azules como la noche temprana… No, no eran flamas. Era su digisoul. Estaba rebosando en energía, pero no se estaba lanzando a la batalla. Pegó su mano a su compañero, y comenzaron a cabalgar en dirección a las afueras del lugar.

Dejé de cantar por un instante, perpleja por lo que había ocurrido. ¿Estaba… ayudando? Sacudí la cabeza, y volví a empezar mi aria.


Aleron

-Estás lista. -Dije, después de haber aplicado un poco de mi energía en su herida, y sequé una gota de sudor de mi nariz. -Estarás bien, pero no puedes seguirlos. -Proseguí, arrodillándome y levantando a la señora demoniaca en mis brazos, para buscar un lugar diferente. Si la cambiaba de locación sería más salubre, más que nada para su mente.

No estaba tan calmado como parecía, la verdad era que me atormentaba demasiado que Elluka estuviese metida en medio de esos dos. Tenía que confiar en su poder. Si yo le negaba su intervención, se culparía a sí misma hasta el fin de sus días. Necesitaba arriesgarse más que mi protección.

Miré a BR de reojo. Se le veía arrepentida… Pero no la podía perdonar tan fácilmente. Nada me aseguraba que no trataría nuevamente de asesinar a mi niña. No la creía capaz de desear acabar con alguien que alguna vez fue su familia.
-Te dejo con ella. -Musité, con un tono frío. -Ayudaré a evacuar. -Finalicé, y deposité a Lilithmon en una silla acolchonada, a una distancia considerable de la escena del crimen.
avatar
Elluka Clockworker
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 529
Cuentas :
Ficha :
Relaciones :
NPCs :
Nivel On Rol : Ancient Spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados :


Mega




Ultimate

Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Elluka Clockworker
Rango: Demi God
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Venus Dove

Rango y Unidad Digi Aliado : Aleron
Rango: Oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Venus Dove

Lion
Rango: Cabo
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Venus Dove
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aigu {Priv. Fuji, Scott}

Mensaje por Fuji Raikomaru el Jue Ene 12, 2017 6:23 am

Fuji


El triunvirato retoma la sesión, ¿Qué significaba eso?, sentía una agitación en mi pecho y ellos parecían sentirlo también. Esporádicamente elevaban la mirada, como si se estuviesen enterando de algo que yo no. Llevaban razón en sus palabras, sí, me estaba negando a mí mismo, mi existencia y mi realidad a lo largo de mi vida. – El odio de los demás es bien merecido, he cometido atrocidades, me he vuelto el enemigo de todos, por eso estoy solo y siempre lo he estado… -Una carcajada atravesó la mesa, el insolente imberbe emparchado golpeó la mesa risueño con la jovialidad de un pirata en medio de una taberna. - ¿Solo? ¿Tú?, sí, nuestros padres han muerto, pero tan solo piensa en todos los lazos que has formado a lo largo de tu vida y lo reales que han sido, Hagurumon, nuestros amigos del Metal Empire, Benoit, Lily, hasta la pequeña Louise y la dama Elluka –Me aclaró el adolescente sin dejar, ni un por un instante, de sonreírme.

El peliverde encendió un cigarro con sabor a menta, y sonrió de lado, con su mirada notaba como se burlaba de mí, como me rebajaba, sin embargo era honesto, no necesitaba ocultarlo, ni disimularlo. Así que esto se sentía ver a la víbora a los ojos, esto era lo que sentían los demás. - ¿No crees que te estás dando demasiada importancia?, eras un rebelde que ha luchado por los más necesitados cuando llegaste al digimundo, solo has intentado sobrevivir con las cartas que te tocaron, sí, no tienes un trasfondo frecuente, y es bastante trágico –Se encogió de hombros, riendo ligeramente. – Pero, hey, ¿Llorarás al respecto diciendo que la vida te engaño?, ¿sabes cuantas personas están peor que tú y sin quejarse?, dios santo, ¿Cuándo me he convertido en una reina del drama? –El pálido desertor del Chaos Empire ondeó su flequillo tras finalizar de hablar, sin quitarme los ojos de encima.

Cuando estaba por responderles, mi hombro comenzó a doler, como si una espada me hubiese abierto un corte. Me abalancé por el dolor contra la mesa, gritando, aunque sin herida. Entonces, un aria me calmó, una voz dulce, suave, me decía que ya no hay dolor. Y mi hombro no dolió más.

Chaos Dukemon


El imponente corte de la espada del Omegamon oscuro fue suficiente para que Chaos Dukemon retrocediera de un salto para reposicionarse. Detrás de Omegamon, lo pudo ver, de ninguna forma un ataque tan débil podría tomar por sorpresa a ese caballero caído. Bloqueó el dardo por instinto, con su escudo, repeliéndolo y llevó su mirada hacia el italiano. - -Apuntó su escudo, pero no fue hacia ellos, fue hacia la ciudad. La energía como un espiral se arremolinó alrededor del escudo, el brillo era tan intenso y parpadeante que lastimaría la vista de uno si enfocaba la vista, Gorgon estaba listo. – Judecca… Prison –Murmuró, lanzando un atronador disparo de energía hacia la ciudad antes de girar su torso sobre si mismo, generando que el ataque abarque 180º, atacando de esa manera tanto al KnightChessmon, como al Omegamon Zwart, y terminar enfocándolo en este.

En tan solo un parpadeo, el caballero había producido una nefasta explosión de energía en las cercanías, un caos en la ciudad, y atacado a sus enemigos al mismo tiempo. Pese a su falta de raciocinio era una bestia, pero la maldad era lo único real en él, sabía que hacer para debilitar la moral de quienes intentaban detenerlo. ¿Memoria tal vez?, no era nada que Fuji mismo no hubiese hecho anteriormente, el genocidio de un montón de datos poco le había importado en el pasado, y a Chaos Dukemon, nada le importa.

Elevó su lanza hacia Dakunaito, y su escudo se reafirmó, aunque herido. Estaba listo para seguir combatiendo, aunque esa canción, le dolía. El aura de oscuridad que lo envolvía se hacía más, y más grande conforme escuchaba la canción de la dama.

Lily

La muerte de mi maestro era lo que más me preocupaba en este momento, ¿Qué haría sin él?, seguramente seguiría su ejemplo y acabaría con mi vida. No tengo motivos para vivir si no puedo estar a su lado sirviéndole, observé el cielo, la noche aún no estaba cerca pero había nubes de tormenta arremolinándose en el cielo. Una gota, después otra, el olor de la tierra humeda.

El cielo lloraba, lloraba por la tragedia que estaba aconteciendo. Un rayo de luz, violácea, partió el cielo. Mi maestro liberó el odio de la Gorgona sobre la ciudad, la explosión resultante, los gritos, las llamas y el caos. Sonreír alegre, era una caótica sinfonía y, ¿Para qué mentir?, la disfrutaba. - Si mi maestro… Si mi maestro termina de renunciar a su humanidad, ni Yggdrassil podrá detenerlo –Sentencié, riendo, y llorando.


______________________
Alma corrompida que contra tu destino te alzaste... El sable de la rosa te condena en perfecta justicia ¡Digicode, captura!

avatar
Fuji Raikomaru
Tamer
Tamer

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 1143
Cuentas : Este es el juglar.

Este es el impostor.
Ficha : La espada, la pluma y la palabra
Cronologia : Logs
NPCs : Royal Court

My Loyal Mistress

The Warring Queen
Nivel On Rol : Ancient Spirit X Evolution.
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Lily - Super Ultimate.

Dahlia - Super Ultimate.
Icono : Royal Knight: Guardianes del universo digital. Con fe ciega obedecen las ordenes de Yggdrasil y realizan cualquier acto para proteger su mundo.
Rango y Unidad : Fuji Raikomaru
Rango: Holy Knight
Unidad: Deadly Rose
Rango y Unidad Digi Aliado : Lily (Lilithmon)
Rango: Maestre
División: Deadly Rose

Inventario :






Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aigu {Priv. Fuji, Scott}

Mensaje por Scott Desaster el Jue Ene 12, 2017 8:45 am

~[Narrador]~

Gritos, desesperación, dolor y muerte... eso estaba pintado en aquel panorama. La pintura dramática se había vuelto la premonición del Fin. Aquella tragedia estaba convirtiéndose lentamente en la enfermedad lúgubre que arrasaba con la vida, mentalidad y pureza de cada ser pensante: el tiempo. Los inocentes bailaban al Son del Fugeo Oscuro mientras que los culpables reían ante la desesperación que simbolizaba la oscuridad y pecados desgarrando sus cuerpos como si de una tela se trataran. En aquel espectáculo de color y penas, el caballero tricéfalo solo tuvo un momento de reacción, un momento que lo llevo no solo al borde del sufrimiento, si no de la liberación de sus propios límites al no tener mas opción. Obligado por la situación e impulsado por el resultado, extendió su brazo diestro, aun ligeramente adolorido por el golpe de antes y permitió que el lobo expulsara el cañón que albergaba en su interior. Entrecerró los ojos, fijando su objetivo y cuando el espiral de caos, muerte y final giro hacia su cuerpo... abrió el gélido fuego que habitaba su arma. Dakunaito no dudo, ya no tenía por qué dudar... su peor temor en aquella batalla había sido liberado, y no sabía si era su culpa o la de sus aliados... no sabía si el caballero logro descifrar el porqué de su corte inicial al hombro... o si solo pudo ver la importancia que representaba el pueblo en aquellos monarcas. También existía la posibilidad de que sus propias palabras le dieran una pista, pero eso ya no tenía caso... nada lo tenía. Si quería conseguir resultados, tendría que aplicar poder en sus ataques... dejar la estrategia en un segundo plano no muy alejado del primero... no podía permitirse usar la mera fuerza bruta, eso solo lo conduciría a demostrar porque el podría ser fácilmente considerado como el caballero de la "Plaga". De cualquier forma, cuando la espiral se acerco demasiado, el caballero "halo del gatillo", dejando salir un torrente de energía congelante.

