Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas

Click en los botones para ir a los respectivos temas
El descubrimiento de las ruinas del Monasterio Draco, tallado en lo alto de una desolada montaña en el valle de los dragones, ha despertado un gran interés por todo el Digimundo. Principalmente porque según los tallados de la pared exterior dentro de las ruinas se encuentra un obre mágico que contiene en su interior la data y poder del treceavo Royal Kinght, la cual sera dada a quien reclame dicho objeto. Según la historia grabada en los murales, el obre fue dejado allí por el mismo Royal Kinght en caso de que su poder sea necesario para derrotar al mal que se alce en el futuro...por desgracia semejante premio también a llamado la atención de quienes usarían el poder para sus propias metas egoístas. Por lo que esta aventura ahora se a vuelto una carrera por ver quien consigue el gran premio.
Luego de que un grupo de Digital Inc profanara unas ruinas con su tecnología, provocando la desaparición del mismo grupo; la famosa cueva de las profecías de Shakamon, First Cave, sufrió un terremoto y una nueva profecía se escribió en su pared…pero esta poseía un gran dilema puesto estaba incompleta:
“Fue nuestro padre quien alzo los muros. Fue nuestro Señor quien cubrió la cuna con el techo. Fue el todo poderoso quien tallo las inscripciones. Fue Yggdrasil quien puso a dormir al …[parte dañada]…Hijo de…[parte dañada]… en su interior la fuerza pura del caos crece…[parte dañada]… Witchelny…[parte dañada]… Su despertar traerá un gran cambio. Su despertar traerá caos y destrucción. Su despertar traerá la destrucción de los Royal Kinghts.”
Ante esta noticia los clanes se apresuran en actuar y llegar a las ruinas lo antes posible.
¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Roku Ginshô, Sigrun Vinter

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 113 el Miér Mayo 23, 2012 12:27 pm.




Mejores posteadores
cadejo (2044)
 
Scott Desaster (1982)
 
Roku Ginshô (1096)
 
Fuji Raikomaru (1025)
 
Sigrun Vinter (942)
 
Kurai (909)
 
Rena Ryuugu (812)
 
Ed Elric (641)
 
Ralian (622)
 
Maxwell Miyamoto (552)
 





Tower Of God (TOG)One Piece Sea Crown
Road to Shinobi
Lost Soul



Crear foro

Abre los ojos... [Privado Max & Natsuki]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Abre los ojos... [Privado Max & Natsuki]

Mensaje por Maxwell Miyamoto el Jue Feb 16, 2017 4:50 pm

Se trataba de un día nublado. Era un día de verano pero el sol no se mostraba especialmente firme y luminoso. Un muchacho con cabello verdoso caminaba con paso decidido y rápido. Entre sus brazos descansaba el que simulaba ser un muñeco de peluche y que, realmente, era el amigo que le había acompañado en tantas aventuras. Vestía una camisa blanca de manga corta y unos pantalones largos de color negro, acompañado por un calzado deportivo de color blanco. También portaba una mochila de color negra.

Tras caminar durante un rato, el chico llegó a las puertas del hospital y se quedó completamente quieto, paralizado. Estaba completamente nervioso debido a que se dirigía a un lugar al que tenía completo terror. No por el lugar en sí... Sino por quien se encontraba allí. Los ojos del muchacho denotaban falta de sueño.

Max... ¿Estás bien...?- le preguntó en un susurro Xorem, mientras miraba la cara de preocupación de su amigo. Éste último estaba completamente quieto, quien asintió lentamente.

Sí... Pero... No sé, no creo que no merezca venir aquí después de todo...- el chico apretó su mandíbula, levemente frustrado, siendo golpeado por Xorem en el estómago con su violácea cabeza.

Natsuki te está esperando. Tira para adentro o te arreo...- amenazó Xorem mientras le miraba con una cara de enfado, escudriñando el rostro del chico con sus ojos amarillentos... Algo que convenció a Max para suspirar profundamente e internarse en el hospital. Una vez allí se dirigió hacia la habitación de la chica, la cual ya sabía dónde estaba gracias a Jijimon, quien había estado cuidándola todo el rato durante la ausencia de Max.

Al poco tiempo, se encontró en el segundo piso, dentro de la habitación de Natsuki. Se trataba de una habitación individual de color blanco. Allí había una televisión en la pared, unas sillas y un revistero... Además de una camilla, en la que se encontraba el amor de su vida. Estaba totalmente cambiada. Aunque conservaba el brillo dorado de su cabello y sus facciones, casi la totalidad de su musculatura había desaparecido. Su piel presentaba un tono enfermizo, en contraposición con la piel de porcelana que la caracterizaba. Después de coger una silla y acercarla a la cama, se sentó en ella y, después de comprobar que Natsuki se encontraba dormida, comenzó a hablarla, notando cómo Xorem se había acomodado en otro de los sillones.

Natsuki... Ya he venido a visitarte...- el muchacho agarró una de las manos de la chica, la que tenía más cercana- consiguiendo entrelazar los dedos de su mano con los de la rubia- siento no haber venido antes... He estado muy ocupado con los Union Savers... Y... Bueno, me sentía culpable por lo que te ha pasado...- susurraba el chico, acercando la mano de la muchacha a sus labios y besándola, mientras que la otra mano de Max dibujaba formas imposibles en el delicado cabello de la muchacha- Soy el único culpable de todo lo que te ha pasado... El único... No dejo de causarte problemas... Todo ha sido por mi culpa...- el chico se había derrumbado, no podía aguantar más ese sentimiento de culpa e impotencia. Unas amargas lágrimas comenzaron a caer por las sonrosadas mejillas del muchacho- ¿podrás perdonarme... Alguna vez...?- se disculpó, inclinándose hacia delante y reposando su cabeza al lado de las piernas de Natsuki- Te quiero... Abre los ojos... Por favor...- poco a poco el chico fue cerrando los ojos mientras las lágrimas continuaban cayéndole. Después de tantos días e, incluso, semanas, sin dormir bien, terminó cayendo en el abrazo de Morfeo, quedando completamente dormido.

Por otra parte, Xorem miraba fijamente la escena, entristecido. Pudo observar que la mochila, que se encontraba a su lado en el sillón, se movía, por lo que abrió la cremallera, dejando ver a una bola de pelos de color blanco que le miraba con sus brillantes ojitos.

Ten cuidado... ¿vale? Mantén el silencio... Mira, ahí está Natsuki... ¿Te acuerdas de ella?- le preguntó el Tsukaimon a la bolita blanca mientras señalaba a la chica de cabellos dorados que se encontraba postrada en la cama, totalmente inconsciente.

______________________


Gracias a Alanna por la firma


Gracias a Menta por la Imagen

avatar
Maxwell Miyamoto
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 263
Cuentas : Max:

Hepo:

Vali:
Ficha :

Relaciones :
Cronologia :
NPCs :

Nivel On Rol : Ultimate/Cuerpo Perfecto/MegaCampeón
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Argus/Minerva: Champion
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Maxwell Miyamoto
Rango: Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger

Xorem Miyamoto
Rango: Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger


Rango y Unidad Digi Aliado : Argus/Minerva
Rango: Sub-Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Abre los ojos... [Privado Max & Natsuki]

Mensaje por Natsuki-Nya el Jue Feb 16, 2017 8:49 pm

Frío, oscuridad, un vacío inmenso que se extendía por todos y cada uno de los rincones de su mente. Estaba sola. Abrió los ojos en una nada inmensa, lo único que parecía tener algo de luz en ese inóspito lugar, era ella. Comenzó a correr, nerviosa, mientras los pasos de sus zapatos repicaban en el suelo, haciendo que el sonido llenase el lugar vacío. ¿Cuando tiempo llevaba allí? ¿qué había pasado? ¿Quién era? No recordaba nada, solo tenía una sensación de pánico y angustia que le permitía, únicamente, correr, avanzar sin rumbo fijo, sin saber de donde venía ni hacia dónde se dirigia, solo quería correr, correr con todas sus fuerzas y salir de allí lo antes posible.

