Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas

Click en los botones para ir a los respectivos temas
El descubrimiento de las ruinas del Monasterio Draco, tallado en lo alto de una desolada montaña en el valle de los dragones, ha despertado un gran interés por todo el Digimundo. Principalmente porque según los tallados de la pared exterior dentro de las ruinas se encuentra un obre mágico que contiene en su interior la data y poder del treceavo Royal Kinght, la cual sera dada a quien reclame dicho objeto. Según la historia grabada en los murales, el obre fue dejado allí por el mismo Royal Kinght en caso de que su poder sea necesario para derrotar al mal que se alce en el futuro...por desgracia semejante premio también a llamado la atención de quienes usarían el poder para sus propias metas egoístas. Por lo que esta aventura ahora se a vuelto una carrera por ver quien consigue el gran premio.
Luego de que un grupo de Digital Inc profanara unas ruinas con su tecnología, provocando la desaparición del mismo grupo; la famosa cueva de las profecías de Shakamon, First Cave, sufrió un terremoto y una nueva profecía se escribió en su pared…pero esta poseía un gran dilema puesto estaba incompleta:
“Fue nuestro padre quien alzo los muros. Fue nuestro Señor quien cubrió la cuna con el techo. Fue el todo poderoso quien tallo las inscripciones. Fue Yggdrasil quien puso a dormir al …[parte dañada]…Hijo de…[parte dañada]… en su interior la fuerza pura del caos crece…[parte dañada]… Witchelny…[parte dañada]… Su despertar traerá un gran cambio. Su despertar traerá caos y destrucción. Su despertar traerá la destrucción de los Royal Kinghts.”
Ante esta noticia los clanes se apresuran en actuar y llegar a las ruinas lo antes posible.
¿Quién está en línea?
En total hay 8 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 7 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Scott Desaster

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 113 el Miér Mayo 23, 2012 12:27 pm.




Mejores posteadores
cadejo (2044)
 
Scott Desaster (1934)
 
Roku Ginshô (1050)
 
Fuji Raikomaru (1022)
 
Sigrun Vinter (917)
 
Kurai (909)
 
Rena Ryuugu (812)
 
Ed Elric (641)
 
Ralian (622)
 
Elith (546)
 





Tower Of God (TOG)One Piece Sea Crown
Road to Shinobi
Lost Soul



Crear foro

Un comienzo lleno de intrigas [Luna Naitoenjeru]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un comienzo lleno de intrigas [Luna Naitoenjeru]

Mensaje por Amadeus Cho el Vie Dic 18, 2015 1:55 am

Necesitaba un paseo, no por el hecho de que había pasado los siguientes días de encontrar a aquel Digimon encerrado en mi casa, temeroso de que descubrieran que ahora tenía a una pequeña bola de plumas parlanchina correteando por ahí y siguiéndome como una sombra...sino por que necesitaba darme al menos una hora para intentar aclarar mi mente. Sabia bien que las cosas no volverían a ser como antes, que mis padres...¿Donde demonios estaban ahora mis padres? Desde que encontre a Pinamon jamás volvieron a casa. Y eso ya hace cosa de...¿Una semana?

Había intentado salir de casa lo mas rápido posible, con el mayor sigilo que podía tener para que Pinamon no me siguiera. Se notaba que el pequeño me quería, me lo había repetido un millón de veces hasta a altas horas de la madrugada viendo que seguía preocupado por mis padres. No lo odiaba, el era seguramente lo mejor que había podido rescatar de esta horrible experiencia y la única compañía que tenía en casa de momento. Simplemente necesitaba silencio y aire fresco para calcular bien mis opciones a seguir ahora. - Soy un maldito huérfano...- Murmuré con pesadez, recostado sobre el pasto y mirando aquella nubes que poblaban el cielo en este día soleado.

Un pequeño costado mucho mas pesimista de mi rogaba con que interiormente todo se pusiera acorde a mi sentir interior. Nubes grises, lluvia tal vez. No, mejor eso ultimo no, necesitaba este instante ahora recostado en un pasto amable para meditar. -Cho...Cho...No te pongas triste.- Una vocecilla infantil pero cálida, amistosa en palabras simples, emergió desde mi espalda. ¡Era Pinamon! El pequeño diablillo se había dado cuenta de mi ausencia no solo a notable velocidad, sino que había sido lo suficientemente temerario como para seguirme.

