Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» Día en playa digital [libre]
Hoy a las 3:10 am por Hyoga Uzuke

» Petición de Lineas Evolutivas
Ayer a las 11:56 pm por Gaioumon

» Nota Nro. 1: Tamers en Akihabara (Priv. Hepokomaru)
Ayer a las 8:54 pm por Hepokomaru

» ID de Sebas
Ayer a las 7:54 pm por Sebas Stelar

» Ficha de Hepo ^^
Ayer a las 7:42 pm por Hepokomaru

» Obtención de Beneficio
Mar Jun 27, 2017 10:41 pm por Scott Desaster

» Sentimiento oculto [ Privado Ethrios]
Mar Jun 27, 2017 9:25 pm por Ethrios

» Petición de Inventario
Mar Jun 27, 2017 7:32 pm por KaguraGr

» Servir y proteger [Privado: Hibiki]
Mar Jun 27, 2017 7:06 pm por Hibiki Sanjō


Click en los botones para ir a los respectivos temas
La fiesta por el aniversario de los Union Saver y por los mas de 10 años de paz en la Ciudad Central, se lleva a cabo en la misma, e inunda de felicidad y alegría a todos los habitantes y turistas que llegan a formar parte de esta celebración...pero las fuerzas del caos están dispuestas a arruinar la fiesta y cuentan con un sin fin de quimeras digitales, para llevar a cabo su tarea.
El descubrimiento de las ruinas del Monasterio Draco, tallado en lo alto de una desolada montaña en el valle de los dragones, ha despertado un gran interés por todo el Digimundo. Principalmente porque según los tallados de la pared exterior dentro de las ruinas se encuentra un obre mágico que contiene en su interior la data y poder del treceavo Royal Kinght, la cual sera dada a quien reclame dicho objeto. Según la historia grabada en los murales, el obre fue dejado allí por el mismo Royal Kinght en caso de que su poder sea necesario para derrotar al mal que se alce en el futuro...por desgracia semejante premio también a llamado la atención de quienes usarían el poder para sus propias metas egoístas. Por lo que esta aventura ahora se a vuelto una carrera por ver quien consigue el gran premio.
Luego de que un grupo de Digital Inc profanara unas ruinas con su tecnología, provocando la desaparición del mismo grupo; la famosa cueva de las profecías de Shakamon, First Cave, sufrió un terremoto y una nueva profecía se escribió en su pared…pero esta poseía un gran dilema puesto estaba incompleta:
“Fue nuestro padre quien alzo los muros. Fue nuestro Señor quien cubrió la cuna con el techo. Fue el todo poderoso quien tallo las inscripciones. Fue Yggdrasil quien puso a dormir al …[parte dañada]…Hijo de…[parte dañada]… en su interior la fuerza pura del caos crece…[parte dañada]… Witchelny…[parte dañada]… Su despertar traerá un gran cambio. Su despertar traerá caos y destrucción. Su despertar traerá la destrucción de los Royal Kinghts.”
Ante esta noticia los clanes se apresuran en actuar y llegar a las ruinas lo antes posible.
Han pasado ya varias épocas dentro del mundo digital desde que los Royal Knights, los caballeros de Yggdrassil encargados de proteger y vigilar el mundo digital, desaparecieron sin dejar rastro alguno. Por muchos años, fueron buscados por sus seguidores; pero nadie obtuvo ninguna pista de ellos, ni siquiera alguna señal de que pudieran seguir con vida… simplemente, desaparecieron de un día para el otro en la nada misma. Pero aunque la presencia de estos caballeros desapareció de la faz del mundo; sus espíritus siguen vivos en los corazones de los Digimons que transmitieron las grandes hazañas de los Royal Knights como leyendas con el pasar de los años; y tal es esta vitalidad memorial que al día de hoy, se celebra un gran festival en honor a los caballeros santos.
¿Quién está en línea?
En total hay 13 usuarios en línea: 5 Registrados, 0 Ocultos y 8 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Hibiki Sanjō, Hyoga Uzuke, KaguraGr, Lena Stevens, Roku Ginshô

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 113 el Miér Mayo 23, 2012 12:27 pm.




Mejores posteadores
cadejo (2067)
 
Scott Desaster (1827)
 
Kurai (914)
 
Sigrun Vinter (857)
 
Rena Ryuugu (853)
 
Roku Ginshô (779)
 
Fuji Raikomaru (665)
 
Ed Elric (649)
 
Ralian (639)
 
Elith (554)
 





Tower Of God (TOG)One Piece Sea Crown
Road to Shinobi
Legado NinjaLost Soul



Crear foro

Roku Ginshô, samurai y tamer

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Roku Ginshô, samurai y tamer

Mensaje por Roku Ginshô el Lun Dic 07, 2015 4:49 am

Tamer:


-Nombre: Roku Ginshô
-Sexo: Varón
-Edad: 20
-Digivice: D-Scanner

-Apariencia: Midiendo 1'77 y pesando 78 kilos su condición física oscila en la media japonesa, si bien gracias a un entrenamiento y alimentación estricta posee una constitución fibrosa que guarda una musculatura que no sobresale a simple vista. Por su forma de ser nunca ha dedicado mucha atención a su aspecto, siendo la única excepción su asistencia a las clases donde porta un impoluto uniforme que cuida por deferencia a sus padres, manteniendo un peinado estático y cuidado e incluso llevando sus lentes especiales.

Todo esto es ignorado cuando asiste a las prácticas de su club o en su vida rutinaria, donde su estilo cambia drásticamente. Si casi siempre suele vérsele vistiendo los diferentes uniformes escolares, en su tiempo de ocio solo porta ropa de entrenamiento holgada y cómoda.

De cabello castaño oscuro y ojos avellana, debe usar unas lentes especiales por una lesión en la retina del ojo izquierdo, pero suele prescindir de estas en sus entrenamientos, cambiando su peinado hacia atrás y dejándolo al viento.

Cabe destacar que confeccionó un traje improvisado para sus pesquisas nocturnas, simulando ser un justiciero. Ciertamente la ropa pretendía esconder su rostro de posibles cámaras


Vida Estudiantil:

Practicando con espadas:

Al club de kendo:

"Discreto" disfraz de justiciero:

-Personalidad: Desde muy pequeño planificó su vida con unos objetivos muy claros. El accidente que le relegó varios años a una cama de hospital hizo que abandonara sus sueños infantiles y se centrara en su recuperación. Cuando pudo volver a andar inició un régimen de entrenamiento y estudio que le permitiera proteger a los suyos a través de los ideales que le inculcaron. Basándose en los principios del bushido que su familia ha seguido durante generaciones es una persona que siempre antepone sus ideas a las de los demás. El valor, la determinación y la lealtad son los pilares esenciales de su forma de ver el mundo.