Se detuvo, agotada, sin saber cuanto tiempo había estado pululando con prisas por ese espacio en negro. Escuchó, entonces, un sonido, una voz que le resultaba conocida, mencionando un nombre, su nombre. Se alzó, atenta a esa voz, que parecía ser su única guía en ese sitio aterrador, su cadencia era triste, dolida, suplicante. Respiró hondo, ¿No tendría algún modo de aliviar la pena de esa voz? Abrir los ojos, le reclamaba, pero... ya los tenía abiertos, ¿no? Abrir los ojos, solo debía abrir los ojos.

************************************************

La maquina emitió un pitido más fuerte que los anteriores, modificando el ritmo lento y pausado de la respiración artificial, cambiando por completo los latidos del corazón de la joven comatosa que, con su cabello rubio extendido por la sábana, por fin, tras tres meses de dudas, de sueños, abrió los ojos. Un techo blanco impoluto le dio la bienvenida a un cuarto estéril, frío. Respiró hondo nerviosa, incapa de moverse, y, aun en esa misma posición, sintiendo el peso de cada uno de los músculos de su cuerpo, una lágrima silenciosa le rodó por la mejilla.

¿Dónde había estado? ¿qué había sucedido? ¿Cuanto tiempo llevaba allí? No tenía ni idea, pero sentía que había estado muerta y, por obra de algún destino extraño, había logrado revivir. Quiso moverse, quitarse los cables que la aprisionaban, deshacerse del peso que notaba en los brazos, en las piernas, poder alzarse, moverse, pero era inacapaz de hacer nada de eso, no podía, si quiera hablar. Miró de reojo, como pudo, hacia los lados de la habitación. Había un ramo de flores sobre una mesa, una bolsa en una silla y un peluche blanco acurrucado entre su pelo, un peluche blanco que se movía.

Intentó alejarse, por fin pudo quitarse la mascarilla que le cubría nariz y boca, los goteros se movieron al moverse ella y la máquina comenzó a emitir un pitido más fuerte mientras ella intentaba sentarse en la cama. Esa cosita blanca saltó hasta un muchacho de pelo verde, acomodado en sus piernas que le sostenía, aun, la mano, con los dedos enredados. Lo miró un instante mientras el pitido de la máquina parecía saltarse un latido ¿quien era? tenía rastros de lágrimas en las mejillas, ¿habría sido suya la voz que había oido?

Con el ceño algo fruncido, olvidándose por un instante de la bolita de algodón saltarina, fue a estirar su mano libre para apartar los mechones de pelo verde que cubrían la cara del chico, cuando una voz desde el aire la hizo girar la cabeza y volver a hecharse hacia atrás. Una especie de cerdito on orejas que lo hacían volar acababa de llamarla y en ese instante, tanto él como la bola despertaban al chico mientras el pitido de la máquina volvía a acelerarse y las enfermeras, por el pasillo, se esforzaban por acudir a la llamada del pitido irregular de la chica que había esta impertérrita por meses.
avatar
Natsuki-Nya
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 113

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Abre los ojos... [Privado Max & Natsuki]

Mensaje por Maxwell Miyamoto el Jue Feb 16, 2017 11:13 pm

El muchacho se había quedado dormido completamente. Y lo cierto es que lo necesitaba. Había estado meses sin dormir bien y tan sólo podía dormir gracias a somníferos... Y ni siquiera eso funcionaba a veces. Sin embargo, estar con su cabeza reposando sobre la pierna de Natsuki... Le ayudaron a volver a descansar, aunque se tratase de cuestión de unos pocos minutos.

Se encontraba en el Edén en ese preciso instante. No encontraba palabras para describir aquella sensación. Pero, por una vez, podía descansar. Unas fugaces imágenes le llegaron a su mente, ahora tranquila. Eran parte de los recuerdos que compartía con Natsuki. Ambos en el instituto. Max salvándola de sus captores. Disfrutando de sus citas. Uniendo sus labios en un tierno beso. Natsuki consiguiendo a su compañera Digimon, así como su Digivice... Todos esos recuerdos pasaron fugazmente por su mente. Inconscientemente, sólo pudo sonreír, feliz.

Entonces, algo hizo que abriera los ojos. Mas que algo, era una acumulación de sucesos. El primero fue un incesante pitido realmente molesto. El segundo fue que las dos formas de vida digitales le estaban llamando. La tercera cosa que le había despertado. Una mano, delgada, casi sin fuerza, caminaba por su cabello de color verde. Inmediatamente se incorporó, mirando en silencio a la chica que mantenía sus ojos azules como piedras preciosas abiertos. Veía una mirada perdida en su rostro... Pero era ella.... Era reconfortante, tranquilizadora, esperanzadora... Era la felicidad de Maxwell hecha persona. Esa era Natsuki, la chica a la que podía contarle todas sus dudas, miedos o inseguridades. La mujer con la que deseaba permanecer el resto de su vida y la razón por la que se despertaba cada día. A pesar de ser tan joven, sabía que eso era lo que quería para su vida.

Y allí estaban, cara a cara. Unas lágrimas volvieron a salir de los ojos de Maxwell. Aunque no eran lágrimas de tristeza, como las anteriores... Sino lágrimas de pura alegría. No podía contenet la alegría que tenía en su cuerpo y que comenzaba a desbordarle de tal forma que no podía parar de llorar.

Natsuki...- fueron las únicas palabras que emitió el chico de cabellos verdosos, antes de acercarse temerosamente y robarle un beso al juntar sus labios con los de la muchacha en un tierno beso, para después separarse y apoyar su frente contra la de ella, mientras cerraba sus ojos y seguía llorando de felicidad- Sigues viva... Gracias a Yggdrassil, a Dios o a quien sea que esté por encima de nosotros...- sonreía, sin poder ni querer ocultar su felicidad, la felicidad que le producía ver a aquella débil chica volver a abrir sus ojos de nuevo.

______________________


Gracias a Alanna por la firma


Gracias a Menta por la Imagen

avatar
Maxwell Miyamoto
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 263
Cuentas : Max:

Hepo:

Vali:
Ficha :

Relaciones :
Cronologia :
NPCs :

Nivel On Rol : Ultimate/Cuerpo Perfecto/MegaCampeón
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Argus/Minerva: Champion
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Maxwell Miyamoto
Rango: Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger

Xorem Miyamoto
Rango: Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger


Rango y Unidad Digi Aliado : Argus/Minerva
Rango: Sub-Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Abre los ojos... [Privado Max & Natsuki]

Mensaje por Natsuki-Nya el Miér Feb 22, 2017 12:55 pm

El chico que se había movido, Natsuki, algo alejada, casi encogida, lo observaba entre temerosa y confusa mientras él volvía a llorar. ¿Por qué lloraba? ¿estaba triste? Quiso extender la mano para secarle las lágrimas, pero no se atrevió. No sabía quien era ese joven, ni la razón de sus lágrimas, no sabía dónde estaba, ni quien era, no sabía porque había un cerdito volando ni una bola blanca dando saltos, en su mente, todo era confuso e irregular, se sentía como un niño al que dejaban solo en la guardería por primera vez. Sola, asustada, indefensa. Todo parecía demasiado grande, demasiado ruidoso, demasiado extraño. Llevaba meses dormida, meses en los que había comenzado a desconocerlo todo, meses en los que había perdido, incluso, su nombre.