Lo miré sorprendido, sentado todavía en el pasto pero encogido de hombros ante la incertidumbre que experimentaba. ¿Acaso el no sabia los riesgos de andar por allí solo? ¿Y si otro Digimon mucho mas crecido y bruto intentaba atacarlo? Sin duda alguna este pequeño iba a arriesgar su pellejo por mi sin dudarlo dos veces. - ¡¿Que estas haciendo aquí?!- Mezclando sorpresa con regaño, todavía no salía del impacto de verlo saltando al lado mío, feliz por esta reunión que el mismo había buscado con tanto anhelo. - Te olvidaste esto en casa...- Dijo, arrojando un poco por delante de él aquel pequeño dispositivo que había conseguido apenas minutos antes de conocerlo en medio de aquella tormenta. Era un Digivice, Pinamon lo había encontrado incluso cuando busqué ocultarlo de su vista con tanto esfuerzo. Suspiré con pesadez, sosteniendo el dispositivo con mi diestra y perdiendome en mis pensamientos mientras lo miraba.
avatar
Amadeus Cho
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 15
Ficha : AmadeusϟElecmon
Nivel On Rol : Bebe II

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un comienzo lleno de intrigas [Luna Naitoenjeru]

Mensaje por Luna Kobayashi el Mar Dic 22, 2015 6:43 pm

Luna había entrado a la sala de recreativas con una bolsa de papel en una mano, donde llevaban un par de libros que conformaban su materia de estudio de aquella semana. Aún así, había terminado antes de lo esperado sus clases aquel día, por lo que, sabiendo que probablemente sus digimon aún no habían llegado a casa -se habían volcado por completo en las tareas de reconstrucción de Ciudad Central- prefería pasar un rato tratando de relajarse. No sabría cómo enfrentarse a la sensación de llegar a casa y encontrarla sola, como ocurría cuando Flora no estaba en su vida. Probablemente, lloraría de volver a hacerlo. Así que, recordó aquel pequeño local lleno de juegos de arcade y recreativas. Pitidos y luces de neón tintineantes parpadeaban, y Luna se sintió tan emocionada como un niño en una piscina de bolas. Se paseó por el lugar, tomándose su tiempo y recordando con cariño cómo conocía algunos títulos por haberlos jugado de pequeña, y otros clásicos inperecederos. Optó por el Mortal Kombat, recordaba que lo jugaba a escondidas, y que los niños se sorprendían de verla probar con avidez los distintos "Fatalitys", normalmente a las chicas no les agradaba la sangre y menos a las personas que parecían tan tímidas y frágiles como Luna. Aún recordaba cómo cuando vivía en Estados Unidos se popularizaron enormemente y que por eso, había uno en casi cualquier esquina. Ahora, sólo eran algo bastante raro de ver y retro. Pero Luna recordaba que cuando vivía en Estados Unidos pasaba las tardes en las recreativas, gastando todo lo que quería -su padre nunca le había dado amor, pero sí dinero-, convirtiéndose en su santuario donde las burlas de la escuela no llegaban. Si no se quedaba allí para jugar en lugar de ir a clase era por su padre.

Era cierto que cada vez tenía menos tiempo para jugar, pero era de esas cosas que le hacían activar la imaginación y desconectar de la tristeza, así que lo disfrutaba como una chiquilla. No le importaba si eran antiguos o nuevos, de hecho los antiguos le daban más sentimiento por recordarle tiempos menos complicados y ser capaz de analizarlos y entenderlos mejor. Aunque ahora, sí que debía vigilar el dinero que gastaba, por lo que se puso un límite de monedas que gastar. Le dolió romper la racha de victorias que llevaba contra un montón de adolescentes que se turnaban para intentar batirla. No dejó que los comentarios sobre si era algo mayor la aplacasen."Para una cosa que se me da bien..."se decía, apretando los botones con una rapidez asombrosa mientras repetía en voz baja los comandos como un autómata. "Salta. Agáchate. Puñetazo. Defiende." Aquello sobrepasaba los reflejos y rozaba la certera intuición. Probablemente, si pudiera pensar y ver así de claro en las batallas de verdad sería mejor tamer.

