Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» Tamers y compañeras [Privado Kagura Tenshi]
Ayer a las 11:15 pm por Guillem Telast

» Haruto Yuichi ID [Terminada]
Ayer a las 5:05 am por Roku Ginshô

» De haber sido en Madrid {Zadquiel - Valerie}
Lun Mayo 21, 2018 11:20 pm por Zadquiel

» Empezando...
Lun Mayo 21, 2018 9:02 am por Garrod Ran

» ficha de Valerie
Sáb Mayo 19, 2018 12:48 pm por Roku Ginshô

» [Gomamon/Plesiomon]
Vie Mayo 18, 2018 4:35 am por Scott Desaster

» Petición de Lineas Evolutivas
Jue Mayo 17, 2018 8:20 pm por Scott Desaster

» Las flores del mal {Lena - Alanna}
Jue Mayo 17, 2018 3:12 am por Lena Stevens

» Otra búsqueda de rol más ~
Miér Mayo 16, 2018 6:02 pm por Dante D'Angelo


Click en los botones para ir a los respectivos temas
El descubrimiento de las ruinas del Monasterio Draco, tallado en lo alto de una desolada montaña en el valle de los dragones, ha despertado un gran interés por todo el Digimundo. Principalmente porque según los tallados de la pared exterior dentro de las ruinas se encuentra un obre mágico que contiene en su interior la data y poder del treceavo Royal Kinght, la cual sera dada a quien reclame dicho objeto. Según la historia grabada en los murales, el obre fue dejado allí por el mismo Royal Kinght en caso de que su poder sea necesario para derrotar al mal que se alce en el futuro...por desgracia semejante premio también a llamado la atención de quienes usarían el poder para sus propias metas egoístas. Por lo que esta aventura ahora se a vuelto una carrera por ver quien consigue el gran premio.
6 meses despues de la ultima carrera, un BanchoLeomon reune al viejo equipo de organizacion para dar un nuevo espectaculo, pero en esta carrera, el misterioso patrocinador ha enviado a un "Aspirante a Campeon" con un extraño y unico Digivice. ¿Que es lo que sucedera a lo largo del evento y como funciona este nuevo digivice?.
¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Roku Ginshô

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 113 el Miér Mayo 23, 2012 12:27 pm.




Mejores posteadores
Scott Desaster (2150)
 
cadejo (2039)
 
Roku Ginshô (1195)
 
Fuji Raikomaru (1024)
 
Sigrun Vinter (998)
 
Kurai (909)
 
Rena Ryuugu (810)
 
Ed Elric (641)
 
Ralian (622)
 
Luna Kobayashi (574)
 





Tower Of God (TOG)One Piece Sea Crown
Road to Shinobi
Lost Soul



Crear foro

Ryu Paradox ID

Ir abajo

Ryu Paradox ID

Mensaje por Ryu Paradox el Lun Mar 13, 2017 11:38 pm



RyuParadox
“Si, lo se, mi apellido es "Paradoja"”
Edad: 25 Años
Genero: Masculino
Digivice: D-Scanner
Oficio: Programador
Nacionalidad: Japones
Digispirit: C.Dukemon Spirit
Orientacion Sexual: Hetero



Descripción física.
Ryu es en esencia un hombre de aproximadamente 1,80 de alto, complexión media (Ni muy delgada ni muy gordo, simplemente, está en la media estándar) sin una condición física extremadamente formada. Es lo que se ve a simple vista: un hombre estándar y sin prácticamente nada que resaltar en cuanto a condición física. Podría trotar durante unos 10 o 15 minutos seguidos, para luego detenerse y no volver a moverse durante unos 30 minutos. Es quizás muy exagerado respecto a eso, pero no tiene la condición física para hacer deportes, simplemente tiene la apariencia de que podría hacer deportes si así lo quisiera. Su cabello es rubio y sumamente largo (Aunque los mechones del flequillo están teñidos de morado), llegándole prácticamente hasta la mitad de la espalda. Tiene grandes mechones que se juntan de modo que forman "púas", las cuales se abren hacia afuera dando como resultado una especie de "pino invertido" en su espalda; no obstante, también posee una apariencia similar de frente, siendo su flequillo mucho más corto pero mejor acomodado para que no interfiera con su vista. Del lado derecho de su rostro (desde su perspectiva) tiene 2 marcas/tatuajes de color rojo, las cuales son líneas rojizas, la primera rodea todo su ojo derecho, mientras que la segunda se ubica bajo la primera a modo de triangulo. Los ojos de Ryu son de color ámbar/dorado, aunque suele ocultarlos con unos lentes falsos; pero aun así no puede evitar las bromas donde la gente le dice "ojos de gato".