"Natsuki" salió de los labios del joven de pelo verde. ¿Natsuki? ¿qué era, o quién? ¿era ella? La estaba mirando a ella, al menos. ¿Natsuki? ¿Se llamaba Natsuki? Quiso mirarse las manos, entender por qué si ese era su nombre, ella no lo recordaba, entender porqué ese chico parecía estar tan seguro de quién era, cuando no lo sabía ni siquiera ella. Pero no pudo, no pudo preguntar, no pudo mirarse las manos, no pudo, siquiera, dar un pestañeo antes de que los labios del joven irrumpieran en los suyos, casi con desesperación, suaves, dulces, aliviados, como si llevase una eternidad esperando por poder hacerlo.

Entendía tan poco, que no supo reaccionar, esperó confusa y temblorosa a que el chico se separara y lo miró mientras una lágrima le resbalaba por la mejilla. ¿Ygdrasil? ¿Qué era eso? Solo quería alejarse, irse lejos, entender. El temblor era notable cuando las enfermeras entraron a tropel en el cuarto, haciendo que el joven de pelo verde se alejase. Y aunque Natsuki había sentido miedo, este aumentó cuando el joven se alejó, los bichos que volaban se dejaron ir al suelo como si no fueran más que muñecos, y un grupo de mujeres de blanco la rodeó.

Las prisas la pusieron nerviosa, más de lo que ya estaba y comenzó a removerse, intentado que la soltaran mientras una luz fuerte le molestaba en los ojos. Los reflejos, decía la enfermera que le apuntaba con la linterna mientras le abría los párpados. Una aguja en el brazo para una muestra de sangre, demasiado veloz todo. Al final, después de una buen rato de confusión, solo una enfermera quedó atrás para decir, sencillamente:

- Felicidades Natsuki, por fin has vuelto.- se fue recogiendo una bandeja con útiles plateados.- Mañana probaremos a darte de comer, en un rato vendrá el médico.- informó saliendo y cerrando la puerta tras ella.

Desde la cama, sentada y con los ojos abiertos, confusos, mientras las manos le temblaban, miró al chico de pelo verde y tragó saliva, no podía entender nada. Tomó aire intentando obtener fuerzas de la nada para que su voz, seca por el tiempo sin usar, sonó por fin, a penas audible, en la estancia.

- ¿Qué... qué ha pasado?- logró articular con cierta dificultad.
avatar
Natsuki-Nya
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 113

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Abre los ojos... [Privado Max & Natsuki]

Mensaje por Maxwell Miyamoto el Vie Feb 24, 2017 5:45 pm

El muchacho sonreía feliz mientras contemplaba el rostro enfermizo de la chica. Era totalmente lógico que la joven de cabellos de color miel se encontrase en ese estado físico, después de todo por lo que había pasado. El chico seguía dejando correr las lágrimas por su rostro, feliz, alegre, como nunca lo había estado. Su corazón parecía que iba a salírsele del pecho de lo acelerado que se encontraba. No podía explicar ese sentimiento, esa emoción, esa felicidad, ese alivio que sentía al poder ver a la joven de nuevo, enfrente de él, totalmente sana y recuperada... O eso creía.

Perdona... Soy lamentable Natsuki...- el muchacho le dedicó una de sus refrescantes sonrisas que tanto le gustaban a la enferma mientras él se secaba sus propias lágrimas. Sin embargo, el chico comenzó a preocuparse cuando la expresión de Natsuki, en lugar de júbilo por volver a ver a su amado, una expresión que vendría a ser lo normal después de meses sin ver a una persona querida, la expresión de Natsuki era completamente de duda... Tenía cara como si no supiera dónde estaba, como si todo lo que la rodeaba fuese desconocido para ella... Aunque claro, todo eso podría ser tan sólo producto de la imaginación de Max.

Al poco rato entraron un pequeño ejército de enfermeras para comprobar el estado de la chica de cabellos dorados, quienes felicitaron a la muchacha por su reanimación. Por otra parte, Xorem y la pequeña bola de pelos de color blanco que era la antigua compañera de Natsuki, calleron al suelo, fingiendo ser lo que no eran: muñecos de trapo. Maxwell Miyamoto, antes de retirarse para dejar a las enfermeras hacer su trabajo, se dispuso a coger entre sus brazos a ambos falsos peluches, para así salir de la habitación y dejar trabajar a las enfermeras.

¿Pasa algo, Max?- preguntó casi en un susurro el Digimon volador de dos colores mientras observaba la cara de preocupación de su amigo que negó con la cabeza.

Es sólo que... Natsuki no parece Natsuki. Quiero decir... ¿No la has notado rara? Normalmente suele ser más cariñosa con nosotros tres...- dijo el muchacho mientras suspiraba pesadamente, preocupado como era obvio por la joven que descansaba tras los muros en los que estaba apoyado.

¡Ja! Tu lo que querías era montártelo con ella en esa cama. ¡Pervertido!- susurró traviesamente el Tsukaimon mientras contenía como podía su risa, llevándose sus patitas a la cabeza al ver a Max enrojecerse mientras intentaba mostrarse indiferente.

[color=#00cc00]No es eso, caraanchoa... Nah, seguramente sean imaginaciones mías, no me hagas caso...[/colof]- contestó el joven mientras observaba a las enfermeras salir de la habitación y, por consiguiente, volver a entrar en ella, observando que la muchacha seguía con la misma expresión de antes, mientras las manos le temblaban. Logró articular una frase. Quería saber qué había pasado, por lo que el chico se sentó al lado de la cama, en el asiento que estaba preparado para las visitas.

¿Te acuerdas de lo que ocurrió en el coliseo en el Mundl Digital? ¿Con Summoner? ¿Recuerdas qué fue lo que pasó después?- comenzó a preguntarla, sin realizar demasiadas preguntas para no agobiarla demasiado, mientras agarraba una de las manos de Natsuki, la que estaba más próxima a él, acariciándola con ternura y cariño, para que así dejara de temblar.

______________________


Gracias a Alanna por la firma


Gracias a Menta por la Imagen

avatar
Maxwell Miyamoto
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 263
Cuentas : Max:

Hepo:

Vali:
Ficha :

Relaciones :
Cronologia :
NPCs :

Nivel On Rol : Ultimate/Cuerpo Perfecto/MegaCampeón
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Argus/Minerva: Champion
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Maxwell Miyamoto
Rango: Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger

Xorem Miyamoto
Rango: Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger


Rango y Unidad Digi Aliado : Argus/Minerva
Rango: Sub-Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Abre los ojos... [Privado Max & Natsuki]

Mensaje por Natsuki-Nya el Miér Mar 08, 2017 11:19 pm

Las enfermeras habían desaparecido para dar paso, de nuevo al joven de pelo verde que había visto al despertar, de alguna forma, que hubiera estado allí, sus lágrimas de emoción, el beso que le había dado, Natsuki era consciente de que debía ser alguien importante para él, y, si la había besado, él debía serlo para ella, pero, entonces, ¿Porque no lograba reconocer su cara? ¿porque su nombre no flotaba en su cabeza? ¿Por qué era incapaz de sacar un solo recuerdo sobre él?

Lo miró, apenada, mientras él se acercaba a la cama, ¿cómo decirle que no sabía quien era cuando lo veía así de feliz y entusiasmado? pero no podía mentirle, no podía seguir guardando silencio frente a su mirada, que, sin saber por qué, si lo merecía o si había hecho nada para ganarlo, la miraba de un modo tan dulce. Sin embargo, la pregunta que salió de sus labios, fue diferente, y la respuesta que recibió, solo la confundió más.