Pero no podía ver una batalla entre digimons como un juego. Un mal comando, un mal cálculo, un mal movimiento, y alguien sufriría. Para dar el golpe de gracia, descargó con rabia el puño sobre el botón de patada. Apretó y alzó los puños, con un gesto de victoria poco femenino.

Salió bastante contenta de las recreativas, y decidió hacer aquello aún mejor, coronarlo. Se recompensó comprándose unos bollos rellenos con crema al pasar por delante de una panadería. Aunque caminó con ellos, el olor de los dulces recién horneados y la crema aún caliente era demasiado tentador como para resistirse, así que cogió uno y el resto los dejó en su envoltorio y los puso en la bolsa. Acortó por una zona verde con bastante pasto y floresta que usualmente estaba vacío -era por eso que le gustaba aquel pequeño parque- con el fin de buscar algún lugar cómodo en el que terminar de comerse su dulce.

Se dirigió a una zona que le gustaba especialmente, escondida pero perfecta para reflexionar. Pero vio a alguien allí. "Jo, mi sitio..." pensó, mientras miraba directamente al chaval que había sentado. No podía evitar preguntarse si tardaría mucho en irse: “Quizás si me doy una vuelta, cuando vuelva, no esté”. Pero parecía bastante concentrado consultando algo.

A Luna le pareció que era un teléfono móvil. Estuvo a punto de hacer lo que planeaba, pero sus ojos se fijaron en que el móvil tenía una forma inusual. Luna no pudo ver al pequeño digimon, ya que aunque llevaba gafas su vista era más bien, limitada. Se ajustó las gafas, al creer conocer la forma del móvil:

-No, no puede ser...-cedió a su manía de hablar en voz alta, y se centró en mirar detenidamente todo lo que podía desde esa distancia-Es que juraría que también es un D-Arc, como el mío...-murmuró Luna, llevándose la mano al bolsillo del abrigo, donde reposaban tanto su digivice como sus cartas. Se había acostumbrado a llevarlas incluso si Floramon no estaba a su lado. Sentía que su única posibilidad de resultar de utilidad estaba en esos aparatos, aunque no fuera un pensamiento con mucho sentido ya que, sin Floramon, el D-Arc y las cartas no servían de nada.

Lo cierto es que aunque se lo parecía, no podía asegurarlo, no al menos desde esa lejanía. Entrecerró los ojos, tratando de ver mejor. Luna tenía la mala costumbre de de no ser capaz de apartar la mirada si algo le captaba la atención, así que se había quedado mirando al chaval, con el dulce a mitad de camino hacia su boca, que estaba abierta dispuesta a darle un bocado.

Al menos, se percató de eso y cerró la boca.Tragó saliva, deseando que el chaval no se diera cuenta que se había quedado mirándolo sin razón aparente.

______________________
* * *
La verdad nos hará libres,
una mentira cruel,
no dejan de caer lágrimas,
ah, mi pequeña Remiel.
* * *
Fuiste importante, mi flor,
los recuerdos se marchitan,
¿o prefieres olvidar?
reina sin castillo, niña
¿a qué juegas? ¿a quién añoras?
* * *
Los débiles perecen,
es una triste realidad,
oblitera este cáncer.
* * *
-Muchas gracias, 6.