Esto no hace que sea egoísta, ya que también defiende la benevolencia, la sinceridad y el respeto. Con todo esto albarca las virtudes por las que debe su nombre, “seis”(“Roku” en japonés), que dan como producto la más importante: el Gi, “la perfección moral”. En resumen su forma de entender las cosas pasa por el filtro psicológico de un samurai si viviera en nuestros tiempos, y si bien no le importa sacrificarse o esforzarse por otros debe tener un motivo que le mueva a la acción o no moverá un dedo, focalizando su atención en otras metas.

Como producto de esto su comportamiento se asemeja más al de un sociópata o a un robot que al de una persona normal, tratando los temas de forma seca y directa, procurando ahorrar energía siguiendo el camino más rápido. Aunque sus pretensiones sean bondadosas, la forma de exponerlo parecerá que es rudo o está enojado, pero en realidad es algo más simple: no sabe hablar con personas.

-Historia:

Todo empezó hace diez años. Un matrimonio paseaba con su hijo de nueve años por el centro de la ciudad. Se acercaba la Navidad y el muchacho quería ver cómo se encendían las luces que alumbraban los escaparates de las jugueterías. Para él eran como las estrellas del firmamento, pero que estaban casi al alcance de la mano. Otras familias se encontraban aquel día paseando, ya fuera para adelantar las compras de la natividad o para disfrutar del ambiente festivo, pero aquel día nadie pudo celebrar nada.

Los gritos opacaron las tonadillas que resonaban en los centros comerciales, y el sonido de vidrio roto y hormigón destrozado incitaban al creciente jaleo. Sin duda, los presentes esperaban que aquello fuera un mal sueño, pero aquel espectáculo dantesco no era tan inofensivo. Un gigantesco monstruo, negro como una noche sin luna, rugía mientras sus garras escarlata se clavaban en los muros colindantes y en el suelo, arrojando enormes cascotes en todas las direcciones. Frente a este un ser alado que iluminaba la escena como un falso sol se oponía en duelo singular a la bestia, despidiendo haces que estallaban de forma similar a los fuegos artificiales de Año Nuevo.

Todos corrían procurando salvar su vida, pero el tumulto carecía de orden y control. Algunos cuerpos fueron arrojados contra el suelo y pisoteados por otros que buscaban solo su propia seguridad. La opción más inteligente, como una cruel broma del destino, era quedarse quiero, ignorando las bocacalles que ofrecían una falsa seguridad al exponerse uno a la desesperación de la gente.

Antes de poder pensar siquiera en moverse su cuerpo ya estaba en movimiento. Lo último que pudo ver aquella noche fue cómo una avalancha de sedimentos se dirigía hacia su madre, y sacando una fuerza impropia de alguien de su edad, pudo apartarla a tiempo. Pero fue él quien quedó sepultado en aquellos restos.

Despertó en una habitación de hospital, no sintiendo nada en su lado izquierdo, pudiendo ver por su único ojo funcional las vías que introducían en su torrente sanguíneo los compuestos necesarios para estabilizar su situación. A lo largo de las siguientes semanas los médicos le intervinieron en múltiples ocasiones intentando restaurar su condición anterior, lográndolo en gran parte, pero no pudiendo reparar el ojo izquierdo. Una lesión en la retina impediría que su vista funcionara como siempre, debiendo usar unas lentes especiales para percibir la profundidad.

La rehabilitación fue dura en sus inicios, y tardaría tres años en volver a tener movilidad plena en el brazo y la pierna, pero a lo largo de ese tiempo el muchacho nunca vaciló, ni dejó que las lágrimas o la frustración de ser un tullido acabaran con su ánimo. Sus padres fueron los primeros en ver en que algo en Roku había cambiado, pues no se comportaba como un niño normal.

Aquella noche el pequeño vio sus limitaciones y fue consciente de que él no podía cambiar nada, ni proteger lo que quería, y por ello, postrado en la cama, decidió que nunca más volvería a experimentar eso. Recuperó las lecciones perdidas a un ritmo inusual, alternando sus lecturas con ejercicio físico. El pequeño apenas descansaba, reduciendo su horario de sueño al mínimo de seis horas con la excusa de que necesitaba fortalecer su cuerpo atrofiado y ponerse al día con sus estudios.

Pero ese ritmo no decayó ni cuando se incorporó al instituto. El joven Roku seguía forzando su cuerpo al límite cada día mientras expandía sus conocimientos en sus ratos libres. Se convirtió en costumbre leer los libros en voz alta para grabarlos y poder escucharlos cuando salía al parque, lugar donde efectuaba la mayoría de sus ejercicios.

Sus progenitores se preocupaban por este malsano modo de vida, pues las relaciones sociales y el ocio habían desaparecido en la mente de su hijo, pero irónicamente se convirtió en un símbolo de orgullo para el resto de sus familiares, especialmente para su abuelo, general retirado del ejército de tierra japonés. La familia Ginshô tenía una tradición militar que se remontaba incluso a las disputas previas a la época Tokugawa, e incluso conservaban el daisho o escudo familiar.

El anciano se convirtió en el único enlace de Roku con la realidad, transmitiéndole este las enseñanzas familiares y ayudándole con sus propósitos de entrenarse contra una amenaza que solo existía en su cabeza. Le explicó el origen de su nombre, “Roku” son las seis virtudes del bushido, el camino del guerrero, que dan lugar al Gin, la “capacidad de elegir corectamente”, que define a quien ejerce el Ginshô, estratega militar e importante figura del shogi.

Cuando este murió toda la familia se reunió, y Roku fue reconocido como el vivo retrato de su abuelo: una persona que ha dedicado su vida a la defensa de los valores familiares y nacionales. Pero lo que más les extrañó fue que, pese a estar muy unido a este, el chico no derramó una lágrima. Era consciente de que no podría evitar la defunción de su querido abuelo, pero si hubiese tenido una mínima posibilidad de salvarlo, lo habría dado todo por ello.