Su vestimenta varía de 2 formas: la primera es aquella que usa durante su vida en el mundo real y la otra es la que se ve "obligado" a utilizar en el mundo digital.

En el mundo real: en el mundo real, Ryu viste prácticamente con la misma ropa todos los días. Usa unos pantalones gris claro de vestir, unos zapatos negros y, dependiendo de que este haciendo, puede variar entre un suéter completamente negro o una bata de laboratorio. El suéter lo usa normalmente en su vida diaria o cuando sale de casa, salvo en verano, donde se lo quita para usar simplemente una camiseta de mangas cortas de color blanco. Mientras tanto, la bata la usa exclusivamente en su casa y en su lugar de trabajo, el cual puede ser variado ya que el no trabaja precisamente en un lugar fijo.

imagen:

En el mundo digital: en el mundo digital, su vestimenta se vuelve muy "exagerada" y excéntrica, más de lo que es el propio Ryu puede tolerar sin sentirse avergonzado verdaderamente. Para comenzar, tiene una gran gabardina/chaqueta blanca en su cintura, sujetada por un cinturón con una hebilla que parece ser un 0; la cual simplemente actúa como si se tratara de una especie de capa. Después de eso tiene pantalones y botas negras, además de que su camiseta se vuelve muscula y parece tener un dibujo tipo esquelético del pecho de Ryu. Finalizando, usa 2 guantes hasta la mitad del brazo, además de unas muñequeras con púas en las muñecas.

imagen:
Descripción psicológica.
Ryu es en esencia, una persona racional y sencilla; sin grandes intereses por la vida ni sueños extravagantes. No muestra señales de sentimientos complejos o de ideas descabelladas; simplemente actúa de forma directa y fácil, sin complicarse más de la cuenta. Sus problemas solo tienen 2 formas de arreglo: la primera es la complicada, aquella forma que depende de un máximo de 5 pasos para terminar bien; y la segunda en cambio, es abandonar el problema. Ryu tiene una política sencilla: "Si no puedes arreglarlo en 5 pasos, ignóralo hasta que desaparezca". Y es gracias a este razonamiento que Ryu ha logrado no solo pasar desapercibido entre mucha gente, si no también ha logrado demostrar un instinto de supervivencia y egoísmo muy firme, estricto y claro. Ryu puede parecer un cobarde en un sinfín de situaciones, pero lo cierto es que el no siente miedo; cree que se trata de una emoción absurda y sin valor, por lo que se abstiene de hacer uso de ella, pero aun así, es común verlo huir de los problemas o situaciones de riesgo, aunque en realidad el solo emplea la lógica para saber si merece la pena o no arriesgar su vida. Como todo ser viviente, no tiene interés en morir, de modo que no es tonto y se retira cuando una situación lo supera en cualquier aspecto. No cree en el "poder interno" o en la auto superación de uno mismo, no, Ryu solo confía en los datos seguros y en la lógica, por lo que jamás toma ningún tipo de riesgo; y si llegara a tomarlo, significa que para él, no se trata de ningún riesgo y que la situación ya está totalmente calculada en su mente.

Ahora, bajo ese "instinto de supervivencia" tan característico en Ryu; se oculta una mente compleja, totalmente distinta a la que demuestra en su día a día. Quitando toda la "simpleza" mencionada previamente, Ryu tiene un inmenso interés por la información, pero no de un tema en concreto, si no la información en general. El siente una gran atracción por cualquier fuente de información, ya sean libros, personas o digimons; Ryu no puede evitar acercarse a todo aquello que pueda brindarle nuevos datos que acoplar a su mente, por inútiles que estos puedan resultar. En ese sentido, Ryu es sumamente egoísta, aunque claro, el egoísmo es algo natural en las personas que solo piensan en sobrevivir si lo pensamos detenidamente. Para este humano, el obtener la información que busca justifica cualquier medio que deba emplear, sin importar lo extremos que puedan resultar; no dudaría en manipular a la gente si así lograra hacerse con un poco de la información que estos pudieran ocultar, así como tampoco dudaría en sacrificar a quien sea necesario para lograr poseer lo que busca. Claro que si puede evitar usar métodos extremistas, lo evitara; pero lo cierto es que Ryu es una persona egoísta en extremo, incapaz de dejarse llevar por sus emociones para así alcanzar lo que se propone sin temor o culpa en caso de tener que cargar con todo tipo de pecados.

