Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» 01- El comienzo de un viaje. (Priv Akira Kurusu)
Ayer a las 10:17 pm por Akira Kurusu

» Escape de Azkaban (Priv: Acubens Altaf)
Ayer a las 3:45 pm por Acubens Altaf

» Más allá de los limites [Priv. Astolfo]
Dom Abr 22, 2018 8:33 pm por Astolfo

» [Evento] The New Race
Sáb Abr 21, 2018 4:37 pm por Luna Kobayashi

» Zero y Corona[Construcción]
Vie Abr 20, 2018 3:51 am por Zero Yamato

» [Coronamon]
Vie Abr 20, 2018 1:43 am por Scott Desaster

» Natsumiko Makuhari [Terminada]
Jue Abr 19, 2018 8:56 pm por Roku Ginshô

» [Leormon/lLeomon/Banchou Leomon]
Jue Abr 19, 2018 8:48 pm por Sigrun Vinter

» Lost in Wonderland (Libre)
Miér Abr 18, 2018 8:07 pm por Runari Wildly


Click en los botones para ir a los respectivos temas
El descubrimiento de las ruinas del Monasterio Draco, tallado en lo alto de una desolada montaña en el valle de los dragones, ha despertado un gran interés por todo el Digimundo. Principalmente porque según los tallados de la pared exterior dentro de las ruinas se encuentra un obre mágico que contiene en su interior la data y poder del treceavo Royal Kinght, la cual sera dada a quien reclame dicho objeto. Según la historia grabada en los murales, el obre fue dejado allí por el mismo Royal Kinght en caso de que su poder sea necesario para derrotar al mal que se alce en el futuro...por desgracia semejante premio también a llamado la atención de quienes usarían el poder para sus propias metas egoístas. Por lo que esta aventura ahora se a vuelto una carrera por ver quien consigue el gran premio.
6 meses despues de la ultima carrera, un BanchoLeomon reune al viejo equipo de organizacion para dar un nuevo espectaculo, pero en esta carrera, el misterioso patrocinador ha enviado a un "Aspirante a Campeon" con un extraño y unico Digivice. ¿Que es lo que sucedera a lo largo del evento y como funciona este nuevo digivice?.
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 113 el Miér Mayo 23, 2012 12:27 pm.




Mejores posteadores
Scott Desaster (2136)
 
cadejo (2039)
 
Roku Ginshô (1186)
 
Fuji Raikomaru (1024)
 
Sigrun Vinter (993)
 
Kurai (909)
 
Rena Ryuugu (810)
 
Ed Elric (641)
 
Ralian (622)
 
Akira Kurusu (571)
 





Tower Of God (TOG)One Piece Sea Crown
Road to Shinobi
Lost Soul



Crear foro

Ordinary Days

Ir abajo

Ordinary Days

Mensaje por Runari Wildly el Mar Mar 20, 2018 11:21 pm

Llegada

Se había preparado mentalmente para esta situación, se tomó incluso el tiempo de planear cualquier ruta de escape posible si todo su maldito plan terminaba siendo solo un gran y horrible fracaso. Se sentía extraño, al menos para ella, que se tuviera que realizar un plan estratégico para llegar a casa y evitar que todo el mundo entrara en pánico mientras gritaban a lo loco.

Plan A: Abrir la puerta y actuar como si nada mientras le explicaba a su madre que traía a un lagarto blanco del tamaño de un pastor alemán a vivir con ellos, ya que al parecer eran una especie de compañeros que el destino unió sin importarle nada lo que ambos sintieran al respecto, sin mencionar que era una criatura de otro mundo.

Ya podía descartar esa opción, posiblemente su familia terminaría por internarla en algún loquero y el digimon siendo enviado a un zoológico.

Plan B: Tratar de meter al digimon por la ventana del segundo piso y mantenerlo escondido en la habitación por el resto de su vida. Podría llevarle de comer durante la noche o cuando nadie estuviera en casa, ella tenía su propio baño único a la habitación, por lo que tampoco eso sería un problema. El verdadero problema radicaba en cuando se fuera a la escuela. El quedaría solo y su familia no entendía nada sobre la privacidad, por lo que sin duda terminaría siendo encontrado más temprano que tarde, terminando todo en, de nuevo, pánico y gritos.

Solo soltó un gemido de frustración mientras rascaba furiosamente su cabeza, ya estaba empezando a oscurecer y si se tardaba más tiempo en llegar a casa sin duda se metería en problemas, de nuevo, logrando que toda la situación solo empeorara para ambos. ¿Por qué tenía que ser tan difícil esconder una criatura de otro mundo? Lo animes y las películas lo hacían parecer fácil.

Por su parte, el digimon blanco solo observaba a la chica mientras esta se carcomía la cabeza tratando de buscar una solución a toda la problemática.-Sabes.-Comenzó a hablar mientras la chica ocultaba la cara entre sus manos y clavaba las uñas en su cuero cabello.-Siempre puedo quedarme en el bosque máquina, no es necesario todo esto.-Claramente, él no estaba convencido ante la idea de vivir con los humanos.