Ingresando ya en la educación superior, sus progenitores le convencieron de apuntarse a un club, para que de este modo socializara con sus compañeros y volviera a ser el muchacho de antes, pero no pudieron errar más. Inscribiéndose en el club de kendo rápidamente fue apodado con extraños apodos, tales como “Benkei” o “Nobunaga”, ambas figuras del folclore japonés caracterizadas por su belicismo y falta de piedad. Pocos podían practicar con él y salir ilesos, tomándose cada entrenamiento con la misma seriedad que sus combates. Con esto solo quedó aún más aislado, pero para él fue un triunfo. Ahora disponía de un medio para poder luchar de verdad.

Hacía tiempo ya surgían seres similares a los del ataque en las noticias. “Monstruos digitales” fue el nombre que recibieron, o “Digimons” para abreviar, y aunque nunca tuvieron la envergadura ni poder de los que casi acabaron con su vida muchas veces se tomó la justicia por su mano cuando estos huían de los organismos del orden. Por supuesto más que amenazas eran gamberros o camorristas que solo causaban problemas menores, pero Roku los veía parte de un colectivo a eliminar, y si bien nunca llegó a matar sí es cierto que muchos de estos acababan maltrechos y postrados en la puerta de alguna comisaría.

Este modo de vida se convirtió en rutina y, cuando quiso darse cuenta, ya estaba en los estudios preuniversitarios. Los exámenes no supondrían un problema pues, para evitar el disgusto de sus adres, nunca había desatendido sus estudios pese a las prácticas de kendo, sus entrenamientos o sus pesquisas nocturnas. Su tranquilidad contrastaba con el ambiente de clase, pues sus compañeros no podrían estar peor parados. Ignorándolos, y como todos los días, se sentó tranquilamente en su pupitre esperando la llegada del profesor.

Tardó tiempo en sentir que alguien lo estaba encañonando. Sus compañeros no estaban asustados por el inminente examen, sino por un grupo paramilitar que los estaban asaltando en ese mismo momento. Antes de que le obligaran a levantarse ya tenía su boken (espada de madera) incrustado en la cabeza de aquel que lo estaba apuntando, al cual usó de escudo humano para protegerse de las balas. Rápidamente se acercó al grueso y empezó a golpear en aquellos puntos que sabía que podría inutilizar a los agresores, ya fuera la clavícula o las rótulas.

Sin pensar mucho en las consecuencias de sus actos siguió peleando. Sabía que no abrirían fuego contra un oponente cuerpo a cuerpo, ya que correrían el riesgo de dispararse entre ellos, pero esta ventaja duró poco. Una única bala partió su boken, y aquel tipo de extravagantes vestimentas comenzó a hablarle. No vestía como un soldado, sino con un lujoso abrigo, y su rostro quedaba oculto tras una máscara de lobo, motivo animal que aparecía incluso en su calzado, que poseía tres púas a modo de garras. Cuando este comenzó a hablar los hombres se cuadraron, como si su palabra fuera ley. El discurso fue una sentencia clara y concisa:

-Lo sabía, sabía que encontraríamos al Justiciero aquí. Muchacho, me has arruinado muchos negocios, y como comprenderas eso no es bueno... Pero me caes bien -su risa resonó en toda la sala- me caes inesperadamente bien, sí, eres todo lo que busco. Trabaja para mí, muchacho.

-No me interesa, lo siento, debo hacer el examen y mañana me toca...

-¿En serio, muchacho? ¿Me estás tomando el pelo? No te estoy dando a elegir, ¿y si te metiera una bala entre ceja y ceja?

-Moriría y no recuperarías las pérdidas de tu negocio. Es más, el despliegue de fuerzas se malgastaría y tus posibles rivales aprovecharían esta muestra de debilidad.

-...Ahora entiendo por qué has sido tan molesto. Y DE VERAS ME CAES BIEN, CHAVAL. Y por eso no voy a matarte. Pero de ellos no he dicho nada. ¿Quieres ver cómo vamos ejecutando uno a uno a tus compañeros? Si esto hace que te unas, no hay debilidad. ¿No es así, genio?

-Está bien -dijo Roku evaluando la situación-, dime tus condiciones y acabemos con esto.

-Así me gusta, chico...

Aquel extraño tipo sacó una especie de teléfono móvil gigante, similar a un walkie talkie, y una estatuilla oxidada, depositando ambos en un pupitre. Sonriendo al saberse ganador, instó a Roku a que se acercara para explicarle las condiciones.

-Esto es tu llave a otro mundo, al digital, y deberás protegerla con tu vida. Cuando atravieses esa puerta-señalando el dintel de la salida- Ya no estarás en la Tierra, irás al otro lado. Allí serás mis ojos, mi voz y mis manos. Te vas a encargar de todos los “trabajitos” que me has arruinado, chaval, pero tranquilo. Si todo sale bien no tienes de qué preocuparte. Yo cumplo mis tratos, y ellos estarán a salvo mientras no la chafes, ¿entendido?

-Es imposible que pueda efectuar tus trabajos. No podría vencer a la mayoría de esos monstruos, y dudo saber usar artillería pesada. Solo sé manejar la espada.

-Y por eso te entrego esto, se llama digivice-dijo mientras una extraña luz emanaba del artilugio, asimilando la estatuilla- Y te permitirá enfrentarte a los digimon de igual a igual. Solo debes ganar poder y el digispirit te otorgará nuevas armas. Solo debes aceptarlo y trabajar con la misma diligencia conque actúas ahora mismo. Es momento, muchacho-asentía mientras se abría un portal en aquella salida-, ve y cumple con el trato, mi pequeño Azazel.

Siendo consciente de que acababa de hacer un pacto con el demonio, cogió el digivice y cruzó aquella puerta. El transporte fue instantáneo, y se encontraba en un lugar como nunca antes había visto: montañas de roca morada, árboles con carne colgando, máquinas expendedoras en mitad de la nada...

-Así que el infierno tiene sentido del humor. Pues habré olvidado cómo reírme.

Inició su marcha dudando de las promesas de aquel tipo. Ni aquel artilugio garantizaba su seguridad ni sus compañeros estaban a salvo, pero era el único camino que podía seguir. Al igual que el shinshengumi, a veces había que tomar decisiones difíciles y cuestionables. Pero su meta no era tan honorable como la de aquel grupo.

Se había convertido en Battosai, el brazo ejecutor de los insurgentes.

Se había convertido en un demonio.