- Espera- lo detuvo- ¿Qué es eso de mundo digital? ¿y el sumo... lo que sea?- suspiró, tal vez lo mejor fuera decirlo directamente.- Lo siento, lo último que recuerdo ahora mismo es entrar en el instituto y ver la lista de clases...- murmuró- pero claramente, no estoy ya en secundaria.- dijo, consciente de que había crecido, al sentirse más alta y con más... formas.- en realidad...- lo miró con el ceño algo fruncido y aspecto entristecido.- lo siento... lo siento mucho, pero... ¿como... como te llamas?- le preguntó dudosa, y entristecida, pensando que decir directamente "quién eres" sería demasiado brusco.

Esta claro que le iba a doler, no quería hacerle daño a un chico que, si se fijaba bien, parecía cansado, agotado, y probablemente por haber estado velando por ella, el chico tenía ojeras marcadas, se sentía el cansancio, y su alegría al verla había sido tan real y sincera que le dolía en el alma tener que decirle que no le reconocía. ¿Pero mentirle? eso sería mil veces peor. La bolita de pelo blanca saltó a su regazo y ella, con un ligero suspiro, la tomó en sus manos, viendo unas lagrimillas en los ojos de la criatura.

- Tampoco se quien eres...-
le dijo a la bolita.- lo siento de veras...- tenía ganas de llorar, de algún modo, sentía que estaba siendo cruel por no recordarlos, sentía que era gente buena y, por su modo de actuar, debían haber sido importantes en su vida, pero no era capaz de ver sus caras o escuchar sus voces en su mente, tenía miedo, ¿por qué? ¿por qué estaba todo borroso?¿por qué no podía verles? ¿por qué no sabía, a penas, ni su nombre? Los ojos se le acristalaron con las dudas y la culpa.- Lo siento...- volvió a disculparse aguantando el llanto, con la voz rota.
avatar
Natsuki-Nya
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 113

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Abre los ojos... [Privado Max & Natsuki]

Mensaje por Maxwell Miyamoto el Jue Mar 09, 2017 3:20 pm

Los ojos celestes de la muchacha de cabellos dorados seguían transmitiendo la misma expresión que mostraba hacía escasos momentos. Sin embargo, los mayores temores de Maxwell se hicieron realidad y millones de cuchillos se clavaron en el corazón del peliverde, quien no apartó su mirada de la muchacha, visiblemente dolido por las palabras de la que era su media naranja. La chica no recordaba nada, al menos, nada de lo que habían vivido juntos: sus aventuras en el Mundo Digital, su noviazgo, sus momentos juntos, sus citas... Sin embargo, intentó mostrarse fuerte, más por ella que por él, por lo que le dedicó otra de sus sonrisas, no tan deslumbrante como de costumbre, mientras que sus pulgares recorrían la fría y temblorosa mano de la chica. Ella se había olvidado de él completamente .. Pero al menos estaba sana, dentro de lo que cabía.

¿Me vas a obligar a contártelo todo?- soltando una de sus manos de la de la chica, se llevó la mano a su bolsillo y sacó un teléfono móvil. Tras desbloquearlo, dibujando un patrón que consistía en la letra N, la letra inicial del nombre de Natsuki, navegó durante unos minutos por sus archivos y llegó a una carpeta en la que aparecían Max y Natsuki juntos, en innumerables fotos- Me llamo Maxwell Miyamoto, soy bueno... Esas fotos hablan por si solas. Soy tu novio, tu pareja... Como quieras llamarlo-- dijo tendiéndole el teléfono a la chica para que pudiese observar los miles y miles de recuerdos que eran representados por innumerables fotografías y videos en los que no sólo aparecían ellos, sino que también aparecían sus amigos y varios Digimons que habían conocido.

De entre esas fotos, dtacaban especialmente las fotos en las que ambos celebraron la festividad del Hanami o el florecimiento de los cerezos en el monte Yoshino, en la prefectura de Nara y, más concretamente, la región de Kinki, uno de los mejores sitios para disfrutar de dicha festividad. Había fotos de todos los tipos: compartiendo el almuerzo, Maxwell con varios pétalos sobre la cara mientras descansaba, Natsuki robándole un beso al peliverde...

En cuanto al Mundo Digital... Igual te sorprendes un poco... Pero es un Mundo, paralelo al nuestro, donde viven criaturas de todos los colores y tamaños que puedas imaginar...- dijo, presentando tanto al Tsukaimon como al SnowBotamon que acompañó al peliverde en su visita a su amada.

Es raro que no me recuerdes... Yo me llamo Xorem, soy el compañero Digimon de Max- se presentó el mamífero volador, colocándose una de sus patitas en su pecho- Ella es Belle y... Bueno, tu eres su Tamer- mencionó el Digimon de colores violáceos mientras señalaba a la pequeña pelotita de pelo de color blanco. Por otro lado, Max sacó una serie de objetos de su bolsa: el primero, era el Digivice de Natsuki, de la clase D-arc. El segundo era una baraja cartas, compatible con el Dispositivo Digital.

Esto te identifica como Tamer de Belle, al igual que a mi me identifica el mío como Tamer de Xorem- el chico sacó el suyo, de colores negros y violetas, mientras mostraba también su baraja de cartas, bastante más grande que la baraja de la chica- y estas cartas sirven para darle más poder a nuestros Digimons...- suspiró, guardando de nuevo tanto su Digivice como su baraja- Lo siento, después de todo lo que has pasado y más si no te acuerdas de mí ni de nada más... Esto debe de resultarte cosa de locos. Yo debo parecerte un completo chiflado- sonrió amargamente, mirando hacia la ventana, pensativo. Tenía que ser positivo. Al menos estaba bien, dentro de lo que padecía...

______________________


Gracias a Alanna por la firma


Gracias a Menta por la Imagen

avatar
Maxwell Miyamoto
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 263
Cuentas : Max:

Hepo:

Vali:
Ficha :

Relaciones :
Cronologia :
NPCs :

Nivel On Rol : Ultimate/Cuerpo Perfecto/MegaCampeón
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Argus/Minerva: Champion
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Maxwell Miyamoto
Rango: Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger

Xorem Miyamoto
Rango: Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger


Rango y Unidad Digi Aliado : Argus/Minerva
Rango: Sub-Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Abre los ojos... [Privado Max & Natsuki]

Mensaje por Natsuki-Nya el Jue Mar 09, 2017 10:08 pm

La mirada del joven se entristeció en cuanto las palabras salieron de su boca, y poco tardó en pasarle el telefono con una galería de fotos abierta. Algo le decía que no tenía fuerzas como para contarle toda la historia, y por eso le enseñaba las fotos, decían que una imagen vale más que mil palabras, allí tenía cientos de imagenes. Habían sido pareja, ERAN pareja, porque no parecía que hubieran cortado en ningun momento, si no, dudaba que él hubiera estado ahí al despertar. Esas imagenes los identificaban como tal, pero nada como la expresión del chico para decirle que no mentía.

Temblando, sostuvo con más fuerza el teléfono, se sentía tan asustada, habían desaparecido de su cabeza varios años, todo lo que sabía era, en ese momento, una duda, una mentira algo pasado, todo lo que había sido el futuro de esa chiquilla que había avanzado hasta antes de regresar, había sido borrado de golpe y porrazo. Se mordió el labio, tembloroso, le daba rabia. Quería saber, quería recordar, saber quienes eran sus amigas, saber que era esa bolita blanca, saber quien era ese joven que tanto parecía quererla y al que ella, al no conocer, no podía corresponder.

Rabiosa, casi más que triste, notó los ojos encharcase. ¿Qué diablos le había pasado en la cabeza para olvidar de golpe lo que parecían ser más de cinco años? Suspiró dejando caer el teléfono sobre la sábana que cubría sus piernas. Y alzó la cabeza nuevamente, entristecida, hacia lo que el joven de pelo verde le mostraba. Así que el mundo digital era como una dimensión paralela donde unos animales, llamados digimon, coexistían, y escogían un compañero humano. ¿Por qué demonios sabía lo que era una dimensión paralela y no recordaba a ese joven de ojos y pelo verdes?