Through many dangers, toils and snares, i have already come...//´Tis grace that brought me safe thus far, and grace will lead me home.


avatar
Luna Kobayashi
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 403
Ficha : Luna
Nivel On Rol : Rookie
Nivel On Rol de los Digi Aliados :
Leonardo

Champion


Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Luna Naitoenjeru
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule

Flora
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule

Rango y Unidad Digi Aliado : Leonardo
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un comienzo lleno de intrigas [Luna Naitoenjeru]

Mensaje por Amadeus Cho el Dom Dic 27, 2015 5:56 am

Era extraño como había cambiado todo desde el instante en que el Digivice entro en mi vida. Pero culpar a un pequeño dispositivo de lo malo que me estaba ocurriendo recientemente era algo tan idiota que seguramente mis padres me regañarían por eso. Diablos, poco a poco ya comenzaba a extrañar sus regaños. - Cho...¿Que te pasa?- Pinamon estaba preocupado, con su voz casi chillona e inocente su preocupación por mi semblante actual era notable incluso para lo distraído del mundo exterior que estaba ahora. Espabilé, o al menos hice el mejor intento por hacerlo, buscando tranquilizar a mi pequeño y uno compañero que ahora tenía. - No es nada. ¿Por donde te has fugado ahora de casa?- Mi pregunta, aún cuando fuese notoriamente a broma debido a la sonrisa que ahora tenía en mi casa, generó una reacción de culpa en la pequeña criatura. Obviamente este para seguirme se debió haber abierto paso rompiendo algo en casa.

Suspiré, acariciando con mi mano libre al pequeño para tranquilizarlo. No me había llegado a encariñar con nada de aquella casa en la que ahora vivía, literalmente no llevaba ni un mes allí como para sentirme parte del lugar. - Oye oye, tranquilo, amiguito. Ya me acostumbré a pagar tus platos rotos en estos días que llegué a conocerte mejor.- Aún cuando no lo dijera abiertamente, Pinamon me agradaba. Era a veces infantil, exasperante...y cuando llegaba a notar eso es que veía el parecido que teníamos entre ambos. - Amadeus, perdón...- Oh no, ya había metido la pata. Pinamon se sentía culpable por el regaño medio a broma que había hecho. - Oh, no... N-no vayas a armas una escena Pinamon. Por favor.- Estabamos en un lugar publico, en un lugar donde el llanto de una bola de plumas llamaría la atención de todos los presentes. Preocupado era lo menos que podía estar.

Con nerviosismo y a duras penas busqué consolar al pequeño Pinamon al mismi tiempo que miraba preocupado a mi alrededor por si la escena actual había llamado la atención de terceros. Y al parecer por desgracia si había sido de esa manera. Una muchacha, tal vez un par de años mayor que yo, nos contemplaba con una expresión dificil de deducir por la distancia ¿Sorpresa? ¿Intriga? No sabía exactamente como definirlo teniendo que contener los llantos de un Digimon bebé al mismo tiempo en que le miraba apenado. - Pinamos, basta...Ya llamamos la atención de una muchacha. Esto se pondrá peor si lloriqueas mas.- Aceptaba que mi compañero fuera todavía una criatura en desarrollo, casi un recién nacido que reaccionaba como cualquier otro bebé ante el estímulo que le daba el entorno y sobre todo yo, su camarada. Precisamente era mi inexperiencia y no la falta de control de Pinamon la que nos había metido en este embrollo.

Me puse de a pie lo mas rápido posible, sin tolar el Digivice y cargando en un brazo al todavía algo lloroso Digimon bebé. Miraba a la chica, ruborizado y sintiendome entre la espada y la pared por haber sido atrapado con mi compañero Digimon sin siquiera haber mantenido aunque sea unas semanas de anonimato. ¿Tenía que excusarme y decir que, por ejemplo, Pinamon era un juguete o una cosa que no conocía? No, la muchacha de seguro ya había deducido que la criatura era un ser vivo particularmente relacionado conmigo. Tragué saliva, sintiendo como mis piernas no reaccionaban incluso cuando mi cerebro desesperadamente les ordenaba que me ayudaran a salir corriendo. - Amadeus...- La voz se Pinamon sonaba nuevamente preocupada. Pero no hubo respuesta de mi parte, mi mente estaba totalmente concentrada luchando por encontrar una salida adecuada a esto.- ¡¡Amadeus!!- Intentando hacerme volver en si...Pinamon solo había arruinado mas esto. Mi nombre había sonado a los cuatro vientos y así mis deseos de anonimato morían como si esto se tratase de una bochornosa y mediocre escena de comedia.
avatar
Amadeus Cho
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Digi Puntos : 15
Ficha : AmadeusϟElecmon
Nivel On Rol : Bebe II

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un comienzo lleno de intrigas [Luna Naitoenjeru]

Mensaje por Luna Kobayashi el Dom Dic 27, 2015 4:04 pm

Parecía haberse dado cuenta de que Luna se había quedado mirando, y evidentemente que alguien descubriera la presencia del digimon lo preocupaba; se puso en pie, con rapidez, y tras dirigir una mirada hacia Luna, quedándose también clavado en el lugar.