Digispirit:


-Tipo de digispirit: Musyamon
-Elemento: Oscuridad (Digispirit del Pecado)
-Apariencia:
Spoiler:


Notas:
Spoiler:

*Los datos de peso, estatura y ciclo escolar están sacados de las informaciones de la media japonesa. Si bien debería tener 18 años al ingresar en la facultad se ha considerado que esa diferencia se debe a su estancia en el hospital.
*Los digimons que cazó en sus cacerias obviamente eran de niveles tremendamente bajos (in-training o rookie), los cuales escapaban de los controles policiales y militares debido a su facilidad para esconderse. Obviamente no podría contra un Greymon.
*El dominio de la esgrima solo es para justificar que sepa dominar la espada en sus formas digitales (las cuales suelen pelear con armas blancas o cuerpo a cuerpo) y no basarme en conocimiento innato por el digispirit. En forma humana podrá golpear con armas blancas, pero van a hacer el mismo daño que un puñetazo (porque generalmente va a usar palos).
*Aunque en la historia se abra un portal por supuesto que este no se forma por el digivice (cuyas únicas habilidades son la contención de digispirits y la posibilidad de asimilar datos a pequeña escala), sino por los recursos de Astamon.


Última edición por Roku Ginshô el Jue Dic 22, 2016 4:36 am, editado 1 vez
avatar
Roku Ginshô
Tamer
Tamer

Faltas : Una por cada double.
Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 671
Ficha : Mi origen
NPCs : Viejas historias
Nivel On Rol : Ancient spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Sven-Hyper Spirit
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Roku Ginshô (Adam Odysseum)
Rango: Holy General
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Turtle
Rango y Unidad Digi Aliado : Sven
Rango: Teniente
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Turtle
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Roku Ginshô, samurai y tamer

Mensaje por Rena Ryuugu el Lun Dic 07, 2015 9:20 pm

¡Ficha Aceptada!

Felicidades. Recuerda pasar por los registros y colocar el link de tu ficha en tu firma.

El avatar es importante. Colócate uno


~ Bienvenido al mundo digital. ¡Diviértete! ~


[click en las imagenes pequeñas, son spoilers]


Fusiones



Asuramon



Materiales de Fusion: Musyamon (Human Spirit) + SkullBalluchimon (Beast Spirit)

Tipo: Hombre Demonio

Atributo: Vacuna

Técnicas:

- Asura Shinken: Lanza varios puñetazos con sus cuatro brazos, a gran velocidad y con gran ira.

- Kidoairaku: Técnica con la que es capaz de sentir las emociones de su adversario he incluso persuadir lo con gran facilidad.

- Asura Ennetsuken: Prende fuego sus puños y puede tanto pegar con estos en llamas; o lanzar el fuego con un puñetazo.

- Asura Bakunenken: Versión mejorada del "Asura Ennetsuken" con el cual el fuego de los puños son azules y a impactar crean una llameante explosión.



Phantomon



Material de Fusion: Virus champion (Musyamon Human Spirit)+Virus ultimate (WaruSeadramon Beast Spirit)= fuerza Beast Spirit

Tipo: Fantasma

Atributo: Virus

Técnicas:

-- Soul Chopper: Ataca con una onda de energía desde su guadaña.

- Shi no Senkoku: Cuando toca a su enemigo con su capa lo aprisiona en la dimencion que esta dentro del ojo que cuelga de su pecho.

- Diabolic Star: Su cadena se mueve solo, formando un pentagrama, del cual salen miles de manos demoníacas para atacar al enemigo.



Gaiomon



Material de Fusion: Cerberusmon (Beast Spirit) + Greymon (Beast Spirit) + WaruSeadramon (Beast Spirit) + Musyamon (Human Spirit) = Poder de Hyper Spirit

Tipo: Hombre Dragon

Atributo: Vacuna

Técnicas:

-Gaia Reactor: concentra la energía atmosférica en torno a él y la dispara contra los enemigos

- Rinkazan: dispara una ráfaga de luz desde su espada "Kiku Rin" para decapitar a los enemigos

- Black Hole: Con su arma vuelta arco, utiliza su ataque de ''Gaia Reactor'' creando una enorme y potente flecha oscura que es capaz de penetrar cualquier tipo de defensa (campos de fuerza, caparazones, escudos, etc.. de su mismo nivel o inferiores)

- Rinkageki: Junta los mangos de sus espadas para formar una especie de arco, del cual crea una flecha negra de energía, que lanza contra le oponente.



UlforceVeedramon



Material de Fusion: MameTyramon(Beast Spirit) + SkullBaluchimon (Beast Spirit) = Poder de Hyper Spirit

Tipo: Caballero Santo

Atributo: Vacuna

Técnicas:

- Shining V-Force: Dispara un rayo de energía a partir de la enorme V en su pecho.

- Dragon Impulse: Crea una especie de energía o aura celeste que lo cubre por completo, volando a toda velocidad contra el enemigo para embestirlo con gran fuerza.

- Ulforce Saber: Genera una espada de energía desde su "V Bracelet" en su brazo derecho

- Tensegrity Shield: Genera un escudo de energía desde su "V Bracelet" en su brazo izquierdo



Puppetmon



Material de Fusion: Virus ultimate (Phantomon Beast Spirit)+Virus ultimate (Cerberusmon Beast Spirit)= Fuerza Hyper Spirit

Tipo: Marioneta

Atributo: Virus

Técnicas:

- Bullet Hammer: Dispara balas desde su martillo o golpea este lanzando poderosas ondas de choque.

- Uso: realiza un pequeño truco mental , confundiendo a su adversario con una mentira.

- Drill Nose: Su nariz gira como un taladro, y atraviesa a sus enemigos con esta.

- Wood Cross: Lanza la cruz de madera de su espada como su fuera un boomerang (puede lanzar la con sigo atado o desatar la antes de lanzar).

- Kyodai Mokujin: Invoca un gigante de madera, que tiene apariencia de una casa.

- Cleanup: Lanza un poderosa onda de choque expansiva, acumulando gran cantidad de fuerza en su martillo; la onda arrasa con todo a su paso.

- Bigger Liar: Cuando su técnica "Uso" ya no funciona mas o empieza a perder su fuerza; realiza esta otra que hace lo mismo pero con mucha mayor eficacia.



MetalSeadramon



Material de Fusion: Data ultimate (SkullBaluchimon Beast Spirit) + Data ultimate (Mametyramon Beast Spirit)= Fuerza Hyper Spirit

Tipo: Cyborg

Atributo: Data

Técnicas:

- Ultimate Stream: Dispara un rayo de energía por el hocicó.

- Hell Squeeze: Envuelve su cuerpo alrededor de su enemigo y se contrae.

- Poseidon Divide: Crea varios pilares de agua que pueden usarse tanto para defensa, como para atacar al enemigo.