Es incapaz de sentir culpa u orgullo por sus actos con facilidad; de modo que solo está orgulloso verdaderamente de unos pocos logros en su vida, y en cuanto a la culpabilidad, pues no siente nada similar a ella pese a que su egoísmo con la necesidad de información y satisfacción personal, ha utilizado y se ha deshecho de mucha gente.

Alejándose un poco de este lado tan "humano" de Ryu, y pasando a una máscara típica del comportamiento humano; él puede llegar a ser amable sin razón alguna, aunque para ello primero tiene que saber algo de quien se llevara su amabilidad, o como mínimo debe sentir lástima por dicha persona. No es la típica persona que salte a dar la cara por otros, no; Ryu mantiene los problemas ajenos lejos de sus propios problemas, siendo capaz de abandonar a la gente si con eso puede hacerlos enfrentarse a sus percances. Esto no quiere decir que no le importen los problemas de aquellos que conozca y que, por algún motivo, le caigan bien, pero si significa que el no simplemente ayudara así porque si. Ryu en ese sentido, es responsable e indiferente al mismo tiempo; asegurándose de que el ajeno solucione su problema por medios propios, pero dando el apoyo suficiente para no meterse al 100% y aumentar las probabilidades de éxito.

Pasando a algo más personal respecto a este personaje; no se puede decir mucho. Sus gustos simplistas abarcan desde la lectura hasta la experimentación. Le encanta hacer todo tipo de experimentos, ya sean químicos, sociales o mecánicos; le gusta mucho experimentar y poner a prueba la combinación de distintos conocimientos para generar uno nuevo. También cabe mencionar que disfruta de jugar cualquier juego de mesa, y pese a que no tiene preferencias a ningún juego, si es digno de mención que pone un mayor empeño en los juegos de cartas, en los cuales se dispone a intentar ganar la partida. Otra cosa que puede llegar a llamar su atención sin grandes expectativas, son las obras de interpretación. Todo aquello que le permita sumergirse en la piel de otra personaje, o le haga actuar como X personaje, le resulta interesante; al punto en que siempre que ve obras de este tipo, las compra sin pensarlo demasiado solo para tener una noche de lectura y actuación.

Moviéndose a sus disgustos, pues tampoco hay demasiado que decir; y lo que se puede mencionar, pues simplemente son cosas muy básicas y típicas en casi cualquier persona. Empezamos con la hipocresía; pero no la hipocresía por interés, puesto el es un completo hipócrita que actúa de un modo u otro según le convenga en ese sentido (Aunque realmente, solo sea "oportunismo", el lo ve como hipocresía); si no, le molesta la hipocresía conformista. Toda aquella mentira que sea dicha para no lastimar a quien la escucha, le resulta molesta e inútil; puesto aunque sea hecha con buenas intenciones, no deja de ser una mentira y según Ryu, una "mentira buena" o "mentira blanca", es 100 veces más mala o negra que una mentira de esas características. Luego, la segunda cosa que entra en los disgustos de este personaje, y posiblemente la ultima, son los animales en general. Ryu es incapaz de ver a los animales como criaturas tiernas y/o domesticables, simplemente los ve como: "Bestias sin capacidad de razonamiento". No desprecia a los animales, pero si demuestra su gran desagrado a la hora de tratar con ellos, hablando de ellos como "seres inferiores". Lo mismo ocurre a la hora de tratar con digimons, siendo que trata a los digimons con apariencias salvajes/bestiales como criaturas inferiores y sin cerebro, a diferencia de los digimons humanoides o mecánicos, a los que trata como iguales.