No sabía como disculparse, porque ni ella misma lograba comprender lo que le sucedía, quería recordar, había perdido años, años enteros de recuerdos, había perdido a las personas que la rodeaban, había perdido a ese joven al que parecía haber querido tanto, y a su compañero digital. Los ojos parecieron querer soltar las lágrimas que llevaban un buen rato reteniendo, y, como si su cuerpo recordase más que su mente, su brazo se lanzó para atrapar la mano del chico, antes de que se alejase, y alzó una mirada apenada, negando con la cabeza.

- No... es decir, si, me parece una locura que haya otro mundo pero... te creo..., por favor, explicame... no recuerdo, pero quiero recordar, quiero entenderlo todo... por favor...- le rogó con una lágrima escapando de su parpado azul.
avatar
Natsuki-Nya
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 113

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Abre los ojos... [Privado Max & Natsuki]

Mensaje por Maxwell Miyamoto el Vie Mar 10, 2017 11:34 am

El muchacho se frotó los ojos, visiblemente cansado tanto física, como mentalmente. Pudo contemplar cómo Natsuki observaba las fotos almacenadas en la memoria del teléfono móvil que le había dejado el chico. El rostro de la muchacha era todo un poema. Daba la sensación de que deseaba con todas sus fuerzas recordar ese tipo de momentos.

A Maxwell también le pesaba, su corazón estaba siendo oprimido con fuerza, como si una mano invisible estuviese sacándole todo el jugo. Ahora mismo lo único que le apetecía era huir a algún rincón y llorar, maldiciendo al causante de todos sus problemas. Y esta vez, Summoner y Yami no habían sido los culpables. Sin embargo, tenía que mantenerse fuerte, por Natsuki, para que viera que siempre iba a estar junto a ella, para que no se derrumbasen los dos. Ahora mismo, ella le necesitaba como su soporte. La chica de cabellos dorados comenzó a lagrimear, percatándose de que una de ellas se deslizaba por su tierno rostro con lentitud mientras le decía que quería saber más, que quería recuperar la memoria. Empezaría a hablarle de su relación, de cómo se conocieron y, sobretodo, le hablaría de quién era ella.

Te llamas Natsuki Shirakawa y naciste en Inglaterra, donde aprendiste a hablar inglés y japonés gracias a tus padres. Tu madre es una profesora londinense que trabaja en Japón como profesora de inglés, mientras que tu padre es un informático japonés que estuvo destinado en Londres, donde conoció a tu madre y, de ese amor, naciste tú. Los tres vivís en el barrio de Shibuya, donde yo también vivo- tras aclararse la garganta y agarrar con sus cálidas manos la de la muchacha, dedicándose a acariciarle la extremidad con dulzura, transmitiéndole su confianza... De momento, no le hablaría sobre Haruki, su hermana pequeña... Sería demasiado traumático enterarse que su hermana la manipuló y la utilizó como esclava para luchar contra Digimons... Y que fue la causante de la muerte de su compañera Digimon- Según me contaste, al poco de empezar nuestra relación, no terminaste de integrarte en nuestra sociedad hasta que... Bueno, no está bien que yo lo diga, pero hasta que me viste jugar en el equipo juvenil del barrio. Hace tiempo, fui un jugador de baloncesto juvenil bastante famoso, incluso me llamaron para la selección japonesa sub-20 y recibí contratos para convertirme en profesional, aunque los rechacé... Entre otras cosas porque estaba muy ocupado con mis aventuras con el pequeñajo ese- sonrió brevemente, señalando al Digimon de color violeta que siempre le acompañaba y que asentía con su cabeza. Tampoco le diría por el momento que había un Digimon, Yami, el compañero de Haruki/Summoner, que estaba rondando cerca y sus seres queridos corrían peligro, no quería que se preocupase o se sintiese mal- De cualquier forma, estamos hablando de ti, no de mi. Volviendo al tema, me contaste que yo te ayudé a integrarte, aunque no lo supe hasta más adelante. Dijiste que mis ganas de superación y mi decidida actitud te inspiraron para intentar encajar con los demás... Ese fue el momento en el que desaparecí de escena, pero tu seguías yendo a los partidos, para ver si podías encontrarte conmigo... Aunque más adelante nos encontramos en tu escuela, cuando fui a llevarle unos recados a mi tío- con timidez, el muchacho entrelazó los dedos de su mano con los de la chica, esperando que ella no retirase su extremidad- así nos conocimos formalmente... Pero fuiste secuestrada por unos Digimon malvados... Aunque bueno, al final Xorem y yo conseguimos rescatarte. El día que nos conocimos también fue tu primer contacto con los Digimon... Y más adelante, conocerías a Belle, tu compañera- entonces, con su mano libre, señaló a la pequeña bolita de pelos de color blanco, que se encontraba relativamente cerca de Natsuki- Después de ese día, bueno, las miradas que intercambiábamos por la calle se convirtieron en sonrisas, las sonrisas en palabras y de ahí a nuestra primera cita, donde nos dimos nuestro primer beso...- el chico se rascó la nuca, intentando apartar la mira de la joven de cabellos dorados, algo avergonzado- Si es demasiada información, podemos descansar, quiero que estés a gusto... Tanto como puedas- suspiró, entonces, tomando una decisión para después volver a mirar a la chica cuyos ojos celestes relucían en toda la habitación- de todas formas, aunque no recuperes tu memoria, aunque no consigas recobrar tus recuerdos... Fabricaremos más recuerdos, si tu quieres. Volveré a hacer que te enamores de mí, ya verás- el muchacho sonrió de oreja a oreja, transmitiendo un gran sentimiento esperanzador hacia la chica que se encontraba delante de él.

______________________


Gracias a Alanna por la firma


Gracias a Menta por la Imagen

avatar
Maxwell Miyamoto
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 263
Cuentas : Max:

Hepo:

Vali:
Ficha :

Relaciones :
Cronologia :
NPCs :

Nivel On Rol : Ultimate/Cuerpo Perfecto/MegaCampeón
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Argus/Minerva: Champion
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Maxwell Miyamoto
Rango: Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger

Xorem Miyamoto
Rango: Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger


Rango y Unidad Digi Aliado : Argus/Minerva
Rango: Sub-Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Abre los ojos... [Privado Max & Natsuki]

Mensaje por Natsuki-Nya el Vie Mar 31, 2017 2:22 pm

Las palabras del chico parecían salir a borbotones en frases conexas que no lo parecían para Natsu, imagenes de lo que debería ser, más producto de su imaginación que de una auténtica memoria se paseaban a su antojo por su mente como si las viera por primera vez frente a sus ojos. Días mirando partidos con pompones en las manos, horas y horas paseando por parques que no reconocía y que probablemente había sacado de imágenes de contexto que su cabeza guardaría por algún lado, al final, por mucho que quería entender y recordar, no lo hacía.

Miró al chico de pelo verde por segunda vez mientras este hablaba, fijándose, por rimera vez, en él. No le extrañaba que se hubiera enamorado, el chico parecía alguien amable, atento, abierto, sincero, amable y dulce, estaba ahí, frente a ella, que no le recordaba, haciendo un esfuerzo, probablemente titánico, para no correr, por su bien, porque ella se lo había pedido. Pero no podía pedirle que se quedase más, ya no era la misma, ¿o si lo era? No tenía ni idea pero hacer que se mantuviera a su lado, pensando que eso le causaría un dolor tremendo, era demasiado egoista.