DinoTigermon



Material de Fusion: MameTyramon(Beast Spirit) + SkullBaluchimon (Beast Spirit) = Poder de Hyper Spirit

Tipo: Bestia Ancestral

Atributo: Data

Técnicas:

- Ground Fang: Derriba al enemigo con gran fuerza (ya sea con una envestida, tirándose arriba suyo o causando daño con sus garras, etc), una vez en su objetivo esta en el suelo, prosigue rápidamente a clavar le sus colmillos causando heridas de gran gravedad.

- Highland Fang: Toma algo de altura (ya sea saltando o levantando la cabeza) y luego corta al enemigo con sus duros y filosos colmillos, partiendo todo lo que esta en su camino en dos.

- Ancient Claws: Se carga contra el enemigo y clava sus garras en el mismo profundamente hasta dejarlo inmovilizado; posteriormente desgarra con ellas hasta dejar heridas de gran gravedad.

- Ancient Beast Insticts: Se deja guiar por sus instintos mas primitivos, aumentando asi su fuerza y velocidad al maximo de su capacidad (Por 2 Post), pero debido a ello, su mente se nubla impidiendole reconocer aliados de enemigos.



Baihumon



Material de Fusion: Cerberusmon (Beast Spirit) + SkullBaluchimon (Beast Spirit) = Poder de Hyper Spirit

Tipo: Bestia Sagrada

Atributo: Data

Técnicas:

- Kongou: Dispara un rayo de su boca que al impactar, convierte al objetivo impactado en metal breve período de tiempo.

- Tekkosou: Desgarra a su rival utilizando sus garras.

- Seidouhou: Carga energía en las esferas que rodean su cuerpo para liberarlas en forma de escudo o para embestir al enemigo.

- Kyokurin'o: Utiliza el anillo de su cola para golpear con gran fuerza.



Omegamon Alter-B Evolution



Materiales de Fusion: Gaiomon (Hyper Spirit) + Kuzuhamon (Hyper Spirit) = Poder de Ancient Spirit

Tipo: Caballero Oscuro

Atributo: Virus

Técnicas:

- Garuru Sword: Extiende su espada envuelta de energia oscura de la cabeza de Black MetalGarurumon y ataca con ella.

- Grey Cannon: Lanza disparos hechos de energia oscura de 0° desde el cañón que sale de la cabeza de Black WarGreymon.

- Dark Gatling: Carga una mayor cantidad de energia oscura en su cañon y posteriormente la expulsa rapidamente, pero en menor cantidad para conseguir un mayor numero de disparos posibles a cambio de ser menos potentes que un Grey Cannon normal.

- Over Destroy: Rodea la Garuru Sword con energia oscura y ataca con ella, pero con la facultad de que puede absorber la energia/data de todo lo que toque con ella (Objetivos inanimados o Digimons, siempre y cuando se pida permiso a los Usuarios previamente) o en su defecto afectar a los objetivos con una porcion del Digitron que habita en su interior, borrando objetivos inanimados afectados o anulando digievoluciones (Pedir permiso a los usuarios) de nivel Ultimate o Mega.



Apocalymon



Materiales de Fusion: Puppetmon (Hyper Spirit) + MetalSeadramon (Hyper Spirit)= Fuerza Ancient Spirit

Tipo: Desconocido

Atributo: Desconocido

Técnicas:

- Darkness Zone: crea sus propios mundos y dimensiones donde rige el tiempo y espacio a su voluntad.

- Death Evolution: Usa sus garras de metal para obligar a los enemigos a devolucionar.

- Gran Death Big Bang: Se auto destruye en una enorme explosión, capaz de destruir universos.

- Copied attacks: Puede copiar los ataques de cualquier Digimon, con el que haya peleado.
avatar
Rena Ryuugu
Tamer
Tamer

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 486
Cuentas :
Ficha : Ryuugu Rena
Relaciones : Relaciones de Rena
Nivel On Rol : Ancient Spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : - Lopmon (Loppi) -
Mega

- Numemon (Nunu) -
Ultimate
Icono : Chaos Empire: Organización criminal con ideales indecisos y cuya única meta podría decirse que sembrar el caos, ayudando a cumplir las metas egoístas de sus miembros
Rango y Unidad : Rena Ryuugu
Rango Neo Master
División Todo el clan (D-Brigade)
Unidad Todo el clan (Shadow Lizards)
Rango y Unidad Digi Aliado : Lopmon (Loppi)
Rango Capitán
División Crack Team
Unidad Mugen Programer

Numemon (Nunu)
Rango Cabo
División Crack Team
Unidad Mugen Programer

Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

1º Cupo-Digialiado

Mensaje por Roku Ginshô el Jue Dic 22, 2016 4:48 am

Digialiado: Sven (Caliburn spirit)


-Nombre: Caliburn
-Raza: Spadamon
-Edad: No aplica
-Apariencia: Dotado de una armadura azul, el material de esta resiste el frío que él mismo genera, pero también el calor cuando activa su habilidad Blue Brave o Aurora Blazer. La pechera guanteletes y grebas van a juego con el casco un visor que al colocárselo protege sus ojos, que por su fisionomía felina emiten un brillo inusual, remarcando el tono dorado de estos. Todo su cuerpo está cubierto de un pelaje terso y esponjoso, que cuida con mimo, especialmente su abundante melena que, pese a llevarla despeinada cual animal, no cesa en su empeño de tenerla siempre cuidada.

-Personalidad: Educado como un arma viviente, durante muchos años tuvo que desprenderse de sus ideas y opiniones, pues nadie quería escucharlas. Eso cambió con el último portador que le fue asignado. Uno de los RK's, la élite elegida por el propio Yggdrassil para salvaguardar el mundo. Cuando se conocieron, este bromeó con el hecho de que se llevarían bien al ser ambos digimons azules. Y aquella fue la primera vez que rió de corazón. Arengado por este digimon, más un amigo que un portador, comenzó a desarrollar una personalidad servicial, como le exigían, pero dejando claro sus ideales y opiniones. Le encantan los climas extremos (cálidos o fríos), los paseos, la jardinería y la cocina. No odia especialmente nada en particular, salvo lo evidente: que alguien sea tratado como un objeto.