Las energías chocaron e hicieron explosión irremediablemente, pero claro, su cañón al no estar 100% cargado no freno totalmente la espiral de muerte. El caballero se aparto rápidamente y cruzo los brazos, interceptando los restos de aquella ráfaga de poder oscuro; sintiendo como lentamente todo dolor que pudiera sentir se disipaba gracias al escudo que dama de blanco le había otorgado. Estaba acostumbrado, podía tolerar aquel poder aun sin el escudo pero de todos modos agradecía tenerlo; era una ayuda invaluable para el caballero, que termino por sacudir los brazos ligeramente para "limpiar" los restos de tierra que pudieran haber caído sobre el tras el impacto. Miro a su oponente, inexpresivo... sin orgullo de su acto seguramente... quizás hasta feliz internamente por lo que había provocado; y eso lo hacía rabiar en varios aspectos. El caballero tricéfalo ignoro el caos que había a su alrededor, sabía que nada de lo que hiciera devolvería el tiempo... sabía que la gente ya estaba huyendo, velando por sus propias vidas... y también sabia, que llegados a ese punto, no podía ser tan cuidadoso como hubiera querido en un principio.

Dakunaito ya no espero más tiempo, no podía hacerlo. El ver aquella lanza lista para combatir, le hiso comprender la situación: estaba obligado a lastimarlo aunque no lo quisiera. Pero claro, el caballero no simplemente atacaría... no simplemente heriría a quien, aun sin ser su amigo, le tenía respeto sin importar que o quien fuese. Si, pelearía y lo lastimaría, pero lo justo y necesario... buscaría debilitarlo, agotarlo... forzarlo a usar toda la fuerza posible para que cayese solo. Respiro profundamente, cerró los ojos un segundo y al volver a abrirlos, estos se hicieron más pequeños; dejándose llevar momentáneamente por su instinto de pelea, el caballero aprovecho su cañón para disparar 2 esferas de energía gélidas contra ChaosDukemon, una contra su pierna izquierda y otra contra su brazo derecho. Sabía que no tenía sentido, pero una vez abrió fuego, extendió la espada y se impulso rápidamente, alzando su arma mientras esta se rodeaba de fuego. Su arma apuntaba nuevamente a su escudo; pero esta vez, el golpe iba con la intención de dejarlo inutilizable el mayor tiempo posible. Si conseguía acercar, aunque fuera bloqueado, quizás la fuerza del impacto reafirmaría una herida previa y lo haría cambiar de estrategia.

... -Al acercarse lo suficiente, miro a los ojos de su oponente, con determinación, dando un mensaje claro... "Ya no mas calentamiento"- Omega Blast -corto repentinamente para volver a apuntar con su cañón, disparándolo con la intención de romper su defensa, aprovechando la corta distancia-

No retrocedió, mantuvo su espada firme, lista para actuar ante cualquier contraataque. Su cañón mientras tanto desapareció, cerro la boca del lobo para tener un "puño" listo para actuar. Aquella arma era demasiado poderosa y si bien era lo único que igualaría a su escudo en cuestión de poder de fuego, no le valía de nada tenerlo preparado. La única opción en ese instante, era luchar físicamente, espada contra lanza.

Alejados a la batalla, en la raíz de todo aquel desastre, BR se vio casi obligada a quedarse en su lugar, incapaz de hacer nada mientras que la señora demonio sanaba sus heridas y aquel arcángel abandonaba la escena para ayudar en la evacuación de los habitantes de aquella ciudad. La Renamon observo a la señora demonio mientras esta hablaba; incapaz de diferenciar sus lamentos de comentarios o simples ironías, BR la miro fijamente, aun con su cuerpo tembloroso ante sus meros pensamientos... sin la disposición de responder positiva o negativamente ante el comportamiento que estaba demostrando Lilithmon.

... precisamente si el renuncia a su humanidad... nadie podrá detenerlo porque ya habrá muerto -se limito a callar la vulpina, acercándose a la señora demonio para secar sus lagrimas, ignorando su risa- se que no puedes evitar sentir placer ante la muerte... pero considera que, por cada vida que sea condenada hoy... mayor será el peso que afecte a tu amigo... directa o indirectamente, sus actos terminaran por afectarlo... -suspiro y miro hacia la batalla- todos seremos afectados por esto...

______________________




/ /


Regalos


avatar
Scott Desaster
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 701
Cuentas :



Ficha :

Relaciones :

Cronologia : (En Actualizacion)

NPCs :

Nivel On Rol : DNA Evolution (Super Ultimate)
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Nova: Mega

BR: Mega
Icono : Chaos Empire: Organización criminal con ideales indecisos y cuya única meta podría decirse que sembrar el caos, ayudando a cumplir las metas egoístas de sus miembros
Rango y Unidad : Scott Shadowest Musahrahjy
Rango: Hades Knight
División: Hades Titans
Unidad/Sub-division: Titans

Labramon
Rango: Hades Knight
División: Hades Titans
Unidad/Sub-division: Titans
Rango y Unidad Digi Aliado : Nova (BlackWarGreymon)
Rango: Hades Knight
División: Hades Titans
Unidad/Sub-division: Titans

BR (Renamon)
Rango: Soldado
División: D-Brigade
Unidad/Sub-division: Shadow Lizard
Inventario :


Ver perfil de usuario http://scott-desaster.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Aigu {Priv. Fuji, Scott}

Mensaje por Elluka Clockworker el Jue Ene 12, 2017 3:08 pm

En cuanto Aleron se dispuso a alejarse, se detuvo al notar aquel rayo de luz que partió el cielo que lloraba. La sangre bajó a sus pies. ¿Había cometido un error al dejarla ir? Cambió la dirección de su mirada lentamente hacia Lilithmon, que hablaba sobre cómo sería el fin de todo si Fuji perdía su humanidad.
-Supongamos que ocurre algo que le provoque a Fuji no querer perder su humanidad, ¿qué sería? -Habló el arcángel con sumo interés. -Eso lo detendría, ¿verdad? -Comentó, regresando a la cercanía de las dos féminas.

BR tenía razón desde el punto de vista de Aleron, Fuji estaba condenado a vivir un tiempo tras las rejas si había ocurrido lo que pensaba que había ocurrido, pero no se lo diría a Lilithmon. Probablemente ella ya lo sabía. Miró al horizonte, a todos los digimon huyendo y buscando a sus amigos. Quería intervenir ya.

La destrucción fue algo inevitable. El plan del italiano parecía haber funcionado por un momento, pero quedó claro que aquél caballero corrupto no era un ser pensante. No era Fuji quien estaba arrasando con la ciudad.
-Credam, dabo, sperabo, honorabo. -Cantaba la santa con más fuerza. Estaba usando toda la energía que tenía en alzar su voz, maltratando sus preciadas cuerdas vocales. No era en vano, estaba presionando su tridente sagrado contra el suelo, pasando más de su aura protectora a sus amigos, los que estaban a dos segundos de ser atacados. -Laborabo, gratias agam! -Pronunciaba la voz melodiosa de la monja. ¿Quién estaba cantando? ¿Louise, Elluka, o Sistermon? Ni ella misma lo sabía. La única realidad que tenía presente, era que debía proteger.

Captain Hookmon había abrazado a su tamer para protegerlo, pero Julio y Cheshire no tuvieron tanta suerte. El caballo había sido golpeado de lleno por aquél rayo de destrucción, al igual que Julio. De no haber sido por la intervención de Sistermon, lo más seguro es que se hubiesen desintegrado en el mismo lugar.

Inconscientes, en el suelo, así se encontraba el par. Chamuscados, y con la piel en rojo. Una lágrima resbaló por la mejilla de la sirena al escuchar los gritos de Shunsuke, rogándole a su amigo que reaccionara. Sin embargo, Elluka no dejó de cantar. Con una expresión facial que parecía estar en un trance durante su oración, mantuvo el volumen de su voz, y una energía blanca corrió hacia los heridos, otorgándoles un aliento de vida.

Toda bendición tenía sus costos, y Sistermon se vio forzada a callar por un momento. El usar una habilidad como esa le quitaba gran parte de su propia energía. Era su Corteous Charity, su ayuda definitiva.

Jadeante, cayó al suelo de rodillas sin soltar el báculo que estaba firmemente clavado sobre el suelo. Las gotas de lluvia empapaban su máscara, y resbalaban por el tridente, chocando finalmente con sus manos frías. Cuando alzó la mirada, se encontró con la escena más terrorífica que alguna vez pudo imaginar.

Omegamon había atacado tan de cerca a Chaos Dukemon, que Elluka soltó todo su aliento en una exhalación. ¿Por qué no podía hacer nada? No había manera de detenerlos aún, no podía acabar aún. Era necesario, Daku debía contraatacar para defenderse. No, Sistermon lo estaba defendiendo, no tenía por qué. Pero era necesario, sin ello, Chaos Dukemon seguiría quitando vidas. Pero Fuji estaba dentro de él. Elluka discutía consigo misma, nuevamente dividida en dos.