Negó con la cabeza, no quería que se preocupara, porque, al final, ella no podía corresponderle del mismo modo, no le conocía, sería totalmente injusto hacer que él tuviera que llevar un peso del que no era responsable, el peso de unos recuerdos que tal vez no volvieran nunca, de una relación que, en realidad, no sabía si podrían recuperar, porque, aunque pareciera buen chico, aunque fuera adorable, y guapo, ella no podía, sencillamente, decir "si, me enamoraré de tí" había perdido la memoria, pero era consciente de que el amor no es algo que se pueda escoger y manejar, sencillamente, surge, aunque tampoco iba a negarle una amistad, al final, era él quien había estado a su lado al despertar, al menos, le debía eso, hasta que recuperase los recuerdos, intentaría seguir adelante, aprender, apreciar a quienes, a pesar de su perdida, seguían a su lado.

- Gracias.- dijo tras negar con la cabeza.- no recuerdo nada pero... seguiré intentándolo.- prometió cansada.- aunque de momento, creo que prefiero crear recuerdos nuevos- sugirió.- si... si te parece bien.- murmuró mordiéndose el labio con el ceño fruncido.

Se destapó las piernas y giró para sentarse en el borde de la cama, las sentía pesadas, como si fuera incapaz de moverse, pero esperaba que fuera solo una sensación, que pudiera moverse perfectamente. Sonrió intentando mostrar un entusiasmo que no sentía ni de cerca, y se empujó con los brazos para dejar las piernas en el suelo, sus pies comenzaron a temblar y sus rodillas cedieron, haciéndola caer al suelo notando el frío de las baldosas. Miró hacia el frente, asustada, y fijó la vista en el suelo, solo había sido un tropezón, solo eso. Intentó volver a ponerse en pie, una, dos, tres veces, sin resultado alguno, las piernas nos le respondían, no podía andar, ni siquiera sostenerse en pie.
avatar
Natsuki-Nya
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 113

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Abre los ojos... [Privado Max & Natsuki]

Mensaje por Maxwell Miyamoto el Vie Abr 14, 2017 3:43 pm

OFF: Disculpa que no haya posteado antes, he estado ocupado con un montón de cosas... Lo siento, de veras

ON: La chica de cabellos dorados parecía confusa, pero su rostro reflejaba el esfuerzo sobrehumano que estaba realizando para poder recordar toda la información que los labios de Maxwell estaban comunicando, sin éxito. De hecho, así se lo hizo saber, negando con su cabeza. También, informó que, por el momento, prefería crear nuevos recuerdos, a lo que el muchacho, con el corazón agarrotado por las palabras de la chica asintió, sabiendo que no es que no quisiera recordarle... Es que simplemente no podía.

Eres lo suficientemente importante para mí como para que me resulte imposible decirte que no quiero crear nuevos recuerdos...-- dijo, rascando su nuca, pensando que había hablado de una forma tal que parecía estar yendose por las ramas, riéndose de si mismo- Sí, claro que quiero crear nuevos recuerdos- asintió con una sonrisa en el rostro, viendo que Natsuki intentaba levantarse de la cama, con dificultades. Quería ayudarla, pero algo le decía que la dejase sola... Conocía a Natsuki, al menos a la de antes y sabía que era una chica que no solía pedir ayuda a menos que no tuviese más opción...

Sin embargo, lo que temía que ocurriese, terminó por suceder. A pesar de que pudo sostenerse sobre sus piernas, estas flaqueaban y, cuando intentó echar a caminar, éstas le fallaron, haciéndola caer al suelo. El chico de cabello verde se levantó con rapidez de su asiento y se dirigió hacia donde había caído la chica. Veía que no podía levantarase por si misma, por lo que, sin dudarlo, ayudó a levantarla, ofreciéndose como apoyo.

Venga va, campeona... Ven que te ayudo... No lo hagas todo tu sola...- verla ahí en el suelo le destrozo el alma, pero sabía que la antigua Natsuki no le dejaría tratarla como un bebé... Así que ofreció sus manos para que ella las utilizase como apoyo- Natsu, utiliza mis manos como un bastón, no te dejaré caer, lo prometo. Te ayudaré a caminar de nuevo. Es normal que después de 3 meses,
tengas las piernas un poco debilitadas, pero tranquila, confía en mí
- el chico sonrió, intentando transmitirle cierto sentimiento de esperanza, de que ella podía confiar en él y contar con él para lo que fuese, que siempre iba a estar a su lado. Ahora más que nunca, ella le necesitaba y él cumpliría con su papel lo mejor que pudiese, aunque no volviesen a ser pareja ni a amarse nunca más, aunque todo acabase en una amistad, él estaría a su lado siempre, protegiéndola y ayudándola. Se lo debía.

______________________


Gracias a Alanna por la firma


Gracias a Menta por la Imagen

avatar
Maxwell Miyamoto
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 263
Cuentas : Max:

Hepo:

Vali:
Ficha :

Relaciones :
Cronologia :
NPCs :

Nivel On Rol : Ultimate/Cuerpo Perfecto/MegaCampeón
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Argus/Minerva: Champion
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Maxwell Miyamoto
Rango: Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger

Xorem Miyamoto
Rango: Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger


Rango y Unidad Digi Aliado : Argus/Minerva
Rango: Sub-Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Abre los ojos... [Privado Max & Natsuki]

Mensaje por Natsuki-Nya el Dom Abr 30, 2017 9:12 pm

Lo miró desde el suelo, tragando saliva, nerviosa y asustada. ¿Por qué no le reaccionaban las piernas? Estaba bien, no tenía recuerdos pero estaba bien, había despertado, eso era bueno, ¿no? ¿Por qué, entonces, no podía andar? Siguió haciendo fuerza con los brazos, que a penas parecían querer responder, como si se hubieran puesto en acuerdo con sus piernas y hubieran decidido que tenían que dejar de funcionar. Probablemente, viendolo de forma fria, fuera por el miedo de no poder caminar que los brazos tampoco respondieran, pero en su estado de nerviosismo era lo último que necesitaba.

Cada vez más alterada, quiso levantarse, no tener el control de su cuerpo la estaba poniendo nerviosa, se sentía indefensa, aterrada, rodeada de personas desconocidas, en un lugar frío e impersonal, donde lo único que pdía reconocer eran unas camelias que adornaban la mesilla de noche junto a la ventana, pero ni el paisaje, ni los pasillos, ni nada de lo que la rodeaba parecía ser conocido, incluso las maquinas habían cambiado desde sus recuerdos a ese momento, era triste pensar que no sabía siquiera el año en el que se encontraba.

La preocupación por sus piernas volvió de golpe, ¿sería solo muscular o alguna conexión neuronal estaría rota, se había olvidado de andar? No era posible, ¿no? era mover primero una pierna y luego la otra, no podía ser tan complejo andar. Respiró hondo, no podía resignarse, ¿no? No era de las personas que se dejan caer, o tal vez si, si habían pasado los años, no tenía ni idea de cómo era en ese momento. Los ojos comenzaron a encharcarse cuando las manos del chico se extendieron frente a ella, dispuesto a ayudarla.

Alzó la mirada azul, nerviosa, y tragó saliva aceptando las manos antes de intentar levantarse. Las piernas le dolieron como si mil puñales se clavaran en ellas, y notó una lágrima caer por la mejilla, totalmente dolorida. Se deó caer en la cama, con las piernas colgando, agradeciendo ese alivio de la presión en sus músculos, se secó rápidamente la lágrima de la mejilla con unas ganas tremendas de llorar, pero nunca había sido de dejarse derrotar, que ella recordase, ni lo quería ser en ese momento.