-Historia: “No eres un digimon, solo un arma” fue la frase que definió su vida. Incapaz de evolucionar, relegado a una forma cuya potencia apenas podía llegar al rookie, sus primeros años fueron muy duros. Veía como todos progresaban, evolucionando y ganando poder y prestigio, mientras él, que entrenaba hasta la extenuación, seguía en aquella forma. Una especie desconocida, de la que muchos intentaban saber más, esperanzados ante una impresionante evolución... Que nunca llegaba. Poco a poco se fue quedando solo, dependiendo de la caza y de la propia naturaleza. Aunque llegara a un poblado u aldea, al no saber nadie qué clase de digimon era desconfiaban de él negándole trabajo y llegando a veces al ataque. No fue una vida fácil, y de hecho pensaba que el suicidio sería la mejor opción. Encarnar en otro digimon uno que pudiera evolucionar. Pero nunca se atrevió pues sabía qué podría ocurrirle.

Las fallas digitales no encarnaban. Acababan en la Dark Area, lo cual suponía una muerte definitiva.

Solo quedaba una opción: medrar. Estaban en guerra, cualquiera podía entrar al ejército incluso un rookie. Empezaría como escudero o piquero o lavavendas, lo que fuera y aunque no ascendiera, al menos sería útil para alguien. O eso quería pensar. Se inscribió en las pruebas para ingresar al más prestigioso ejército, aquel que era dirigido por los Caballeros Reales, los propios hijos del Dios Digital. Obviamente sus resultados no destacaban, compitiendo contra toda clase de digimons que eran superiores en todo, mas no quiso rendirse. Accedió a una prueba extraordinaria, la que indicaría si era lo bastante leal a Yggdrassil, si disponía del valor de morir por él.

Un combate a muerte entre los aspirantes menos extraordinarios. Para muchos no había miedo, creían en su propia fuerza o, en el peor de los casos, volver a una zona inicial. Él no tenía ninguna de esas gracias. Iba a morir, y probablemente para siempre. Tenía miedo, pues ningún digimon está preparado para la muerte, la verdadera, el ser borrado... No, nadie está mentalizado para eso.

No quería morir, ni tampoco la fama o la gloria de servir a Dios, ni mucho menos ser un soldado de renombre. Él solo quería ser normal, uno más, un digimon del montón. Ya era tarde para arrepentirse, y antes que aceptar la muerte con algo de dignidad, se tragó sus lágrimas y lo intentó de nuevo. Evolucionar. Por el pánico, por su inminente muere, o por alguna razón de corte metafísico o misterioso, lo logró.

Pero algo salió mal. No, no se sentía más fuerte, y ni podía moverse. En dicho estado, solo era un mudo espectador de la batalla, hasta que otro digimon, en un caso similar al suyo, lo prendió como si fuera un arma. Cosa que, de hecho era. Más concretamente, una espada, y una de extrañas propiedades, pues ese desesperado aliado pudo sobrevivir gracias a él. Fue útil.

Los jueces del combate quisieron estudiarlo, y descubrieron que para él era imposible evolucionar, teniendo como facultad el transmutarse como cualquier arma, amplificando la fuerza de quien lo usara. Permitieron, por esta habilidad única, que se alistara, mas no como él pensaba. Pasó a ser asignado a una larga lista de portadores, no como compañero, sino como un arma más. Tenía prohibido hablar y desobedecer y cualquier falta era castigada de la forma en que su maestro creyera conveniente, sin respaldo o apoyo de nadie.

En ese tiempo, el llamado Spadamon dejó de hablar, limitándose a obedecer. Ya no le importaba por qué estaban peleando, ni mucho menos por quién. Total, su voz estaba acallada , importando solo el sonido de su acero cortando el aire. Había sobrevivido, ¿y para qué? Para estar muerto en vida.

O así fue hasta que conoció al que sería, probablemente su primer y único amigo. Uno de los RK's, un emisario de la voluntad de ese Dios que le odiaba e irónicamente, el primero que le trató como un igual. Poco a poco fue recuperando las ganas de vivir, y fueron años llenos de alegrías, pese a la guerra imperante. Ahora tenía algo que quería defender, algo por lo que ser un arma no estaba tan mal.

Y él se fue.

Le dijeron que murió, que no volvería, pero no quería aceptar eso, sin más. Le tildaron de traidor de falla, por el hecho de irse del clan ignorando los juramentos realizados, y todo esto le importó menos que el abono, pues su lealtad no era para el clan, sino para él. Recorrió el digimundo, gritando su nombre, buscando cualquier pista cualquier rastro. No encontró nada. Solo la muerte, la misma muerte que sentía cuando lo empuñaban.

Se adentró en zonas peligrosas, solo. Y en aquella emboscada luchó, solo. Una antigua cueva donde su compañero fue a meditar una vez, un lugar sagrado para él y conocido por las tropas enemigas. Peleó como nunca, pues sabía que no querían su muerte. Ya lo conocían, a él y a su habilidad, y obviamente querían que fuera, de nuevo, un arma a ser blandida por otros. Rugió como nunca, y peleó como nunca. Fue su homenaje final a su único amigo. La realidad, sin embargo, fue clara y dura: no pudo vencer a nadie.

Así, se decantó por una decisión que no tendría vuelta atrás. Con una sonrisa, rodeado de aquellos enemigos que intentaban darle caza, demostró que la muerte ya no le daba miedo, y usando todas sus fuerzas, hizo que la gruta se derrumbara. Su amigo ya no estaba, y era obvio que no volvería a ese lugar. Los digimons más grandes y poderosos huyeron, y los pequeños, temerosos de morir, también.

Solo quedó él, reclinado en aquel lugar, llorando. El lugar era cada vez más frío, y la nieve que él iba generando pasaba a ser agua, que inundaba el lugar, constituyendo un cristalino lago en cuyo corazón descansaría él. Inconscientemente, se transformó en una espada para poder descansar en aquel sitio tal vez para siempre. Antes de sellarse él mismo, dejó escapar una última palabra.

-Ulforce...





-Nombre: Sujeto 66401-”Sven”
-Sexo: Masculino
-Edad: Desconocida (Aprox: 8-10)
-Digivice: D-Scanner
-Apariencia: Menudo, no destaca por tener una gran altura. Su peso, controlado, ha sido controlado desde su nacimiento. De constitución fibrosa, se encuentra oscilando su peso ideal simplemente para evitar problemas de salud, sin más. De hecho, podría apreciarse una ligera desnutrición, pues como se ha dicho, su alimentación era solo la necesaria. Su pelo blanco denota un caso de albinismo ya que, sumado al problema anterior, su exposición al Sol fue también regulada, dando lugar al problema. Sus ojos, de un azul profundo, siempre se encuentran abiertos, de modo similar a un rapaz, desconfiando de todo. La vestimenta le importa bien poco, portando cualquier prenda que le cubra decentemente.
-Personalidad: Odia a los humanos. Sin más. Durante toda su vida nunca le han demostrado ser una fuente de sufrimiento y dolor, por lo que procura evitarlos en cuanto a que sea posible. Prácticamente analfabeto, no es estúpido, y le gusta aprender por medios prácticos. En cambio, la cháchara banal y los libros le despiertan cierto asco, por no decir que huirá de cualquier intentiva didáctica.