Apoyó su cabeza contra el cuello del tridente, y siguió murmurando su canción en latín. Nosotros lo haremos grande y brillante, nosotros lo haremos grande y brillante. Alzó la mirada, y volvió a alzar su angelical tonada.
-¡Magna, magna caritas! -No había tiempo que perder, no más. Entre las grietas volvió a destellar la energía de un dorado cálido, justo al llamado del Gran, gran amor. -¡Ah! ¡Audio vocem tuam! -Proseguía, dirigiendo la energía hacia el caballero oscuro nuevamente. Cubierto nuevamente de oro, aseguró una vez más la vida del guerrero.
avatar
Elluka Clockworker
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 529
Cuentas :
Ficha :
Relaciones :
NPCs :
Nivel On Rol : Ancient Spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados :


Mega




Ultimate

Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Elluka Clockworker
Rango: Demi God
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Venus Dove

Rango y Unidad Digi Aliado : Aleron
Rango: Oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Venus Dove

Lion
Rango: Cabo
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Venus Dove
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aigu {Priv. Fuji, Scott}

Mensaje por Fuji Raikomaru el Jue Ene 12, 2017 9:53 pm


Lily



Al escuchar el nombre de mi maestro salir de la boca de ese arcángel, mi sangre se enervó y le lancé con violencia la peineta sobre mis cabellos. - ¡No menciones su nombre con tu boca irrespetuosa! -Grité antes de retorcerme de dolor por la herida de mi vientre, que pese a estar sanando, seguía abierta. Odiaba esta situación, y en mis ojos se notaba, cuando los posaba sobre esos dos digimon. Sus señores estaban enfrentándose a la muerte cara a cara, causando sufrimiento y destrucción a su paso, arriesgando lo que podría ser la escasa cordura que poseían los humanos en comparación a nosotros, los digimon. Sin embargo, los veía y no podía entender como portaban esa calma espectral.

Inclusive la Renamon parecía calmarse a medida que se desenvolvía la cruel trifulca, ¿es que acaso no le importaba la vida de su amo?, observé mis manos y el como la lluvia limpiaba la tierra sobre mis palmas. ¿Acaso era yo la que no confiaba en mi maestro?, llevé la mirada hacia Chaos Dukemon, estaba tan lejos y aun así lo podía distinguir.

Su forma de moverse, de posicionarse, lo errático de su andar. Él no era mi maestro, ni mucho menos el Lord Knightmon de majestuosa armadura blanca como la nieve que había formado un pacto de caballeros con mi señor. Suspiré, relajándome, quería que ese ente deje en paz la vida de mi señor y por ello solo debía confiar en la dama que el eligió, y en su némesis, quien en estos momentos era el ser más cercano, y genuino, en relación a mi señor. Tenían tanto en común, y eran tan distintos, que el pensarlos enfrentándose era el poema más trascendental y polémico que ha sido escrito. – Si lo que esa mujer siente, sentía, alguna vez fue genuino… Si aún hay piedad en sus corazones, deben recuperarlo, deben regresármelo y a este mundo ingrato –Supliqué, rogué.

Fuji


- ¿La pueden oír?, es un ángel... significa que al final puedo descansar en paz –Les dije, con los parpados sellados y una sonrisa dulce en mi rostro. El dolor desaparecía al escuchar su voz, era una caricia para el alma, era una segunda oportunidad, una confesión de amor y a su vez, una reprimenda. Abrí los ojos, llorando desconsoladamente, ¿era esta la forma en la que acabaría? Los observé, ellos también lloraban, aunque el mas joven seguía tan risueño como siempre y el restante portando su mueca sarcástica, inalterable.


Pensar en ella, hacía que la habitación latiese, el olor de las rosas inundo la habitación. De pronto, una voz correteó por mis oídos, libre y juguetona. “Monseiur” sonreí, era ella, mi pequeña “Tal vez el amor y los ideales sean cosas cursi, pero mueven al mundo entero...” ¡Cuanta razón llevas! “Seré madura de una vez por todas y dejaré mi huella como una defensora de los inocentes. Seré la hermana que defienda a todos, la hermana que no pude gozar” Mi rostro cayó sobre la mesa, recordando, orgulloso, lleno de amor fraternal por la memoria de esa dama. – Chapeau, mon petit cheri, lo has logrado… -Susurré avergonzado, y me acurruqué en mi miseria. Era cierto, estaba celoso y orgulloso, de igual modo, de su crecimiento. Esa pequeña soñadora me ha superado, me ha superado todos los sentidos.

Y, por no haberlo aceptado junto conmigo, por no haber sabido reconocer los gestos de la vida misma, ahora la mía se había acabado. Por primera vez una idea sacudió mi mente, quiero verla. Elevé mi mirada hacia mis dos acompañantes, mis ojos abiertos de par en par, desesperado, pálido. - ¡Quiero verla!, ¡Quiero vivir! –Entonces, pude levantarme de esa silla, de esa mesa. Al fin podía moverme, y ellos dos se acercaron a mí.

- Te has preocupado tanto en esconderte en intenciones teatrales, falsas sonrisas, palabras pomposas y trajes brillantes que has dejado de entenderte contigo mismo… -Espetó tras acomodar su sombrero nuevamente, el pequeño castaño se acercó posando su palma en mi hombro derecho. – Ahora que Louise y Elluka son una, es natural tener miedo de que pasará, ¿Pero no es esa la gracia de vivir?, la incertidumbre es lo que nos recuerda que estamos vivos, tu deberías saberlo, Memento Mori –Exclamó entusiasmado y lleno de vitalidad en su tono.

La canción era de ella, y permitiéndome ser egoísta, creeré que es para mí. Me estaba animando, y sé que ella me espera del otro lado. No era momento de rendirme, no podía huir. Ahora que Louise y Elluka habían hecho las paces, ¿Por qué yo no podía permitírmelo?

Giré sobre mis talones, y fue cuando lo ví.

Chaos Dukemon


La canción había logrado penetrar las defensas mentales de ese caballero oscuro, dispuesto a callarle de una vez y para siempre, apuntó su lanza hacia la Sistermon. Sabía quién era, pero el no discriminaba, todos eran sus enemigos si estaban frente a él, solo derrotándolos a todos podría encontrar su destino. - -Pero antes de avanzar, la oscuridad se posó frente a él, disparando dos veces para aturdirlo. La oscuridad se arremolinó a su alrededor a medida que la ira incrementaba, pero su cuerpo no respondía con la velocidad que él deseaba. Su mirada mostró por primera vez sorpresa al aparecer Dakunaito frente a él. - ¡… D… Desaparecer! –Exclamó el monstruo tratando en vano de alistar su escudo para recibir el impacto del disparo a quemarropa. El escudo fue, pulverizado por el disparo, pero llegó a cubrir la totalidad del daño que hubiese sido fatal a esa distancia.

- -Observó su escudo agujereado. Lo lanzó al suelo, espetando su lanza cargada de energía nuevamente contra Dakunaito. Ésta vez, quería asesinarlo, en los ojos de la bestia anteriormente inexpresivo ahora había miedo por sí mismo, dolor, agonía, ¿Por qué ese canto lo torturaba de esa manera?, tras haber arremetido con ese ataque desesperado, giró sobre sí mismo para hacer distancia mientras atacaba. Por el largo de su lanza tenía ventaja para posicionarse, pero la musa cantora habría una brecha entre ambos que nada podría cerrar.

Tecnicas Utilizadas:
Cruel Balmung: Carga un aura oscura en su lanza para darle mas poder y velocidad a su ataque.

Spiral Wailer: Ataca al enemigo con su lanza mientras gira sobre si mismo para una mayor velocidad.


______________________
Alma corrompida que contra tu destino te alzaste... El sable de la rosa te condena en perfecta justicia ¡Digicode, captura!

avatar
Fuji Raikomaru
Tamer
Tamer

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 1143
Cuentas : Este es el juglar.

Este es el impostor.
Ficha : La espada, la pluma y la palabra
Cronologia : Logs
NPCs : Royal Court

My Loyal Mistress

The Warring Queen
Nivel On Rol : Ancient Spirit X Evolution.
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Lily - Super Ultimate.

Dahlia - Super Ultimate.
Icono : Royal Knight: Guardianes del universo digital. Con fe ciega obedecen las ordenes de Yggdrasil y realizan cualquier acto para proteger su mundo.
Rango y Unidad : Fuji Raikomaru
Rango: Holy Knight
Unidad: Deadly Rose
Rango y Unidad Digi Aliado : Lily (Lilithmon)
Rango: Maestre
División: Deadly Rose

Inventario :






Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aigu {Priv. Fuji, Scott}

Mensaje por Scott Desaster el Vie Ene 13, 2017 1:40 am

~[Narrador]~

Un ataque desesperado para una situación desesperada. De la nube de polvo que se formo después del gran disparo de energía, emergió el Caballero de la Muerte, tratando de perforar el pecho del caballero tricéfalo, quizás sin remedio o, como se dijo, por mera desesperación. En ese momento, Dakunaito era la verdadera amenaza en cuestión de poder... y no era una simple pretensión, el caballero de "tres cabezas" lo sentía. La oscuridad que conformaba aquella armadura sobre un cuerpo herido y asustado, era la misma que conformaba el suyo... una oscuridad que otorgaba poder a cambio de ira y descontrol. Pocos eran los capaces de controlarla, y por muchas pretensiones que se diera el caballero, cosa que no hacía, o por meras ilusiones de los ajenos a el... no tenía el menor control sobre su propia oscuridad. Lo cierto es que él se encontraba en su faceta mas débil... aquella que debía domar desesperadamente sus emociones para no acabar como su oponente: solo, asustado y enfurecido. Pero aun siendo el mas débil en aquella lucha, el apoyo que recibía por parte de la monja era insuperable... ella parecía tener el efecto contrario sobre Chaos Dukemon. Aquel canto parecía perturbar la mente del caballero caótico... mientras que mantenía en paz la mente del tricéfalo, quien aprovecho aquella diferencia de efecto y resultado, bloqueando el primer ataque con la lanza, aunque con un resultado poco favorable. Logro bloquear la lanza con su espada, pero durante aquel bloqueo tuvo que arrodillarse; comprimiéndose a sí mismo para no ceder ante la fuerza de su oponente, quedando así vulnerable para lo que no tuvo remedio alguno.


Chaos Dukemon giro velozmente alzando su lanza, y para cuando Dakunaito se percato de aquel "ataque en retirada", no pudo hacer nada. La punta de la lanza impacto contra su rostro, desgarrando parte de su casco y causando un serio daño en su ojo izquierdo. Durante un minuto el caballero tricéfalo emitió un quejido de dolor sumamente confuso; no era la voz del caballero... eran las voces de todos sus componentes, sintiendo ese dolor y demostrándolo al unisonó. Durante un instante, su espada desapareció y llevo la cabeza del dragón contra su rostro, queriendo cubrirlo por el dolor; hacer presión y que la sangre que solo el podía ver, aquella sangre de alquitrán irreal que emergía de su cuerpo, parase lo más rápido posible.