Historia Personal.
Acto Primero: Aventuras

Todo comenzó en un hospital de New York, lugar donde nació "Baltasar Le Blanc", único hijo de una madre Francesa y un padre Japonés, pero tampoco es tan importante eso, lo que importa... son los años siguientes. Baltasar, durante sus primeros años de vida, se crio de una forma bastante especial. Su familia, por el lado de su madre, se encontraba en un punto de la clase media-alta, pudiendo permitirse grandes lujos pero sin llegar al nivel de las familias ricas del país. Sencillamente tenía una vida tranquila y sin problemas... hasta que su padre consiguió aquel trabajo. Al cumplir 8 años, el padre de Baltasar consiguió un empleo en una extraña compañía de electrodomésticos, nada realmente significativo... de no ser porque tendrían que mudarse hasta Japón para poder firmar los contratos. El pequeño niño ya tenía amistades e inclusive había comenzado el segundo año de primaria, por lo que la mudanza represento un duro golpe para su vida social. Naturalmente la madre del niño se opuso, pero debido a que era una oportunidad única para su esposo en cuanto a conseguir un mejor sueldo, y que sería la oportunidad perfecta para que su hijo se conectara con sus genes japoneses, acepto de mala gana. Es aquí cuando la vida de "Ryu" daría el auténtico salto de la paz a la "aventura".

Al llegar a Japón, su padre le dijo que allí se llamaría "Ryu", o que al menos, ese sería su primer nombre japonés. El niño se tomo en serio las palabras de su padre, quien se refería a que sería el primero de muchos nombres japoneses que podría tener y/o adoptar a lo largo de su vida. El pequeño infante termino por presentarse como "Ryu Baltasar Le Blanc" cada vez que le preguntaban su nombre, algo bastante gracioso, aunque no nos importa mucho ahora. Los años transcurrieron, y Ryu tuvo que cambiar mucho su forma de ser y actuar para adaptarse a su nueva escuela. Para su fortuna, y por exigencias de su madre, logro ser anotado en una escuela de habla inglesa y española, por lo que a diferencia de muchos otros casos de mudanzas, no se retraso demasiado en cuanto a sus estudios... aunque durante toda la primaria y gran parte de la secundaria, se acostumbro mucho mas a hablar en español que ingles, al punto en que poco a poco su ingles se fue deteriorando hasta casi no entender el idioma, como si el español hubiera sido su lengua materna.

Los años transcurrieron tranquilamente hasta que algo ocurrió durante el cumpleaños 16 del muchacho. Ryu había perdido la necesidad de celebrar su cumpleaños, debido a la cantidad de cursos de informática y programación que tomaba para poder entrar en la compañía donde trabajaba su padre. El día de su decimosexto cumpleaños, Ryu acompaño a su padre aprovechando que no tendría clases por ser domingo, pero al llegar a ese edificio extraño, no pudo evitar sentir cierta incomodidad. No hiso caso a sus presentimientos y se adentro con su padre, el cual se perdió rápidamente en su cubículo de trabajo; dejando al adolecente perdido en aquel lugar. Trato de preguntar a dónde dirigirse, pero en su búsqueda de la dirección indicada, termino llegando hasta una habitación extraña con aparatos realmente propios de una película de ciencia ficción. Una plataforma con una especie de portal frente a la misma, aparentemente inactiva y con un botón rojo a un lado de la misma. La lógica decía que debía marcharse y alejarse del botón, pero desgraciadamente, su curiosidad fue más grande... y termino condenándolo a un viaje indeseado. Presiono el botón, activando varias alarmas junto con aquella maquina. El portal se abrió, y lo último que el humano pudo recordar, fueron los gritos de advertencia de otros humanos, antes de que un inmenso destello lo consumiera completamente.

Despertó en una tierra desconocida, cuyos arboles tropicales subsistían perfectamente en un árido desierto con un cielo gélido. Desconocía completamente donde se encontraba, obviamente, pero lo que resulto verdaderamente extraño de aquella situación, fue despertar junto a una especie de salamandra gigante. Aquella salamandra le dijo que eran compañeros, y aunque Ryu lo negara, nada cambiara ese hecho.

Durante meses, viajaron juntos, exploraron sus capacidades juntos e inclusive llegaron a formar un lazo de amistad que ni siquiera Ryu esperaba crear. Todo era genial, tenía alguna que otra aventura y aprendía mas sobre aquel mundo, inclusive había logrado que su compañero se transformara; pasando de una salamandra a un dinosaurio gigante. Todo estaba perfectamente… hasta que llegaron a ESA montaña.