Luna, por sus problemas de vista, no se percató de la bolita de pelo hasta que la cargó en el brazo. La chica abrió los ojos: “¡Es un digimon! ¡Es peligroso para los dos si les descubren!” pensó Luna. Ya no sólo por el peligro a que la existencia de los digimon quedase expuesta -pues, un digimon bebé podía ser perfectamente confundido por un peluche- sino por el hecho de que Digital I.N.C rondaba por el mundo humano. Aunque Luna no sabía si realmente sus sospechas tenían fundamento, o simplemente, estaba volviéndose algo más paranóica de lo normal a causa del estrés, pero Luna sabía una cosa; había visto cómo apresaban digimon para sus experimentos. El digimon emitió un chillido pregonando a los cuatro vientos el nombre de su tamer, Amadeus. Por suerte, no había mucha gente en el parque, sí algunos paseando. La mayoría, pensaron que había sido la propia Luna, y que ambos jóvenes habían hecho una quedada. Luna se dijo que era un nombre muy bonito, pero corrió hacia él, fingiendo que lo conocía.

-¡Amadeus!¡Cuanto tiempo, Amadeus!
-exclamó, para disimular.

Un ciclista pasó cerca de ellos, y a juzgar porque siguió su camino como si nada, parecía que había pasado desapercibido. Luna, ya lo suficientemente cerca de Amadeus para poder hablar algo más bajito, dijo echando una mirada hacia el digimon.

-Deberías tener cuidado. No es que yo sea peligrosa, pero bueno, uno nunca toma demasiadas precauciones. ¿Es tu digimon?
-le preguntó, intentando acariciarlo. Sacó su D-Arc, para saber qué clase de digimon era, por curiosidad.

Pinamon:


Nivel: Bebé II
Atributos: Ninguno
Un Digimon polluelo que siempre corre inquieto. Por lo general, debido a que expresa sus emociones en la forma en que se ejecuta, no se detiene a menos que sea un momento en el que está aburrido o durmiendo. Odia que le toquen la cola y emite pequeñas descargas eléctricas para disuadir a quien lo intente.

-También soy tamer
-aclaró, para explicarse. Aunque no era mucho. Luna, como una chica a la que le gustaban los peluches estaba más ocupada en intentar hacerle carantoñas al digimon que en presentarse.

______________________
* * *
La verdad nos hará libres,
una mentira cruel,
no dejan de caer lágrimas,
ah, mi pequeña Remiel.
* * *
Fuiste importante, mi flor,
los recuerdos se marchitan,
¿o prefieres olvidar?
reina sin castillo, niña
¿a qué juegas? ¿a quién añoras?
* * *
Los débiles perecen,
es una triste realidad,
oblitera este cáncer.
* * *
-Muchas gracias, 6.

Through many dangers, toils and snares, i have already come...//´Tis grace that brought me safe thus far, and grace will lead me home.


avatar
Luna Kobayashi
Tamer & Digimon
Tamer & Digimon

Prueba de Rol : A
Digi Puntos : 403
Ficha : Luna
Nivel On Rol : Rookie
Nivel On Rol de los Digi Aliados :
Leonardo

Champion


Icono : Union Saver: Organizacion mundial e interdimencional destinada a proteger, mantener el orden y justicia en ambos mundos
Rango y Unidad : Luna Naitoenjeru
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule

Flora
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule

Rango y Unidad Digi Aliado : Leonardo
Rango: Soldado
División: Four Holy Beast
Unidad/Sub-division: North Shield Tortule
Inventario :


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un comienzo lleno de intrigas [Luna Naitoenjeru]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.