El caballero tricéfalo se levanto, con un ligero temblor en las piernas... sentía como aquello que debía controlar, estaba superándolo... estaba a poco y nada de sentir sus fuerzas ser disparadas a cambio de su propia voluntad. Negó con la cabeza, aun cubriendo su ojo mientras la oscuridad de su propia armadura emergía de la herida, observando al caballero mientras este se mantenía alejado. Aparto la mano lentamente para dejar ver el lado izquierdo de su rostro, con una marca muy particular... la marca que simbolizaba el rostro del humano que conformaba parte de su cuerpo. De algún modo, su ojo se había vuelto más pequeño a causa de la herida, pero también había aparecido aquella marca o cicatriz en el casco, atravesándolo totalmente y con una tonalidad rojiza indiscutible que pertenecía al mercenario de su interior. Dakunaito seguía presente, pero en aquella situación, seguramente no tendría el control absoluto... tenía demasiadas cosas en mente, demasiados factores y aun con el canto de la monja que mantenía su mente en paz... la frustración de saber que no podía acabar la pelea como lo haría normalmente, o que debía siempre usarse de escudo para defender a la dama de blanco... era demasiado. El mercenario seguramente podría despertar y controlar la situación; pero eso simbolizaría que el duelo se volvería aun mas... profundo. Ya no sería un simple agente externo tratando de detener a Chaos Dukemon... ahora sería uno de los auténticos involucrados; algo que podía ser tanto bueno como malo.

Respiro profundamente, los ojos de sus manos se encendieron durante un momento, apuntando hacia el caballero de la muerte. Lentamente hiso emerger aquella espada, bañada en un aura morada mientras que la cabeza encendía sus ojos lentamente en un tono rojizo como la sangre humana. No iba a matarlo, no, pero si debía dar todo lo que pudiera para terminar con aquello lo antes posible. La pelea estaba cobrando severamente no solo el terreno del lugar, que era destruido un poco más cuando sus armas chocaban o cuando la oscuridad profanaba aquella tierra hasta volverla marchita, si no que también estaba cobrando la fuerza de autocontrol emocional que tenía el caballero tricéfalo. El no cedía a su oscuridad interna así como así... el no permitía que sus demonios internos o razones de existir se interpusieran en su camino... pero poco a poco en esa pelea, esos mismos demonios estaban comenzando a emerger. Su cuerpo también estaba sufriendo el peso de la llegada de sus propios demonios, volviéndose poco a poco más delgado. Se transformaba a cada golpe, y no quería... pero no había forma de frenarlo... solo 2 cosas podrían evitar que su monstruo interior surgiera: que el mercenario fuera el protagonista en esa lucha, o que la monja a quien conoció lo iluminara por la senda correcta para no caer ante sus propios esfuerzos.

La espada se elevo al cielo, aun emitiendo aquel brillo oscuro mientras los ojos del dragón parecían mirar fijamente al caballero de la muerte; mientras que el tricéfalo analizaba la situación. No tenía muchas opciones... solo atacar y agotar a su oponente antes de que este, volviera a hacer un daño el suficientemente grande como para despertar el autentico parasito que podía brindar el título de "Jinete de la Plaga" a Dakunaito.

... que tengas un arma que alcance una mayor distancia... no significa nada -De un momento a otro, el caballero dio un paso hacia adelante, realizando una estocada que acabo por convertirse en la liberación de una onda ígnea (Dash Grey Sword) contra el caballero oscuro- a fin de cuentas... sigo siendo yo quien tiene un cañón al alcance de la mano -bromeo durante un instante, preparando su cañón y alzándolo al cielo, disparando un rayo gélido (Garuru Cannon) contra el mismo- terminemos con esto... con algo de estilo

Dakunaito volvió a guardar su cañón, no lo usaría para pelear. El verdadero significado de aquel disparo, no fue otro que volver el escenario mas... adecuado a la situación. Se trataba de una batalla entre demonios... entre caballeros, hombres atrapados en armaduras con un propósito en aquella batalla: pelear hasta que uno cayese.

Una vez el disparo atravesó las nubes, siguió de largo hasta crear un gran agujero en las mismas; permitiendo que la luz del sol iluminara a ambos individuos sin detener la lluvia caótica que había emergido para apaciguar las llamas de la guerra. El sol que prevalece y danza con la lluvia al compas del silencio... eso podría representar la escena.

~[BR]~

Escuchar el mental de las armas chocar... nunca fue una sensación agradable... siempre he sentido escalofríos cuando escucho 2 armas chocar tan violentamente... es como si un fantasma viniera y tratara de poseer mi cuerpo. Un escalofrió perpetuo que me impide pensar o actuar con claridad. Escuche la queja de esa Lilithmon al ver que Aleron había mencionado el nombre de Fuji... se la veía molesta solo por eso... ¿de verdad le importaba tanto...? bueno, hay todo tipo de digimons... e inclusive puede que ella, al igual que yo, sienta un afecto maternal incondicional hacia ese humano... puede que solo este preocupada y este dejándose llevar por sus propias emociones. Suspire e inconscientemente, tome la mano de la señora demonio, respondiendo a su desesperación... me recuerda a mi... y si no me equivoco... ahora no puede mantener su orgullo por más que lo desee... si no, no habría rogado de esa forma algo que ya estábamos dispuestos a hacer.

El regresara sano y salvo, Lilithmon... Elluka... es una buena persona, y seguramente todo lo que sintió o siente es real... egh -Aun... me molesta saber eso... y mucho- y Scott, Nova y Labramon... bueno, jamás los había visto luchar como ahora... -gire la cabeza para ver aquella batalla, pudiendo apreciar como el cielo se abría para iluminarlos- dispuestos a alargar la batalla todo lo que haga falta... con tal de no herir a su oponente

______________________




/ /


Regalos


avatar
Scott Desaster
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 701
Cuentas :



Ficha :

Relaciones :

Cronologia : (En Actualizacion)

NPCs :

Nivel On Rol : DNA Evolution (Super Ultimate)
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Nova: Mega

BR: Mega
Icono : Chaos Empire: Organización criminal con ideales indecisos y cuya única meta podría decirse que sembrar el caos, ayudando a cumplir las metas egoístas de sus miembros
Rango y Unidad : Scott Shadowest Musahrahjy
Rango: Hades Knight
División: Hades Titans
Unidad/Sub-division: Titans

Labramon
Rango: Hades Knight
División: Hades Titans
Unidad/Sub-division: Titans
Rango y Unidad Digi Aliado : Nova (BlackWarGreymon)
Rango: Hades Knight
División: Hades Titans
Unidad/Sub-division: Titans

BR (Renamon)
Rango: Soldado
División: D-Brigade
Unidad/Sub-division: Shadow Lizard
Inventario :


Ver perfil de usuario http://scott-desaster.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Aigu {Priv. Fuji, Scott}

Mensaje por Elluka Clockworker el Vie Ene 13, 2017 4:36 am

Aleron

Dejé salir un quejido cuando la peineta de Lilithmon impactó contra mi cara, una de sus hebras estuvo a nada de rasguñarme. Chasqueé la lengua, ese nombre no era tan especial. No comprendía la fascinación de la señora demonio por aquél hombre, pero decidí callar antes de protestar. No era muy diferente a como yo veía a mi Luka, mi musa, mi sentido.

Me arrodillé para recoger el accesorio, y me dirigí sin más a la mujer demonio para ofrecerle de regreso su peineta.
-Por supuesto que Luka es buena. -Me jacté con orgullo, y direccioné mis ojos hacia  el lugar donde se estaba librando la batalla. -Es la mujer más preciosa de todas, un ángel. -Proseguí, haciendo una mueca al ver pelear a ambos digimon. ¿Qué caso tenía evacuar ahora? No había manera alguna en la que alguien saliera ileso de ahí. -Si ella se propone rescatarlo, lo hará. Ella es quien tiene los hilos de la situación, después de todo. -Sí, podía verlo bien. Podía sentir su canto celestial desde mi posición, podía ver que ambos titanes respondían a su plegaria. Estaba más determinada que nunca a triunfar. -Los ama. -Suspiré silenciosamente, sin esperanza alguna de que cualquiera de las dos entendiese a qué me refería.

No estaba seguro de qué clase de amor sentía por cada uno de ellos, pero a ambos los adoraba. Sus ojos brillaban, podía recordarlo, brillaban con esperanza y dolor. Era una expresión que nadie más lograba provocarle, remordimiento y pasión al mismo tiempo.


Elluka

Ya no sentía mi garganta. Lo que estuviese cantando, lo estaba haciendo de puro instinto, y puro amor. Nunca había deseado con tantas fuerzas que hubiese paz. Nunca había deseado con todas fuerzas que el tiempo se detuviese para parar tanto dolor.

Ya no me quedaban más energías, finalmente, y mi voz cedió. Sin más por hacer, caí al suelo, junto con mi tridente.
-Magna magna caritas... -Murmuraba, en un intento fallido por seguir proveyendo de protección a Dakunaito. -Audio vocem tuam... -De mis labios no salían más que susurros rasgados, agotados. ¿Por qué seguía cantando? ¿A quién estaba cantándole? Comencé a toser frenéticamente. Necesitaba agua. El sólo hacer amague de hablar me dolía.

Mis ojos fueron capturados repentinamente por una cara conocida tras la armadura. ¿Scott? ¿O Dakunaito? No podía distinguir bien entre ellos, pero el verle me dio las fuerzas para sentarme con dificultad. Volví a lagrimar ¿Por qué tenía que ser tan débil? ¿Por qué no podía protegerlos? ¿Por qué me tenía que quedar observando desde atrás? Ese era mi Fuji... Ese era mi Scott... Ambos eran parte de mi, y sólo podía sentirme impotente.