Según había investigado Ryu, en una montaña podría volver a su mundo, algo que no había dejado de hacer aun cuando le gustaba estar en aquella extraña tierra. Claro que al marcharse, se llevaría a su amigo, aunque no sabía como exactamente, lo intentaría; después de todo, ya había formado una amistad lo bastante estable como para dejarlo abandonado a su suerte… pero el plan jamás pudo concretarse. La aparición de una serpiente/hombre/dinosaurio/androide arruino todo. No era más grande que su compañero, de modo que Ryu dedujo que podrían derrotarlo, pero su compañero sabía que no podría, estaba un nivel por debajo en cuestión de poder. Quiso advertirle al humano pero este no escucho, y simplemente continúo con la pelea… lo que conllevo al fin de aquella amistad suya. El dinosaurio fue asesinado y el humano, quedo preso ante el monstruo atacante, quien estuvo por matarlo, de no ser porque otra entidad apareció. Un dragón rosado gigante llego y derribo al atacante sin problemas.

La batalla fue arrastrada hacia aquella montaña, donde Ryu tuvo la mala suerte de quedar atrapado. Cayó del control del monstruo hacia una caverna, cuya salida fue obstruida por el pleito entre ambos monstruos. Sintió impotencia, debilidad y tristeza por primera vez. No sabía qué hacer, estaba perdido y solo; su amigo había muerto por su culpa y seguramente el también moriría… aunque para su fortuna o desgracia, una voz resonó en la caverna… o más bien un grito. Un grito de furia lo hiso entrar en razón y empezar a correr; sin saber a dónde se dirigiría exactamente, comenzó a correr por aquella caverna hasta que una luz se hiso presente al final. Esperanzado por salir de aquella montaña, Ryu se encontró con algo que no esperaba ver: su habitación, tal y como la dejo el mismo día que partió… porque aún era ese mismo día.


Acto Segundo: Maya

Los años transcurrieron. Ryu fue interrogado y enviado a sesiones de terapia por lo que ocurrió ESE día trágico. Los investigadores de la empresa de su padre exigieron saber que había ocurrido y el simplemente dijo que nada que valiera la pena recordar ya. Sus terapeutas dijeron que había sufrido una alucinación traumática debido a estar cerca de una maquina averiada; que todo fue una ilusión o un sueño, donde podría evitar pensar en el peor destino. Naturalmente nada tenía sentido; el joven sabía que había ocurrido realmente ese día, pero prefería no recordarlo. Esa experiencia fue demasiado para él. Sintió que fue todo una prueba, y que fracasó rotundamente. Le ofrecieron probar la máquina de nuevo, a ver si podría funcionar pero él se negó; no quería volver a ese mundo, no quería volver y fracasar de nuevo. Se sentía obsoleto; por la razón que fuera que tuviera ese mundo para llevarlo, en su estadía demostró que no era realmente merecedor de aquello.

Fuera como fuera, Ryu deposito su atención y tiempo en sus estudios; logrando entrar a la universidad. Eligio una carrera en programación, con el único objetivo de conseguir dinero por internet. No tenía ámbitos sociales muy buenos, por lo que trabajar por internet o en casa seria su mejor opción para vivir en el futuro.

Uno de sus mayores éxitos, por no decir el único del que realmente siente orgullo, fue su proyecto final: una agenda electrónica. No era algo relativamente difícil, simplemente crear una agenda electrónica con su propio sistema operativo. Ryu no solo cumplió con la tarea, si no, que fue mucho más allá de lo solicitado: creo una inteligencia artificial. Él ya tenía bastantes aparatos electrónicos que le daba su padre cada vez que en su empresa desarrollaban algo nuevo; de modo que tomo todas las partes y creo un celular, en el cual instalo su proyecto final, aquella inteligencia artificial. Aunque en principio solo era un proyecto final, en poco tiempo, Ryu comenzó a dedicarle más y más tiempo a aquella inteligencia artificial, sintiendo un ligero “apego”; comenzando a tratarla de un modo más… humano. Él sabía perfectamente que solo eran datos y secuencias pre-programadas, pero algo en su interior le recordaba a otra cosa que eran solo datos, pero que sentía de algún modo. No recordaba que era exactamente, pero ese recuerdo le hiso sentir apego por aquel proyecto, que sin saber cómo… había respondido a sus “sentimientos”.