-Gracias.- murmuró ya sentada, mientras sus musculos y huesos protestaban, no sabía a donde había querido dirigirse, pero ya no tenía ganas de hacer nada. Se tapo de nuevo con las sábanas, y se arrebujó en las almohadas mientras la bolita de pelo blanco llegaba a ella y se acurrucaba junto a su mejilla. Sus brazosse movieron solos hacia esa especie de peluche y lo abrazó cerrando los ojos con un suspiro, que intentaba retener el llanto controlando su respiración.- no entiendo nada...- murmuró notando la voz rota, volviendo a respirar hondo hasta tres veces, notando como, a cada toma de aire, el nudo de la garganta parecía bajar un poco, aunque sin deshacerse totalmente.- ¿mis... mis padres?- se atrevió a preguntar, volviendo a levantarse con ojos tristes mientras acariciaba el bichito de pelo rosa, y miraba al joven de pelo verde, aunque suponía que estarían de viaje en algún lado, recordaba que, desde niña, habían sido personas que pasaban poco tiempo en casa, no creía que eso hubiera cambiado demasiado llevara el tiempo que llevara dormida.
avatar
Natsuki-Nya
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 113

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Abre los ojos... [Privado Max & Natsuki]

Mensaje por Maxwell Miyamoto el Lun Mayo 01, 2017 8:46 pm

El muchacho ayudó a su compañera a levantarse del suelo, la cual luchaba contra viento y marea para volver a  caminar con normalidad. Sin embargo, el rostro de la joven de dorada melena era un libro abierto. Una lágrima danzó sobre su mejilla, antes de deshacerse cuando golpeó contra el frío suelo, producto de la fuerza de la gravedad. Aunque solo fuese una lágrima, Maxwell sabía que ella estaba sufriendo mucho más. No era una joven de lágrima fácil y si realmente se le escapaba una de aquellas gotas oculares, es que algo malo pasaba. Y con razón: estaba amnésica, no podía andar, sus brazos estaban débiles... Debía de estar sufriendo una auténtica calamidad.

Venga, poco a poco, Natsu...- susurró con una dulce voz, tratando de ayudarla a caminar hacia la cama de vuelta, observando que, al llegar, se volvía a recostar, abrazando a Belle, su compañera Digimon a quien, a pesar de haber olvidado, recurría como hacía antes de perder la memoria, cada vez que tenía un problema.

Mientras escuchaba cómo la chica suspiraba, intentando reprimir sus llantos, el muchacho de cabello verdoso miraba por la ventana, mordiendo con fuerza su labio, a la par que su mano izquierda temblaba, ambas acciones causadas por pura impotencia al no saber qué podría hacer para ayudarla. Entonces, escuchó que la joven le preguntaba por sus padres.

Vamos Max... No te vengas abajo, no ahora. Tienes que permanecer a su lado, tienes que ayudarla... Necesita a alguien que la haga sonreir, que la haga olvidarse de sus problemas... Tu eres ese alguien, deja de autocompadecerte y haz algo, ¡demonios!- se dijo a si mismo, sin mover un solo labio ni emitir ni un sonido, golpeandose brevemente el rostro con ambas manos, cada una a su lado correspondiente, girándose para mirar a Natsuki y responder a su pregunta- Tus padres se encuentran de viaje, en un crucero por el mediterráneo celebrando su vigesimo primer año de casados-sonrió dulcemente mientras se apoyaba en la pared inmediatamente adyacente a la ventana y cruzaba sus brazos- Recuerdo que estabas ahorrando parte de tu paga como una loca en este último año para pagarles ese merecido viaje a tus padres, eres la hija que todo padre querría- una de sus refrescantes sonrisas fue dirigida hacia la chica, mientras éste pensaba en una idea y se dirigía hacia el camilla de la joven, sentándose a su lado- ¿Sabes qué te vendrá genial para volver a andar? Además del fisioterapeuta, claro- el joven volvió a buscar en su teléfono móvil y encontró una foto en la que aparecían ambos delante de un edificio hecho de madera y piedra, en lo que parecía ser lo alto de una montaña- Ir a los baños termales. Recuerdo que te encantaba visitar esos sitios y que éstas termas en las montañas eran tus favoritas. ¿Qué dices? ¿Te apuntas? Ya sabes, agua calentita, relajación... Es fácil olvidarse de los problemas en un lugar como ese, te lo aseguro- el muchacho mantuvo la foto en su teléfono móvil delante del rostro de la joven mientras la observaba... Quería abrazarla, decirle que todo iba a salir bien, que no se tenía que preocupar de nada, que él estaba allí para todo lo que hiciese falta y más... Pero ella ni siquiera le recordaba y no sabría hasta qué punto ella podría encontrar raro o incómodo que él le hiciese las mismas caricias que antaño... Por lo que, se armó de valor, y únicamente colocó una de sus manos sobre el hombro más próximo a ésta. Sin embargo, el mensaje se lo transmitió igualmente- Todo saldrá bien, te recuperarás enseguida Natsuki- sonrió brevemente, apartando segundos después la mano del hombro de la muchacha, volviendo a mirar hacia la ventana, esperando que algún milagro sucediera...

______________________


Gracias a Alanna por la firma


Gracias a Menta por la Imagen

avatar
Maxwell Miyamoto
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 263
Cuentas : Max:

Hepo:

Vali:
Ficha :

Relaciones :
Cronologia :
NPCs :

Nivel On Rol : Ultimate/Cuerpo Perfecto/MegaCampeón
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Argus/Minerva: Champion
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Maxwell Miyamoto
Rango: Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger

Xorem Miyamoto
Rango: Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger


Rango y Unidad Digi Aliado : Argus/Minerva
Rango: Sub-Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Abre los ojos... [Privado Max & Natsuki]

Mensaje por Natsuki-Nya el Jue Mayo 04, 2017 2:43 pm

Espero paciente, pensando que el chico no la había escuchado, no sería raro, su voz había sido poco más que un susurro, y se dispuso a repetirle la pregunta cuando lo vio darse dos bofetones en las mejillas. Sorprendida, abiró los ojos como platos y frunció el ceño y respiró hondo cuando el chico le respondió. ¿Ella había estado ahorrando? Le empezaba a doler la cabeza. Acababa de perder varios años de su vida de golpe, tendría que volver a estudiar todo, no sabría desenvolverse en el mundo actual con todos los conocimientos que se habían quedado ocultos en algún lado de su cabeza, perdidos de por vida, así que, dificilmente le serviría de algo querer volver a su vida usual.

Recordaba haber visto peliculas en las que los médicos recomendaban que se hiciera vida usual, pero le parecía, en ese momento, una solemne estupidez. ¿Normalidad? ¿Qué normalidad? en ese momento su normalidad sería ir a un instituto, no a una facultad, caminar por los pasillos de una secundaria, no por un campus, y caminar, no sentir que había perdido las piernas, excepto por el dolor que le punzaba a cada intento de moverse, un intento que no surtía efecto alguno.

Miró al chico y se sonrojó antes de echarse un poco hacia atrás al ver el movil frente a ella. Era totalmente tactil, tampoco sabía usar esas cosas. Y la propuesta de Max... no podía, era todo tan raro, entendía que él confiara en ella y tuviera esas libertades, por lo que sabía habían estado saliendo durante bastante tiempo, y una parte de ella comprendía, al ver su vitalidad y entusiasmo, la razón de ello, pero en ese momento era incapaz de seguirle el ritmo.

Tomó aire nerviosa, con las manos algo temblorosas envolviendo a la bolita de pelo blanco y lo miró mordiéndose el labio. ¿Cómo decirle a alguien que parecía tenerle tanto aprecio que no podía hacer algo así con esa facilidad? Era imposible, lo sabía, dijera lo que dijera, y lo hiciera como lo hiciera... iba a doler, y, sospechaba, que no solo le dolería al chico, por algún motivo su cuerpo parecía realmente reticente a hacer cualquier cosa que pudiera herir al joven de pelo verde.