En cuanto la luz se hizo presente, fue como si un sendero se hubiese abierto ante mis ojos.
"No tienes que depender de mí siempre, Leia" Resonó en mi mente. La reina me estaba hablando. "Esta no es mi batalla, es la tuya, mi flor." Dijo, con una suavidad que nunca le había escuchado. Ella me estaba compadeciendo. Ella quería que triunfara. "Muéstrame que eres digna, Leia, muéstrame tu poder."

Me puse en pie, apoyándome en mi Cross Barbée, y alcé mi tridente hacia la luz, cargándome de energía nuevamente. Ya no la estaba centrando en nadie que no fuese en mí misma. Yo quería detener todo esto.
-Sic mea vita est temporaria, cupit artenter caeitatem aeternam... -Volví a empezar, empleando todas mis fuerzas. Estaba cantando con más poder que nunca, habiendo interpretado el aria más sentida de mi vida.

La luz me llamaba. La luz me pedía que me acercarse. La luz me exigía que me uniera a ella. Seguí caminando, con tranquilidad, hacia el centro de la batalla, ignorante de lo que pudiese pasar, ignorante de ambos guerreros.

El sol respondió a mis plegarias, y me brindó su poder. Me envolvió en un rayo más cálido que mi alma. Sentía su energía corriendo por mis dedos, y cómo se expandía por todo mi cuerpo.

Los recuerdos eran mi fuerza, mis emociones eran mi valentía. La Santa, el Caballero, la Encantadora, ellos me estaban confiando su poder y yo nunca les aporté nada. Fue entonces que decidí que les daría ahora mi voluntad. Iba a florecer con ellos.

Me encerré en el centro, en un capullo formado por mi Protect Wave, mientras yo me arrodillaba frente al báculo y cantaba con más fuerza. Cantaba todo mi amor. Cantaba toda mi alma. Les estaba dedicando todo mi ser, que ya no eran dos sino una misma mujer tratando de traer la paz de regreso.

-Scott, Fuji... Escúchenme cantar. -Pensaba, mientras acomodaba mi cabeza contra el báculo, y el suelo comenzaba a agrietarse de nuevo, dando paso a ver raíces doradas bajo los mosaicos. -Escúchenme, por favor. Escuchen mi oración. -Supliqué nuevamente, y alcé mis ojos al cielo.
avatar
Elluka Clockworker
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 529
Cuentas :
Ficha :
Relaciones :
NPCs :
Nivel On Rol : Ancient Spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados :


Mega




Ultimate

Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Elluka Clockworker
Rango: Demi God
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Venus Dove

Rango y Unidad Digi Aliado : Aleron
Rango: Oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Venus Dove

Lion
Rango: Cabo
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Venus Dove
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aigu {Priv. Fuji, Scott}

Mensaje por Fuji Raikomaru el Vie Ene 13, 2017 5:44 am

Fuji



Los tres juntos, posamos nuestras miradas sobre él. En esa habitación, durante esa charla, ese debate, esa discusión. Había alguien más, escuchando, pero sin oír, viéndonos con sus ojos cerrados, sonriendo piadoso. No estaba de pie, no estaba sentado, estaba en una enorme cruz negra con los brazos extendido, crucificado y en harapos. Sus largos cabellos cubrían su cuerpo, y caían como una cascada hasta el final de su espalda. Tenía cicatrices, y hasta tatuajes, pero no se podían apreciar.

Estaba allí, inerte, sostenido por espinosas zarzas que recorrían todo su cuerpo. Aprisionado contra esa enorme cruz, aún más alta que la habitación eterna en la que estábamos, aún más grande que todos los males del mundo. Sus cabellos violáceos no cubrían su rostro, su expresión serena, era la templanza y la aceptación, él estaba herido por las crueles espinas, despojado de todo tipo de orgullo material, él estaba siendo castigado. Pero sin embargo, ¿Había alguien en el mundo tan en paz como ese hombre?

La cicatriz en su pecho contaba una historia reciente. El hombre en la cruz al que mis dos acompañantes reconocían como un igual, era yo.

- … ¿Qué he hecho? –Murmuré en horror. Sin embargo, ellos dos estaban en calma, sin siquiera intentar bajarlo de ese impío pedestal. ¿Acaso no estaba sufriendo por sus heridas? “No” La voz resonó, ¿De dónde venía?, era él, pero él siquiera respiraba. ¿Era yo?, soy yo. “Todas mis heridas, todas mis decisiones, mi pasado, mi oscuridad; es parte de mí, yo soy el pecado, y soy más que él, porque son mis pecados y solo míos” Era cierto, la oscuridad, esa enorme cruz a sus espaldas, inclusive las ataduras que lo restringían, no tenían por qué doler más de lo que deberían, no había motivo para cargar con la corona de espinas de los demás, si yo, precisamente he huido de cargar con la mía.

La voz que armoniosa cantaba retornó, quebrada, herida y débil, pero más fuerte que nunca. No necesitaba la claridad de los ángeles, o la limpieza en los tonos, era el sentimiento lo que a ésta habitación llegaba. Y eran las palabras, las que curaban esta alma en pena. Ante cada frase, antes cada deseo y cada pensamiento de paz, la zarza se iba quebrando, desprendiendo.

Poco a poco la libertad llegaba a ese ser, que permanecía en ese sueño perfecto, en esa paz inalterable. ¿Es que acaso no lo notas, yo? ¡Eres libre! Y así fue como lo comprendí, la libertad no es emoción, la libertad no es adrenalina, ni pasión, también puede ser un suspiro, una caricia, una sonrisa. Las lágrimas que brotaban de ese ser, eran lagrimas piadosas, él me compadecía y los otros dos seres, ya no estaban.

Cuando la última espina tocó el suelo, descendió de esa cruz. Pero no iba a impactar contra el suelo, ni estaba en peligro. Casi guiado por una fuerza que no comprendía se acercó más, y más, hacia donde lo esperaba. El contacto fue como un largo reencuentro con un viejo amigo, como volver a ver las fotos de un familiar que ya no estaba. Lo abracé, me abrace, con solemnidad, rozando su herida mejilla con la propia. – Acepto, y amo, todo lo que me vuelve imperfecto, mi oscuridad, mis pecados, mi pasado y mi dolor… Acepto mi vida –Susurré, convirtiendo la oscuridad de esa habitación en un infinito rosedal y a ese hombre, en parte mía.


Lily


El vaivén de emociones que experimentaba, y revolucionaba mi pecho en ese momento no me daba tregua. Sin embargo, poco a poco mis parpados se cerraban. Observé el cielo abriéndose, la lluvia cesó. Tal vez, no estaba de más confiar. Nunca lo había hecho, pero era hora que me tome un descanso. Cerré mi ojos, y lo último de mis fuerzas me fundí en las sombras, alejándome de la escena.


Chaos Dukemon


Ante el descontrol de su rival, Chaos Dukemon no se mostró excitado, ni emocionado, aún no había nada más en él que el mecánico accionar de continuar la batalla. Pese a las heridas, a la armadura casi deshecha, a la capa rasgada y al escudo destruido. El ser de maldad, el ser pecaminoso, aún ostentaba ese porte imponente y macabro.

Su rostro se distorsionaba en determinados momentos, como si el vínculo que lo conectaba con la realidad estuviese desvaneciéndose. ¿Era porque el tamer que albergaba en su interior estaba muriendo?, ¿O quizás porque el alma de ese joven aún oponía resistencia? Sin importar la causa, el caballero perdía fuerza a cada segundo y aumentaba su propia desesperación, que aunque imperceptible, se veía reflejada en su mirada.

La lluvia torrencial se partió, y el sol cubrió nuevamente su opaca armadura. El cielo, por las llamas de la ciudad, se mostraba anaranjado y con nubes negras por los humos de las explosiones, y los hogares en ruinas. Era el infierno en la tierra, pero a su vez, era un panorama lleno de esperanza, ya que las nubes se habían despejado.

El canto se hizo insostenible, debía detenerse. Apuntó al enemigo que estaba recibiendo el apoyo de la fémina, su poder era la verdadera amenaza, y cuando vió el ataque por parte de la espada reaccionó instintivamente con el único ataque de largo alcance que le quedaba. Así fue como lanzó su propia arma hacia el oponente, a una velocidad atronadora para que impacte con el ataque. El resultado, sí, fue una explosión aún más potente que las anteriores.

Desarmado, con una rodilla clavada en el suelo, el caballero caótico solo observaba a su enemigo. No tenía otra opción, se levantó listo para arremeter corriendo contra el guerrero que lo superaba, para despedazarlo con sus propias manos y ponerle fín a la batalla. Sin embargo, algo lo detuvo.

Se desplomó, cayó al suelo tomando con el único brazo que podía mover correctamente su rostro. Un grito de dolor partió el cielo, agrietó su casco intentando que se detuviese, la voz ya no solo estaba en el exterior, ese canto ahora estaba dentro suyo. Dolía, le quemaba, sus piernas no respondían, la oscuridad que lo rodeaba cesó. Sin embargo, el caballero aun intentaba con todas sus fuerzas ponerse de nuevo en pié, cada vez que se levantaba, volvía a caer retorciéndose. La lucha estaba allí, la corrupción contra el alma.



______________________
Alma corrompida que contra tu destino te alzaste... El sable de la rosa te condena en perfecta justicia ¡Digicode, captura!

avatar
Fuji Raikomaru
Tamer
Tamer

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 1143
Cuentas : Este es el juglar.

Este es el impostor.
Ficha : La espada, la pluma y la palabra
Cronologia : Logs
NPCs : Royal Court

My Loyal Mistress

The Warring Queen
Nivel On Rol : Ancient Spirit X Evolution.
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Lily - Super Ultimate.