Aquella inteligencia artificial bautizada como “Maya” (Sin ninguna razón en particular) empezó a auto actualizarse constantemente, llegando al punto en que verdaderamente demostró ser una “inteligencia artificial” como tal; un pensamiento creado a base de números y secuencias, capaz de responder y argumentar sus respuestas. No hace falta decir que Ryu aprobó con honores su carrera, pero si hace falta decir que Maya permaneció a su lado. En cualquier caso, pudo haberla vendido o entregado para ganar dinero y volverse verdaderamente autosuficiente pero decidió no hacerlo. “¿Cuál sería la gracia de una vida fácil luego de la escuela?” dijo el humano, quien se dispuso a continuar con su vida, acompañado de su nueva “amiga”: Maya.


Acto Tercero: Pasado-Presente

Solo fue una semana desde que cumplió sus 26 años y el humano, ahora conocido como “Paradox” –su Nick de internet- se encontraba en un serio conflicto. Después de la universidad se dedicó a trabajar en su departamento, actuando como un programador independiente además de asistente de servicio técnico; pero aun sin salir de casa casi nunca, se vio atrapado en un serio conflicto repentinamente. Era uno de esos pocos y escasos días donde debía de salir de su hogar para comprar “provisiones”; todo iba bien… hasta que un sujeto salió volando de un callejón. No lo conocía de nada, no tenía por qué preocuparse, pero aun así, el sentido “humanitario” de Ryu lo hiso acercarse para ver si podía ayudarlo, y fue allí donde cometió el error. Un grupo de hombres se acercaron y sin preguntar o usar la lógica, atacaron a ambos sujetos porque sí. Al terminar la golpiza, Ryu observo al hombre con cierto resentimiento, aunque no tenía ningún derecho de hacerlo… menos cuando aquel hombre estaba desangrándose. Ryu quiso llamar a una ambulancia, pero apenas marco el número, quien atendió la llamada no fue el encargado de la línea de emergencias… si no una voz que le resultaba muy familiar, tanto que un escalofrió recorrió su espalda:

Otra vez has fallado en sobrevivir… y por tu fracaso, he decidido tomar manos a la obra…

Luego de aquella llamada tan extraña, sonó la voz del encargado de la línea de emergencias. Todo transcurrió con normalidad a partir de ese punto, con algunas variaciones inesperadas; la principal fue que Ryu y aquel sujeto se hicieran amigos pese a que a ninguno le importaba el otro lo suficiente como para preocuparse mutuamente. Sin embargo, algo comenzó a ocurrir en la cabeza de Ryu… algo completamente desagradable: recordar el pasado. En su cabeza, comenzaron a revivir cosas que había asimilado como un sueño, aquellas experiencias tan alegres que se teñían de negro para volverse una pesadilla en vida. No sabía que estaba ocurriendo, pero si sabía que su trabajo estaba viéndose afectado por aquella situación.

No importaba que fuera, no era capaz de completar ninguno de sus trabajos pendientes, asi como tampoco era capaz de explicarse porque se sentía insignificante e incompleto; y no fue hasta que un día de luna nueva, “EL” se presentó. En su pantalla apareció el rostro de una especie de caballero, el cual emergió de la pantalla, igual que un espectro, para sentarse en el asiento del hombre –el cual había abandonado su lugar para retroceder e intentar huir, pero sin éxito-.

-Veo que sigues igual que antes, lo cual es preocupante… yo soy la agonía, dueño de tu peor pesadilla; aquel momento que ansias olvidar, y que no te deja de atormentar

-¿Por qué la necesidad de hablar en rima, mi estimado fantasma?

-No lo sé estimado humano, ¿tu porque eres un mero lacayo?, aquí encerrado día y noche, sirviendo a la muchedumbre

-Es mi trabajo… egh… ¿Qué eres y que quieres?

-¿Quién soy?, Chaos Dukemon, ¿Qué soy?, pues un “Digimon”

-¿Digi… mon?

-¿Duele verdad?, esa palabra que tanto deseas olvidar… ese fracaso que por poco te mata, y que despedaza

-tsk… no es verdad… eso fue… solo un sueño…

-Sigue repitiéndolo hasta que lo creas, si eres capaz de vivir toda una era

-tsk… ¿Por qué estás aquí? ¿Qué quieres? ¿Por qué me estás haciendo revivir ese momento?

-estoy aquí para exigirte algo, ser mi preciado lacayo; deseo vengarme del repugnante carmesí, teñir mis manos con sus datos sin fin; pero solo no podre, porque el peso de la muerte… tu memoria he reconstruido, con el único propósito de darte un motivo… tu alma se fragmento en ese mundo, y ahora pagas el precio de tu valor diminuto

-¿Qué…?