- Yo... am... es que... no te... no te conozco...- musitó con ojos tristes.- te agradezco la invitación pero... no puedo... no de momento... solo... dame tiempo, por favor.- pidió en un susurró triste un segundo antes de que un temblor sacudiera el edificio, haciendo temblar el cuarto y a la chica, que, sentada de forma precaria por su debilidad, tuvo que sostenerse del chico que había frente a ella, asustada.- ¿Qué... qué pasa?- preguntó asustada.
avatar
Natsuki-Nya
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 113

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Abre los ojos... [Privado Max & Natsuki]

Mensaje por Maxwell Miyamoto el Jue Mayo 04, 2017 10:06 pm

La respuesta que le concedió Natsuki fue directa, cruel e inocente... Pero esperada por Max. Era completamente normal que, dado que ella no le reconocía en absoluto, la respuesta fuese una negativa. Pero por lo menos quería dar la impresión de que ella podía confiar en él ciegamente, así como sucedía a la inversa, a pesar de que ella le atacó hace no mucho con intención de matar a su Digimon... Claro que estaba siendo controlada por la psicópata de su hermana. Pero aún así, el muchacho confiaba con todo su alma en la joven de dorada melena que, a pesar de haber perdido parte de su brillo, seguía reluciendo como una mañana de verano.

Bueno, la propuesta se mantendrá en pie hasta que aceptes- bromeando, el chico miró a su compañera con una sonrisa despreocupada antes de notar una sacudida, un temblor. En las pasadas semanas, ya había habido "temblores", aunque realmente habían sido provocados por un Digimon... Y mucho se temía que este caso era similar...

El chico, sin esperar un solo instante y con el rostro completamente cambiado a uno de preocupación absoluta, se asomó a la ventana. Allí, a lo lejos, se hallaba lo que parecía ser una criatura rocosa de color amarillo, agarrando mobiliario urbano como bancos y papeleras y lanzándolos contra el hospital con una fuerza endemoniada, rompiendo cristales en el proceso, así como deteriorando la blanca fachada del hospital en el que se encontraban.

Mierda- maldijo el muchacho, dándose la vuelta inmediatamente y corriendo hacia el pasillo, buscando con ansia una silla de ruedas que encontró en un almacén a varios metros de distancia de donde se encontraban ellos.

No te preocupes Natsuki, ahora vuelve- sonrió la pequeña rata morada con orejas a modo de alas de murciélago, mientras escuchaba a Max volver, haciendo rodar la silla. El muchacho, sin perder tiempo, se dirigió hacia Natsuki y la cogió en brazos.

Sé que esto te parecerá repentino pero... Confía en mí. No pienso dejar que te pase nada malo- el muchacho, alzando a la hermosa rubia la llevó lo más rápidamente que pudo hacia la silla de ruedas, colocándola con delicadeza- Un Digimon descontrolado como ese no dudará en atacarte, por muy enferma que estés...- intentó explicarle mientras, preocupado, oía a las enfermeras gritar, las mismas que habían comprobado qué tal estaba Natsuki después de despertar.

Mientras el chico corría y empujaba la silla de ruedas, intentando que la chica, quien transportaba a su compañera, no se cayese, Maxwell le tendió un comunicador a Xorem, quien lo atrapó mientras seguía al resto del grupo revoloteando con sus alas.

¡Aquí Xorem Miyamoto, de los Union Savers! ¡Necesitamos ayuda! ¡Un Digimon enloquecido está causando estragos en el hospital de Shibuya! ¡Solicitamos apoyo para contener la amenaza!- gritaba por el comunicador el pequeño mamífero volador, mientras el grupo doblaba la esquina y presenciaban a un Digimon con aspecto de ogro de color verde, diminuto, no más alto que un niño, perseguir a las enfermeras con un garrote- ¡Corrijo! ¡Hay mínimo dos Digimon! ¡Uno fuera, lanzando múltiples objetos al hospital y otro causando estragos dentro! ¡Confirmamos que ese segundo Digimon es un Goburimon!- explicó el Tsukaimon a través del comunicador antes de apagarlo- Max... Debemos ayudar a esas enfermeras, debemos rescatarlas del Digimon salvaje... Es nuestro trab...- comenzó a explicar el Digimon, intentando que su Tamer se diese la vuelta, cosa que no hizo, mientras buscaba los ascensores y empujaba la silla de Natsuki con sumo cuidado para que ésta no se lastimara.

¡Me da igual mi trabajo! ¡No pienso dejar que la vida de Natsuki corra peligro por mi culpa nunca más!- el muchacho aún se sentía culpable por lo que había pasado tanto en el Coliseo como en el accidente que tuvo la chica y que la dejó en el estado en el que se encuentra en estos momentos.

Entiendo cómo te sientes, de verdad... Yo tampoco quiero que Belle sufra- mencionó el Digimon mientras miraba hacia atrás, los gritos se acercaban hacia su posición- Entonces, dejame ir a mi en tu lugar. Iré sólo, puedo con un Goburimon normal y corriente- susurró el Digimon mientras se acercaba a la cara de su amigo, quien estaba completamente nervioso, sudando y pensando en mil cosas al mismo tiempo.

Está bien...- su mano derecha, la que se llevaba ahora a la baraja de cartas que siempre llevaba encima, temblaba de puro terror. Se imaginaba a cualquiera de los Digimons haciendo infinitas torturas a la chica que tenía sentada delante. No quería que ella pasase por un trauma más, estaba siendo sobreprotector. Lo sabía. Sin embargo, tragó saliva para tratar de calmarse. Con la otra mano libre, se llevó la mano a su Digivice y, agarrando una carta, pretendió dar un poder extra a su compañero- ¡Carta leída! ¡The King's Sword! ¡Las Espadas del Rey!- unas espadas, acorde al tamaño del Digimon, aparecieron en sus manos. Las armas, además de poseer un filo realmente afilado, generaban corriente eléctrica, por lo que se podía observar pequeñas chispas azuladas causarse de vez en cuando- Más te vale volver sano y salvo... Y lo siento...- se disculpó el muchacho. Confiaba plenamente en su compañero y sabía que podía hacerse cargo de un simple Goburimon... Pero sospechaba que el Digimon goblin y el "lanzarrocas" no eran los únicos que se encontraban allí.

Tsk, ¿crees que no podré con ese cabeza buque? Me duele que me infravalores tanto- sonrió con picardía el Digimon volador mientras blandía sus espadas- Tranquilo, volveré en un santiamén- y dicho esto, el Digimon se dio media vuelta, buscando su enemigo. Max, Natsuki y Belle, por otra parte, se fueron en dirección contraria, donde se señalizaba que se encontraba el ascensor. Esa era la manera más rápida de salir de allí... Siempre que no se hubiesen cargado los ascensores o hubiese también un Digimon eléctrico capaz de hacer cualquier herida que dejaría al enorme hospital en un estado de muerte casi total... Especialmente a sus pacientes más graves. Necesitaban refuerzos del Union Savers ya, cuanto antes...


Última edición por Max ``Kenku´´ el Miér Mayo 31, 2017 1:37 am, editado 1 vez

______________________


Gracias a Alanna por la firma


Gracias a Menta por la Imagen

avatar
Maxwell Miyamoto
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 263
Cuentas : Max:

Hepo:

Vali:
Ficha :

Relaciones :
Cronologia :
NPCs :

Nivel On Rol : Ultimate/Cuerpo Perfecto/MegaCampeón
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Argus/Minerva: Champion
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Maxwell Miyamoto
Rango: Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger

Xorem Miyamoto
Rango: Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger


Rango y Unidad Digi Aliado : Argus/Minerva
Rango: Sub-Oficial
División: Four Holy Best
Unidad/Sub-division: West White Tigger
Inventario :



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Abre los ojos... [Privado Max & Natsuki]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.