Dahlia - Super Ultimate.
Icono : Royal Knight: Guardianes del universo digital. Con fe ciega obedecen las ordenes de Yggdrasil y realizan cualquier acto para proteger su mundo.
Rango y Unidad : Fuji Raikomaru
Rango: Holy Knight
Unidad: Deadly Rose
Rango y Unidad Digi Aliado : Lily (Lilithmon)
Rango: Maestre
División: Deadly Rose

Inventario :






Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aigu {Priv. Fuji, Scott}

Mensaje por Scott Desaster el Vie Ene 13, 2017 4:30 pm

~[Narrador]~

Soundtrack

La explosión arraso con prácticamente todos los edificios que se encontraban en su alcance. Solo quedo un "circulo" imperfecto de ruina y corrupción. Dakunaito se cubrió de la explosión con su capa, pero cuando desvelo su apariencia en ese momento... lucia peor que antes. Su cuerpo estaba alcanzando una delgadez horrible y su rostro, aun marcado por el ataque anterior del oponente; parecía "llorar" datos corruptos. Aun no había llegado al clímax de su "evolución", pero estaba rosando peligrosamente el borde; caminando por una cuerda tan delgada, que ni siquiera el equilibrista más valiente del mundo se atrevería a intentarlo. De todas formas, Dakunaito no estaba en posición de hacer nada... tenía que ceder su propia voluntad ante el atractivo que demostraba su poder. Asqueado por sus propios actos, estuvo por recitar las palabras necesarias para desencadenar aquella fuerza... pero se detuvo antes de comenzar. Vio a la monja entrar al campo de batalla por cuenta propia, con su voz hecha trizas pero con espíritu fuerte y valeroso; continuo su canto, débil, pero profundo. Dakunaito sintió felicidad, no pudo evitar sonreír bajo la máscara que cubría su rostro corrupto, sintió paz... una paz que solo se había permitido una vez cuando estaba vivo... e irónicamente, esa paz se la había brindado la misma digimon. No era la misma especie, no... era la MISMA digimon que conoció hacia ya demasiados años.

Poco a poco, cuantos más recuerdos amables llegaban a la mente del caballero tricéfalo, mas su cuerpo respondía a dichos recuerdos; rechazando nuevamente el poder para mantener una forma estable... controlada... amable. Su cuerpo regreso a la normalidad tras solo unas pocas palabras; entonces rio por lo bajo. El estaba presenciando como su oponente estaba dispuesto a matar con sus manos, pero aquel canto lo detenía. La verdad no era otra que en ese punto, de verdad podía afirmar que el canto tenía 2 efectos iguales pero opuestos. En la corrupción aceptada, quizás hasta controlada, podía ser una forma de traer paz... aclarar la mente y acabar con los malos sentimientos; mientras que en la corrupción pura y negativa, podía traer dolor infame al alma... castigando con generosidad incondicional de modo que el alma podría llegar a sufrir aun mas. "La amabilidad de una persona puede ser la desesperación de otra".

El caballero se aproximo, del mismo modo que Chaos Dukemon, pero sin intenciones agresivas. Simplemente se poso a un lado de la dama de blanco envuelta en su capullo, esperando a que esta floreciera, igual que hubiera hecho antiguamente. Esperaba firme, con sus armas encerradas en sus manos, sin molestarse en decir o hacer nada; simplemente observaba a su oponente mientras este sufria la amabilidad de la dama blanca. Dakunaito alzo la mirada observando el cielo iluminado... y rio. Lo que el quería hacer no era otra cosa que acabar las cosas con algo de estética... intentar ver un paisaje bello antes de caer totalmente en la corrupción... pero fue su "disposición a morir" lo que le salvo de aquello. La luz del sol era lo único que necesitaba la flor blanca que se ocultaba tras el dándole apoyo moral... y ahora, la flor seguramente podría defenderse sola... le crecerían espinas que solo aquellos que tengan su permiso, podrían sentir sin dolor.

La paz estaba por llegar... pero con la paz, en el caballero tricéfalo apareció algo más. Un brillo en su espalda... la marca del inframundo. Suspiro ligeramente, sabía que durante todo aquello, había dejado a sus componentes muy conscientes, quizás demasiado... llegando al punto en que uno alcanzo el despertar. El mercenario había llegado a escena; algo que quizás no habría ocurrido si el caballero oscuro hubiera alcanzado a evolucionar, pero no había remedio... el ya no podía hacer nada mas, salvo esperar a que todo terminara... y entonces borrar la memoria del humano. Si, Dakunaito confiaba más que en ninguna otra persona para poseer su poder, pero sus componentes debían hacer caso omiso a su existencia... pensar que se tratara de un mero sueño, por el simple hecho... de que aun no habían madurado lo suficiente, ninguno de ellos, como para permitirles recordar sus acciones antes de su llegada. Fuera como fuera... ya estaba allí, observando la escena y alimentándose de los recuerdos que tenia Dakunaito, comprendiendo la situación de un momento a otro.

Suspiro, cansado y resignado... sabia quien estaba delante suyo sufriendo, del mismo modo a quien tenía a su lado apaciguando la situación. Vio la forma de actuar de Chaos Dukemon y simplemente, se dispuso a decir algo muy sencillo... le costaba manejar aquel cuerpo extraño, al menos en la parte psicológica; hablar era difícil, mas porque tenía que estar al unisonó mentalmente con todos los presentes en aquel cuerpo.

... Fuji... ya es hora... de acabar con... esto... -fue lo único que pudo decir, observando al caballero de la muerte mientras este, parecía terminar con su lucha-
Elluka... tienes vía libre para purgar esa oscuridad... Kitai... -ahora hablaba nuevamente Dakunaito, cerrando los ojos para mantener la calma y escuchar con alegría cada nota de la dama de blanco- muchas gracias por presentarte...

______________________




/ /


Regalos


avatar
Scott Desaster
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 701
Cuentas :



Ficha :

Relaciones :

Cronologia : (En Actualizacion)

NPCs :

Nivel On Rol : DNA Evolution (Super Ultimate)
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Nova: Mega

BR: Mega
Icono : Chaos Empire: Organización criminal con ideales indecisos y cuya única meta podría decirse que sembrar el caos, ayudando a cumplir las metas egoístas de sus miembros
Rango y Unidad : Scott Shadowest Musahrahjy
Rango: Hades Knight
División: Hades Titans
Unidad/Sub-division: Titans

Labramon
Rango: Hades Knight
División: Hades Titans
Unidad/Sub-division: Titans
Rango y Unidad Digi Aliado : Nova (BlackWarGreymon)
Rango: Hades Knight
División: Hades Titans
Unidad/Sub-division: Titans

BR (Renamon)
Rango: Soldado
División: D-Brigade
Unidad/Sub-division: Shadow Lizard
Inventario :


Ver perfil de usuario http://scott-desaster.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Aigu {Priv. Fuji, Scott}

Mensaje por Elluka Clockworker el Vie Ene 13, 2017 9:26 pm

Elluka


Antes de que me diese cuenta, la Santa había abandonado mi cuerpo, dejando mi forma humana resplandeciendo en dorado aún por los efectos de su aura protectora. Miré un segundo al caballero que se agrietaba, y luego dirigí mis ojos hacia Dakunaito… No, hacia Scott que estaba dentro de Dakunaito. Dejé de cantar súbitamente.
Permiso concedido.” Queen Chessmon habló, pero no era a mí. Yo no había pedido ningún permiso.
Gracias a ti, por nunca cambiar.” -Mi digivice habló, era una voz que nunca antes había escuchado. Sistermon estaba interviniendo por primera vez. -"Gracias por permitirme verte una vez más. Gracias.[i]" -Prosiguió, usando una voz que, a pesar de fría, se mostraba a punto de romperse.

[i]Lady Leia. De rodillas
.” Me indicó mientras Chaos Dukemon agonizaba y yo escuchaba sus alaridos, partiendo mi alma. “Préstame tu valentía, y tu encanto.” Dijo, y entonces el capullo dorado comenzó a florecer ante la luz del sol, que había hecho de las suyas al ahuyentar a la tormenta.
-¡Double Spirit! -Exclamé al unísono con la voz de la Santa, apretando mi digivice, y haciendo frente al corrupto ser. -¡Evolution! -Grité, y las raíces se elevaron desde el suelo que las aprisionaba, arrancando los pétalos de la flor dorada mientras los datos de mi cuerpo se reformaban rápidamente, hasta darme la apariencia de una rosa.

Posé ambas manos sobre la joya en mi pecho, haciéndola brillar con el rosa de un ocaso. Yo iba a terminar con el asunto. Yo lo inicié, y sólo yo podía purgar el pecado que había brindado.

Miré un segundo a Shunsuke, quien aún cuidaba del inconsciente Julio. Me estaba observando con un ceño fruncido, pero no era su expresión de desaprobación. Me atrevía a decir que se demoraba en analizar lo que estaba ocurriendo. Él sólo asintió en cuanto mi cuerpo brilló con la misma intensidad de la gema, que en pocos segundos se transformó en una rosa sobre mi pecho.
-¡Forbidden Temptation! -Grité con mi voz ronca, y disparé un rayo masivo sobre el Chaos Dukemon, junto con gritos de desesperación. Las lágrimas desbordándose se evaporaban con el calor que mi propio cuerpo emanaba. Nunca había sentido tanto poder. No podía creer que era yo la que estaba enfrentándose a una criatura tan poderosa. Me dolía el estar en una forma así, yo sabía bien que era un poder que aún no me correspondía tolerar… Pero por ellos podía aguantar un poco más.

Las raíces seguían arremolinándose alrededor mío, y en cuanto agoté la energía que podía dispararle al digimon, me arrodillé sobre ellas. Respondían a mi llamado cual si fuese su reina. Jadeé un poco, y levanté la mirada, rechinando los dientes.
-¡Fuji! -Lo llamé, apuntando mi sable de liana hacia el digimon. -Te necesito de vuelta. -Proseguí con la poca voz que me quedaba, con un color poco agradable, poniéndome en pie sin dejar de amenazar al corrupto. Alcé el mentón, y estiré mi látigo para tenerlo listo en caso de tener que usarlo. -¡Te necesito de regreso! -Exclamé nuevamente y con mi postura trataba de indicar que no dudaría en atacar una vez más.