-¿quieres olvidarlo todo de verdad?, pues ayúdame una vez más; ven al mundo digital… y completa tu patético historial

-No te creo… además, ¿Cuándo te eh ayudado antes para que deba ayudarte “una vez más”?

-Ese día cuando fracasaste, sufriste tanto que me despertaste; tu sentimiento de agonía actuó como despertador, cruel y eficaz como un ejecutor… tú eres responsable de mí despertar, así como yo de tu tempestad emocional; ahora, “paradoja”, ¿listo para enfrentar tu última oportunidad de aprobar?

Sin prácticamente ninguna opción, acorralado y “desesperado” por olvidar toda esa experiencia; Ryu acepto lo que “Chaos Dukemon” quería. El ejecutaría la venganza que deseaba llevar a cabo el caballero oscuro, y para lograrlo, el caballero le brindaría poder. Un trato quizás poco beneficioso para el humano, pero en ese punto, no tenía ninguna otra salida; no sabía de lo que era capaz ese “fantasma”, ni tampoco de que tanto podrían afectarle más aquellos recuerdos. El pasado había regresado para asentarse en el presente…

Codes by Kitty Sykes ☀️ 2013 SC




Información extra:

Fumador: Ryu es un fumador, aunque realmente solo fuma un cigarrillo o 2 por semana. Quizás esa cantidad no lo vuelve un "fumador" como tal, pero así lo ve Ryu.

Maya: Maya es una inteligencia artificial diseñada por Ryu con ayuda de todos los datos y cursos que tomo a lo largo de su vida sobre programación. Se encuentra únicamente en su teléfono celular, pero si quisiera, podría copiarse a un Pendrive para ser instalada/mudada a otro aparato electrónico. Es una simple asistente personal digital, ni más, ni menos.


Digispirit


Tipo: ChaosDukemon Spirit
Elemento: Oscuridad
Apariencia:


Última edición por Ryu Paradox el Dom Abr 16, 2017 6:42 pm, editado 2 veces
avatar
Ryu Paradox
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 58
Cuentas :





Ficha :

Relaciones : =Pendientes=
Cronologia : =Paradoja en proceso=
NPCs : =No Playing Characters=
Nivel On Rol : Humano // Human Spirit
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ryu Paradox ID

Mensaje por Elith el Sáb Mar 18, 2017 3:13 am

Ficha aprobada

Bienvenido "extraño que no habia visto nunca en mi vida"

diviertete en el foro y no incumplas las reglas ^^

avatar
Elith
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 513
Nivel On Rol : Mega
Icono : Chaos Empire: Organización criminal con ideales indecisos y cuya única meta podría decirse que sembrar el caos, ayudando a cumplir las metas egoístas de sus miembros
Rango y Unidad : Elith
Rango: Chaos general
División: D-brigade
Unidad/Sub-division: Blue Demons

Vaal
Rango: Chaos general
División: D-brigade
Unidad/Sub-division: Blue Demons

Rango y Unidad Digi Aliado :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ryu Paradox ID

Mensaje por Ryu Paradox el Dom Abr 16, 2017 7:01 pm



FukushuParadox
“La venganza es el peor veneno”
Nivel Pre-muerte: Super Ultimate
Nivel Actual: Ancient Spirit
Genero: Masculino
Elemento: Oscuridad
Pseudo Elemento: Venganza / Veneno
Orientacion Sexual: Hetero



Descripción física.
Fukushu es en principio un ChaosDukemon común y corriente, con la única variante de que alrededor de su armadura hay grietas o trozos de metal faltantes, los cuales simbolizan tanto su putrefacción por estar muerto como su elemento: el veneno.
Descripción psicológica.
Se destaca por ser un digimon que disfruta de ver las cosas malas que les ocurren a los demás, aprovechándose de que es un fantasma para espiar a la gente y aprender sobre sus desgracias. No le importa quien sufra, simplemente se divierte bien el malestar de otros; y del mismo modo, disfruta de ser él quien cause todo el problema. No le importa nada ni nadie más que el mismo, aunque pueden existir excepciones, pero todas son porque él busca algo que le convenga. Una de esas excepciones es Ryu, ya que lo necesita para cumplir su objetivo de venganza contra Dukemon, de modo que se preocupa por él y le ofrece el poder necesario para pelear; aunque del mismo modo, lo tortura constantemente y degrada para asegurarse de que el no intente hacer nada de lo cual ambos puedan arrepentirse.