Aunque desprecie a la raza humana, ha habido casos donde se abre emocionalmente. Generalmente esto se produce ante mujeres, y aunque no sepa la causa, probablemente sea porque nunca conoció a su madre. Con un desprecio inicial, también podrá establecer vínculos afectivos con hombres, si a estos no les importa que él los contemple como un padre o un hermano mayor.

-Historia: Nunca conoció a sus padres. Ni el día de su cumpleaños. Tampoco sabe sus gustos. O sus miedos. Simplemente, vino al mundo en el peor momento, el peor lugar, y con la peor de las suertes. El país estaba en guerra, y no estaban ganando. La familia necesitaba dinero, y aquel recien nacido solo era una carga. Solo llevaba unas horas vivos, pero su destino ya fue decedido desde la primera náusea. Unos progenitores más caritativos lo habrían abandonado en un orfanato, para que otra familia le diera el amor que ellos eran incapaces de proferirle. Sí, hubiera sido más humano.

En cambio, fue vendido como una mercancía. Las células madres de los recién nacidos suponen un recurso médico en alza. Una vez extirpadas, aquel grupo decidió darle un uso más concreto. Podrían haber vendido sus órganos tal cual, pero eso sería una ganancia muy simple. A él, y a muchos otros, les dieron las atenciones mínimas en cara a convertirse en bancos de órganos de lujo. En pujas privadas, serían adquiridos como mercancía de lujo, quedando vinculados a esos señores para ser usados como criados, sirvientes, mascotas... Lo que fuera.

Una vida sin más estímulos que pruebas, condicionamientos y análisis hizo que no tuviera miedo a esto, pues simplemente, su vida era contemplada, desde sus inicios, exclusivamente para este fin. Por una vez, tuvo suerte. Una nacida de un infortunio, pues los análisis no atendieron al mal que residía en su interior, un mal que interesaba a otros. Durante años, algunas de sus pruebas daban error, quedando inservibles. Un examen más profundo dio a conocer una propiedad de su cuerpo, y era que seguían existiendo células madre en su ser. No un número lo suficientemente trascendente para explotarlo, pero sí lo suficiente para que su precio se disparara en la puja.

El origen de esas células no nacían del chico sino de su hermano. En la propia matriz, dos bebés estaban siendo concebidos, pero en algún momento se abrazaron para no separarse nunca. A esta extraña situación se la conoce como “quimerismo” en términos vulgares, pues en su patrón genético aparecían los datos de su hermano no nato. Lejos de tratarlo, ni se fijaron en esto más allá que como algo anecdótico, pues a sus intereses no afectaba en lo más mínimo, pero sí a la salud del chico.

Las células invadían las suyas, causándole dolores, fiebres, jaquecas y demás. No podía quejarse, pues sabía que, en caso de que estas dolencias supusieran un tratamiento más caro que el beneficio que esperaban de él, sería desechado, como otros tantos niños. Aguantó como pudo, aunque los problemas iban a más. Era un dolor creciente, en episodios, y luego calma, quedando el miedo a ser prescindible.

Una vez iniciada la puja, un extraño ofreció una gran suma por él. Nadie tuvo oportunidad alguna de superarlo y, por supuesto, pasó a ser su propiedad. Un nuevo hogar, nueva gente, y nuevas pruebas. Distintas, pero a la vez, semejantes. Le daban pastillas que ayudaban a controlar el dolor, le dieron una enseñanza, e incluso, información, explicándole el origen de sus dolencias y por qué era especial.

¿Tenía un hermano? ¿Y por qué le hacía daño?

A esa pregunta no le daban respuesta, pero suponía que en una familia era normal las peleas. Y bueno, aquello sí parecía una familia. Gente que le preocupaba su estado, sus miedos, sus aspiraciones... Estaba bien así, no necesitaba más. Un día, sin embargo, le quisieron hacer otra prueba. Le pincharon mucho, podía ver tubos conectados a él y una sensación extraña. Cuando acabaron, le dieron una piruleta y le dijeron que saldría al mundo exterior. Le habían descrito cómo era, pero nunca llegó a verlo.

Cruzó la puerta que le dijeron, y al otro lado habían nubes, árboles, montañas y esas otras cosas que él solo había podido imaginar. Le daba algo de miedo ir solo, y aunque su única ayuda era la piruleta, decidió seguir andando. Al poco, se sintió cansado y febril, y cuando volvió a experimentar el dolor que nacía de su hermano, comenzó a asustarse. Se miró la parte que le dolía, el brazo, y observó unas manchas negras. Eso nunca había pasado.

Regresó a la puerta, pues pensó que la medicina ayudaría al problema, pero ya no quedaba nada. Estaba solo, enfermo y cansado. Lloró, desesperado, y dirigiendo la vista al suelo se encontró con una especie de maquinita. Por inercia, la cogió, y en su pantalla salieron los doctores. Le explicaban las cosas, de un modo complicado. Ahora, su hermano estaba enfermo, y en aquel lugar se iba sanando. Él iba a morir para que su hermano regresara, pues no habían encontrado un modo de separarlos. Cuando fue a preguntar el porqué, simplemente le dijeron:

-Desde el momento en que naciste, estuviste destinado a servir. A nosotros no nos eras útil, pero la materia de tu hermano es un buen conductor. ¿No te alegra saber que por una vez alguien te necesita?

Sí, pero no a ese precio. La pantalla se apagó, con ellos riéndose, y sin poder regresar, andó solo. Dolía, cada vez más, a cada paso, y pese a eso, debía seguir avanzando. ¿Qué hacer, si no? ¿Quedarse llorando esperando su fin? No lo hizo cuando estaba encerrado, ahora que era libre, menos. Podía notar que su hermano se hacía más y más grande, desgarrándolo por dentro, y aún así, ahogó sus gritos. Podía ver monstruos por la zona, y no quería llamar su atención.

Uno olisqueó el aire, y se giró hacia su dirección. ¿Habría olido la piruleta? El pequeño tuvo que correr, buscando refugio en madrigueras, tocones y demás, mientras el número de perseguidores iba en aumento. Él estaba al límite, y su hermano ya cubría su brazo derecho al completo. “Déjame salir”, entendió. ¿Podía hablarle? Tenía muchísimo miedo. Y de nuevo, intentó huir.