Aleron

Esa escena, la que podía distinguir a lo lejos, me provocó llorar en silencio. Estaba terminando todo, y por ello Lilithmon se había retirado. Mi Elluka estaba terminando con todo.
-BR. -La llamé, tomando sus muñecas sin importarme las consecuencias de aquello. Alcé el vuelo, y me apresuré a acercarme al origen de la escena. Ni siquiera me molesté en asegurarme que había recuperado a Excalibur.

-¡Luka! -La llamé a lo lejos, pero me detuve a varios metros de distancia. Su porte era intimidante. Nunca creí que ella pudiese emanar semejante poder. Claro que, en un buen sentido, siempre la creí grande… Pero aquello era más impresionante que en el mejor de los sueños.

La destrucción era masiva, y estaba seguro que ella sabía qué tenía que hacer una vez Fuji regresara a su forma humana. En otra ocasión hubiese dudado que la chica tuviese el valor necesario para llevar a cabo su deber… Pero ahora, con ella apuntando su sable hacia él, podía asegurarme que algo en ella estaba cambiando. Se estaba volviendo valerosa.
avatar
Elluka Clockworker
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 529
Cuentas :
Ficha :
Relaciones :
NPCs :
Nivel On Rol : Ancient Spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados :


Mega




Ultimate

Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Elluka Clockworker
Rango: Demi God
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Venus Dove

Rango y Unidad Digi Aliado : Aleron
Rango: Oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Venus Dove

Lion
Rango: Cabo
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Venus Dove
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aigu {Priv. Fuji, Scott}

Mensaje por Fuji Raikomaru el Vie Ene 13, 2017 10:16 pm

Chaos Dukemon


El caballero parecía haber ganado la guerra interna, volvía a convertirse en una armadura inexpresiva ahora en pie. Miró, con odio en sus ojos a ambos oponentes, su brazo izquierdo estaba deformado por el daño sufrido ya, con el antebrazo torcido y el hombro dislocado. Sin embargo, herido y al borde del colapso, planeaba seguir combatiendo. El resplandor, esa luz embriagante que dio como resultado el nacimiento de la hermosa emperatriz de las rosas lo encandiló, aumentando aún más su furia.

Pese a su apariencia, que podría haber sido la de un caballero, emitió un gruñido igual al de una demoniaca bestia. Comenzó a caminar hacia aquella figura carmesí, con la diestra extendida hacia ella, intentando en vano estrangularla a la distancia, sin tocarla, sin poder llegar a ella. Cayó nuevamente sobre su rodilla, su cuerpo no respondía pese a todo lo que intentase. Elevó la mirada, escuchó esa palabra “Fuji” y lágrimas comenzaron a caer desde los ojos de aquel ser. No eran suyas.

Aquel cálido rayo de energía lo envolvió, no pudo moverse o responder, era el fin de ese nefasto paladín del caos. Un desgarrador alarido de negación, de impotencia, de desesperación.

Antes de que nadie pudiese darse cuenta, la luz cubrió la escena. La desbordante energía del ataque había desintegrado los restos del caballero, sin embargo, un capullo de oscura energía estaba allí, inerte. Poco a poco, cientos de mariposas producto de esa misma luz se desprendieron de aquel orbe, revelando una figura en su interior.


Con los ojos cerrados, sus largos cabellos se encontraban dispersos como las olas de un mar de llamas violáceas, desparramados en un perfecto desorden. Ambas manos estaban posadas sobre su pecho, donde la herida abierta estaba cubierta de sangre, manchando de un intenso carmín su blanca camisa rasgada. Una rosa reposaba entre las manos del inconsciente caballero, aún más pálido que de costumbre.

Fuji

De pronto, me sentía sereno, contenido, el olor de las rosas me inundaba. De pronto, sentí una cálida luz bañandome desde las lejanias de ese jardín de rosas, me llamaba, me atraía. Sentí su voz, escuche mi nombre, me estaba llamando, ellas dos, no... Todo el mundo, a mí. Observé mis alrededores, la soledad que no despreciaba, las rosas que sin espinas, los colores y aromas de los que debía despedirme. Aún no debia hacerlo, no era el momento de que me vaya a descansar.

Comencé a caminar hacia la lúz de esa reina que me invocaba ante su presencia, aunque sabía que tenía un largo camino por delante.

______________________
Alma corrompida que contra tu destino te alzaste... El sable de la rosa te condena en perfecta justicia ¡Digicode, captura!

avatar
Fuji Raikomaru
Tamer
Tamer

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 1143
Cuentas : Este es el juglar.

Este es el impostor.
Ficha : La espada, la pluma y la palabra
Cronologia : Logs
NPCs : Royal Court

My Loyal Mistress

The Warring Queen
Nivel On Rol : Ancient Spirit X Evolution.
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Lily - Super Ultimate.

Dahlia - Super Ultimate.
Icono : Royal Knight: Guardianes del universo digital. Con fe ciega obedecen las ordenes de Yggdrasil y realizan cualquier acto para proteger su mundo.
Rango y Unidad : Fuji Raikomaru
Rango: Holy Knight
Unidad: Deadly Rose
Rango y Unidad Digi Aliado : Lily (Lilithmon)
Rango: Maestre
División: Deadly Rose

Inventario :






Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aigu {Priv. Fuji, Scott}

Mensaje por Scott Desaster el Vie Ene 13, 2017 11:37 pm

~[Narrador]~

El momento de la verdad se definio cuando la dama de blanco se transformo en una reina roja. Firme, directa y peligrosa, esta nueva dama no dudo y preparo su jugada definitiva. Tanto Scott como Dakunaito se imaginaron lo peor, por lo que al momento en que la dama ataco, ellos se movieron para quedar por detrás del Conde de la Muerte. El ataque realizado, si bien tenía un solo objetivo, también podía seguir su curso hacia alguna zona que aun estuviera, de milagro, en pie. Ambos se dieron la media vuelta y usaron su propia capa como escudo; terminando de maltratar la tela hasta el punto en que esta tuvo que desprenderse.

Escucharon el último grito de agonía... la bestia fue calmada, pero no eliminada. Así como un parasito insufrible, tanto el mercenario como el caballero sabían que la oscuridad no podía ser destruida, solo bloqueada o retenida por la luz. Claramente, la jugada de la reina roja era la luz, y retendría a la oscuridad del corazón del humano que había sido librado de aquella armadura maldita. La paz finalmente llego y las nubes de tormenta abandonaron la escena, permitiendo que el cuerpo del humano fuera liberado de una vez por todas, aunque conservando aquella espantosa herida.


Mercenario y caballero observaron la fuerza del humano, que pese a tener una herida mortal, quería acercarse a la reina; de un aspecto confundible al de una súplica o desesperación... pero ambos sabían que solo se trataba de felicidad y liberación. Sonrieron bajo el casco, y en un acto de "aprobación", el caballero tricéfalo acabo con la unión de sus componentes, pero también permitió una cosa: que el mercenario conservara la memoria... por unos minutos. Si bien, Dakunaito no podía permitir que ninguno de sus componentes supieran de su existencia hasta que todos maduraran como él esperaba, por una vez, por esa vez en especial... permitiría que el humano conservara la memoria de todo lo ocurrido; no porque se le diese la gana o porque estuviera agotado, si no porque el mercenario se lo había ganado.

Los cuerpos del cachorro, el dragón y el humano, bajaron desde el cielo en 3 esferas de luz por detrás del humano de cabello morado. Una vez las esferas se abrieron, permitieron la salida de los 3... o mejor dicho, dejaron a 2 inconscientes y al tercero, salir por cuenta propia. Scott mantenía la memoria, como Dakunaito había decidido, y antes de hacer o decir nada, dio un paso hacia adelante; sintiendo un gran dolor en su cuerpo, por parte de la batalla. Su hombro le dolía y sentía su rostro arder, su cicatriz estaba... abierta de algún modo. La sangre recorría lentamente su mejilla izquierda, pero no se detuvo, continuo avanzando hasta alcanzar a Fuji. Una vez lo alcanzo, se inclino un poco para que el morado le rodeada el hombro, entonces volvió a pararse con firmeza, sirviendo como un soporte para ayudar a Fuji; Scott prefirió no decir nada, simplemente miraba al frente, miraba a aquella dama de rojo con su arma alzada esperando que la paz hubiese llegado finalmente a esa obra trágica. El mercenario termino de acercar lo suficiente al caballero morado, quizás a metro y medio o un poco menos; y con aquella distancia, simplemente suspiro tranquilo y se aparto de escena, permitiendo que el reencuentro se llevara a cabo.

Sonrió por lo bajo, cruzándose de brazos y permitiendo que la sangre continuara emergiendo de su mejilla. No le importaba tanto el dolor o heridas físicas como el hecho de que todo hubiera vuelto a ser paz. Aun siendo de un clan que promovía el caos como lo mejor del mundo, Scott seguía teniendo su propia moral... y en dicha moral, destruir por destruir, no tenía lugar alguno. Sintió un escalofrió, y con solo girar la cabeza, pudo ver aquel fantasma que habitaba su mente: Dakunaito. Aquel caballero tricéfalo había sido proyectado desde el Digivice, como si se tratara de un digispirit pero... mas distorsionado. El caballero también apreciaba la escena, aunque con una alegría más notoria, de algún modo.