Lo único que le importa más que su conveniencia, es la venganza. Adora todo lo relacionado con la misma; y por ello siempre que ve a alguien con la necesidad de vengarse, no puede resistir la tentación de indagar en el asunto para ver si puede ayudar. Es la única forma en la que puede ser “caritativo”, que a quien ayude este buscando la venganza sobre otra persona.

Es rencoroso pero siempre se mantiene tranquilo, o al menos lo aparenta. Cuando las cosas no van a su favor, se muestra poco a poco más y más serio y frio; queriendo encontrar una solución rápida al problema para acabar con este de una vez. Es por ese motivo que cuando se trata de hablar sobre Dukemon se muestra más serio de lo normal; ya que es un problema que ha arrastrado durante demasiado tiempo y que quiere solucionar, por lo que busca siempre una forma rápida de acabar con todo sin tener demasiadas dificultades ni gastos en el proceso. No hace falta mencionar que odia a Dukemon, pero solo al miembro originario de los Royal Knights, no a toda la especie; y eso es porque fue ese digimon quien lo encerró durante siglos en una montaña.

Historia Personal.
Cuenta la historia de que del infierno digital emergió una dama demonio que trajo consigo un espejo, pero fue detenida por los caballeros sagrados. El espejo quedo abandonado en un antiguo templo que fue redescubierto por el caballero de la lanza ardiente y el escudo del juicio. Cuando el caballero se reflejó en el espejo, de este emergió otro caballero igual, pero este tenía un espíritu agresivo y rebelde. El original decidió llevarse a su copia consigo para entrenarlo como un caballero, queriendo darle un propósito en este mundo; pero conforme los años pasaron, la copia demostró que solo le importaba superar al original. Frecuentemente desafiaba al caballero de la lanza para ocupar su título dentro de aquel grupo selecto de digimons, pero siempre perdía; y cuando finalmente se hartó de ser derrotado, huyo sin dejar rastro. Pasaron 8 meses y finalmente la copia regreso, pero ya no más como una simple copia, ahora era un individuo único. Desafío al caballero de la lanza y cuando estuvo por ganar, enseño aquello que le dio poder: su cuerpo se tiño de plata y sus armas se volvieron oscuras. El caballero de la lanza, quien portaba un virus de temible poder en su interior, no conto con que su copia tendría ese mismo virus, y tampoco conto con que sería tan irresponsable como para dejarlo emerger más allá de los límites de su armadura. La copia se volvió un ser maligno en toda regla, y cuando estuvo por asesinar al caballero original, este fue apoyado por sus hermanos para enfrentar a la amenaza. Fue nombrado “ChaosDukemon”, el primero de su tipo, y cuando fue derrotado, este juro que algún día asesinaría a quien lo dejo salir del espejo, Dukemon.

El caballero de la lanza, tras derrotar al ser maligno, lo encerro en el corazón de una montaña junto con el espejo del que emergió, con la intención de que este no pudiera reflejar nada nunca más; pero antes de ser encerrado, ChaosDukemon libero su data en el mundo, infectando a cientos de digimons para que su especie no se extinguiera y para que ellos cumplieran su voluntad de tomar venganza. No obstante, el caballero corrupto murió dentro de aquella cueva, refugiando su espíritu en el espejo para mantenerse en este mundo; y no fue hasta que pasaron miles de años que pudo volver a salir. Sintió las penas de un humano, el miedo, el dolor, la ira; todos esos sentimientos negativos despertaron al caballero de su sueño y le brindaron la fuerza suficiente para salir de su espejo. El humano toco el sello de la cámara donde se encontraba ChaosDukemon, y cuando todos esos sentimientos tocaron el sello, el no dudo y se internó en el humano, logrando que este lo liberara de su prisión.

Actualmente ChaosDukemon es llamado “Fukushu” y es el “compañero” del humano que lo libero: Ryu Paradox. Ahora solo tiene un objetivo en mente: asesinar a Dukemon a toda costa.

Codes by Kitty Sykes ☀️ 2013 SC


avatar
Ryu Paradox
Tamer
Tamer

Digi Puntos : 58
Cuentas :





Ficha :

Relaciones : =Pendientes=
Cronologia : =Paradoja en proceso=
NPCs : =No Playing Characters=
Nivel On Rol : Humano // Human Spirit
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ryu Paradox ID

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.