Y solo con decir esas palabras casi termina siendo lagarto frito en el lugar, ya que termino recibiendo una mirada de puro ansiedad y nerviosismo.-¡NUH UH SIR! ¡No me estoy rompiendo la maldita cabeza para que tú te vayas al bosque con intenciones de huir! ¡Te recuerdo que AMBOS estamos metidos en este embrollo!

Estaba a punto de seguir gritando, cuando el sonido de pasos la alerto, no lo pensó mucho solo empujo al lagarto a los arbustos de frente a su casa, solo esperaba que esa condenada capa roja no se notara mucho.

Se quedó ahí parada frente a su casa, fingiendo ser una persona normal y cuerda, mientras el transeúnte pasaba, pero este no era un ciudadano promedio, no, este hombre ¡Tenia una Iguana con correa justo en el hombre! Este hombre sin duda era el más genial de todo Japón.

Y bendita sean las iguanas, le acaban de dar la respuesta a todos sus problemas.-Quédate ahí ya regreso.-Le indico al digimon que estaba escondido antes de salir corriendo hasta la tienda de mascotas al final de la calle. Esta iba a ser una idea loca, pero era la única que tena en estos momentos….










-No.-Corto en seco el digimon poco después de que la humana había regresado y contándole su brillante y genial plan.

-Vamos solo serán unos pocos minutos.-Le daba ojos de súplica al digimon mientras en sus manos sostenía la correa.-No tienes que hacer nada solo ponértela y no hablar.-Esta era una idea loca, incluso para ella, pero dado que se habían quedado corto de opciones, no había mucho más que hacer.

-Me quieres reducir a mascota.-Gruño.-¿¡Como esperas que acepte esto de buena gana!?.-Claramente, era una criatura muy orgullosa, por esta razón había optado por ir al bosque máquina y solo recibir visitas ocasionales de la chica, y quien sabe, con suerte esta terminaría por olvidarlo.

-Es esto o que te diseccionen. Tú elijes.-No bromeaba, lo dejaría en la calle si esto se alargaba más. Claramente, no le dejo muchas opciones al digimon.

Pocos segundos después, la puerta de su casa se abría permitiendo que Runari entrara sosteniendo la correa de forma firme en su mano derecha.-¡Lllegue!.-Era hora del show, sin importar que solo debía seguir adelante con su plan desquiciado.

No tardó mucho en oírse los pasos de alguien, llegando a los pocos segundos una mujer de edad adulta y con gran parecida a la joven, sobre todo en los ojos, a pesar de que estos tenían una mirada más severa a comparación de la chica, los cuales se dirigieron inmediatamente a la criatura blanca que estaba tras Runari.

El digimon estaba a punto de exclamar algo cuando sintió de repente que la correa era jalada callándolo en el acto. Por unos instantes casi se podía cortar la tensión que había en el aire, Runari, solo trago una bocanada de aire y actuó como si nada estuviera pasando.-Mom! ¿Recuerdas que dije que quería un perro?

-¿Eso es un perro?.
-Hablo mientras una de sus cejas se arqueaba hacia arriba y apoyaba su peso sobre su pierna izquierda.

-No, pero es igual de guardián.-Vamos bien, sigamos así.-Me inscribí en una página de adopción de criaturas en peligro, al parecer tengo los requisitos necesarios para mantener a uno. Recién hoy llego de Dinamarca.-Bien, nada mejor para distraer que mencionar un sitio lejano.

-Y que exactamente es….¿El?-Se notaba en las expresiones de la mujer que no estaba convencida con esta historia.

-Es un cocodrilo enano albino dinamarquiano, el único cocodrilo conocido por alimentar con…con….-¿¡Por qué había mencionado eso!? No importaba, solo tenía que decir lo primero que se le viniera a la mente.-¡Coles!.-Y ya estaba perdida.

-¿Coles?.

-Si exactamente, así que no hay que preocuparnos de que nos coma una pierna por las noches.-Aunque era muy posible que pasara ya que podía sentir la aguda mirada del digimon clavándose en la nuca.

-Si tú lo dices. Hablare con tu padre cuando llegue.
-Por unos segundos la mirada de Runari se ilumino con total alivio.-Pero tu pagaras todos sus gastos.-El brillo en sus ojos duro muy poco, solo observo a la figura de su madre marchándose por el pasillo.-Tu lo adoptas, tú lo mantienes. Además desde ya te digo que no pienso limpiar lo que haga, si llego a encontrar algo dormirá afuera.

Y con eso solo vio a su madre marcharse por el pasillo, dejando a Runari frente a un nuevo problema, buscar un condenado trabajo, ya podría presentir como seria su vida de ahora en adelante.

El digimon, solo destruyo la correa con sus garras quitándosela del cuello y miro a la humana con una mirada no muy feliz con los acontecimientos recientes.-¿Coles?

Y así comenzó la vida justos de Ruanri y Haku, también como el digimon paso a tener una nueva dieta a base de verduras, las cuales, quemaba cada vez que tenía la oportunidad.
avatar
Runari Wildly
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Faltas : Inmigrante ilegal de Witchelny desde 2017
Digi Puntos : 243
Cuentas :
Ficha :
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.