Antes mencionaste a una tal "Kitai"... y prácticamente solo me diste tus recuerdos de esta pelea... ¿se puede saber quién es? -Comento casi con un tono burlesco, buscando solo bromear-
... Kitai... significa esperanza... y la esperanza se hiso presente cuando el cielo se abrió -rio tranquilamente, sabiendo que no podía contar la verdad sobre "Kitai"- disfruta esta charla... te quitare estos recuerdos cuando nos vayamos... no estás listo para saber que existo
Está bien... puedo aceptarlo... -Respiro profundamente y sonrió- he aceptado cosas peores... por cierto... gracias por venir y ayudar en todo esto...
No hay porque... sé que no lo sabrás mas tarde... pero yo siempre estaré para ayudarte a ti, a Nova y a Labramon... soy su seguridad... y también soy su pasado -rio con cierta alegría, sin decir nada mas-

~[BR]~

De un momento a otro pase del firme suelo al inestable e intocable cielo. Sentir que mis muñecas eran tomadas tan violentamente para acercarme a la pelea me hiso sentir incomoda, aunque en parte lo agradecí porque me permitió ver aquel Finale tan... extremista pero justamente necesario. Sentí una ligera calidez y sonreí, no por Elluka... sabía que ella arreglaría todo esto, que ella terminaría con la agonía de ese humano sin matarlo... mi felicidad se debía a que mis amigos, seguían allí. Claro que esa felicidad entro en duda cuando vi a Scott ayudar a Fuji a caminar... pero al final deje la duda a un lado... el sabría que hacia... el acababa de luchar para salvarlo asique... ayudarlo en ese momento debería ser algo normal. Mire a Aleron un momento y gire las muñecas, haciendo que me soltara para caer por detrás de Elluka, aunque di un rodeo para dirigirme con Scott, quien estaba a un lado, bastante apartado de Nova y Labramon que apenas parecían estar recuperando la conciencia. Lo mire fijamente y vi sus heridas... y aunque sabía que eran algo normal, me sorprendía el hecho de que las tuviera... después de todo... no esperaba que recibiera golpes tan severos.

Ustedes de verdad saben hacerme estresar... -sonreí ligeramente, y después me voltee para ver al humano- ... hay que llevarlo con un medico... esa herida que tiene debe cerrarse rápido
¿y tú no puedes? -Esa pregunta fue bastante repentina...- has cerrado varias heridas que he tenido durante los años... e incluso me trataste completamente cuando fui a la Dark Área enfurecido por saber que ese sitio me quito a Louise... regrese hecho trizas... ¿tú no puedes ayudarlo?
Claro que puedo pero... ¿crees que me lo permitan...? -mire hacia ambos individuos- ¿crees que me perdonen por... haber causado todo este desastre?
BR... Elluka te llamo "la madre que nunca tuvo"... estoy seguro que si te disculpas, te perdonara... y también dudo que Fuji esté en posición de negar ayuda médica con esa herida tan seria
Supongo que... tienes razón... -Es verdad... si me disculpo... quizás me perdone... y Fuji... bueno, se lo debo a Lilithmon... le dije que lo traeríamos sano y salvo, y dejarlo así, no es sano- ... oigan... -me acerque a los 2, algo dudosa pero sin temor... ya no había razón para temer o dudar de nada mas, confió en Elluka y en este sujeto- puedo desinfectar la herida y cerrarla... al menos para que puedas sobrevivir un viaje al hospital para recibir un tratamiento profesional... claro que... si así lo quieren ustedes -mire a Elluka un instante y suspire- Elluka... lo siento... debí confiar más en tu juicio... lo lamento de verdad

______________________




/ /


Regalos


avatar
Scott Desaster
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 701
Cuentas :



Ficha :

Relaciones :

Cronologia : (En Actualizacion)

NPCs :

Nivel On Rol : DNA Evolution (Super Ultimate)
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Nova: Mega

BR: Mega
Icono : Chaos Empire: Organización criminal con ideales indecisos y cuya única meta podría decirse que sembrar el caos, ayudando a cumplir las metas egoístas de sus miembros
Rango y Unidad : Scott Shadowest Musahrahjy
Rango: Hades Knight
División: Hades Titans
Unidad/Sub-division: Titans

Labramon
Rango: Hades Knight
División: Hades Titans
Unidad/Sub-division: Titans
Rango y Unidad Digi Aliado : Nova (BlackWarGreymon)
Rango: Hades Knight
División: Hades Titans
Unidad/Sub-division: Titans

BR (Renamon)
Rango: Soldado
División: D-Brigade
Unidad/Sub-division: Shadow Lizard
Inventario :


Ver perfil de usuario http://scott-desaster.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Aigu {Priv. Fuji, Scott}

Mensaje por Elluka Clockworker el Sáb Ene 14, 2017 1:25 am

Elluka

Solté un quejido finalmente, y caí al suelo, regresando a mi forma humana. No pude con tanto poder en flujo por mi cuerpo, sentía que me quemaba. Me sentí en libertad en cuanto la oscuridad se desató, sabía que habíamos ganado. Jadeé, apoyando mis manos contra los mosaicos rotos. Las raíces habían vuelto a su lugar poco a poco, y entonces yo alcé la mirada.

Abrí los ojos como platos al ver a Fuji arrastrándose hacia mí, y entonces me puse en pie. Comencé a llorar en cuanto vi a Scott a su lado, y me apresuré a correr hacia ellos. Mis piernas temblaban cuando mis pies tocaban el suelo, pero eso no me detendría. Iba tambaleante, pero decidida a verlos.

Tomé a Fuji en mis brazos, justo antes de que éste cayera inconsciente, y yo con él sobre mis rodillas. Poco me importaba que mi ropa se ensuciara con sangre, yo sólo quería mantenerlo con vida.
-Gracias, gracias. -Susurraba con mi pobre voz, y despejaba su cara quitando los largos hilos violáceos que no se habían dejado caer aún.
-Oficial. -Me llamó Aleron, posando una mano en mi cabeza. ¿Esas eran lágrimas? Lloré con más intensidad al verle. -Oficial, ¿debo recordarle su deber? -Prosiguió, pero él sabía que no tenía que hacerlo. No quería detener mis lágrimas, pero debía hacerlo para poder finalmente cumplir con mi deber.

Miré a BR, acercándose, y me removí un poco. Le temía un poco, le desconocía… Pero no quería guardarle rencor. Ella hacía lo que creía correcto, y dudaba sobre mis verdaderas intenciones. No podía juzgarle, a final de cuentas, yo era la desconocida.
-Gracias, yo me encargo. -Aleron tajó a la Renamon de pelaje oscuro, y comenzó a sanar la herida de Fuji con una de sus habilidades, apartándolo de mi regazo y acomodándolo en el suelo. Se le veía angustiado, pero sabía que, si le preguntaba por el estado del hombre, no me respondería hasta terminar con él. Lo desconcentraría de ser así, era más perjudicial.

Me puse en pie, y suspiré, secando mis lágrimas. Sonreí ligeramente a la vulpina, y luego clavé mis ojos en Scott, frunciendo el ceño, y llevando mis manos hacia las sienes.
-Ah, sí, mi señor, los únicos que quedamos en el campo de batalla fuimos Monsieur Raikomaru y yo, el caballero que lo enfrentó desapareció de inmediato. Yo estaba recuperándome, no pude ir tras él. -Dije, esperando dar a entender mi mensaje con mi interpretación… Aunque creo que era algo difícil con una voz tan nula. Estaba segura que las tropas ya se dirigían, alguien debía haber activado el estado de alerta. Si notaban a Scott, se lo llevarían y no lo liberarían a pesar de haber sido el héroe tras todo esto. Corrí hacia él, y lo abracé, luchando contra una lluvia que quería liberarse de mis párpados. -Gracias. Muchas gracias. -Le murmuré al oído, y lo empujé para después caminar hacia mis amigos del Metal Empire. -Desaparece de mi vista antes de que te arreste. Váyanse. -Le dije finalmente, y me acuclillé para revisar los signos vitales del italiano. Estaba vivo.

-Elluka, ¿podemos negociar sobre el informe a Queen Chessmon? -Shunsuke bromeó conmigo, limpiando la tierra que había quedado en mi rostro y dirigiéndome una sonrisa que se mostraba aliviada.
-Gracias por salvarme, mi héroe. -Le contesté con sarcasmo, pero nada de molestia, y besé la frente de Julio posteriormente. Shunsuke se había removido un poco, y después suspiró. -Cuídalo bien, hablaremos cuando visite el Metal Empire. Primero debo reportar esto en los CG. -Le dije al peliazul, y este asintió. Su compañero tomó a Julio como un costal, y el nipón al peón blanco, y desaparecieron de la escena.

Volví a acercarme a Aleron, quien había terminado con su trabajo ya. El arcángel me miró, y me dedicó una sonrisa ladina.
-Vivirá, pero necesita un hospital. -Me acerqué a ver al hombre, y dejé salir un pesado aire por mis labios al ver su herida cerrando. Acerqué lentamente mi mano para acariciar su pálida mejilla, pero me detuve al escuchar las familiares sirenas de patrullas. El ser celestial y yo cruzamos miradas. -Mejor tarde que nunca. -Dijo, con cierta molestia.

Miré nuevamente al inconsciente y herido, y entonces me puse en pie, resignada.
-Fuji Pierre Raikomaru Roseworth. -Lo llamé. -Quedas bajo custodia de los Union Saver por terrorismo en Ciudad Imperial. -Finalicé, y me aproximé, a las patrullas que se acercaban. Me permití cojear hasta ellos, y mostré mi placa antes de que pudiesen sacar sus armas. -Oficial Clockworker, Venus Dove.
avatar
Elluka Clockworker
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 529
Cuentas :
Ficha :
Relaciones :
NPCs :
Nivel On Rol : Ancient Spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados :


Mega




Ultimate

Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Elluka Clockworker
Rango: Demi God
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Venus Dove

Rango y Unidad Digi Aliado : Aleron
Rango: Oficial
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Venus Dove

Lion
Rango: Cabo
División: Olimpo Heros
Unidad/Sub-division: Venus Dove
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aigu {Priv. Fuji, Scott}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.