Acabó en las montañas, pensando que las sombras le ayudarían a esconderse, pero no. El juego del gato y el ratón proseguía, y se le sumaba un cazador más. La voz a la que seguía el dolor, insistiéndole en que se reindiera, en que le dejara a él su cuerpo. Por supuesto, se negaba, avanzando hacia delante. Una punzada de dolor le hizo caerse a un lago, pudiendo ver como los monstruos le acechaban.

No sabía nadar. Hundiéndose cual plomada, sabía que era una presa fácil para esos depredadores, debía hacer algo. Y ese algo apareció, casi como un milagro. Una espada clavada en la roca. La sostuvo, y con las pocas fuerzas que le quedaban, la liberó. Refulgiendo, esta liberó una luz azulada, transformándose en otro monstruo. Abriendo los ojos, la bestia cogió al chico y salió del agua con él, escalando la pared rocosa con ayuda de sus garras.

A salvo, el extraño le habló, pero no lograba entenderle. Le vaía mover los labios, soltar sonidos y todo eso, y la comunicación no podía producirse. Aunque no lo supiera, esto se debía a que ese digimon empleaba una lengua tan antigua en su mundo, que muchos ya la habían olvidado, y él, siendo un humano, pocas opciones tendría de entenderle.

-(¿Qué se supone que eres tú? ¿Eres como yo? No... ¿No puedes evolucionar? ¿Estás solo?)

Gritó de nuevo, quitándose la ropa. Literalmente estaba ardiendo, y su brazo era una garra irreconocible. Sentía que estaba cerca el fin, ya no podía pensar, solo tener miedo y gritar. Su voz desgarraba su garganta, transformando aquella voz infantil... En el alarido de una bestia.

-(Oh, ¿estás enfermo? Deja que te ayud...Demon Lord...)

El Spadamon lo identificó, pues sus maestros lucharon contra estos digimon capaces de corromper a otros con su mera existencia. Reconocía ese tono de piel, esos ojos, los cuernos... Sí, lo podía identificar, y con ello, seguía sabiendo que él no podría hacer nada. Solo era un rookie sin nadie que pudiera blandirlo. La primera opción que medito era asesinarlo antes de que la corrupción fuera completa... No, no podía hacerlo. Debía haber otra solución.

-(Tranquilo. No voy a dejar que vayas a la Dark Area... Voy a salvarte)

Sonriendo, el digimon intentó que la corrupción pasara a él por medio de un proceso que solo conocía de vista: la fusión. Omnimon podía efectuarla para que dos digimons pasaran a uno, así que, ¿por qué él no podría asimilar esos datos infernales para liberar al muchacho? Obviamente, ninguno de ellos sabía qué pasaría. Él era un humano, infectado con una data de DL, sí, pero que nacía de las células de su hermano. Él un digimon incapaz de evolucionar, cuya energía había estado acumulándose durante muchísimo tiempo.

Aquello fue, en todo el sentido de la palabra, un milagro.

La capacidad de Spadamon de transformarse en cualquier arma dio lugar a un proceso que ninguno pudo entender, pero que acabó salvando a ambos. Su cuerpo entendió que la única forma de sellar la data era convirtiéndose en un digivice, un objeto que nunca había visto. Fue su mayor proeza, pues su cuerpo iba adquiriendo la facultad de todas las armas y artilugios que conocía buscando alguno que sirviera, y como forma final, simplemente adquirió la de su propia armadura. Dentró de esta selló aquel mal, desgarrándolo del muchacho, quien mantenía los gritos de puro dolor.

Finalmente, la armadura ingresó a su interior, pues al haber perdido la materia que ocupaba su hermano, se debatía entre la vida y la muerte. Dentro de él, este espíritu intentaba restaurar su salud, iniciando un nuevo proceso. La máquina que sostenía, con la que le habían vaticinad su muerte, absorbió la energía irradiada por el Spadamon, pasando a lo que en un futuro llamaría D-scanner.

Spadamon esparció sus datos para sanarlo, y antes de darse cuenta, el niño tenía la apariencia del digimon, mientras este usaba sus últimas fuerzas para ayudar a sus datos humanos mientras seguía albergando al mezquino demonio en sus nuevas entrañas espirituales.

-(Estás a salvo, amigo... Pero me temo que es hora de que yo... Vuelva a dormir...)

Costaba evitar aquella corrupción, y para evitar su progresión, volvió a colocarse en éxtasis, un sueño casi imperturbable. Al chico le costó acostumbrarse a su nuevo cuerpo, pero ahora tenía un objetivo: regresar, vengarse de quienes le habían hecho daño. Aquel animal le salvó, pero, ¿su familia? Lo querían muerto. Pese al propósito, no tenía idea de cómo volver, y esto hizo que volviera a llorar...

...Hasta que la puerta se abrió.

Los doctores estaban muertos, y ahora le esperaba un señor cuya apariencia se asemejaba al cruce entre un humano, y un monstruo. Portando una piel de lobo, le saludaba con la mano, y casi sin darse cuenta, estaba acercándose a él. Y le aupó, meciéndolo en sus brazos, haciéndole sentirse protegido, y, sobre todo, querido.

-Ya pasó todo, mi niño... Ahora estarás bien... Sven...

Él sonrió, y el recién nombrado Sven lloró. Pero esta vez, no era impotencia o tristeza. Era alegría.



DigiSpirit




-Tipo de DigiSpirit: Spadamon/Armamon
-Elemento: Acero

-Notas:
*Originalmente, el spirit solo tenía la estatua de Spadamon. Tras varios procesos, y de forma artificial, le sumaron el de Kumamon y el de KendoGarurumon.
*Para la historia de Caliburn se pidió permiso a Sigrun Vinter para vincularlo al pasado de Ulforce.
*Para la historia de Sven se ha pedido permiso a YatterwaAgain por incluir intentivas de biohíbridos.
avatar
Roku Ginshô
Tamer
Tamer

Faltas : Una por cada double.
Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 671
Ficha : Mi origen
NPCs : Viejas historias
Nivel On Rol : Ancient spirit
Nivel On Rol de los Digi Aliados : Sven-Hyper Spirit
Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Roku Ginshô (Adam Odysseum)
Rango: Holy General
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Turtle
Rango y Unidad Digi Aliado : Sven
Rango: Teniente
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Turtle
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Roku Ginshô, samurai y tamer

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.